Está en la página 1de 4

Prof.

Abner Cheuquel Valores

Cuando hablamos de cualidades y defectos, o virtudes y defectos, nos


referimos a una valoración cualitativa de una persona, un hecho o un objeto,
en el marco de alguna serie de consideraciones que sirven de referencia. Esto
quiere decir que nada es per se un defecto o una virtud, sino que depende de la
perspectiva con que se lo evalúe.

Ejemplos de cualidades

Tenacidad. Se llama así al empeño que un individuo puede tener en lograr las cosas
que se propone y que le impide rendirse ante las primeras dificultades.
Compromiso. Una persona comprometida es aquella que acomete sus objetivos, y los
objetivos de su grupo, de la misma manera y con el mismo entusiasmo, a pesar de que
estos últimos puedan no beneficiarle directamente.
Generosidad. Entendida como la capacidad de compartir lo propio con quien menos
tenga o de dar al necesitado sin pensar en el propio bienestar primero.
Resiliencia. Es la posibilidad de sobrellevar los eventos traumáticos o dolorosos sin
resquebrajarse, sino convirtiéndolos en enseñanzas y positivizando el recuerdo de lo
ocurrido.
Rectitud. Usando la línea recta como metáfora, esta virtud implica que una persona no
se desvía del camino correcto, es decir, que evita riesgos y situaciones peligrosas.
Honestidad. Se llama así a la sinceridad, es decir, la capacidad para decir la verdad
incluso cuando ello signifique riesgos o pérdidas para el individuo.
Confianza. Es la fortaleza interior, el talento para creer en lo que se hace y afianzarse
en ello en contra de las adversidades o las opiniones ajenas.
Liderazgo. Es la capacidad para inspirar a otros y alentarlos a emprender algún objetivo
común, para arrearlos de manera positiva hacia un cometido específico.
Originalidad. La originalidad es la posibilidad de ser auténtico: de no imitar a otros o
copiar patrones externos, sino obedecer a los impulsos creativos que provienen del
interior.
Lealtad. La lealtad hacia una causa, una persona o una relación se entiende como la
capacidad de compromiso y de sacrificio que un individuo sienta por ella. Se supone
que la lealtad entraña privilegiar eso a lo que se es leal por encima de los beneficios del
momento.
Compasión. Se entiende por compasión la capacidad de conmoverse ante el dolor
ajeno, es decir, de padecer junto con el otro las penurias que sufre. Es un atributo
valorado por numerosas religiones y códigos morales de solidaridad y fraternidad entre
los hombres.
Destreza. Se llama destreza a la competencia de un individuo en la realización de una
tarea determinada, ya sea física (como un atleta) o mental (un genio de las
matemáticas). Pero en líneas generales se utiliza para aludir al balance, la rapidez y el
equilibrio con que se realiza un cometido.
Flexibilidad. Puede ser física, como la de los atletas o maestros de yoga, pero sobre
todo se utiliza para aludir a la capacidad de adaptación de los individuos de cara a un
reto o un imprevisto. Las personas capaces de producir esquemas nuevos e improvisar
suelen ser flexibles.
Pulcritud. En términos muy simples, alude a la limpieza. No necesariamente en un
sentido literal, pero sí a la prolijidad con que se lleva a cabo una tarea o se está.
Celeridad. Es un sinónimo de rapidez, pero se emplea a menudo para referir una buena
disposición a que las cosas se cumplan rápida y eficazmente. Pedir celeridad significa
pedir un empeño extra para que las cosas fluyan velozmente.
Puntualidad. Esta cualidad es muy apreciada ya que significa respeto por el tiempo de
los demás, ya que alude a la disposición a estar a tiempo y a responder puntualmente
a los compromisos adquiridos: si quedamos a las 3:00 horas, es a esa hora y no veinte
minutos después.
Confiabilidad. Una persona confiable es aquella en quien se puede depender, porque
cumple con sus compromisos de la mejor manera. Si no somos confiables, los demás
no dependerán nunca de nosotros y tampoco nos retribuirán favores.
Serenidad. Se llama así a la calma interior, el talante moderado para enfrentar las
situaciones incluso cuando se trate de una emergencia o algo urgente. La serenidad se
vincula con el control, que es un concepto muy valorado por nuestra cultura.
Prudencia. Los prudentes son quienes evalúan bien las opciones disponibles antes de
tomar una decisión, apostando siempre por la opción más segura y corriendo el menor
riesgo posible.
Versatilidad. La versatilidad no es más que la capacidad de una cosa o una persona
para desempeñar diversos oficios, usos o roles, no limitándose a uno exclusivo. Un
trabajador versátil, por ejemplo, puede ocupar distintos cargos con igual eficacia.

Ejemplos de defectos
Corruptibilidad. Es decir, la facilidad para corromperse: realizar actos crueles o
ilegales, traicionar, torcer el camino en pro de la ganancia personal inmediata.
Es lo contrario a la rectitud.
Deslealtad. La falta de lealtad o capacidad de traición, es decir, el anteponer los
intereses personales del momento a los compromisos adquiridos con un tercero
o con una institución. El patriotismo es una forma de lealtad.
Soberbia. Se llama así a las personas que son incapaces de ver sus propias
limitaciones o debilidades, y actúan de manera todopoderosa frente a los demás.
En la antigüedad griega la soberbia era el único “pecado” mortal de sus héroes
mitológicos.
Cobardía. La carencia de arrojo, de atrevimiento, de valentía, puede expresarse
de muchas formas, pero en líneas generales implica la incapacidad de acometer
una tarea de riesgo o de alzar la propia voz para defenderse.
Necedad. También conocida como terquedad, significa el empeño en lo que se
piensa o se hace incluso de cara al error, o a pesar de que personas que saben
más estén advirtiendo las falencias o errores en el pensamiento o la acción.
Ignorancia. Básicamente, alguien ignorante es quien habla y afirma cosas
respecto a una materia que desconoce. No se debe confundir con el
desconocimiento, pues todos carecemos de información en muchas temáticas,
pero el ignorante afirma y opina tajantemente sobre lo que no sabe.
Crueldad. Las personas crueles son aquellas que disfrutan con el dolor ajeno o
que son capaces de generar una cantidad de dolor en los demás sin inmutarse
o sin compadecerse. Una persona cruel carece de empatía, si bien todos en
algún momento podemos llevar a cabo cosas crueles o tener actitudes crueles.
Antipatía. Lo contrario de la empatía: las personas antipáticas no generan una
sensación de calidez y cercanía con los terceros, sino de distancia y rechazo. La
antipatía es muy despreciada en el mundo de las relaciones sociales y del
protocolo.
Pereza. Ausencia de energías o mala disposición de las mismas para realizar
las tareas pendientes. La gente perezosa tarda en hacer lo que debe y lo
pospone infinitamente, ya que no tiene empuje interior para el trabajo.
Mezquindad. Un defecto semejante al egoísmo, que implica lo contrario a la
generosidad: el no compartir con los necesitados nada de lo que justamente se
tiene en abundancia, o mostrar tacañería al hacerlo.
Deshonestidad. Se trata de la propensión a la mentira y a ocultar la información,
en pro de un beneficio personal, a pesar de que ello pueda significar en daño a
terceros.
Torpeza. Implica la falta de destreza al realizar una tarea o al comunicarse, es
decir, hacerlo de manera tosca, abrupta, irregular, a menudo dañando a terceros
o dañando materiales sin tener la intención expresa de hacerlo.
Debilidad. Simplemente, la ausencia de fuerzas. Pueden ser físicas o vitales,
como en el caso de alguien que carece de la fortaleza para enfrentarse a sus
fracasos y éstos, por pequeños que sean, lo avasallan y superan.
Indiferencia. Se utiliza para referir a las personas indolentes, inconmovibles,
que no prestan atención a una temática específica, por lo general al sufrimiento
de los demás o a causas consideradas importantes, públicas y trascendentales.
Arrogancia. La arrogancia consiste en vanagloriarse de lo que se posee, sea
material o de otra naturaleza. Es lo contrario diametralmente a la humildad.
Desprolijidad. Falta de cuido en lo que se hace, es decir, llevar a cabo las tareas
de manera desordenada, sucia, poco coordinada, etc.
Incompetencia. Ineptitud, simplemente. Falta de pericia o de talento para llevar
a cabo una tarea específica o para acometer algún compromiso adquirido.
Cinismo. Se llama cínico a quien lleva a cabo o defiende prácticas y actitudes
que han sido desaprobadas por el común de las personas, como mentir o robar.
El cínico sabe que está mal, pero no se arrepiente ni muestra vergüenza.
Conservadurismo. Las personas conservadoras son aquellas que le temen al
cambio y a la renovación, y que por lo tanto se le oponen fehacientemente sin
pensar en ello de manera honesta y abierta, incluso cuando el cambio podría
ayudarlos o favorecerlos.
Egocentrismo. Una persona egocéntrica es aquella cuyo mundo de intereses
gira exclusivamente en torno a sí misma, y por lo tanto sólo habla de sí y sólo
piensa en sí, sin importar con quién se encuentre.

Características de los valores humanos

 Jerarquía: hay valores que son considerados superiores y otros inferiores,


aunque esto no les reste importancia en sus prácticas diarias. En este sentido,
se aprecia una escala de valores en el que prevalecen unos valores por encima
de otros cuando existe un conflicto.
 Polaridad: los valores se presentan en sentido positivo pero, también pueden
conllevar a un contravalor.
 Dinamismo: los valores se transforman a medida que pasa el tiempo, por
tanto, dan sentido a la vida del ser humano y a la sociedad.
 Integralidad: cada valor es una abstracción íntegra en sí mismo.
El término valor viene del griego axio y del latín aestimable, lo que lo
define como objeto de preferencia o elección. Más adelante, las lenguas
romances tradujeron el término valor como valentía, coraje; y en alemán
el término es (wert), que se traduce como precio de una cosa o utilidad
de la misma. En consecuencia, el concepto valor tiene un doble
significado: precio de la cosa y dignidad o mérito de las personas.
En la actualidad tiene todavía dos acepciones:
-Signo de lo que está bien o de lo correcto: moral.
-Algo que se tiene como valioso: belleza, verdad, justicia, etc.
FUNCIÓN DE LOS VALORES (MAX SCHELER)

1- Patrones que sirven para guiar la vida del ser humano.


2- Orientan la actividad humana en situaciones concretas de la vida.
3- Influyen en la percepción que nos formamos de los demás. Sirven
para juzgar a los demás.
4- Constituyen un plan general de apoyo y ayuda para resolver conflictos.
5- Sirven para mantener y exaltar la autoestima.
CARACTERÍSTICAS DE LOS VALORES (MAX SCHELER)

1- Los valores no son cosas, son más bien propiedades.


2- Son intemporales e inalterables. No son los valores los que cambian sino la
visión que tiene el ser humano de ellos.
3- Son por lo tanto entes ideales (permanecen aún sin ser captados).
4- Son bipolares (valor – anti valor).
5- Se instituyen emocionalmente: la razón sola no basta, es necesario la
intuición para captar un valor.
6- Son jerárquicos.
7- La realización de un valor implica su puesta en práctica en lo cotidiano
(afirmar que los valores valen aunque nunca haya personas que entren en
relación con ellos es absurdo). Por eso están por encima de la diversidad de
opiniones y azares del tiempo. Son independientes de los individuos y épocas.

También podría gustarte