Está en la página 1de 19

No 03-633

Corte Suprema de los Estados Unidos


DONALD P. ROPER, SUPERINTENDENTE,
CENTRO CORRECCIONAL DE POTOSI
Peticionario
v.
CHRISTOPHER SIMMONS
Escrito por Certiorari a la Suprema Corte de Missouri

BREVE PARA LA ASOCIACIÓN PSICOLOGICA AMERICANA, Y LA ASOCIACIÓN


PSICOLÓGICA DE MISSOURI COMO AMICI CURIAE APOYO AL RESPONDIENTE

NATHALIE F.P. GILFOYLE


General Counsel
LINDSAY CHILDRESS-BEATTY
AMERICAN PSYCHOLOGICAL
ASSOCIATION 750 First Street, NE
Washington, DC 20002
DREW S. DAYS, III
Counsel of Record
BETH S. BRINKMANN
SHERRI N. BLOUNT
TIMOTHY C. LAMBERT
MORRISON & FOERSTER LLP
2000 Pennsylvania Ave., NW
Washington, DC 20006
(202) 887-1500

Consejo de Amici Curiae


Julio 19, 2004

1
INTERES DE AMICI CURIAE1
La Asociación Americana de Psicología (APA) es una Organización voluntaria científica y
profesional sin fines de lucro con más de 155,000 miembros y afiliados. Ya que en 1892, la APA ha
sido la principal asociación de psicólogos en los Estados Unidos 2.
Su membresía incluye La gran mayoría de psicólogos titulados en doctorado de universidades
acreditadas en los Estados Unidos. 2 Una parte integral de la misión de la APA es aumentar y
difundir el conocimiento sobre el comportamiento humano y fomentar la aplicación del aprendizaje
psicológico a importantes preocupaciones humanas. En 2001, la APA reconoció que hay problemas
únicos con la evaluación de los menores que, según la ley vigente, pueden estar sujetos a la pena de
muerte y pidió que se detuvieran esas ejecuciones hasta que se pudo establecer que tales
deficiencias habían sido dirigidas. El cuerpo de investigación que ha planteado estos hallazgos de
investigación significativos en los últimos tres años, indica que estas deficiencias no han sido y no
pueden ser corregidas.
La Asociación Psicológica de Missouri es la única organización profesional a nivel estatal para
psicólogos de Missouri. Fundada en 1954, tiene una membresía de aproximadamente 420
integrantes. Es la voz profesional de los avances de la psicología en el capitolio estatal, y sirve a los
ciudadanos de Missouri a través de la práctica profesional, consulta científica, y servicio público.

RESUMEN DE ARGUMENTO
A. A los 16 y 17 años, los adolescentes, como grupo, aún no maduran en formas que afecten su
toma de decisiones. Los estudios de comportamiento muestran que los adolescentes tardíos son
menos propensos a considerar cursos de acción alternativos, a entender la perspectiva de los demás,
y frenar los impulsos. El comportamiento delictivo, incluso criminal, es característico de muchos
adolescentes, a menudo en torno a los 18 años de edad. La toma de riesgos también es común
durante el mismo período, el cerebro no ha alcanzado la madurez adulta, particularmente en los
lóbulos frontales, que controlan las funciones ejecutivas del cerebro relacionado con la toma de
decisiones. La toma de riesgos en los adolescentes a menudo representa una tentativa expresión de
la identidad adolescente y no una perdurable. Marca de comportamiento que surge de una
personalidad plenamente formada. La mayoría de los adolescentes delincuentes no se involucran en
actos violentos. Conducta ilegal hasta la edad adulta. La naturaleza no formada del carácter
adolescente hace que la ejecución de los jóvenes de 16 y 17 años no alcance los objetivos que este
tribunal se ha articulado para la pena capital. La toma de decisiones de desarrollo inmaduro,

1
Las cartas de las partes que consienten la presentación de este escrito han sido archivados con el Secretario
de este Tribunal, de conformidad con Sup. Connecticut. R. 37.3 (a). Ningún abogado de las partes redactó este
informe en su totalidad o en parte, y ninguna persona o entidad, distinta de las amici curiae, sus miembros o
sus abogados, hizo una contribución monetaria a la preparación o presentación de este escrito.
2
Los amici agradecen la asistencia de Thomas Grisso, Ph.D., Laurence Steinberg, Ph.D., Robert Kinscherff,
J.D., Ph.D., Kirk Heilbrun, Ph.D., Randy Otto, Ph.D., Elizabeth S. Scott, J.D., Laura Schopp, Ph.D., Elizabeth
Cauffman, Ph.D., y Joel Dvoskin, Ph.D. en la preparación de este informe. La investigación citada en este
informe incluye datos de estudios realizados utilizando el método científico. Tal investigación típicamente
está sujeta a críticas y revisión por expertos externos, generalmente durante el proceso de revisión por pares.
Publicación que ha sido difundida en una revista académica.

2
paralela a desarrollo neurológico inmaduro, disminuye la culpa del adolescente. Con respecto a la
disuasión, los adolescentes a menudo carecen de la capacidad adulta para controlar los impulsos y
anticipar las consecuencias de sus acciones. Estudios cuestionan el efecto sobre la reincidencia
juvenil de sanciones penales más severas.
B. El efecto mitigador de la adolescencia no puede ser evaluada de forma fiable en sentencia de
capital individualizada. Los adolescentes son “objetivos móviles” para evaluar el carácter y la
peligrosidad futura, dos consideraciones importantes en la fase de penalización de los juicios de
capital. Como uno ejemplo, los psicólogos no han podido identificar psicopatía crónica, también
conocida como sociopatía, entre adolescentes, las evaluaciones de tales comportamientos
antisociales severos durante la adolescencia aún no se han demostrado estables a medida que los
individuos crecen hasta la edad adulta. Por consiguiente, los intentos de predecir en la sentencia
capital que un adolescente en formación podría actuar como personaje delincuente y peligroso en la
edad adulta es inherentemente propensa a errores y crea un riesgo evidente de ejecución indebida.
La naturaleza transitoria de la adolescencia también significa que un adolescente acusado es mucho
más probable que cambie en aspectos relevantes entre el momento del delito y el Tiempo de
evaluación por tribunales y expertos. En la sentencia, un delincuente puede comportarse y parecer
más un adulto que él o ella lo hizo en el momento en que se cometió el delito. Impresiones de la
madurez y responsabilidad del adolescente. Los delincuentes también pueden ser influenciados
inadvertidamente por el racismo inconsciente.
C. Inmadurez de juicio, que es generalmente característica del desarrollo adolescente, afectará su
participación del acusado en las primeras etapas del proceso penal. Un estudio reciente encontró a
los adolescentes representados en exceso entre los acusados que habían confesado falsamente
delitos. Otra investigación que examinó las influencias psicosociales en las decisiones legales
encontraron que la inmadurez del desarrollo puede afectar negativamente las decisiones, actitudes y
comportamiento en el papel de acusado. La sentencia no puede corregir el mayor riesgo de error
producido por la toma de decisiones de adolescentes inmaduros durante el proceso penal.

ARGUMENTO
ESTUDIOS DE CONDUCTA E INVESTIGACIONES NEUROPSICOLÓGICAS
RECIENTES DEMUESTRAN QUE LA EJECUCIÓN DE LOS MENORES DE 18 AÑOS
POR DELITOS QUE FUERON COMETIDOS NO CUMPLEN LOS FINES
CONSTITUCIONALES DE LA PENALIZACIÓN DE MUERTE Y NO CUMPLIRÍAN LA
OCTAVA ENMIENDA
A. LOS ADOLESCENTES, COMO GRUPO, PIENSAN Y SE COMPORTAN, A
DIFERENCIA DE LOS ADULTOS, EN FORMAS QUE SOCAVAN LA JUSTIFICACIÓN
CONSTITUCIONAL DE LA CORTE PARA LA PENA EN CASOS DE DELINCUENCIA
ADOLESCENTE

La adolescencia es el puente entre la infancia y edad adulta. Comúnmente se define a partir de los
10 u 11 años y continúa hasta los 18 o 19 años. Ver, por ejemplo, Jeffrey Jensen Arnett, La edad
adulta emergente: una teoría del desarrollo desde los últimos adolescentes hasta los años veinte, 55
am. Psicólogo 469, 476 (2000). La adolescencia es una etapa única del desarrollo humano, teniendo
sus propios rasgos psicosociales y fisiológicos distintivos que dan forma al juicio y
comportamiento. Esas diferencias de desarrollo afectan adversamente la fiabilidad de las
3
determinaciones sobre el personaje y comportamiento a largo plazo de los adolescentes, incluidos
16 y 17 años de edad, en particular con respecto a la imposición de la pena de muerte. Ver Laurence
Steinberg y Elizabeth S. Scott, menos culpable por la razón de la adolescencia: desarrollo de la
inmadurez, la responsabilidad disminuida y la menor pena de muerte, 58 hs. Psicóloga 1009, 1014-
1015. (2003).
A los 16 y 17 años, la gran mayoría vive en casa con sus familias y asiste a la escuela secundaria,
ocupan un estado especial entre la infancia y edad adulta. Muchas normas sociales avalan este
especial estatus a través de restricciones en la toma de decisiones en, por ejemplo, voto,
contratación y servicio de jurado. Al respecto, la ley presume lo que la ciencia demuestra, que los
jóvenes de 16 y 17 años todavía no han madurado de manera que afecten a sus capacidades de toma
de decisiones.
1. La adolescencia es un periodo en el que la persona se está formando y suele implicar una
mayor toma de riesgos e incluso una conducta criminal que son moderados o eliminados por
el individuo en la edad adulta
Los adolescentes, como grupo, están excesivamente representados estadísticamente en
prácticamente todas las categorías de comportamiento imprudente, Aunque la imprudencia no
necesariamente caracteriza a todos. Los adolescentes, y la imprudencia varía en grado. Ver Jeffrey
Arnett, Comportamiento imprudente en la adolescencia: un desarrollo Perspectiva, 12
Developmental Rev. 339, 339 (1992). La adolescencia tardía es un período de desarrollo durante el
cual los individuos son particularmente propensos a comportamientos arriesgados. Desde la
adolescencia temprana a la tardía, las tasas de mortalidad aumentan en más del 200%: el mayor
incremento individual entre dos grupos de edad. Ver Charles E. Irwin, Jr., Adolescencia y Toma de
riesgos: ¿Cómo se relacionan, en riesgo de adolescentes? Tomando 7, 7 (Nancy J. Bell y Robert W.
Bell eds., 1993). Ver también Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, Muertes:
causas principales para el 2001, estadísticas vitales a nivel nacional. Rep. No. 52-9, 7 de noviembre
de 2003, a las 13 (mostrando las tasas de mortalidad de 2001 para adolescentes tempranos y tardíos
como 19.2 y 66.9, respectivamente, señalando un aumento del 248%). Cuando “las tasas de
criminalidad se grafican contra la edad, las tasas tanto para la prevalencia como para la incidencia
de los delitos aparecen. Lo más alto aparece durante la adolescencia". Terrie E. Moffitt, Natural
Historias de Delincuencia, en Investigación Longitudinal Transnacional sobre Desarrollo Humano y
Conducta Criminal. 3, 4 (Elmar G.M. Weitekamp y Hans-Jurgen Kerner eds., 1994). Un fuerte
aumento "en el comportamiento antisocial entre las edades de 7 y 17 "se ven reflejadas por una
fuerte disminución" en el comportamiento antisocial entre las edades de 17 y 30 años". Id. a las 7.
Las variaciones, la correlación general entre edad y delito. Se mantiene entre “hombres y mujeres,
para la mayoría de los tipos de crímenes, durante periodos históricos recientes, y en numerosas
naciones occidentales. en 4. Una comparación intercultural encontró que la distribución por edades
de la delincuencia por un período de diez años era indistinguible entre Argentina, Inglaterra y Gales,
y los Estados Unidos. Travis Hirschi & Michael Gottfredson, La edad y la explicación del crimen,
89 a. M. J. Soc. 552, 555 (1983). Los mismos autores concluyeron que “[o] uno de los pocos hechos
acordados en criminología es la distribución por edades del crimen”. en 552.
Las mismas tendencias se mantienen en los Estados Unidos donde, el muestreo de las últimas dos
décadas, las tasas de infracción de los crímenes graves aumentan abruptamente a 18, antes de
comenzar a decaer, como lo demuestra la siguiente tabla.

4
Nota: El Índice de delitos violentos incluye los delitos de asesinato y homicidio no negligente,
Violación forzosa, robo y asalto agravado.
Fuente: Oficina de Justicia Juvenil y Delincuencia. Prevención, Departamento de Justicia de EE.
UU., Statistical Briefing Book, en http://ojjdp.ncjrs.org/ojstatbb/crime/qa05301. asp? qaDate =
20030531 (última visita el 9 de julio de 2004).
En promedio, los adolescentes son tomadores de riesgo hasta un extremo mayor grado que los
adultos. Estudios de comportamiento indican que los adolescentes a menudo subestiman las
verdaderas consecuencias de sus acciones. En cambio, los adolescentes, como grupo, a menudo
valoran la impulsividad, la búsqueda de diversión y la aprobación de los compañeros más que los
adultos hacen Ver Laurence Steinberg, Adolescencia 88. (6ª ed. 2002). Los estudios han
documentado que es estadísticamente normativo para que los adolescentes se involucren en alguna
forma de actividad ilegal. Ver Moffitt, supra, en 29. Pero los niveles de planificación y pensando en
el futuro aumentar a medida que los adolescentes crecen más. Ver Jari-Erik Nurmi, ¿Cómo ven los
adolescentes su ¿Futuro? Una revisión del desarrollo de la orientación futura y planeamiento, 11
Desarrollo Rev. 1, 29 (1991). En suma, la misma persona que se involucra es riesgoso o incluso
criminal El comportamiento como adolescente puede moderar o desistir de estos comportamientos
como adulto. De hecho, la mayoría lo hace.
2. Los adolescentes que toman decisiones en promedio son menos orientados al futuro y menos
propensos a considerar adecuadamente las consecuencias de su comportamiento
En comparación con los adultos, los estudios muestran que los adolescentes tienen menos
probabilidades de considerar cursos alternativos de acción, entender la perspectiva de los demás, o
restringir impulsos En un estudio de más de 1.000 adolescentes y adultos, investigadores
demostraron las relaciones entre los factores de la edad, madurez y toma de decisiones antisociales.
Elizabeth Cauffman y Laurence Steinberg, madurez y juicio en la adolescencia: por qué los
adolescentes pueden ser menos culpables que los adultos, 18 Behav. Sci. Y L. 741 (2000). Los
adolescentes, en promedio, fueron "menos responsables, más miopes y menos templados que el
promedio adulto. "Id. en 757. En este estudio, el cambio más dramático en el comportamiento se
produjo en algún momento entre los 16 y 19 años de edad, especialmente con respecto a la
"perspectiva" (es decir, la consideración de diferentes puntos de vista y contextos más amplios de
decisiones), y "temperancia" (es decir, la capacidad de limitar la impulsividad y evaluar situaciones
antes de actuar). Carné de identidad en 756. Y no fue hasta los 19 años que este desarrollo de toma
de decisiones responsable se estabilizó. Ibídem. Estos hallazgos indican "que una vez producidos
los cambios de desarrollo de la adolescencia son completos, la madurez del juicio puede
estabilizarse”. Ibid.

5
En otros análisis de la competencia en la toma de decisiones, los adolescentes se desempeñaron más
mal que los adultos. Bonnie L. Halpern-Felsher y Elizabeth Cauffman, costos y beneficios de una
decisión: Competencia para la toma de decisiones en adolescentes y adultos, 22 J. Applied
Developmental Psycholog, pp. 257, 268 (2001). Aunque prevalecieron diferencias aún mayores
entre los adolescentes y adultos más jóvenes, concluyeron los investigadores. “Está claro que
importantes avances en el desarrollo de la capacidad de toma de decisiones se produce en algún
momento durante finales de la adolescencia, en 271. Los investigadores explicaron que “estos
cambios tienen un efecto profundo en su capacidad para tomar decisiones consistentemente
maduras”. Ibid. Adultos, por ejemplo, fueron más capaces de sopesar las opciones disponibles para
resolver un problema Carné de identidad, en 268; véase también Lita Furby & Ruth Beyth-Marom,
La toma de riesgos en la adolescencia: una perspectiva para la toma de decisiones, 12
Developmental Rev. 1, 1 (1992) (resaltando cómo los adolescentes buscan diferentes resultados que
los adultos de la toma de decisiones).
El comportamiento de los adolescentes también se ve afectado por su contexto social. Los
comportamientos de los compañeros son un aspecto muy importante de la participación del
delincuente. Ver Dana L. Haynie, Amistad Redes y delincuencia: la naturaleza relativa de los pares
Delincuencia, 18 J. Criminología Cuantitativa 99, 123 (2002). La investigación muestra que la
probabilidad de ser influenciado por los pares disminuye después de que los individuos alcanzan
edad adulta. Peggy C. Giordano et al., Cambios en las relaciones de amistad a lo largo del curso de
la vida: implicaciones para Desistimiento del crimen, 41 Criminología 293, 319 (2003) (estudio
longitudinal). Mayor fuerza de una amistad. La red puede aumentar la influencia de los compañeros
en el comportamiento. Ver Dana L. Haynie, Revisión de Pares Delincuentes: ¿Materia de estructura
de red?, 106 am. J. Sociología 1013, 1048 (2001). Comportamiento delictivo, asociaciones de
iguales y Las creencias delincuentes juntas se influyen mutuamente. Ver Terence P. Thornberry y
otros, Delinquent Peers, Beliefs, and Comportamiento delincuente: una prueba longitudinal de la
teoría interaccional, 32 Criminología 47, 74-75 (1994).

3. La investigación neuropsicológica demuestra que el cerebro adolescente no ha alcanzado


madurez adulta
¿Por qué los adolescentes muestran diferencias con los adultos con respecto a la toma de riesgos, la
planificación, la inhibición de los impulsos, y generando alternativas? Investigaciones recientes
sugieren una dimensión biológica a la inmadurez del comportamiento adolescente: El cerebro
humano no se asienta en su forma de adulto hasta después de que los años adolescentes hayan
pasado y la persona haya entrado en la edad adulta joven.
Avances en la resonancia magnética (MRI) La tecnología ha abierto una nueva ventana a las
diferencias entre cerebros adolescentes y adultos. Tecnología de resonancia magnética produce
imágenes exquisitamente precisas del cuerpo interior y el cerebro. A partir de la década de 1990, las
IRM "funcionales" permiten el mapeo no solo de la anatomía del cerebro sino también de la
observación del funcionamiento del cerebro mientras un individuo realiza tareas que involucran el
habla, la percepción, el razonamiento y la toma de decisiones. Véase, por ejemplo, Kenneth K.
Kwong et al., Imágenes dinámicas de resonancia magnética de la actividad cerebral humana durante
la estimulación sensorial primaria, 89 Proc. Nacional Acad. Sci. 5675 (1992) (uso temprano de
resonancia magnética funcional para visualizar la cerebro). Los estudios longitudinales de RM han
permitido a los investigadores rastrear cerebros individuales a medida que se desarrollan durante la
adolescencia observándolos a intervalos periódicos. Ver, por ejemplo, Jay N. Giedd et al., Brain
6
Development durante la infancia y adolescencia: estudio longitudinal de resonancia magnética, 2
Nature Neuroscience 861, 861 (1999) (estudio de 145 niños y adolescentes escaneado hasta cinco
veces en aproximadamente 10 años).
De particular interés en la toma de decisiones y la culpabilidad criminal es el desarrollo del lóbulo
frontal del cerebro. Los lóbulos frontales, especialmente la corteza prefrontal, desempeñan un papel
fundamental en el ejecutivo o "CEO" funciones del cerebro que se consideran las más altas.
Funciones del cerebro. Vea Elkhonon Goldberg, El cerebro ejecutivo: Los lóbulos frontales y la
mente civilizada 23 (2001). Están involucrados cuando un individuo planea e implementa conductas
dirigidas a objetivos seleccionados, coordinando y aplicando las habilidades cognitivas necesarias
para lograr la meta Ver id. A las 24. Interrupción de funciones. Asociado a los lóbulos frontales
puede llevar a alteraciones. De previsión, pensamiento estratégico y gestión de riesgos. Ver M.
Marsel Mesulam, Neuroanatomía conductual, en Principios de neurología cognitiva conductual 1,
47-48 (M. Marsel Mesulam ed., 2d ed. 2000). El deterioro del lóbulo frontal se ha asociado con una
mayor impulsividad, dificultades en la concentración, atención y autocontrol y deficiencias en la
toma de decisiones. Carné de identidad. a los 42-45. Uno “El distintivo de la disfunción del lóbulo
frontal es la dificultad en tomar decisiones que sean en el mejor interés a largo plazo del individuo
”. Ver Antonio R. Damasio y Steven W. Anderson, los lóbulos frontales, en neuropsicología clínica
404, 434 (Kenneth M. Heilman y Edward Valenstein eds., 4ª ed. 2003).
Los estudios de RMN de desarrollo neurológico indican que esta área ejecutiva del cerebro es una
de las últimas partes del cerebro en alcanzar la madurez. Ver Nitin Gogtay et al., Dynamic Mapping
del desarrollo cortical humano durante la infancia A principios de la edad adulta, 101 Proc.
Nacional Acad. Sci. 8174, 8177 (2004). En la adolescencia temprana, la proliferación de grises.
Materia - que consiste en cuerpos de células neuronales y dendritas - picos Ver Giedd et al., Supra,
en 861-8623.
Durante la adolescencia, el tamaño de los lóbulos frontales no está muy alterado, pero su
composición, formada por cerebro gris y blanco. La materia, sufre un cambio dinámico mientras
mejora el funcionamiento cognitivo. Un cambio importante es que el gris. la materia se diluye. Ver
Elizabeth R. Sowell et al., Mapping Crecimiento cerebral continuo y reducción de la densidad de la
materia gris en la corteza frontal dorsal: relaciones inversas Durante la maduración cerebral
postadolescente, 21 J. Neurosci. 8819, 8821 (2001) (estudiando 7-11, 12-16 y 23-30 años de edad)
grupos). Un factor que contribuye al adelgazamiento del gris. Se piensa que la materia es "poda" lo
que fortalece la Conexiones entre las neuronas restantes. Ver a Peter R. Huttenlocher, Plasticidad
neural: los efectos del medio ambiente en el desarrollo de la corteza cerebral 41, 46-47, 52-58, 67
(2002).

3
Ver también Reiss, supra, en 1770 (hallazgo de expansión de la materia blanca). Particularmente prominente
en la región prefrontal del cerebro, un área implicada en la regulación de orden superior de las funciones
cognitivas); Elizabeth R. Sowell et al., Localización de cambios relacionados con la edad en la estructura
cerebral entre la niñez y la adolescencia mediante el uso de mapas estadísticos paramétricos, 9 NeuroImage
587, 593 (1999) (que asocia el cambio de la sustancia gris a la blanca en Cortezas dorsales de los lóbulos
frontal y parietal con mielinización en estas regiones del cerebro); Elizabeth R. Sowell et al., Evidencia en
vivo para la maduración cerebral post-adolescente en regiones frontales y estriatales, 2 Nature Neuroscience
859, 860 (1999) (remarcando esa reducción de la sustancia gris del lóbulo frontal en la adolescencia
probablemente refleja un aumento de la mielinización que puede mejorar el procesamiento cognitivo en la
edad adulta).
7
La investigación en resonancia magnética revela que en las mismas regiones donde la materia gris
se adelgaza, la materia blanca aumenta significativamente durante la adolescencia, probablemente a
través de un proceso llamado "mielinización" en el que se envuelve una sustancia llamada mielina
alrededor de los axones de las células cerebrales. La mielinización mejora la conectividad de los
tractos neurales al aislar el axón por lo que acelerando enormemente la comunicación entre células,
permitiendo que el cerebro procese información de manera más eficiente y de forma fiable. Ver
Goldberg, supra, en 144. En un estudio de los menores de 5 a 17 años de edad, la materia blanca
dentro del área prefrontal de los lóbulos frontales aumentan constantemente con la edad,
probablemente reflejando los avances de la mielinización. Allan L. Reiss et al., Brain Development,
Gender and IQ in Children: A Volumetric Imaging Study, 119 Brain 1763, 1767- 1768 (1996). Un
estudio longitudinal de resonancia magnética a nivel nacional Instituto de Salud Mental documentó
un aumento en la materia blanca continúa en la adolescencia hasta menos de 22 años. Giedd et al.,
supra, al 861-862.3 un estudio reciente de RMN longitudinal capturado patrones comunes de
desarrollo al reexaminar a los mismos niños y adolescentes de 4 a 21 años cada dos años a lo largo
del año en curso de un período de diez años. Nitin Gogtay et al., Supra.
Los investigadores encontraron que la maduración de la corteza cerebral, o capa externa, seguido de
"hitos relevantes a nivel regional en el desarrollo cognitivo y funcional”, id. en 8177, con “partes
del cerebro asociadas con las funciones más básicas maduran temprano ”. Ibid. Nuevamente, el
estudio confirmó que “para madurar fueron áreas involucradas en función ejecutiva, atención y
coordinación motora (lóbulos frontales)” Ibid.
Estos hallazgos de la investigación reciente de MRI convergen con estudios post mortem anteriores
y otras investigaciones explorando el proceso de maduración del cerebro humano. Se habían
observado correlaciones cercanas entre mielinización y adquisición de funciones cerebrales. Ver
paul i Yakovlev y Andre-Roch Lecours, los ciclos mielogenéticos de la maduración regional del
cerebro, en desarrollo regional del cerebro en la vida temprana 3, 63-64 (Alexandre Minkowski ed.,
1967). La maduración tardía de los lóbulos frontales es también consistente con la investigación del
electroencefalograma (EEG) mostrando que la región ejecutiva frontal madura desde edades 17 a 21
- después de la maduración parece cesar en otras regiones del cerebro. William J. Hudspeth y Karl
H. Pribram, Índices psicofisiológicos de maduración cerebral, 21 Int'l J. Psychophysiology 19, 26-
27 (1990); véase también R.W. Thatcher et al., Hemisferios cerebrales humanos se desarrollan en
diferentes tasas y edades, 236 Science 1110, 1113 (1987) (El estudio EEG reveló que, entre los 15
años y la edad adulta, Las redes de fibra enfocadas principalmente en los lóbulos frontales
crecieron, permitiendo mayores asociaciones funcionales entre los regiones del cerebro).
El surgimiento de la investigación neuropsicológica es una vista impresionante del cerebro y su
maduración gradual, en mucho mayor detalle que el visto antes. Aunque los mecanismos precisos
subyacentes siguen siendo explorados, lo que es cierto es que, en la adolescencia tardía, aspectos
importantes de la maduración del cerebro sigue siendo incompleta, particularmente aquellos
involucrando las funciones ejecutivas del cerebro.

4. Dado que las personas de 16 y 17 años como grupo tienen un desarrollo menos maduro que
el de los adultos, la imposición de la pena capital a estos adolescentes no sirve para lo que se
reconoce judicialmente propósitos de la sanción

8
Esta Corte ha reconocido que la constitucionalidad de la legitimidad de la pena de muerte depende
de su capacidad para servir "como retribución y disuasión de delitos capitales". Atkins v. Virginia,
536 U.S. 304, 319 (2002) (interno comillas omitidas). "A menos que la imposición de la pena de
muerte * * * contribuye de manera mensurable a uno o ambos de estos objetivos, no es más que el
sin propósito y la innecesaria imposición de dolor y sufrimiento, y por lo tanto un castigo
inconstitucional. ”Ibid. (cita interna marcas omitidas).
“Con respecto a la retribución * * * la severidad del castigo apropiado depende necesariamente de
la culpabilidad, es decir, la culpabilidad del ofensor. Ibídem; véase también Stanford v. Kentucky,
492 Estados Unidos 361, 382 (1989) (O’Connor, J., concurrente en parte y concurrente en el
sentencia) (la Octava Enmienda requiere una proporcional “Nexo entre el castigo impuesto y la
culpabilidad del acusado”) (comillas internas omitido).
La Corte ya ha reconocido que el personal se reduce la culpabilidad en el caso de personas con
discapacidad mental. Retraso debido a “capacidades disminuidas para entender y procesar
información, comunicar, abstraer de los errores y aprender de la experiencia, para elaborar
argumentos lógicos, razonar, controlar los impulsos, y entender las reacciones de los demás".
Atkins, 536 EE. UU. a 318. Cuando tal categoría de delincuentes disminuyó significativamente. La
culpabilidad por sus actos, queda prohibida la pena capital. Porque el mayor grado de retribución
social no es justificado. Carné de identidad en 319; véase también Elizabeth S. Scott & Laurence
Steinberg, Blaming Youth, 81 Tex. L. Rev. 799, 822-839 (2003) (proponiendo excluir
categóricamente a los adolescentes de ejecución debido a su desarrollo inmadurez).
Del mismo modo, la naturaleza emergente del carácter adolescente hace que la ejecución de los
jóvenes de 16 y 17 años no llegue a los fines que este Tribunal ha articulado para la pena capital.
Ese personaje emergente, demostrado por la toma de decisiones de desarrollo inmaduro en
comparación con los adultos, y paralela al desarrollo del cerebro, disminuye la culpabilidad del
adolescente y hace no merecer la retribución de la ejecución porque incluso “la culpabilidad del
asesino [adulto] promedio es insuficiente para justificar la sanción más extrema ". Atkins, 536 U.S.
at 319.
Con respecto a la disuasión, la pena de muerte será tener un efecto cuestionable sobre los
adolescentes como grupo. Porque son más impulsivos y menos capaces de anticipar las
consecuencias de sus acciones. De hecho, aunque identificar grupos comparables de jóvenes que
han sido probados como adulto versus aquellos que han sido juzgados como juveniles ha resultado
difícil, la investigación no ha podido establecer que la amenaza de castigo penal de adultos a través
de renuncia o traslado al sistema de justicia penal para adultos ha tenido algún efecto disuasorio
sobre la conducta indebida de los adolescentes. Ver Simon I. Singer y David McDowall,
criminalizando la delincuencia: los efectos disuasorios del joven de Nueva York Ley de
delincuentes, 22 L. & Soc’y Rev. 521, 529-532 (1988) (midiendo las tasas de arresto en Nueva York
antes y después del cambio Requerir enjuiciamiento de algunos adolescentes en materia penal.
Corte); Eric L. Jensen y Linda K. Metsger, una prueba de la efecto disuasivo de la exención
legislativa en jóvenes violentos Crimen, 40 Crimen y Delinq. 96, 100-102 (1994) (evaluando los
efectos disuasorios del estatuto de Idaho que ordena procesar como adultos los adolescentes
acusados de graves infracciones).4

4
Estudios que comparan las tasas de reincidencia entre grupos comparables de adolescentes procesados por la
justicia penal o juvenil. Los sistemas no mostraron un efecto disuasivo específico significativo de la
exposición al sistema de justicia penal de adultos. Ver a Jeffrey Fagan, Separando el Men From the Boys: La
ventaja comparativa de Juvenile Versus. Sanciones penales en materia de reincidencia por delitos graves de
9
Como en el caso de los delincuentes con retraso mental, “ Es el mismo deterioro cognitivo y
conductual que hacer a estos acusados menos moralmente culpables * * * que también hacen menos
probable que procesen la información de la posibilidad de ejecución como una sanción y, como un
resultado, controlar su conducta en base a esa información ". Atkins, 536 EE. UU. A 320. Así, bajo
Atkins, porque la investigación indica que la imposición de la pena capital en los adolescentes no
"contribuyen mensurablemente" a los objetivos de retribución o disuasión, es “una
inconstitucionalidad el castigo” en tales casos, en 319.

B. Los procedimientos de la sentencia capital individualizados no tienen en cuenta el efecto


atenuante de la adolescencia de una manera suficientemente confiable para cumplir con la
octava enmienda de la Corte Suprema

La confiabilidad ha sido durante mucho tiempo una piedra de toque de esta Corte la jurisprudencia
de la octava enmienda que rige la pena capital. Los procedimientos de la sentencia por la severidad
y finalidad de la sanción. El Tribunal ha dejado claro que la fiabilidad adquiere un mayor
significado en la determinación de si un acusado debe ser condenado a muerte porque una vez que
se lleva a cabo la sanción, es irreversible y no se puede rescindir, incluso si el error se revela más
tarde. “Debido a esa diferencia cualitativa, existe una diferencia correspondiente en la necesidad de
fiabilidad en la determinación de que la muerte es el castigo apropiado.
En un caso específico Woodson v. North Carolina, 428 U.S. 280, 305 (1976) (opinión de la
pluralidad). Por supuesto, la fiabilidad de la determinación depende en gran parte de la
confiabilidad de la información que se presenta al tomador de decisiones. “[A] La información de
sentencia precisa es una requisito indispensable para una determinación razonada de si un acusado
vivirá o morirá por un jurado de personas quien nunca antes haya tomado una decisión de sentencia
"Gregg v. Georgia, 428 US 153, 190 (1976) (opinión conjunta). Crítico para la posición del Estado
de Missouri es el caso del supuesto de que la sentencia individualizada puede identificar de manera
confiable a los adolescentes acusados que no hacen mérito de ejecución. La sentencia capital
individualizada hace permitir la presentación de evidencias atenuantes, incluyendo la relacionada
con la juventud, que, por supuesto, puede ser relevante también en ciertos casos de adultos jóvenes.
Pero los cambios en el comportamiento, las actitudes, la perspectiva, el riesgo y la personalidad que
son las características de la adolescencia excluyen de manera confiable predecir el carácter de un
acusado juvenil en la edad adulta o la probabilidad de que él o ella continúe siendo peligroso en la
edad adulta. En términos más simples, evaluar a un adolescente es como intentar golpear un
objetivo en movimiento debido a la Transiciones evolutivas características de la adolescencia.
1. La naturaleza inestable de la personalidad adolescente confunde los intentos de hacer
determinaciones suficientemente confiables sobre la Carácter y comportamiento futuro de los
adolescentes acusados para apoyar la ejecución
a. Bajo la jurisprudencia de la Octava Enmienda de esta Corte, los jurados de sentencia de capital
deben tener la posibilidad de considerar la evidencia del “carácter y registro de la delincuente

adolescentes delincuentes, en el Libro de consulta sobre jóvenes, violentos y crónicos delincuentes 238, 249-
250, 253-254 (James C. Howell et al. Eds., 1995) (indicando que las tasas de reincidencia no fueron
generalmente más bajas para los adolescentes en El sistema de justicia penal en oposición a los tratados por el
menor. sistema de justicia, en un estudio interjurisdiccional); Lawrence Winner et al. La transferencia de
menores a la corte penal: reexaminando la reincidencia A largo plazo, 43 Crime & Delinq. 548, 551-562
(1997) (comparando las tasas de reincidencia de delincuentes adolescentes comparables en Florida).
10
individual ". Woodson, 428 EE. UU. a 304 (pluralidad opinión); Lockett v. Ohio, 438 U.S. 586, 604
(1978) (pluralidad opinión) (que requiere que "el carácter o registro de un acusado" no debe ser
excluido de la consideración como evidencia atenuante). Varios esquemas estatutarios estatales
específicamente permiten evidencia de El carácter de un acusado en la sentencia capital. Ver, por
ejemplo, Fla, cap. 921.141 (1) ("la evidencia se puede presentar en cuanto a cualquier asunto que el
tribunal considere pertinente a la naturaleza de la crimen y el carácter del acusado ”); California.
Penal Código § 190.3 (“las pruebas pueden presentarse * * * en cuanto a * * *El carácter del
acusado ").
Esta Corte ha sostenido que los jurados de sentencia de capital también se les permite
constitucionalmente considerar el futuro peligrosidad de un acusado. Ver Jurek v. Texas, 428 U.S.
262, 274-275 (1976) (opinión de la pluralidad) 5. Por otra parte, los jurados capitales de sentencia a
veces son requeridos por ley para considerar la peligrosidad futura del acusado. Entre los estados
con pena de muerte para menores, tres incluir la futura peligrosidad del acusado como un factor que
los jurados deben considerar en la sentencia en un caso capital 6. En un cuarto estado que permite la
pena de muerte para menores, se requiere de peligrosidad futura para la imposición de la pena de
muerte7. Estos cuatro Estados, en su conjunto, han ejecutado el 82 por ciento de los juveniles
ejecutados desde 1976.
Centro de Información de Penas de Muerte, Juveniles Ejecutados en Estados Unidos en la era
moderna (desde el 1 de enero de 1973) (enumerando 22 ejecuciones juveniles), en http: // www.
deathpenaltyinfo.org/article.php?scid=27&did=203 (última visita en julio 9, 2004). La evidencia de
peligrosidad futura también se presenta en algunas jurisdicciones como una sentencia no obligatoria
factor8.
Los datos empíricos sugieren que los jurados tienden a considerar peligrosidad futura incluso
cuando el problema no es planteado por El fiscal en la fase de penalización de un caso capital. Juan
H. Blume et al., Peligrosidad futura en casos de capital: Siempre "en cuestión", 86 Cornell L. Rev.
5
Véase también Simmons v. South Carolina, 512 US 154, 163 (1994) (opinión de la pluralidad) (señalando
que los fiscales “frecuentemente enfatizan la peligrosidad futura del demandado en su evidencia y
argumento en la fase de sentencia”); carné de identidad. en 178 (O’Connor, J., concurriendo en el sentencia)
(cuando el Estado pone en peligro la peligrosidad futura de un demandado de capital, el debido proceso le
da derecho al acusado a informar al jurado sobre la libertad condicional inelegibilidad); California v. Ramos,
463 U.S. 992, 1003 (1983) (Estado se permite constitucionalmente para instruir al jurado de sentencia capital
para considerar el poder del Gobernador para conmutar una sentencia de por vida sin posibilidad de libertad
condicional a una sentencia menor que permita la libertad condicional porque "se enfoca el jurado sobre la
probable peligrosidad futura del demandado ").
6
Código de Idaho § 19-2515 (9) (h) (considerando si el acusado “ha exhibido una propensión a cometer
asesinato que probablemente constituirá una continua amenaza para la sociedad”); Okla. Stat. teta. 21, §
701.12 (7) (considerando si existe una "probabilidad de que el acusado cometa actos criminales de violencia
que constituirían una amenaza continua para sociedad"); Código de Virginia. § 19.2-264.2 (1) (igual).
7
Tex. Crim. Proc. Código Ann. § 37.071 (2) (b) (1) (excluyendo la imposición de la pena de muerte a menos
que el jurado encuentre que “existe una probabilidad de que el acusado cometería actos criminales de
violencia que constituyen una amenaza continua para la sociedad").
8
Cf. Estados Unidos v. Spivey, 958 F. Supp. 1523, 1534 (D.N.M. 1997) (permitiendo la consideración del factor
agravante no estatutario de peligrosidad futura); Estados Unidos v. Nguyen, 928 F. Supp. 1525, 1542 (D. Kan.
1996) (permitiendo un factor agravante no estatutario preguntando si “[t] l acusado representa un peligro
continuo para la vida y la seguridad de los demás en el futuro").
11
397, 405-408 (2001) (presentando datos del Proyecto Jurado de Capital); ver también Lawrence T.
White, Jurado en la toma de decisiones en la capital. Juicio de penalización, 11 L. y Hum. Behav.
113, 124 (1987) (los factores de hallazgo relacionados con la peligrosidad son superados solamente
por factores relacionados con la naturaleza del delito en estudio de razones por las cuales los
jurados votaron por una sentencia de muerte).
La determinación de un jurado de sentencia capital de los futuros La peligrosidad es un factor de
sentencia muy agravante. y puede ser determinante de resultado. Un estudio en texas mostró que los
demandados de capital que no recibieron la pena de muerte eran usualmente aquellos a quienes los
jurados decidían. No planteará un peligro futuro para la sociedad. Ver a James W. Marquart et al.,
Contemplando la bola de cristal: Can Jurors ¿Predecir con precisión el peligro en casos de capital ?,
23 L. & Soc’y Rev. 449, 463 (1989) (encontrando el 85% de los jurados entre 1974 y 1988 se
negaron a imponer la pena de muerte. encontrar peligrosidad futura del demandado); ver también
William J. Bowers et al., The Capital Sentencing Decision: Guided Discreción, juicio moral
razonado o ficción legal, en
La experiencia de Estados Unidos con la pena capital 413, 430- 431 (James R. Acker et al. Eds., 2ª
ed. 2003) (hallazgo en 14- Estudio estatal que "la futura peligrosidad del acusado"
[fue] un tema especialmente destacado "en las deliberaciones del jurado); Theodore Eisenberg &
Martin T. Wells, mortal Confusión: Instrucciones del jurado en casos de capital, 79 Cornell L. Rev.
1, 4-6 (1993) (al encontrar en un estudio de Carolina del Sur que la peligrosidad en el futuro ocupó
el segundo lugar sólo en el crimen mismo atención prestada en las deliberaciones de fase penal del
jurado, eclipsando evidencia presentada en mitigación).
B. Estos dos factores comunes de sentencia de carácter y la peligrosidad futura, sin embargo,
presentan especiales. Problemas de fiabilidad en procesos de sentencia de capitales. Para los
acusados de 16 y 17 años. Aunque mental profesionales 9 de la saludson capaces de caracterizar las
características funcionales y de comportamiento de un adolescente individual, su capacidad para
predecir de forma fiable la futura formación de personajes, la peligrosidad, o la facilidad para la
rehabilitación es inherentemente limitada. Esto es cierto incluso para adolescentes con historias de
comportamiento delincuente por mala conducta. Disminuye a un ritmo elevado entre la
adolescencia y la edad adulta. Así, la capacidad de los profesionales de la salud mental para
distinguir entre los relativamente pocos adolescentes que continuará como criminales de carrera y la
gran mayoría de adolescentes que, como adultos, "repudiarán a sus imprudentes experimentaciones”
es limitada. Ver Steinberg & Scott, Menos Culpable por la razón de la adolescencia: inmadurez del
desarrollo, responsabilidad disminuida y muerte juvenil Penalidad, supra, a las 1016.
El manual que rige la evaluación profesional de los trastornos psiquiátricos prohíben sabiamente el
diagnóstico de trastorno antisocial de personalidad en personas menores de 18 años. Asociación
Americana de Psiquiatría, Diagnóstico y Estadística.
Manual de trastornos mentales 702, 706 (4ª ed. De texto rev. 2000) (DSM). Para trastornos de
personalidad adolescente en general, el DSM advierte que no pueden ser diagnosticados. excepto en
los "casos relativamente inusuales en los que el rasgos de personalidad desadaptativos particulares
del individuo parecen ser omnipresentes, persistentes y es poco probable que lo sean limitado a una

9
“Profesionales de la salud mental” se utiliza aquí para incluir psicólogos, psiquiatras y otros que
evalúan a los adolescentes, particularmente en el contexto de la sentencia capital.

12
etapa de desarrollo particular, "id. en 687, o a "un episodio de un trastorno del Eje I", por ejemplo,
depresión. Ibídem. La limitación del DSM para evaluar la personalidad antisocial el trastorno es aún
más grave, prohibiendo categóricamente su diagnóstico “en individuos menores de 18 años”. Ibid.
En consecuencia, los intentos de predecir en la sentencia de capital la formación de caracteres de un
delincuente adolescente y la peligrosidad en la edad adulta es inherentemente propensa al error y
crear un riesgo obvio de ejecución errónea los misma evidencia que podría ser usada para
argumentar que una muerte la sentencia está justificada en el caso de un adulto acusado puede, en
un adolescente, muy bien refleja un comportamiento transitorio que no apoyaría tal argumento.
Este problema surge, en particular, en el etiquetado de Algunos delincuentes adolescentes como
psicópatas. Psicopatía, a veces llamada sociopatía, es una característica de la personalidad adulta
definida principalmente por una combinación de antisocial comportamiento, insensibilidad y
desapego emocional. Ver Robert D. Hare, Psicopatía: una construcción clínica cuyo ha llegado el
momento, 23 Crim. Sólo. & Behav. 21, 25 (1996).
Se ha descrito a los psicópatas como "actuar en conciencia y en sentimientos por los demás, [y]. . .
de sangre fría tomar lo que quieren y hacer lo que les plazca, violando las normas sociales y las
expectativas sin el más mínimo sentimiento de culpa o arrepentimiento ”. Id. a los 26
A diferencia de los trastornos como la depresión, la psicopatía es presumiblemente asentado, estable
a lo largo del tiempo y resistente, si no es absolutamente impermeable, cambiar. Algunos expertos
tienen llegado a la conclusión de que "en este momento no hay
Evidencia empírica para sugerir que la psicopatía es tratable". Carl B. Gacono et al., Tratamiento
del trastorno de conducta, antisocial, y personalidades psicopáticas, en el tratamiento de adultos y
delincuentes juveniles con necesidades especiales 99, 113 (José B. Ashford et al. eds., 1997)
(énfasis en el original). Como un grupo, los psicópatas "son responsables de una cantidad
marcadamente desproporcionada del delito grave, la violencia y angustia social en todas las
sociedades. ”Hare, supra, a los 26. Un análisis concluyó que los delincuentes psicopáticos eran
aproximadamente cuatro veces más probabilidades de cometer un futuro Delitos violentos como lo
fueron los delincuentes no psicopáticos. James F. Hemphill et al., Psicopatía and Reincidencia: Una
revisión, 3 Psicología Jurídica y Criminológica. 139, 160 (1998).
La evidencia de psicopatía puede alentar fuertemente la imposición de la pena de muerte en un caso
particular. De hecho, algunos de los casos que han dado forma a la Corte es la sentencia de pena de
muerte se ha centrado en la evidencia de las tendencias psicopáticas. Ver, por ejemplo, Estelle v.
Smith¸ 451 Estados Unidos 454, 459-460 (1981) (evidencia del Estado que el acusado fue "un
sociópata muy severo"); Satterwhite v. Texas, 486 U.S. 249, 259-260 (1988) (evidencia del Estado
que el acusado sería una amenaza continua para la sociedad y fue "tan severa un sociópata como
puedas ser”); Descalzo v. Estelle, 463 U.S. 880, 918-919 (1983) (Blackmun, J., disentir) (Estado
evidencia de que el acusado era un "sociópata criminal" a quien ningún tratamiento podría cambiar).
En un reciente estudio de medición. El efecto sobre los laicos de rasgos hipotéticos, participantes
eran considerablemente más propensos a apoyar una sentencia de muerte cuando un adolescente
delincuente fue descrito como psicopático. John F. Edens et al., Rasgos psicopáticos predicen
actitudes hacia un Asesino Capital Juvenil, 21 Behav. Sci. & L. 807, 822 (2003).
Los fenómenos antisociales que son emblemáticos de la psicopatía en adultos es difícil de evaluar
con adolescentes. El investigador cuya innovadora descripción de la personalidad psicopática se
convirtió en la base de lo moderno. Las técnicas de diagnóstico advirtieron que "el niño o el
adolescente se comportarán por un tiempo de una manera que parecería apenas es posible para
13
nadie más que el verdadero psicópata y cambio posterior, convirtiéndose en un miembro normal y
útil de". Hervey Cleckley, La máscara de la cordura 270 (5ª ed. 1976); ver también John F. Edens et
al., Evaluación de “Psicopatía juvenil” y su asociación con la violencia: A Critical Review, 19
Behav. Sci. & L. 53, 77 (2001) ("Porque la mayoría de los adolescentes manifiestan algunos" rasgos
"y comportamientos durante este período que pueden ser fenotípicamente similares a los síntomas
de la psicopatía, la adolescencia puede ser la más difícil etapa de la vida en la que detectar esta
personalidad"). Usando evaluaciones psicológicas estándar, varios comportamientos y rasgos que
se asocian con el normal desarrollo en adolescentes es, en adultos, indicativo de psicopatía. Estos
incluyen propensión al aburrimiento, la impulsividad, la irresponsabilidad, la falta de aceptación de
la responsabilidad de las acciones de uno, y las relaciones interpersonales inestables. Ver Robert D.
Hare, Lista de verificación de la psicopatía de liebre revisada (2ª ed. 2003) (PCL-R) 10 .10 Más
recientemente, esta lista de verificación ha sido modificado para adolescentes, Adelle E. Forth et al.,
Hare Lista de verificación de psicopatía: Versión para jóvenes (2003) (PCL-YV), pero La revisión
mantiene la estructura básica del adulto. Versión, modificando la aplicación de algunos factores
adultos, tales como como el factor adulto de "relaciones maritales a corto plazo". Adelle E. Forth y
Heather C. Burke, Psicopatía en Adolescencia: Evaluación, Violencia y Desarrollo. Precursores, en
Psicopatía: Teoría, Investigación e Implicaciones para la Sociedad 205, 207 (David J. Cooke et al.
Eds., 1995).
Aunque el PCL-YV y otras medidas de la psicopatía pueden ayudar a hacer predicciones a corto
plazo de violencia de comportamiento en la adolescencia, “proporcionan poco apoyo para el
argumento de que la psicopatía durante la adolescencia es un predictor robusto de la violencia
futura, particularmente la violencia eso ocurre más allá de la adolescencia tardía ”. Edens et al.,
Evaluación de“Psicopatía juvenil ”y su asociación con Violencia: una revisión crítica, supra, en 73
(énfasis en original). A pesar de los hallazgos de estabilidad durante unos pocos meses de rasgos
psicopáticos entre los adolescentes, "[c] learly, hay No hay datos para determinar el riesgo real para
el diagnóstico de adultos en niños que tienen puntuaciones altas en rasgos psicopáticos ". Paul J.
Frick et al., La estabilidad a los 4 años de los rasgos psicopáticos en Jóvenes No Referidos, 21
Behav. Sci. & L. 713, 732 (2003). Al evaluar si dos pruebas diferentes de psicopatía se rastrearon
entre sí o simplemente rastrearon indicios de normalidad. inmadurez en adolescentes, un estudio
concluyó que “[Estas] medidas de psicopatía, una constelación distintiva de rasgos de personalidad
duraderos, fueron menos fuertes asociados entre sí que con las medidas de inmadurez, un amplio
conjunto de incapacidades asociadas con fases normativas de desarrollo [en adolescentes] ”.
Jennifer L. Skeem y Elizabeth Cauffman, vistas de la baja extensión: Comparando la versión juvenil
de la psicopatía lista de verificación con el inventario de rasgos psicopáticos para jóvenes, 21
Behav. Sci. & L. 737, 764 (2003); véase también Daniel Seagrave y Thomas Grisso, Desarrollo del
adolescente y la medición de la psicopatía juvenil, 26 L. & Hum. Behav. 219, 229 (2002)
(expresando preocupación por la tasa de "falsos positivos" en identificación de rasgos psicopáticos
en adolescentes).

10
La lista de verificación completa de la psicopatía de libre revisada comprende dos factores El factor
"Interpersonal / Afectivo" incluye la agudeza / encanto superficial grandioso sentido de la autoestima; mentira
patológica; conning / manipulador; falta de remordimiento o culpa; efecto superficial insensible / falta de
empatía; incumplimiento de responsabilidad por las acciones. El factor de "Desviación social" incluye la
necesidad de estimulación / propensión a aburrimiento / estilo de vida parasitario; malos controles de
comportamiento; comportamiento temprano problemas; falta de objetivos realistas a largo plazo; impulsividad
irresponsabilidad; la delincuencia juvenil; Revocación de libertad condicional y penal. versatilidad. Otros
artículos son el comportamiento sexual promiscuo y muchas relaciones maritales a corto plazo. Robert D.
Hare, Hare PCL-R Manual técnico 85 (2ª ed. 2003).
14
c. El proceso de sentencia no es adecuado para discernir diferencia entre el comportamiento
adolescente transitorio y rasgos de carácter adulto perdurable. Estas distinciones son críticas para
determinar el carácter de un demandado de capital y peligrosidad futura. El comportamiento
observable de diferentes adolescentes pueden ser idénticos en aquellos que persistirán como
delincuentes a través de la edad adulta y aquellos que lo harán no. Ver Edens et al., Evaluación de
"Psicopatía Juvenil" y su asociación con la violencia: una revisión crítica, supra, en 59 (las medidas
de psicopatía pueden tocar "características relativamente normativas y temporales de la
adolescencia en lugar de características de personalidad desviadas y estables ") (énfasis en original);
cf. Thomas Grisso, Double Jeopardy: adolescentes delincuentes con trastornos mentales 64-65
(2004) (la discontinuidad de los trastornos en la adolescencia crea "movimiento objetivos "para la
identificación de trastornos mentales); Edward P. Mulvey y Elizabeth Cauffman, Los límites
inherentes de predecir la violencia escolar, 56 hs. Psicóloga 797, 799. (2001) ("Evaluación de
adolescentes, por lo tanto, presenta el formidable desafío de tratar de capturar un proceso
rápidamente cambiante con pocos marcadores confiables”.
La probabilidad del error al determinar putativamente las características duraderas del
comportamiento de un adolescente son altas. El problema fundamental se encuentra en la
incapacidad de distinguir de manera confiable entre los pocos delincuentes adolescentes que pueden
no ser susceptibles de rehabilitación y los muchos que desistirán espontáneamente o que
responderán a sanción o intervención. La ausencia de pruebas de que las evaluaciones del
comportamiento de los adolescentes se mantendrán estables en la edad adulta invita a reflexionar
sobre la función de la sentencia capital y su carácter poco confiable basada en evaluaciones
defectuosas de personalidad y conducta futura.

2. El lapso de tiempo entre un crimen y la sentencia tiende a complicar la evaluación del


adolescente sentenciado a la pena capital
Incluso si existiera un medio suficientemente confiable para evaluar el verdadero carácter y la
peligrosidad futura de un adolescente acusado, la maduración de un adolescente que ocurre entre la
fecha de un crimen y el tiempo de la evaluación de la sentencia de capital complica aún más los
esfuerzos capturar con precisión las capacidades de un adolescente y vencimiento en el momento de
un delito. En el lapso de tiempo referido es probable que implique mucho más importantes cambios
psicológicos y más cambios en adolescentes que en adultos.
Una evaluación realizada a los fines de la sentencia capital considerará a un adolescente que tiene,
necesariamente, la edad desde la fecha del delito. Habiendo avanzado más allá de la pubertad, el
acusado puede tener más aparición de un hombre que el niño que cometió el delito. En un caso
juvenil, los jurados impusieron una muerte. frase, al menos en parte, basada en la apariencia física
del adulto, aparentemente más adulta. Michael E. Antonio et al., Capital Jurors como la prueba de
fuego conciencia de la comunidad para la pena de muerte juvenil, 87 de la judicatura 275, 282
(2004) (discutiendo datos del Jurado de la Capital Proyecto). El acusado se acercaba a los 21 años
por el momento de la prueba, era físicamente imponente, inusualmente alto, y caracterizado por un
miembro del jurado como un "alto, negro muy musculoso chico ". Ibid. Curiosamente, varios
jurados lo describieron "como completamente sin emociones, a pesar de los informes de otros
jurados de su las lágrimas ante la mención de su hermano asesinado "y su testimonio de la madre.
Ibídem.

15
La maduración del desarrollo neurológico puede haber alterado la impulsividad del adolescente, la
dificultad en las opciones de pesaje, vulnerabilidades a los factores situacionales u otras
características de la inmadurez relativa del desarrollo que existía en el Momento de la infracción.
Exposición a las correcciones de adultos. sistema mientras se espera juicio y sentencia también
puede afectar a los adolescentes, su comportamiento y su presentación. En el estudio del impacto
del encarcelamiento en adolescentes, los delincuentes informaron que, en el mejor de los casos, la
experiencia en instalaciones para adultos Fue una prueba de voluntad y resistencia y, en el peor de
los casos, una experiencia dolorosa y denigrante que sirvió de motivo para que se vuelvan "más
enojados, amargados, cínicos y derrotados". Donna Bishop y Charles Frazier, Consecuencias de la
transferencia, en las cambiantes fronteras de la justicia de menores: transferencia de adolescentes a
la corte penal 227, 259 (Jeffrey Fagan y Franklin E. Zimring eds., 2000).
Una aparición más adulta en la sentencia es más difícil reconciliarse con cualquier evidencia
mitigadora de inmadurez puede ser introducida la opinión profesional emitida por expertos con el
fin de sentencia de capital y la impresión dejada con el sentenciador durante el juicio reflejará una
persona mayor, más madura, aunque la ofensiva.
Las conductas en cuestión eran adolescentes. Así, en muchos casos, El juez y el jurado se
encontrarán con una persona diferente. en los aspectos más relevantes de la persona que cometió el
crimen. El paso de meses o quizás años entre el delito y la sentencia puede castigar a un acusado
porque aparece, piensa y se comporta de una manera más moda madura que él cuando cometió el
delito, eliminando la oportunidad de juzgar el estado de desarrollo del acusado en el momento del
crimen. Cf. Richard L. Wiener et al., Discreción del jurado guiado en casos de asesinato capital: el
papel de los declarativos y procesales Conocimiento, Psych. Pub. Pol’y & L. (de próxima
publicación en 2004) (ms. en 74-82) (estudiando las deficiencias de las instrucciones del jurado
para explicar los conceptos necesarios en la fase de penalización de los juicios por homicidio en
primer grado).
3. El racismo inconsciente puede atribuir falsamente mayor culpabilidad a los afroamericanos
delincuentes adolescentes, la valoración de la madurez y responsabilidad de delincuentes
adolescentes individuales también pueden ser inadmisiblemente influenciado por sesgos
inconscientes
La investigación reciente ha reveló que una creencia estereotipada de que los afroamericanos
adolescentes poseen más intenciones criminales similares a las de los adultos. Manchar juicios
sobre la culpabilidad de los adolescentes delincuentes. Oficiales de policía y oficiales de libertad
condicional reportaron más calificaciones de rasgos negativos, mayor culpabilidad percibida, menos
cualidades infantiles y castigo más severo recomendado. para los adolescentes después de que los
oficiales recibieron una serie de Señales subliminales relacionadas con los afroamericanos. Sandra
Graham y Brian S. Lowery, primarios inconscientes raciales Estereotipos sobre delincuentes
adolescentes, L. & Hum. Behav. (de próxima publicación en 2004) (ms. a 18-19, 25-26). Policía y
los oficiales de libertad condicional inducidos a pensar en los afroamericanos tenían menos
probabilidades de juzgar el hipotético juvenil los delincuentes son inmaduros y es más probable que
los vean como adulto en su comportamiento. Ibídem.
Investigaciones anteriores encontraron que los oficiales de libertad condicional son más propensos a
atribuir la criminalidad de los adolescentes afroamericanos a defectos personales negativos como la
falta de remordimiento, mientras que son más propensos a atribuir comportamiento criminal de los
adolescentes blancos a negativos ambientales. Causas como una familia disfuncional. George S.
Puentes y Sara Steen, Disparidades raciales en las evaluaciones oficiales de Delincuentes juveniles:
16
estereotipos atributivos como mediación Mecanismos, 63 hs. Soc. Rev. 554, 559, 561-564 (1998)
(resumiendo el análisis de regresión de 233 oficial de libertad condicional Informes que controlan
variables como edad, sexo, ofensa, y registro previo) 11.
C. La sentencia capital individualizada no puede corregir el riesgo aumentado de error
producido por la toma de decisiones de adolescentes inmaduros en etapas tempranas
del proceso criminal.

Los juicios de los adolescentes, que en promedio son menos maduros que los adultos, también
afectara la participación del acusado en las etapas del proceso penal anterior a la sentencia. La
inmadurez del adolescente socava la demanda de un acusado y su capacidad para tomar decisiones
significativas y plenamente informadas para gestionar su propia defensa. Decisiones de un acusado
durante todo el proceso de investigación y ensayo puede influir si se buscará o impondrá la pena de
muerte. Como es cierto para los acusados con retraso mental, la posibilidad.
De falsas confesiones, dificultades para dar sentido Asistencia al abogado, y mal desempeño como
testigos todos aumentan la probabilidad de que los adolescentes sean condenados y luego
ejecutados por error. Ver Atkins, 536 U.S. en 320-321.
Un análisis reciente encontró que los adolescentes estaban representados en exceso entre los que
confesaban falsamente en respuesta al interrogatorio. Steven A. Drizin y Richard A.
Leo, el problema de las falsas confesiones en el post-ADN World, 82 N.C. L. Rev. 891, 944 (2004).
Entre un total de 113 falsos confesores, el 16% tenían entre 16 y 17 años, representando la mayor
concentración entre todo el grupo de edad promedio de dos años, 945, tabla 3.12 entre todos los
casos estudiados, confesiones falsas se concentraron en los delitos más graves, la abrumadora
mayoría ocurriendo en casos de homicidio (81%), seguido de casos de violación (9%) e incendio
(3%) en 946. Un caso fue el de la víctima del corredor de Central Park, en la que cuatro niños de 14
a 16 años los acusados fueron condenados por violación u otros delitos en base de sus confesiones,
pero más tarde fueron exoneradas por Evidencia de ADN que vincula el crimen a una serie notoria
violador, en pp. 894-900.
La evidencia falsa presentada por las autoridades a un individuo en un esfuerzo por obtener una
confesión puede llevar a un individuo a confesar un acto que no cometió. Lo mismo el individuo
puede entonces internalizar la confesión y confabular detalles consistentes con la confesión falsa.
Ver Saul M. Kassin y Katherine L. Kiechel, La psicología social de las falsas confesiones:
conformidad, internalización, y confabulación, 7 Psycholog. Sci. 125, 127 (1996) (69% de los
participantes del test firmaron confesiones admitiendo errores 12 Doce otros acusados en el estudio
no fueron incluidos en estos resultados porque sus edades eran desconocidas. A las 945, n. 350.
Juntos, los 125 demandados en el estudio constituían “la mayor colección de casos de confesión
11
Desde 1976, el 55% de los ejecutados en los Estados Unidos que fueron Los menores de 18 años
en el momento de su ofensa eran afroamericanos o latinos. Centro de información sobre la pena de
muerte, menores ejecutados en los Estados Unidos en la era moderna (desde el 1 de enero de 1973)
ejecuciones desde 1976), en http://www.deathpenaltyinfo.org/article.php? scid = 27 y did = 203
(última visita el 9 de julio de 2004). En contraste, el 40% de la delincuentes adultos condenados a
muerte desde 1976 eran afroamericanos o Latinos Centro de información de la pena de muerte, base
de datos de ejecución (listado 895 ejecuciones de adultos desde 1976), en
http://www.deathpenaltyinfo.org/ executions.php (última visita el 9 de julio de 2004).

17
falsa inducidos por el interrogatorio. Estos no han sido reunidos y analizado en la literatura de
investigación en 924. Todos los casos involucrados confesiones que eran "indiscutiblemente falsas".
Id. en 925.
no se comprometieron en tareas administrativas asignadas). La investigación indica que los
adolescentes son más susceptibles a estos tipos de sugerencias de culpabilidad que los adultos. En
un estudio comparando jóvenes de 15 y 16 años con adultos jóvenes de 18 a 26, los adolescentes
eran más propensos a asumir la responsabilidad por un crimen simulado cuando se presenta con
falsa evidencia de su culpa Allison D. Redlich y Gail S. Goodman, Tomando Responsabilidad por
un acto no cometido: la influencia de Edad y sugestibilidad, 27 L. & Hum. Behav. 141, 151 (2003).

La fiabilidad de las convicciones y las sentencias también puede ser directamente afectados por la
comprensión de los adolescentes acusados de sus derechos legales. En un estudio reciente de más de
1.300 adolescentes y adultos jóvenes, los investigadores encontraron que la inmadurez de juicio
adolescente es reflejada en la toma de decisiones en materia penal. Thomas Grisso et al.,
Competencia juvenil para comparecer en juicio: A comparación de las capacidades de los
adolescentes y adultos como prueba Demandados, 27 L. y Hum. Behav. 333 (2003). La
investigación examinó las influencias psicosociales en las decisiones legales que a menudo se les
exige a los acusados criminales que si confesar a la policía o guardar silencio, ya sea o en qué
medida comunicarse con un abogado, y si aceptar o no la oferta de un fiscal, en el 336. Después de
que los participantes completaron una medida estandarizada de habilidades relevantes para la
competencia para enfrentar el juicio, es decir, participar y comprender el proceso del ensayo, los
investigadores pasaron a evaluar la relación entre la inmadurez y las decisiones tomadas en el curso
de una sentencia penal. Ibídem. Incluyendo adolescentes mayores que puntuado a niveles adultos en
medidas de capacidad relevantes para competencia jurídica para ser juzgado, sin embargo tendió
más a menudo que los adultos a tomar decisiones que reflejaban la influencia de la inmadurez
psicosocial, en 336-337, 343. Aunque los adolescentes mayores eran más propensos que
adolescentes más jóvenes para reconocer los riesgos potenciales y comprender cuán desagradables
serían las consecuencias si ocurrido, su percepción de la probabilidad de que lo adverso trae
consecuencias que realmente ocurrirían no fue significativamente diferente a la de los adolescentes
más jóvenes, en 354. En consecuencia, los investigadores concluyeron que “la inmadurez
psicosocial puede afectar las decisiones de una persona joven, las actitudes, y el comportamiento en
el papel del acusado de manera que no implican directamente competencia para ser juzgado, pero
eso puede ser muy importante en la forma en que toman decisiones, interactuar con la policía,
relacionarse con sus abogados y responder al contexto de prueba. "Id. en 361. Eso significa que los
adolescentes “pueden tomar decisiones legales diferentes de las que se harían en su edad adulta ".
Id. en 335.
CONCLUSIÓN
Por las razones expuestas anteriormente y en resumen, la sentencia del Tribunal Supremo de Misuri
debería ser afirmado.
Respetuosamente,
NATHALIE F.P. GILFOYLE
Consejero general

LINDSAY NIÑOS-BEATTY
18
ASOCIACIÓN PSICOLOGÍA AMERICANA
750 First Street, NE
Washington, DC 20002

DREW S. DAYS, III


Consejo de registro

BETH S. BRINKMANN
SHERRI N. BLOUNT
TIMOTHY C. LAMBERT
MORRISON & FOERSTER LLP
2000 Pennsylvania Ave., NW
Washington, DC 20006
(202) 887-1500

Abogados de Amici Curiae


19 de julio de 2004

19

También podría gustarte