Está en la página 1de 3

Bogotá D.C.

02 de octubre de 2019

Profesor
CARLOS MEDINA GALLEGO

REF: ​Solicitud para aceptar nuestras diferencias y fortalecer la democracia

Respetado profesor:

En un país en donde la democracia se identifica únicamente con el acto de votar, en donde


la inmensa mayoría de las personas no saben qué es el concejo ni conocen lo que traducen
las siglas JAL, y donde los representantes del pueblo ganan 39 veces más de lo que ganan
millones de personas que conforman ese pueblo, es de seres humanos sensatos y
comprometidos con la construcción de un mundo más justo luchar por darle otro sentido a lo
que entendemos por democracia. Precisamente esto, es lo que consideramos que usted ha
hecho a lo largo de su vida.

Aunque no conocemos su obra a profundidad, de lo que sabemos podemos decir que se


evidencia un férreo compromiso con el estudio y explicación de los principales problemas
que dieron origen al conflicto en Colombia, resaltando siempre la importancia de
conocerlos, entenderlos y plantear diferentes soluciones para finalmente superarlos, porque
de otra manera, no se podrán anclar los cimientos fundamentales para la construcción de
una sociedad en la que la guerra sólo sea un amargo pero necesario recuerdo del pasado
para no repetir los mismos errores que le dieron orígen, permitiéndonos asumir con
responsabilidad nuestro presente y proyectar con esperanza el futuro. Adicionalmente,
también reconocemos que su papel en la construcción de la academia en Colombia ha sido
muy valioso. Por lo anterior, profesor Carlos Medina, queremos darle las gracias.

Ahora bien, ante lo manifestado por usted el pasado martes 01 de octubre en la clase de
Historia política y socioeconómica de Colombia del siglo XIX, respecto a que si deseábamos
quedarnos recibiendo clase con usted, nuestra respuesta es que sí queremos hacerlo, pues
vemos en usted a una persona que tiene mucho por aportarnos, sin embargo, no queremos
que el hecho que nos quedemos se interprete como que estamos de acuerdo con las
afirmaciones hechas por usted ese día, como por ejemplo: ​“los que se quedan conmigo es
porque creen en mí y saben que esto es una campaña que está en contra de mí y de mi
forma de existir en la vida y de lo que soy y de una forma absolutamente criminal”​, pues nos
encontramos en desacuerdo con el manejo que usted le ha dado a algunas situaciones que
se han venido presentando, tales como:

- Considerar que la forma se ha venido asumiendo la lucha para evidenciar las


distintas violencias basadas en género que se presentan al interior de la Facultad no
es la correcta, debido a que se pone en riesgo el buen nombre de la Universidad o
porque se atenta contra el derecho a la presunción de inocencia de la persona
señalada, toda vez que no se ha declarado su culpabilidad en un proceso formal.
Frente a esto, consideramos que cuando las vías institucionales dispuestas para
atender este tipo de violencias no funcionan, o son muy lentas, es válido y legítimo
hacer uso de otras vías para evidenciar éstas problemáticas y sensibilizar a toda la
comunidad académica frente a esto, y adicionalmente, también consideramos fuera
de lugar el esperar siempre a que se presenten pruebas por parte de la persona que
pone la denuncia para poder tramitar el caso, teniendo en cuenta la gran dificultad
que hay para probar este tipo de hechos.

- Por otro lado, creemos que fue desacertada la forma como usted irrumpió en la
Asamblea que se realizó el pasado miércoles 25 de septiembre en la la Facultad,
pues no respetó las reglas que desde el comienzo se establecieron para desarrollar
el espacio, en donde se había aclarado que esa reunión no iba a ser para tratar ese
tipo de casos y se plantearon objetivos diferentes. Entendemos completamente que
quiera defenderse de las afirmaciones que se han venido haciendo en su contra,
pues creemos que tiene todo el derecho de hacerlo, lo que cuestionamos es la forma
como pretende ser escuchado, dado que al intentar hacerlo “a las malas” genera un
ambiente de inconformismo e impide que se pueda dar un diálogo del que surja algo
positivo, y por el contrario, se termina generando situaciones como la que se
presentó al final.

- Tampoco nos encontramos de acuerdo con los comentarios que ha venido haciendo
como por ejemplo “te quito el abrazo… No sea que sea leído como práctica de
acoso”,​ o que ya no puede exaltar las capacidades académicas de sus estudiantes
en clase porque puede ser tildado de acosador, pues creemos que esto lo único que
hace es deslegitimar e infantilizar la lucha feminista y sus demandas, que lejos de
pedir que no se den más abrazos en la sociedad o que nos tengamos que abstener
de resaltar las capacidades académicas de alguna persona, luchan por no ser
acosadas en las calles, en el transporte público, en el trabajo o en la universidad;
luchan porque se reconozca que existen estructuras machistas y patriarcales que
afectan de manera principal a las mujeres, que cosifican su cuerpo y determinan su
rol en la sociedad; luchan porque ninguna otra mujer vuelva a ser víctima de un
feminicidio; entre otras justas y válidas razones.

Teniendo en cuenta las objeciones presentadas anteriormente, queremos saber si está de


acuerdo con tenernos en su clase, pues no queremos que se sienta incómodo con nuestra
presencia, porque de ser así, no tenemos ningún inconveniente en solicitar el traslado a la
clase del otro profesor, sin embargo, creemos que esta es una oportunidad para fortalecer
la democracia, porque a pesar de que no compartimos el accionar que usted ha tenido
frente a las situaciones presentadas en los últimos días, no consideramos que la solución
que le debamos dar a la situación sea apartarnos y no buscar la forma de solucionar
nuestras diferencias compartiendo un mismo espacio, ésto último, si estamos seguros que
no le aporta a la democracia ni a la consolidación del país que tanto usted como nosotros
pretendemos construir.
Firman:
Kewin Farid Panqueva Cristiano
Neider Neil Mora Riapira