Está en la página 1de 5

CURSO DE EVALUACION DE PROYECTOS

ESCUELA DE CIENCIAS SOCIALES, ARTES Y HUMANIDADES


PROGRAMA DE PSICOLOGIA

ACTIVIDAD
PROYECTO FINAL. APORTE INDIVIDUAL

ARLES CIFUENTES C.c. 7.547.724

GRUPO: 102059_7

Presentado ala Tutor


MIGUEL ANTONIO CARO BLANCO

UNIVERSIDAD NACIONAL ABIERTA Y A DISTANCIA (UNAD)


MAYO DE 2012
El escenario de la situación real de los infantes es preocupante, los estados ya
no pueden, si es que alguna vez pudieron, hacer frente a los desafíos que se
evidencian en la población infantil por si solos y cada vez es más necesario,
conseguir el apoyo de esos otros agentes, tanto en la formulación de
estrategias, como su puesta en práctica. Una vez convenidas”.

Durante la edad pre-escolar se produce un descenso de las necesidades


energéticas, y al mismo tiempo el crecimiento se desacelera. La disminución
del apetito en la mayoría de los casos corresponde a una situación de
adaptación a estas menores necesidades. Un objetivo prioritario en esta edad
es enseñar hábitos de alimentación adecuados para llevar un estilo de vida
saludable, tanto en el presente, como en el futuro. En esta etapa se establecen
preferencias y aversiones alimenticias; es una época de formación del gusto
alimentario, en la que contribuyen factores genéticos, sociales y culturales. El
niño come en función de lo que ve comer a los mayores en casa. Luego, en la
etapa escolar las necesidades energéticas siguen siendo bajas, pero existe
poco interés por los alimentos. Por esta razón deben consolidarse los hábitos
nutricionales y las costumbres familiares, ya que serán un factor decisivo para
adquirir un estilo de alimentación saludable.

El niño de esta edad tiene una capacidad de regular la ingesta de energía a lo


largo del día. Es frecuente que haga solo una comida grande al día y el resto
son tomas pequeñas de alimentos, pero al final el consumo calórico global es
normal. Por esta razón son tan importantes las meriendas, que deben ser
loncheras saludables.

La lonchera debe dar al niño energía y nutrientes que son fundamentales para
su organismo; esta no puede reemplazar una comida principal, como el
desayuno o el almuerzo. La lonchera es una pequeña merienda y no debe
sobrepasar el aporte de 250 a 300 calorías. La clave es ofrecer alimentos
nutritivos, pero que se vean atractivos y les gusten a los pequeños.

Más atención para las niñas, niños y adolescentes en la ciudad de Pereira


reclamamos y hacemos un llamado de atención a que se construya una
verdadera política para la atención a este sector de la población, en la que
trabajan coordinadamente la Alcaldía de Pereira, el Instituto Colombiano de
Bienestar Familiar y las demás entidades que incluyen entre sus misiones
garantizarle mejores condiciones a los menores de edad.

Efectos sociales.

Es importante promover programas a nivel pre escolar y escolar de “loncheras


saludables” explicando a los niños la importancia de una sana y adecuada
alimentación y los efectos que ésta trae a su desarrollo físico y mental así como
mantener hábitos de alimentación saludable, en especial, en los niños menores
de 7 años, a través de la supervisión, de manera conjunta entre el Ministerio de
Salud y el Ministerio de Educación de los kioscos o cafeterías instalados en las
escuelas supervisando de manera directa sus contenidos, balanceándolos
adecuadamente a fin de evitar el exceso de consumo de alimentos chatarra y la
consecuente aparición de enfermedades como la obesidad infantil, el
colesterol, la diabetes infantil y las caries dentales.

Son los padres de familia quienes deben promover otras alternativas en lo que
se refiere a actividades de recreación buscando que los niños eviten llevar,
desde tan temprana edad, una vida sedentaria, frente a los televisores o sus
computadoras de la misma forma que deben promover un tipo de alimentación
mucho más sana y adecuada en los niños menores de 7 años, limitando,
llevarlos a lugares de expendio de comida rápida a una o dos veces al mes e
incluyendo en sus loncheras: frutas, jugos de fruta natural y otros alimentos
preparados con ingredientes mucho más sanos como sándwiches caseros de
pollo, queso, jamón, huevo, palta, lechuga o tomate, evitando así las loncheras
“rápidas” plagadas de jugos artificiales, gaseosas, galletas, chocolates y otros
alimentos para nada beneficiosos para su salud.

Hay que destacar la necesidad de que distintos sectores de nuestra sociedad,


fomenten iniciativas que contrarresten o eliminen la influencia negativa de la
televisión en los niños menores de 7 años, favoreciendo su uso con fines
distintos, aprovechando su capacidad de ofrecer conocimientos y habilidades
diversas a temprana edad, abordando el problema de manera integral con la
participación coordinada de los sectores responsables de su protección
(propietarios de medios de comunicación, productores, gobierno, escuela y
padres de familia).

Se recomiendan también que los infantes tengan alimentos bajos en azucares


y sal para cavar con el sobrepeso y la obesidad que aumentan cada día entre
los escolares de las zonas urbanas, ayudanta a mejorar la salud de los niños.

Efectos ambientales.

Durante el año escolar, una de las principales preocupaciones de los padres es


la nutrición de sus hijos mientras están en la escuela. Para muchos se vuelve
todo un dilema el lograr preparar todos los días una lonchera nutricionalmente
balanceada, y además que sea lo suficientemente atractiva para que no
regrese intacta por lo tarde y a su vez que podamos proteger el medio
ambiente sin generar problemas al momento de desechar los recipientes que
se utilizan para llevar dichas loncheras. No solo es importante una lonchera
atractiva (en el caso de los más pequeños), sino además pensar
“ecológicamente”, y enviar los alimentos en recipientes reciclables y/o
reutilizables. Considere:

 Botella plástica para refrescos


 Termo para la conservación de alimentos calientes.
 Cajitas plásticas para guardar los alimentos (son ideales las que tienen
divisores, ya que a los niños muchas veces no les gusta que sus
alimentos se mezclen)
 Tenedores, cucharas y cuchillos plásticos reutilizables
 Botella plástica para refrescos
 Servilletas de diseños atractivos (en el caso de los más pequeños)

Otro punto en el cual se debe trabajar es en los quioscos donde se suministran


alimentos en las diferentes escuelas y colegios, ya que tendríamos que trabajar
fuerte en la conservación de la biodiversidad o los quioscos escolares, deber
utilizar alimentos obtenidos bajo sistemas agroecológicos como huertos o
mediante otros sistemas como los hidropónicos, o promover la valoración de
aquellos productos propios de cada región, así como a las personas que los
producen.

El Uso consiente de los recursos naturales como el agua y la energía. La


gestión adecuada de residuos sólidos o disposición adecuada de residuos
sólidos, dentro y fuera del quiosco. Es importante que se encuentren bien
identificados a través de carteles.
La desnutrición por un lado y la obesidad infantil por otro siguen siendo
problema ha solucionar en el país. La desnutrición que afecta de un modo
significativo a sectores importantes de la población, y la obesidad que presenta
un incremento preocupante en todo el territorio nacional, evidencia la necesidad
de incrementar los esfuerzos en promover, desde la Institución Educativa una
dieta saludable y equilibrada en todos los grupos de edad, con especial
hincapié en niños, niñas y adolescentes. Adquirir hábitos de vida saludable se
ha vuelto hoy en día una de las principales metas para la mayoría de los países
en el mundo debido, en proporción significativa, a la creciente plaga de
enfermedades sistémicas expresada en el número de personas con diversos
problemas de salud derivados de la inadecuada alimentación y errónea
elección de comestibles.