Está en la página 1de 7

I.

COSMOVISION BIBLICA
“Pues como piensa (el ser humano) dentro de sí, así es él…”
Proverbios 23:7
1. Introducción
No somos el dinero que poseemos, tampoco la profesión que ostentamos, ni
la imagen que los demás poseen de nosotros.
La enseñanza del proverbio es que, la mente de una persona, con sus
pensamientos, aspiraciones, ideas e incluso divagues, es lo que la define.
Las Escrituras, nos dicen que uno es lo que lleva en su corazón. Somos lo
que pensamos, y aquello que pensamos indefectiblemente determina
nuestra conducta.

Cada exteriorización, según la Biblia, es una extensión de lo que somos por


dentro: ¿O no fue Jesús quien enseñó en Lucas 6:45 que un hombre
comunica aquello que abunda en su corazón?.

Quizás te preguntaste como yo, ¿Qué es el corazón? Claro esta que no se


refiere al corazón físico. Tampoco es un concepto fácil de explicar.
Sabiendo que subyace la idea de centralidad o centro del ser humano; en el
Texto Sagrado, nos encontramos con exhortaciones que invitan a cuidarlo,
ponerlo bajo examen, y también a no confiar en él.

Cuando la Biblia habla de él corazón, se refiere muchas veces a las


actividades mentales, las volitivas y en otros casos a los sentimientos.
Hasta podría decirse que el termino corazón, es utilizado por momentos
como un sinónimo de alma. Puesto que la palabra alma no pocas veces
aparece siempre en relación también a todas estas facultades (pensar,
decidir, sentir, inferir, juzgar, etc).

Para citar algunos ejemplos vemos que en Mateo 9:4 Jesús acusa a los
fariseos de PENSAR mal en sus corazones.

En Genesis 8:21, varias versiones de la Biblia en español, nos dejan ver que
el pasaje refiere al aspecto volitivo, siendo que muchas de ellas traducen las
“intenciones” o los “intentos” del corazón.

En Juan 16:22 vemos que el corazón siente gozo, turbación en Juan 14:1 y
tristeza en Juan 16:6.

Mientras que en Romanos 2:14, Hebreos 10:22 y 1 Juan 3:20 podemos


inferir que la conciencia (facultad de emitir un juicio moral espontaneo
sobre lo bueno o lo malo) también se halla en el corazón.

Un consejo sano para estudiar ciertos símbolos de la Biblia, es que


debemos evitar hacer una taxonomía del hombre por medio de palabras
como alma, corazón y espíritu. Siguiendo al teólogo reformado Wayne
Grudem, podemos concluir, que todas estas palabras en realidad nos
transmiten que el hombre no es cada una de estas cosas, sino todas. Ya que
es muy común encontrar que los autores de la Biblia como recurso literario
hacen uso de muchas palabras en una sola expresión, que significan lo
mismo, para de esa manera poder darle fuerza a un concepto o idea que
quieren transmitir.

Si seguimos con atención el relato de la creación del hombre en Genesis 2,


cuando llegamos al versículo 7, podremos notar que una vez culminado el
proceso creativo donde Dios esta formando a Adán, el pasaje finaliza
diciendo que este vino a ser un “ser viviente”.

Otras versiones más literales como la Biblia Textual, traducen la expresión


como: “ALMA VIVIENTE” en vez “ser viviente”. Desde esta idea en
Genesis y comparando con otros pasajes, muchas veces, los autores
bíblicos para referirse a las personas usan el mismo termino en hebreo
NEPESH, que significa alma, de modo que alma y persona significan lo
mismo.

Recapitulando sobre la idea anterior; si reconocemos que los terminos


corazón y alma están estrechamente vinculados, al punto que no son fáciles
de separar en la Escritura para definirlos a cada uno por su lado, por lo cual
prudente seria, entenderlos juntos. Puesto que ambos conceptos nos
conducirán a una mejor definición o entendimiento sobre la esencialidad
del hombre.

“Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón, porque de el mana la vida” Proverbios 4:23

Quien guarda su corazón, se guarda a si mismo. John Flavel, un famoso


teólogo puritano del Siglo XVI, nos dice acerca de ese proverbio en su obra
“Gurdando el corazón”, que “el fluir de la vida” refiere a que desde nuestro
corazón se monitorean todos los asuntos y por ello debemos velar poniendo
con toda disciplina, como los guardianes de una fortaleza, rejas a lo más
intimo de nosotros, pues cualquier intromisión, afectara el rumbo de
nuestros pasos.

Pero ¿Qué tiene que ver el corazón y el alma, con nuestro tema la
“COSMOVISION BIBLICA”? A lo que responderé: que todo.

2. Concepto de Cosmovisión

El origen del termino, proviene del alemán “Weltanschauung”(Welt


significa mundo, y anschauen, observar). Elaborado por un filósofo de
principios del siglo XX, llamado Wilhen Dilthey. Particularmente en sus
obras “Introducción a las ciencias del espíritu” y “Teoria de la Vision del
Mundo”. El pensador alemán, dice que, mediante las religiones
tradicionales, los sistemas filosóficos o el arte podemos ver como el ser
humano busca responder al sentido último de la existencia:

“Todos estos fenómenos expresan la misma vida, unos en imágenes, otros en dogmas, otros
en conceptos” (Introducción a las ciencias del espíritu, Dilthey, XX).

Para Dilthey, son las experiencias espirituales, artísticas y filosóficas las


que conforman una estructura psíquica, a la que llama “Vision del Mundo”
o Cosmovisión:

La concepción de mundo combina en sí la reflexión consciente acerca de la vida, los


intereses inconscientes y las preocupaciones de orden práctico. Se trata de una estructura
psíquica que da consistencia y estabilidad al flujo de la vida individual, ayudándole a
integrar en ella las nuevas experiencias de modo coherente. El fundamento último de las
concepciones de mundo es la vida misma. En ese fondo común se originan leyes que
regulan su desarrollo y configuración (Teoria de la Concepcion del Mundo - 112-113).

No hace falta ser un científico para tener una perspectiva global. Cada ser
humano, y cada civilización tiene la suya propia. La cosmovisión, actúa
como una especie de lente o filtro por medio del cual leemos e
interpretamos la realidad.
La educación que recibiste en tu casa por tus padres, o en el colegio, los
medios que van formando opiniones, la sociedad donde vivimos con sus
cambiantes normas o la cultura que tenemos; la iglesia a la que perteneces;
el grupo de amigos que te rodea; los libros que lees o la música que
escuchas; las experiencias buenas o malas, tanto traumáticas como
trascendentes, todo eso, definen la manera en la que concebimos el
Universo.

Los filósofos entienden que las distintas visiones del mundo pueden variar
en su complejidad o ser radicalmente distintas unas de otras.

3. La Cosmovisión Cristiana

Cuando el Cristianismo comenzó a expandirse por medio de la predicación


apostolica hizo temblar al Imperio Romano. Los cristianos, de ser
salvajemente perseguidos, asesinados, arrojados a la arena del circo romano
para ser despadazados junto a todas sus familias por los leones hambrientos
pasaron en cuestión de un par de siglos a ser el culto dominante.

Este impacto, produjo que las normas paganas de roma fueran cambiando
poco a poco, por ejemplo humanizo el trato hacia los esclavos o el
concepto de misericordia y piedad hacia los debiles se introdujo en la
mentalidad, cosa que el helenismo no aceptaba. Las leyes que permitían la
inmoralidad sexual fueron siendo quitadas. La filosofía comenzó a tomar
otro rumbo, la dignidad del hombre comenzó poco a poco a cobrar otro
valor.

Por supuesto, vienieron tiempos de oscuridad, y no fueron cortos. Pero la


luz nunca se acabo.

Si usted se considera asimismo cristiano, además evangelico. Hay algo de


lo cual no podrá renegar. Su fe, es el resultado de un devenir de varios
hechos históricos que surgieron después de la aparición del cristianismo, el
más relevante de esos hechos, fue la Reforma Protestante y usted es un
heredero de ella.

Martin Lutero, un monje agustino del Siglo XVI, prendió la mecha que
incendió a toda Europa, luego el fuego se extendió por todo el mundo.
Antes de la Reforma, el cristianismo ya era una de las fuerzas más grandes,
no obstante la superstición, la herejia, y la oscuridad tenían sumido a todo
el pueblo de Dios.

Entre muchos de los beneficios que trajo este evento, fue la traducción de
las escrituras para el hombre promedio, para el campesino y para los reyes.
Y con ellas la libertad de poder interpretarlas sin necesidad de recurrir al
papa ni al magisterio católico. La Autoridad de las Escrituras, tomaron el
lugar que antes tenia el papado, la curia romana y la tradición. Bajo el lema
de SOLA SCRIPTURA, los cristianos pudieron comenzar a construir y
reconstruir una fe y una mentalidad bajo los principios de Dios. Esto
repercutió en cada sociedad donde la Biblia era libremente enseñada y
predicada.

La Biblia no es un libro de economía, tampoco de filosofía, no es un código


moral tampoco un libro de frases bonitas. Esta son el testimonio de la
revelación de Dios, y su voluntad para los hombres.

Cuando los creyentes afirman que la Biblia es la Palabra de Dios y que es


Suficiente, ello implica que esta contiene todo lo necesario que el hombre
debe saber acerca de quién es Dios, como desea Él desea ser obedecido y
adorado, también nos dice quiénes somos, para que existimos y como
debemos vivir, arrojándonos verdades que actúan como principios
generales para comprender: El origen del mal, los fundamentos del orden
social como el gobierno civil, o los derechos inherentes del ser humano
como la Vida, la Propiedad y la Familia.

Nos da testimonio del propósito de la historia, mostrándonos hacia dónde


se dirige la consumación de los siglos y eras.

Un conocido profesor de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la


Universidad Nacional de Córdoba, Enrique Martinez paz, decía que las
raíces filosóficas del sistema jurídico occidental se hallaban en la moral
judeocristiana, contenida en las Sagradas Escrituras (Martinez Paz,
Enrique, 2009).
Tal es así, que Vishal Mangalwadi, un filósofo cristiano, oriundo la India,
le llama “el libro que dio forma al alma de occidente”.
El padre de la sociología, historiador y filosofo alemán, Max Weber, en su
obra “Ética Protestante”, reconoce que el origen del desarrollo económico y
social que produjo el capitalismo en países como Estados Unidos o
Inglaterra, se debía directamente a la influencia de la Reforma Protestante.

4. Transformando tu perspectiva, para afectar a otros

Cuando el Evangelio llegó a nuestras vidas, trajo salvación pero también


nos redimio de una pasada forma de vivir, modificando poco a poco
nuestras actitudes y maneras de ver las cosas.

Medita por un segundo en este pasaje:

“No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro
entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y
perfecta.” Romanos 12:2

Aquí el Apóstol Pablo nos exhorta a modificar nuestra cosmovisión a los


conceptos, valores y principios de Dios. Abandonado la mentalidad
oscurecida del resto de los hombres.

Si tu tarea es la de pastorear una comunidad, o quizás sos un misionero, o


puede ser que discípulos a un grupo de personas mediante alguna celula, o
estas interesado en participar en la vida civil sirviendo a Dios desde la
educación, política, arte, o simplemente te interesa conocer mejor tu fe. Se
hace necesario que examines tu manera global de pensamiento.

Podrías empezar por preguntarte primero ¿Creo que la Biblia es la Palabra


de Dios, normativa y autoritativa?. Segundo, ¿mi manera de pensar esta
basada en las Escrituras? ¿Hasta donde alcanza mi manera de ver las cosas
desde el punto de vista de Dios, solo hasta lo salvífico, o tengo una postura
bíblica para todos los asuntos?.

No podemos modificar nuestro entorno de una manera integral y para la


gloria de Dios, sino pensamos con profundidad sobre lo que Dios nos ha
mostrado en su palabra.
Para ser sabios a la hora de votar o que tipos de gobiernos podemos apoyar,
y cuales no, que políticas debemos promover y defender, y cuales rechazar
con vehemencia. Debemos antes pasar nuestras ideas por le filtro del a
Biblia.
La Iglesia como cuerpo universal de Cristo, cuando más unida este en
manera de pensar y sentir, aumentara su influencia en cada lugar donde este
como “columna y baluarte de la verdad”, como “la sal y la luz de la tierra”
y como “una ciudad asentada sobre un monte”; solo así la bendición de
Dios alcanzara a nuestras comunidades, instituciones y familias, haciendo
florecer una cultura con los valores de Cristo.

En el próximo artículo abordaremos temas centrales que serán directrices para formar un
pensamiento acabado. No dejes de compartir esto con aquellos que consideres que les puede ser útil.

AUTOR: Bolaño, Tomás Gabriel


E-Mail: tomasgb38@hotmail.com
- “Por La Fe Entendemos” – 2018 – Córdoba, Argentina.