Está en la página 1de 2

Características de los auténticos oradores

 Adorar exclusivamente a Dios

Salmos 81:9 - No haya en ti dios ajeno, ni adores a dios extranjero.

2 Reyes 17:35 - con los cuales el SEÑOR hizo un pacto y les ordenó, diciendo: No temeréis
a otros dioses ni os inclinaréis ante ellos, no los serviréis ni les ofreceréis sacrificios.

Mateo 4:10 - Entonces Jesús le dijo: Vete, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios
adorarás, y a él sólo servirás.

Por lo tanto, adorar a Dios implica también sumisión y obediencia. No podemos adorarle
sin haber rendido previamente nuestra voluntad ante él para servirle en todo cuanto nos
manda.

 Aman a Dios con todo el corazón


Mateo 22:37
Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.
El verdadero amor a Dios implica entrega absoluta. El Señor nos enseñó que para amarle
hay que hacerlo con todo el corazón, con toda el alma y con toda la mente (Mt 22:37). Así
pues, la adoración genuina implica la entrega de todo lo que somos como una ofrenda de
amor. Podríamos decir que la adoración es una ofrenda donde el adorador no se queda
nada para sí mismo, sino que se entrega sin reservas a Dios, consagrándole su vida entera a
él.

 Dependen del espíritu santo

(Ef 2:18) “Porque por medio de él los unos y los otros tenemos entrada por un mismo Espíritu al
Padre.” (Ro 8:26) “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos
de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con
gemidos indecibles.”

Con esto que decimos queremos mostrar que la adoración no es algo que surge de forma
natural del corazón humano, ni siquiera del creyente. De hecho, mucho de lo que
llamamos adoración no es más que una expresión de lo contentos que estamos con la
nueva condición que ahora tenemos como creyentes. Pero nos cuesta mucho colocarnos a
un lado para centrar toda nuestra atención en Dios y en su gloria. Para hacerlo es
imprescindible la obra regeneradora y santificadora del Espíritu Santo en nuestras vidas,
de otra manera nunca llegaremos a ser los adoradores que el Padre espera que seamos.
De todo lo anterior se deduce que los adoradores que Dios está buscando son aquellos
que han entrado en una nueva relación con él por medio de la fe en su Hijo. Estos son los
adoradores que el Padre está buscando. Porque mientras que no arreglemos nuestra
relación con Dios por medio de la conversión y seamos regenerados por su Espíritu Santo,
nuestro corazón seguirá estando en rebeldía, buscando una y otra vez el volver a ser el
centro de toda la atención. Y en esa condición es imposible adorar a Dios.

 Expresan con libertad sus emociones en la alabanza


(1 Co 14:15-16) “¿Qué, pues? Oraré con el espíritu, pero oraré también con el
entendimiento; cantaré con el espíritu, pero cantaré también con el entendimiento.
Porque si bendices sólo con el espíritu, el que ocupa lugar de simple oyente, ¿cómo dirá el
Amén a tu acción de gracias? pues no sabe lo que has dicho...”
Debemos adorarlo con nuestra alma, esto es, rendir a Él nuestra voluntad de tal manera
que siempre tengamos la disposición de adorarlo; que utilicemos nuestras emociones en
una forma balanceada para adorarlo, no podemos llorar o reír siempre que le adoremos,
nuestras emociones deben ser acorde a lo que queremos expresar. Al adorarlo con toda
nuestra mente, lo adoramos con el entendimiento de lo que estamos haciendo, con
profundidad, tomando el control de nuestros pensamientos, no permitir que éstos divaguen
mientras le adoramos.

Pero también debemos adorarlo con todas nuestras fuerzas, con intensidad, desde lo
profundo de nuestras entrañas. Si no lo hacemos así podemos terminar ofreciendo una
adoración superficial, seca, indiferente y sin propósito.

A Dios no le interesan los compromisos a medias, la obediencia parcial y las sobras de


nuestro tiempo. Quiere nuestra entrega total a Él, no pedacitos de nuestra vida.

 Evitan el pecado
El pecado desagrada a dios por lo tanto no nos permite tener una relación correcta hacia
él.
Dios ve nuestros corazones en la adoración y el pecado no nos permite adorar de una
forma autentica y genuina.