Está en la página 1de 3

JULISSA SUAZA ROLDÁN

ECONOMÍA

PRODUCTO INTERNO BRUTO (PIB)


Es el total de bienes y servicios producidos en un país durante un período
de tiempo determinado. Incluye la producción generada por nacionales
residentes en el país y por extranjeros residentes en el país, y excluye la
producción de nacionales residentes en el exterior.

Se conoce como PIB a las siglas de “Producto Interno Bruto” es el valor


monetario de todos los bienes y servicios producidos en una determinada
región, durante un período determinado, normalmente un año.
El PIB es uno de los indicadores más utilizados en la macroeconomía ya
que tiene como objetivo principal medir la actividad económica, tomando en
cuenta únicamente los bienes y servicios producidos dentro de la economía
formal de un determinado territorio sin importar el origen de las empresas,
excluyendo todo aquello que se produce en el marco de la economía
informal, o de negocios ilícitos y a su vez se dividen en PIB per cápita, PIB
real y PIB nominal.

El PIB se calcula como flujo de gastos o flujo de rentas. En el primer caso,


se toma en cuenta los siguientes indicadores:

 El consumo de los bienes y servicios adquiridos por la familia y empresas.


 Inversión especialmente por las empresas.
 Gasto Público adquirido por la Administración Público, en este contexto
también se incluye a los salarios de los funcionarios públicos.
 El resultado de las exportaciones – importaciones.
En relación a los resultados que pueden surgir en el cálculo del PIB, si el
PIB de un país aumenta indica aumento en la producción de un país, así
como aumento en la inversión económica. También, un crecimiento del PIB
representa ingresos para el gobierno a través de los impuestos, por lo tanto,
es de suma importancia el papel del Estado en el fortalecimiento económico
de un país y brindar seguridad y condiciones para la inversión de nuevas
empresas y el crecimiento de las ya existentes.

INFLACIÓN
Como inflación se denomina la situación de elevación generalizada y
sostenida de los precios de los bienes y servicios en una economía durante
un periodo determinado de tiempo.
La inflación es consecuencia del desequilibrio entre la producción y la
demanda, lo que conlleva una subida continuada de los precios de los
productos, ocasionando a su vez una pérdida del valor de dinero y del poder
adquisitivo. Es decir, la demanda es mayor que la producción
.
¿Por qué ocurre esto? Pues porque cuando los precios suben, con el mismo
dinero podemos adquirir cada vez menos cosas, es decir, el poder
adquisitivo disminuye. Esto se puede calcular gracia al índice de precios al
consumidor (IPC, por sus siglas), que determina el porcentaje de variación
de los precios de ciertos productos durante un periodo de tiempo
determinado.

Causas de la inflación
La inflación puede ser ocasionada por diferentes factores, a saber:

 Inflación de la demanda, que es cuando la demanda de un bien aumenta


más rápido que la oferta y el sector productivo no es capaz de satisfacer
rápidamente dicha demanda.
 Inflación de costes, que es cuando los costes de producción suben (por
ejemplo, la materia prima), llevando a las empresas a subir sus precios para
mantener sus márgenes de ganancias.
 Inflación estructural, que es cuando la economía entra en una espiral
inflacionaria donde, al subir los precios, suben los salarios, lo cual
ocasiona a su vez una nueva subida de los precios, ocasionando una
dinámica dañina.

Consecuencias de la inflación

La inflación puede tener, no obstante, tanto consecuencias positivas como


negativas. Entre las primeras destaca el que los bancos centrales de los
Estados puedan tomar como medida para mitigar una recesión ajustar sus
tasas de interés con el propósito de estimular la inversión.

Entre las consecuencias negativas de la inflación, por su parte, está la


disminución del valor real de la moneda, todo lo cual repercute
negativamente en el ahorra y la inversión como consecuencia de la
incertidumbre del valor del dinero en el futuro.
La inflación y la deflación se diferencian en la forma en que afectan la
economía de un país. Mientras que la deflación implica la bajada
generalizada de los precios de los productos y servicios, lo cual puede
conducir a una recesión económica, la inflación, por su parte, supone la
elevación generalizada de los precios, lo cual ocasiona una pérdida del
valor real del dinero y del poder adquisitivo.