Está en la página 1de 4

Universidad Libre.

Alumna:

Valeria Corredor Mojica

Eje temático:

Contextos educativos convencionales

Tema:

Lectura “La escuela como espacio educativo integral”

Lectura “Las funciones sociales de la escuela: De la reproducción a la reconstitución


critica del conocimiento y la experiencia”

Artículo “La calidad de la educación en Colombia”

Docente:

Clara Inés Rodriguez Rodriguez

Facultad: Ciencias de la educación.

Sede: El bosque popular.

Bogotá D.C. –
2019.

La educación como parte fundamental en la formación de una sociedad integral

La educación en su mayor expresión es el medio por el cual las personas participan


para crecer como ciudadanos, es ese proceso de formación continuo que se da ya sea
en un aula de clase o bien sea en la cotidianidad. Cabe decir que esta es un área de
estudio bastante trabajada por los académicos. Para empezar, lo fundamental sería que
delimitemos el concepto de calidad. Según la Real Academia Española significa:
propiedad o conjunto de propiedades inherentes a algo, que permite juzgar su valor.
(David Ricardo Hernandez Beltrán | agosto 24, 2017)
Después de tener claro este concepto es fundamental hacer ciertas apreciaciones desde
el campo educacional, lo que significa que en esta parte la educación se puede
determinar como un proceso de integración del individuo en la sociedad, y que dentro de
este proceso educativo existirá siempre un educando y un educador; siendo este
segundo un adulto integrado en una cultura, en una sociedad determinada.
El concepto de educación tiene un sin número de definiciones que se ven reflejadas en
los diferentes manuales pedagógicos o en los distintos puntos de vista expuestos por
autores que han echado un vistazo más profundo en el tema; pero a pesar de las
diferentes consideraciones y los diversos puntos de vista, existe un aspecto donde estas
definiciones centran sus mirada y analizan a la educación partiendo de la integración del
individuo en la sociedad. Autores como Aristóteles hacen énfasis en la importancia del
individuo en la sociedad y definen la educación como “aquel proceso de carácter algo
material y que entiende que solo mediante la relación del individuo con otras personas
se puede hacer un hombre: si esta relación es cualificada puede llegar a ser un buen
hombre”.
La educación se encarga se preservar una especie, trasmitiendo su cultura y asegurando
su procreación. Por otro lado, la escuela ha de preparar a las personas para incorporarse
a la vida adulta y pública, de modo que pueda mantenerse la dinámica y el equilibrio en
las instituciones y normas de convivencia que componen el tejido social de la comunidad
humana. Como afirma FERNANDES ENGUITA (1990ª).
Ahora bien, desde la educación social de la especie se convierte en un factor decisivo
de la humanización del hombre, la educación, en un sentido amplio, cumple una
importante función de socialización.

Pero, lastimosamente estamos acostumbrados a una educación tradicional, donde nos


dictan una clase y debemos repetir lo que se nos pide entender, pero, ¿en realidad
comprendemos la información?, simplemente repetimos algo hasta memorizarlo,
después de un tiempo se nos olvida pero ya no tendrá mayor relevancia ya que habremos
aprobado el examen o la materia; Hago referencia a esto ya que nuestros educadores
deberían ser aquellas personas que orientes nuestra formación integral, quienes
deberían guiarnos no solo para aprender a sumar, restar, las capitales o los elementos,
sino también forjar nuestras actitudes y relaciones con el mundo que nos rodea.
Por otro lado, debemos hacer partícipes a las personas que acompañar nuestro
aprendizaje, no solo es el maestro quien enseña, detrás de una institución educativa esta
todo un plantel apto y preparado, desde la persona que ayuda con el aseo hasta el rector
de la institución, son personas adultas que han vivido en una sociedad, la sociedad a la
cual nos enfrentaremos en un futuro.
Entonces, ¿estamos siendo educados para garantizar una mejor sociedad?, esta
pregunta sonaría un poco monótona, ya que en varios espacios nos la han hecho o la
hemos escuchado, pero, ¿comprendemos la pregunta?, es decir, ¿somos capaces de
tomarnos el tiempo de pensar la respuesta y pensar críticamente sobre nuestro proceso
educativo?, es fácil entenderla, pero no comprendemos lo que conlleva a ella.
La educación en todo su esplendor arroja como resultado al hombre integral para vivir
en sociedad. Sin embargo, esta nos permite comprender el verdadero significado que
tiene el tener una buena calidad educativa, ya que de esta depende el desarrollo y
avance de nuestro un país.
En este orden de ideas, después de haber hablado de las funciones sociales de una
escuela y la importancia de tener una buena educación es hora de ser críticos sobre la
educación de calidad en Colombia. No es un secreto que a nuestro gobierno no le
interesa que la educación avance en temas de calidad, ya que por lo tanto, podríamos
ser más inteligentes que ellos y quitarles su puesto o no conformarnos con lo poco que
nos dan.
En nuestro país la expectativa de vida escolar de los estudiantes en condiciones de
pobreza son mucho más bajas que las de familias de estratos altos. La baja calidad de
la educación es un factor determinante de este retiro progresivo. Un apoyo deficiente del
aprendizaje desde el principio deja a demasiados niños sin unas bases sólidas, por tanto,
deben esforzarse al máximo para progresar a un ritmo aceptable, tienen que repetir años
o desertar del todo. (David Ricardo Hernandez Beltrán | agosto 24, 2017)

Hoy en día en Colombia es común escuchar en las estadísticas que niños a temprana
edad abandonan nuestras instituciones educativas, por las situaciones sociales que se
están presentando en su entorno y como la falta de herramientas económicas hacen de
la educación de nuestros estudiantes un calvario.
Para dar solución a aquellas problemáticas debemos empezar a ser críticos con
nuestros educadores en las aulas, interesarnos por aquello que se nos enseña e ir mas
allá de lo que se nos propone, así mismo, comunicarlos, crear diálogos entre pares sobre
la situación que pasa en la sociedad, no importa la edad, el género, el sexo, la raza o la
orientación sexual, a todos los deben importar este tema y más si podemos ser críticos
para dar soluciones, y así mejorar la calidad de educación.
Por último, es necesario implementar reformas que no se queden en el papel, reformas
que tenga un gran impacto en el desarrollo integral de los niños y niñas. No solo basta
con estipular un sin número de artículos que solo cumplen su función en los libros,
necesitamos una verdadera aplicación de todas aquellas reformas que se están
estacando en el papel. Ya es hora de que se comience a ver la calidad educativa desde
lo social, cultural, económica y política. No dejemos a nuestros estudiantes sin
herramientas con que defenderse o como el soldado que es mandado a la guerra sin su
arma de combate. La calidad educativa es un proceso que inicia desde el primer bocado
de comida, hasta el dormir por las noches de nuestros estudiantes.

Trabajos citados.
 “La escuela como espacio educativo integral”.
 “Las funciones sociales de la escuela: de la reproducción a la reconstrucción critica del
conocimiento y la experiencia”. Por: Ángel Pérez Gómez.
 “La calidad de la educación en Colombia”. Por: David Ricardo Hernandez Beltrán (agosto
24, 2017).