Está en la página 1de 7

UNIVERSIDAD NACIONAL DE TUMBES

FACULTAD DE CIENCIAS AGRARIAS


ESCUELA DE AGROINDUSTRIAS

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN:

ACIDOS NUCLEICOS

CURSO:

BIOQUIMICA AGROINDUSTRIAL

DOCENTE:

ROMAN LIZARZABURU MARCOS GERONIMO

TRABAJO DE INVESTIGACIÓN PRESENTADO POR:

COBEÑAS CARRILLO DIANA

TUMBES - PERÚ

2017
Introducción
El descubrimiento de los ácidos nucleicos se debe a Meischer (1869), el cual trabajando con
leucocitos y espermatozoides de salmón, obtuvo una sustancia rica en carbono, hidrógeno,
oxígeno, nitrógeno y un porcentaje elevado de fósforo. A esta sustancia ácida se le llamó en un
principio nucleína, por encontrarse en el núcleo de las células.

Años más tarde, se fragmentó esta nucleína, y se separó un componente proteico y un grupo
prostético, este último, por ser ácido, se le llamó ácido nucleico; este nombre se debió al
hecho de ser ácidos y de haberse encontrado por primera vez en el núcleo eucariótico, es decir
son las unidades de la herencia; sin embargo, ciertos ácidos nucleicos no se encuentran en el
núcleo de la célula, sino en el citoplasma celular. Estas unidades están asociadas a proteínas e
histonas formando la cromatina, la cual es una sustancia que constituye a los cromosomas y a
partir de la cual se transcribe la información genética.

En los años 30, Kossel comprobó que tenían una estructura bastante compleja, y para el año
1953, James Watson y Francis Crick (figura.1), descubrieron la estructura tridimensional de uno
de estos ácidos, concretamente del ácido desoxirribonucleico (ADN).

Los ácidos nucleicos, y el ADN en particular, son macromoléculas clave en la continuidad de la


vida. El ADN lleva la información hereditaria que se trasmite de padres a hijos y proporciona
las instrucciones sobre cómo (y cuándo) hacer muchas proteínas necesarias para construir y
mantener en funcionamiento células, tejidos y organismos.
La manera en que el ADN lleva esta información y cómo la usan células y organismos es
compleja, fascinante y bastante sorprendente, y la exploraremos con más detalle en la sección
de biología molecular.
Las células son las unidades funcionales de cualquier organismo vivo. Las instrucciones
necesarias para dirigir sus actividades están contenidas en los cromosomas, que en el caso de
las eucariotas se localizan en el núcleo celular y son conocidas en su conjunto como
información genética.
Ácidos nucleicos
Definición
Los Ácidos Nucleicos son las biomoléculas portadoras de la información genética. Son
biopolímeros, de elevado peso molecular, formados por otras subunidades estructurales o
monómeros, denominados Nucleótidos.

Desde el punto de vista químico, los ácidos nucleicos son macromoléculas formadas por
polímeros lineales de nucleótidos, unidos por enlaces éster de fosfato, sin periodicidad
aparente.

De acuerdo a la composición química, los ácidos nucleicos se clasifican en Ácidos


Desoxirribonucleicos (ADN) que se encuentran residiendo en el núcleo celular y algunos
organelos, y en Ácidos Ribonucleicos (ARN) que actúan en el citoplasma.

Los ácidos nucleicos están formados por largas cadenas de nucleótidos, enlazados entre sí por
el grupo fosfato. El grado de polimerización puede llegar a ser altísimo, siendo las moléculas
más grandes que se conocen, con moléculas constituídas por centenares de millones de
nucleótidos en una sola estructura covalente. De la misma manera que las proteínas son
polímeros lineales aperiódicos de aminoácidos, los ácidos nucleicos lo son de nucleótidos. La
aperiodicidad de la secuencia de nucleótidos implica la existencia de información. De hecho,
sabemos que los ácidos nucleicos constituyen el depósito de información de todas las
secuencias de aminoácidos de todas las proteínas de la célula. Existe una correlación entre
ambas secuencias, lo que se expresa diciendo que ácidos nucleicos y proteínas soncolineares;
la descripción de esta correlación es lo que llamamos Código Genético, establecido de forma
que a una secuencia de tres nucleótidos en un ácido nucleico corresponde un aminoácido en
una proteína.

Son las moléculas que tienen la información genética de los organismos y son las responsables
de su transmisión hereditaria. El conocimiento de la estructura de los ácidos nucleicos permitió
la elucidación del código genético, la determinación del mecanismo y control de la síntesis de
las proteínas y el mecanismo de transmisión de la información genética de la célula madre a
las células hijas.

Existen dos tipos de ácidos nucleicos, ADN y ARN, que se diferencian por el azúcar (Pentosa)
que llevan: desoxirribosa y ribosa, respectivamente. Además se diferencian por las bases
nitrogenadas que contienen, Adenina, Guanina, Citosina y Timina, en el ADN; y Adenina,
Guanina, Citosina y Uracilo en el ARN. Una última diferencia está en la estructura de las
cadenas, en el ADN será una cadena doble y en el ARN es una cadena sencilla

Los ácidos nucleicos constituyen el material genético de los organismos y son necesarios para
el almacenamiento y la expresión de la información genética. Existen dos tipos de ácidos
nucleicos química y estructuralmente distintos: el ácido desoxirribonucleico (ADN) y el ácido
ribonucleico (ARN); ambos se encuentran en todas las células procariotas, eucariotas y virus. El
ADN funciona como el almacén de la información genética y se localiza en los cromosomas del
núcleo, las mitocondrias y los cloroplastos de las células eucariotas. En las células procariotas
el ADN se encuentra en su único cromosoma y, de manera extracromosómica, en forma de
plásmidos. El ARN interviene en la transferencia de la información contenida en el ADN hacia
los compartimientos celulares. Se encuentra en el núcleo, el citoplasma, la matriz mitocondrial
y el estroma de cloroplastos de células eucariotas y en el citosol de células procariotas.
Las funciones del ADN y el ARN en la célula

Los ácidos nucleicos, macromoléculas compuestas de unidades llamadas nucleótidos, existen


de manera natural en dos variedades: ácido desoxirribonucleico (ADN) y ácido ribonucleico
(ARN). El ADN es el material genético de los organismos vivos, desde las bacterias unicelulares
hasta los mamíferos multicelulares como tú y yo. Algunos virus usan ARN, no ADN, como su
material genético, pero técnicamente no se consideran vivos (ya que no pueden reproducirse
sin la ayuda de un hospedero).

El ADN en las células

En eucariontes, como plantas y animales, el ADN se encuentra en el núcleo, una cámara


especializada rodeada de membrana dentro de la célula, así como en ciertos tipos distintos de
organelos (como las mitocondrias y los cloroplastos de las plantas). En procariontes, como las
bacterias, el ADN no está encerrado en una envoltura membranosa, aunque sí se encuentra en
una región especializada de la célula llamada nucleoide.
En eucariontes, el ADN se suele separar en un número de fragmentos lineales muy largos
llamados cromosomas, mientras que en procariontes, como las bacterias, los cromosomas son
mucho más pequeños y a menudo circulares (en forma de anillo). Un cromosoma puede
contener decenas de miles de genes, y cada uno proporciona instrucciones sobre cómo hacer
un producto particular que necesita la célula.

De ADN a ARN a proteínas

Muchos genes codifican para productos proteicos, es decir, indican la secuencia de


aminoácidos que es usa para construir una proteína en particular. Sin embargo, antes de que
esta información se pueda utilizar para la síntesis de proteínas, primero debe hacerse una
copia del gen en ARN (transcrito). Este tipo de ARN se llama ARN mensajero (ARNm) y sirve
como un mensajero entre el ADN y los ribosomas, las máquinas moleculares que leen las
secuencias de ARNm y que lo utilizan para sintetizar proteínas. Esta progresión de ADN a ARN
a proteína es lo que se conoce como "dogma central" de la biología molecular.
Es importante resaltar que no todos los genes codifican para productos proteicos. Por ejemplo,
algunos genes codifican ARN ribosomal (ARNr), que sirve como componente estructural de los
ribosomas, o ARN de transferencia (ARNt), que son moléculas de ARN en forma de trébol que
transportan aminoácidos al ribosoma para la síntesis de proteínas. Incluso otras moléculas de
ARN, como los diminutos micro ARN (conocidos como miRNA), actúan como reguladores de
otros genes, y todo el tiempo se están descubriendo nuevos tipos de ARN que no codifican
para proteínas.
Nucleótidos
El ADN y el ARN son polímeros (en el caso del ADN, suelen ser polímeros muy largos) y se
componen de monómeros conocidos como nucleótidos. Cuando estos monómeros se
combinan, la cadena resultante se llama polinucleótido (poli- = "muchos").
Cada nucleótido se compone de tres partes: una estructura anular que contiene nitrógeno
llamada base nitrogenada, un azúcar de cinco carbonos, y al menos un grupo fosfato. La
molécula de azúcar tiene una posición central en el nucleótido, la base se conecta a uno de sus
carbonos y el grupo (o grupos) fosfato, a otro. Vamos a ver cada parte de un nucleótido a su
vez.
Las bases nitrogenadas
Las bases nitrogenadas de los nucleótidos son moléculas orgánicas (basadas en carbono),
compuestas por estructuras anulares que contienen nitrógeno.

¿Por qué se llaman bases?

Cada nucleótido en el ADN contiene una de cuatro posibles bases nitrogenadas: adenina (A),
guanina (G) citosina (C) y timina (T). La adenina y la guanina son purinas, lo que significa que
sus estructuras contienen dos anillos fusionados de carbono y nitrógeno. En cambio, la citosina
y la timina son pirimidinas y tienen solo un anillo de carbono y nitrógeno. Los nucleótidos de
ARN también pueden contener bases de adenina, guanina y citosina, pero tienen otra base
tipo pirimidina llamada uracilo (U) en lugar de la timina. Como se muestra en la figura anterior,
cada base tiene una estructura única, con su propio conjunto de grupos funcionales unidos a la
estructura anular.
Como abreviaturas en la biología molecular, las bases nitrogenadas se suelen nombrar por sus
símbolos de una letra: A, T, G, C y U. El ADN contiene A, T, G y C, mientras que el ARN contiene
A, U, G y C (es decir, la U se intercambia por T).

Los azúcares

Además de tener conjuntos de bases ligeramente diferentes, los nucleótidos de ADN y ARN
también tienen azúcares ligeramente distintos. El azúcar de cinco carbonos del ADN se llama
desoxirribosa, mientras que en el ARN el azúcar es la ribosa. Estas dos moléculas son
semejantes en estructura, solo con una diferencia: el segundo carbono de la ribosa tiene un
grupo hidroxilo, mientras que el carbono equivalente en la desoxirribosa tiene un hidrógeno
en su lugar. Los átomos de carbono de una molécula de azúcar se numeran 1', 2', 3', 4' y 5' (1'
se lee "uno prima"), como se muestra en la figura anterior. En un nucleótido, el azúcar ocupa
la posición central, la base se une al carbono 1' y el grupo (o grupos) fosfato se une al carbono
5'.

El fosfato

Los nucleótidos pueden tener solo un grupo fosfato o una cadena de hasta tres grupos fosfato
que se unen al carbono 5' del azúcar. Algunas fuentes de información química utilizan el
término "nucleótido" solo para el caso de un fosfato, pero en biología molecular generalmente
se acepta la definición más amplia.
En una célula, el nucleótido que está por añadirse al final de una cadena de polinucleótidos
contendrá una serie de tres grupos fosfato. Cuando el nucleótido se une a la cadena creciente
de ADN o ARN, pierde dos grupos fosfato. Por lo tanto, en una cadena de ADN o ARN, cada
nucleótido solo tiene un grupo fosfato.
Cadenas de polinucleótidos
Una consecuencia de la estructura de los nucleótidos es que una cadena de polinucleótidos
tiene direccionalidad, es decir tiene dos extremos que son distintos entre sí. En el extremo 5',
o inicio de la cadena, sobresale el grupo fosfato unido al carbono 5' del primer nucleótido. En
el otro extremo, llamado extremo 3', está expuesto el hidroxilo unido al carbono 3' del último
nucleótido. Las secuencias de ADN generalmente se escriben en la dirección 5' a 3', lo que
significa que el nucleótido del extremo 5' es el primero y el nucleótido del extremo 3' es el
úlitmo.
Conforme se agregan nuevos nucleótidos a una cadena de ADN o ARN, esta crece en su
extremo 3', cuando se une el fosfato 5′ del nucleótido entrante al grupo hidroxilo en el
extremo 3' de la cadena. Esto produce una cadena en la que cada azúcar se une a sus vecinos
por una serie de enlaces llamados enlaces fosfodiéster.

Características del ADN

En el ácido desoxirribonucleico, o ADN, las cadenas se encuentran normalmente en una doble


hélice, una estructura en la que dos cadenas emparejadas (complementarias) se unen entre sí,
como se muestra en el diagrama de la izquierda. Los azúcares y los fosfatos se encuentran en
el exterior de la hélice y constituyen el esqueleto del ADN; esta parte de la molécula se suele
llamar esqueleto de azúcar-fosfato. Las bases nitrogenadas se extienden hacia el interior, en
parejas, como los peldaños de una escalera; las bases de un par se unen entre sí mediante
puentes de hidrógeno.

Las dos cadenas de la hélice corren en direcciones opuestas, lo que significa que el extremo 5′
de una cadena se une al extremo 3′ de su cadena correspondiente. Esto se conoce como
orientación antiparalela y es importante al copiar ADN.
Entonces, ¿dos bases cualquiera pueden decidir unirse y formar un par en la doble hélice? La
respuesta es un no definitivo. Debido a los tamaños y los grupos funcionales de las bases, el
apareamiento de las bases es sumamente específico: A solo puede unirse con T y G solo puede
unirse con C, como se muestra a continuación. Esto significa que las dos cadenas de una doble
hélice de ADN tienen una relación muy predecible entre ellas.
Por ejemplo, si sabes que la secuencia de una cadena es 5'-AATTGGCC-3 ', la cadena
complementaria debe tener la secuencia 3'-TTAACCGG-5'. Esto permite a cada base unirse con
su pareja:
Estas dos cadenas son complementarias, cada base de una se conecta con su compañera de la
otra. Los pares A-T están unidos por dos puentes de hidrógeno y los pares G-C, por tres.
Se dice que dos secuencias de ADN son complementarias cuando sus bases pueden
emparejarse y unirse entre sí de forma antiparalela, formando una hélice.

Las cadenas de ADN se unen en una doble hélice de cadenas antiparalelas, mediante puentes
de hidrógeno entre las bases complementarias . La timina forma dos puentes de hidrógeno con
la adenina y la guanina forma tres puentes de hidrógeno con la citosina.

Características del ARN

A diferencia del ADN, el ácido ribonucleico (ARN) generalmente tiene una sola cadena. El
nucleótido de una cadena de ARN tendrá ribosa (un azúcar de cinco carbonos), una de las
cuatro bases nitrogenadas (A, U, G y C), y un grupo fosfato. Aquí, veremos los cuatro tipos
principales de ARN: el ARN mensajero (ARNm), el ARN ribosomal (ARNr), el ARN de
transferencia (tRNA) y los ARN regulatorios.
El ARN mensajero (ARNm)
El ARN mensajero (ARNm) es un intermediario entre un gen que codifica proteína y su
producto proteico. Si una célula necesita hacer una proteína en particular, el gen que codifica
la proteína se "activará", lo que significa que una enzima ARN polimerizante vendrá y hará una
copia de ARN, o transcrito, de la secuencia de ADN del gen. El transcrito contiene la misma
información que la secuencia de ADN de su gen. Sin embargo, en la molécula de ARN, la base T
se sustituye por U. Por ejemplo, si una cadena codificante de ADN tiene la secuencia 5'-
AATTGCGC-3 ', la secuencia del ARN correspondiente será 5'-AAUUGCGC-3'.
Una vez que se ha producido un ARNm, este se asociará con un ribosoma, una máquina
molecular que se especializa en la fabricación de proteínas a partir de aminoácidos. El
ribosoma utiliza la información del ARNm para hacer una proteína con una secuencia
específica cuando "lee" los nucleótidos del ARNm en grupos de tres (llamados codones) y
añade un aminoácido en particular para cada codón.
El ARN ribosomal (ARNr) y el ARN de transferencia (ARNt)
El ARN ribosomal (ARNr) es uno de los principales componentes del ribosoma y ayuda a que el
ARNm se una al sitio adecuado para que se pueda leer la información de su secuencia. Algunos
ARNr también actúan como enzimas, es decir, ayudan a acelerar (catalizar) reacciones
químicas; en este caso, ayudan a formar los enlaces que unen los aminoácidos para formar una
proteína. Los ARN que funcionan como enzimas se conocen como ribozimas.
Los ARN de transferencia (ARNt) también participan en la síntesis de proteínas, pero su trabajo
es servir como acarreadores: llevan aminoácidos al ribosoma para asegurar que el aminoácido
que se agrega a la cadena es el que especifica el ARNm. Los ARN de transferencia se componen
de una sola cadena de ARN, pero esta contiene segmentos complementarios que se unen
entre sí para formar regiones de doble cadena. Este apareamiento de bases crea una compleja
estructura 3D que es importante para el funcionamiento de la molécula.
Los ARN regulatorios (miRNA y siRNA)
Algunos tipos de ARN no codificante (ARN que no codifica proteínas) ayudan a regular la
expresión de otros genes. Tales moléculas de ARN pueden llamarse ARN regulatorios. Por
ejemplo, los microARN (conocidos popularmente como miRNA) y los ARN pequeños de
interferencia, o siRNAs, son pequeñas moléculas de ARN regulatorio de aproximadamente 22
nucleótidos de largo. Se unen a moléculas de ARNm específicas (con secuencias parcial o
totalmente complementarias) y reducen su estabilidad o interfieren con su traducción y así
proporcionan a la célula una manera de reducir o ajustar finamente la concentración de estos
ARNm.
Estos son solo algunos ejemplos de muchos tipos de ARN no codificantes y regultorios. Los
científicos todavía están descubriendo nuevas variedades de ARN no codificante.