Está en la página 1de 1

Introducción

La palabra de Dios señala que Dios escogió a varios jóvenes en su momento para hacer su
buena obra en su pueblo; José quien agrado a Dios con su vida integra, David el pequeño que
derroto al gigante, Josías un rey de ocho años quien hizo lo recto ante Dios, Timoteo quien desde
niño conocía de Jesús.
Estos hombres pueden ser muestra de lo que muchas veces suele ser lucha para los jóvenes de
ahora ¿Cómo no apartarse de Dios, en este mundo tan difícil de vivir?, Además “esas eran otras
épocas…”, pero tengamos en cuenta que tenemos un Dios que nunca cambia, Él es el mismo
Dios, el de ayer hoy y siempre (Hebreos 13:8).

Si ha sido privilegiado de haber conocido a Dios de niño, pero muchas veces siente que no ha
vivido nada, ¡no se preocupe! el mundo solo ofrece mentira y destrucción; recordemos lo que dijo
Jesús en la explicación que dio a sus apóstoles en la parábola del sembrador; en donde los
afanes de este siglo, el engaño de las riquezas, la codicia quieren ahogar la palabra de Dios
sembrada en su corazón, y esto con el propósito de apartarlo de la verdad que es Jesús (Marcos
4:19).
Ahora ¿Qué quiere Dios de los Jóvenes?
1. Que el joven lleve una vida limpia:
Es así, la vida limpia Dios la quiere para manifestar su poder en nosotros, debemos recordar que
Dios solo puede ser visto cuando se mantiene en santidad (Hebreos 12:14). Ademas, la única
manera de mantenerse limpio es guardando y aplicando la palabra de Dios en nuestra vida
(Salmo 119:9).

2. Que el joven tenga una conducta recta:


En la palabra de Dios en Tito 2:6-7 se enseña el valor de la prudencia, la integridad y la seriedad.
Hay que entender que a los jóvenes no se les toma muchas veces en serio, pero precisamente
hay que orar y pedir el carácter y la conducta que Jesús tuvo en esta tierra sobre nuestra vida,
más que Él siendo Joven impacto; y este es el siguiente punto.

3. Que el joven sea influencia para otros:


Dios quiere que nos sintamos útiles para Su reino, y más en nuestra juventud, puesto que para Él
somos enviados, y para nosotros un arma de ejemplo para otros en palabra, conducta, amor,
espíritu, fe y pureza (1 Timoteo 4:12).

4. Que su espíritu sea más fuerte que su carne:


Dios espera que los jóvenes cristianos no nos dejemos vencer por las cosas que ofrece este
mundo, y que podamos ser fuertes en nuestro interior. Es triste pensar que muchas veces se
invierte mucho más tiempo en el gym ¡algo que no está mal! Pues es importante cuidar nuestro
cuerpo, pero más que el cuerpo está el espíritu, y este debemos fortalecerlo con la palabra de
Dios, ayuno y oración ¡sí! Estas son las únicas maquinas espirituales junto con la ayuda a los
necesitados que Dios nos da, puesto que fortalecen las debilidades que hay en nuestro interior, y
nos hace más sensibles a lo que Dios nos llama (1 Juan 2:14).

Conclusión
Si vemos estos son pocos requerimientos de lo que Dios quiere de los jóvenes cristianos,
realmente no son muchos, a todo lo que Dios promete por nosotros ser fieles a Él. Recordemos la
vida de José, Dios cumplió sus sueños y él se mantuvo agradándole en todo momento y en toda
situación donde él podría caer, pero se mantuvo pensando en lo que era agradable a Dios.
Dios quiere además de todo esto que seamos fieles a Él, este mundo tiene muchas desolaciones
y los jóvenes cristianos podremos convertimos en herramientas de Dios para que muchas
personas se acerque a Jesús. Y si, usted es un hijo y es probable que esté pasando por
dificultades pero no debe temer puesto que Jesús se hizo hombre y sin ningún pecado nos mostró
que se puede ser fiel (Hebreos 4:15).

Y sí, hay debilidades, pero en Él somos fuertes y Jesús fue enviado para mostrar que la grandeza
de Su sacrificio nos basta para vencer las luchas que el mundo pueda presentarnos, ya que por
haberse convertido en hombre, Él tiene compasión de nuestras debilidades.