Está en la página 1de 4

Importancia de la Tecnología

La tecnología se refiere a la colección de herramientas


que hacen más fácil usar, crear, administrar e intercambiar información. En el inicio de los
tiempos, los seres humanos hacían uso de ella para el proceso de descubrimiento del mundo y
evolución. La tecnología es el conocimiento y la utilización de herramientas, técnicas y sistemas
con el fin de servir a un propósito más grande como la resolución de problemas o hacer la vida
más fácil y mejor. Su importancia para los seres humanos es enorme porque les ha ayudado a
adaptarse al entorno.
El desarrollo de alta tecnología ha ayudado a conquistar las barreras de comunicación y reducir
la brecha entre la gente de todo el mundo. Los lugares lejanos se han vuelto más cercanos cada
vez y en consecuencia el ritmo de vida ha aumentado. Las cosas que antes tardaban horas para
ser completadas, se puede hacer en cuestión de segundos en la actualidad. El mundo es más
pequeño y la vida es mucho más rápida.
Una parte integral de nuestras vidas
Los avances tecnológicos se han vuelto una parte esencial de nuestras vidas. Para entender por
qué, solo basta con mirar a nuestro alrededor y ver que en todo momento y contexto estamos
rodeados por ella; ya sea que estemos trabajando o descansando, siempre está presente para
hacer nuestras vidas más sencillas.
Debido a su aplicación, nuestro nivel de vida ha mejorado, pues las necesidades se satisfacen
con mayor facilidad. De manera general todas las industrias se ven beneficiadas por ella, ya sea
la medicina, el turismo, la educación, el entretenimiento entre muchos otros. Además las
empresas han crecido y se han hecho más eficientes, ayudando a la creación de nuevas
oportunidades de empleo. La aplicación de la tecnología ha impulsado la investigación en
campos que van desde la genética hasta el espacio extraterrestre.

Tomemos como ejemplo los dispositivos


móviles: entre más rápido se mueve el mundo más avances tecnológicos se ofrecen. Las laptops
se hacen más delgadas y más pequeñas, se vuelven más compactas cada año y ofrecen más
capacidades y un rendimiento superior. Deben ser capaces de procesar una gran cantidad de
información en una forma más rápida y concisa. Lo mismo sucede con los teléfonos, la necesidad
de ser capaz de comunicarse en cualquier momento y en cualquier lugar se ha tomado como
base para para crear el teléfono celular, que cada vez se fabrica más pequeño y tiene
más características, juegos, entretenimiento y aplicaciones, hasta llegar al punto de ser casi
como un ordenador de bolsillo. Por si fuera poco, su precio en el mercado baja rápidamente
conforme se lanzan nuevos productos y se vuelve más accesible.
La importancia de la tecnología va ligada casi siempre a los usos prácticos que tenga
De hecho, una tecnología muy costosa, o muy complicada, no suele triunfar, porque su
implantación es muy complicada. Es por eso que a veces tecnologías que parecen rudimentarias
triunfan sobre otras mucho más ‘modernas’. Sea como sea, la tecnología suele estar en continuo
avance, siendo en general el desarrollo práctico de nuevas ideas concebidas por las disciplinas
científicas, y por tanto, va muy ligada al concepto de innovación.
En la vida de la sociedad moderna, la tecnología es algo indispensable. De hecho, la mayor parte
de los esfuerzos científicos se centran en la creación de nuevas tecnologías que cubran las
necesidades de la sociedad y consigan elevar el nivel de bienestar. Eso sobre el papel, porque no
siempre la tecnología se usa con el fin previsto ni se diseña para mejorar la vida humana (existen
excepciones importantes, como las tecnologías bélicas), pero siempre una tecnología cubre una
necesidad. Sin necesidad no es precisa la tecnología, y por tanto, no será usada.
Ligado a las grandes necesidades de la humanidad, siempre han aparecido tecnologías de gran
valor. Para la necesidad de comunicación humana surgieron el teléfono, la televisión, la radio,
internet… Con las necesidades de salud, han surgido avances en cirugía, medicina general,
análisis clínicos… Con las necesidades económicas han surgido nuevas tecnologías industriales,
tecnologías de procesos, de extracción.. Y así podríamos seguir hasta el infinito, porque no existe
ningún ámbito en el que la tecnología no esté presente: sea en el económico, industrial, social,
político, científico, legislativo, educativo… etc, en cuanto permite una mejora del resultado final o
una simplificación de los procesos intermedios. Muy asociado a esto se halla el concepto de BAT
(Best Avaliable Technology), o mejor tecnología disponible, en español. En este término se basan
muchos de los conceptos modernos de la ecología y la sostenibilidad, mediante la mejora
continua de las tecnologías usadas en la industria para evitar la contaminación.
Este término anterior ha cambiado en los últimos años el antiguo concepto de tecnología como
incrementadora del rendimiento final. Antes las nuevas técnicas buscaban directamente el mayor
beneficio posible, sobre todo por ser desarrolladas en el 99% de los casos por y para empresas
que buscaban un rendimiento económico. Los grandes problemas posteriores a la revolución
industrial, incluyendo no sólo los sociales, sino los medioambientales, son un claro ejemplo de lo
erróneo de ese planteamiento. Hoy en día se intenta no sólo incrementar la producción, sino que
las nuevas tecnologías cuiden otros aspectos, como el social, el bienestar de los propios
trabajadores o el beneficio ambiental.
Consecuencias de un mal uso
La tecnología moderna se ha convertido en una faceta importante de nuestras vidas y sin ella el
mundo sería radicalmente diferente. A pesar de ello las desigualdades sociales hacen que aún
haya muchas personas que no tienen acceso a ella.
Por otro lado, el desarrollo tan veloz de nuevos dispositivos, fomentan el consumismo, además el
uso excesivo trae consigo repercusiones en la salud, como estrés visual, insomnio, sordera u
obesidad, entre otros. Finalmente, pasar tanto tiempo navegando en nuestros teléfonos celulares
y tabletas, nos desconecta de lo que sucede a nuestro alrededor y afecta nuestra relación con los
demás.
El uso de la tecnología es inconmensurable y seguirá cambiando, basándose en las demandas de
la gente y del mercado. Cómo la utilizamos determina si es bueno o malo, útil o perjudicial. La
tecnología en sí es neutral, pero somos nosotros los que la hacemos buena o mala, con base en
el uso que le damos.
Guerra con Chile o del Pacífico
Inicio » Periodo Independiente » República » Guerra con Chile o del Pacífico
La guerra con Chile o del Pacífico fue un conflicto armado en el cual se enfrentaron los países de Perú, Chile
y Bolivia. En la década de 1870, las relaciones diplomáticas entre Perú, Bolivia y Chile atravesaron un
momento de tensión. Al conflicto generado por la ansiada expansión territorial de Chile y la evidente actitud
defensiva del Perú y Bolivia, se sumaron intereses económicos.
El salitre demostró ser aun mejor fertilizante que el guano y su explotación se convirtió en la nueva solución
a la crisis económica. Los principales yacimientos de la época estaban en Tarapacá (Perú) y Antofagasta
(Bolivia). Perú concentraba más del cincuenta por ciento del salitre extraído.
Por su parte, Bolivia decidió ofertar parte de la explotación a otros países, entre ellos Chile. Desde 1866
Bolivia se había comprometido con Chile a no aumentar los impuestos durante 25 años. Sin embargo, en
1878, el presidente boliviano Hilarión Daza aumentó el impuesto al quintal de salitre a diez centavos.
Inmediatamente las empresas salitreras se quejaron ante su gobierno, el cual reclamó por lo que
consideraba una violación a los acuerdos pactados con Bolivia.
La negativa boliviana a retirar el impuesto precipitó la ocupación de Antofagasta por las milicias chilenas.
Bolivia exigió al Perú el cumplimiento del tratado secreto de 1873. El gobierno peruano envió a Chile a José
Antonio de Lavalle como mediador, sin embargo los intentos por encontrar la solución fracasaron.
Pretextando la vinculación diplomática de Perú y Bolivia, el gobierno chilena se dispuso declararle la guerra.
El 5 de abril de 1879 el gobierno chileno anunció la declaratoria de guerra al Perú. La guerra debía tener
como primer escenario el mar, lo que dio origen a la campaña marítima.
CHILE INTENTA ROMPER LA ALIANZA
Las altas esferas político militares chilenas ejecutaron una estrategia diplomática con el objetivo de romper
la alianza entre peruanos y bolivianos. Chile se presentó ante Bolivia como el mas interesado propulsor del
bienestar boliviano. Para ello instó a Bolivia a separarse del Perú y a unirse a Chile para sostener la guerra
contra el Perú.
De esta forma, como vencedores, Tacna, Arica y eventualmente Moquegua pasarían a poder de Bolivia, y
quedarían para Chile todos los territorios al sur de la quebrada de Camarones (límite entre Arica y Tarapacá).
Chile conseguiría, así, legimitar su anexión del territorio litoral boliviano y satisfacer su ambición de
apoderarse del rico territorio salitrero de Tarapacá. La oferta fue rechazada por el gobierno boliviano.
PROTOCOLO DE SUBSIDIOS
El costo de la guerra no podía ser asumido por Bolivia, que atravesaba desde hacia algunos años una grave
crisis económica. Por ello se firmó un acuerdo que obligaba al aliado a indemnizar al Perú por los gastos
que la guerra ocasionaría. El primer protocolo, del 15 de abril, por lo costoso para Bolivia, fue modificado el
7 de mayo y posteriormente, el 17 de junio.
Allí se estipulaba que Bolivia abonaría la mitad de los gastos de la guerra y que los elementos bélicos que
el Perú poseía al 5 de abril no serían cargados al aliado en caso de perderse, pero si los que fueran
adquiridos por el Perú a partir de esa fecha.
CAMPAÑA MARÍTIMA EN LA GUERRA DEL PACÍFICO
El 5 de abril de 1879, el gobierno de Chile declaro la guerra al Perú. El primer escenario sería el mar. La
escuadra chilena, al mando de Willians Rebolledo, dejo Iquique a las corbetas Esmeralda y Covadonga para
dirigirse hacia el Callao. Este fue el momento esperado por el almirante peruano Miguel Grau, quien
pretendía evitar un ataque frontal de los chilenos.
Guerra Peru Chile, Escuadras NavalesCOMBATE DE IQUIQUE
Librado el 2 de mayo de 1879, marcó el inicio de la campaña marítima. Al mando del
Huascar, Grau consiguió hundir a la Esmeralda. Ese mismo día, se perdió a la Independencia (el mejor
barco de la escuadra) mientras perseguía a la Covadonga.
COMBATE DE ANGAMOS
La victoria chilena en Angamos, el 8 de octubre de 1879, significó el final de la disputa por el mar en la
Guerra del Pacífico. Los chilenos emboscaron al Huáscar y una bomba destruyo la torre de mando casi al
inicio del combate. La explosión acabó con la vida del almirante Grau. Pese a todo, solo pudo capturarse
al monitor luego de tres horas de ardua lucha. Para saber más puedes ver el artículo completo sobre
el Combate de Angamos.
Combate de Angamos
CAMPAÑA TERRESTRE EN LA GUERRA DEL PACÍFICO
Tras el combate de Angamos, Chile concretó el dominio del mar e inició el avance terrestre. El 19 de
noviembre de 1879 se libró la batalla de San Francisco, que puso de manifiesto la ventaja de los atacantes;
mejor artillería, miniciones, fusiles, calzado, alimentación y uniformes. El ejercito peruano, en retirada,
marchó hacia el sur.
CAMPAÑA DEL SUR
El coronel Juan Buendía intentaba reunir provisiones y pertrechos en Tarapacá cuando llegaron las tropas
chilenas, el 27 de noviembre de 1879. Esta véz, se obtuvo una victoria peruana.
BATALLA DE TARAPACÁ
En la Batalla de Tarapacá, Belisario Suárez, jefe de Estado Mayor, consiguió derrotar al enemigo, pero tuvo
que abandonar Tarapacá quedando este territorio bajo el control de Chile. Los peruanos se retiraron a Arica
en busca de refuerzos.
Batalla de Tarapaca
CAMPAÑAS DE TACNA Y ARICA
BATALLA DE ALTO DE LA ALIANZA
Se libró el 25 de mayo de 1880 y concluyó con la victoria de Chile. Para Bolivia, esta derrota fue el fin de la
guerra.
BATALLA DE ARICA
El 7 de junio de 1880 los chilenos, atacan el morro de Arica, que fue defendido por los peruanos al mando
del coronel Francisco Bolognesi.
CAMPAÑA DE LIMA
Ante la derrota en el sur, Nicolas de Piérola organizó milicias urbanas para enfrentar al enemigo
estableciendo dos lineas defensivas. La primera fue derrotada en la batalla de San Juan el 13 de enero, y
precipitó la ocupación y destrucción de Chorrillos. Pese a la firma de armisticio, el general chileno Baquedano
atacó también la segunda linea el 15 de enero, en la batalla de Miraflores. La victoria para Chile fue definitiva
y se produjo la ocupación de Lima.
CAMPAÑA DE LA BREÑA
La ocupación de Lima desplazó la lucha interior. Ni el ejercito peruano, ni la población civil estaban
dispuestos a rendirse y convirtieron a la sierra en el escenario donde se decidiría la suerte del país.
ESTRATEGIAS DE LA RESISTENCIA
Los Andes centrales fueron una ventaja para los peruanos que colaboraron desde allí los accesos a la capital
y la llegada de provisiones. El abrupto paisaje ofreció múltiples escondites y permitió el ascenso a los
pueblos. La valiente participación de la población fue decisiva.
PRINCIPALES ACCIONES
El general Andrés Avelino Cáceres organizó la resistencia con mucha pericia y escasos recursos. Durante
más de dos años enfrento a los chilenos que enviaron varias expediciones a la sierra. Tras el enfrentamiento
en Huamachuco (10 de julio de 1883) tuvo que abandonar la lucha por falta de pertrechos.
RESISTENCIA EN EL NORTE
Al mando del general Miguel Iglesias, el ejercito de la sierra norte ganó la batalla de San Pablo en junio de
1882. Sin embargo, el propio General se dispuso a firmar la paz con Chile, convencido de la difícil situación
del país. Esto originó un conflicto con Cáceres, que terminó con el Tratado de Ancón en 1883 y la perdida
de Tarapacá a favor de los chilenos.
Campana de la Breña
LA RESISTENCIA SERRANA
La sierra central no fue el mejor escenario de guerra para los chilenos, pues debieron enfrentar la poca
colaboración de los pobladores. Asimismo, la guerra practicada por André Avelino Cáceres a través de los
guerrilleros generó un gran desgaste en las tropas chilenas. En general, muchos pueblos de la sierra como
Cerro de Pasco, Tarma, La Oroya, Jauja, Concepción, Marcavalle, Pucará, Zapallanga, Acostambo y
Nahuimpuquio fueron objetos de depredaciones por no haber sido hospitalarios y por oponer resistencia al
ingreso chileno. La campaña de La Breña no fue la única manifestación de la lucha en defensa del territorio.
En Cajamarca asumió la resistencia Miguel Iglesias, junto con otros patriotas. En la lucha por repeler al
invasor, Iglesias logró una victoria para los peruanos en San Pablo, el 13 de julio de 1882.
EL GRITO DE MONTÁN
En agosto de 1882, el general Iglesias lanzó el manifiesto de Montán con el objetivo de firmas la paz con
Chile. En diciembre se constituyó una asamblea legislativa que designó a Iglesias como presidente. Los
chilenos reconocieron el gobierno de Iglesias y decidieron negociar la paz con él.
LA PAZ DE ANCÓN
El 20 de octubre de 1883 se firmo el Tratado de Ancón entre el Perú y Chile. Los firmantes por el Perú fueron
Mariano Castro Zaldivar y José Antonio de Lavalle, en representación del gobierno de Iglesias, y Jovino
Novoa en representación de Chile. En 1884 se procedió a su ratificación por el Congreso, pero quedaron
proposiciones pendientes.