Está en la página 1de 9

UNIVERSIDAD TECNOLOGICA DEL PERU

CURSO: DERECHO INFORMATICO

PROFESORA: ANA MARIA VALENCIA


CATUNTA

ALUMNA: NICOL YAJAIRA


CÀRDENAS PAULINO

TAREA ACADEMICA 1: CONTRATACION ELECTRONICA

1. INTRODUCCION

El auge de Internet provocó un mayor acceso a la información, una comunicación a


la velocidad del rayo y la capacidad de investigar y comprar cualquier cantidad de
bienes y servicios con el clic de un botón. Con este rápido crecimiento y cambio
casi constante, también surgieron algunas preguntas y preocupaciones legales.
¿Cómo se construyen los contratos electrónicos? ¿Cuándo son vinculantes?
¿Cuándo no son?.

El cada vez mayor uso de la contratacion electronica en la adquisision y de bienes


y servicios; asi como la multiplicacion de oferentes y demandantes, no solo
nacionales sino tambien internacionales a creado multiples vacios en las
legislaciones vigentes de muchos paises de la region; vacios que deben ser
llenados en aras de una mayor proteccion a los consumidores que en realidad
siempre seran la parte mas debil en estas modalidades de contrataciones.

No obstante lo antes descrito; en el presente trabajo se analizaran los conceptos


principales para poder conocer mas de este tipo de contratos, asi como los
peligros y problemas que debe solucionar el legislador en aras de conseguir una
mayor seguridad juridica en dichos contratos y a su vez dinamizar su uso
permitiendo el desarrollo y mejora economico que estos puedan brindar a la
sociedad en su conjunto.

2. ¿QUE ES LA SOCIEDAD DE INFORMACION?

La segunda mitad del siglo XVIII fue testigo de un proceso muy importante de
transformación que conocemos como la Revolución Industrial. A partir de esta
revolución, las sociedades occidentales se organizaron alrededor del control y
la optimización de procesos industriales, con lo cual, se había inaugurado una
“Sociedad Industrial”.Aproximadamente un siglo después, dichos procesos
industriales empezaron a coexistir con el desarrollo de la tecnología, y
posteriormente con el potente valor económico que ganaban el control de la
información.
De manera progresiva, la optimización de los procesos industriales se ha visto
sustituida por la producción, la distribución y el manejo de la información, con las
tecnologías asociadas. Este cambio de modelo inauguró la etapa a la que hemos
llamado Sociedad de la Información

Conforme señala Gómez Segade: “la sociedad de la información se asienta, en


primer término, sobre la convergencia de instrumentos y medios técnicos
suficientemente conocidos y útiles socialmente, como el sistema telefónico, la
radiodifusión, los satélites de comunicaciones, las bibliotecas o las bases de datos
accesibles a distancia (…) el segundo pilar sobre el que se asienta la sociedad de
la información son las nuevas tecnologías, en particular la informática y las
telecomunicaciones, junto con otras técnicas como la comprensión de datos o el
encriptado”1

Existen numerosos rasgos que caracterizan a la sociedad de la información. Algunos


de ellos son:

 Exuberancia. La sociedad se desenvuelve en un hábitat en el cual los grandes


volúmenes de información (frases, datos e imágenes) forman parte constante
del mismo.

 Globalización. Este intercambio constante desde y hacia cualquier punto del


globo trae como consecuencia la conformación de una sociedad globalizada.
Esto significa que se generan vínculos e intercambios comerciales, culturales,
políticos, entre otros, que traspasan las fronteras nacionales.

 Centralidad. En estas comunidades, sus individuos reciben y envían


información desde y hacia todas partes del planeta. Obviamente, existen
ciertos países o regiones económicas que se destacan por producir y difundir
un mayor volumen de información que el resto.

 La tecnología como epicentro. Para el desarrollo de estas sociedades, la


evolución de diversos dispositivos tecnológicos que permiten la difusión de la
información es clave.

 Instantaneidad. La velocidad con la que se transmiten los datos e información


es muy elevada, instantánea, además de que esta difusión requiere de muy
pocos costos y se puede hacer de manera simultánea.

 Sin barreras. El tiempo y el espacio no son un obstáculo para la difusión de la


información.

3. ¿QUÉ SON LOS CONTRATOS ELECTRÓNICOS?

En los términos más básicos, los contratos electrónicos son documentos legales
que se crean y firman en línea. Las compañías que hacen negocios únicamente en
Internet confían en contratos electrónicos para llegar a acuerdos tanto con los
consumidores como con otras compañías, lo que permite ahorros financieros para
ambas partes. Al igual que los contratos tradicionales, un contrato electrónico es

1
GÓMEZ SEGADE, José Antonio. «El comercio electrónico en la sociedad de la información», en GOMEZ
SEGADE, José Antonio (Dir).: Comercio electrónico en Internet, Marcial Pons, Madrid-Barcelona, 2001, p.
22.
legalmente válido y totalmente aplicable. Sin embargo, a diferencia de los
contratos convencionales, los contratos electrónicos se forman completamente en
línea y se pueden suscribir por una serie de razones, incluido el uso de programas
de correo electrónico, el acceso al software o simplemente suscribirse a las redes
sociales y los servicios de transmisión. Independientemente de los permisos
específicos involucrados, los contratos electrónicos todavía operan bajo los
principios del derecho contractual tradicional y ofrecen los mismos acuerdos
fundamentales tanto para los consumidores como para las empresas.

4. REQUISITOS BÁSICOS PARA LA EXISTENCIA DEL CONTRATO


ELECTRÓNICO.
La contratación electrónica que nos ocupa puede ser calificada como civil o
mercantil. Los requisitos esenciales que deben concurrir para que exista un
contrato electrónico civil, conforme al art 1261 Código Civil son:
1. Consentimiento de las partes contratantes.-Es el concurso de la oferta y la
aceptación sobre la cosa y causa que han de constituir el contrato

2. Objeto cierto, posible y determinado (o determinable) materia del


contrato.- No pueden ser objeto de contrato, las cosas o servicios imposibles.
El objeto del contrato debe ser una cosa determinable.

3. Causa de la obligación que se establezca.Los contratos sin causa no


producen efecto alguno. La causa ha de ser lícita, es decir, no contraria a la
ley o a la moral.

4. Forma, cuando esta es exigida de la forma “ad solemnitatem”.- La forma


se equipara en cuanto a su validez y eficacia a la forma escrita.

5. ¿CÓMO SE FIRMAN LOS CONTRATOS ELECTRÓNICAMENTE?

A diferencia de los contratos en papel tradicionales, los contratos electrónicos se


"firman" utilizando un formulario electrónico que no utiliza papel ni tinta físicos. Esto
se denomina firma electrónica o firma electrónica.

Una firma electrónica está destinada a proporcionar un método de identificación


seguro y preciso para que el firmante proporcione una transacción fluida. Las
definiciones de las firmas electrónicas varían según la jurisdicción aplicable. Un
denominador común en la mayoría de los países es el nivel de una firma
electrónica avanzada que requiere que:

 El firmante puede identificarse de manera única y vincularse a la firma


 El firmante debe tener el control exclusivo de la clave privada que se utilizó
para crear la firma electrónica.
 La firma debe ser capaz de identificar si los datos que lo acompañan han
sido alterados después de la firma del mensaje.
 En caso de que se hayan modificado los datos que se acompañan, la firma
debe ser invalidada

Una firma electrónica puede ser tan simple como hacer clic en un botón y "aceptar"
los términos de servicio de un software, una aplicación telefónica o la posibilidad
de pagar una factura. Una vez que el usuario hace clic en el botón (firmando
efectivamente el documento) se crea un contrato. Otras firmas electrónicas pueden
incluir escribir el nombre de los firmantes en una copia en el contrato electrónico o
usar firmas criptográficas como "Infraestructura de clave pública" (PKI) que
funciona de manera similar a los PIN únicos que las personas usan para las
tarjetas bancarias. Otra opción segura y protegida son las firmas basadas en XML,
que utilizan huellas digitales grabadas para ayudar a proteger e individualizar aún
más la firma en línea de una persona.

6. MARCO LEGAL DE LA FIRMA Y CONTRATOS ELECTRONICOS

En nuestro pais la firma electrónica a la firma digital en el marco de la Ley 27269A


través de la presente investigación, se ha podido determinar que la firma
electrónica, en la regulación peruana, tiene sus primeros elementos de
configuración en lo previsto por la Ley 27269, Ley de Firmas y Certificados
Digitales, ley que modificó el Código Civil con la finalidad de permitir la utilización
de los medios electrónicos para la comunicación de la manifestación de voluntad y
la utilización de la firma electrónica, ampliando el concepto de firma manuscrita
aplicable al mundo físico hacia el ámbito electrónico; óptico, mediante el uso del
rayo láser, u otro análogo.

En dicho contexto, debemos resaltar que la Ley 27269, Ley de Firmas y


Certificados Digitales, en su artículo 3, nos plantea el concepto de firma digital
como “aquella firma electrónica que utiliza una técnica de criptografía asimétrica,
basada en el uso de un par de claves único; asociadas una clave privada y una
clave pública relacionadas matemáticamente entre sí, de tal forma quelas personas
que conocen la clave pública no puedan derivar de ella la clave privada”.

De la definición de firma digital regulada en el Perú, podemos apreciar que ésta es


configurada como un tipo de firma electrónica. A nuestro entender, la firma digital
en el marco de la infraestructura de clave pública es la más segura, debido a que
utiliza criptografía asimétrica. Por ello, debemos estar muy atentos al tipo de
tecnología que puedan adquirir nuestros clientes, porque en el mundo de las firmas
digitales existe la tecnología simétrica. Ésta, por su estructura técnica, utiliza una
sola clave (la clave privada) que debe ser compartida por los firmantes, razón por
la cual es inadmisible en el sistema jurídico peruano.

La exigencia de la regulación peruana de dar un par de claves, en el ámbito de la


criptografía asimétrica, nos lleva a la aplicación de la infraestructura de clave
pública, conocida por sus siglas en inglés como pki. En ésta se requiere la
participación de una tercera parte confiable, denominada entidad de certificación,
la cual se encarga de emitir los certificados digitales, así como las entidades de
registro para la acreditación plena de la identidad personal de quienes ingresan al
mundo de la pki.

A la hora de analizar la tecnología exigida por la regulación peruana, lo importante


son las funciones matemáticas que permitan relacionar las claves2 (pública y

2
Para tal efecto, se utilizan mecanismos que permitan generar adecuada trazabilidad entendida como
“la capacidad de rastrear la estructura de relaciones entre los requisitos, a modo de poder comprender
los impactos que el cambio en un requisito específico puede provocar en el desarrollo de un sistema.
Para gestionar la trazabilidad, en general, se utiliza la matriz de Trazabilidad”. Arias, Ángel, Aprende
sobre la Ingeniería de Software, e-book, IT Campus Academy, 2015, p. 108
privada), sin que nadie pueda conocer el elemento inmaterial que permite el
firmado. El mismo viene representado por la clave privada que, de ser necesario,
permite cifrar los mensajes, los cuales serán descifrados con su correspondiente
clave pública.

Por otro, lado respecto a la titularidad de la firma digital, el artículo 4 de la acotada


ley señala que es de “la persona a la que se le atribuye de manera exclusiva un
certificado digital que contiene una firma digital, identificándolo objetivamente en
relación con el mensaje de datos”. Esto nos lleva a la exigencia de una
identificación plena del titular, para su posterior interacción en el ciberespacio,
mundo digital o ámbito electrónico, que se encuentra en la capacidad de generar
un mercado electrónico dinámico.

Finalmente la importancia de la exigencia legal prevista en el artículo 5 de la Ley


27269, en el sentido de exigir al titular de la firma digital “la obligación de brindar a
las entidades de certificación y a los terceros con quienes se relacione […]
declaraciones o manifestaciones materiales exactas y completas”.
De tal forma, el certificado digital3 que se emita posteriormente podrá generar
certeza sobre la identidad del titular del par de claves, a fin de lograr una total
interacción en el mundo electrónico con plena identificación de las partes
intervinientes. Todo ello facilita el desarrollo de las operaciones electrónicas, tanto
en el ámbito público como privado.

En ese sentido, se genera confianza en la web y en el mercado electrónico en


general. Dicha confianza está centrada en el actuar de las entidades de
certificación y las entidades de registro, quienes tienen la obligación de recabar los
datos personales de los titulares que deseen interactuar en el mundo electrónico.
Además, les deben mantener a buen recaudo, implementando para tal efecto
medidas de seguridad adecuadas, de acuerdo a estándares técnicos idóneos.
Por otro lado, la norma peruana admite tanto la figura de la cancelación, como la
revocación del certificado digital, conforme lo previsto por los artículos 9 y 10 de la
Ley 27269. Para el caso de la primera, el titular puede mediar solicitud, existir
revocación por parte de la entidad de certificación, o por el paso del tiempo. Pero,
con ello, surge el problema de la expiración del certificado digital —para evitar
problemas de probanza sobre la validez del documentos firmado luego del
vencimiento del plazo del certificado digital se viene utilizando la firma digital
longeva—, y finalmente, por la existencia del cese de operaciones que afecte
directamente a la entidad de certificación4

Para efectos del segundo caso, es decir, la revocación del certificado digital, es
competencia de la entidad de certificación generar las acciones correspondientes
para dar cumplimiento al mandato de revocación cuando se logre determinar algún

3
Definido en el artículo 6 de la Ley N° 27269, Ley de Firmas y Certificados Digitales, como “el
documento electrónico generado y firmado digitalmente por una entidad de certificación, la cual vincula
un par de claves con una persona determinada confirmando su identidad”. Asimismo, el artículo 7 de la
acotada norma: “1. Datos que identifiquen indubitablemente al suscriptor, 2. Datos que identifiquen a la
Entidad de Certificación, 3. La clave pública, 4. La metodología para verificar la firma digital del
suscriptor impuesta a un mensaje de datos, 5. Número de serie del certificado, 6. Vigencia del
certificado, 7. Firma digital de la Entidad de Certificación”.

4
Cfr. Artículo 9 de la Ley de Firmas y Certificados Digitales, Ley N° 27269.
tipo de afección a la información incorporada al certificado digital, sea por
inexactitud o modificación de la misma.5

7. ¿CUÁNDO NO SE PERMITEN LOS CONTRATOS ELECTRÓNICOS?

En algunos casos, un contrato en línea es inválido y no se puede hacer cumplir,


casi siempre cuando hacerlo pondría al consumidor en riesgo de posibles abusos.
Los testamentos y fideicomisos, los documentos asociados con el divorcio, la
adopción u otros asuntos familiares requieren tinta y papel tradicionales. Los
documentos judiciales, como los alegatos y las mociones, siempre están
protegidos y no son válidos en formato electrónico. Además, los avisos
relacionados con la cancelación o terminación de servicios vitales requieren
contratos en papel tradicionales. Estos pueden incluir avisos de incumplimiento,
recuperación, ejecución hipotecaria, desalojo de propiedad. Además, la
cancelación de los servicios públicos requiere un aviso físico por escrito.
Finalmente, cualquier aviso de retiro de productos que afecte la salud y la
seguridad de las personas, incluidos los documentos requeridos por una variedad
de leyes de los Estados Unidos para transportar materiales peligrosos, no son
válidos si se ejecutan electrónicamente.

8. PROBLEMAS COMUNES EN LOS CONTRATOS ELECTRONICOS

8.1 Se producen errores durante el proceso de conversión


Algunas transacciones financieras están sujetas a errores durante las
transferencias electrónicas de una parte a otra. Este problema es una
pesadilla para muchos usuarios. Nadie quiere perder su dinero debido a un
error técnico que no tiene nada que ver con eso.

8.2 Cargo extra caro


A veces, las aplicaciones de pago agregan costosas tarifas a los servicios
que brindan. Y a veces el cliente se sorprende al encontrar cargos ocultos,
así como lo que la compañía ha recaudado.

Las empresas de soluciones de pago cobran una tarifa enorme por las
transacciones financieras, según el tipo de actividad, el tipo de tarjetas
utilizadas y la cantidad de fondos transferidos. Estas tarifas a menudo no
son compatibles con los servicios prestados o la velocidad de su
implementación no los convierte en una forma ideal de recaudar y transferir
dinero.

8.3 Fuga de datos del cliente

Sus datos comerciales, tarjetas de crédito, transacciones financieras y


detalles de facturación son información confidencial que no debe ser
manipulada. Todos temen la pesadilla de la exposición a cualquier violación
de la privacidad que resulte en la filtración de esta información al público.

5
Cfr. Artículo 10 de la Ley de Firmas y Certificados Digitales, Ley N° 27269.
Temerosos de la exposición, los usuarios recurren a empresas profesionales
que pueden proteger sus datos y evitar que sean pirateados.

Pero, ¿qué sucede si le digo que algunas de estas compañías comparten


sus datos, que se supone que debe proteger, con otros? Su información
financiera puede ayudar a los profesionales de compras a crear el mensaje
de medios adecuado para usted. Por lo tanto, venderles su información, sin
su conocimiento, es un acuerdo rentable que no le costará mucho a la
empresa.

Esta violación flagrante de la privacidad y la apropiación indebida de los


datos del cliente es una forma de fraude.

8.4 Falta de verificación de identidad en línea

Uno de los problemas comunes de las transacciones financieras


electrónicas es la exposición al fraude y al robo. Los casos de fraude
ocurren de una de las siguientes maneras:

 Fraude en la aplicación
La aplicación es fraudulenta por alguien que usa documentos
robados o falsificados para abrir la cuenta personal de un usuario.
Estos pueden ser facturas de servicio, extractos bancarios u otros
documentos robados que se pueden usar para abrir una cuenta.
Muchos profesionales del fraude digital utilizan este método para
controlar cuentas y engañar a diferentes aplicaciones.

 Agarra la cuenta
La cuenta del usuario se hace cargo engañando al pirata informático
para que se convierta en un cliente como un cliente o socio real,
persuadiéndolo para que realice transacciones comerciales que
requieren la participación de la cuenta, luego elimina al propietario
original de la cuenta y lo reemplaza por negocios ilegales.

 Ataques maliciosos
Los ataques virales maliciosos son la forma más común de controlar
las cuentas. Un estafador puede controlar su cuenta financiera en
una aplicación insegura atacando robots poderosos, enviando
enlaces maliciosos o encontrando lagunas para hacer un
seguimiento de su información.

8.5 Amplia gama de servicios

El comercio electrónico global significa aceptar una variedad de métodos de


pago y monedas. Los pagos electrónicos como billeteras electrónicas, pagos
móviles y tarjetas de crédito / débito ayudan a los comerciantes en línea a
competir en los mercados internacionales al permitir que sus clientes paguen
en sus monedas nativas. Para los comerciantes, las transacciones
transfronterizas en varias monedas pueden requerir nuevas cuentas bancarias,
nuevas entidades comerciales y nuevos obstáculos regulatorios en cada
mercado nacional; sin embargo, los servicios para soluciones de pago a veces
se limitan a los usuarios.

A menudo se impone una gran tarifa si se requieren ciertos servicios


internacionales.

9. ¿PUEDES OPTAR POR NO RECIBIR CONTRATOS ELECTRÓNICOS?

La simplicidad y rapidez de los contratos electrónicos hacen que ciertas


situaciones contractuales sean más fáciles que nunca. Sin embargo, la ley de
contratos electrónicos brinda a los consumidores la oportunidad de solicitar
documentos en papel en ciertas circunstancias. Antes de que un consumidor firme
un contrato electrónico, una empresa debe proporcionar un aviso que indique si los
contratos en papel están disponibles y las posibles sanciones si el consumidor
solicita documentación en papel en una fecha posterior. Si bien obligar a una
empresa a proporcionar contratos en papel puede parecer contradictorio e
innecesariamente tedioso en la era digital, la oportunidad de darse de baja es una
protección otorgada a los consumidores. Dado que los contratos y firmas
electrónicas requieren un acceso regular o fácil a dispositivos electrónicos y una
fuente confiable de Internet, hacer que los contratos solo estén disponibles en
línea o en formato eléctrico puede ser un obstáculo significativo para algunas
personas. Sin embargo, a pesar de estas protecciones, la capacidad de cobrar
tarifas adicionales sigue siendo un desafío para aquellos que prefieren o requieren
documentos tradicionales.

10.- CONCLUCIONES

Pese a que los contratos electronicos se han diversificado y masificado en la


sociedad informatica actual, aun no se han delimitado ni regulado la totalidad de
sus consecuentes obligaciones y derechos que nacen para los intervinientes. Aun
es necesario mayor control de los empresarios, que usan los medios telemáticos
para ejecutar su actividad, de informar acerca de su identidad, actividad y
productos, así como dar a conocer las condiciones generales de contratación. Y
por otro lado, el derecho que tiene cualquier consumidor y usuario de poder dejar
sin efecto lo que se hubiera pactado entre las partes. Pese a ello y teniendo en
cuenta la cantidad de empresas que en la actualidad utilizan Internet con el
objetivo de estipular sus contratos y vender sus productos, resulta extraño pensar
que sigue habiendo una desconfianza y un temor por parte de los clientes con toda
la legislación que existe sobre este tema; sin embargo, una de los motivos de este
recelo a la contratación electrónica se funda en la intervención de terceros, ya que
por mucho que existan servidores internos que traten de proteger los datos
personales, en muchas ocasiones habrá alguien que pueda acceder a ellos
haciendo uso de programas y aplicaciones ilegales.

Como se ha expuesto en este trabajo uno de los principales problemas es que las
empresas deberían preocuparse más por la preservación de los datos particulares
y no tanto de conseguir el máximo beneficio a cualquier precio. De esta manera, el
fin principal ha de ser la confianza y seguridad del consumidor, que en este tipo de
contratación, siempre va a ser considerado como la parte más débil, y todo ello
destinado a la defensa de sus intereses. Por esta razón, se ha propulsado el uso
de la firma electrónica con el objetivo de conseguir una mayor seguridad en las
transacciones realizadas mediante la Red. Aunque su regulación, e incluso su
figura, sigue siendo algo desconocido para la mayoría, ha conseguido tomar una
notable relevancia al otorgar certidumbre a los actos electrónicos y generar
confianza entre las personas que se valen de este tipo de firma para sus
actividades. No obstante, hay que seguir trabajando en esta figura para
incrementar su utilización a fin de garantizar las actividades en las que esté
presente y asegurar la protección de los participantes. Por tanto, concluimos que
los contratos electrónicos son una realidad que, a día de hoy, están presentes en
gran parte de la contratación que se lleva a cabo, y es por ello, por lo que hay que
seguir insistiendo en la exposición de toda la regulación que hace referencia a este
tema, a fin de impulsar el conocimiento sobre esta figura para terminar de
implantar, en nuestra sociedad, la contratación electrónica como un método seguro
y fiable.

BIBLIOGRAFIA

1. “CONTRATO ELECTRÓNICO. DEFINICIÓN Y VALIDEZ”; Carmen Blázquez


Rodríguez.
Disponible en: http://convelia.com/contrato-electronico-definicion-y-validez

2. “LA CONTRATACION ELECTRONICA”; Katherine Chang O`Campo


Disponible en:file:///C:/Users/aLuCarD/Downloads/17186-
Texto%20del%20art%C3%ADculo-68226-1-10-20170427%20(1).pdf

3. "SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN"; María Estela Raffino.


Disponible en: https://concepto.de/sociedad-de-la-informacion

4. EL COMERCIO ELECTRÓNICO Y LA CONTRATACIÓN ELECTRÓNICA:


BASES DEL MERCADO VIRTUAL; Patricia Nieto Melgarejo.
Revista Foro Jurídico, N° 15, 2016, pp. 54 - pp. 76 / ISSN 2414-1720