Está en la página 1de 2

LA DELINCUENICA JUVENIL

La delincuencia juvenil comprende, desde un punto de vista jurídico, a aquellos jóvenes mayores de 14 años
y menores de 18 que realizan conductas tipificadas como delitos en el Código Penal, si bien su
responsabilidad es exigida por Ley de Responsabilidad Penal del Menor. En España, la delincuencia juvenil
ha descendido levemente desde el año 2010. La mayor parte de esta delincuencia es cometida por varones,
siendo el robo con fuerza en las cosas el delito más frecuente. Además, se exponen en este trabajo teorías
explicativas del fenómeno (la Teoría integradora del potencial antisocial cognitivo de Farrington, la
Taxonomía de Terrie Moffitt y el Modelo del Triple Riesgo Delictivo de Santiago Redondo), los factores de
riesgo y de protección, características diferenciales entre la delincuencia juvenil masculina y la femenina y,
por último, la influencia de los medios de comunicación en la percepción que tiene la sociedad sobre la
delincuencia juvenil.

PERFIL DEL DELINCUENTE JUVENIL


En relación al perfil del delincuente juvenil, encontramos que son los varones los que más delitos cometen,
tal y como podemos observar en diferentes estudios en los que se han recogido datos acerca de las tasas de
delincuencia juvenil (Montero, 2014; Serrano, 2009; Robles, 2015).
En cuanto a la edad, existe suficiente evidencia empírica que demuestra lo que se ha denominado la curva
de la edad. Si distribuimos gráficamente los delitos según la edad de sus autores, podremos observar dicha
curva, la cual comienza a ascender marcadamente desde edades tempranas hasta los 20 años
aproximadamente. A partir de los 20 años, la curva comienza a descender, también de manera vertiginosa
(Serrano, 2009). Esto nos indica que a medida que los adolescentes maduran y se acercan a la edad adulta,
dejan de delinquir.
Respecto a los tipos de delitos que se dan con más frecuencia entre los jóvenes, encontramos que es el robo
con fuerza en las cosas el más cometido, seguido de la sustracción de vehículos a motor, hurtos, robos con
intimidación, sustracciones en el interior de vehículos y, por último, atentado contra agentes de la autoridad
y pequeño y mediano tráfico de estupefacientes (Herrero, 2005).
Por último, en cuanto a las características de los menores infractores, cabe diferenciar entre aquellos que son
reincidentes y los que no, puesto que presentan diferencias.
Por un lado, los menores reincidentes delinquen tanto solos como en compañía, su primer delito a menudo
es el de robo con fuerza en las cosas, el procedimiento judicial suele terminar en audiencia (es decir, no se
lleva a cabo una medida extrajudicial) y, además, pueden estar escolarizados o no. Por otro lado, el primer
delito de los menores que no reinciden es con frecuencia el de daños a la propiedad, en el procedimiento
judicial se les proponen soluciones extrajudiciales y suelen estar escolarizados (Garrido, Stangeland y
Redondo, 1999).

CAUSAS
Las causas de la que hacen posible la delincuencia son múltiples, entre ellas tenemos: la separación de los
padres de familia, que tienen hijos menores de edad, la pobreza que cada día sacude mas al Perú, el
desempleo, baja remuneración de salarios, las drogas que se llegan a consumir muchas veces por influencia
negativa en la sociedad, también puede deberse a factores que tienen que ver con el estado de salud
mental de las personas ya que muchas veces están padeciendo determinadas enfermedades que hacen que un
ser humano se enriende en actos delictivos. Pero reflexionemos la delincuencia desde el punto familiar.
Según la opinión de Vega (1994), "Define a la familia como el primer espacio de socialización del niño, que
ejerce gran influencia en los patrones conductuales y relacionales con el mundo que lo rodea. Por tanto
cuando la familia no desarrolla un vínculo funcional protector, promotor y armónico, puede sobrevenir la
inadaptación.". Asimismo opina "que las características familiares más frecuentemente asociadas con la
delincuencia son":
 La antisocialidad de los padres.
 Supervisión y disciplina ineficaz.
 Desavenencias y falta de armonía familiar, pobres relaciones entre padres e hijos.
 Familias numerosas y marginación social.
En conclusión, Vega, afirma que "Las deficientes condiciones de vida de los habitantes por la existencia de
familias numerosas y abandonadas por el padre, impulsan a muchos niños a trabajar".
 Consecuencias
Las consecuencias de la delincuencia y drogadicción son múltiples, a continuación vamos a describir las más
comunes de acuerdo a los autores citados:
 a) Trastornos Mentales
Los trastornos de conducta normalmente se desarrollan en la niñez y se manifiestan generalmente durante la
vida adolescente.
Según el autor Holmes (2001), opina que: "Un cierto comportamiento juvenil se atribuye al trastorno
diagnosticable conocido como trastorno de conducta".
 b) Trastornos mentales no tratados
Según los autores Álvarez y Bachman, (2006), opinan que: Una vez que el delincuente juvenil alcanza la
madurez es probable que continúe mostrando comportamientos de desadaptación y que aumente su riesgo de
ser procesado a través del sistema de justicia penal como delincuente adulto.
 c) Delitos contra las personas
La[1], afirma que: "La violencia interpersonal se ha convertido en un mecanismo de resolución de
conflictos cotidianos en América Latina. Las tasas de lesiones y homicidios demuestran que esta situación
afecta a toda la población, pero en especial a los jóvenes de los sectores más carentes de la sociedad. Las
diversas expresiones de esta problemática son: homicidios, violencia familiar, suicidios, delitos contra
la propiedad".
 d) Homicidios
El homicidio es considerado como uno de los pocos indicadores confiables para realizar estudios
comparados (ibidem).
 e) Violencia intrafamiliar
Según la OPS (2003), afirma que: "La violencia intrafamiliar ha dejado de ser un asunto exclusivo de las
mujeres, pasando a ser concebido como un problema social del que debe hacerse cargo el Estado en su
conjunto. De esta forma, es considerado como parte de la inseguridad ciudadana debido a su influencia en
el desarrollo de conductas violentas".

SOLUCION
La búsqueda de una solución a este problema deber ser articulada por los organismos del Gobierno
responsables de aplicar la política social. Este es un problema del sistema, por tal razón, no puede quedar
fuera ninguno de los actores responsables de actuar a tiempo para evitar que se amplíe el rango de la edad de
jóvenes afectados por las desigualdad social, es una cantidad inmensa de de niños los que están aprendiendo
esa conducta de sus hermanos y vecinos, de adolescentes y jóvenes adultos que han escapado del control de
sus padres.
El problema es que nuestro país está fortaleciendo el elemento de control y no de las causas que la originan.
En su mayoría, los elementos de control actúan sobre el problema después de cometido el delito. La Policía
Nacional busca una nueva ley más severa, una nueva ley para el porte y tenencia de armas, el 911 con
vigilancia de cámaras y el servicio de atención ciudadana, la Sociedad responsabiliza al Juez de no aplicar
medidas más fuertes al implicado.
Entonces uno se pregunta, ¿Qué está fallando en todo este proceso? Frente al juez falla la investigación de
los hechos, el soporte de las pruebas documentadas, sin la cual se hace difícil la calificación del acusado de
cometer el delito. Los agentes de la Policía Nacional, provienen de los mismos sectores sociales de donde
vienen los delincuentes, con insuficientes incentivos salariales y otros beneficios sociales, víctimas de la
misma situación de vida. La Policía Nacional registra denuncias que no se investigan, las que pasan a
llamarse ficha policial, la cual no tiene vínculo con el Código Procesal Penal, pero, en un determinado
momento, se pueden convertir en sentencia de muerte para los que acumulan varias de estas, y la sociedad la
valida con otro termino para el infractor, le llama “Fichado”.