Está en la página 1de 2

Andrómeda (mitología)

Leer en otro idioma

Descargar en PDF

Vigilar

Editar

Andrómeda encadenada a una roca de Gustave Doré (1832-1883).

En la mitología griega, Andrómeda (en griego antiguo Ἀνδρομέδα, ‘gobernante de los hombres’) era hija
de los reyes etíopes Cefeo y Casiopea, además de la esposa de Perseo y madre de siete hijos.

Historia Editar

La madre de Andrómeda, Casiopea, habiendo presumido de ser tan bella como las Nereidas, provocó la
furia de Poseidón, que decidió inundar la tierra y enviar a un monstruo marino (Ceto según algunos
autores) para que acabase con los hombres y el ganado. Cefeo, padre de Andrómeda, sabía por el
oráculo de Amón cuál era la única solución: entregar a su hija al monstruo. En consecuencia, la dejó
encadenada, desnuda y ataviada únicamente de joyas.

Perseo, que tras matar a Medusa había recibido como obsequio de las Hespérides unas sandalias aladas,
la vio encadenada y se enamoró de ella. Bajó hasta la playa para hablar con Cefeo y Casiopea para pedir
la mano de la joven a cambio de acabar con el monstruo. Los reyes, a regañadientes, aceptaron y Perseo,
con la cabeza de Medusa —que convertía en piedra a quién la mirara—, acabó con el monstruo y lo
convirtió en un coral. El héroe creía que su boda con la joven sería inminente, pero había un problema:
la madre de Andrómeda había prometido ya a su hija con el príncipe Fineo, por lo que Perseo tuvo que
luchar contra él y todo su séquito. De nuevo, utilizó la cabeza de Medusa y consiguió casarse con su
amada.

La pareja se trasladó a Tirinto (Argos) y tuvieron una hija —Gorgófone— y seis hijos, conocidos cómo los
Perseidas: Perses, Alceo, Méstor, Heleo, Electrión y Esténelo. Sus descendientes gobernaron Micenas
desde Electrión hasta Euristeo —de quién obtuvo la corona Atreo—, pasando por el mismísimo Heracles.
Según esta mitología, además, Perseo es el ancestro de los persas.
Cuando Andrómeda murió, la diosa Atenea la situó entre las constelaciones del cielo del norte, cerca de
su marido y su madre, Casiopea. Es representada en el cielo del hemisferio norte por la constelación
Andrómeda, que contiene la galaxia de Andrómeda.

Sófocles y Eurípides escribieron varias tragedias a partir de la historia y sus incidentes fueron
representados en numerosas obras de arte antiguas.