Está en la página 1de 35

1.

- Equilibrio térmico, ley cero de la termodinámica

1.1. Concepto de temperatura

La temperatura es una magnitud referida a las nociones comunes de calor


medible mediante un termómetro. En física, se define como una magnitud
escalar relacionada con la energía interna de un sistema termodinámico,
definida por el principio cero de la termodinámica. Más específicamente, está
relacionada directamente con la parte de la energía interna conocida como
«energía cinética», que es la energía asociada a los movimientos de las
partículas del sistema, sea en un sentido traslacional, rotacional, o en forma de
vibraciones. A medida que sea mayor la energía cinética de un sistema, se
observa que éste se encuentra más «caliente»; es decir, que su temperatura es
mayor.

1.2. Escalas de temperatura

La temperatura se mide con termómetros, los cuales pueden ser calibrados de


acuerdo a una multitud de escalas que dan lugar a unidades de medición de la
temperatura. En el Sistema Internacional de Unidades, la unidad de
temperatura es el kelvin (K), y la escala correspondiente es la escala Kelvin o
escala absoluta, que asocia el valor «cero kelvin» (0 K) al «cero absoluto», y se
gradúa con un tamaño de grado igual al del grado Celsius. Sin embargo, fuera
del ámbito científico el uso de otras escalas de temperatura es común. La
escala más extendida es la escala Celsius, llamada «centígrada»;

Las escalas de medición de la temperatura se dividen fundamentalmente en


dos tipos, las relativas y las absolutas. Los valores que puede adoptar la
temperatura en cualquier escala de medición, no tienen un nivel máximo, sino
un nivel mínimo: el cero absoluto.3 Mientras que las escalas absolutas se basan
en el cero absoluto, las relativas tienen otras formas de definirse.

Relativas

 Grado Celsius (°C). Para establecer una base de medida de la temperatura


Anders Celsius utilizó (en 1742) los puntos de fusión y ebullición del agua.
Se considera que una mezcla de hielo y agua que se encuentra en
equilibrio con aire saturado a 1 atm está en el punto de fusión. Una mezcla
de agua y vapor de agua (sin aire) en equilibrio a 1 atm de presión se
considera que está en el punto de ebullición. Celsius dividió el intervalo de
temperatura que existe entre estos dos puntos en 100 partes iguales a las
que llamó grados centígrados °C. Sin embargo, en 1948 fueron
renombrados grados Celsius en su honor; así mismo se comenzó a utilizar
la letra mayúscula para denominarlos.

En 1954 la escala Celsius fue redefinida en la Décima Conferencia de Pesos


y Medidas en términos de un sólo punto fijo y de la temperatura absoluta
del cero absoluto. El punto escogido fue el punto triple del agua que es el
estado en el que las tres fases del agua coexisten en equilibrio, al cual se le

1
asignó un valor de 0,01 °C. La magnitud del nuevo grado Celsius se define a
partir del cero absoluto como la fracción 1/273,16 del intervalo de
temperatura entre el punto triple del agua y el cero absoluto. Como en la
nueva escala los puntos de fusión y ebullición del agua son 0,00 °C y
100,00 °C respectivamente, resulta idéntica a la escala de la definición
anterior, con la ventaja de tener una definición termodinámica.

 Grado Fahrenheit (°F). Toma divisiones entre el punto de congelación de


una disolución de cloruro amónico (a la que le asigna valor cero) y la
temperatura normal corporal humana (a la que le asigna valor 100). Es una
unidad típicamente usada en los Estados Unidos; erróneamente, se asocia
también a otros países anglosajones como el Reino Unido o Irlanda, que
usan la escala Celsius.
 Grado Réaumur (°Ré, °Re, °R). Usado para procesos industriales
específicos, como el del almíbar.
 Grado Rømer o Roemer. En desuso.
 Grado Newton (°N). En desuso.
 Grado Leiden. Usado para calibrar indirectamente bajas temperaturas. En
desuso.
 Grado Delisle (°D) En desuso.

Absolutas

Las escalas que asignan los valores de la temperatura en dos puntos diferentes
se conocen como escalas a dos puntos. Sin embargo en el estudio de la
termodinámica es necesario tener una escala de medición que no dependa de
las propiedades de las sustancias. Las escalas de este tipo se conocen como
escalas absolutas o escalas de temperatura termodinámicas.

Con base en el esquema de notación introducido en 1967, en la Conferencia


General de Pesos y Medidas (CGPM), el símbolo de grado se eliminó en forma
oficial de la unidad de temperatura absoluta.

 Sistema Internacional de Unidades (SI)

Kelvin (K) El kelvin es la unidad de medida del SI. La escala kelvin absoluta
parte del cero absoluto y define la magnitud de sus unidades, de tal forma que
el punto triple del agua es exactamente a 273,16 K.3

Aclaraciones: No se le antepone la palabra grado ni el símbolo º. Cuando se


escribe la palabra completa, «kelvin», se hace con minúscula, salvo que sea
principio de párrafo.

 Sistema anglosajón de unidades

Rankine (R o Ra). Escala con intervalos de grado equivalentes a la escala


Fahrenheit, cuyo origen está en -459,67 °F. En desuso.

2
1.3. Expansión térmica

Se denomina dilatación térmica al aumento de longitud, volumen o alguna


otra dimensión métrica que sufre un cuerpo físico debido al aumento de
temperatura que se provoca en él por cualquier medio. La contracción térmica
es la disminución de propiedades métricas por disminución de la misma.

1.3.1. Expansión o Dilatación Lineal (αL): Es aquella en la cual predomina


la variación en una única dimensión, o sea, en el ancho, largo o altura del
cuerpo. El coeficiente de dilatación lineal, designado para αL, para una
dimensión lineal cualquiera, se puede medir experimentalmente comparando
el valor de dicha magnitud antes y después:

1.3.2. Expansión o Dilatación Volumétrica (β):

3
Es el coeficiente de dilatación volumétrica, designado por se mide
experimentalmente comparando el valor del volumen total de un cuerpo antes
y después de cierto cambio de temperatura como, y se encuentra que en
primera aproximación viene dado por:

Experimentalmente se encuentra que un sólido isótropo tiene un coeficiente


de dilatación volumétrico que es aproximadamente tres veces el coeficiente de
dilatación lineal. Esto puede probarse a partir de la teoría de la elasticidad
lineal. Por ejemplo si se considera un pequeño prisma rectangular (de
dimensiones: LX , LY , LZ) y se somete a un incremento uniforme de
temperatura, el cambio de volumen vendrá dado por el cambio de
dimensiones lineales en cada dirección:

Esta última relación prueba que es decir, el coeficiente


de dilatación volumétrico es numéricamente unas 3 veces el
coeficiente de dilatación lineal de una barr del mismo material.

1.3.3. Expansión o Dilatación de Área (γ):

Cuando un área o superficie se dilata, lo hace incrementando sus dimensiones


en la misma proporción. Por ejemplo, una lámina metálica aumenta su largo y
ancho, lo que significa un incremento de área. La dilatación de área se
diferencia de la dilatación lineal porque implica un incremento de área.

El coeficiente de dilatación de área es el incremento de área que experimenta


un cuerpo de determinada sustancia, de área igual a la unidad, al elevarse su
temperatura un grado centígrado. Este coeficiente se representa con la letra
griega gamma. El coeficiente de dilatación de área se usa para los sólidos. Si se
conoce el coeficiente de dilatación lineal de un sólido, su coeficiente de
dilatación de área será dos veces mayor:

4
Al conocer el coeficiente de dilatación de área de un cuerpo solido se puede
calcular el área final que tendrá al variar su temperatura con la siguiente
expresión:

 Coeficiente de dilatación: Se denomina coeficiente de dilatación (α) al


cociente que mide el cambio relativo de longitud o volumen que se
produce cuando un cuerpo sólido o un fluido dentro de un recipiente
experimenta un cambio de temperatura que lleva consigo una dilatación
térmica.

 Causa de la dilatación: En un sólido las moléculas tienen una posición


razonablemente fija dentro de él. Cada átomo de la red cristalina vibra
sometido a una fuerza asociada a un pozo de potencial, la amplitud del
movimiento dentro de dicho pozo dependerá de la energía total de átomo
o molécula. Al absorber calor, la energía cinética promedio de las
moléculas aumenta y con ella la amplitud media del movimiento
vibracional (ya que la energía total será mayor tras la absorción de calor).
El efecto combinado de este incremento es lo que da el aumento de
volumen del cuerpo.

En los gases el fenómeno es diferente, ya que la absorción de calor


aumenta la energía cinética media de las moléculas lo cual hace que la
presión sobre las paredes del recipiente aumente. El volumen final por
tanto dependerá en mucha mayor medida del comportamiento de las
paredes.

5
1.4. Fatiga de origen térmico: Fatiga térmica

La fatiga térmica de los metales hace referencia a roturas generadas por ciclos
de cargamentos térmicos con calentamientos y enfriamientos no homogéneos.
El calentamiento o el enfriamiento rápido de una pieza metálica introducen
fuertes gradientes térmicos en la sección de la pieza, provocando dilataciones
y contracciones irregulares. Las tensiones generadas pueden ir hasta la
plastificación del metal cuando una zona calentada se dilata y está bridada por
otra sección más gruesa y más fría de la pieza.

La fatiga térmica se diferencia de la fatiga a temperatura por el modo de


cargamento. Los cargamentos cíclicos en fatiga térmica aparecen por el
gradiente de dilatación cuando en el caso de la fatiga a temperatura, las
tensiones se generan por las cargas aplicadas. Los dos modos de cargamentos
pueden estar superpuestos en caso de cargas aplicadas bajo choque térmico.

*La fatiga térmica se induce normalmente a temperaturas elevadas debido a


tensiones térmicas fluctuantes; no es necesario que estén presentes tensiones
mecánicas de origen externo. La causa de estas tensiones térmicas es la
restricción a la dilatación y o contracción que normalmente ocurren en piezas
estructurales sometidas a variaciones de temperatura. La magnitud de la
tensión térmica resultante debido a un cambio de temperatura depende del
coeficiente de dilatación térmica y del módulo de elasticidad. Se rige por la
siguiente expresión:

Definición termodinámica del equilibrio térmico:

Para poder dar una definición más precisa del concepto de equilibrio térmico desde un
punto de vista termodinámico es necesario definir algunos conceptos. Dos sistemas
que están en contacto mecánico directo o separados mediante una superficie que
permite la transferencia de calor lo que se conoce como superficie diatérmica, se dice
que están en contacto térmico. Consideremos entonces dos sistemas en contacto
térmico, dispuestos de tal forma que no puedan mezclarse o reaccionar químicamente.
Consideremos además que estos sistemas están colocados en el interior de un recinto
donde no es posible que intercambien calor con el exterior ni existan acciones desde el
exterior capaces de ejercer trabajo sobre ellos. La experiencia indica que al cabo de un
tiempo estos sistemas alcanzan un estado de equilibrio termodinámico que se
denominará estado de equilibrio térmico recíproco o simplemente de equilibrio
térmico.

6
Interpretación microscópica del equilibrio térmico:

La termodinámica proporciona una descripción macroscópica de los sistemas que


estudia, sin hacer hipótesis acerca de la estructura microscópica de los mismos. Sin
embargo, existen otras disciplinas, como la física estadística, que estudian los mismos
fenómenos de la Termodinámica, pero desde un enfoque microscópico.

En particular, el concepto de equilibrio térmico está ligado al concepto de temperatura


al decir que dos sistemas en equilibrio térmico tienen la misma temperatura. Desde un
punto de vista microscópico, la temperatura está asociada a la energía cinética
promedio que tienen las partículas que constituyen el sistema, a saber, átomos,
moléculas y/o la estructura electrónica de la sustancia que constituye el sistema.
Macroscópicamente, esta energía cinética promedio de las partículas de un sistema es
lo que en la Termodinámica se llama energía interna, que es una energía que depende
casi exclusivamente de la temperatura del sistema. A mayor energía cinética promedio
de las partículas que constituyen un sistema, mayor energía interna y, en general,
mayor temperatura del sistema.

Principio Cero de la Termodinámica:

El concepto de equilibrio térmico es la base de la llamada Ley Cero de la


Termodinámica. Esta ley proposición fue enunciada por R. H. Fowler en 1931. La ley
cero de la termodinámica se enuncia diciendo: “La experiencia indica que si dos
sistemas A y B se encuentran, cada uno por separado, en equilibrio térmico con un
tercer sistema, que llamaremos C, entonces A y B se encuentran en equilibrio
térmico entre sí”. El hecho de haberse enunciado cuando ya existía el primer y
segundo principio, pero enunciarse como fundamento indispensable para ambos, fue
lo que determinó que se adoptase como nombre Principio cero.

El principio cero de la termodinámica es una ley fenomenológica para sistemas que se


encuentran en equilibrio térmico. Fue formulado por primera vez en 1931 por Ralph H.
Fowler. Constituye una gran importancia experimental —pues permite construir
instrumentos que midan la temperatura de un sistema—1 pero no lo es tanto para la
propia estructura de la teoría termodinámica. El principio establece que existe una
determinada propiedad, denominada temperatura empírica θ, que es común para
todos los estados de equilibrio que se encuentren en equilibrio mutuo con uno dado.

Aplicación del concepto de equilibrio térmico: Termometría

Para saber la temperatura de una sustancia o cuerpo, se utiliza un dispositivo que


permite determinar su propia temperatura. Tal dispositivo se denomina termómetro.
Para determinar la temperatura de un cuerpo, se pone un termómetro en contacto
térmico con él hasta que ambos alcanzan el equilibrio térmico. Sabemos que en el
equilibrio térmico tanto el cuerpo como el termómetro se encuentran a la misma
temperatura. Por tanto, la temperatura que indique el termómetro será también la
temperatura del cuerpo en cuestión. Se recalca que, lo que un termómetro indica es su
propia temperatura, por esto es importante conocer el concepto de equilibrio térmico.

7
Ley cero de la termodinámica: Antes de dar una definición formal de temperatura, es
necesario entender el concepto de equilibrio térmico. Si dos partes de un sistema entran en
contacto térmico es probable que ocurran cambios en las propiedades de ambas. Estos
cambios se deben a la transferencia de calor entre las partes. Para que un sistema esté en
equilibrio térmico debe llegar al punto en que ya no hay intercambio neto de calor entre sus
partes, además ninguna de las propiedades que dependen de la temperatura debe variar.

Una definición de temperatura se puede obtener de la Ley cero de la termodinámica, que


establece que si dos sistemas A y B están en equilibrio térmico, con un tercer sistema C,
entonces los sistemas A y B estarán en equilibrio térmico entre sí.1 Este es un hecho empírico
más que un resultado teórico. Ya que tanto los sistemas A, B, y C están todos en equilibrio
térmico, es razonable decir que comparten un valor común de alguna propiedad física.
Llamamos a esta propiedad temperatura.

Sin embargo, para que esta definición sea útil es necesario desarrollar un instrumento capaz
de dar un significado cuantitativo a la noción cualitativa de esa propiedad que presuponemos
comparten los sistemas A y B. A lo largo de la historia se han hecho numerosos intentos, sin
embargo en la actualidad predominan el sistema inventado por Anders Celsius en 1742 y el
inventado por William Thomson (más conocido como lord Kelvin) en 1848.

8
2.- CALOR
2.1. INTRODUCCIÓN: Es la forma de energía que se transfiere entre dos sistemas (o
un sistema y sus alrededores) debido a una diferencia de temperatura.1 El calor es
energía en tránsito que se reconoce solo cuando se cruza la frontera de un sistema
termodinámico. Una vez dentro del sistema, o en los alrededores, si la transferencia es
de dentro hacia afuera, el calor transferido se vuelve parte de la energía interna del
sistema o de los alrededores, según su caso. El término calor, por tanto, se debe de
entender como transferencia de calor y solo ocurre cuando hay diferencia de
temperatura y en dirección de mayor a menor. De ello se deduce que no hay
transferencia de calor entre dos sistemas que se encuentran a la misma temperatura
(están en equilibrio térmico).

2.2. Capacidad calorífica:

La capacidad calorífica de una sustancia es una magnitud que indica la mayor o menor
dificultad que presenta dicha sustancia para experimentar cambios de temperatura
bajo el suministro de calor. Se denota por C, se mide en J/K , y se define como:

Dado que:

De igual forma se puede definir la capacidad calorífica molar como:

2.3. Calor específico:

El calor específico es un parámetro que depende del material y relaciona el calor que
se proporciona a una masa determinada de una sustancia con el incremento de
temperatura:

Dónde:

 Q es el calor aportado al sistema.


 m es la masa del sistema.
 c es el calor específico del sistema.

9
 Ti y Tf son las temperaturas inicial y final del sistema respectivamente.
 dT es el diferencial de temperatura.

Las unidades de calor específico son

El calor específico de un material depende de su temperatura; no obstante, en


muchos procesos termodinámicos su variación es tan pequeña que puede
considerarse que el calor específico es constante.

Calentamiento o enfriamiento de un líquido. Calor específico

Si se representa en un gráfico el calentamiento de un líquido llevando las


cantidades de calor por unidad de masa q como ordenadas y las temperaturas t
como abcisas. Entre dos temperaturas cualesquiera, el calor específico medio
se expresa:

En la que q2 – q1 es la cantidad de calor que la sustancia recibe o cede entre las


temperaturas t1 y t2 . Sin embargo, el calor específico verdadero para t1 será:

El calor específico verdadero está dado por la variación de la cantidad de calor


intercambiado por unidad de masa con respecto a la temperatura, o gráficamente, por
la pendiente de la tangente geométrica en el punto de la curva de estado. Se puede
ver en la figura, la diferencia entre los calores específicos verdaderos, representados
por las pendientes de las tangentes a la curva y los calores específicos medios entre
dos temperaturas, representados por la pendiente de la cuerda que une ambos
puntos.

10
Para la mayoría de los cuerpos, el calor específico aumenta con la temperatura y la
diferencia entre valores medios y verdaderos es pequeña, siempre que la variación de
temperatura sea también pequeña. Para el agua, la curva q-t es prácticamente una
recta, lo cual indica que su calor específico se mantiene, dentro de ciertos límites,
práticamente constante, normalmente se toma como 4186 kJ/kg.

2.3.1. Calor específico molar:

Con frecuencia es muy útil hablar de calor específico molar denotado por cmol,
y definido como la cantidad de energía necesaria para elevar la temperatura de
un mol de una sustancia en 1 grado es decir, está definida por:

Donde n indica la cantidad de moles en la sustancia presente.

2.4. Calor latente:

El calor latente es la energía requerida por una cantidad de sustancia para cambiar de
fase, de sólido a líquido (calor de fusión) o de líquido a gaseoso (calor de vaporización).
Se debe tener en cuenta que esta energía en forma de calor se invierte para el cambio
de fase y no para un aumento de la temperatura.

Antiguamente se usaba la expresión calor latente para referirse al calor de fusión o de


vaporización. Latente, en latín, quiere decir escondido, y se llamaba así porque, al no
notarse un cambio de temperatura mientras se produce el cambio de fase (a pesar de
añadir calor), este se quedaba escondido. La idea proviene de la época en la que se
creía que el calor era una sustancia fluida denominada calórico. Por el contrario, el
calor que se aplica cuando la sustancia no cambia de fase y aumenta la temperatura,
se llama calor sensible.

Cuando se aplica calor a un trozo de hielo, va subiendo su temperatura hasta que llega
a 0 °C (temperatura de cambio de estado); a partir de ese momento, aunque se le siga
aplicando calor, la temperatura no cambiará hasta que se haya fundido del todo. Esto
se debe a que el calor se emplea en la fusión del hielo. Una vez fundido el hielo la
temperatura volverá a subir hasta llegar a 100 °C; desde ese momento, la temperatura
se mantendrá estable hasta que se evapore toda el agua.

El concepto fue introducido alrededor de 1762 por el químico escocés Joseph Black.

Esta cualidad se utiliza en la cocina, en refrigeración, en bombas de calor y es el


principio por el que el sudor enfría el cuerpo.

En la siguiente tabla se muestran algunos valores de los puntos de fusión y ebullición, y


los calores latentes de fusión y evaporación de algunas sustancias:

11
Sustancias tf [°C] Lf [kJ/kg] te [°C] Le [kJ/kg]
Agua – Hielo 0, 00 334 100, 00 2260
Alcohol etílico -114, 00 105 78, 3 846
Acetona -94, 3 96 56, 2 524
Benceno 5, 5 127 80, 2 396
Aluminio 658, 7 322-394 2300 9220
Estaño 231, 9 59 2270 3020
Hierro 1530 293 3050 6300
Cobre 1083 214 2360 5410
Mercurio -38, 9 11, 73 356, 7 285
Plomo 327, 3 22, 5 1750 880
Potasio 64 60, 8 760 2080
Sodio 98 113 883 4220

2.5. Transferencia de calor:

En general, se admiten tres formas distintas de transmitir el calor: por conducción, por
convección y por radiación. En rigor, solo la conducción y la radiación son formas de
transmisión del calor, que para producirse dependen exclusivamente de la existencia
de un desequilibrio térmico. El caso de la convección depende además del transporte
mecánico de masa, sin embargo como sigue habiendo una transferencia de calor
desde una zona de mayor temperatura a otra de temperatura inferior, se adopta la
expresión transmisión de calor por convección.

2.5.1. Conducción térmica: Siempre que existe un gradiente de temperatura


en un medio sólido, El calor fluye desde la región o cuerpo con mayor
temperatura a la región o cuerpo con menor temperatura.

2.5.2. Convección térmica: se compone de dos mecanismos que operan al


mismo tiempo; transferencia de energía generada por el movimiento
molecular, es decir, conducción, y transferencia de energía mediante el
movimiento de partes de fluido impulsadas por una fuerza externa, que puede
ser natural en el caso de un gradiente de densidad, o forzada en el caso de un
ventilador o una bomba.

2.5.3. Radiación térmica: Todos los cuerpos emiten radiación


electromagnética con una intensidad que depende de su temperatura y de la
longitud de onda considerada.

La transmisión simple, es decir, debida exclusivamente a una de las tres formas


es en la práctica inexistente y se produce siempre en forma simultánea, al
menos por la combinación de dos de las formas de transmisión y muy a
menudo por las tres.

12
3.- Equivalente mecánico del calor:
En la historia de la ciencia, el concepto de equivalente mecánico del calor hace
referencia a que el movimiento y el calor son mutuamente intercambiables, y que en
todos los casos, una determinada cantidad de trabajo podría generar la misma
cantidad de calor siempre que el trabajo hecho se convirtiese totalmente en energía
calorífica. El equivalente mecánico del calor fue un concepto que tuvo un papel
importante en el desarrollo y aceptación del principio de la conservación de la energía
y en el establecimiento de la ciencia de la termodinámica en el siglo XIX.

4.- Ecuación de estado de un gas ideal:

La ecuación de estado más sencilla es aquella que describe el comportamiento de un


gas cuando éste se encuentra a una presión baja y a una temperatura alta. En estas
condiciones la densidad del gas es muy baja, por lo que pueden hacerse las siguientes
aproximaciones:

 no hay interacciones entre las moléculas del gas,


 el volumen de las moléculas es nulo.

La ecuación de estado que describe un gas en estas condiciones se llama ecuación de


estado de un gas ideal.

La ecuación de estado de un gas ideal es el resultado de combinar dos leyes empíricas


válidas para gases muy diluidos: la ley de Boyle y la ley de Charles.

4.1. Ley de Boyle

La ley de Boyle (1662) da una relación entre la presión de un gas y el volumen


que ocupa a temperatura constante. Dicha ley establece que el producto de la
presión por el volumen de un gas a temperatura constante es constante.
Matemáticamente:

4.2. Ley de Charles

La ley de Charles (1787) establece que, a presión constante, el cociente entre


el volumen que ocupa un gas y su temperatura, expresada en kelvin (K), es una
constante.

En la siguiente figura se ha representado el volumen que ocupa un gas para


distintas temperaturas a presión constante:

13
La recta representada en la figura es independiente del gas encerrado en el
recipiente, y corta con el eje horizontal a una temperatura (en oC)
aproximadamente igual a - 273 oC. Como se observa en la gráfica, un gas a una
temperatura inferior ocuparía un volumen negativo, por lo que no pueden
existir temperaturas inferiores.

Este valor de la temperatura se emplea para definir el cero en la escala


absoluta (o Kelvin) de temperaturas (pinchar el enlace anterior para más
información).

Matemáticamente, la ley de Charles se expresa:

Combinando en una sola ecuación la ley de Boyle y la ley de Charles se


obtiene:

Para un mol de gas, la constante que aparece en el segundo miembro de la


ecuación anterior es la constante universal de los gases ideales R, por lo que
la ecuación de estado de un gas ideal es:

Donde n es el número de moles.

El valor de R en el Sistema Internacional es:

14
4.3. Isotermas de un gas ideal

La ecuación de estado de un gas ideal depende de tres variables (p, V, T), pero
es posible representarla en dos dimensiones con ayuda del diagrama de
Clapeyron o diagrama p - V. Si en la ecuación de estado de un gas ideal se fija
el valor de la temperatura (por ejemplo T1), la ecuación resultante es:

Que es la ecuación de una hipérbola. Gráficamente,

Cada valor de la temperatura sustituido en la ecuación de estado da lugar a


una hipérbola. Por construcción, todos los puntos de una misma hipérbola
corresponden a estados en que el gas ideal se encuentra a la misma
temperatura, por lo que se denominan isotermas. Cuanto mayor es la
temperatura, más arriba en el diagrama de Clapeyron se encontrará su
isoterma correspondiente.

5.- Procesos termodinámicos de un gas ideal:


Hay muchas maneras en que un gas puede ir de un estado (descrito por su presión (atm),
volumen (l), temperatura (K) y número de moles) a otro. Cómo va un gas desde un estado a
otro dependerá de la cantidad de calor intercambiado con el entorno y de la cantidad de
trabajo realizado sobre o por el gas. Pero el cambio en la energía interna del gas, considerado
ideal, sólo dependerá del cambio de temperatura. Es decir, el cambio de energía interna
cuando el gas va de un estado a otro es independiente del proceso seguido (y esto en general,
no sólo para gases ideales). Sin embargo, el calor y el trabajo dependen del proceso seguido.

Para facilitar las cosas, se define un conjunto de procesos tipo con nombres dependientes del
camino seguido en dichos procesos. En lo que sigue, aunque no es una limitación necesaria,
consideraremos que el recipiente que contiene al gas está cerrado y, por tanto, el número de
átomos que lo forman es constante.

15
 Isóbaro: La presión del gas se mantiene constante. Esto implicará que a medida que
cambia la temperatura, el volumen cambiará de forma que pueda mantenerse la
presión. Un ejemplo lo tenemos cuando se mete un globo en una nevera y observamos
que se encoge.
 Isócoro: El volumen del gas se mantiene constante. Cualquier cambio de temperatura
vendrá acompañado de un cambio de presión. Por ejemplo, el vapor en una olla a
presión va aumentando su presión a medida que se calienta.
 Isotermo: La temperatura del gas se mantiene constante. Cuando el volumen
aumenta la presión disminuye. Por ejemplo, un globo en una máquina de hacer vacío
que aumenta su volumen a medida que se va haciendo el vacío.
 Adiabático: Todas las variables de estado cambian, presión, volumen y temperatura.
Éste es un proceso en sistemas bien aislados en que no se intercambia calor con los
alrededores. También puede ser un proceso rápido, como el que ocurre en el aire
cuando pasa una onda de sonido. Ejemplos adicionales: la compresión del pistón en
una bomba de inflado de ruedas de bicicleta, o la descompresión rápida del émbolo de
una jeringa (previamente comprimido con el agujero de salida taponado).

Una forma ampliamente utilizada para describir el estado de un gas es mediante los
diagramas PV. También se podrían utilizar diagramas PT o VT, pero utilizaremos el PV
pues en él es fácil calcular el trabajo realizado por o sobre el gas. Este trabajo viene
dado por el área (con signo) encerrada bajo la curva descriptiva del proceso, o, en
términos de la integral correspondiente al área citada, W = ∫ P dV.

El gas no tiene por qué seguir uno de los procesos tipo. Puede seguir cualquier proceso
desconocido entre dos estados. Para un gas ideal, lo único imperativo, para que el
proceso sea representable en un diagrama (por ejemplo, PV) es que se cumpla que PV
= nRT en cualquier estado intermedio por los cuales se supone va pasando. Otro
aspecto a considerar, cuando nos salimos de los procesos tipo, es que los cálculos (de
calor, trabajo, cambios de energía interna, etc.) pueden ser más complicados.

5.1. Procesos termodinámicos simples

 Proceso isotérmico: Comprima el gas lentamente, controlando que en


todos los casos la temperatura permanezca lo más constante posible.
 Proceso adiabático: Comprima el gas rápidamente, pero sin
brusquedad, de modo de no dañar el equipo en uso. Registre los valore
de P,V y T.
 Proceso Politrópico: Comprima el gas a una rapidez intermedia entre
las realizadas anteriormente. Registre los valores de P,V y T

16
6.- El calor y el trabajo:

Calor y trabajo son dos tipos de energía en tránsito, es decir, energía que pasa de un
cuerpo a otro. Ambas tienen la misma unidad, julio en el S.I.

La principal diferencia entre ambas es la forma en la que se transfieren. El calor se


transfiere entre dos cuerpos que tienen diferente temperatura. El trabajo se transfiere
cuando entre dos cuerpos se realizan fuerzas que provocan desplazamientos o
cambios dimensionales.

El calor se transfiere a través de un vínculo térmico (diferencia


de temperatura). El trabajo se transfiere a través de un
vínculo mecánico (fuerzas y desplazamientos).

6.1. Primera ley de la termodinámica:

El primer principio de la termodinámica o primera ley de la termodinámica1


es un principio que refleja la conservación de la energía en el contexto de la
termodinámica. Más específicamente el principio se puede formular como:

En un sistema cerrado adiabático (que no hay intercambio de calor con otros


sistemas o su entorno, como si estuviera aislado) que evoluciona de un estado
inicial A a otro estado final B, el trabajo realizado no depende ni del tipo de
trabajo ni del proceso seguido.

Más formalmente, este principio se descompone en dos partes;

 El «principio de la accesibilidad adiabática»:

El conjunto de los estados de equilibrio a los que puede acceder un sistema


termodinámico cerrado es, adiabáticamente, un conjunto simplemente
conexo.

 y un «principio de conservación de la energía»:

El trabajo de la conexión adiabática entre dos estados de equilibrio de un


sistema cerrado depende exclusivamente de ambos estados conectados.

Este enunciado supone formalmente definido el concepto de trabajo


termodinámico, y sabido que los sistemas termodinámicos sólo pueden
interaccionar de tres formas diferentes (interacción másica, interacción
mecánica e interacción térmica). En general, el trabajo es una magnitud física
que no es una variable de estado del sistema, dado que depende del proceso
seguido por dicho sistema. Este hecho experimental, por el contrario, muestra
que para los sistemas cerrados adiabáticos, el trabajo no va a depender del
proceso, sino tan solo de los estados inicial y final. En consecuencia, podrá ser
identificado con la variación de una nueva variable de estado de dichos
sistemas, definida como energía interna. Se define entonces la energía interna,
U, como una variable de estado cuya variación en un proceso adiabático es el
trabajo intercambiado por el sistema con su entorno:

17
∆U = - W

(W del proceso adiabático)

Cuando el sistema cerrado evoluciona del estado inicial A al estado final B pero
por un proceso no adiabático, la variación de la Energía debe ser la misma, sin
embargo, ahora, el trabajo intercambiado será diferente del trabajo adiabático
anterior. La diferencia entre ambos trabajos debe haberse realizado por medio
de interacción térmica. Se define entonces la cantidad de energía térmica
intercambiada Q (calor) como:

Q = ∆U + W

Siendo U la energía interna, Q el calor y W el trabajo. Por convenio, Q es


positivo si va del ambiente al sistema, o negativo en caso contrario y W, es
positivo si es realizado por el sistema y negativo si es realizado sobre el
sistema. Esta definición suele identificarse con la ley de la conservación de la
energía y, a su vez, identifica el calor como una transferencia de energía. Es por
ello que la ley de la conservación de la energía se utilice, fundamentalmente
por simplicidad, como uno de los enunciados de la primera ley de la
termodinámica:

La variación de energía de un sistema termodinámico cerrado es igual a la


diferencia entre la cantidad de calor y la cantidad de trabajo intercambiados
por el sistema con sus alrededores.

En su forma matemática más sencilla se puede escribir para cualquier sistema


cerrado:

∆U = Q - W

Dónde:

 ∆U es la variación de energía del sistema,


 Q es el calor intercambiado por el sistema a través de unas paredes bien
definidas, y
 W es el trabajo intercambiado por el sistema a sus alrededores.

18
6.1.1. Aplicaciones de la Primera Ley

 Sistemas cerrados

Un sistema cerrado es uno que no tiene intercambio de masa con el


resto del universo termodinámico. También es conocido como masa de
control. El sistema cerrado puede tener interacciones de trabajo y
calor con sus alrededores, así como puede realizar trabajo a través de
su frontera. La ecuación general para un sistema cerrado
(despreciando energía cinética y potencial y teniendo en cuenta el
criterio de signos termodinámico) es:

∆U = Q + W

Donde Q es la cantidad total de transferencia de calor hacia o desde el


sistema, W es el trabajo total e incluye trabajo eléctrico, mecánico y de
frontera; y U es la energía interna del sistema.

 Sistemas abiertos

Un sistema abierto es aquel que tiene entrada y/o salida de masa, así
como interacciones de trabajo y calor con sus alrededores, también
puede realizar trabajo de frontera.

La ecuación general para un sistema abierto en un intervalo de tiempo


es:

O igualmente;

donde;

 in representa todas las entradas de masa al sistema.


 out representa todas las salidas de masa desde el sistema.
 θ es la energía por unidad de masa del flujo y comprende la
entalpía, energía potencial y energía cinética:

La energía del sistema es:

19
La variación de energía del sistema en el intervalo de tiempo
considerado (entre t0 y t) es:

6.1.2. Sistemas abiertos en estado estacionario

El balance de energía se simplifica considerablemente para sistemas en


estado estacionario (también conocido como estado estable). En
estado estacionario se tiene , por lo que el balance de
energía queda:

 Sistema aislado

Es aquel sistema en el cual no hay intercambio ni de masa ni de


energía con el exterior.

7.- Procesos reversibles e irreversibles:


El proceso reversible es una idealización. Es un concepto al que los equipos pueden
acercarse mucho, pero nunca alcanzar Un proceso es irreversible si una vez que ha
tenido lugar es imposible devolver el sistema y todo su entorno a sus estados iniciales.

Los procesos reales se producen en una dirección preferente. Es así como el calor fluye
en forma espontánea de un cuerpo más cálido a otro más frío, pero el proceso inverso
sólo se puede lograr con alguna influencia externa. Cuando un bloque desliza sobre
una superficie, finalmente se detendrá. La energía mecánica del bloque se transforma
en energía interna del bloque y de la superficie.

Estos procesos unidireccionales se llaman procesos irreversibles. En general, un


proceso es irreversible si el sistema y sus alrededores no pueden regresar a su estado
inicial.

Por el contrario, un proceso es reversible si su dirección puede invertirse en cualquier


punto mediante un cambio infinitesimal en las condiciones externas. Una
transformación reversible se realiza mediante una sucesión de estados de equilibrio
del sistema con su entorno y es posible devolver al sistema y su entorno al estado
inicial por el mismo camino. Reversibilidad y equilibrio son, por tanto, equivalentes. Si
un proceso real se produce en forma cuasiestática, es decir lo suficientemente lento
como para que cada estado se desvié en forma infinitesimal del equilibrio, se puede
considerar reversible.

20
En los procesos reversibles, el sistema nunca se desplaza más que diferencialmente de
su equilibrio interno o de su equilibrio con su entorno. Si una transformación no
cumple estas condiciones es irreversible.

En la realidad, las transformaciones reversibles no existen, ya que no es posible


eliminar por completo efectos disipativos, como la fricción, que produzcan calor o
efectos que tiendan a perturbar el equilibrio, como la conducción de calor por
diferencias de temperatura. Por lo tanto no debe sorprender que los procesos en la
naturaleza sean irreversibles. El concepto de proceso reversible es de especial
importancia para establecer el límite teórico de la eficiencia de las máquinas térmicas.

7.1. El ciclo de Carnot:

Se define ciclo de Carnot como un proceso cíclico reversible que utiliza un gas
perfecto, y que consta de dos transformaciones isotérmicas y dos adiabáticas, tal como
se muestra en la figura.

La representación gráfica del ciclo de Carnot en un diagrama p-V es el siguiente

Tramo A-B isoterma a la


temperatura T1
Tramo B-C adiabática
Tramo C-D isoterma a la
temperatura T2
Tramo D-A adiabática

21
En cualquier ciclo, tenemos que obtener a partir de los datos iniciales:

 La presión, volumen de cada uno de los vértices.


 El trabajo, el calor y la variación de energía interna en cada una de los procesos.
 El trabajo total, el calor absorbido, el calor cedido, y el rendimiento del ciclo.

Los datos iniciales son los que figuran en la tabla adjunta. A partir de estos datos,
hemos de rellenar los huecos de la tabla.

Variables A B C D
Presión p (atm) pA
Volumen v (litros) vA vB
Temperatura T (K) T1 T1 T2 T2

Las etapas del ciclo

Para obtener las variables y magnitudes desconocidas emplearemos las fórmulas que
figuran en el cuadro-resumen de las transformaciones termodinámicas.

1. Transformación A->B (isoterma)

 La presión pB se calcula a partir de la ecuación del gas ideal

 Variación de energía interna

 Trabajo

 Calor

2. Transformación B->C (adiabática)

 La ecuación de estado adiabática es o bien, . Se

 despeja vc de la ecuación de la adiabática . Conocido vc y T2


se obtiene pc, a partir de la ecuación del gas ideal.

22
 Calor

 Variación de energía interna

 Trabajo

3. Transformación C->D (isoterma)

 Variación de energía interna

 Trabajo

 Calor

4. Transformación D-> A (adiabática)

 Se despeja vD de la ecuación de la adiabática . Conocido vD y T2


se obtiene pD, a partir de la ecuación del gas ideal.

 Calor

 Variación de energía interna

 Trabajo

El ciclo completo

 Variación de energía interna

En un proceso cíclico reversible la variación de energía interna es cero

 Trabajo

Los trabajos en las transformaciones adiabáticas son iguales y opuestos. A partir de las
ecuaciones de las dos

23
adiabáticas, la relación entre los volúmenes de los vértices es , lo que nos
conduce a la expresión final para el trabajo.

 Calor

En la isoterma T1 se absorbe calor Q>0 ya que vB>vA de modo que

En la isoterma T2 se cede calor Q<0 ya que vD<vC

 Rendimiento del ciclo

Se define rendimiento como el cociente entre el trabajo realizado y el calor absorbido

7.1.1. Máquina de Carnot

En una máquina el ciclo se recorre en sentido horario para que el gas


produzca trabajo. Las transformaciones que constituyen el ciclo de
Carnot son:

o Expansión isoterma (1-2): al gas absorbe una cantidad de calor Q1


manteniéndose a la temperatura del foco caliente T1.
o Expansión adiabática (2-3): el gas se enfría sin pérdida de calor hasta
la temperatura del foco frío T2.
o Compresión isoterma (3-4): el gas cede el calor Q2 al foco frío, sin
variar de temperatura.
o Compresión adiabática (4-1): el gas se calienta hasta la temperatura
del foco caliente T1, cerrando el ciclo.

24
Calculando el trabajo en las transformaciones isotermas:

y dividiendo entre sí las expresiones de las variables de estado en las


adiabáticas obtenemos la siguiente relación para los volúmenes:

El rendimiento para una máquina de Carnot será entonces:

Es decir, sólo depende de las temperaturas de los focos. Este


rendimiento es mayor cuanto mayor sea la diferencia de temperaturas
entre los focos y es siempre menor que uno, ya que ni T2 puede ser
nula ni T1 infinito.

7.1.2. Refrigerador de Carnot

El ciclo se recorre en sentido antihorario, ya que el trabajo es negativo


(trabajo consumido por el gas):

o Expansión adiabática (1-2): el gas se enfría sin pérdida de calor hasta


la temperatura del foco frío T2.

25
o Expansión isoterma (2-3): el gas se mantiene a la temperatura del foco
frío (T2) y durante la expansión, absorbe el calor Q2 de dicho foco.
o Compresión adiabática (3-4): el gas se calienta hasta la temperatura
del foco caliente T1, sin intercambio de calor.
o Compresión isoterma (4-1): al gas cede el calor Q1 al foco caliente,
manteniéndose a la temperatura de dicho foco T1 y cerrando el ciclo.

Mediante un procedimiento análogo al anterior y recordando la


definición de eficiencia de un refrigerador, se llega para el refrigerador
de Carnot a la expresión:

7.1.3. Teorema de Carnot

El teorema de Carnot es una consecuencia de que todas las


transformaciones son reversibles, por lo que intuitivamente se deduce
que ninguna máquina podrá funcionar mejor, es decir, tendrá mayor
rendimiento.

Ninguna máquina funcionando entre dos focos térmicos tiene mayor


rendimiento que el de una máquina de Carnot operando entre dichos
focos.

Todas las máquinas reversibles que operen entre dos focos poseen el
mismo rendimiento, dado por el de Carnot.

Como en la práctica siempre existe algún grado de irreversibilidad, el


rendimiento de Carnot proporciona un límite superior para el valor del
rendimiento, conocidas las temperaturas de los focos,
independientemente de cómo se construya la máquina, de la sustancia
de trabajo, etc.

26
8.- Segunda ley termodinámica:
La segunda ley de la termodinámica establece cuales procesos de la naturaleza pueden
ocurrir o no. De todos los procesos permitidos por la primera ley, solo ciertos tipos de
conversión de energía pueden ocurrir. Los siguientes son algunos procesos
compatibles con la primera ley de la termodinámica, pero que se cumplen en un orden
gobernado por la segunda ley. 1) Cuando dos objetos que están a diferente
temperatura se ponen en contacto térmico entre sí, el calor fluye del objeto más cálido
al más frío, pero nunca del más frío al más cálido. 2) La sal se disuelve
espontáneamente en el agua, pero la extracción de la sal del agua requiere alguna
influencia externa. 3) Cuando se deja caer una pelota de goma al piso, rebota hasta
detenerse, pero el proceso inverso nunca ocurre. Todos estos son ejemplos de
procesos irreversibles, es decir procesos que ocurren naturalmente en una sola
dirección. Ninguno de estos procesos ocurre en el orden temporal opuesto. Si lo
hicieran, violarían la segunda ley de la termodinámica. La naturaleza unidireccional de
los procesos termodinámicos establece una dirección del tiempo.

La segunda ley de la termodinámica, que se puede enunciar de diferentes formas


equivalentes, tiene muchas aplicaciones prácticas. Desde el punto de vista de la
ingeniería, tal vez la más importante es en relación con la eficiencia limitada de las
máquinas térmicas. Expresada en forma simple, la segunda ley afirma que no es
posible construir una máquina capaz de convertir por completo, de manera continua,
la energía térmica en otras formas de energía.

Existen diferentes formas de enunciar la segunda ley de la termodinámica, pero en


su versión más simple, establece que “el calor jamás fluye espontáneamente de un
objeto frío a un objeto caliente”.

1. Forma de Kelvin – Planck de la segunda ley de la termodinámica.

En la práctica, se encuentra que todas las máquinas térmicas sólo convierten


una pequeña fracción del calor absorbido en trabajo mecánico. Por ejemplo un
buen motor de un automóvil tiene una eficiencia aproximada de 20% y los
motores diesel tienen una eficiencia en el rango de 35% a 40%. En base a este
hecho, el enunciado de Kelvin – Planck de la segunda ley de la termodinámica
es el siguiente:
“es imposible construir una máquina térmica que, operando en un ciclo, no
tenga otro efecto que absorber la energía térmica de una fuente y realizar la
misma cantidad de trabajo”.

27
Figura 1. Representación esquemática de una máquina térmica.
Figura 2. Representación esquemática de una máquina térmica imposible de
construir.
Figura 3. Representación esquemática de un refrigerador.

Esto es equivalente a afirmar que “es imposible construir una máquina de


movimiento perpetuo (móvil perpetuo) de segunda clase”, es decir, una
máquina que pudiera violar la segunda ley de la termodinámica. (Una máquina
de movimiento perpetuo de primera clase es aquella que puede violar la
primera ley de la termodinámica (conservación de la energía), también es
imposible construir una máquina de este tipo). La figura 15.2 es un diagrama
esquemático de una máquina térmica perfecta imposible de construir.
Un refrigerador es una máquina térmica que opera en sentido inverso, como
se muestra de manera esquemática en la figura 15.3. La máquina absorbe calor
QF de la fuente fría y entrega calor QC a la fuente cálida.
Esto sólo puede ser posible si se hace trabajo sobre el refrigerador. De la
primera ley, se ve que el calor cedido a la fuente caliente debe ser igual a la
suma del trabajo realizado y el calor absorbido de la fuente fría. Por lo tanto,
se ve que el refrigerador transfiere calor del cuerpo más frío a un cuerpo más
cálido (la cocina).
2. Enunciado de Clausius de la segunda ley de la termodinámica.

Resulta deseable construir un refrigerador que pueda realizar su proceso con


el mínimo de trabajo. Si se pudiera construir uno donde el proceso de
refrigeración se realice sin ningún trabajo, se tendría un refrigerador perfecto.
Esto es imposible, porque se violaría la segunda ley de la termodinámica, que
es el enunciado de Clausius de la segunda ley (Rudolf Clausius, alemán, 1822-
1888):
“es imposible construir una máquina cíclica, que no tenga otro efecto que
transferir calor continuamente de un cuerpo hacia otro, que se encuentre a
una temperatura más elevada”.

En términos sencillos, el calor no puede fluir espontáneamente de un objeto


frío a otro cálido. Este enunciado de la segunda ley establece la dirección del
flujo de calor entre dos objetos a diferentes temperaturas. El calor sólo fluirá
del cuerpo más frío al más cálido si se hace trabajo sobre el sistema.

Aparentemente los enunciados de Kelvin – Planck y de Clausius de la segunda


ley no están relacionados, pero son equivalentes en todos sus aspectos. Se
puede demostrar que si un enunciado es falso, el otro también lo es.

28
8.1. Máquinas térmicas:

Una máquina térmica es un dispositivo que convierte energía térmica en otras formas
útiles de energía, como la energía eléctrica y/o mecánica. De manera explícita, una
máquina térmica es un dispositivo que hace que una sustancia de trabajo recorra un
proceso cíclico durante el cual
1) se absorbe calor de una fuente a alta temperatura,
2) la máquina realiza un trabajo
3) libera calor a una fuente a temperatura más baja.

Por ejemplo
En un motor de gasolina:
1) El combustible que se quema en la cámara de combustión es el
depósito de alta temperatura
2) Se realiza trabajo mecánico sobre el pistón
3) la energía de desecho sale por el tubo de escape.
O en un proceso característico para producir electricidad en una planta de potencia, el
carbón o algún otro tipo de combustible se queman y el calor generado se usa para
producir vapor de agua. El vapor se dirige hacia las aspas de una turbina, poniéndola a
girar. Posteriormente, la energía asociada a dicha rotación se usa para mover un
generador eléctrico.

Como se mencionó antes, una máquina térmica transporta alguna sustancia de trabajo
a través de un proceso cíclico, definido como aquel en el que la sustancia regresa a su
estado inicial. Como ejemplo de un proceso cíclico, considérese la operación de una
máquina de vapor en la cual la sustancia de trabajo es el agua. El agua se lleva a través
de un ciclo en el que primero se convierte a vapor en una caldera y después de
expande contra un pistón. Después que el vapor se condensa con agua fría, se regresa
a la caldera y el proceso se repite.

En la operación de cualquier máquina térmica, se extrae una cierta cantidad de calor


de una fuente a alta temperatura, se hace algún trabajo mecánico y se libera otra
cantidad de calor a una fuente a temperatura más baja. Resulta útil representar en
forma esquemática una máquina térmica como se muestra en
la figura 1. La máquina, representada por el círculo en el centro del diagrama, absorbe
cierta cantidad de calor QC (el subíndice C se refiere a caliente) tomado de la fuente a
temperatura más alta. Hace un trabajo
W y libera calor QF (el subíndice F se refiere a frío) a la fuente de temperatura más
baja. Debido a que la sustancia de trabajo se lleva a través de un ciclo, su energía
interna inicial y final es la misma, por lo que la variación de energía interna es cero, es
decir ∆U = 0. Entonces, de la primera ley dela termodinámica se tiene que “el trabajo
neto W realizado por la máquina es igual al calor neto que fluye hacia la misma”.

De la figura 1, el calor neto es Q neto = QC - QF, por lo tanto el trabajo es:

W = QC – QF (figura.1)

Donde QC y QF se toman como cantidades positivas. Si la sustancia de trabajo es un


gas, el trabajo neto realizado en un proceso cíclico es igual al área encerrada por la
curva que representa a tal proceso en el diagrama PV.

29
30
31
32
33
34
35