Está en la página 1de 4

Ciclo del azufre

Este elemento se encuentra mayoritariamente almacenado en la hidrosfera en forma de sulfato (SO42-). El ciclo de
transferencia tierra-océano es bastante lento
Durante la evaporación de lagos y mares poco profundos, el azufre se deposita formando los yesos. Los sulfatos, en
general, son abundantes en los suelos, pues, aunque se pierdan por el lixiviado de las tierras, son repuestos por las lluvias
de forma natural.
En la biosfera resultan imprescindibles para la síntesis de ciertas moléculas orgánicas. Solo las plantas, bacterias y hongos
son capaces de incorporarlos directamente en forma de SO42- para reducirlos en primer lugar a SO3 y posteriormente a
H2S utilizable en la biosíntesis vegetal. De esta manera pueden ser transferidos a los demás niveles tróficos. Los seres
vivos, al morir, liberan H2S a la atmósfera y otros sistemas terrestres.

En los océanos profundos y lugares pantanosos, en ausencia de O2, el sulfato es reducido a H2S mediante la acción de
ciertas bacterias sulfatorreductoras. Durante el proceso se libera oxígeno, que es aprovechado por otros microorganismos
para la respiración. El H2S así formado puede seguir dos caminos:
Uno descendente, combinándose con hierro y precipitando en forma de piritas. Los sulfuros atrapados entre los
sedimentos arcillosos son liberados hacia la atmósfera por los volcanes o mediante la quema de combustibles fósiles.
Otro ascendente, hasta alcanzar lugares oxigenados, donde vuelve de nuevo a oxidarse a SO42- mediante un proceso foto
o quimiosintético, en función de la presencia o ausencia de luz.
El paso de H2S del océano a la atmósfera, que sirve para compensar las pérdidas de sulfato hacia el mar, es llevado a
cabo, de forma mayoritaria, por unas algas especiales, denominadas DMS (dimetil sulfuro, que es el gas que emiten). Al
morir masivamente estas algas, liberan el dimetil sulfuro hacia la atmósfera; allí reacciona para formar ácido sulfúrico,
que hace el papel de "núcleo de condensación" sobre el que precipita el vapor de agua atmosférico, formando las pequeñas
gotas de agua que constituyen las nubes. Al precipitar sobre tierra en forma de lluvias, devuelven el azufre al mar o al
continente, con lo que este ciclo se cierra.

El azufre es un nutriente secundario requerido por plantas y animales para realizar diversas funciones, además el azufre
está presente en prácticamente todas las proteínas y de esta manera es un elemento absolutamente esencial para todos los
seres vivos.
El azufre circula a través de la biosfera de la siguiente manera, por una parte se comprende el paso desde el suelo o bien
desde el agua, si hablamos de un sistema acuático, a las plantas, a los animales y regresa nuevamente al suelo o al agua.
Algunos de los compuestos sulfúricos presentes en la tierra son llevados al mar por los ríos. Este azufre es devuelto a la
tierra por un mecanismo que consiste en convertirlo en compuestos gaseosos tales como el ácido sulfhídrico (H2S) y el
dióxido de azufre (SO2). Estos penetran en la atmósfera y vuelven a tierra firme. Generalmente son lavados por las lluvias,
aunque parte del dióxido de azufre puede ser directamente absorbido por las plantas desde la atmósfera.
Las bacterias desempenan un papel crucial en el reciclaje del azufre. Cuando está presente en el aire, la descomposición
de los compuestos del azufre (incluyendo la descomposición de las proteínas) produce sulfato (SO4=). Bajo condiciones
anaeróbicas, el ácido sulfurico (gas de olor a huevos en putrefacción) y el sulfuro de dimetilo (CH3SCH3) son los
productos principales. Cuando estos últimos goases llegan a la atmósfera, son oxidados y se convierten en bióxido de
azufre. La oxidación posterior del bióxido de azufre y su disolución en el agua de lluvia produce ácido sulfhídrico y
sulfatos, formas principalmente bajo las cuales regresa el azufre a los ecosistemas terrestres. El carbón mineral y el
petróleo contienen también azufre y su combustión libera bióxido de azufre a la atmósfera.
El azufre está presente dentro de todos los organismos en pequeñas cantidades, principalmente en los aminoácidos
(sustancias que dan lugar a la formación de proteínas). Es esencial para que tanto vegetales como animales puedan realizar
diversas funciones. Las mayores reservas de azufre están en el agua del mar y en rocas sedimentarias. Desde el mar pasa a
la atmósfera por los vientos y el oleaje.
Gran parte del azufre que llega a la atmósfera proviene de las erupciones volcánicas, de las industrias, vehículos, etc. Una
vez en la atmósfera, llega a la tierra con las lluvias en forma de sulfatos y sulfitos. Su combinación con vapor de agua
produce el ácido sulfúrico. Cuando el azufre llega al suelo, los vegetales lo incorporan a través de las raíces en forma de
sulfatos solubles. Parte del azufre presente en los organismos vivos queda en los suelos cuando éstos mueren. La
descomposición de la materia orgánica produce ácido sulfhídrico, de mal olor, devolviendo azufre a la atmósfera.
https://es.slideshare.net/ahmedhidd/ciclo-biogeoqumico-del-azufre
CICLO DE DEL AZUFRE
Circuito que recorre el azufre a través de los ecosistemas, desde el medio físico a los organismos y de éstos, de nuevo, al
medio natural. El azufre del planeta se encuentra en forma de minerales, tanto de sulfato (sobre todo yeso y sulfato
cálcico) como de sulfuro (especialmente pirita y sulfuro de hierro); sin embargo, el principal reservorio de azufre de la
biosfera lo constituye el mar (en forma de sulfato inorgánico).
1.-El sulfato puede ser metabolizado por las plantas superiores y por microorganismos, en lo que se denomina reducción
asimiladora de los sulfatos. Bacterias, levaduras, hongos y algas son capaces de utilizar los sulfatos como fuente de
azufre, y producir sulfuro de hidrógeno (H2S). Las bacterias reductoras de sulfato realizan esta transformación en un
medio anaerobio. En los lugares donde ocurre este proceso aparecen sedimentos y fangos de color negro, debido al sulfuro
de hidrógeno, que les confiere ese color.
2.-Las plantas superiores absorben sulfatos por las raíces, incorporándolos directamente en los compuestos orgánicos o
manteniéndolo en forma libre como ión, interviniendo en la regulación osmótica celular. Las plantas también pueden
oxidar y reducir los sulfatos para incorporar el azufre a otros compuestos orgánicos (aminoácidos como la cisteína o la
metionina).
3.-Así mismo, las plantas superiores absorben por las hojas el SO 2 atmosférico que proviene de las emisiones, de origen
antrópico, de óxidos de azufre procedentes de procesos de combustión y, en menor medida, de procesos naturales a través
de la emisión de diversos gases sulfurados por volcanes, géiseres y fumarolas.
4. -Por otra parte, la reducción no asimiladora del sulfato es un proceso de transformación de éste a iones sulfuro, cuya
finalidad es el suministro de energía a las células; es llevada a cabo por ciertas bacterias anaerobias, por ejemplo del
género Desulfovibrio .
5.-Los compuestos orgánicos generados (algunos esenciales para los animales como la metionina) pasan a los animales a
través de la cadena alimentaria, ya que no pueden ser sintetizados por ellos mismos.
6.-Continuando el ciclo, los procesos de descomposición de animales y plantas por parte de los microorganismos generan
sulfuro de hidrógeno. Éste puede ser oxidado por bacterias oxidadoras de sulfuro, catalizando su oxidación a azufre
elemental, inorgánico, tanto en medios aerobios como anaerobios. Pero también el sulfuro puede ser transformado por la
acción microbiana en dimetilsulfuro, que se difunde a la atmósfera.
7.-Por último, la oxidación de azufre elemental también puede ser realizada por bacterias oxidadoras del azufre, sobre
todo del género Thiobacillus (originando ácido sulfhídrico para obtener energía), originando iones sulfato e hidrógeno,
cerrando así el ciclo.
8.-La fase sedimentaria del ciclo, correspondiente a la precipitación del azufre, puede producirse bajo condiciones
anaerobias y en presencia de hierro, a partir de sulfuro de hidrógeno, produciéndose una acumulación lenta y continua en
los sedimentos profundos, originando sulfuros metálicos y carbones. El azufre también puede precipitar bajo condiciones
aerobias pasando a formar parte de las denominadas rocas salinas o evaporitas, en forma de sulfato sódico.
Importancia
El azufre en el interior de las células tiene características de poca movilidad. Cumple fisiológicamente algunas funciones
importantes, además de constituir distintas sustancias vitales, están son:
Forma parte constituyente de las proteínas ( cistina, cisteína, metionina ).
Forma parte de las vitaminas ( biotina ).
Es constituyente de las distintas enzimas con el sulfidrilo (SHˉ) como grupo activo, que actúan en el ciclo de los hidratos
de carbono y en los lípidos (en la oxidación de los ácidos grasos, como la coenzima A, CoA).
Interviene en los mecanismos de óxido-reducción de las células (con el glutation).
Interviene en la estructura terciaria de las proteínas; las proteínas se ordenan en grandes cadenas moleculares, el azufre
ayuda a la constitución de estas macromoléculas además de formar parte de los aminoácidos (compuestos moleculares
imprescindibles para la formación de los péptidos, que se unen a su vez para la formación de las proteínas).
Aplicaciones
Bajo ciertas condiciones es toxico

Deficiencias del Azufre en el Suelo: La deficiencia de azufre se observa en suelos pobres en materia orgánica, suelos
arenosos franco arenosos. Una deficiencia de azufre en el suelo puede traer una disminución de la fijación de nitrógeno
atmosférico que realizan las bacterias, trayendo consecuentemente una disminución de los nitratos en el contenido de
aquél.
Resumen:
El azufre, como sulfato, es aprovechado e incorporado por los vegetales para realizar sus funciones vitales.
Los consumidores primarios adquieren el azufre cuando se alimentan de estas plantas.
El azufre puede llegar a la atmósfera como sulfuro de hidrógeno (H 2 S) o dióxido de azufre (SO 2 ), ambos gases
provenientes de volcanes activos y por la descomposición de la materia orgánica.
Cuando en la atmósfera se combinan compuestos del azufre con el agua, se forma ácido sulfúrico (H 2 SO 4 ) y al
precipitarse lo hace como lluvia ácida.