Está en la página 1de 1

Más de 20 especies que habitan en el departamento de Tarija corren peligro de extinguirse

por la acción del ser humano y por ello, especialistas del área advierten sobre la urgencia de
que las entidades gubernamentales hagan cumplir las leyes que aseguraban su protección.
Los nombres comunes de las especies en cuestión, en el grupo de los mamíferos son:
jucumari, jaguar, taruka, titi, vicuña, chancho de tropa, chancho chaqueño, guanaco y anta.
En cuanto a peces, están: el sábalo, dorado, pacú, surubí y bagre blanco.
Respecto a las aves, los animales en riesgo son: el loro pinero, el cóndor andino, el
flamenco, mirlo de agua y la pava. En el caso de los reptiles, el único en peligro es el
caimán overo del Chaco.Ante esta situación, los especialistas advierten del impacto que
podrían tener en estas especies vulnerables las actividades de exploración y explotación de
hidrocarburos.

La dirección de Conservación y Desarrollo de la Fauna (CODEFAUNA) contaba antes con


recursos económicos y humanos para controlar el tema de caza, comercialización y tráfico
de animales silvestres, que están protegidos por el Decreto Supremo 22641. Sin embargo ya
no sea así. Se cuenta con poco personal para el cuidado del ecosistema.
Las principales causas para que se tengan 20 especies identificadas en riesgo de
extinguirse, son generadas por el ser humano, entre algunas de las actividades que
ocasionan esta situación están: la caza indiscriminada, la pesca, el comercio y el
desconocimiento de decreto 22641.
Dado que estas especies habitan mayormente en las áreas protegidas, que son Tariquía y
Aguaragüe, los trabajos de exploración y explotación de hidrocarburos que se piensan
realizar tendrán una incidencia directa en las poblaciones que están en riesgo de
desaparecer. Toda acción en esas aéreas de conservación generará un impacto ambiental en
la flora y fauna, alterando el ecosistema.

Segun el director de la fundación Naturaleza Tierra y Vida (NATIVA), Iván Arnold, dijo
que es necesario sumar a la lista de animales en peligro, al Aramilitaris que es la única
especie de loro grande que se tiene en el departamento. Aunque también dijo que hay que
incluir al oso hormiguero pues quedan pocos en estado silvestre, del mismo modo al ñandú
americano y al tatú carreta.
El biólogo dijo que existen también plantas como el cedro, en sus tres especies, que están a
punto de desaparecer, quedando algunas dentro de la reserva de Tariquía.
Otras especies que también están en grave riesgo a nivel del valle central son: el cangrejo y
el misquincho, que son demandadas para consumo humano, por lo que se encuentran en
una situación crítica. Pescadores y vendedores de estas especies reportaron que ya no se
encuentran en nuestros ríos, por lo que se tienen que trasladar hasta Entre Ríos para
abastecerse.
Es necesario crear políticas para proteger las especies