Está en la página 1de 13

TEMA 1

Exploración y Producción del Gas:

2.1. El Gas Natural

Origen del Gas Natural

Según la teoría biológica, el gas natural se forma cuando grandes cantidades de microorganismos
acuáticos mueren y son enterrados entre los sedimentos del fondo de estuarios y pantanos, en un
ambiente muy pobre en oxígeno. Cuando estos sedimentos son cubiertos por otros que van
formando estratos rocosos que los recubren, aumenta la presión y la temperatura y en un proceso
muy conocido, se forma el gas natural. Este se forma en mayor cantidad cuando las temperaturas
de formación son más altas. El gas al ser menos denso que la roca, tiende a ascender hasta
quedar atrapados debajo de las rocas impermeables, formando grandes depósitos. El gas natural
como se extrae de los yacimientos es un combustible incoloro, inodoro, no tóxico y más ligero que
el aire? El gas natural está compuesto básicamente de metano.

El origen geológico del gas natural es semejante y en algunos casos igual al del petróleo. Existen
dos (2) teorías fundamentales que explican su origen, tales como: la teoría biológica y la teoría
no biológica. La teoría biológica sostiene que el gas fue creado durante el período carbonífero de
la formación de la Tierra, hace 280 a 345 millones de años, por la descomposición de las plantas y
animales que murieron y cuyos restos fueron arrastrados a las profundidades de antiguos lagos y
océanos; dicha teoría señala que mucha de esa materia orgánica fue descompuesta por el aire u
oxidada y se perdió en la atmósfera pero otra fue enterrada antes de que se marchitara y
depositada en aguas estancadas libres de oxígeno, que previnieron su oxidación. Con el paso del
tiempo, la arena, el lodo y otros sedimentos arrastrados por las corrientes se compactaron en las
rocas. Estos estratos apilados, causaron que la materia orgánica quedara preservada en las rocas
sedimentarias y éstas, por su peso, crearon presiones y calor lo que originó el cambio de ese
material orgánico en gas y petróleo. La temperatura es el factor principal en la formación de crudos
y de allí es que se conoce el gas biogénico o microbiano, casi metano puro. En cambio, la teoría
no biológica sostiene que el gas fue creado cuando el carbón transportado a la Tierra por
meteoritos, depositó abundante hidrógeno en la atmósfera originando la formación de
hidrocarburos los cuales se calentaron produciendo metano.

¿Qué es el gas natural?

El gas natural constituye una mezcla de hidrocarburos y pequeñas cantidades de compuestos no-
hidrocarburos en fase gaseosa o en solución con el petróleo crudo a nivel de reservorio. Es un gas
incoloro con poder calorífico de aproximadamente 8500 cal/m3, constituyendo una energía eficaz,
rentable y limpia. La molécula del gas natural está compuesta por un (1) átomo de carbono y
cuatro (4) de hidrógeno, representada por la fórmula (CH4).

El gas natural es el término más usado en la industria, es una mezcla de hidrocarburos y pequeñas
cantidades de compuestos no hidrocarburos en fase gaseosa o en solución con el petróleo crudo
existente en reservorios naturales subterráneos vinculados al petróleo y también no asociados a
éste. También puede ser producido de manera artificial, por destilación o por fermentación de
sustancias orgánicas.
Puede obtenerse también con procesos de descomposición de restos orgánicos (basuras,
vegetales – gas de pantanos) en las plantas de tratamiento de estos restos (depuradoras de aguas
residuales urbanas, plantas de procesado de basuras, de alpechines, etc.). El gas obtenido así se
llama biogás.

El gas natural es incoloro, inodoro, insípido, sin forma particular y más ligero que el aire, arde a
llama brillante y es la energía más eficaz, rentable y limpia, y por sus precios competitivos y su
eficiencia como combustible, permite alcanzar considerables economías en sus usos.

La cadena de valor

El concepto de cadena de Valor del Gas Natural se basa en la identificación de grupos de procesos
(eslabones) que por su naturaleza generan cambios físicos sobre dicho recurso o permiten su
disposición para el consumidor final, razón por la cual constituyen en sí mismos una actividad
productiva.

Los eslabones de la cadena de valor del Gas Natural son: Exploración y Producción, Tratamiento y
Extracción, Fraccionamiento, Transporte y Distribución.

Exploración y Producción: La cadena de Valor del Gas Natural se inicia con la exploración, ésta
es la actividad en la cual se realizan los estudios necesarios (levantamiento de sísmica, análisis
geológicos, etc.) para descubrir, identificar y cuantificar acumulaciones de hidrocarburos gaseosos.
Una vez detectados los recursos, se procede a definir el plan de desarrollo del yacimiento y se
inicia la fase de producción del Gas Natural, la cual representa el conjunto de actividades que
permiten extraer el recurso contenido en los yacimientos y su separación del petróleo (cuando se
trate de gas asociado).

2.2. Cadena Comercial del Gas Natural

La cadena comercial del gas natural o gas metano son las distintas actividades del negocio del gas
natural, a saber: exploración, explotación, recolección, distribución y comercialización. Las
actividades de Exploración y Producción, conocidas como corrientes "aguas arriba", comprenden
en términos generales la obtención y el procesamiento de información geológica, la perforación
de pozos exploratorios, la recolección, la separación física del gas y el petróleo en caso de que sea
gas asociados, el tratamiento donde se separan en procesos fisicoquímicos los componentes
inertes como el agua y el dióxido de carbono y el acondicionamiento a los estándares de calidad
del mercado," Las actividades del "aguas abajo"? incluyen el transporte por gasoductos, el
almacenamiento, la distribución local en redes, la comercialización y el corretaje," Los procesos de
refinación del gas natural se realizan para direccionar mercados muy particulares con
características distintas. Por ejemplo, "el proceso de Líquidos del Gas Natural (LGN) da lugar a la
separación física de cada uno de los componentes químicos más pesados que el gas metano, los
cuales se comercializan por separado, bien sea como materia prima para otros procesos
industriales como el petroquímico (etano, propano y butano), para ser utilizados dentro de los
procesos de refinación de petróleo como las gasolinas naturales o para ser utilizados como energía
primaria en procesos de combustión para calentamiento u otros fines'" Es importante mencionar
que la industria de los hidrocarburos gaseosos es diferente a la industria de los hidrocarburos
líquidos, aun cuando ambos son hidrocarburos, en lo que respecta al mercado, precio y
colocación; así como en lo que respecta a su uso y aprovechamiento. Esta diferencia deriva de las
características fisicoquímicas del gas y de petróleo, es decir, de sus propios componentes. El
petróleo es un producto con un costo de producción y transacción menor al del gas, más fácil de
transportar, se transa a través de un mercado internacional mientras que el gas se transa en
mercado más pequeño, local o regional. Estas diferencias, entre otras, determinan que la industria
del gas natural debe ser comprendida integralmente desde el momento que se tenga la intención
de extraer gas del subsuelo hasta su colocación a aquellas entidades que deseen comprarlo (el
consumidor). Todos los participantes de la cadena comercial deben procurar estar alienados para
garantizar la rentabilidad del negocio, desde el explorador, productor, transportista, y
comercializador hasta el consumidor final. Por ello, las políticas públicas en esta industria deben
estar orientadas a garantizar un marco de condiciones que permitan al inversionista un retorno de
su inversión razonable, bajo un marco jurídico estable durante el tiempo en que lleve a cabo la
actividad, que por lo general son por de más de veinte años. Y asegurar asimismo que el gas llegue
al consumidor en forma regular, segura y permanente con precios razonables. En las siguientes
líneas abordaremos un poco más en este tema.

Donde se encuentra el gas


Los depósitos de gas se encuentran en el subsuelo en estructuras geológicas denominadas
trampas. Dentro de éstas, los hidrocarburos o el gas, están contenidos en una roca porosa llamado
roca yacimiento.

La trampa de hidrocarburos es una condición geológica de las rocas del subsuelo que permite la
acumulación del petróleo o del gas natural. Las trampas pueden ser de origen estructural (pliegues
y fallas), estratigráfico (lentes, acuñamiento de rocas porosas contra rocas no porosas
denominadas rocas sellos) y mixto (una combinación de pliegues y/o fallas con cambios de
porosidad de las rocas).

Exploración: Las técnicas y los conocimientos aplicados a la exploración de hidrocarburos van


dirigidas a precisar si las características geológicas de las rocas brindan posibilidades de
acumulación de hidrocarburos en volúmenes aptos para la comercialización, es ahí cuando los
estudios de geología de superficie consolidado por estudios gravimétricos, sísmicos, magnéticos,
en escala local o regional; forman parte en la búsqueda de yacimientos aptos para su explotación.

Perforación: En el acto de perforación de un yacimiento gasífero se utiliza la misma metodología


aplicada para un yacimiento petrolífero, el cual consiste en penetrar las capas terrestre, utilizando
un conjunto de tuberías donde está integrada la mecha que se va disminuyendo de diámetro a
medida que cambian los estratos y aumenta la profundidad de perforación, su respectivo porta
mechas, tuberías de circulación de fluidos de perforación el cual ayuda a extraer el ripio del fondo
del hoyo, lubrica la tubería, baja la temperatura de las mismas, a medida que se progresa en la
perforación se cementa el hoyo utilizando un revestidor respectivo que evita un posible desplome
del hoyo de perforación.
Debido a la poca densidad del gas se presenta por lo general que éste se mezcla con el fluido de
perforación reduciendo la densidad del fluido lo cual hace más delicado el proceso de excavación,
lo que genera una toma de medidas de cuidado.

Respecto a la terminación del pozo no hay diferencia respecto a la terminación de un pozo en un


yacimiento de petróleo, aunque se podría tomar en cuenta que si el único fluido del yacimiento es
gas no es necesario revestir el pozo, ya que este no es corrosivo, pero en el caso de que se
encuentre algún fluido corrosivo en el yacimiento como el agua, si se debe considerar revestir el
pozo.

Explotación: La explotación de yacimientos de gas implica la perforación de pozos y la producción


de gas.
Debido a las características del gas, los pozos perforados en un yacimiento de gas pueden estar
espaciados a una distancia de 1800m a diferencia de los pozos en un yacimiento de petróleo, los
cuales generalmente se encuentran espaciados entre 90m y 600m.

Cuando se trata del inicio de la explotación de un yacimiento de gas es indispensable estimar por
un lado, la cantidad de gas inicial en el yacimiento, también llamado gas original en sitio (GOES).

Y por otro lado, las reservas de gas que se encuentran en el yacimiento, es decir la cantidad de
gas que posee alta probabilidad (90%) de ser recuperados.

Yacimientos del gas natural

Los yacimientos de gas natural se definen por la ubicación de la presión y la temperatura inicial,
gracias al diagrama de presión - temperatura empleado en su caso, se logran subdividir en
yacimientos de gas seco, gas húmedo y gas condensado. Su composición varía en función del
yacimiento del que se saca, está compuesto principalmente por metano en cantidades que
comúnmente pueden superar el 90 ó 95%.

Se presentan las diferentes pruebas y análisis aplicadas en yacimientos de


gas con el objetivo de calcular el gas original en sitio, reservas y pruebas
de presión, incluyendo las diferentes técnicas que se emplean para darle
solución a las ecuaciones que caracterizan el flujo de un gas real aplicado a
condiciones del yacimiento. También se encuentran las limitaciones y
errores que se deben tener presentes a la hora de llevar a cabo análisis en
este tipo de pozos. Yacimientos de Gas son aquellos en los cuales la
mezcla de hidrocarburos se encuentra inicialmente en fase gaseosa en el
subsuelo.

Clasificación de acuerdo a criterios de condensación:

Yacimientos de gas seco: Su temperatura inicial excede la temperatura cricondentérmica. Están


constituidos por metano, con rastros de hidrocarburos superiores, que no condensan ni en
yacimiento ni en superficie. Poseen alta energía cinética de sus moléculas y baja atracción de las
mismas.
Yacimientos de gas húmedo: Su temperatura inicial excede la temperatura cricondentérmica. Están
constituidos por hidrocarburos livianos a intermedios, que no condensan a condiciones de
yacimiento pero si a condiciones de superficie.

Yacimientos de gas condensado: Estos yacimientos producen condensación retrograda en el


yacimiento a presiones por debajo de la presión de rocío y temperaturas entre la crítica y la
cricondentérmica. El gas al disminuir la presión o aumentar la temperatura se condensa, por estas
anomalías se denomina condensación retrograda.

Clasificación de acuerdo al espacio poroso:

Yacimientos Volumétricos: son aquellos yacimientos cuyo espacio poroso disponible para el
hidrocarburo almacenado, solo varía con el cambio de la presión y compresibilidad efectiva del
mismo, y no se invade por otra sustancia

Yacimientos no Volumétricos: son aquellos yacimientos cuyo espacio poroso disponible para el
hidrocarburo almacenado, solo varía con el cambio de la presión y compresibilidad efectiva del
mismo, pero este si es invadido por otra sustancia.

Clasificación de acuerdo a la presencia de petróleo en el yacimiento:

Yacimientos de gas no asociado: son yacimientos donde el gas se encuentra libre y no está en
contacto con el petróleo.

Yacimientos de gas asociado: son yacimientos donde el gas se encuentra libre pero está en
contacto con el petróleo.

Yacimientos de gas disuelto: son yacimientos donde el gas se encuentra en solución con el
petróleo.

Gas seco

Gas condensado

Gas asociado y no
Técnicas de Obtención del gas

Perforación

Los geólogos y otros científicos han desarrollado varias técnicas que indican la posibilidad de
que exista gas en las profundidades. Sin embargo, el único método para confirmar la
existencia de petróleo o gas es perforar un pozo que llegue hasta el yacimiento. En muchos
casos, las compañías petroleras gastan millones de dólares en perforar pozos en zonas
prometedoras y se encuentran con que los pozos están secos. Durante mucho tiempo, la
inmensa mayoría de los pozos se perforaban en tierra firme. Después de la II Guerra Mundial
se empezaron a realizar perforaciones en aguas poco profundas desde plataformas
sostenidas por pilotes apoyados en el fondo del mar. Posteriormente se desarrollaron
plataformas flotantes capaces de perforar en aguas de 1.000 metros o más de profundidad. Es
probable que la mayoría de los descubrimientos importantes de gas del futuro se produzcan
en el mar.

Producción

A medida que se extrae gas de un yacimiento, la presión existente en el depósito, que impulsa
el material a la superficie, va disminuyendo gradualmente. Al final, la presión acaba
haciéndose tan baja que el gas que queda no avanza por la roca porosa hasta el pozo.
Cuando se llega a ese punto ya se ha extraído casi todo el gas de un yacimiento. Las nuevas
técnicas que permiten perforar en horizontal y no sólo en vertical han reducido drásticamente
el coste de encontrar reservas de petróleo y gas.

Métodos Prospectivos

En virtud de la dificultad cada vez mayor para la localización de yacimientos de


hidrocarburos (gas y petróleo), surge la necesidad de auxiliarse con técnicas indirectas de
exploración, como son geofísica, geoquímica e imágenes de satélites, las cuales representan
valiosas herramientas, que deben utilizarse en conjunto para lograr exitosas campañas que
conduzcan a ubicar áreas prospectivas contentivas de estos yacimientos, susceptibles de ser
explotados, denominados recursos prospectivos. Los recursos prospectivos 9 son utilizados
para definir la estrategia exploratoria, y con ello programar las actividades físicas e
inversiones dirigidas al descubrimiento de nuevas reservas de hidrocarburos, que permitan
restituir las reservas de los campos actualmente en producción y dar sustentabilidad a la
industria de los hidrocarburos en el mediano y largo plazo. Los estudios prospectivos de
gas natural, realizados por PDVSA, dan un estimado de 5.04 TMC: De estos, 4.16 TMC
(83 %) son gas no asociado.

Los Recursos Prospectivos son los volúmenes de petróleo que se estima, en una fecha dada, serán
potencialmente recuperables de los reservorios no descubiertos
La grafica a continuación muestra el total de recursos de gas natural con que cuenta
Venezuela para el año 2012.

Los recursos probados o reservas probadas de gas natural se sitúan en 5.56 TMC que
representan el 44.2 % del total de los recursos. De estos, 4.74 TMC (85 %) están asociados
a petróleo y 0.82 TMC (15 %) corresponden a gas no asociado o libre.

Recursos Probados: Estas se definen como, "Aquellas cantidades de hidrocarburos que,


por análisis geológicos y los datos de ingeniería, pueden estimarse con razonable certeza
que serán recuperables comercialmente, de una fecha dada hacia adelante, de yacimientos
conocidos y bajo las condiciones económicas actuales, siguiendo métodos operacionales en
práctica y regulaciones gubernamentales vigentes. . . Si se usan métodos determinísticos
para los cálculos, el término razonable certeza expresa un grado alto de confianza que las
cantidades calculadas se recuperarán. Si se usan métodos probabilísticos, debe haber por lo
menos un 90% de probabilidad que las cantidades reales recuperables serán iguales o
excederán los estimados.

El recurso de gas probado asociado al petróleo representa el 67 % del total de recursos de


gas asociado. En lo atinente al volumen probado de gas no asociado, este es el 15 % del
total de recursos no asociados.

Los recursos probables se sitúan en 1.02 TMC que representan el 8.1 % del total de los
recursos. De estos, 0.82 TMC (80 %) están asociados a petróleo y 0.20 TMC (20 %)
corresponden a gas libre. Los 0.82 TMC, representan el 12 % del total de recursos de gas
asociado. El volumen de 0.20 TMC son el 4 % del total no asociado.

Recursos probables: Esta categoría incluye, "Aquellas reservas no probadas que los
análisis geológicos y los datos de ingeniería sugieren que es muy probable que no sean
comercialmente recuperables. En este contexto, cuando se usan los métodos probabilísticos,
debe haber por lo menos un 50% de probabilidad que las cantidades reales a recuperar,
igualarán o excederán las reservas probadas más las reservas probables."
Los recursos posibles se estiman en 0.96 TMC, que representan el 7.7 % del total de los
recursos. De estos, 0.65 TMC (68 %) están asociados a petróleo y 0.21TMC (32 %)
corresponden a gas no asociado. Los 0.65 TMC, representan el 9 % de todos los recursos de
gas asociados. El volumen de 0.21 TMC son el 4 % del total de recursos no asociados. El
total de recursos de gas natural alcanzan los 12.58 TMC (444 TPC). De estos, 5.56 TMC
(44.0 %) son probados; 1.02 TMC (8.1 %) son probables; 0.96 TMC (7.7 %) son posibles y
5.04 TCM (40.2 %) son prospectivos. En cuanto a la naturaleza de los recursos, de los
12.56 TMC, están asociados a petróleo 7.09 TMC (56 %), y 5.49 TMC (44 %) son de gas
no asociado o gas libre. En cuanto a los recursos prospectivos de gas no asociado, el 50 %
se ubican en la Plataforma Continental y el otro 50 % en costa afuera. Una vez publicada la
Ley de Hidrocarburos Gaseosos y su Reglamento, PDVSA se dio a la tarea de licitar áreas
en tierra y costa afuera con el objeto de realizar la exploración y explotación de gas no
asociado, y aumentar así la potencialidad de este.

Recursos posibles: Según las nuevas definiciones estas serán, "Aquellas reservas no
probadas que los análisis geológicos y los datos de ingeniería sugieren que serán
posiblemente menos recuperables que las reservas probables. En este contexto, cuando se
usan los métodos probabilísticos, debe existir por lo menos un 10% de probabilidad que por
lo menos las cantidades reales a recuperar serán iguales o excederán las reservas probadas
más las probables más las posibles estimadas.

Las actividades inherentes a la industria del gas natural en Venezuela, la ejerce el gobierno,
casi en su totalidad, a través de PDVSA y sus filiales. Las actividades de exploración y
producción correspondientes al negocio del gas son ejecutadas por: PDVSA Petróleo (gas
asociado), PDVSA Gas (gas no asociado), diversas empresas mixtas de CVP (gas asociado)
y Licencias de Gas en tierra y costa afuera (gas no asociado), otorgadas en 2001 y 2007. La
compresión del gas y su procesamiento es responsabilidad exclusiva de PDVSA Gas,
mientras que la comercialización de sus derivados (metano, etano, LGN y GLP) es
realizada entre PDVSA Gas y PDVSA Gas Comunal. La comercialización de LGN en el
mercado de exportación la realiza PDVSA Petróleo, en representación de PDVSA Gas.

La producción de gas en Venezuela ha estado extremadamente ligada a la producción de petróleo,


por las características particulares de las reservas probadas de gas donde un 85 % están asociadas
al crudo. En otras palabras, una baja en la producción de petróleo repercute en una disminución
en la producción de gas. Básicamente, la producción de gas no asociado esta hoy representada por
la producción en el campo Yucal – Placer (estado Guárico) con un promedio de 2.83 Mm3 (100
MPCD) diarios. Durante los últimos 8 años, el periodo 1998 – 2012; la producción de gas se ha
estancado alrededor de los 195.4 MMCD (6900 MPCD).

Evaluación de reservas

Reservas en Venezuela

Venezuela cuenta con vastas reservas probadas de gas natural por el orden de 195,24 BPC,
ubicándonos como el octavo país del mundo con mayores reservas probadas de gas natural y el
primero de América Latina, constituyendo un cuadro fuerte de oferta a largo plazo de este recurso
estratégico. El 62,24% de esas reservas probadas se encuentran en las áreas tradicionales, 18,96%
en la faja petrolera, 16,21% costa afuera y 2,59% Licencias en tierra. El 81,20% de estas reservas
probadas de gas natural corresponden a gas asociado al petróleo y 18,80% de gas no asociado.

Reservas Probadas de Gas Natural, 2011 (MMPCN):

Áreas Tradicionaes 121.529.459


Licencias en Tierra 5.048.947
Costa Afuera 31.653.100
Faja Petrolera 37.012.437
Venezuela 195.243.943
Fuente: Ministerio del Poder Popular de Petróleo y Minería. PODE 2011.

Nota: La última incorporación de reservas probadas de hidrocarburos gaseosos, se produjo en


octubre de 2014, para ese momento, el Ministerio del Poder Popular de Petróleo y Minería oficializa
como reservas probadas remanentes al 31 de diciembre de 2013, (197.089.211 MMPCN) Gaceta
Oficial 40.529, de fecha 29 de octubre de 2014.
Las mayores reservas de gas en Venezuela se encuentran en la zona norte y noroeste del
país, en las costas de la plataforma continental caribeña y atlántica, ocupando una
extensión de más de 500.000 km2.

En el occidente del país se cuenta con recursos gasíferos por 35 billones de pies cúbicos y en la zona
oriental asciende a 65 billones de pies cúbicos.

Las reservas probadas de gas en Venezuela alcanzan los 151 Billones de Pies Cúbicos de gas
(BPC), y cuenta con un volumen de40 billones de reservas posibles y una base de recursos
aproximada de 196 billones de BPC, para totalizar un volumen de reservas de 427 billones de
pies cúbicos. Según el Ente Nacional del Gas (Enagas), adscrito al Ministerio de Energía y
Petróleo. El 50% de éstas se encuentra en la plataforma continental Costa Afuera de Venezuela.
Las mayores reservas de gas de Venezuela están ubicadas al norte y noroeste del territorio
nacional, en las costas de la plataforma continental caribeña y atlántica, abarcando una
extensión de más de 500 mil kilómetros cuadrados.

Venezuela cuenta con importantes reservas de gas natural asociado y libre, que en total alcanzan
152 trillones de pies cúbicos, de las cuales el 90% está comprendido por gas asociado, que a su vez
está destinado en un 80% para la producción de petróleo. El resto está destinado al consumo
doméstico en las áreas industrial, comercial y doméstica. Sin embargo existe déficit de gas para
satisfacer la demanda en los sectores indicados.
III. Cálculo de las reservas de petróleo y de gas asociado
La metodología aprobada por el MEP, que se utiliza para calcular el número que representará
las reservas probadas, tiene dos componentes. Uno de carácter netamente físico y otro de
carácter económico. Estos componentes a su vez están conformados por una serie de variables
no muy fáciles de determinar, y a la vez factibles de modificar una vez establecidos. Hay varios
métodos para calcular las reservas:
III.1 Métodos volumétricos
El método volumétrico para calcular las reservas de petróleo y gas es el más sencillo, trabaja
con las propiedades de los fluidos y la roca reservorio ó yacimiento que los contienen. Hay un
término inicial que es necesario calcular: el petróleo original en sitio - POES, es decir, la
cantidad total de petróleo existente en determinado yacimiento, que luego, al multiplicarlo por
el factor de recobro obtendremos las reservas primarias recuperables.
III.2. Métodos numéricos
Adicionalmente a los métodos volumétricos, de curvas de declinación, y los de balance de
materiales, que podemos identificar como manuales, existen hoy en día los métodos
numéricos, que manejan los potentes simuladores que se han desarrollado para tal efecto, para
predecir el comportamiento de los yacimientos, y por ende sus reservas remanentes
recuperables. Los simuladores pueden ser de una, dos o tres dimensiones, siendo estos últimos
los más sofisticados 8.
Como referencia, se presentan los valores promedio de recobro de petróleo por mecanismos
primarios de producción10que se utilizan como referencia en la industria petrolera, calculados
por los métodos antes señalados:
Gas en Solución 5 a 20 %
Empuje de la Capa de Gas 20 a 40 %
Empuje de Agua 30 a 60 %
Segregación Gravitacional 25 a 80 %
Hasta aquí se han calculado las reservas recuperables por mecanismos primarios de
producción. Adicionalmente hay un volumen importante del POES que puede ser producido
con métodos de recuperación secundaria y terciaria, tales como la inyección de gas, agua, gas y
agua combinados, la inyección de polímeros, CO2, surfactantes, GLP, vapor, etc. La decisión de
aplicar métodos de recuperación adicional, va a depender de los parámetros económicos que
entran en juego en el negocio, en especial los relacionados con los precios del petróleo y del gas
natural, que al final son los que van a servir para decidir sí lo que en algún momento se
consideró como reserva probable, será producible o no, es decir, convertirse en reserva
probada.
Establecidas las reservas recuperables y tomadas las decisiones económicas respectivas, viene
el proceso de establecer el modelo óptimo de explotación del yacimiento, modelo este asociado
al tipo, número, arreglo y ubicación de los pozos a perforarse durante la vida del yacimiento, ya
que estos representan la mayor inversión a realizarse para explotar las reservas.
Vale recordar que en teoría un solo pozo bastaría para drenar totalmente las reservas de un
yacimiento, pero el tiempo de explotación sería infinito, y por supuesto no económico. Es
práctica actual que cada pozo produzca a su máxima capacidad, controlando solamente la
producción de gas y agua, para no desperdiciar la energía natural del yacimiento y reducir los
costos de reparación de los mismos.
Resumiendo, establecido el factor de recobro final, incluyendo la recuperación secundaria y
terciaria, queda claro que solamente una porción de todo el petróleo descubierto puede ser
recuperado (más adelante se informa que mundialmente el factor de recobro del petróleo está
en 30%), sencillamente porque después de un nivel de producción acumulada, el petróleo
remanente no es movible, por la forma como interactúan los fluidos del yacimiento con las
características de la roca que sirve como reservorio. Este es un punto donde las tecnologías de
recuperación terciaria lucen que están llegando a su límite? a menos que cambien algunos
paradigmas.
En el caso de Venezuela las cifras de reservas remanentes ya incluyen las estimadas a producir
con recuperación secundaria. El factor de recobro promedio de los crudos condensados,
livianos y medianos de Venezuela es de 30%, y en el Plan de Negocios de PDVSA 1999-2008 se
planificó elevarlo a 35%, con lo cual se estaría dejando en los yacimientos el 65% del petróleo
descubierto. Por cierto, a nivel mundial el promedio también está en 30%
(verhttp://www.gasandoil.com/goc/features/ de 08 09 04). Es decir, que de cada 100 barriles
que se descubren solamente se estima se recuperarán 30 barriles.
En el caso de la Faja Petrolífera del Orinoco el factor de recobro que se está utilizando es de
9,6%, acorde con presentación de PDVSA en la Convención Internacional de Gas de Venezuela
en 2001 . Para los menos entendidos en la materia petrolera debe ser preocupante éste alto
porcentaje de petróleo que los ingenieros dejan en el subsuelo, después de todos los esfuerzos
económicos que se requirieron para descubrirlo.
Reservas Venezolanas

Las reservas actuales de gas libre de Venezuela se contabilizan en apenas 32 billones de pies
cúbicos (de un volumen total de reservas probadas de 140 billones de pies cúbicos). Tomando
en consideración un crecimiento sostenido del país y de la propia industria petrolera, un
desarrollo acelerado en la industria petroquímica y la construcción de plantas de mejoramiento
de los crudos pesados que consumen bastante hidrógeno generado con gas natural, el
consumo para el año 2010 apenas si llegará a algo más de 2 billones de pies cúbicos por año.
Considerando el consumo puntual de Venezuela proyectado para ese año, contra las actuales
reservas probadas (que en su gran mayoría son de gas asociado al petróleo que se extrae del
subsuelo), tenemos gas para 58 años, aproximadamente seis décadas, y para más de 110
años si tomamos en consideración las reservas totales, que duplican prácticamente las
actuales probadas
Lo que se conoce como la industria del gas natural comprende una serie de actividades
productivas, muchas de ellas negocios rentables en sí mismas, ubicados a lo largo de una cadena
conocida como la cadena del gas que va desde los yacimientos del subsuelo (donde coexiste en
solución con el petróleo o se encuentra libremente como elemento gaseoso) hasta el quemador o
el reactor del consumidor final. Bajo la denominación de gas natural se incluyen los elementos
más livianos de los hidrocarburos, entre los cuales se encuentran el gas metano, el propano y los
butanos, etano, las fracciones más pesadas conocidas como gasolina natural y ciertos
contaminantes no hidrocarburos como agua, dióxido de carbono, azufre e inclusive helio. Es así
que como gas se denomina a la fracción más liviana del gas natural o gas metano. Como Gases
Licuados de Petróleo (GLP), se denomina al gas propano o butano individualmente o mezclados.'
Como Gas Natural Licuado (GNL) se denomina el gas metano en estado líquido cuando el gas es
licuado a temperatura criogénica para poder transportarlo en barco especializado. Para una mejor
comprensión del tema, el gas metano es aquel transportado a través de tuberías desde el centro
de producción hasta las ciudades donde es distribuido para su uso doméstico, industrial y
comercial. Este gas es el que se usa para cocinar, en los calentadores, y en calefacción, entre otros
usos. Es importante acotar que el gas metano para ser transportado a través de barcos metaneros
a destinos donde es inviable física o económicamente por tuberías, son sometidos a un proceso de
licuefacción -transformarlo a estado líquido- a muy altas temperaturas de enfriamientos mediante
plantas de licuefacción. A este gas se le llama gas natural licuado (GNL). Una vez que llega a su
destino, el gas es regasificado para su transporte a través de tuberías a los consumidores finales.
Por su parte, el GLP es el gas que se distribuye a través de bombonas fundamentalmente para uso
doméstico. Este es el gas que se usa en los yesqueros, cocinas para excursión, entre otros usos.