Está en la página 1de 10

Copyright © 2013. Editorial Universidad de Burgos. All rights reserved.

CAPÍTULO 4:
EL OBJETO DE OBSERVACIÓN Y
LOS PROBLEMAS DE LA
OBSERVACIÓN

Sáiz, Manzanares, María Consuelo, and Llamazares, María del Camino Escolar. Observación sistemática e investigación en contextos
educativos, Editorial Universidad de Burgos, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/ucsursp/detail.action?docID=3217332.
Created from ucsursp on 2019-04-14 19:24:17.
Copyright © 2013. Editorial Universidad de Burgos. All rights reserved.

Sáiz, Manzanares, María Consuelo, and Llamazares, María del Camino Escolar. Observación sistemática e investigación en contextos
educativos, Editorial Universidad de Burgos, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/ucsursp/detail.action?docID=3217332.
Created from ucsursp on 2019-04-14 19:24:17.
CAPÍTULO 4: EL OBJETO DE OBSERVACIÓN Y LOS PROBLEMAS DE LA OB-
SERVACIÓN
El objeto o ¿nalidad de la observación permite determinar los métodos de la
misma. Los problemas de la observación se centran en el sujeto que es observado,
en el sujeto que observa y en el sistema de observación empleado. Todo ello va a
describir la situación de observación y los registros de observación que se utilicen.

4.1. El obMeto de observación (¿nalidad de la observación)


Las siguientes diferenciaciones permiten concretar el objeto de la observa-
ción y de ellas se van a concluir diferentes métodos de observación. Se pueden
diferenciar la observación de hechos o representaciones, la observación atributiva
o narrativa y la observación alospectiva o introspectiva (Postic y De Ketele, 1992).

4.1.1. La observación puede referirse a hechos o a representaciones


La observación hace referencia a los hechos cuando se centra en las carac-
terísticas del objeto de observación, de los comportamientos o de las relaciones
interpersonales. Por otro lado, la observación de representaciones se realiza cuan-
do se intentan recoger opiniones, diferentes modos de percibir las situaciones o los
comportamientos, o bien se estudia la atribución de causas, por ejemplo, lo que el
alumno piensa de sí mismo (Postic y De Ketele, 1992).

4.1.2. La observación puede ser atributiva o narrativa


La observación atributiva hace referencia al objeto de observación, a la pre-
sencia o ausencia de personas, situaciones, interacciones, etc., o bien a la presen-
cia o ausencia de una o más características de un objeto. La observación narrativa
hace referencia:
Copyright © 2013. Editorial Universidad de Burgos. All rights reserved.

• al desarrollo de las acciones,


• a la sucesión de los estado (físicos, afectivos, etc.) que acompañan el desa-
rrollo de una acción,
• a los efectos de la acción, y
• a las consecuencias de una acción. Por ejemplo, las decisiones, los com-
portamientos, las modi¿caciones de la situación que son consecuencia de la
acción o sus efectos inmediatos esperados (Postic y De Ketele, 1992).

4.1.3. La observación puede ser alospectiva o introspectiva


La observación introspectiva o autospectiva es la observación del sujeto o de
una situación en la que está implicado por él mismo, por ejemplo a través de escalas
de auto-observación. Un ejemplo, puede ser la descripción que una persona hace
de su estado de ánimo durante una determinada prueba. Otro ejemplo sería el caso
de un profesor al cual la auto-observación sobre sus reacciones ante las manifes-
taciones de los niños le ayudó a reÀexionar sobre qué actitudes favorecen el grado
de autonomía de sus alumnos.

Sáiz, Manzanares, María Consuelo, and Llamazares, María del Camino Escolar. Observación sistemática e investigación en contextos
educativos, Editorial Universidad de Burgos, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/ucsursp/detail.action?docID=3217332.
Created from ucsursp on 2019-04-14 19:24:17.
56 OBSERVACIÓN SISTEMÁTICA E INVESTIGACIÓN EN CONTEXTOS EDUCATIVOS

Muchos investigadores y profesionales de las ciencias humanas recurren a


menudo, a las técnicas introspectivas, por ello, todos los cuestionarios de intereses
o actitudes son de naturaleza introspectiva. Lo mismo sucede con las entrevistas,
ya sean más o menos sistematizadas (Postic y De Ketele, 1992). También es el
caso de determinados inventarios (check list) sistemáticos o de muchas escalas de
estimación (ratings cales) y de numerosas técnicas no sistemáticas. Todas podrían
ser caracterizadas como instrospectivas.
La observación alospectiva, hace referencia a la observación de un sujeto
o de la situación cuando es realizada por otro. Las investigaciones que recurren
a técnicas alospectivas con preferencia a las introspectivas lo hacen por distintos
motivos (Postic y De Ketele, 1992):
1. Cuando el niño no puede auto-observarse por problemas de atención en la
ejecución de las tareas.
2. Cuando la persona mani¿esta interés por una determinada actividad, esto le
hace difícil atender al desarrollo de la misma en un proceso de auto-evalua-
ción.
3. Cuando la implicación en una situación puede hacer difícil a la persona ser
consciente de las dimensiones del acontecimiento, mientras que resulta evi-
dente para un observador ajeno a la situación.
4. Cuando la persona implicada en una situación pierde de vista las acciones o
los atributos que le resultan habituales.
5. Ciertas técnicas introspectivas difícilmente evitan el desarrollo de respuestas
esteriotipadas. Algunos individuos son incapaces de comunicar sus expe-
riencias o bien las personas quieren ocultar sus conductas en determinadas
situaciones.
Copyright © 2013. Editorial Universidad de Burgos. All rights reserved.

4.2. Los problemas de la observación


La observación sistemática, como procedimiento de recogida de información,
está sujeta a la posibilidad de que surjan problemas de índole metodológica. Funda-
mentalmente los errores o problemas están relacionados con el sujeto observado,
con el observador y con el sistema de observación (Rojo, 2008).

4.2.1. El sujeto observado


El hecho de sentirse observado puede hacer que las personas modi¿quen su
comportamiento, por ejemplo, haciendo que éste sea menos frecuente. A esta fuen-
te de sesgos se la conoce como reactividad. Es conveniente, por lo tanto, introducir
un período de adaptación del sujeto a la situación de observación (Rojo, 2008).

Sáiz, Manzanares, María Consuelo, and Llamazares, María del Camino Escolar. Observación sistemática e investigación en contextos
educativos, Editorial Universidad de Burgos, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/ucsursp/detail.action?docID=3217332.
Created from ucsursp on 2019-04-14 19:24:17.
CAPÍTULO 4: EL OBJETO DE OBSERVACIÓN (FINALIDAD DE LA OBSERVACIÓN) 57

4.2.2. El observador
La observación sistemática la llevan a cabo personas y esto conduce a diver-
sos tipos de sesgos.
• Falta de entrenamiento. Una garantía de ¿abilidad en la observación es el
entrenamiento de los observadores, por lo tanto, deben recibir una formación
su¿ciente para poder desarrollar adecuadamente la función de observación
(Rojo, 2008).
• Efecto deriva o de arrastre. Se trata de una paulatina modi¿cación de la forma
de identi¿car las conductas o de la inÀuencia de la pareja de observación.
Este efecto introduce un cambio gradual en la forma de identi¿car las con-
ductas por parte de los observadores. A lo largo del proceso observacional,
los observadores se familiarizan con las conductas y pueden modi¿car poco
a poco la de¿nición de la conducta de manera que, por ejemplo, registren
cambios en el observado que no se están produciendo realmente. Este sesgo
se corrige mediante un control periódico de las observaciones y mediante el
entrenamiento de los observadores (Rojo, 2008).
• Las expectativas del observador, son otra fuente de sesgos de la observa-
ción. Es decir, puede aparecer la tendencia a registrar conductas que, de
alguna forma, tiendan a con¿rmar hipótesis del observador. Para minimizar
este tipo de sesgo los observadores deben estar entrenados y deben des-
conocer las particularidades del caso. Si hubiera que utilizar observadores
allegados al sujeto como por ejemplo, los padres, se debe hacer hincapié en
su entrenamiento y no hacerles partícipes de las expectativas del evaluador
(Rojo, 2008).

4.2.3. El sistema de observación


Copyright © 2013. Editorial Universidad de Burgos. All rights reserved.

En cuanto a los errores que pueden producirse por efecto del propio sistema
de observación se pueden destacar (Rojo, 2008):
• El propio tipo de registro elegido puede afectar a la ¿abilidad y validez de los
datos. En general, los errores debidos al tipo de registro pueden subsanarse:
a) de¿niendo claramente las conductas a observar, de manera que sean fá-
cilmente identi¿cables, y b) reduciendo el número de conductas o categorías
a observar (la ¿abilidad y validez de los registros aumentan en la medida en
que se reduce el número de conductas a observar).
• La pérdida de información al utilizar las ¿chas de registro. Antes de realizar la
observación, normalmente se de¿nen las conductas que se van a registrar,
pero es posible que aparezcan otras que, al no estar previamente de¿nidas
no se tengan en consideración. Con el ¿n de evitar este problema conviene
incluir, en los protocolos de registro, un espacio que permita hacer anotacio-
nes sobre conductas no de¿nidas a priori.
• La baja representatividad de la muestra de datos registrada. Para evitar este
sesgo es importante que la conducta se observe en todas aquellas situa-

Sáiz, Manzanares, María Consuelo, and Llamazares, María del Camino Escolar. Observación sistemática e investigación en contextos
educativos, Editorial Universidad de Burgos, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/ucsursp/detail.action?docID=3217332.
Created from ucsursp on 2019-04-14 19:24:17.
58 OBSERVACIÓN SISTEMÁTICA E INVESTIGACIÓN EN CONTEXTOS EDUCATIVOS

ciones en las que es probable que aparezca, así como realizar períodos de
registro cortos pero numerosos a lo largo de todo el día.

4.3. La situación de la observación


La situación estudiada puede ser natural, creada o manipulada (Postic, y De
Ketele, 1992).
Se dice que la situación es natural cuando las personas observadas se en-
cuentran en su medio de vida “habitual” o “familiar”. Por ejemplo, se observa cómo
interaccionan los alumnos de una clase en la hora del recreo, se observa el compor-
tamiento de un niño en el comedor escolar donde come habitualmente.
La situación es creada cuando el investigador pone a los sujetos de obser-
vación en una situación que se sale del marco “habitual” o “familiar”. Es el caso en
el que se somete a una persona a una experiencia de laboratorio o a una prueba
psico-pedagógica. Por ejemplo, observar a los alumnos en la granja escuela donde
les hemos llevado de excursión.
Hay situaciones más sutiles en las que la persona observada realiza unas
actividades habituales, sin saber que en realidad está siendo objeto de una expe-
riencia de laboratorio. En esos casos se habla de una situación natural manipulada.
Por ejemplo, el profesor en el aula investiga sobre la e¿cacia de dos tipos de ¿chas
para aprender a escribir las vocales.
Es posible manipular una situación natural sin destruir su carácter natural.
Cuando el investigador es el profesor (profesor-observador) no supone ninguna di-
¿cultad, pues los alumnos observados permanecen en un medio que les resulta
familiar. Cuando el investigador es una persona extraña también es posible mani-
pular la situación natural, todo depende de su habilidad para seleccionar las modi-
¿caciones que deben introducirse. Deberá intentar que la situación ofrecida para la
Copyright © 2013. Editorial Universidad de Burgos. All rights reserved.

intervención-manipulación, sea plausible, deseada y no sospechosa. Lo mejor es


que la situación se mantenga en su ambiente natural y familiar, para que no haya
un efecto disruptivo.

4.4. Tipos de registros en la observación


Los diferentes tipos de anotación ponen de mani¿esto que la observación
puede ser (Postic y De Ketele, 1992):
• Inmediata o diferida.
• Directa o mediatizada.

4.4.1. Anotación inmediata y anotación diferida.


Una anotación es inmediata cuando se lleva a cabo directamente después de
la observación de un comportamiento o de una situación. Por el contrario, se habla
de anotación diferida cuando entre la observación y la anotación hay un tiempo más
o menos largo.

Sáiz, Manzanares, María Consuelo, and Llamazares, María del Camino Escolar. Observación sistemática e investigación en contextos
educativos, Editorial Universidad de Burgos, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/ucsursp/detail.action?docID=3217332.
Created from ucsursp on 2019-04-14 19:24:17.
CAPÍTULO 4: EL OBJETO DE OBSERVACIÓN (FINALIDAD DE LA OBSERVACIÓN) 59

La observación por entrevista es un caso especialmente interesante, pues


pone de relieve la oposición entre anotación inmediata y diferida (Postic y De Ke-
tele, 1992). Si el objetivo de la entrevista consiste en recoger lo que caracteriza el
estado actual del entrevistado, estamos claramente en presencia de una anotación
inmediata. Por el contrario si, como suele suceder, el objetivo es recoger datos re-
trospectivos, como las anamnesis, estamos ante una anotación diferida. Los errores
de los datos retrospectivos están muy ligados al fenómeno de los eslabones inter-
mediarios de la transmisión de la información. La entrevista es un caso especí¿co
pues entre los datos brutos y la anotación diferida se sitúa el entrevistador.
Muchos sistemas de observación, basados en la anotación diferida, no im-
plican una red tan compleja de intermediarios como en la entrevista, pero también
están expuestos a los peligros de (Postic y De Ketele, 1992):
• Olvidarse detalles muy importantes.
• Mezclar algunos procesos inferenciales.
• Llevar a confundir observación con impresión.

4.4.2. Observación directa y observación mediatizada.


Este es un aspecto relacionado con la anotación inmediata versus diferida.
Por ejemplo, desde el punto de vista de la anotación ¿cómo debe ser un sistema
de observación que opera sobre registros sonoros, fílmicos, escritos, etc.? (Postic y
De Ketele, 1992). Este problema sobre la instrumentación nos lleva al parámetro de
la observación directa versus mediatizada. La observación directa es aquella que
realiza el propio observador sin ningún instrumento de almacenamiento, mientras
que la observación mediatizada utiliza algún tipo de registro sonoro, escrito, visual,
etc., donde está almacenada la información.
Copyright © 2013. Editorial Universidad de Burgos. All rights reserved.

Tanto la observación directa, como la mediatizada, pueden decidirse por la


anotación inmediata (el comportamiento puede ser observado de modo directo o
mediato) o por la diferida (cuando por ejemplo, ya ha terminado el período de obser-
vación directa o a través de un registro de datos).
Las ventajas de la observación mediatizada se relacionan con (Postic y De
Ketele, 1992):
• La utilización, cuando la observación directa resulta imposible o muy difícil. Por
ejemplo, cuando las conductas a observar son demasiado cortas en el tiempo.
• La oportunidad, ya que reduce la exigencia de atención por parte del observador.
• La posibilidad, ya permite el almacenamiento de la información bruta, pudien-
do por tanto:
- codi¿carla de forma múltiple,
- controlar la codi¿cación,
- volver atrás, y/o
- tratar de formas nuevas la observación.

Sáiz, Manzanares, María Consuelo, and Llamazares, María del Camino Escolar. Observación sistemática e investigación en contextos
educativos, Editorial Universidad de Burgos, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/ucsursp/detail.action?docID=3217332.
Created from ucsursp on 2019-04-14 19:24:17.
60 OBSERVACIÓN SISTEMÁTICA E INVESTIGACIÓN EN CONTEXTOS EDUCATIVOS

Entre los medios de hacer mediata (mediatizada) la observación, los más


comunes son el registro sonoro, la transcripción escrita, la fotografía y el vídeo. Al-
gunos autores han analizado las ventajas e inconvenientes, las posibilidades y los
límites de cada una de estas tecnologías. En general, existe una regla y es que hay
que elegir siempre el medio que sea más sencillo (Postic y De Ketele, 1992).
Ejemplos de ello se pueden encontrar en el artículo “El sistema de observa-
ción BAYS para el análisis del comportamiento agresivo en el contexto escolar” de
A. Wettstein, 2012, Psicothema, 24(3), p. 364-370.

4.5. Referencias bibliográ¿cas


Postic, M., y De Ketele, J. M. (1992). Observar las situaciones educativas. Madrid:
Narcea.
Rojo, N. (2008). Observación y autoobservación. In F. J. Labrador Encinas (Ed.),
Técnicas de Modi¿cación de Conducta (pp. 121-138). Madrid: Ediciones Pi-
rámide.
Wettstein, A. (2012). El sistema de observación BAYS para el análisis del comporta-
miento agresivo en el contexto escolar. Psicothema, 24(3), 364-370.
Copyright © 2013. Editorial Universidad de Burgos. All rights reserved.

Sáiz, Manzanares, María Consuelo, and Llamazares, María del Camino Escolar. Observación sistemática e investigación en contextos
educativos, Editorial Universidad de Burgos, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/ucsursp/detail.action?docID=3217332.
Created from ucsursp on 2019-04-14 19:24:17.
Copyright © 2013. Editorial Universidad de Burgos. All rights reserved.

CAPÍTULO 5:
TIPOLOGÍA DE LA OBSERVACIÓN

Sáiz, Manzanares, María Consuelo, and Llamazares, María del Camino Escolar. Observación sistemática e investigación en contextos
educativos, Editorial Universidad de Burgos, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/ucsursp/detail.action?docID=3217332.
Created from ucsursp on 2019-04-14 19:24:17.
Copyright © 2013. Editorial Universidad de Burgos. All rights reserved.

Sáiz, Manzanares, María Consuelo, and Llamazares, María del Camino Escolar. Observación sistemática e investigación en contextos
educativos, Editorial Universidad de Burgos, 2013. ProQuest Ebook Central, http://ebookcentral.proquest.com/lib/ucsursp/detail.action?docID=3217332.
Created from ucsursp on 2019-04-14 19:24:17.

También podría gustarte