Está en la página 1de 10

EL SEÑOR ES MI PASTOR Y MI ANFITRIÓN

TEXTO: SALMO 23
INTRODUCCION: Al llegar a este Salmo 23 debemos decir, que el Salmo 23
que es tan popular, tan especial, no tiene en realidad sentido sin el Salmo 22.
Eso nos lleva a decir que aquí tenemos una trilogía o un tríptico de los
Salmos que se relacionan entre sí. Estos son los Salmos pastorales: el
Salmo 22, el Salmo 23, y el Salmo 24.

Estos tres Salmos presentan la siguiente imagen del Señor Jesús.


En el Salmo 22, vimos al Buen Pastor, el Señor Jesucristo. Usted recordará
que Él hizo esa declaración: Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da
por las ovejas ? en el evangelio según San Juan, capítulo 10, versículo 11.
Ahora, en el Salmo 23, Él es el Gran Pastor. Se nos dice que Él es el Gran
Pastor de las ovejas. Este título lo podemos leer en la bendición de la
conclusión de la epístola a los Hebreos, capítulo 13, versículos 20 y 21, y dice
así: Que el Dios de paz, que resucitó de los muertos a nuestro Señor
Jesucristo, el gran pastor de las ovejas, por la sangre del pacto eterno, os haga
aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad, haciendo él en vosotros
lo que es agradable delante de él por Jesucristo; al cual sea la gloria por los
siglos de los siglos. Amén. Si en el Salmo 23 Él era el Gran Pastor,
en el Salmo 24 vamos a ver que Él es el Príncipe de los Pastores. Como dijo el
apóstol Pedro en su primera epístola, capítulo 5, versículo 4: Y cuando
aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible
de gloria.

Como muchos otros, este amado Salmo lleva un título sencillo: Salmo de
David. Muchos lo tienen como si fuera un Salmo de la madurez de David, pero
con una memoria vívida de su juventud siendo un pastor. Charles Spurgeon
escribió, “Me gustaría recordar el hecho de que este Salmo fue escrito por David,
probablemente cuando fue rey. Él fue un pastor, y no estaba avergonzado de su
ocupación anterior.”

El rey David nunca se olvidó de David, el joven pastor. No tenemos aquí las
meditaciones de un joven sin experiencia, sino las deliberaciones bien
pensadas, producto de una experiencia madura. Es que David, cuando llegó
al final de su vida, pudo echar una mirada retrospectiva a una trayectoria llena
de altibajos. Y fue entonces cuando escribió este Salmo. Y este anciano rey
sentado en el trono recordó al joven pastor. Usted sabe que la vida había
golpeado, maltratado y desconcertado a este hombre. Él era un soldado
endurecido, un veterano que conocía la victoria, las privaciones, y las
dificultades. Conoció la vida en sus canciones y en sus sombras. Él había sido
probado y tentado. Por lo tanto, en este Salmo 23 no tenemos teorías juveniles
que fueran el resultado de la inmadurez, sino el fruto y el juicio ya maduro que
nace de una larga vida.
A. EL SEÑOR, COMO PASTOR, SOSTIENE.
1. (1) Una declaración y su resultado inmediato.
Jehová es mi pastor; nada me faltará.

a. Jehová es mi pastor: David pensó sobre Dios, el Dios de Israel; mientras


pensaba en su relación con Dios hizo la analogía de un Pastor y sus ovejas.
Dios era como el Pastor para David, y David era como una oveja para Dios.

i. En un sentido, esto no era inusual. Hay otras referencias de esta


analogía entre la deidad y sus seguidores en antiguas culturas del Medio
Oriente. En todo pensamiento Oriental, y muy definitivo en la literatura
Bíblica, un rey es un pastor.” (Morgan)

ii. También es familiar la idea a través de toda la Biblia, que el Señor es


un Pastor para Su pueblo. La idea comienza tan pronto como el Libro de
Génesis, donde Moisés llamó a Jehová el Pastor, la Roca de
Israel (Génesis 49:24).
· En Salmo 28:9 David invitó al Señor a pastorear al pueblo de Israel, y
a sustentarlos para siempre. El Salmo 89:1 también ve al Señor
como Pastor de Israel, tú que pastoreas como a ovejas a José.
· Eclesiastés 12:11 habla de las palabras de los sabios, las cuales son
como aguijones, dadas por un pastor.
· Isaías 40:11 nos dice que el Señor como pastor apacentará su
rebaño; en su brazo llevará los corderos. EN Miqueas 7:14 invita al
Señor a apacentar a su pueblo con su cayado… como en el tiempo
pasado.
· Zacarías 13:7 habla del Mesías como el Pastor que será herido, y
cuyas ovejas serán dispersadas (citado en Mateo 26:31).
· En Juan 10:11 y 10:14 Jesús claramente habló de Sí mismo como el
buen pastor, quien da Su vida por las ovejas, y quien puede decir,
“Conozco mis ovejas, y las mías me conocen.” Hebreos 13:20 habla de
Jesús como el gran pastor de las ovejas, y 1 Pedro 2:25 llama a Jesús
el Pastor y Obispo de vuestras almas y 1 Pedro 5:4 llama a Jesús el
Príncipe de los Pastores.

iii. Es notable que el Señor se llamara a Sí mismo nuestro pastor. “En


Israel, como en otras sociedades antiguas, la obra de un pastor era
considerada la menor de todas las obras. Si una familia necesitaba un
pastor, siempre era el hijo menor, como David, quien obtuvo esa
asignación poco placentera… Jehová ha escogido ser nuestro pastor,
dice David. El gran Dios del universo se ha detenido para tener tal
cuidado de ti y de mí.” (Boice)
v. David conocía esta metáfora de una manera singular, al haber sido
pastor él mismo. “David utiliza la metáfora más comprensiva e íntima
encontrada en los Salmos, prefiriendo usualmente al rey o libertador más
distante, o la roca impersonal, escudo, etc.; mientras que el pastor vive
con su rebaño y es el todo para ellos: guía, médico y protector.” (Kidner)

b. Jehová es mi pastor: David conocía esto en un sentido personal. Él podía


decir, “mi pastor.” No era solo que el Señor fuera el pastor de otros en un
sentido teórico; Él era un pastor real y personal de David mismo.

i. “Una oveja es objeto de propiedad, no es un animal salvaje; su


propietario tiene gran cuidado de éste, y frecuentemente es comprado a
gran precio. Es bueno el saber, así como David sabía, que le
pertenecemos al Señor. Hay un tono noble de confianza en esta oración.
No hay ni un tal vez, ni un pero, ni un espero que; sino que él dice,
‘Jehová es mi pastor.’” (Spurgeon)

ii. “La palabra más dulce de toda la oración es el monosílabo, ‘mi.’ Él no


dice, ‘Jehová es el pastor de todo el mundo, y dirige a la multitud como
su rebaño,’ sino ‘Jehová es mi pastor;’ si él no fuera un Pastor para nadie
más, él es un Pastor para mí; él tiene cuidado de mi, él me protege, y él
me preserva.” (Spurgeon)

iii. De una manera abrumadora, la idea detrás del rol de Dios como
un pastor es una preocupación de amor y cuidado. David halló consuelo
y seguridad en el pensamiento de que Dios cuida del como un pastor
cuidad de sus ovejas.

iv. David sintió que necesitaba un pastor. El corazón de este Salmo no


se conecta con la autosuficiencia.

v. Spurgeon dijo que antes que un hombre pueda decir verdaderamente,


“Jehová es mi pastor”, primero debe de sentir en sí mismo ser una
oveja por naturaleza, “porque de otra manera no podría saber que Dios es
su Pastor, a menos que sienta de sí mismo que tiene la naturaleza de una
oveja.” Se debe de relacionar en una oveja con su necedad, su
dependencia, y su naturaleza torcida de hacer su voluntad.

vi. “Una oveja, dijo Aristóteles, es una criatura necia y lenta… propensa a
perderse, e incapaz de volver… una oveja no puede cambiar para salvarse
a sí mismo de las tempestades o inundaciones; allí permanece y perecerá,
si no es sacada por el pastor.” (Trapp)
c. Nada me faltará: Para David, el hecho de que Dios cuida a semejanza de
un pastor fue el fin de la necesidad sin satisfacer. Él dijo, “nada me faltará”
tanto como una declaración como una decisión.

i. “Nada me faltará” significa, “Todas mis necesidades son suplidas por


el Señor, mi pastor.”
ii. “Nada me faltará” significa, “He decidido no desear más que lo que el
Señor, mi pastor, me dé.

2. (2) Cómo es que el Pastor sostiene.


En lugares de delicados pastos me hará descansar; Junto a aguas de reposo me
pastoreará.

a. Me hará descansar: El Señor, como pastor, sabría cómo hacer descansar a


David cuando lo necesitaba, así como un pastor literal cuidaría a sus ovejas.
Esto implica que la oveja no siempre sabe lo que necesita y lo que es mejor para
sí mismo, así que necesita la ayuda del pastor.

i. “La imagen más cariñosa otorgada por el mundo natural aquí es


representada a la imaginación; la de un rebaño, alimentándose en
prados verdes, y reposando, en quietud, junto a las aguas del río,
corriendo gentilmente a través de ellos.” (Horne)

b. En lugares de delicados pastos me hará descansar: El pastor también


conocía los buenos lugares para hacer descansar a sus ovejas. Él fielmente guía
a sus ovejas a delicados pastos.
i. Philip Keller (en Un Pastor Observa en Salmo 23) escribe que las
ovejas no se echan a descansar con facilidad, y no lo harán a menos que
cuatro condiciones concuerden. Debido a que son tímidas no se echaran
a descansar si tienen miedo. Debido a que son animales sociales no se
echaran si hay fricción entre las ovejas. Si moscas o parásitos les dan
problemas no se echaran a descansar. Finalmente, si las ovejas están
ansiosas por la comida o tienen hambre no se echaran a descansar. El
descanso viene porque el pastor ha tratado con el temor, la fricción,
las moscas y el hambre.

c. Junto a aguas de reposo me pastoreará: El pastor sabe cuándo las ovejas


necesitan delicados pastos, y conoce cuando las ovejas necesitan aguas de
reposo. Las imágenes son ricas con el sentido de Consuelo, cuidado y
descanso.

B. EL SEÑOR, AL SER PASTOR, GUÍA.


1. (3) A donde guía el Pastor y por qué.
Confortará mi alma; Me guiará por sendas de justicia por amor de su nombre.
a. Confortará mi alma: El cuidado tierno del pastor, el cual es descrito en los
versículos anteriores, tiene su intencionado efecto. El alma de David fue
restaurada por los figurativos delicados pastos y aguas de reposo a los cuales el
pastor lo llevó.

La idea es que "restaurará mi alma" o "reparará mis fuerzas". Esto nos habla
de una renovación espiritual profunda, algo que va mucho más allá de un
mero alivio. El profeta Isaías lo expresó de una forma muy bella:
(Is 40:29-31) "El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene
ningunas. Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los
que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas;
correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán."

¡Qué importante es esto! Dada nuestra naturaleza caída, no sólo necesitamos que
el Señor nos alimente; desgraciadamente también pecamos, y por eso necesitamos
ser restaurados y renovados una y otra vez a la comunión con él. Igual que la oveja
descarriada es llevada nuevamente de regreso al redil donde es curada de las heridas
que ha sufrido y vuelve a caminar con el rebaño, así también nosotros.

El mismo rey David había experimentado una y otra vez esta obra de restauración de
parte de Dios cuando él se había apartado y pecado. Podemos verlo en el Salmo 32 y
el 51.

i. Confortará puede ilustrar el rescate de aquel perdido. “Puede ilustrar la


oveja perdida que fue traída de regreso, como en Isaías 49:5, o
quizás Salmo 60:1 (Hebreos 60:3), el cual utiliza el mismo verbo, cuyo
sentido de transición es a menudo ‘arrepentir’ o ‘ser convertido’
(ejemplo. Oseas 14:1f.; Joel 2:12).” (Kidner)

ii. “En Hebreo las palabras ‘confortará mi alma’ puede significar ‘me
traerá hacia el arrepentimiento’ (o conversión).” (Boice)

iii. “‘Confortará mi alma.’ Lo restaura a su pureza original, la cual ahora


estaba llena de falta y negra por el pecado; pues también ¡qué de bueno
era el tener pastos ‘delicados’ y un alma negra!” (Baker, citado en
Spurgeon)

b. Me guiará: El pastor era un guía. La oveja no necesitaba saber dónde


estaban los delicados pastos o las aguas de reposo; todo lo que necesitaba
saber era donde estaba el pastor. El pastor guiaría a la oveja a lo que
necesitaba.

c. Por sendas de justicia: El liderazgo del pastor no solamente confortaba o


restauraba a las ovejas; también le guía hacia la justicia. La dirección de Dios
para con David tenía un aspecto moral.
i. “Por lo tanto son conducidos hacia ‘el camino de la justicia’; hacia la
senda de obediencia santa. Los obstáculos son removidos; son
enderezados, para caminar y correr en los caminos de los
mandamientos de Dios.” (Horne)

d. Por amor de su nombre: El pastor guía a las ovejas con un alcance global,
para crédito y gloria del nombre del propio pastor.

i. Por amor de su nombre: “Para exhibir la gloria de su gracia, y no


por cuenta de cualquier mérito en mí. Los motivos de conducta de
Dios hacia los hijos de los hombres son derivados de las
perfecciones y bondades de su propia naturaleza.” (Clarke)
ii. Cuando decidimos separarnos de esta senda, nuestras actitudes
acarrean vergüenza y deshonor al buen nombre del Pastor.
iii. Pero nuestro testimonio no debe consistir únicamente en una actitud
negativa para con el pecado, sino que debemos manifestar sin cesar,
tanto a través de nuestras palabras como de nuestros hechos, el
exquisito perfume de Aquel cuyo "Nombre es como ungüento
derramado" (Cnt 1:3).

2. (4) El regalo de la presencia del Pastor.


Aunque ande en valle de sombra de muerte, No temeré mal alguno, porque tú
estarás conmigo; Tu vara y tu cayado me infundirán aliento.

a. Aunque ande en valle de sombra de muerte: Esta es la primera nota


negra en este hermoso Salmo. Anteriormente David escribió de delicados
pastos y aguas de reposo y sendas de justicia. Pero aun el seguir al Señor
como pastor, uno puede aun andar en valle de sombre de muerte.

i. David utilizó esta poderosa frase para hablar de una experiencia negra y
temible. Es una frase impresionante, aun así, su poesía hace perfecto
sentido.
· Es un valle, no es el pico de una montaña o una amplia pradera.
Un valle sugiere el ser cercado y rodeado.
· Es un valle de sombra de muerte, enfrentando lo que pareciera a David
la derrota y maldad definitiva.
· Es un valle de sombra de muerte; no enfrentando la misma sustancia
de la muerte, sino la sombra de muerte, echando su negra y temible
semblanza en el camino de David.

ii. De manera notable David reconoció que bajo la dirección del pastor él
podía andar por valle de sombra de muerte. No es su destino o su
morada. Como el Predicador de Eclesiastés, David podría decir que toda
la vida es vivida bajo la sombra de muerte, y es la consciente presencia
del Señor así como el pastor lo hace tolerable.
iii. Lo que está diciendo es que aún en la circunstancia más sombría de la
vida, que sin duda es la muerte, aún allí tiene plena confianza en que el
mismo Dios que ha iluminado su camino durante toda su vida, también lo
hará en esas circunstancias extremas.
Porque lo cierto es que todos nosotros atravesamos situaciones oscuras y
peligrosas en esta vida en las que necesitamos de la protección y el ánimo del
Señor. Como ovejas estamos siempre expuestos a múltiples peligros, ya sea
por animales salvajes o por ladrones que se lanzan sobre el rebaño. Pero a
pesar de nuestra debilidad, podemos exclamar como el apóstol Pablo:
(Ro 8:36-37) "Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; somos
contados como ovejas de matadero. Antes, en todas estas cosas somos más que
vencedores por medio de aquel que nos amó."

b. Aunque ande en valle de sombra de muerte: Esta línea del Salmo – y del
Salmo en su totalidad – se ha probado a sí mismo precioso para muchos
santos moribundos a través de los siglos. Ellos han sido consolados,
fortalecidos, y calentados por el pensamiento de que el Señor los pastoreará a
través del valle de sombra de muerte.

i. Cerca de la muerte, el santo anda aun con serenidad – no necesita


apresurar su paso en alarma o pánico. Cerca de la muerte, el santo no
anda en el valle, sino a través del valle.
ii. “La muerte, en su sustancia, ha sido removida, y solamente queda la
sombra de ésta. Alguien ha dicho que cuando hay una sombra debe de
haber una luz en algún lugar, y si lo está. La muerte está al lado de la
carretera en la cual debemos de andar, y la luz del cielo brillando sobre
éste echa una sombra por nuestro camino; entonces regocijémonos de
que hay una luz más allá. Nadie tiene temor de una sombra, ya que una
sombra no puede detener el paso de un hombre, ni en un solo momento.
La sombra de un perro no puede morder; la sombra de una espada no
puede matar; la sombra de la muerte no nos puede destruir.” (Spurgeon)

iii. “Ha sido encantador de una manera inexpresable la aplicación para los
moribundos; pero es para los vivos también… Las palabras no están en
un tiempo futuro, y por lo tanto no están reservados para un momento
distante.” (Spurgeon)

c. No temeré mal alguno: A pesar de cualquier oscura asociación con la idea


del valle de sombra de muerte, bajo el cuidado del pastoreado del Señor, David
pudo decir esto de una manera resuelta. Aun en un lugar de muerte, la
presencia del pastor desaparece el temor del mal.

i. Podríamos decir que la presencia del pastor no eliminó la presencia del


mal, pero ciertamente el temor del mal.
d. Porque tú estarás conmigo: Esto enfatiza que es la presencia del pastor
que eliminó el temor del mal para Sus ovejas. No importa su entorno actual,
David podía mirar hacia el hecho de la presencia de Dios, similar a la de un
pastor, y saber, “tú estarás conmigo” y “no temeré mal alguno.”

i. De manera significativa, es en los momentos peligrosos ilustrados en el


Salmo que “Él”, mencionado en Salmo 23:1-3 cambia a “tú.” El Señor
como Pastor ahora está en primera persona.

e. Tu vara y tu cayado me infundirán aliento: La vara y el cayado eran


instrumento utilizados por el pastor. La idea era la de un robusto palo para
caminar, utilizado para que, de una manera lo más cuidadoso posible, guiara a
las ovejas y las protegiera de predadores potenciales.

i. Hay algún debate entre los comentaristas de que si David tenía la idea
de dos instrumentos separados (la vara y el cayado), o el mismo
instrumento utilizado de las dos maneras. La palabra Hebra
para vara (shaybet) aquí parecía simplemente significar “un palo” con
una variedad de aplicaciones. La palabra Hebrea
para cayado (mishaynaw) parece habla de “un soporte” en el sentido
de un palo para caminar.

ii. Kidner nota: “La vara (la estaca utilizada en el cinto) y el cayado (para
poder caminar con eso, y para reunir al ganado) eran las armas e
implementos del pastor: la primera para defender (1 Samuel 17:35), y el
último para control – ya que la disciplina es seguridad.”

iii. Maclaren escribe: “La vara y el cayado parecen ser dos nombres para
el mismo instrumento, el cual era utilizado tanto para golpear animales
depredadores y para dirigir a las ovejas.”

iv. Este instrumento (o instrumentos) de dirección infundían aliento a


David. Le ayudaba – aun en el valle de sombra de muerte – el saber que
Dios le guiaría, aun a través de la corrección. Es un gran aliento el saber
que Dios nos corregirá cuando lo necesitemos.

C. EL SEÑOR COMO ANFITRIÓN.


1. (5) Bendiciones en la presencia de peligro.
Aderezas mesa delante de mí en presencia de mis angustiadores; Unges mi
cabeza con aceite; mi copa está rebosando.

a. Aderezas mesa delante de mí: Sin apartarse de la ilustración anterior


del valle de sombra de muerte, David visualizó la provisión y bondad dada por
el Señor como anfitrión, invitando a David a la rica mesa preparada para él.
i. “Aquí comienza la segunda alegoría. Un magnífico banquete es
provisto por un anfitrión con mucha liberalidad y benevolencia; quien no
tiene solo la generosidad de alimentarme, sino de protegerme; y, aunque
este rodeado por enemigos, me siento en esta mesa con la confianza de
saber que festejaré con perfecta seguridad.” (Clarke)

ii. David da una hermosa ilustración: una mesa sugiere


una generosidad; aderezas sugiere previsión y cuidado; delante de
mí sugiere la conexión personal.

b. En presencia de mis angustiadores: Esta es una frase impactante. La


bondad y cuidado sugeridos por la mesa preparada es puesta en medio de
la presencia de mis angustiadores. El cuidado del anfitrión, así como su
preocupación no elimina la presencia de mis angustiadores, pero habilita la
experiencia de la bondad y generosidad de Dios aun en medio de ellos.

i. “Esta es la condición del siervo de Dios – siempre conflicto, pero


siempre una mesa preparada.” (Maclaren)

ii. “Cuando un soldado está en la presencia de sus enemigos, si come del


todo toma trozos de una comida rápida, y pronto se prepara rápidamente
para la batalla. Pero observa: ‘Has preparado una mesa,’ Nada esta a
prisa, no hay confusión, no hay disturbios, el enemigo está a la puerta y aun Dios
adereza una mesa, y el Cristiano se sienta y come como si todo estuviera en
perfecta paz.” (Spurgeon)

c. Unges mi cabeza con aceite; mi copa está rebosando: A pesar de los


peligros alrededor y la presencia de los angustiadores, David disfrutaba de la
riqueza de la bondad de su anfitrión. Él era refrescado por un ungimiento de
su cabeza con aceite; su copa estaba rebosando.

i. “Amados, les haré ahora una pregunta. ¿Cómo será contigo si Dios
llenará tu copa en proporción con tu fe? ¿Cuánto hubieras tenido en tu
copa?” (Spurgeon)

ii. “Aquellos que tienen esta alegría deben cargar su copa rectamente,
para ver que rebosa hacia los vasos más vacíos de sus hermanos más
humildes.” (Trapp)

2. (6) Bendiciones para el futuro.


Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, Y en
la casa de Jehová moraré por largos días.

a. Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi


vida: El cuidado del anfitrión trajo el bien y la misericordia de Dios para David, y
él vivió en la expectativa fiel de continuar todos los días de su vida.
i. “La misericordia es una palabra de pacto que es traducida a ‘amor
firme’ en cualquier otro lado… Junto con el bien sugiere la misericordia
firme y el soporte de que uno puede contar con la familia, o entre firmes
amigos.” (Kidner)

iii. “Éstos ángeles guardianes gemelos siempre estarán conmigo a mis


espaldas y a mi entera disposición. De manera como cuando los príncipes
van al extranjero y que no deben de ir desatendidos, así es con el
creyente.” (Spurgeon)

b. Y en la casa de Jehová moraré por largos días: El Salmo termina con una
de las seguranzas más tranquilas de que disfrutaremos de la presencia del
Señor por largos días – tanto en sus días en esta tierra como en el más allá.

i. “En el mundo del Antiguo Testamento, el comer y beber en la mesa de


alguien creaba un lazo de lealtad mutua, y podía ser la realización
simbólica de un pacto… Así que el ser el invitado de Dios significa ser
más que conocidos, invitados por un día. Es el vivir con Él.” (Kidner)

ii. “Mientras esté aquí seré un hijo en casa con mi Dios; todo el mundo
será su hogar para mí; y cuando ascienda hacia el aposento alto no
cambiaré mi compañía, ni cambiaré mi hogar; simplemente iré a morar
en el piso superior de la casa del Señor para siempre.” (Spurgeon)