Está en la página 1de 2

Cultura: conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos y grado de

desarrollo artístico, científico e industrial, en una época, grupo social, entre otros.

Tecnología: conjunto de teorías y técnicas que permite el aprovechamiento


práctico del conocimiento científico.

Teniendo en cuenta ambas definiciones, podríamos afirmar que la cultura


tecnológica es el conjunto de conocimientos (teorías y técnicas), destrezas y
habilidades que nos permiten c

onocer, utilizar y aprovechar la tecnología al servicio de la sociedad.

Haciendo uso de la técnica y la tecnología, el ser humano fue creando un


complejo mundo artificial en el que, necesariamente, debemos desarrollar una
competencia que nos permita interactuar con sus componentes y ser parte activa
de él no solo como meros consumidores del mundo tecnológico, sino como
verdaderos contralores de su evolución, cuidando que el aprovechamiento de la
tecnología no desencadene en nuevos problemas para la sociedad.

De ahí la vital importancia de tener cultura tecnológica y su estrecha relación con


la educación tecnológica, ya que esta última tiene como objetivo fundamental
formar ciudadanos críticos, reflexivos y competentes que sepan desenvolverse
con idoneidad, responsabilidad y creatividad (motor del desarrollo y la innovación
tecnológica) en el mundo artificial.

En una perspectiva crítica Quintanilla (1992: 6) indica que se conciben la


tecnología y la cultura como sistemas dependientes entre sí, entendiendo que la
tecnología contemporánea conforma un sistema que envuelve todos los aspectos
de la vida cotidiana de nuestro tiempo.

Por todo esto Quintanilla (1995: 18) caracteriza la cultura tecnológica: basada en
la racionalidad crítica, en la creatividad y la innovación, y en la libertad para llevar
a cabo empresas nuevas de forma racional. En fin, todo un modelo de lo que
pueden ser objetivos ideales para el proceso educativo.

Asimismo Quintanilla (1995:14), sintetiza sus deliberaciones hacia la cultura


tecnológica con tres razonamientos:

La cultura tecnológica constituye una parte importante de la cultura compartida por


cualquier grupo humano en las sociedades avanzadas de nuestro tiempo.

El que en estos grupos compartan una adecuada cultura tecnológica es un factor


importante para el bienestar del grupo.
Como consecuencia de lo anterior, el substrato homogéneo común que debemos
plantearnos como objetivo del proceso educativo en estas sociedades avanzadas
es, precisamente, el conseguir una adecuada cultura tecnológica.

Este autor destaca ciertos elementos que están presentes en una cultura, y que en
la cultura específica de cada grupo social tienen cierta organización: las
representaciones, las reglas y normas de conducta, los valores, las formas de
comunicación y las pautas de comportamiento aprendidas (no innatas) que
caracterizan al grupo social en cuestión.

Pues bien, cuando aquí hablamos de cultura tecnológica, usamos el término


“cultura” en sentido genérico.

La cultura tecnológica de un grupo social es el conjunto de representaciones,


valores y pautas de comportamiento compartidos por los miembros del grupo en
los procesos de interacción y comunicación en los que se involucran sistemas
tecnológicos.

En una sociedad moderna, la inmensa mayoría de los procesos de interacción y


comunicación social están mediatizados por la tecnología y, en esa medida, la
cultura tecnológica es un componente esencial de la Cultura sin más. Los
conocimientos y las habilidades de ingeniería, las representaciones sociales de los
artefactos técnicos, las valoraciones sobre el desarrollo tecnológico, las actitudes
ante la técnica y la industria, las innovaciones y los proyectos tecnológicos, todo
ello forma parte de la cultura tecnológica de cualquier sociedad desarrollada de
nuestros días.

Existe hoy una convicción ampliamente compartida de que la tecnología es un


factor esencial de la competitividad económica y, por lo tanto, del bienestar social.

En los últimos años se han desarrollado además, en determinados ambientes


universitarios, estudios sobre la ciencia y la tecnología que están contribuyendo a
que podamos entender mejor los sutiles mecanismos sociales que acompañan,
propician o dificultan el desarrollo tecnológico. Una conclusión que parece
derivarse de estos estudios es que la cultura tecnológica, tal como la hemos
caracterizado aquí, constituye un factor esencial para el desarrollo tecnológico de
un país.