Está en la página 1de 3

Las fuentes del Derecho mercantil

son el origen de una norma o disposición de comercio, una norma es considerada de


naturaleza comercial cuando tiene carácter de obligatoria dentro del marco jurídico, y
regula las conductas en las que se desarrolla el derecho Mercantil. La fuente del derecho
comercial por excelencia es la legislación mercantil, una ley puede considerarse de
naturaleza mercantil cuando el legislador le ha otorgado esa calidad y cuando la materia
de la cual se trate, se encuentre en esa categoría, en virtud de disposiciones de materia
de comercio.

Legislación Mercantil. Son fuentes del derecho mercantil:


• Código de Comercio.
• Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito.
• Ley General de Sociedades Mercantiles.
• Ley de Concursos Mercantiles.
• Ley de quiebras y Suspensión de pagos.
• Ley de Comercio Exterior.
• Ley de Instituciones de Crédito
• Ley de la Propiedad Industrial.

Fuentes Formales.
La Ley. El Derecho Mercantil es Derecho Positivo, se regula con disposiciones de
carácter normativo. Es una rama del Derecho Privado Común, por lo que en el caso de
ausencia de una norma específica y siendo imposible aplicar analógicamente una
disposición del propio Derecho Mercantil para completar una laguna, regirá el Derecho
común, que en este caso es el civil.
Tratados aprobados por el Congreso. Es un acuerdo escrito entre ciertos sujetos de
Derecho internacional y que se encuentra regido por este, que puede constar de uno o
varios instrumentos jurídicos conexos, y siendo indiferente su denominación.
La Jurisprudencia. Es una interpretación de la ley y es realizada por los órganos
jurisdiccionales. No es fuente del Derecho, tal y como establece el Código Civil, pero sirve
de apoyo interpretativo. Dado el carácter profesional de los jueces y magistrados, la
jurisprudencia es consensualmente considerada como la mayor fuente interpretativa del
Derecho Positivo en caso de laguna, aunque formalmente no sea una fuente.
Fuentes Materiales.
Usos y Costumbre. Jerárquicamente son considerados la segunda fuente según
importancia y aún continúan vigentes como fuente directa, ya que el derecho mercantil en
sus orígenes es un derecho basado en tradiciones comerciales. para ser considerados
fuente del derecho mercantil los usos y costumbres deben cumplir los siguientes
requisitos:
Deben ser una práctica general por parte de un sector comercial o grupo de comerciantes.
No deben contradecir en ningún sentido las leyes vigentes. por lo que una conducta
antijuridica, a pesar de ser constante no podrá ser fuente del derecho mercantil.
La conducta debe ser considerada como obligatoria para los comerciantes
Los usos y costumbres solo pueden ser aplicados de forma supletoria y también pueden
ser utilizados para interpretar los preceptos jurídicos aplicables.
Doctrina jurídica. Se entiende por doctrina jurídica al conjunto de derechos, teorías,
investigaciones que han realizado los expertos en la ciencia jurídica. Dentro de las fuentes
materiales también es posible incluir las leyes mercantiles extranjeras de las cuales a
partir de su análisis e investigación, podrán ser utilizadas para dictaminar una solución
jurídica concreta.
Fuentes Supletorias.
Previendo la posible existencia de lagunas o vacíos legislativos, existen dos mecanismos
subsanación que en su caso serán fuentes del derecho mercantil: De aplicación general,
donde a falta de disposiciones del Código de Comercio y demás leyes mercantiles, se
aplicarán las disposiciones de derecho común contenidas en el Código Civil Federal y de
aplicación especial, consagradas en las disposiciones especiales mercantiles.

Para subsanar éstos vacíos, se utilizan básicamente dos mecanismos los cuales se
describen a continuación:
De aplicación general. Se encuentra contenida en los artículos 1 y 2 del Código de
Comercio, y señalan que a falta de disposiciones de este Código y demás leyes
mercantiles, se aplicarán las disposiciones de derecho común contenidas en el Código
Civil Federal
De aplicación especial. Se encuentran previstas en el Art. 2 Ley General de Títulos y
Operaciones de Crédito.
Para que exista la supletoriedad de unas normas respecto de otras, es necesario que se
cumplan los siguientes requisitos:
El ordenamiento sobre el cual se aplicará la supletoriedad, lo admita expresamente, y
señale el estatuto a suplir.
El ordenamiento debe reconocer la institución jurídica objeto de la supletoriedad.
Que las normas que integran el marco jurídico aplicable, no puedan resolver la situación
jurídica concreta en base a sus disposiciones.
Es necesario que aquellas disposiciones o principios destinados a suplir la deficiencia no
contradigan, los pilares en que se basa el sistema legal que se pretenda suplir. En casos
de ausencia de algunos de estos requisitos, no puede operar la supletoriedad de una
legislación a otra
COMERCIANTES.
De acuerdo al artículo 1ro del código de comercio, son comerciantes, todas las personas
que ejercen actos de comercio, y hacen de él su profesión habitual, aunque para ser
comerciante, dicho código exige dos condiciones: 1ra ejercer actos de comercio. 2da
hacer el ejercicio de estos actos profesión habitual.
La primera condición: ejercer actos de comercio. Solo nos queda por decir que ellos
deben ser ejercidos por cuenta propia. No son comerciantes, por tanto, el apoderado de
un establecimiento comercial, el simple empleado, entre otros. Tampoco lo es, nos dice el
código de comercio mismo, aunque tratando de otra materia, la mujer casada que "no
hace otra cosa que vender al por menor los géneros en que comercia su marido; pues
para reputárselos en tal ejercicio, es necesario que ella haga un comercio por separado".
Conviene hacer notar, sin embargo, que el comisionista no se encuentra en el mismo
caso cuando ejerce la comisión en forma de empresa, desde luego que, como ya vimos,
la empresa de comisión es un acto de comercio por sí misma.
La segunda condición: hacer del ejercicio de esos actos profesión habitual.
Para algunos autores profesión de comerciante y hábito en el ejercicio de los actos de
comercio son equivalentes. La persona que abre un establecimiento comercial es
comerciante, tiene esta profesión desde el mismo momento en que lo abre, y realiza sus
primeros actos de comercio; sin embargo, no ha podido adquirir, todavía el habito que
implica por sí mismo repetición continuada de una misma actividad, de un mismo hacer
algo.