Está en la página 1de 2

LA INCAPACIDAD:

-La incapacidad es la carencia de la aptitud para la realización del ejercicio de derechos


o para adquirirlos por sí mismo.
-Las incapacidades especiales consisten en el impedimento de las asignaciones a favor
del confesor del causante y a favor del notario, sus empleados y testigos que
intervengan en el testamento. La incapacidad de recibir, a las personas que se
encuentran íntimamente vinculados con el confesor del causante, el notario, empleados
y testigos que intervengan en el testamento.
-La incapacidad es un obstáculo para la adquisición de derechos y no requiere la
gestación de parte interesada para hacerle perder los derechos que el incapaz nunca
adquirió.
- Para efecto de la incapacidad no siempre existirá declaración judicial, en el caso de
que el incapaz esté en posesión de la herencia o legado, la situación bajo este respecto
no difiere de la que produce la indignidad: será también necesaria una acción judicial.
- La incapacidad se funda en consideraciones de orden público y por eso opera de pleno
derecho.
-El incapaz no puede adquirir posesión legal de los bienes, aunque materialmente se
apodere de ellos.
- El incapaz no puede realizar acto alguno valido respecto de los bienes de la herencia
en sus relaciones con terceros.
- La incapacidad se produce frente a cualquier persona (aunque también hay las
incapacidades relativas-excepcionales- del confesor y del notario y sus allegados).
LA INDIGNIDAD:
-Indignidad es la falta de mérito para alguna cosa, pero en derecho civil se aplica
especialmente esta palabra, a los que por faltar a sus deberes para con un difunto, en
vida de él o después de su muerte, desmerecen sus beneficios, y no pueden conservar la
herencia que se les había dejado o a que tenían derecho por ley.
- La indignidad consiste en su carácter de pena civil, de sanción para quien ha cometido
algún hecho ilícito o ha omitido el cumplimiento de alguna obligación grave hacia el
causante.
- La indignidad se opone a la conservación de la herencia, puesto que el capaz pero
indigno, se lo puede considerar inicialmente como heredero o legatario, pero se le puede
probar de su beneficio probando la indignidad antes de que haya prescrito la
correspondiente acción.
-Para efecto de la indignidad será siempre necesario que se siga un juicio y se declare en
sentencia.
-La indignidad mira el interés particular y debe ser declarada judicialmente.
-El indigno es poseedor de los bienes, aunque sea poseedor de mala fe.
-El indigno es considerado de buena fe en sus relaciones con terceros.
-La indignidad es eminentemente relativa.