Está en la página 1de 2

CONTEXTO EXTERNO E INTERNO DE UNA ORGANIZACIÓN

La organización en si misma puede pensarse como un ente que posee un ambiente o entorno
en el cual los empleados están inmersos. Por esto existe en toda organización un contexto
externo e interno.
Contexto externo: el ambiente externo contiene las condiciones locales (nacionales e
internacionales) que se interrelacionan con una organización.
Los elementos específicos del contexto externo son:
– Globalización económica.
– Panorama político
– La dinámica de la industria
– Mercado de trabajo
– La cultura del país
Otros 2 aspectos importantes del contexto externo son las instituciones legales y los sindicatos.
A pesar que el contexto externo claramente influencia como las organizaciones gestionan su
plantilla, no determina completamente su enfoque.

Contexto interno ú organizacional: se refiere a las condiciones dentro de la propia


organización. También llamado contexto interno. Las organizaciones efectivas buscan crear
un contexto organizacional que se articule con el contexto externo y que sea lo suficientemente
flexible para cambiar ante nuevas condiciones. Dado que el entorno externo cambia
constantemente, a menudo se requieren ajustes en el contexto interno.

Las organizaciones son complejos sistemas compuestos por varios elementos. Algunos de los
más importantes a la hora de la gestión de recursos humanos son:
– Tecnología
– Cultura de la compañía
– Estrategia del negocio

Las fuerzas del contexto externo estimulan permanentemente a las empresas a reubicar
elementos del entorno organizacional. Dado que el contexto externo cambia constantemente,
las empresas exitosas evolucionan continuamente. El éxito de una organización depende de su
habilidad para adaptarse y cambiar a lo largo del tiempo.

Contexto es un término que deriva del vocablo latino contextus y que se refiere a todo aquello
que rodea, ya sea física o simbólicamente, a un acontecimiento. A partir del contexto, por lo
tanto, se puede interpretar o entender un hecho.

Este entorno supone que el contexto puede ser material (“El delincuente sacó provecho del
entorno natural para esconderse detrás de los árboles”) o simbólico (el entorno social, el
entorno económico u otro).

El contexto está formado por una serie de circunstancias (como el tiempo y el espacio físico)
que facilitan el entendimiento de un mensaje. Por ejemplo: un portal que publica un título
como “Carlos descansó” no brinda los datos necesarios para que el lector logre decodificar el
mensaje. En cambio, el titular “Tras jugar cuatro partidos en dos días, el tenista Carlos López
descansó y no se presentó a entrenar en el comienzo de la preparación para la Copa
Davis” puede ser interpretado sin problemas ya que presenta información relevante sobre el
contexto.
El contexto lingüístico, por otra parte, hace referencia a aquellos factores que están
relacionados con la etapa de generación de un enunciado y que inciden en su significado e
interpretación. Esto supone que un mensaje depende de la sintaxis, de la gramática y del
léxico, pero también del contexto.
Se denomina contexto extralingüístico al lugar, los posibles interlocutores, la clase de registro y
el momento en que un acto lingüístico se concreta. Estas circunstancias tienen incidencia sobre
la comprensión de la situación lingüística.
El contexto es tan importante en la comunicación que debería ser lo primero a analizar a la
hora de leer un libro, mirar una película, escuchar una canción o simplemente hablar con otra
persona. Partiendo desde las diferencias culturales y llegando a las variaciones presentes en un
mismo lenguaje, dentro de un mismo país, es evidente que aquello que para unos es correcto,
para otros puede no serlo. Por ejemplo, en algunas culturas es de buena educación comer
usando las manos en lugar de cubiertos, mientras que en otras esa actitud puede ser tomada
como repugnante y falta de civilización.
Con el idioma sucede lo mismo; entre amigos de una franja etaria, es común que se
utilicen códigos que no resultarían apropiados en otro entorno. Esto se ve mucho entre
adolescentes, ya que su forma de hablar tiende a ser atolondrada y a estar colmada de
modismos, de manera que si una persona anciana oye una conversación de este tipo
probablemente no entienda casi nada. Lamentablemente, no siempre las diferencias
contextuales son razonables, ya que a veces surgen de una falta de compromiso con la lengua y
no debido a una serie espontánea de modificaciones.