Está en la página 1de 1

Las ciudades son el desarrollo de los países y es donde se vinculan la mayor parte de

ciudadanos. Está claro que las áreas urbanas se han vuelto una oportunidad para los
habitantes que lo “utilizan”, pero también se manifiestan problemáticas que afectan a una
gran parte de la población urbana, como es la inseguridad, pobreza, desigualdad,
vulnerabilidad. Estos y algunos puntos más hacen que no surjan los espacios de desarrollo y
convivencia, lo cual hace que no sea la ciudad ideal.

Lo nuevo e innovador de la movilidad en un territorio es que unifica e integra espacios, el


enfoque de la movilidad es un elemento dominante y se ha vuelto parte del espacio urbano,
sea física o virtual, en autobús o en automóvil, a pie o bicicleta, hoy en día las experiencias de
movilidad reflejan una accesibilidad diferenciada a espacios de educación, empleo, salud,
recreación. Además, la movilidad cotidiana es relevante para la calidad de vida urbana.

La movilidad como desarrollo urbano y territorial, en este sentido, la planificación del


transporte y la urbana poco conocen la forma en como los viajeros se organizan y coordinan
de su quehacer diario y como solucionar los obstáculos que pueda imponer la ciudad. En
cuanto a los instrumentos de planificación territorial, esto hace pertinente a una mirada hacia
la movilidad y espacio público.

Los cinco puntos de las carencias de la política Nacional de Desarrollo urbano, hace mención a
la integración social urbana, esto se debe a la falta de recursos de muchos hogares que tienen
bajos ingresos, que hace que puedan vivir hacinados en una vivienda precaria, la mayoría de
las grandes ciudades presentan altos grados de desigualdad urbana y segregación social. La
homogeneidad social, en este caso las consecuencias negativas de la homogeneidad social del
espacio las ha experimentado directamente a través de sus políticas de vivienda social, el
complejo de vivienda es más un fenómeno social que un conjunto de edificios residenciales. La
escala de segregación es un atributo urbano, la segregación espacial de un trabajador de la
periferia urbana que debe dedicar largo tiempo y sus pocos recursos para trasladarse a su
centro de trabajo lo cual hace que tenga poca posibilidad de empleo y acceso a servicios,
generando alto tiempo y costos de transporte. Las peculiaridades de funciones de los suelos, la
gente suele culpar el alza de los precios del suelo al Estado y su intervención en los mercados,
pero lo que lo hace es la excesiva intervención de la misma población hacia un espacio. El
apoyo a los lugares es un desarrollo social y especialmente el que ocurre en las ciudades, tiene
una dimensión personal, donde las personas trabajan, viven y despliegan su vida puede
ayudarlas o empobrecerlas.