Está en la página 1de 2

Elabora un escrito donde respondas las siguientes preguntas.

Para ello, apóyate en dos


referentes conceptuales. Asimismo, aporta tu opinión personal y desde tu rol de formadora de
adultos:
1. ¿Se requiere aprender a leer antes de aprender a escribir? Justifica tu respuesta
2. ¿Por qué la lectura de textos puede ser un punto inicial para la construcción del
proceso de significación?.

¿Leer para escribir?

“La alfabetización inicial […] consiste en desarrollar habilidades, estrategias y


conocimientos que faciliten aprender a leer y escribir” (Ministerio de Educación
Nacional —MEN—, 2016, p. 8)

En mi consideración no es necesario aprender a leer para después aprender a escribir. La lectura


y la escritura debe de vivenciarse, de construirse paralelamente como experiencia. Entendiendo
experiencia como “eso que nos pasa” desde Larrosa. De allí que el ser humano logre
comprender lo simbólico y significativo del acto de leer y de escribir que trasciende a la
decodificación. Todo el tiempo se está leyendo y escribiendo el mundo. Es un hecho que antes
de comprender el código los niños y las niñas se valen de sus representaciones gráficas
(dibujos) para dejar plasmado sus emociones sueños, deseos, sentimientos o historias. Este acto
ha sido reconocido por Emilia Ferreiro en su teoría de psicogénesis de la lectura y escritura
como la primera aproximación del niño al código. Así mismo puede interpretarse, que en la
medida que el niño va teniendo claridad sobre las diferencias entre los dibujos y las letras, va
prestando atención a los símbolos, va incorporando en sus producciones texto y grafias, luego
solo letras, sílabas hasta que consigue escribir palabras. Este proceso acontece paralelamente
con el desarrollo su capacidad de lectura de mundo. lo que nos advierte que tanto la lectura
como la escritura se construyen juntas, en la medida en que el niño está abstrayendo y
descubriendo el sistema utilizado para comunicarnos está accediendo al código pero sobretodo
lo está comprendiendo y está realizando acciones y construcciones con sentido, esto lo logra
por la experiencia, por lo que le atraviesa, le pasa, le sucede en el desarrollo y la interacción
con el mundo y con los otros.
Es por lo anterior que el maestro o la maestra deben de presentar textos lecturas y propiciar
espacios que posibiliten enriquecer el proceso de lecto-escritura. Valiéndose de los intereses
de sus educandos, uniendo el deseo por un tema con la lectura y la escritura.. Richard
Bamberger (1975) dijo que:

“Enseñar a un niño o a un adulto a reconocer las letras y las palabras escritas es


relativamente fácil, pero esta aptitud puede perderse enseguida. Los nuevos lectores,
sea cual fuese su edad, tal vez se desanimen pronto si el leer no forma parte de su
ambiente cultural y si no les son fácilmente accesibles libros apropiados a sus gustos
y necesidades. Hasta en los países más adelantados, grandes sectores de la población
dejan de leer en cuanto dejan de ir a la escuela” (1996, p. 286).
De allí que como educadores, como platea Meirieu en Frankenstein educador debemos de llevar
al otro a dónde quiere ir, la educación siempre ha sido o por muchos años fue pensada como
fabricación, como un hacer la otro, una imposición sin embargo este educador nos recuerda
como frankenstein fallo, al ser hecho por el otro, nos invita a pensar como mediadores como
guías como maestros, alejándose de la idea de fabricación y acercándose a la idea del gato en
alicia en el país de las maravillas, cuando ella le pregunta ¿a dónde he de ir? el le contesta “eso
depende de donde quieras ir” acompañar formar se trata de eso, dejar que el otro viva,
experimente, aprenda se trace caminos, es una una sutileza entre llevar al otro de la mano, no
tan suave como para que se suelte ni tan fuerte como para que no trace su propio camino
(Dussel,s.f) . De esta forma seguramente sean niños o adultos lograran encontrar y trazar sus
caminos como alicia, sentir la experiencia vivirla y aprender como Larrosa no cuenta y ahoran
de la lecto-escritura una acción política, ética crítica que perdurará en la vida, por la vida y toda
la vida.

También podría gustarte