Está en la página 1de 5

Sexo

Ir a la navegaciónIr a la búsqueda
Para otros usos de este término, véase Sexo (desambiguación).

El éxito reproductivo del sexo en animales: la fusión de un espermatozoide y un


óvulo, que al unirse crean un cigoto.
En biología, el sexo es el conjunto de las peculiaridades que caracterizan los
individuos de una especie dividiéndolos en masculinos y femeninos, y hacen posible
una reproducción que se caracteriza por una diversificación genética.1 La
reproducción sexual implica la combinación de células especializadas llamadas
gametos para formar hijos que heredan el material genético, y por tanto los rasgos
y naturaleza de ambos padres. Los gametos pueden ser idénticos en forma y función
(isogametos), pero en algunos casos han evolucionado hacia una asimetría de tal
manera que hay dos tipos de gametos específicos por sexo (heterogametos): los
gametos masculinos son pequeños, móviles, y optimizados para el transporte de su
información genética a cierta distancia; mientras que los gametos femeninos son
grandes, no móviles y contienen los nutrientes necesarios para el desarrollo
temprano del organismo joven.

El sexo de un organismo se define por los gametos que produce: los del sexo
masculino producen gametos masculinos (espermatozoides) mientras que los de sexo
femenino producen gametos femeninos (óvulos), los organismos individuales que
producen tanto gametos masculinos como gametos femeninos se denominan
hermafroditas. En la especie humana no existe el hermafroditismo, pero sí la
intersexualidad (anteriormente llamada seudohermafroditismo), una anomalía física
congénita que, en apariencia, tiene similitudes con el hermafroditismo. Con
frecuencia, las diferencias físicas se asocian con el sexo del organismo; este
dimorfismo sexual puede reflejar las presiones reproductivas diferentes de cada
sexo.

Índice
1 Etimología
2 Evolución
3 Reproducción sexual
3.1 Animales
3.2 Plantas
3.3 Hongos
4 Determinación sexual
4.1 Genético
4.2 No genético
5 Dimorfismo sexual
6 Véase también
7 Referencias
8 Enlaces externos
Etimología
El término «sexo» deriva del latín sexus, por sectus, «sección, separación» y
aparece usado por primera vez en De inventione I de Cicerón.[cita requerida]

Evolución
Artículo principal: Evolución del sexo
Se considera que la reproducción sexual apareció por primera vez alrededor de hace
1000 millones de años, evolucionaron dentro de ancestros de eucariotas
unicelulares.2 La razón de la evolución inicial de sexo, (y las razones) por las
que ha sobrevivido hasta el presente, son todavía materia de debate. Algunas de las
teorías plausibles incluyen: que el sexo crea la variación de la descendencia, el
sexo ayuda a la propagación de características ventajosas, y que el sexo ayuda a la
eliminación de los rasgos desfavorables; proceso que ocurre mediante la selección
sexual.
La reproducción sexual es un proceso específico de las eucariotas, organismos cuyas
células contienen un núcleo y mitocondrias. Además de los animales, las plantas y
los hongos, otras eucariotas (por ejemplo, el parásito de la malaria) también
participan en la reproducción sexual. Algunas bacterias utilizan la conjugación,
que es una transferencia de material genético entre las células, y aunque no es lo
mismo que la reproducción sexual, se traduce también en la mezcla de los rasgos
genéticos.

Lo que se considera la definición de la reproducción sexual es la diferencia entre


los gametos y la naturaleza binaria de la fertilización. La multiplicidad de tipos
de gametos dentro de una especie aún se consideran una forma de reproducción
sexual. Sin embargo, células terceras que no son gametos se conocen en los animales
multicelulares.345

Mientras que la evolución del sexo en sí se remonta a la etapa de célula eucariota,


el origen de la determinación del sexo cromosómico es más joven. El sistema ZW para
la determinación del sexo es compartido por las aves, algunos peces y algunos
crustáceos. La mayoría de los mamíferos, y también algunos insectos (Drosophila) y
plantas (Ginkgo) utilizan la determinación XY. La determinación X0 se encuentra en
ciertos insectos.

Los cromosomas ZW y XY no contienen genes similares,6 y comparando los pollos y los


humanos, el cromosoma Z se asemeja al cromosoma 9 del autosoma humano, en lugar de
X o Y, sugiriendo que la determinación del sexo ZW y XY no comparten su origen,
sino que los cromosomas sexuales se derivan de los cromosomas autosómicos del
antepasado común de aves y mamíferos. No obstante en un documento de 2004 que
compara el cromosoma Z del pollo con el cromosomas X del ornitorrinco, se sugiere
que los dos sistemas están relacionados.7

Reproducción sexual
Artículo principal: Reproducción sexual

Ciclo de vida de la reproducción sexual a través de etapas de organismos haploides


y diploides.
La reproducción sexual es un proceso donde los organismos forman la descendencia,
que combina las características genéticas de ambos padres. El material genético,
agrupado en los cromosomas, es transmitido de una generación a la siguiente en este
proceso. Cada célula de la descendencia tiene 2n cromosomas, de los cuales la mitad
(n) proceden de la madre y la otra mitad del padre (n).8 Los organismos con un
número de cromosomas doble (2n) se denominan "diploides". Los gametos se generan en
un proceso denominado meiosis, en el cual las células madre se dividen produciendo
células haploides con sólo un juego de cromosomas (n).9 La meiosis implica también
una etapa inicial de entrecruzamiento cromosómico, en que los cromosomas
intercambian una parte de su información genética. El cruzamiento y la
fertilización (la recombinación de los conjuntos de cromosomas para hacer una nueva
célula diploide) dan como resultado el nuevo organismo que contiene un material
genético que procede de una selección aleatoria del material genético de los
padres.

En muchos organismos la etapa haploide se ha reducido a sólo la producción de


gametos especializados en recombinarse y formar un nuevo organismo diploide, en
otros, los gametos son capaces de experimentar la división celular para producir
organismos multicelulares haploides. En cualquier caso, los gametos pueden ser
externamente similares, sobre todo en el tamaño (isogamia), o puede haber
evolucionado una asimetría de tal manera que los gametos son diferentes en tamaño y
otros aspectos (heterogamia).10 Por convención, el gameto más grande (llamado
óvulo) se considera femenino, mientras que el más pequeño (llamado espermatozoide)
se considerada masculino. Un individuo que produce gametos grandes es de sexo
femenino, y el que produce pequeños gametos es de sexo masculino. Al individuo que
produce los dos tipos de gametos se le denomina hermafrodita; en algunos casos,
como las plantas, los hermafroditas son capaces de auto-fertilizarse y producir
descendencia sin la intervención de un segundo organismo. No obstante también es
frecuente que los organismos hermafroditas crucen entre sí los gametos11

Animales

Sirfidos participando en la relación sexual.


La mayoría de los animales se reproducen sexualmente, y son organismos diploides,
con la etapa haploide reducida a los gametos unicelulares.12 Los gametos de
animales tienen formas masculinas y femeninas, los espermatozoides y los óvulos.
Estos gametos se combinan para formar embriones que se desarrollan en un nuevo
organismo.

El gameto masculino, el espermatozoide (producido en un testículo), es una pequeña


célula que contiene un solo flagelo largo que lo propulsa.13 Los espermatozoides
son células muy pequeñas, que carecen de muchos componentes celulares que serían
necesarios para el desarrollo embrionario. Están especializados en la motilidad, la
búsqueda de un óvulo para después fusionarse con él en el proceso llamado
fecundación.

Los gametos femeninos son los óvulos (producido en los ovarios), grandes células
inmóviles que contienen los nutrientes y los componentes celulares necesarios para
el desarrollo del embrión.14 Los óvulos se asocian a menudo con otras células que
apoyan el desarrollo del embrión, formando un huevo. En los mamíferos, el embrión
fertilizado se desarrolla dentro del individuo con sexo femenino, que reciben
nutrición directamente de su madre.

Los animales suelen ser móviles y buscan una pareja del sexo opuesto para el
apareamiento. Los animales que viven en el agua pueden aparearse con fertilización
externa, donde los óvulos y los espermatozoides se liberan y se combinan en el agua
circundante.15 La mayoría de los animales que viven fuera del agua, deben
transferir el esperma del macho a la hembra para lograr la fertilización interna.

En la mayoría de las aves, tanto la excreción como la reproducción se realiza a


través de una sola abertura posterior, llamado cloaca, machos y hembras pájaro
hacen contacto en la cloaca para la transferencia de esperma, un proceso llamado
"beso cloacal".16 En muchos animales terrestres, los machos usan órganos sexuales
especializados para ayudar al transporte de los espermatozoides, al órgano sexual
masculino se le llama órgano copulador. En los seres humanos y otros mamíferos este
órgano masculino se denomina pene, y penetra en el tracto reproductivo femenino
(llamada vagina) para lograr la inseminación, en un proceso conocido como coito. El
pene contiene un tubo a través del cual viaja el semen (un líquido que contiene
espermas). En las hembras de los mamíferos la vagina se conecta con el útero,
órgano que apoya directamente el desarrollo del embrión fertilizado en su interior
(gestación).

Debido a su movilidad, el comportamiento sexual animal puede implicar relaciones


sexuales coercitivas. La inseminación traumática, por ejemplo, es utilizada por
algunas especies de insectos para inseminar a las hembras a través de una herida en
región abdominal - un proceso perjudicial para la salud de la hembra.

Plantas

Las flores son los órganos sexuales de las plantas magnoliófitas, por lo general
contienen dos partes masculinas y femeninas.
Artículo principal: Reproducción sexual en plantas
Como los animales, las plantas han desarrollado gametos masculinos y femeninos
especializados para la reproducción.17 En la mayoría de las plantas conocidas, los
gametos masculinos están contenidos dentro de sacos duros, formando el polen. Los
gametos femeninos de las plantas se encuentran dentro de óvulos, una vez fecundado
por el polen estas forman semillas de tal forma que, como los huevos, contienen los
nutrientes necesarios para el desarrollo de la planta embrionaria.

Pinus nigra cone.jpg Pine cones, immature male.jpg


Hembra (izquierda) y macho (derecha) los conos son los órganos sexuales de los
pinos y otras coníferas.
Muchas plantas tienen flores siendo, estas los órganos sexuales de las plantas. Las
flores son generalmente hermafroditas, producen tanto los gametos masculinos como
los femeninos. La parte femenina, en el centro de una flor, son los carpelos, uno o
más de ellos pueden ser combinados para formar un solo pistilo. Dentro de los
carpelos hay óvulos que se desarrollan en semillas después de la fecundación. La
parte masculina de la flor son los estambres: estos órganos filamentosos largos se
colocan entre el pistilo y los pétalos, produciendo así el polen en las puntas.
Cuando aterriza un grano de polen en la parte superior de un carpelo, los tejidos
de las plantas reaccionan para transportar el grano hasta el carpelo y unirse con
un óvulo, formando semillas.

Polinización gracias al transporte de polen de insectos


En los pinos y en otras coníferas los órganos sexuales son los conos de coníferas y
tienen formas masculina y femenina. Los conos femeninos más comunes suelen ser más
duraderos, conteniendo los óvulos dentro de ellos. Los conos masculinos son más
pequeños y producen polen que es transportado por el viento y puede de esta forma
llegar a los conos femeninos. Al igual que con las flores, las semillas se forman
dentro del cono hembra después de la polinización.

Debido a que las plantas son inmóviles, estas dependen de los métodos pasivos para
el transporte de granos de polen a otras plantas. Muchas plantas, incluyendo
coníferas y pastos, producen polen ligero que es llevado por el viento a las
plantas vecinas. Otras plantas tienen polen más pesado el cual es pegajoso y está
especializado en el transporte que hacen algunos insectos, colibríes y murciélagos.
Las plantas atraen a estos animales con el néctar de las flores que contienen, y
éstos transportan el polen cuando se desplazan a otras flores, que también
contienen los órganos reproductores femeninos, lo que resulta en la polinización.

Hongos

Las setas son los órganos reproductores de muchos hongos superiores.


Artículo principal: Reproducción en Fungi
La mayoría de los hongos se reproducen sexualmente, y tienen una etapa haploide y
otra diploide en su ciclo biológico. Estos hongos son típicamente isogámicos: los
hongos haploides crecen en contacto entre sí, para después fusionar sus células. En
algunos de estos casos, la fusión es asimétrica, y hay una célula que sólo dona el
núcleo (no acompañado por el material celular) y por este hecho puede asemejarse a
una célula "masculina".18

Algunos hongos, como la levadura de panadería, poseen tipos sexuales que se


asemejan a la dualidad de los roles masculinos y femeninos. Por ejemplo, levaduras
con el mismo tipo sexual no se fusionarán entre sí para formar células diploides,
sino solamente con levaduras que lleven el otro tipo sexual.19

Algunos hongos producen setas como parte de su reproducción sexual. En las setas se
forman células diploides que luego se dividen en esporas haploides que podrán ser
dispersadas para formar un nuevo individuo mediante mitosis.

Determinación sexual
El sexo ayuda a la propagación de características dominantes a través de la
recombinación. Los diagramas comparan la frecuencia de la evolución de los alelos
en una población sexual (arriba) y una población asexual (abajo). El eje vertical
muestra la frecuencia y el eje horizontal muestra el tiempo. Los alelos a/A y en
b/B ocurren al azar. Los alelos dominantes A y B, que surgen de forma
independiente, puede ser rápidamente combinados por la reproducción sexual en una
combinación más dominante AB. La reproducción asexual requiere más tiempo para
lograr esta combinación, ya que sólo puede producir AB si A se presenta en un
individuo que ya cuenta con B, o viceversa.
Artículo principal: Sistema de determinación de sexo
El sistema sexual más básico es aquel en el que todos los organismos son
hermafroditas, producen los gametos masculinos y femeninos -este es el caso de
algunos animales (caracoles, por ejemplo) y la mayoría de las plantas con flores.20
En muchos casos, sin embargo, la especialización sexual ha evolucionado de tal
manera que unos organismos sólo producen gametos masculinos y otros sólo femeninos.
La causa biológica para que un organismo desarrolle uno u otro tipo de los dos
sexos se llama determinación sexual.

En la mayoría[cita requerida] de las especies con especialización sexual, los


organismos son bien de sexo masculino (sólo producen gametos masculinos) o de sexo
femenino (sólo producen gametos femeninos). Hay excepciones comunes, por ejemplo,
en el gusano redondo C. elegans los dos sexos son hermafroditas y masculinos (un
sistema llamado androdioecia).

A veces el desarrollo de un organismo es intermedio entre machos y hembras, una


condición llamada intersexualidad. En algunos casos los individuos intersexuales se
les llama "hermafrodita", pero, a diferencia de los hermafroditas biológicos, las
personas intersexuales son casos poco comunes y generalmente no son fértiles, tanto
en los aspectos masculinos y femeninos.

En el caso de los seres humanos, hasta la quinta semana de gestación, el sexo


anatómico del feto es indeterminado. Es entonces cuando intervienen dos grupos de
genes, cuya expresión hará que el sexo del individuo sea más o menos próximo al que
está determinado por sus cromosomas sexuales. Estos genes estimularán el desarrollo
de los órganos genitales masculinos o femeninos, o de ambos en el caso de ciertas
personas intersexuales.21

Genético
En el sistema XY para la determinación del sexo, el sexo de un organismo está
determinado por el genoma que hereda. La determinación del sexo genético por lo
general depende de asimétrica heredada por los cromosomas sexuales los cuales
guardan las características genéticas que influyen en el desarrollo; el sexo puede
ser determinada por la presencia de un cromosoma sexual o por la cantidad de estos
en un organismo. La determinación genética del sexo, se da ya que está determinada
por la clasificación de los cromosomas, por lo general la descendencia masculina y
femenina resulta en una proporción de 1:1.