Está en la página 1de 6

TITULO DEL LIBRO

“¿Dónde esta la franja amarilla?


Inicialmente la obra se llamo: “Colombia, el Proyecto Nacional y la franja amarilla” y más tarde
paso a ser “¿Dónde esta la franja amarilla?”.
El titulo del libro en cierra la opinión de manera amplia la opinión que el autor tiene acerca de
la situación que el país viene atravesando desde la época de la reconquista hasta nuestros
días, como los gobernantes y las personas con la capacidad económica y social no han hecho
nada por intervenir en el progreso positivo de nuestra sociedad sino que por el contrario a
través de actos egoístas y delictivos han ocasionado que la situación del país cada vez se
agrave más hundiéndonos en lo que podría ser una enorme situación de intolerancia y
desasosiego para con nosotros mismos y nuestro país.

este libro surge de la perspectiva asombrada de un extranjero, que se


pregunta “con el país que ustedes tienen, con el talento de sus gentes, por
qué se ve colombia tan acorralada por la crisis social; por qué vive una
situación de violencia creciente tan dramática, por qué hay allí tanta
injusticia, tanta inequidad, tanta impunidad. ¿cuál es la causa de todo eso?.
entonces el autor (william ospina) comienza hacer un esbozo de los hechos
políticos, económicos, sociales y culturales; que se han presentado en
colombia de desde el siglo xix hasta nuestros días.
narra de manera precisa como las clases pudientes del país junto con
algunos representantes han manipulado a través de la historia al pueblo en
general, como desde los indígenas hasta las personas que habitan en las
ciudades se han visto inmersas de manera directa o indirecta en un conflicto
que lo único que ha busca es la subsistencia de una minoría que ha logrado
controlar nuestra sociedad desde todos los puntos de vista.
explica como ilustres de nuestra sociedad, que buscan mejorar la situación
de muchos habitantes del territorio que están inmersos en la pobreza
absoluta y no pueden salir de está; y como próceres como jorge eliécer
gaitán son asesinados para impedir que a aquellos que son “menos
pujantes” no puedan sobre salir en la sociedad y llegar a ocupar altos
cargos en la sociedad.
narra los sucesos que ocurrieron durante el frente nacional y como los dos
partidos más importantes en la historia de colombia (liberales y
conservadores) se unen en una supuesta lucha por sacar adelante el país,
como los dirigentes de estos partidos durante muchos años lograron
manipular a los miembros de sus partidos y nos explica como estos partidos
logran que sus seguidores más pobres se enfrenten entre sí para evitar que
se unieran y les quitaran el poder que durante tanto tiempo habían tenido
entre sus manos, el como, por qué y para que de una supuesta alianza entre
liberales y conservadores para manejar el poder y lograr entre comillas
sacar al país de ese atraso histórico en el que se encuentra, sin tener logro
alguno.
cuenta también, como las clases menos favorecidas en nuestra sociedad se
ven obligadas a recurrir a las salidas más fáciles para lograr tener algo de
riqueza, salidas entre las que encontramos el narcotráfico, el sicariato, entre
otras. y como los más adinerados tildan a cualquier nuevo rico como
corrupto y buscan la forma de quitarle sus riquezas y destruir su vida.
finalmente nos da una forma con la cual podemos generar una mejor visión
de nuestro país enunciándonos una enorme lista de cosas positivas que
tenemos tales como la música, el arte, etc.
william ospina logra en estas líneas, una exploración precisa y diáfana de la
historia colombiana, en busca de las causas del desmembramiento; de la
polarización que nos ha trocado la patria por campo de batalla, que ha
convertido en sinónimos las palabras noticia y tragedia, y nos ha encerrado
en un mundo rodeado por la indiferencia, la corrupción y el desasosiego por
aquello que nos pertenece.
Este libro nace de la pregunta de un extranjero referente al por que Colombia siendo un
país con tanto potencial humado y de recursos lleva sumergida tantas décadas en una
violencia sin fin, a lo cual el autor responde con una variedad de factores que hace que
Colombia sea un país tan violento y con tan poco sentido de pertenecía. Puesto que no somos
precisamente nosotros los colombianos los que reconocemos nuestras virtudes y por el
contrario vivimos en un constante critica pero sin buscar ninguna solución.
Mencionando los sucesos más destacados de carácter político, económico y social en
nuestro país desde el siglo X IX hasta la actualidad, permite al lector analizar la dinámica
de su entorno.
Es decir trae a colación que Colombia siendo un país tan rico en muchos aspectos ha sido
manejado desde la época de la conquista por una minoría que manipula a las gentes en busca
de su bienestar a costa de quienes no tienen los medios económicos o solo de un
pensamiento más emprendedor para alcázar una cargo alto o quizás solo una calidad de vida
mejor.
Menciona el caso del caudillo Jorge Eliecer Gaitán quien fue asesinado en el intento de
proporcionar a estas personas menos emprendedoras y con menos posibilidades económicas
la posibilidad de Luchar de forma correcta por una mejor dinámica de vida para ellos y sus
familias.
Nos cuenta también acerca de la alianza que existió entre los partidos políticos
tradicionales en el frente nacional y como ellos manipularon a la personas sumergiendo al
país en una guerra ,que cobro la vida de muchos con supuestos de idear la forma de sacar a
nuestra Colombia del atraso histórico en el que se encontraba, o quizás para mantenerse
en el poder sin importar las situación social tan crítica por la que se atravesaba siendo
esta una verdad oculta para el pueblo por esos días.
Con este texto el autor permite al lector el vislumbrar que un país como Colombia que ha
estado sumergida en un conflicto armado sin fin también tiene la posibilidad de mejorar las
condiciones de vida y la forma en la cual los demás países nos ven. Todo esto es posible si
somos conscientes de todo aquello que nos ha dañado pero también es casi una obligación
conocer sobre las cosas positivas como la música el arte los paisajes majestoso que
afortunadamente poseemos, el calor humano que nos caracteriza .ya que solo de esta
forma tendremos la capacidad de reflejar el pueblo pujante alegre y honesto que somos.
Este libro escrito en 1996 (Ospina, 1996) en el cual el autor responde a una serie de
preguntas realizadas por una amiga norteamericana a cerca de porqué Colombia
siendo un país con tantas capacidades y potencialidades geográficas, humanas, de
diversidad cultural, ambiental entre otros recursos, se encuentra estancada desde hace
tantas décadas en una situación de violencia, pobreza e inestabilidad social y política
con tanta debilidad en sus instituciones, en sus argumentos el autor expone una serie
de factores, aspectos estructurales y fenómenos históricos que hacen que Colombia sea
un País con tantas y complejas dificultades para desarrollar todo su potencial
económico y social.
Frente a lo anterior Ospina empieza definiendo los factores históricos que en su
concepto descartan que Colombia aún se encuentre enfrascada en fenómenos de
violencia obedeciendo a un factor cultural, biológico o algún tipo de enfermedad y
prueba de esto es que fenómenos más sangrientos fueron protagonizados por países
Europeos y por Norteamérica y nadie se atreve a sostener que esto se debe a que estas
sociedades fueran enfermas o culturalmente violentas. Lo que sí se puede determinar
es que aquellos aspectos o causas por los cuales se dieron guerras y enfrentamientos se
fueron resolviendo poco a poco de manera consiente por los mismo gobernantes y sus
sociedades por lo menos en lo que respecta a los países de Europa. Por otra parte el
autor expresa que quizás el aspecto que más le hace daño a Colombia es el poco sentido
de pertenecía que existe en su sociedad, que sean los mismo colombianos como sociedad
los que no asumamos la responsabilidad de nuestros problemas, y nos asumamos en
una condición de derrota insuperable frente a las condiciones del país y que por el
contrario no optemos por posturas más críticas frente a las decisiones de los actores
políticos y de gobierno que históricamente han afectado el bienestar de los ciudadanos
y peor aún no nos solidaricemos con las propuestas que demandan un cambio más
equitativo para la sociedad.
El autor argumenta que “cuando una sociedad no es capaz de realizar a tiempo las
reformas que el orden social le exige para su continuidad, la historia las resuelve a su
manera, a veces con altísimos costos para todos” y con esto quiere decir que por no
decir todos la gran mayoría de los problemas que enfrenta Colombia tienen unos
antecedentes en el pasado y que en su mayoría son situaciones que el país aún no ha
resuelto, por lo cual han escalado y se han profundizado al punto de generar la
inestabilidad social y política que vivimos en la actualidad.
De esta manera el autor expone como el país aún conserva aspectos de los esquemas
coloniales que se evidencian en la exclusión y discriminación a las poblaciones
indígenas, afro-descendientes y campesinas por parte de una clase social que no estaba
interesada en que el país superara esta fase de dominación y se reconociera en su
territorio ancestralmente “Quienes se dicen representantes de la voluntad nacional son
para las grandes mayorías de la población personas
Indignas de confianza, meros negociantes, vividores que no se identifican con el país”
por el contrario se avergüenzan de él y solo se mueven por sus intereses.
En palabras del autor “La historia de Colombia es la historia de una prolongada
postergación de la única aventura digna de ser vivida, aquella por la cual los
colombianos tomemos verdaderamente posesión de nuestro territorio, tomemos
conciencia de nuestra naturaleza -una de las más hermosas y privilegiadas del mundo-
, tomemos conciencia de la magnífica complejidad de nuestra composición étnica y
cultural, creemos lazos firmes que unan a la población en un orgullo común y en un
proyecto común, y nos comprometamos a ser un país, y no un nido de exclusiones y
discordias donde unos cuantos privilegiados, profundamente avergonzados del país del
que derivan su riqueza, predican día y noche un discurso mezquino de desprecio o de
indiferencia por el pueblo al que nunca supieron honrar ni engrandecer, que siempre
les pareció “un país de cafres”, una especie subalterna de barbarie y de fealdad”.
En el libro el autor describe traiciones al sueño nacional y en esto expone como un
grupo de viejos comerciantes y terratenientes se opusieron al propósito de una
economía independiente y por el contrario optaron por anclar al país a ser productor
de materias primas al servicio de las grandes industrias mundiales y a ser un
consumidor de los productos y manufacturas extranjeras tal como lo habían previsto
en la época de la colonia, con esto se construyeron grandes ciudades europeas y
norteamericanas y lograron realizar su revolución industrial, con nuestra materia
prima. “Verdad es que grandes poderes externos estuvieron interesados desde siempre
en mantener nuestra economía en condiciones desventajosas, que les permitieran
realizar aquí sus negocios en los mejores términos y nuestros dirigentes han hecho bien
su tarea.
Ospina expresa que no sabría explicar con claridad a su amiga por qué y de qué manera
el gobierno norteamericano apoyó siempre a los partidarios colombianos del libre
cambio, que abrían nuestras fronteras a sus productos, e incluso patrocinó siempre a
alguno de los bandos en las guerras civiles que desgarraron a Colombia durante el siglo
XIX.
En mi concepto[3] lo anterior responde ¿por qué no era importante formar dignamente
a los colombianos? mi respuesta es porqué solo necesitaban obreros y peones…
Por otra parte el autor explica entre otras, algunas razones que hacen que
históricamente se tenga que brindar una tradición de privilegios al estamento militar
aunque el país no ha sostenido guerra con ningún otro estado. la mayor causa es que
se han generado rebeliones en el país y la respuesta de fondo es que “cuando se
construye un régimen irresponsable y antipopular se hace absolutamente necesaria la
fuerza para mantener a cualquier precio un orden o desorden social que el pueblo
difícilmente defendería como suyo,” de ahí que en sus inicios los grupos en estado de
beligerancia (guerrilleros) tomaran tanta fuerza popular, pues sus razones eran
evidentes para todos los colombianos excepto para las clases privilegiadas.
Ospina marca un hito en la comprensión histórica de las guerras civiles en Colombia
demarcando por un lado la relación bipartidista y por el otro lado la intervención de
la iglesia en esta confrontación sangrienta que para nada le ha servido al país, tenemos
entonces que el pensamiento federalista liberal fue derrotado en las guerras civiles
del siglo XIX quienes impusieron una forma de gobierno de excelentísimas dignidades
con una fuerte intervención de la iglesia católica y centralizado, cuya constitución,
promulgada en 1886, gobernó al país durante más de cien años, Este régimen convirtió
a Colombia en uno de los países más conservadores del continente.
Define Ospina que “Al cabo de 50 años, hacia 1930, la hegemonía conservadora se vio
debilitada por la inconformidad popular, arreciaron las luchas sindicales, hubo
conatos de rebelión, y finalmente la escandalosa masacre de las bananeras precipitó el
descrédito del régimen conservador. Un sector del liberalismo acaudillado por Alfonso
López Pumarejo intentó una reforma democrática que favoreciera la
industrialización, que modificará el régimen de propiedad sobre la tierra, y cambiara
las relaciones entre el Estado y la Iglesia, y que abrirá el camino para la adecuación
de la sociedad colombiana a algunas de las tendencias mundiales del siglo”.
Como lo define el autor el Intolerante país feudal arremetió con una campaña
antiliberal que desato violencia contra el movimiento liberal lo que posteriormente
profundizo en la necesidad de generar una gran reforma en el país bandera que lidero
el Caudillo Jorge Eliecer Gaitán quien a su vez, puso en el debate público los efectos
del bipartidismo cuyos jefes formaban en realidad un solo partido de dos caras, hecho
para saquear el país y beneficiarse de él a espaldas de las mayorías; y en sus discursos
avanzó hacia una reformulación de la crisis política como el conflicto entre las
mayorías humildes y auténticas, y el mezquino país de los privilegios. Hablando del
“país político” y del “país nacional”, destacando el modo como los dirigentes
gobernaban para una minoría
Según el autor en los discursos de Gaitán quien en su ascenso político fue alcalde de
Bogotá y ministro de educación era evidente su interés por impedir que una economía
de privilegios precipitara a Colombia en la pauperización y el aplastamiento de las
gentes más pobres.
Al ver su aplastante respaldo popular de la revolución Gaitanista los enemigos de la
democracia llevaron a cabo un macabro plan anti-revolucionario que tuvo “tres etapas,
cada una de ellas peor que la anterior; La primera fue el asesinato del caudillo, que
provocó el incendio de la capital; La segunda fue la Violencia de los años cincuenta,
que despobló los campos de Colombia e hizo crecer dramáticamente las ciudades con
millones de desplazados arrojados a la miseria. La tercera fue el pacto del Frente
Nacional, mediante el cual los instigadores de la violencia se beneficiaron de ella y se
repartieron el poder durante 20 años, proscribiendo toda oposición, cerrando el camino
de acceso a la riqueza para las clases medias emprendedoras, y manteniendo a los
pobres en condiciones de extremo desamparo mientras acrecentaban hasta lo obsceno
sus propios capitales.”
El autor hace énfasis en que “siempre nos dijeron que la Violencia de los años
cincuenta fue una violencia entre liberales y conservadores. Eso no es cierto. Fue una
violencia entre liberales pobres y conservadores pobres, mientras los ricos y los
poderosos de ambos partidos los azuzaban y financiaban su rencor, dando muestras de
una irresponsabilidad social infinita”.