Está en la página 1de 1

La corona de Aragón tenía un problema el cual era que el territorio de Aragón, Cataluña,

Corona, Valencia y Mallorca, tenían diferentes cortes leyes e instituciones, es decir cada una
tenía las suyas propias. La conservaba un carácter contractual con súbditos, el pactismo de la
Corona de Aragón que se diferencia con el autoritarismo de la Corona Castellana. La
monarquía compartida era lo único que tenían en común estos territorios, como era el
Procurador general de los reinos. Estos diversos reinos tenían una gran dificultad y la ausencia
de los monarcas crearon los terratenientes o virreyes, la audiencia y el consejo real. Destacar
el derecho foral y el recaudador de impuestos llamado bayle.

La división territorial: Eran las doce veguerías en Cataluña, instituciones las cuales las tuvo
Mallorca años después con funciones judiciales y de gobierno, y el honor en Aragón.

Las Cortes eran las instituciones en defensa del interés del reino frente a los del rey, también
se creó la diputación cuyo cargo era vigilar la recaudación de las cortes y su destino. Nació la
Generalitat como diputación, la cual adquirió un gran poder y numeroso gran número de
competencia para recaudar impuestos.

Respecto a los municipios el representante de la corona fue debilitándose, y se cerraban a la


participación ciudadana para ir directamente a las manos de las familias más poderosas.

Navarra estaba dividida en merindades, con una Cortes y periodos de la corona francesa,
también tiene una corona débil y un carácter pactista.

CONCLUSIÓN

La crisis de la Baja Edad Media, acabo con el sistema existente hasta e s. Xlll. La península
ibérica estaba siendo arrasada por la Peste negra y el agotamiento de los modelos existentes.
La falta de crecimiento de la expansión sobre el sur, en la Meseta se desarrolló un nuevo
sistema político, provocando un conflicto social por los recursos. Un conflicto que enfrenta a
la aristocracia y la Corona de Aragón.