Está en la página 1de 6

Libro Sí, y

Kelly Leonard y Tom Yorton

Reseña
Muchos comediantes estrella iniciaron su carrera en la reconocida compañía teatral
de improvisación de Chicago The Second City, y consiguieron la fama y el éxito. Entre
ellos, Mike Myers, Tina Fey, Amy Poehler y Bill Murray, entre otros. Second City
también ha entrenado a gerentes, mercadólogos, maestros, abogados y líderes. El
vicepresidente ejecutivo de Second City Inc., Kelly Leonard, y el director ejecutivo de
Second City Works, Tom Yorton, entretejen divertidas anécdotas en esta lúcida guía
práctica para aplicar técnicas de improvisación dirigidas a lograr un crecimiento
personal y organizacional. Su narrativa es divagante y no todos sus ejemplos se
alinean con los puntos que intentan ilustrar. Aun así, los autores son concisos y
rigurosos cuando exponen la esencia de su enfoque. Sus ejercicios pueden aumentar
su toma de conciencia y ayudarlo a estar presente, escuchar activamente, responder
ante una crisis, enfrentar los fracasos sin temor, confiar en sus compañeros,
colaborar de manera efectiva y dejar de estorbarse a sí
mismo. getAbstract recomienda su sistema basado en el sentido común a ejecutivos,
gerentes, funcionarios de recursos humanos y cualquiera que trabaje con otras
personas.

En este resumen usted aprenderá

 Cómo Second City utiliza la táctica “Sí, y” para estimular la creatividad y el trabajo en
equipo;
 Cómo aplicar las técnicas de improvisación a su crecimiento personal y corporativo y
 Cómo las técnicas de Second City de escuchar activamente y responder con fluidez pueden
ayudarlo en cualquier situación.

Ideas fundamentales

 La compañía teatral de improvisación de Chicago, Second City, utiliza técnicas que pueden
ayudarle a ser más creativo, tener menos temor al fracaso y ser más ingenioso.
 Toda improvisación surge a partir de dos palabras: “Sí, y”. Cuando alguien presente una
idea responda “sí” para darle la bienvenida a la idea, y diga “y” antes de agregar su reacción
a ella.
 Esta actitud abre su mente a muchas posibilidades. Cuando los miembros de un equipo
reciben las ideas con las palabras “sí, y” pueden trabajar juntos con apertura.
 Un ensamble eficiente es siempre más inteligente y más creativo que cualquier miembro
por sí solo.
 Cuanto más grande es la empresa, más se resiste a alentar los ensambles.
 Una organización competitiva debe verse a sí misma con escepticismo y estar dispuesta a
cuestionar los supuestos acerca de sí misma.
 En cualquier ensamble, el más pequeño de los actos egoístas puede producir una ruptura
importante.
 El temor al fracaso suprime la creatividad; crear momentos seguros y foros para el fracaso,
la estimula.
 La improvisación reduce la timidez y la negatividad al enfocarse en la tarea en cuestión.
 Siga el consejo en la puerta de Second City que dice, entre otras cosas: “Atrévase a
ofender”, “Respete, no reverencie”, haga reír a las personas y hágalas pensar.

Second City

La compañía teatral Second City de Chicago presenta comedia de improvisación


basada en ensambles. Sus actores forman un equipo para escribir entre todos cada
presentación en una colaboración espontánea. Second City también enseña sus
técnicas para consultoría corporativa. Nissan, Motorola, Google, Nike y otras
empresas envían a sus empleados a estudiar sus métodos de improvisación
colaborativa, respuesta rápida y escucha activa. A medida que las jerarquías
demuestran ser cada vez menos eficientes y los negocios crecen de manera más
fluida, solo los más ingeniosos prevalecerán.

“Los improvisadores son por lo general de mente extremadamente rápida e ingeniosos,


capaces de reaccionar rápidamente y adaptarse sin problemas a circunstancias o
ambientes cambiantes”.
“El enfoque de la capacitación basada en la improvisación de Second City fue una poderosa
manera de construir las habilidades básicas que separan a las estrellas del montón en el
mundo corporativo”.

Los siete elementos de la improvisación

Dominar la improvisación puede ayudarle a usted y a su empresa a generar ideas,


mejorar la comunicación, establecer ensambles de trabajo eficientes, fomentar el
diálogo sincero, desmantelar silos y desencadenar soluciones creativas. Second City
enseña estas estrategias de la improvisación:

“La… organización que se toma a sí misma demasiado seriamente y no sabe cómo


cuestionar sus propias creencias tiene una desventaja competitiva importante”.
“Con ‘Si, y’ no necesita trabajar en cada idea, pero debe permitir que toda idea tenga la
oportunidad de ser trabajada”.

1. Sí, y – La improvisación surge a partir de dos palabras: “sí, y”. Cuando alguien ofrezca una
idea responda “sí” para darle la bienvenida a la idea. Luego diga “y” antes de reaccionar. Esta
actitud abre su mente a una infinidad de posibilidades. Decir “sí, y” significa explorar cada
idea que surja, incluso las ideas en peligro de ser juzgadas, criticadas y rechazadas muy
rápidamente. Esto le permitirá explorar nuevos caminos potenciales sin timidez, miedo o
vergüenza. Cuando las personas responden “sí, y” pueden trabajar juntas abiertamente.

2. Ensamble – Las estrellas de Second City primero aprendieron a improvisar como parte de
un equipo al trabajar en grupos. La improvisación no celebra la gloria individual; celebra el
ensamble de personas que persiguen un objetivo común. Pocas empresas le dan la prioridad
suficiente a construir, mantener y desarrollar ensambles. Una cultura corporativa que no
pone énfasis en el desempeño en equipo estimulará la competencia y la vanagloria. Esto
denota un estilo de liderazgo que está presto a declarar el éxito y a esquivar la
responsabilidad. Las personas en ensamble no se jactan de tener la razón, no acaparan el
foco de atención ni pretenden estar en control.

3. Cocreación – Los diálogos impulsan más los relatos que los monólogos. Cocrear implica
aceptar recomendaciones, tomar nota de las opiniones y estimular la participación de todos.
El dominio de las interacciones en línea del mundo de los negocios actual muestra el poder
de la cocreación en el ámbito mundial y demuestra lo fácil que es adoptar la cocreación en
la práctica. Esta debilita las jerarquías de la manera más productiva posible.

4. Autenticidad – La sinceridad impulsa a las grandes organizaciones. Los ejecutivos


inteligentes reconocen la persistencia del error y reconocen que ellos mismos cometen
errores. Las culturas boyantes animan a la gente a cuestionar el statu quo y decirle la verdad
al poder. Los actores de Second City reconocen la necesidad del equilibrio entre respeto y
reverencia. El respeto –a los líderes, la cultura, los compañeros de trabajo– es sano y
productivo, pero la reverencia paraliza a la gente en una manera de pensar y actuar. La
comedia y la irreverencia son lubricantes que animan a la gente a reconsiderar las creencias
anquilosadas que puedan estarla deteniendo.

5. Fracaso – Los improvisadores se enfrentan al fracaso cada vez que actúan. Cuando cometa
un error, intégrelo a la narrativa para producir cambios positivos. El temor –especialmente
al fracaso– suprime la creatividad. Si puede usted debilitar el poder del fracaso, puede hacer
que todos a su alrededor sean menos temerosos y estén más dispuestos a arriesgarse. Toda
organización falla. Acepte el fracaso como parte de su proceso y como parte de su camino al
éxito.

6. Siga al seguidor – Cualquier miembro del ensamble puede convertirse en el líder durante
el tiempo que el equipo necesite su experiencia. El liderazgo rota para poner a cargo a la
persona con las habilidades necesarias. Cambiar el estatus entre los miembros del equipo es
un arte, no una ciencia. Considere las personalidades, circunstancias, metas y la manera en
que las personas asumen la responsabilidad. Los verdaderos líderes no se preocupan por
mantener su estatus. En las empresas internacionales de internet, los profesionales
consultan, trabajan juntos, se separan y se van a trabajar a otro lado. Su mundo es tan fluido
como su jerarquía. Los líderes dan poder a los miembros de su equipo para que apliquen su
creatividad para encontrar soluciones.

7. Escuchar – La improvisación depende de escuchar. La mayoría de las personas solo está


esperando su turno para responder. No practican el escuchar para entender. Permanezca en
el momento sin apresurar a la persona que está hablando. Cuando tanto usted como su
interlocutor escuchan activamente, desencadenan su creatividad mutua.
“Su ensamble es tan bueno como lo sea su capacidad para compensar las debilidades de su
miembro más débil”.
“Reírse de los pequeños errores y de los contratiempos bien intencionados ayuda a crear
una cultura de alto rendimiento donde… es posible la grandeza”.

El ensamble

La unidad básica de la improvisación es el ensamble. Un ensamble eficiente es un


grupo de personas que responden positivamente unos a otros. Los ensambles que
practican “sí, y” juzgan menos, aceptan lo que ven y escuchan y le añaden. La
improvisación enseña que un equipo eficiente siempre es más inteligente y más
creativo que cualquier miembro por sí solo. En una empresa todos tienen que tratar
con otras personas en casi cualquier tarea o decisión. Aceptar la naturaleza de
ensamble del trabajo y los lugares de trabajo modernos puede generar un coro de
voces creativas que se esfuerzan por la excelencia sin esforzarse por la preeminencia.

“Es natural… pensar que las grandes empresas son renuentes al cambio, sin humor y muy
reverentes a sus productos, historia y líderes”.
“Cuando el statu quo ya no funciona, organizaciones y líderes necesitan una manera de
cambiar la conversación y lograr que las personas reconsideren los supuestos que los están
descarriando”

Los mejores ensambles tienen una mezcla de personalidades con fortalezas y


debilidades individuales. Idealmente, un ensamble cultivará los mejores rasgos de
cada miembro del equipo y silenciará sus limitaciones. Los ensambles más potentes,
más creativos y más resistentes son siempre los más diversos, así que haga que cada
equipo sea una mezcla de géneros, antecedentes y rangos dentro de la empresa. Para
desencadenar nuevas ideas, exponga a los miembros a nuevas perspectivas y
estrategias. Para que un ensamble funcione a su máximo, todos deben estar
completamente presentes. Cuando hable del trabajo, no vuelva a discutir los errores
o los triunfos pasados; apéguese al proyecto actual. En las reuniones, los miembros
no deben revisar su correo electrónico o dispositivos. Mire a los ojos a cada orador.
Escuche lo que digan los demás y considere lo que decidieron no decir. Establezca
tiempos específicos para reflexionar, planificar, crear e innovar.

“Si es muy reverente hacia su producto o servicio cuando emprenda la innovación, será
demasiado tímido para lograr un cambio sustancial”.
“El mundo de las agencias de publicidad, diseño y relaciones públicas se está moviendo
cada vez más a un modelo que favorece el desarrollo de la cocreación con sus clientes, en
lugar de presentar grandes revelaciones de campañas creativas totalmente terminadas”.

Toma y daca

Todas las oficinas tienen un acaparador, alguien que necesita que lo escuchen todo
el tiempo. Los miembros más efectivos de un equipo son los que pueden interpretar
cualquiera de los dos papeles; son tanto dadores como acaparadores. Se ha
encontrado en estudios que los ingenieros más productivos son los que más ayudan
a sus colegas. Lo mismo es válido en medicina y ventas. El proceso de toma y daca se
manifiesta en comportamientos tales como respetar a sus colegas o asumir más
tareas que su pequeña parte de tareas cotidianas o aprenderse el nombre de todas
las personas de su oficina.

“Relajar la tensión con comedia es una excelente manera de lograr que las personas
cambien más rápidamente sus actitudes para que pueda lograr una… transformación
efectiva”.

Para ser parte de un ensamble, se requiere renunciar a la necesidad de tener la razón.


Insistir en que su manera de hacer las cosas es la única manera frustra a sus colegas
y bloquea la innovación. La manera más rápida de crear un abismo infranqueable
entre los miembros de un ensamble es que alguno insista en que su manera de hacer
las cosas es la mejor. Si cada miembro renuncia a tener la razón, las ideas pueden
fluir de cada uno de los miembros con mayor fluidez y con menor temor. Los
ensambles pueden convertirse en verdaderos grupos de iguales que se esfuerzan por
la mejor idea y no por la idea que le otorga mayor atención a una persona. Los líderes
de Second City aprendieron que sus actores deben atreverse a ofender y tener el valor
de hablar en contra del statu quo. Las organizaciones valiosas alientan esta actitud.
El respeto por la cultura corporativa mantiene junta a la gente, pero el exceso de
reverencia bloquea nuevas ideas y asegura que las personas en posiciones de mando
sigan siendo acaparadores. Un nivel saludable de irreverencia fomenta la
creatividad, hace a todos menos temerosos y trae alegría al trabajo.

Ejercicios basados en la improvisación

Estos ejercicios enseñan a confiar, escuchar y utilizar el poder de la colaboración:

 Una palabra a la vez – De seis a 10 personas se reúnen en un círculo. Cuentan una


historia, cada persona agrega y contribuye a la historia en su turno, pero cada jugador solo
puede decir una palabra. La siguiente persona agrega una palabra y así continúa el juego.
Este ejercicio solo debe durar unos pocos minutos; todos entran en sintonía con el grupo
mientras piensan por adelantado y buscan cómo alargar la historia.
 Hable sin usar la primera persona – El grupo se divide en parejas. Cada una habla de
cualquier cosa que le guste y ninguno puede usar la primera persona ni la palabra “yo”.
Continúa una discusión sobre cómo suprimir la primera persona fomenta compartir ideas.
 Espejo – Se forman parejas. El líder gira ligeramente su cuerpo o su rostro. La otra persona
refleja como un espejo cada movimiento. Luego, intercambian papeles. Después de unos
pocos minutos, deben intentar reflejarse el uno al otro sin que ninguna de las dos personas
sea el líder.
 Opción emocional – En pareja, se conversa sobre cualquier cosa. El líder grita una
emoción, como “frustración” y todos hablan en el tono de esa emoción. Cuando el líder grita
otra emoción, todos cambian. Esto crea intimidad en la comunicación.
 ¿Quién es el líder? – Rodeen en círculo a alguien que mantenga los ojos cerrados. Sin
hablar, las personas del círculo designan a un líder. El grupo imita los movimientos del líder.
La persona con los ojos cerrados los abre e intenta adivinar quién es el líder a partir de las
imitaciones. Esto muestra cómo el liderazgo puede cambiar y cómo los que ponen atención
pueden trabajar juntos.
 Sarta de perlas – El grupo se coloca en línea hombro con hombro. El moderador le dice a
la persona que está en uno de los extremos la primera oración de una historia, como: “Hoy
fui al doctor”, y le dice a la persona que está en el otro extremo la última frase: “Después, mi
barra de chocolate me habló”. Cada persona de la línea dice una oración para transmitir la
historia de un extremo al otro de una manera lógica. Esto enseña a escuchar y a utilizar la
imaginación para lograr un propósito común.
 Responder con la última palabra – Conversen en pareja, cada uno dice una oración a
la vez. Cada oración debe iniciar con la última palabra de la oración de la persona anterior.
Los participantes deben permitir que su pareja pueda crear una oración coherente. Esto
concientiza sobre cómo lo que dice una persona puede ayudar o entorpecer el esfuerzo de un
colega para presentar una idea.
 Repetición – Dos personas conversan frente a frente. Dicen una oración por persona por
turno. Uno dice la primera oración, el otro debe repetirla textualmente antes de hablar. Se
turnan para aprender la poco común habilidad de escuchar verdaderamente y el profundo
sentimiento de apreciación que surge al ser escuchado sinceramente.

Abra la puerta

Second City trabaja a menudo con otras compañías y usa la improvisación para
apoyar el cambio corporativo al promover la agilidad, crear una atmósfera de
confianza y fomentar la comunicación abierta. Second City publica videos de
capacitación, RealBiz Shorts, sobre asuntos corporativos y ética. Los videos son
herramientas populares para hacer relevantes los temas difíciles de entender.

Mejore la toma de conciencia, la colaboración y el desempeño de su empresa al poner


atención al consejo en la pared de Second City: “Vea a las personas a los ojos cuando
se reúna con ellas. Sonría. No revise sus mensajes de texto o correo electrónico
mientras alguien más esté hablando. Sea curioso. Trate de eliminar la palabra ‘no’ de
su vocabulario solo por un día. Cuando esté equivocado, reconózcalo, pida perdón y
siga adelante. Perdónese a sí mismo y perdone a otros. Lidere como le gustaría ser
liderado. Sea puntual. Destáquese en la preparación. Pregúntese: ¿Cuál es el
problema que estoy tratando de resolver? Haga que su pareja se vea bien. Respete,
no reverencie. Escuche a la persona como un todo. Detecte el ambiente. Comparta la
conversación. Ame su trabajo. Reconozca a otros. Diga ‘nosotros’ en lugar de ‘yo’
siempre que sea posible. Considere que es posible que no tenga la razón. Abra su
puerta. Intente no trabajar por temor; trabaje con un sentido de posibilidad.
Entienda la audiencia a la que se está tratando de ganar y deles un papel. Sea un
improvisador”.

Sobre los autores


El vicepresidente ejecutivo de Second City, Inc., Kelly Leonard, ha estado con la compañía teatral
desde 1988. El director ejecutivo de Second City Works, Tom Yorton, enseña a personas de negocios
a utilizar la comedia y la improvisación para mejorar su desempeño.

También podría gustarte