Está en la página 1de 3

PERCEPCION

La percepción es el mecanismo individual que realizan los seres humanos que consiste en recibir, interpretar y
comprender las señales que provienen desde el exterior, codificándolas a partir de la actividad sensitiva. Se trata de
una serie de datos que son captados por el cuerpo a modo de información bruta, que adquirirá un significado luego de un
proceso cognitivo que también es parte de la propia percepción.

Justamente allí radica la diferencia entre la percepción y la sensación, con la que suele confundirse el término: mientras
que la percepción incluye la interpretación y el análisis de los estímulos, la sensación es la experiencia inmediata
que apunta a una respuesta involuntaria y sistemática.

Resumidamente, la percepción refiere a una imagen mental formada a partir de la experiencia humana, que incluye
su forma de organización, su cultura y sus necesidades.

 Entre todas, se ha determinado que la percepción funciona con un proceso de tres etapas:

 Detección / Exposición. Como se dijo, los individuos solo perciben una porción pequeña de los estímulos que
están a su alcance. Sin embargo, esta selección que se realiza no se hace de forma consciente, pero tampoco
de forma aleatoria. Por el contrario, hay ciertos criterios que hacen un estímulo sea percibido con mayor facilidad.
Respecto al estímulo, cuanto mayor sea el tamaño, más variado sea el color, mayor movimiento, intensidad,
contraste y choque con lo que el individuo espera encontrar, probablemente tenga una mayor capacidad de ser
percibido. En lo que hace al propio individuo, las necesidades y los valores individuales, los gustos personales y
colectivos, los intereses y lo que no es dañino para su cuerpo o su espíritu será lo que se atienda con mayor
facilidad.
 Atención / Organización. La asignación de un significado a lo que está percibiendo también ha sido materia
de análisis. Probablemente el mayor aporte haya sido el de la Escuela psicológica de la Gestalt, que delimitó las
leyes en las que las personas agrupan sus percepciones (sobre la base de que el contenido de la percepción no
es igual a la suma de las características del estímulo). Las más importantes son las siguientes:

o Los individuos organizan los estímulos diferenciando concretamente la figura y el fondo.


o Agrupan los estímulos de acuerdo a su proximidad, vinculando a las cosas que están en continuado.
o En los casos de secuencias no completas, se busca completar y cerrarlas, para contribuir a la
proporcionalidad y el equilibrio en el que nos manejamos.
o Los estímulos semejantes tienden a agruparse juntos.
 Interpretación. La parte final del proceso será la que le dará contenido a los estímulos que previamente se
seleccionaron y se organizaron. Aquí ya entra mucho más en juego la individualidad de cada persona, con su
experiencia previa y sus valores personales. Se han establecido sin embargo, comportamientos habituales a la
hora de este proceso, como son la creación de estereotipos, la proyección de las características propias en los
demás, o las pocas disposiciones a lo que no se conoce mucho.

CARACTERISTICAS DE LA PERCEPCION

Subjetiva
La percepción varia de un individuo a otro en las reacciones que toma el sujeto a un mismo estimulo en el que se
pueden derivar distintas respuestas dependiendo de la información y de la decodificación que haga el cerebro de la
misma teniendo en cuenta las necesidades en ese momento o las experiencias que tenga el sujeto.

Selectiva
En la percepción como consecuencia de la naturaleza selectiva del hombre, (no se puede percibir todo al mismo tiempo)
por ello selecciona un campo perceptual en función de lo que se desea percibir.

Temporal
Este es un fenómeno a corto plazo, el proceso de percepción evoluciona a media que se enriquece la experiencia o
varían las necesidades y motivaciones.

Inferencial: La percepción es el primer proceso cognoscitivo.

Permite tomar información del medio para formar una imagen o idea luego de la decodificación y asimilación de los
estímulos sensoriales y energéticos (realiza una inferencia e interpretación).
Es constructiva

A través de la memoria y de nuestras observaciones, realizamos construcciones mentales.

Sumado a nuestras inferencias, la percepción incorpora datos que posee la memoria, los clasifica y los fusiona en un
objeto único: construye una idea en base a las observaciones y datos nuevos y preexistentes.

Se distingue de la sensación

Aunque estos conceptos suelen usarse indistintamente, la percepción y la sensación difieren en muchos detalles.

La sensación es una experiencia vivida a partir de un estímulo en forma de respuesta a una experimentación sensorial,
mientras que la percepción es la interpretación de una sensación, que aporta significado y orden.

Se sirve de nuestros sentidos

Existen cinco tipos de percepción, según cada uno de nuestros sentidos.

Para poder percibir se necesita captar estímulos mediante nuestros sentidos, por eso la percepción puede ser:

 Visual (imagen)
 Auditiva (sonido)
 Olfativa (aroma)
 Gustativa (sabor)
 Táctil (contacto físico)

Requiere de atención

Para poder captar, interpretar y asimilar los estímulos, la percepción se vale de la atención definida como el filtro que
aplica para captar solo los estímulos importantes o significativos. Así, puede atender a los factores internos (necesidades
biológicas, procesos de subsistencia, intereses sociales) y a los factores externos (formas, texturas, colores, luces y
más).

La atención puede ser sostenida o selectiva. Así, los estímulos familiares pasan a un segundo plano (no percibimos los
aromas cotidianos del hogar, sino los nuevos y diferentes para detectar peligros y cambios).

Ante los estímulos desagradables disminuye la percepción y a los estímulos no significativos puede desaparecer (por
ejemplo: cuando conducimos un coche, no prestamos atención a la vestimenta que hay en las vidrieras, sino al camino y
al entorno).

Tiene un propósito

La percepción tiene un objetivo, un propósito, que es lograr una construcción. Esta construcción puede realizarse para
entender la situación, para intentar recordar y memorizar contenidos, para detectar peligros , modificándose de acuerdo a
las necesidades inmediatas, urgentes, o cotidianas.