Está en la página 1de 140

PROGRAMACIÓN DE AULA

MATEMÁTICAS 2.º CURSO


Proyecto: La Casa del Saber

1
MATEMÁTICAS 2.º CURSO
UNIDAD 1: DE DIEZ EN DIEZ

OBJETIVOS

 Conocer y utilizar el concepto de decena.


 Leer y escribir las decenas.
 Trabajar la equivalencia entre decenas y unidades.
 Expresar números de dos cifras en forma de suma de decenas y unidades.
 Leer y escribir números de dos cifras.
 Representar números de dos cifras.
 Escribir el número anterior y posterior a uno dado.
 Completar series numéricas ascendentes y descendentes.
 Calcular sumas sin llevar con números de hasta dos cifras.
 Resolver problemas sencillos de suma o resta.
 Aplicar las fases de resolución de un problema.

CONTENIDOS

 La decena.
 Agrupación de unidades para formar decenas.
 Agrupación de elementos para formar decenas y unidades.
 Lectura, escritura y descomposición de números de dos cifras.
 Escritura de números anterior y posterior.
 Trabajo con series numéricas ascendentes y descendentes.
 Cálculo de sumas de números de hasta dos cifras, sin llevar.
 Resolución de problemas sencillos de suma o resta.

 Aprecio de la importancia de los números para la vida cotidiana.


 Gusto por la realización cuidadosa de los cálculos y problemas.

COMPETENCIAS BÁSICAS

Además de desarrollar la Competencia matemática, en esta unidad se contribuye al


desarrollo de las siguientes competencias:
- Competencia lingüística.
- Tratamiento de la información.
- Aprender a aprender.
- Competencia social y ciudadana.
- Autonomía e iniciativa personal.

2
METODOLOGÍA

Proceso de enseñanza y aprendizaje:

El proceso de enseñanza-aprendizaje en Matemáticas se construye a partir situaciones de


la vida real, muchas de ellas en forma de problema, a las que sigue un conjunto de
actividades donde se aplican los contenidos que se acaban de estudiar.

Este proceso comienza en la unidad 1 –como en el resto de las unidades– con el


programa Lectura de la imagen. En la doble página inicial de la unidad 1 se incluye una
fotografía en la que se pueden apreciar dos niños contando diferentes tipos de fichas .
Esta fotografía inicial, y las preguntas que se formulan en la sección Lectura de la
imagen, permiten al alumno aproximarse al tema objeto de estudio y activar
conocimientos previos. A partir del texto del cuadro informativo inicial se desarrollan una
serie de actividades de expresión oral y escrita.

Después se presentan las diversas tareas de la unidad: Contamos decenas y unidades,


El cuadro de los números y ¡A correr! Mediante un trabajo secuenciado se pretende
conseguir que los alumnos comprendan los conceptos y procedimientos tratados en cada
tarea y los apliquen en situaciones reales y cotidianas para ellos. El trabajo secuencial
comienza con una lectura del apartado Lee y comprende, donde se plantean los nuevos
conceptos a través de un problema resuelto; seguida de una serie de actividades
secuenciadas por grado de dificultad en el apartado Practica para que el alumno aplique
lo aprendido. Al final de cada una de estas dobles páginas se incluye un apartado de
Cálculo mental, en el que se trabaja esta capacidad, o un apartado de Dictado de
números, con números hasta el 99.

El trabajo de la unidad 1 se completa con el programa Solución de problemas, donde se


enseñan los cuatro pasos a seguir para resolver un problema. Para trabajarlos se
proponen varias actividades guiadas para los alumnos.

Como cierre, a partir de la resolución individual de una serie de actividades de síntesis


basadas en los contenidos fundamentales de toda la unidad y del programa Soy capaz
de…, el alumno recuerda y practica dichos contenidos y el profesor puede verificar si los
alumnos los han comprendido y asimilado adecuadamente.

Sugerencia de temporalización:

1.ª quincena de octubre.

3
Recursos:

- Matemáticas 2.
- Guía didáctica de Matemáticas 2.
- Ficha 1 de control.
- Fichas 1, 2, 3 y 4 de refuerzo.
- Ficha 1 de ampliación.
- Números a la carta. Ficha 1, 2 y 3.
- Cuaderno de práctica primer trimestre.
- Santillana Cuadernos.

ACTIVIDADES Y SUGERENCIAS DIDÁCTICAS

- Para empezar la primera unidad del libro hacer observar a los alumnos la presencia
de agrupaciones de 10 elementos en distintos contextos de la vida diaria: los dedos de
las manos, los dedos de los pies, un bono de 10 viajes para el autobús, una moneda de
10 céntimos, un paquete de 10 pañuelos, etc.

- Pedir a los alumnos que contesten las preguntas de la sección Lectura de la imagen,
de la página 6, y aprovechar para detectar sus conocimientos previos sobre la decena.

- Pedir a los alumnos que tomen las unidades y decenas del material y comprueben
que superponiendo 10 unidades se obtiene 1 decena. Representar alguna decena en el
ábaco, indicando cómo debe hacerse y después, solicitar a algún alumno que
represente otra, que indique cuántas bolas coloca en la columna de las decenas, y a
cuántas unidades equivale esa decena.

- Una vez completada en la última actividad de la página 7 la secuencia de las


decenas, hacer que los alumnos la lean varias veces en voz alta, tanto en orden
ascendente como descendente.

- Enunciar una decena y pedir a los alumnos que digan cómo se escribe con cifras.
Hacer que alguno de ellos la escriba en la pizarra.

- Utilizar monedas de 1 céntimo y de 10 céntimos para realizar actividades de paso de


decenas a unidades y viceversa.

- El profesor puede utilizar juegos de equipo como trueques (cambiar un número de


decenas dado por su equivalencia en unidades y a la inversa).

- Utilizar el ábaco para que los niños representen decenas. Hacer que un niño nombre
una decena, otro la represente en el ábaco y un tercero la escriba en un cuadro de
unidades en la pizarra. Mostrar que no se coloca ninguna bola en la columna de las
unidades.

4
- Para iniciar el apartado Contamos decenas y unidades, de las páginas 8 y 9, dibujar
en la pizarra varios grupos de elementos pequeños y pedir a algún alumno que salga a
la pizarra y rodee grupos de 10. Pedirle que diga cuántas decenas hay y cuántas
unidades no ha podido agrupar. Señalar el paralelismo con las agrupaciones de 10 en
10 y pedirles que digan cómo creen que se escribirá el número de elementos
dibujados.

- El profesor puede utilizar el material para que los alumnos practiquen las
agrupaciones de manera manipulativa y tomen conciencia de su relación con la
expresión numérica. Indicar que el número de decenas lo muestra la cifra de la
izquierda y el de unidades la cifra de la derecha.

- Señalar que podemos expresar el número de cubos mediante el cuadro de


unidades, como suma de decenas y unidades, con un número de dos cifras y con
palabras.

- Formar grupos de alumnos y dar a cada grupo un montón de palillos y 9 gomas


elásticas. Pedir que hagan grupos de 10 palillos y sujeten cada grupo con una goma.
Cada grupo de alumnos deberá decir el número de decenas de palillos que ha obtenido
y cuántas unidades sueltas.

- Enunciar un número y hacer que lo expresen usando las barras correspondientes.


Después, uno de ellos lo escribirá en la pizarra en forma de suma de decenas y
unidades. La clase determinará si lo ha hecho correctamente.

- Dictar números nombrando sus decenas y unidades (por ejemplo, 3 decenas y 2


unidades) y pedir a los alumnos que los escriban en sus cuadernos con cifras y con
letras.

- Escribir un número de dos cifras en la pizarra y pedir a un alumno que salga a


expresarlo como suma de decenas y unidades. Los demás dirán si está bien escrito o
no. Proponer ejemplos de números como 71 (7 decenas y 1 unidad) y 17 (1 decena y 7
unidades) para que los alumnos interioricen adecuadamente la importancia del valor
posicional de las cifras.

- Para empezar la doble página 10 y 11 recordar a los alumnos algunos ejemplos de


la expresión de números de dos cifras como suma de decenas y unidades. Si es
necesario, dibujar en la pizarra un grupo de elementos y pedir a algún alumno que los
agrupe de 10 en 10 y los exprese de la forma vista.

5
- Completar el cuadro de números hasta el 99 de la página 10 en común con los
alumnos. Enunciar las decenas y unidades que componen un número y decir su lectura
(por ejemplo, 3 decenas y 1 unidad, treinta y uno). Después pedir a sucesivos alumnos
que sigan el proceso con otros números. Señalar como todos los números de cada
columna tienen las mismas decenas y la misma cifra de las decenas y los de la misma
fila tienen las mismas unidades y la misma cifra de las unidades.

- En el cuadro de números, de la página 10, los números opuestos respecto a la


diagonal (21 y 12, 31 y 13…) tienen cambiadas de orden sus decenas y unidades.
Señalar este hecho a los alumnos para que se den cuenta de la importancia del orden
de las cifras al escribir los números.
El paso de decena también hay que trabajarlo de manera pausada, señalando como
las 9 unidades más 1 se transforman en 1 decena nueva, como se ve en la actividad 1.

- Realizar ejercicios con la clase de cambio de decena al añadir unidades. Presentar


por ejemplo un ábaco con 4 decenas y 5 unidades y preguntar: ¿Qué pasará si añado
4 unidades? ¿Y si añado 5 unidades?

- Utilizar las monedas de 1, 10, 20 y 50 céntimos para resolver problemas como el


siguiente:
- A 28 céntimos le añado 2 céntimos. ¿Por cuántas monedas de 10 céntimos los
puedo cambiar? ¿Se puede formar la cantidad resultante de otra manera?

- Dictar números de distintas maneras para que los alumnos los escriban con cifras o
letras en su cuaderno: dando su expresión oral (sesenta y uno), nombrando sus
decenas y unidades (6 decenas y 1 unidad) o como una suma (60 + 1).

- Pedir a un alumno que diga un número de dos cifras y que señale a un compañero.
Este deberá decir el número siguiente.
Puede hacer también la actividad pidiendo que el alumno señalado diga el número
anterior o bien el anterior y posterior.

- Practicar con los alumnos algunas actividades de sumas de números de una cifra
para introducir el apartado ¡A correr!, de las páginas 12 y 13. Enunciar las sumas e ir
preguntando a distintos alumnos su resultado o pedir a algún alumno que enuncie la
suma y señale a un compañero para que la resuelva mentalmente.

- Comentar el problema de Lee y comprende de la página 12 y señalar que para


resolverlo debemos sumar los tiempos. Hacer ver a los alumnos la especial importancia
de colocar los números correctamente. Indicar también que primero deben sumarse las
unidades y luego las decenas (este orden les será necesario también en las sumas
llevando). Al resolver el problema señalar la importancia de determinar los datos y la
operación que vamos a hacer con ellos, y escribir toda la solución, no solamente el
número resultado de la operación.

6
- La realización de operaciones en cuadrícula favorece la toma de conciencia del
alumno sobre el proceso seguido y también actitudes como el rigor y el orden. Al
realizar la actividad 2 de la página 13 señalar que las sumas de cada pareja tienen el
mismo resultado ya que los sumandos son los mismos. Plantear a los alumnos
diferentes sumas con iguales sumandos, ya sea mentalmente o con lápiz y papel.

- Mostrar a los alumnos cómo calcular sumas con el ábaco. Señalar cómo colocar el
primer sumando, cómo añadir el segundo colocando fichas en ambas columnas y cómo
leer el resultado de la suma. Pedir a los alumnos que resuelvan ellos mismos alguna
suma.

- Utilizar las decenas y unidades para representar dos números y obtener su suma.
Indicar las similitudes con el proceso seguido con el ábaco y con el seguido al operar
con cifras. Trabajar la propiedad conmutativa mostrando que el resultado final es el
mismo independientemente del orden de los sumandos ya que en ambos casos
colocamos juntas todas las regletas de los dos números.

- Preparar una bolsa con trocitos de papel que lleven escritos los números: 5 24 24 43
43 32 32. Pedir a un alumno que coja dos papeles de la bolsa, lea en voz alta los
números escritos en ellos, los escriba en la pizarra y los sume. Repetir el proceso
seguido con otros alumnos.
Se puede realizar también esta actividad agrupando a los alumnos en pequeños
grupos y dando a cada uno una bolsa con grupos de números cuyas sumas dos a dos
sean todas sin llevar.

- Plantear a los alumnos operaciones sencillas de cálculo mental (sumas y restas de


números de una cifra) para introducir las páginas 14 y 15. Pedirles que pongan
ejemplos de situaciones de la vida cotidiana en las que sumen o resten cantidades.

- En esta doble página se trata de retomar los problemas más sencillos ya trabajados
en 1º Primaria. En el primer problema de la página 14 se trabajan de forma explícita y
consecutiva las fases del proceso de resolución. Buscar la participación activa de los
alumnos en todo momento e ir comentando qué momento de la resolución están
trabajando. Indicar a los alumnos la especial importancia de elegir correctamente la
operación a realizar y también de comprobar si la solución es correcta o no. La
comprobación pueden realizarla comparando el resultado con los datos iniciales como
en el primer caso, reproduciendo la situación o bien usando una representación gráfica.

- A lo largo de todo el curso en Solución de problemas se trabajan e identifican


claramente las fases de la resolución de problemas. Señalar la importancia de seguir
un proceso ordenado, y pedir a los alumnos que expresen qué están haciendo y en qué
fase se encuentran en cada momento.

7
- Elaborar con los alumnos un mural en el que aparezcan escritas y ordenadas las
fases de resolución de un problema (frases en negrita). Colocarlo en clase y pedir a los
alumnos que lo tengan en cuenta cuando resuelvan problemas a lo largo del todo el
curso.

- Plantear a los alumnos problemas en los que los datos sean los mismos (e incluso la
pregunta) para que tomen conciencia de la importancia de analizar cuidadosamente el
enunciado, determinar lo que se pide y elegir bien la operación. Por ejemplo:
- Teresa tenía 4 sacapuntas y compra 3 más. ¿Cuántos sacapuntas tiene ahora?
- Teresa tenía 4 sacapuntas y entrega 3 a su amigo Luis. ¿Cuántos sacapuntas tiene
ahora?
Mostrar como los datos son iguales y también la pregunta, e indicar que ambos no se
resuelven de la misma manera (en el primer caso hay que hacer una suma y en el
segundo caso, la operación a realizar es una resta).

- Plantear problemas de suma cuya pregunta no incluya “en total” y de resta en los
que no aparezca “sobran” o “quedan”. Se trata de evitar la asociación automática y sin
pensar entre ciertas palabras del enunciado y la operación a utilizar.

- Es recomendable la realización de actividades en pequeños grupos (o en parejas)


en las que un alumno plantee al otro una actividad similar a las del tema, o bien entre
los dos resuelvan una actividad planteada por el profesor.

- La presencia de los números en distintos contextos cotidianos puede ser muy


positiva para el aprecio de los alumnos por el área.
Sugerir a padres y alumnos que busquen números de dos cifras en periódicos, revistas,
medios de comunicación… y que comenten la situación donde aparecen. Pueden
aprovechar también para trabajar su lectura, escritura y descomposición.
También pueden llevar a cabo juegos de adivinación de números a partir de su
descripción, por ejemplo:
- Tiene 2 decenas y la cifra de las unidades es igual a la de las decenas.

Actividades específicas para desarrollar otras competencias básicas:

Competencia lingüística
- Al realizar el programa Lectura de la imagen, de la página 6, procurar que todos los
alumnos se expresen oralmente de forma libre y señalar la importancia de utilizar
correctamente los términos matemáticos (decena para referirnos a un conjunto de diez
unidades).

- Mostrar a los alumnos cómo los números de dos cifras hasta el 30 se expresan con
una sola palabra.

8
- Señalar los nombres de los términos de la suma e indicar la necesidad de utilizar
correctamente el lenguaje matemático.

- Al contestar a la pregunta de la actividad 2 de la página 13 (introducción intuitiva de


la propiedad conmutativa) el profesor puede suscitar un debate en el que los alumnos
expresen sus opiniones sobre esa propiedad.

- La expresión oral utilizada por los alumnos en distintas fases de la resolución de


problemas (páginas 14 y 15) les permite avanzar en este sentido y tomar conciencia de
su proceso de aprendizaje, así el alumno aprende a aprender.

Tratamiento de la información
- Indicar a los alumnos que un número se puede expresar de varias formas: oral,
escrita, mediante ábaco, mediante el cuadro de unidades… Señalar que son formas
distintas de indicar lo mismo.

- Señalar que los números podemos encontrarlos expresados en distintas formas: con
cifras, con palabras, en el ábaco…

- El trabajo de los contenidos de la unidad (en concreto las decenas y unidades) en


contextos cotidianos como los ahorros que puede tener una hucha permite al alumno
tomar conciencia de la presencia de las matemáticas y su utilidad.

Aprender a aprender
- La notación decimal plantea a los alumnos dificultades de comprensión en
ocasiones. Señalar a los alumnos la importancia de la perseverancia y el esfuerzo y
fomentar en ellos la confianza en sus propias habilidades.

Competencia social y ciudadana


- Mostrar la importancia de la práctica deportiva para la salud. Indicar la necesidad de
adaptarla a la edad y condición física de cada uno.

Autonomía e iniciativa personal


- Con el programa Solución de problemas de las páginas 14 y 15 el alumno planifica
(busca estrategias y toma decisiones), gestiona sus recursos (optimiza el proceso de
resolución) y valora los resultados (comprende la técnica usada y la interioriza para
otras ocasiones).
De esta manera, se fomenta su confianza en sus capacidades para enfrentarse con
éxito a situaciones problemáticas.

- La solución de problemas sencillos facilita la autonomía e iniciativa del alumno y su


confianza en su desempeño. Pedir a los alumnos que verbalicen el proceso que han
seguido favorece también un aprendizaje realmente efectivo.

9
CRITERIOS DE EVALUACIÓN

 Maneja el concepto de decena como agrupación de 10 elementos en situaciones


cotidianas.
 Lee y escribe las decenas del correctamente.
 Pasa de decenas a unidades y viceversa.
 Descompone números de dos cifras en forma de suma de decenas y unidades.
 Lee y escribe números de dos cifras.
 Representa números de dos cifras.
 Determina el número anterior y posterior a un número de dos cifras dado.
 Obtiene los términos que faltan en series numéricas ascendentes y descendentes.
 Suma sin llevar números de hasta dos cifras.
 Resuelve problemas sencillos de suma o resta.
 Aplica los pasos para resolver un problema.

10
MATEMÁTICAS 2.º CURSO
UNIDAD 2: DIBUJAMOS LÍNEAS

OBJETIVOS

 Diferenciar líneas abiertas, cerradas, curvas y poligonales.


 Trazar líneas curvas y poligonales, tanto abiertas como cerradas.
 Comparar números de dos cifras.
 Ordenar series de números de dos cifras, utilizando los signos >, <, =.
 Calcular sumas sin llevar, de tres sumandos, con números de hasta dos cifras.
 Calcular restas sin llevar con números de hasta dos cifras.
 Colocar correctamente las cifras para realizar operaciones de suma y resta.
 Resolver problemas utilizando la suma de tres sumandos o la resta sin llevar con
números de hasta dos cifras.
 Realizar la recogida de datos de una situación, representarla y expresarla en forma de
tabla.

CONTENIDOS

 Líneas poligonales, curvas, abiertas y cerradas.


 La circunferencia.
 Distinción entre líneas abiertas y cerradas, curvas y poligonales.
 Comparación de números de dos cifras utilizando los signos >, <, =.
 Ordenación de series de números de dos cifras de mayor a menor y viceversa.
 Cálculo de sumas sin llevar de tres sumandos con números de dos cifras.
 Cálculo de restas sin llevar con números de dos cifras.
 Búsqueda y recogida de los datos de una situación en una tabla.

 Disfrute al trazar e identificar distintos tipos de líneas.


 Curiosidad e interés por ordenar series de números.

COMPETENCIAS BÁSICAS

Además de desarrollar la Competencia matemática, en esta unidad se contribuye al


desarrollo de las siguientes competencias:
- Interacción con el mundo físico.
- Competencia lingüística.
- Competencia cultural y artística.
- Aprender a aprender.
- Tratamiento de la información.
- Autonomía e iniciativa personal.

11
METODOLOGÍA

Proceso de enseñanza y aprendizaje:

El proceso de enseñanza-aprendizaje en Matemáticas se construye a partir situaciones de


la vida real, muchas de ellas en forma de problema, a las que sigue un conjunto de
actividades donde se aplican los contenidos que se acaban de estudiar.

Este proceso comienza en la unidad 2 –como en el resto de las unidades– con el


programa Lectura de la imagen. En la doble página inicial de la unidad 2 se incluye una
fotografía en la que se pueden apreciar varios niños dibujando distintas líneas. Esta
fotografía inicial, y las preguntas que se formulan en la sección Lectura de la imagen,
permiten al alumno aproximarse al tema objeto de estudio y activar conocimientos
previos. A partir del texto del cuadro informativo inicial se desarrollan una serie de
actividades de expresión escrita.

Después se presentan las diversas tareas de la unidad: ¿Qué número es mayor?, En el


cine y El torneo de ajedrez. Mediante un trabajo secuenciado se pretende conseguir que
los alumnos comprendan los conceptos y procedimientos tratados en cada tarea y los
apliquen en situaciones reales y cotidianas para ellos. El trabajo secuencial comienza con
una lectura del apartado Lee y comprende, donde se plantean los nuevos conceptos a
través de un problema resuelto; seguida de una serie de actividades secuenciadas por
grado de dificultad en el apartado Practica para que el alumno aplique lo aprendido. Al
final de cada una de estas dobles páginas se incluye un apartado de Cálculo mental, en el
que se trabaja esta capacidad, o un apartado de Dictado de números, con números hasta
el 99.

El trabajo de la unidad 2 se completa con los apartados Recogemos y anotamos datos y


Razonamiento. En el apartado Recogemos y anotamos datos se enseña a recoger los
datos de una situación, expresarlos en forma de tabla y utilizar la información que
proporcionan para contestar distintas preguntas. Para trabajarlas se proponen varias
actividades guiadas para los alumnos. Y, en el apartado Razonamiento se enseña a
razonar a los alumnos mediante una serie de actividades.

Como cierre, a partir de la resolución individual de una serie de actividades de síntesis


basadas en los contenidos fundamentales de toda la unidad y del programa Soy capaz
de…, el alumno recuerda y practica dichos contenidos y el profesor puede verificar si los
alumnos los han comprendido y asimilado adecuadamente.

Sugerencia de temporalización:

2.ª quincena de octubre.

12
Recursos:

- Matemáticas 2.
- Guía didáctica de Matemáticas 2.
- Ficha 2 de control.
- Fichas 5, 6, 7 y 8 de refuerzo.
- Ficha 2 de ampliación.
- Números a la carta. Fichas 3 y 4.
- Cuaderno de práctica primer trimestre.
- Santillana Cuadernos.

ACTIVIDADES Y SUGERENCIAS DIDÁCTICAS

- Para empezar la segunda unidad pedir a los alumnos que se fijen en los objetos más
próximos y en cómo sus contornos están formados por líneas poligonales o curvas,
abiertas o cerradas. Ponerles algunos ejemplos y pedirles que aporten algunos por sí
mismos: la mesa, el cuaderno, la ventana…

- Trabajar la lectura y comprensión de la imagen de la página 18 realizando las


preguntas propuestas. También se puede proponer a los alumnos que hagan
comentarios de manera libre antes de realizar las preguntas propuestas, guiándoles
para que observen qué líneas están trazadas, qué instrumentos se han utilizado, las
posiciones de los niños para dibujar…

- Dibujar en la pizarra líneas abiertas y cerradas, tanto curvas como poligonales, con
tizas de color. Pedir a los alumnos que las clasifiquen diciendo de qué tipo es cada una.
Señalar las características especiales de la circunferencia.

- Proponer a los alumnos que dibujen en su cuaderno líneas que tengan


características compartidas pero no iguales. Por ejemplo una línea poligonal abierta y
una curva abierta, una línea curva cerrada y una poligonal cerrada…

- Proponer a los alumnos que realicen composiciones geométricas utilizando pinturas


de colores, ceras o rotuladores en folios o cartulinas. Trazando las líneas estudiadas
pueden formarse casas, figuras humanas, animales, paisajes, etc.

- Sugerir a los alumnos que escriban sus nombres con letras utilizando solo líneas
poligonales o líneas curvas. Hacer después una puesta en común con algunos de los
nombres que hayan escrito, comentando los tipos de líneas utilizadas y si se han usado
de forma adecuada.

- Entregar a los alumnos palillos con los que puedan formar líneas poligonales
abiertas o cerradas mediante pegado. Pueden colorear los palillos de distintos colores
para crear composiciones creativas y representar objetos o figuras cotidianas.

13
- Proponer a los alumnos que formen líneas curvas abiertas y cerradas y creen
formas variadas usando hilos de lana de colores.

- Pedir a los alumnos que dibujen distintas circunferencias utilizando monedas u otros
objetos circulares.

- Para introducir el apartado ¿Qué número es mayor?, de las páginas 20 y 21, dividir
la pizarra en cuatro partes, con líneas verticales, y escribir en ellas los siguientes
números: 27 2 12 2 19 2 20. Invitar a cuatro niños a salir para dibujar el número de
elementos que representa cada número. Rodear de 10 en 10 para formar decenas y
hacer observar, para cada número, las decenas formadas y las unidades sobrantes.
Pedirles que digan cómo ordenarían de mayor a menor los números. Orientar sus
sugerencias para mostrar la necesidad de comparar primero las decenas y luego las
unidades.

- Señalar la importancia de seguir un proceso ordenado al realizar las comparaciones.


Cuando se trate de ordenar grupos de varios números indicarles que primero deben
localizar el mayor (o el menor) y después buscar el número mayor (o menor) del grupo
restante, y así sucesivamente. Señalar que cualquier número de dos cifras es mayor
que todo número de una sola cifra.

- Escribir en la pizarra parejas de números de dos cifras y pedir a los alumnos que los
comparen e intercalen el signo correspondiente. Escribir la misma pareja cambiando de
orden los números para que se den cuenta de que deben cambiar también el signo.

- Pedir a los alumnos que cojan las decenas y unidades. Enunciar una pareja de
números de dos cifras y pedirles que los representen. Después hacer que los
comparen, señalando cuál es el mayor y cuál es el menor. Un alumno saldrá a la
pizarra y los escribirá de las dos formas posibles (por ejemplo: 32 < 41 y 41 > 32).
Comentar a los alumnos el “truco” para saber cuál de los dos signos tienen que escribir.
La punta del signo apunta siempre al menor de los dos números que estamos
comparando y la boca está abierta hacia el mayor de los dos números.

- Realizar a los niños preguntas del tipo: ¿Cuántos años tienes tú? ¿Cuántos años
tiene tu mamá? ¿Cuántos años tiene tu papá? ¿Y tu hermano? ¿Quién es mayor? ¿Y
menor?...
Pedir a algún alumno que escriba en la pizarra los números que expresen esas edades
y los signos de comparación correspondientes entre ellos.
También puede realizarse la comparación y ordenación de los días de nacimiento de
algunos alumnos de la clase. Comentar la importancia de seguir un proceso ordenado,
escogiendo primero el mayor (o menor), luego el siguiente, etc.

14
- Para introducir las páginas 22 y 23 proponer a los alumnos problemas de
situaciones cotidianas en los que haga falta realizar una suma de tres sumandos y
pedirles que libremente expliquen cómo los resolverían y calcularían dicha operación.
Por ejemplo, si en una carrera de relevos un compañero tarda 2 minutos, otro 3
minutos y el tercero otros 2 minutos, ¿qué debemos hacer para saber cuánto han
tardado en terminar la carrera?

- Decir dos números de una cifra y pedir a un alumno que diga el resultado de la
suma. Después decir un número de una cifra e indicar a otro alumno que diga el
resultado de sumar ese número con los dos anteriores.

- Indicar la importancia de sumar primero las dos primeras cifras de las unidades y
después sumar su resultado con la tercera cifra. Mostrar cómo colocar bien los
números para sumar y señalar cómo se expresa la misma operación en horizontal y en
vertical.

- Plantear a los alumnos el siguiente reto: ¿Cómo se haría una suma de 4 sumandos?
Dejar que se expresen libremente y que propongan distintas ideas y formas de hacerlo.
Señalar que habría que sumar las dos primeras cifras, el resultado con la tercera y el
resultado siguiente con la cuarta.

- Trabajar las sumas de tres números sin llevar utilizando las decenas y unidades del
material del alumno. Realizar una en común con ellos, mostrando cómo se agrupan las
unidades de los dos primeros sumandos en primer lugar y después las del tercer
sumando, y lo mismo con las decenas. Después, proponerles algunas para que las
realicen por sí mismos.

- Escribir en la pizarra un número, por ejemplo el 9, y pedir a los alumnos que


escriban todas las sumas de tres sumandos de una cifra que se les ocurra cuyo
resultado sea dicho número; por ejemplo, para el 9, 6 + 2 + 1, 5 + 2 + 2 …
- Escribir tres sumandos de una cifra ordenados de formas diferentes (1 + 3 + 4; 1 + 4
+ 3; 4 + 3 + 1; 4 + 1 + 3…) y pedir a los alumnos que calculen la suma de todos ellos.
Hacerles ver que la suma obtenida es siempre la misma en todos los casos sin que
importe el orden en que hemos sumado los tres sumandos. Se pueden realizar también
las diferentes sumas de los tres sumandos utilizando material manipulable, para que
comprendan mejor el concepto aquellos alumnos que tengan dificultades en entenderlo
solamente a partir de la suma de los números.

- Antes de iniciar el desarrollo del apartado El torneo de ajedrez, de las páginas 24 y


25, hacer observar a los alumnos la importancia que tiene fijarse bien en el signo antes
de realizar la operación. Es un error muy frecuente en los alumnos el equivocarse por
no prestar atención al signo correspondiente. Plantearles restas sin llevar de números
de una cifra para que las realicen mentalmente.

15
- Explicar los pasos a seguir al realizar la resta dejando claro el paralelismo con el
seguido en la suma. Primero se restan las unidades y luego las decenas. Señalar la
importancia de llamar a los términos de la resta por su nombre y pedir a los alumnos
que los digan cada vez que realicen una resta. Como regla nemotécnica indicar que
sustraendo es lo que sustraemos, es decir, lo que quitamos al minuendo. Comentar el
caso particular en el que el minuendo tiene dos cifras y el sustraendo una sola cifra.
Señalar que entonces restamos las cifras de las unidades y nada más.

- Resolver en común el problema de Lee y comprende de la página 24 señalando la


importancia de elegir bien la operación y realizarla correctamente. Mostrar a los
alumnos que para poder restar dos números tiene que cumplirse que el sustraendo sea
menor que el minuendo (no nos pueden quitar más de lo que tenemos).

- Mostrar a los alumnos cómo calcular restas con un ábaco. Señalar cómo representar
el minuendo colocando fichas, mostrar cómo quitar las fichas que representan al
sustraendo y cómo leer el resultado de la resta. Pedir a los alumnos que resuelvan
alguna ellos mismos.

- Igual que en el caso del ábaco, señalar cómo se pueden realizar restas usando las
decenas y unidades del material. El uso de materiales manipulables puede favorecer
en gran medida la comprensión del procedimiento en aquellos alumnos que presenten
dificultades de aprendizaje. Es interesante realizar en paralelo el proceso manipulativo
y el proceso de cálculo con cifras, indicando las fases equivalentes de uno y otro
método.

- Escribir en la pizarra algunas restas cuyos términos estén mal colocados y otras que
estén bien. Pedir a los alumnos que indiquen cuáles están mal y justifiquen su
respuesta.

- Antes de empezar la página26 proponer a los alumnos una situación cotidiana como
puede ser la votación para determinar cuál es la comida favorita o el color favorito.
Escribir las diferentes posibilidades que los alumnos aporten, y preguntarles cómo
podríamos indicar el hecho de que una misma respuesta se repita una o más veces.

- Comentar el mecanismo utilizado para ir anotando las respuestas repetidas y la


necesidad de expresar después los resultados en forma numérica. Realizar el mismo
proceso con los datos que se hayan obtenido en la votación o encuesta realizada
anteriormente con los alumnos. Señalar cómo a partir de las tablas podemos responder
a numerosas preguntas sobre la situación, preguntas que no podríamos responder
fácilmente si tuviéramos los datos sin agrupar. Insistir en la importancia de prestar
mucha atención a la hora de trazar las rayas y recontarlas para evitar posibles errores.

16
- Proponer a los alumnos otras preguntas diferentes a las del libro para cada una de
las actividades de la página 26 y para los datos de la votación que se haya hecho en
clase. Pedir a los alumnos que planteen algunas preguntas que puedan contestarse a
partir de los datos y responderlas mediante una puesta en común de toda la clase.

- Proporcionar a los alumnos, o pedirles que los aporten ellos mismos, pequeños
conjuntos de datos, tanto numéricos como no numéricos, para que los recuenten y
expresen en forma de tabla. Después ellos mismos plantearán preguntas y las
contestarán.

- El planteamiento y resolución de adivinanzas en clase (del tipo “Oro parece…” en el


que se juega con el lenguaje y la lógica) es una actividad muy interesante y que puede
potenciar en gran medida la competencia lingüística y la capacidad de razonamiento
lógico en los alumnos. El profesor aportará algunas o pedirá a los alumnos que aporten
ejemplos que conozcan.

- Proponer a los alumnos series numéricas sencillas. Mostrar la necesidad de analizar


la relación entre los primeros términos para hallar el patrón de formación y poder
continuarlas correctamente.
- Agrupar a los alumnos en parejas y pedirles que planteen a su compañero series
lógicas similares a la última actividad de la página 27.

- Después de realizar las actividades de la página 28 pedir a los alumnos que


realicen, sobre papel continuo, una composición plástica utilizando todos los tipos de
líneas trabajadas en el desarrollo de la unidad.

- Nombrar grupos de 4 alumnos al azar y pedirles que se ordenen según su número


de lista en orden creciente o decreciente. Puede hacerse también con grupos más
numerosos.

- Plantear problemas sencillos que se resuelvan con sumas de tres sumandos o


restas sin llevar y proponerlos a los alumnos.

- Sugerir a los padres que trabajen en casa con sus hijos los conceptos más
importantes de la unidad:
- Tipos de líneas, mediante la realización en común de dibujos.
- Operaciones, resolviendo en común distintos ejemplos.
- Capacidad de razonamiento lógico, con adivinanzas, acertijos sencillos y series
numéricas.

17
Actividades específicas para desarrollar otras competencias básicas:

Interacción con el mundo físico


- Indicar a los alumnos la importancia de las líneas en la Geometría como modo de
representar la realidad.

- Comentar con los alumnos la importancia de las representaciones gráficas para


facilitar el acceso a la información y su presencia en la vida cotidiana: televisión,
periódicos…

Competencia lingüística
- Al contestar las preguntas de Lectura de la imagen de la página 18 y a todas
aquellas que se propongan, los alumnos tienen la oportunidad de expresarse
libremente de forma oral. Aprovechar para trabajar con ellos la corrección en el
lenguaje y el uso adecuado del vocabulario matemático.

- Señalar los nombres de los términos de la resta e indicar la necesidad de utilizar


correctamente el lenguaje matemático.

- Resaltar la importancia de leer cuidadosamente los textos de las actividades lógicas


de Razonamiento (página 27) para poder resolverlas.

Competencia cultural y artística


- La realización de dibujos creados a partir de líneas de diferentes tipos favorece la
posibilidad de expresarse de un modo creativo y fomenta el desarrollo de la
imaginación y la expresión de ideas y sentimientos a través del dibujo.

Aprender a aprender
- Pedir a los alumnos que, en algunas ocasiones, verbalicen el proceso que siguen a
la hora de comparar números para conseguir una mayor comprensión del método y de
su proceso de aprendizaje.

- Pedir a los alumnos que expresen en voz alta el proceso que siguen a la hora de
realizar cualquiera de las sumas que aparecen en las páginas 22 y 23.

Tratamiento de la información
- Escribir, grandes y en colores, los signos >, <, =. Pedir a los alumnos que los copien
colocando al lado su significado:
>  mayor que.
<  menor que.
=  igual.

18
- La continua necesidad de comparar cantidades, por ejemplo precios, tiempos,
distancias, cantidades… ayuda a los alumnos a tomar conciencia de la presencia de las
matemáticas y de su utilidad.

Autonomía e iniciativa personal


- La última actividad de la página 23 plantea a los alumnos un reto que deben resolver
aplicando lo que han aprendido. De esta forma potencian su autonomía y desarrollan
estrategias personales de cálculo y de resolución de problemas.

- Comentar con los alumnos la importancia de saber utilizar adecuadamente las


operaciones de suma y resta en situaciones diarias y aplicarlas a la resolución de
problemas como el propuesto en la página 24.

- La resolución de series numéricas o lógicas, en las que se debe encontrar el patrón


para su formación, potencia la iniciativa del alumno y la creación de métodos y
estrategias de razonamiento personal.

- La solución de problemas potencia en gran medida la autonomía e iniciativa del


alumno y su confianza en su propio desempeño. Pedir a los alumnos que verbalicen el
proceso que han seguido y que comprueben la solución para favorecer el aprendizaje.

CRITERIOS DE EVALUACIÓN

 Reconoce, diferencia y traza líneas curvas y poligonales, abiertas y cerradas.


 Ordena correctamente series de números de dos cifras de mayor a menor y viceversa,
utilizando los signos >, <, =.
 Calcula sumas sin llevar de tres sumandos con números de hasta dos cifras.
 Calcula restas sin llevar con números de hasta dos cifras.
 Recoge de forma organizada los datos de una situación en una tabla y los usa para
contestar preguntas.

19
MATEMÁTICAS 2.º CURSO
UNIDAD 3: PONEMOS LA MESA

OBJETIVOS

 Relacionar una suma con sus restas correspondientes.


 Comprobar si una resta está bien hecha.
 Identificar cuál es la decena más cercana a un número dado.
 Reconocer la centena como un conjunto de 10 decenas o 100 unidades.
 Reconocer, leer, escribir y representar centenas.
 Calcular sumas llevando con números hasta el 99.
 Entender el enunciado de problemas del tipo tiene más/menos que y resolverlos con
operaciones de suma o resta.

CONTENIDOS

 Utilización de la relación entre suma y resta.


 La decena más cercana.
 Reconocimiento de las decenas entre las que se encuentra un número.
 Obtención de la decena más próxima a un número.
 La centena.
 Lectura, escritura y representación de centenas.
 Cálculo de sumas llevando con números hasta el 99.
 Resolución de problemas del tipo tiene más/menos que mediante sumas o restas.

 Valoración de la importancia de presentar sus cálculos de forma clara, limpia y


ordenada.
 Apreciación de la utilidad de la suma y la resta para resolver situaciones cotidianas.

COMPETENCIAS BÁSICAS

Además de desarrollar la Competencia matemática, en esta unidad se contribuye al


desarrollo de las siguientes competencias:
- Competencia social y cultural.
- Competencia lingüística.
- Aprender a aprender.
- Tratamiento de la información.
- Autonomía e iniciativa personal.

20
METODOLOGÍA

Proceso de enseñanza y aprendizaje:

El proceso de enseñanza-aprendizaje en Matemáticas se construye a partir situaciones de


la vida real, muchas de ellas en forma de problema, a las que sigue un conjunto de
actividades donde se aplican los contenidos que se acaban de estudiar.

Este proceso comienza en la unidad 3 –como en el resto de las unidades– con el


programa Lectura de la imagen. En la doble página inicial de la unidad 3 se incluye una
fotografía en la que se pueden apreciar dos niños y un hombre poniendo la mesa. Esta
fotografía inicial, y las preguntas que se formulan en la sección Lectura de la imagen,
permiten al alumno aproximarse al tema objeto de estudio y activar conocimientos
previos. A partir del texto del cuadro informativo inicial se desarrollan una serie de
actividades de expresión oral y escrita.

Después se presentan las diversas tareas de la unidad: ¿Qué decena está más cerca?,
Contamos galletas y ¡Cuántas latas! Mediante un trabajo secuenciado se pretende
conseguir que los alumnos comprendan los conceptos y procedimientos tratados en cada
tarea y los apliquen en situaciones reales y cotidianas para ellos. El trabajo secuencial
comienza con una lectura del apartado Lee y comprende, donde se plantean los nuevos
conceptos a través de un problema resuelto; seguida de una serie de actividades
secuenciadas por grado de dificultad en el apartado Practica para que el alumno aplique
lo aprendido. Al final de cada una de estas dobles páginas se incluye un apartado de
Cálculo mental, en el que se trabaja esta capacidad, o un apartado de Dictado de
números, con números hasta el 99 y centenas.

El trabajo de la unidad 3 se completa con el programa Solución de problemas, donde se


enseña a resolver problemas de suma o resta del tipo tiene más/menos. Para trabajarlos
se proponen varias actividades guiadas para los alumnos.

Como cierre, a partir de la resolución individual de una serie de actividades de síntesis


basadas en los contenidos fundamentales de toda la unidad y del programa Soy capaz
de…, el alumno recuerda y practica dichos contenidos y el profesor puede verificar si los
alumnos los han comprendido y asimilado adecuadamente.

Sugerencia de temporalización:

1.ª quincena de noviembre.

21
Recursos:

- Matemáticas 2.
- Guía didáctica de Matemáticas 2.
- Ficha 3 de control.
- Fichas 9, 10, 11 y 12 de refuerzo.
- Ficha 3 de ampliación.
- Números a la carta. Fichas 5, 6 y 7.
- Cuaderno de práctica primer trimestre.
- Santillana Cuadernos.

ACTIVIDADES Y SUGERENCIAS DIDÁCTICAS

- Antes de comenzar la unidad 3 comentar con los alumnos la utilidad de las


matemáticas en la vida diaria y cómo hacemos uso de ella en muchas ocasiones: hallar
cuánto cambio nos devolverán en la tienda, saber cuánto falta para que llegue el
recreo…

- A través de la fotografía de la página 30 y guiados por las preguntas propuestas y


otras que se pueden realizar (o bien mediante una exploración libre), los alumnos
expresarán si han vivido la experiencia de poner la mesa alguna vez y establecerán
una conexión entre las matemáticas y su vida real. Señalar que al poner la mesa se
nos plantean diferentes situaciones de suma y resta. Ayudarles a reconocer estas
situaciones y animarles a que las expresen oralmente y calculen su resultado.

- Señalar que a partir de una suma podemos obtener dos restas, y a partir de una
resta, una suma y otra resta. Dejar clara la prueba de la resta y la forma de realizarla.
Indicar su utilidad para saber si una resta está bien hecha o no. Resolver en común la
última actividad de la página 31, señalando cómo aplicar la relación entre suma y resta
para “despejar” el término que no conocemos. Puede abordarse también con material
manipulable.

- Pedirles que hagan actividades como la siguiente. Por parejas uno planteará al otro
una situación de suma (Ejemplo: tienes 4 y yo te doy 6. ¿Cuántas tienes ahora en
total?) El segundo, utilizando los mismos datos, planteará un enunciado inverso (Tengo
10, pero te voy a devolver las 6 que me diste. ¿Cuántas me quedarán?) Los alumnos
realizarán y resolverán las operaciones asociadas a cada problema en el cuaderno. La
utilización de material para representar la situación puede ayudar a los alumnos que
tengan dificultades.

- Escribir en la pizarra los siguientes grupos de números. Pedir a los alumnos que
escriban con los números de cada grupo una suma y una resta.
14, 8, 6 12, 9, 3 11, 5, 6

22
- Escribir en la pizarra las siguientes sumas y restas. Pedir que las relacionen con
flechas.
14 + 5 = 19 25 - 9 = 16
16 + 9 = 25 24 - 3 = 21
21 + 3 = 24 19 - 5 = 14

- Para introducir el apartado ¿Qué decena está más cerca? (páginas 32 y 33) pedir a
los alumnos que digan qué números se encuentran entre dos decenas dadas. Por
ejemplo, decir “Entre 10 y 20” y los alumnos dirán “11, 12, 13…” Preguntarles cuáles de
ellos están más cerca de 10 y cuáles lo están de 20.

- Enunciar en voz alta varios números de dos cifras y hacer que los alumnos digan,
para cada uno de ellos, entre qué dos decenas se encuentra.

- Pedir a los alumnos que observen la situación propuesta en la página 32. Comentar
que para determinar entre qué dos decenas está un número de dos cifras basta con
considerar su cifra de las decenas (si por ejemplo es un 5, estará entre 50 y 60).
Trabajar la aproximación con la recta numérica y después con la técnica basada en el
valor de la cifra de las unidades.

- Dibujar en la pizarra una recta numérica y marcar en ella las decenas y los números
acabados en 5. Decir un número y pedir a un niño que salga y se coloque en la
posición en la que esté dicho número en la recta. Después, entre todos, se determinará
la decena más cercana a ese número. Pedirles que digan otros números cuya decena
más cercana sea la misma que la del número trabajado.

- Pedir a los alumnos que cojan las decenas y unidades. Decir en voz alta un número
y pedir que lo representen usando ese material. Después preguntar a un alumno cuál
es la decena más próxima a ese número. Hacerles ver que se puede obtener de dos
formas: considerando si es más “rápido” quitar o añadir unidades para conseguir una u
otra decena(de las dos entre las que se encuentra), o bien, mirando si hay más o
menos de 5 unidades en la representación del número considerado. Señalar el
paralelismo con los procesos de aproximación seguidos al operar con la recta y
numéricamente.

- Organizar grupos de 4 alumnos y entregar a cada grupo un catálogo donde


aparezcan indicados los precios de algunos productos. A continuación, explicarles la
utilidad de obtener aproximaciones a la decena de dichos precios a la hora de hacer
compras para hacernos una idea mental y rápida de su valor. Comentar el significado
de expresiones utilizadas a menudo como “cuesta unos 30 euros”. Hacer que, para
cada uno de los productos, realicen la aproximación y enuncien frases como la anterior
o similares: “cuesta un poco más de 20 euros”, “vale casi 60 euros”… según la decena
a la que se aproximen.

23
- Para introducir las páginas 34 y 35 hablar con ellos de cosas que se presentan en
paquetes de 100 unidades: una caja de palillos, una caja de cerillas, un paquete de 100
folios, 1 paquete de 100 servilletas de papel, clips…

- Utilizar un ábaco para que los niños entiendan qué ocurre al sumar al número 99
una unidad. Primero representar el número 99: 9 bolas rojas y 9 bolas azules. Añadir
una azul más. Esto obligará a cambiar las diez azules por una roja. Después, al añadir
una roja más a las 9 rojas serán 10 rojas, por lo que tendremos que transformarlas en
una unidad superior: la centena (verde). A continuación, mostrar 10 barras rojas del
material y colocarlas juntas sobre un cuadrado verde, de manera que coincidan. Hacer
observar a los alumnos la equivalencia entre centenas, decenas y unidades.

- Pedir a los niños que realicen las actividades de las páginas 34 y 35 con la ayuda de
su material para que comprendan el concepto más fácilmente, sobre todo aquellos
alumnos con especiales dificultades.

- Utilizar las centenas, decenas y unidades del material y realizar una actividad
análoga a la que se hizo con el ábaco. Señalar cómo se forman los nombres de las
centenas a partir de la combinación del nombre de la cifra de las centenas y de “cien”.

- Mostrar entre 1 y 9 cuadrados verdes (centenas) del material para que los alumnos
digan cuántas hay, digan cómo se nombra y se escribe ese número, y a cuántas
decenas y unidades equivale.

- Trabajar la actividad inversa de la anterior, es decir, nombrar un determinado número


de unidades (por ejemplo, 800) y pedir a los alumnos que digan el número de centenas
que son y que levanten los cuadrados verdes correspondientes. También se puede
nombrar el número (ochocientos) o escribirlo en la pizarra.

- Preparar con los alumnos tarjetas iguales rotuladas con las centenas, otras con sus
equivalencias en decenas y otras con las equivalencias en unidades. Se trata de
realizar un juego de memoria y relación. Colocar las tarjetas en tres filas, una para cada
tipo de tarjetas. Un alumno levantará una tarjeta de centenas, y luego otras dos, una de
decenas y otra de unidades. Si las tres tarjetas levantadas no son expresiones de un
mismo número, se vuelven a tapar, y pasa el turno a otro alumno. Cuando un alumno
levante las tres tarjetas equivalentes se dejarán boca arriba y el alumno se sumará un
punto.

- Proponer a los alumnos la realización de operaciones de cálculo mental en las que


tengan que realizar sumas llevando con números de una cifra para introducir el
apartado ¡Cuántas latas!, de las páginas 36 y 37. Pedirles que, después de decir el
resultado, expliquen cómo han hecho esa operación. Hacer hincapié en el proceso de
reunir 10 unidades y formar una decena.

24
- Realizar la primera suma del Lee y comprende, de la página 36, en común, con la
ayuda de las decenas y unidades del material. Hacer especial hincapié en el paso de la
decena a la columna de las decenas. Indicar a los alumnos la importancia de tener en
cuenta esa decena que nos llevamos y señalar que nos llevamos 1 a la columna de las
decenas y no la cifra de las unidades (error que a veces cometen los alumnos). Antes
de abordar la suma de tres sumandos, recordar brevemente a los alumnos el proceso a
seguir: primero sumar las cifras de los dos primeros, y luego, el resultado, con la cifra
del tercero.

- Escribir en la pizarra distintas sumas llevando en las que se hayan cometido errores
en su resolución (no se han llevado, se han llevado la cifra de las unidades en lugar de
1 decena…) Pedir a los alumnos que las resuelvan explicando lo que hacen en cada
momento en voz alta, y que al llegar al error digan cuál ha sido la equivocación
cometida.

- Mostrar a los alumnos cómo realizar una suma llevando con ayuda de un ábaco. Por
ejemplo, la suma 26 + 35. Explicar a los alumnos, que al sumar las unidades (es decir,
añadir las 5 fichas de unidades a las 6 que ya tenemos puestas) obtenemos 11
unidades y por tanto hay que transformar 10 unidades en 1 decena y pasar esa ficha
de las decenas a la columna donde están las fichas de las decenas. Después, pedir a
un alumno que calcule en el ábaco otra suma llevando diciendo lo que hace en cada
momento. Entre todos se comprobará si el procedimiento que sigue es el correcto.

- Pedir a dos alumnos que digan dos números de dos cifras entre 10 y 49. Escribirlos
en la pizarra y solicitar a los alumnos que calculen su suma. Preguntarles que resultado
obtendrían si suman dichos números cambiados de orden y recordarles la propiedad
conmutativa de la suma.

- Proponer, si el profesor lo estima oportuno, alguna actividad más de suma de tres


sumandos en la que al realizarla los alumnos tengan que llevarse 2 decenas. Señalar
que, al sumar dos números de dos cifras, solo nos podemos llevar 1 decena, mientras
que si sumamos tres números nos podemos llevar 1 o 2 decenas.

- Para introducir el apartado Solución de problemas de las páginas 38 y 39 plantear a


los alumnos problemas muy sencillos de suma y resta en la que un dato se enuncie en
relación al otro con “más” o “menos”. Por ejemplo: Juan tiene 5 años y su hermana
Luisa tiene 2 años más. ¿Cuántos años tiene Luisa?

25
- Leer el enunciado de los problemas de las páginas 38 y 39 conjuntamente con los
alumnos. Hacerles preguntas para asegurarse de que entienden su significado, y pedir
a alguno de ellos que vaya siguiendo las fases de resolución que se indican en la
página. Es importante que expresen con sus palabras cada paso que dan para que
tomen conciencia de lo que están haciendo en cada momento. Llamar la atención
sobre la importancia de la fase de comprobación de la respuesta, que suelen pasar por
alto. Preguntarles si tiene sentido y pedirles que comparen el número obtenido con los
datos iniciales para determinarlo, en estos problemas de suma o resta es un
mecanismo de comprobación muy claro.

- Plantear otros problemas similares a los propuestos, escribiendo el enunciado en la


pizarra. Después, hacer que algunos alumnos salgan a resolver los problemas en la
pizarra, explicando cómo lo han hecho. Comentar en común la importancia de seguir
un proceso ordenado.

- Pedir a los alumnos que inventen problemas similares a los de las páginas 38 y 39
que se resuelvan con estas operaciones:
36 + 19 59 - 16
Orientarles escribiendo algún ejemplo en común en la pizarra: Susana tiene 36 euros y
su padre le da 19 euros más. ¿Cuántos euros tiene ahora? Si se aprecian especiales
dificultades se les puede invitar a que se ayuden de las monedas y billetes del material.
Luego deberán resolverlo también en su cuaderno.

- Es importante que los alumnos eviten la asociación inmediata entre ciertas palabras
del enunciado y la operación a utilizar para resolver el problema. A veces si leen la
palabra más tienden a pensar que el problema se resuelve haciendo una suma (o una
resta si aparece la palabra menos). Para evitarlo, plantear y resolver en común
problemas como los siguientes:
- Yo tengo 8 años. Tengo 4 años más que mi hermana. ¿Cuántos años tiene mi
hermana?
- Mi amigo tiene 7 años. Tiene 5 años menos que su hermano. ¿Cuántos años tiene
su hermano?

- La presencia de las matemáticas en situaciones cotidianas es un buen elemento


motivador. Sugerir a los padres que propongan a los niños que realicen diferentes
cálculos como los que se relacionan con las compras y el pago, valorar si tenemos
dinero suficiente para comprar o no determinados objetos…
También se puede proponer que realicen ejercicios de cálculo mental, aproximando a la
decena más cercana el resultado de distintas sumas o restas muy sencillas. Por
ejemplo: 23 + 16 = 39, la decena más cercana es 40.

26
Actividades específicas para desarrollar otras competencias básicas:

Competencia social y ciudadana


- Dialogar con los alumnos sobre la importancia que tiene el cooperar en la familia
realizando las tareas que estén a su alcance.

Competencia lingüística
- Al contestar a las preguntas correspondientes a Lectura de la imagen de la página
30 y a todas aquellas que se propongan, los alumnos tienen la oportunidad de expresar
libremente de forma oral sus vivencias y opiniones. Aprovechar para trabajar la
corrección en la expresión oral.

- Trabajar con los alumnos la lectura y escritura de los nombres de las centenas y
señalar la importancia de nombrar los números correctamente.

- Animar a los alumnos a que verbalicen y expresen de forma clara y con las palabras
adecuadas el proceso que siguen al calcular sumas llevando. Aprovechar el momento
para mejorar la expresión oral y el vocabulario.

- Procurar que los alumnos se expresen correctamente al responder los problemas,


tanto a nivel oral como cuando completan frases.

Aprender a aprender
- Pedir a los alumnos que verbalicen en voz alta el proceso seguido a la hora de
obtener la decena más cercana comparando la cifra de las unidades con 5.

- Al verbalizar el proceso seguido en las sumas los alumnos toman conciencia de su


proceso de aprendizaje y del progreso de este. Señalar la importancia de aceptar los
errores cuando se tienen y de aprender de ellos para mejorar.

- Explicar a los alumnos que nunca es una pérdida de tiempo hacer los problemas
paso a paso aunque tengan la capacidad de resolverlos con rapidez. Mostrar que el
tiempo invertido les ayuda a aprender mejor a resolverlos y a evitar errores debidos a la
prisa excesiva.

Tratamiento de la información
- Repasar con los alumnos el concepto de decena y hacerles ver la utilidad de la
aproximación a las decenas en operaciones mentales o contextos cotidianos
(situaciones de compra).

- Mostrar a los alumnos las distintas formas que tenemos de expresar un mismo
número: mediante el material manipulable, con el ábaco, con las cifras… Señalar que
todas ellas representan lo mismo.

27
- Mostrar la utilidad de la aproximación a las decenas como forma de expresar de
manera sencilla los precios de los artículos. Señalar que hacemos la aproximación
numérica y luego elegimos la frase adecuada según nos acerquemos a una u otra
decena de las dos entre las que se halla el número.

Autonomía e iniciativa personal


- Animar a los alumnos en todo momento a que elaboren por sí mismos sus
respuestas y sus cálculos. Ayudarles a ganar confianza en sus posibilidades y en su
aprendizaje. Mostrar que de los errores también se aprende.

CRITERIOS DE EVALUACIÓN

 Obtiene a partir de una suma sus restas correspondientes.


 Determina si una resta está bien calculada.
 Aproxima un número a su decena más próxima.
 Reconoce y representa centenas.
 Lee, escribe y ordena centenas.
 Calcula sumas llevando de números de dos cifras.
 Comprende el enunciado de un problema del tipo tiene más/ menos que y elige la
operación apropiada para resolverlo.

28
MATEMÁTICAS 2.º CURSO
UNIDAD 4: MONEDAS Y BILLETES

OBJETIVOS

 Reconocer las monedas y los billetes de 5, 10 y 20 €.


 Utilizar la equivalencia entre euro y céntimo.
 Descomponer números del 100 al 199.
 Leer, escribir y representar números del 100 al 199.
 Escribir el número anterior y posterior a uno dado.
 Pasar una decena a unidades en un número de dos cifras.
 Calcular restas llevando de números de hasta 2 cifras pasando una decena a unidades.
 Resolver problemas del tipo cuántos más/menos.
 Obtener información a partir de una tabla.
 Representar informaciones en forma de tabla.

CONTENIDOS

 Las monedas de curso legal.


 Los billetes de 5, 10 y 20 euros.
 Tabla de doble entrada.

 Reconocimiento de monedas y billetes y utilización de la equivalencia entre euro y céntimo.


 Descomposición de un número del 100 al 199 en centenas, decenas y unidades.
 Lectura, escritura y representación de números del 100 al 199.
 Cálculo de restas llevando pasando una decena a unidades.
 Resolución de problemas del tipo cuántos más/menos.
 Interpretación de tablas y representación de datos en forma de tabla.

 Interés por conocer las monedas y billetes.


 Presentación clara y limpia de la solución de los problemas.

COMPETENCIAS BÁSICAS

Además de desarrollar la Competencia matemática, en esta unidad se contribuye al


desarrollo de las siguientes competencias:
- Competencia social y ciudadana.
- Interacción con el mundo físico.
- Tratamiento de la información.
- Aprender a aprender.
- Autonomía e iniciativa personal.
- Competencia lingüística.

29
METODOLOGÍA

Proceso de enseñanza y aprendizaje:

El proceso de enseñanza-aprendizaje en Matemáticas se construye a partir situaciones de


la vida real, muchas de ellas en forma de problema, a las que sigue un conjunto de
actividades donde se aplican los contenidos que se acaban de estudiar.

Este proceso comienza en la unidad 4 –como en el resto de las unidades– con el


programa Lectura de la imagen. En la doble página inicial de la unidad 4 se incluyen
varias fotografías en la que se pueden apreciar monedas y billetes. Esta fotografía inicial,
y las preguntas que se formulan en la sección Lectura de la imagen, permiten al alumno
aproximarse al tema objeto de estudio y activar conocimientos previos. A partir del texto
del cuadro informativo inicial se desarrollan una serie de actividades de expresión oral y
escrita.

Después se presentan las diversas tareas de la unidad: En la farmacia, ¡Qué rico pastel y
El hermano mayor. Mediante un trabajo secuenciado se pretende conseguir que los
alumnos comprendan los conceptos y procedimientos tratados en cada tarea y los
apliquen en situaciones reales y cotidianas para ellos. El trabajo secuencial comienza con
una lectura del apartado Lee y comprende, donde se plantean los nuevos conceptos a
través de un problema resuelto; seguida de una serie de actividades secuenciadas por
grado de dificultad en el apartado Practica para que el alumno aplique lo aprendido. Al
final de cada una de estas dobles páginas se incluye un apartado de Cálculo mental, en el
que se trabaja esta capacidad, o un apartado de Dictado de números, con números hasta
el 199.

El trabajo de la unidad 4 se completa con el programa Trabajamos con tablas y


Razonamiento, donde se trabajan tablas de doble entrada y algunas series.

Como cierre, a partir de la resolución individual de una serie de actividades de síntesis


basadas en los contenidos fundamentales de toda la unidad y del programa Soy capaz
de…, el alumno recuerda y practica dichos contenidos y el profesor puede verificar si los
alumnos los han comprendido y asimilado adecuadamente.

Sugerencia de temporalización:

2.ª quincena de noviembre.

30
Recursos:

- Matemáticas 2.
- Guía didáctica de Matemáticas 2.
- Fichas 13, 14 y 15 de refuerzo.
- Ficha 4 de ampliación.
- Ficha 4 de control.
- Números a la carta. Ficha 8.
- Cuaderno de práctica primer trimestre.
- Santillana Cuadernos.

ACTIVIDADES Y SUGERENCIAS DIDÁCTICAS

- Para empezar la unidad, hablar con los alumnos sobre las diferentes monedas y
billetes que conocen y pedirles que las describan: formas, tamaños, colores... Dejar
que se expresen libremente y cuenten sus experiencias con el dinero y las compras.

- Después del coloquio anterior, pedir a los alumnos que contesten las preguntas
planteadas y comentar, para cada moneda y billete de los presentados, sus
características.

- Dejar clara la relación euro-céntimo. Mostrar su similitud con la relación centena-


unidad y utilizar el material manipulable para presentarla, colocando una moneda de 1
euro y a su lado su equivalencia en monedas de céntimo.

- Enunciar distintas cantidades de dinero y pedir a los alumnos que las formen con las
monedas y billetes del material, de manera similar a lo que se plantea en la actividad 3
de la página 43. Ir guiando a los alumnos que tengan mayores dificultades con
preguntas del tipo: “¿Cuánto dinero tienes? ¿Cuánto te falta? ¿Qué monedas necesitas
para conseguirlo? ¿De qué otra forma puedes reunir dicha cantidad?...”. Hacer una
puesta en común con las distintas formas de reunir cada cantidad que hayan aportado
los alumnos y aporte otras formas si existen.

- Pedir a los alumnos que ordenen todas las monedas de menor a mayor valor, y
viceversa. Se puede plantear una actividad análoga con los billetes.

- Pedirles que hallen equivalencias entre las monedas y las enuncien. Por ejemplo:
Una moneda de 10 céntimos es igual a 2 monedas de 5 céntimos o a 5 monedas de 2
céntimos.

- Solicitar también que obtengan equivalencias con los billetes. Por ejemplo: 2 billetes
de 5 € 5 1 billete de 10 €. Pedirles que formen también equivalencias entre billetes de
poco valor y monedas.

31
- Escribir en la pizarra los siguientes precios:

Chicle Regaliz Caramelo


15 céntimos 30 céntimos 10 céntimos

Proponer a los alumnos problemas como los siguientes: “¿Qué puedo comprar con 40
céntimos? ¿Y con 20 céntimos? ¿Y con 60 céntimos?”. Resolverlos en común en la
pizarra. Después, agruparlos en parejas y pedir a cada uno que escribir el precio en
céntimos de otros tres artículos y plantear preguntas similares a su compañero.

- Recordar con los alumnos la presencia de las centenas y decenas como


agrupaciones habituales de elementos en la vida diaria, por ejemplo en las monedas.

- Pedir a los alumnos que utilicen su material para formar el número 132 con 1
centena, 3 decenas y 2 unidades. Mostrar cómo se construye el número al unir dichos
órdenes y cómo podemos descomponerlo también en ellos.
Realizar la formación y descomposición de otros números, y pasar posteriormente a
utilizar un ábaco y representar en él los mismos números. Prestar especial atención al
trabajo con números en los que no aparece alguno de los órdenes (decenas y/o
unidades), ya que suelen plantear dificultades a los alumnos.

- Enunciar distintos números en voz alta y pedir a los alumnos que los escriban con
cifras y con letras. Corregir en común en la pizarra para deshacer los posibles errores.

- Realizar de forma oral series numéricas sencillas con los alumnos. Decir el primer
número en voz alta y luego ir indicando qué niño debe continuar. Por ejemplo, la serie
de las decenas (110, 120, 130...), los números pares (102, 104...).

- Representar varios números hasta el 199 con las centenas, decenas y unidades del
material y pedir a los alumnos que digan qué números son. Por ejemplo: 135, 146, 193.
Cambie después el número de elementos de un cierto orden (por ejemplo, quitar 2
decenas de 135) y pedirles que digan qué número es el formado.

- Enunciar un número del 100 al 199 y pedir a los alumnos que lo representen con su
material. Después, pedir a alguno que escriba el número como suma de centenas,
decenas y unidades, y también que lo expresar con palabras.

- Representar un número en un ábaco y pedir a los alumnos que lo escriban con cifras
y letras.

32
- Preparar tres bolsas etiquetadas con las palabras centenas, decenas y unidades.
Meter en la bolsa de las centenas dos tarjetas con los números 0 y 1, y en las de las
decenas y las unidades diez tarjetas numeradas del 0 al 9 en cada una. Pedir a un
alumno que saque una tarjeta de cada caja y decir en voz alta el número de centenas,
decenas y unidades que ha sacado. El resto de la clase escribirá, con cifras y con
letras, el número que corresponda a la descomposición indicada por las tarjetas.

- Volver a trabajar con los alumnos el concepto de centena y su equivalencia con


decenas y unidades.

- Utilizando el material manipulable, llevar a cabo diferentes conversiones de decenas


a unidades como paso previo a la operación numérica. Realizar también actividades de
cálculo mental de suma de 10 más una cifra.

- Mostrar la necesidad, en algunas restas, de convertir una decena a unidades para


poder restar las unidades. Hacer hincapié en el orden en que se deben restar las cifras
de las unidades (algunos alumnos lo invierten y realizan la resta “cambiada”). Hacer ver
que no todas las restas son llevando. Comentar el caso de las restas de un número de
dos cifras menos uno de una cifra y realizar algún ejemplo en común. En la actividad 3
de la página 47, señalar que podemos saber si una resta es llevando o no sin tener que
calcularla, simplemente comparando las cifras de las unidades de ambos números.

- Después de una práctica repetida de este método de resta llevando, y si el profesor


estima que los alumnos han alcanzado un desempeño adecuado, puede proponerles
que retengan mentalmente, sin escribirlos en el cuaderno, los números que se obtienen
en el minuendo al pasar la decena a unidades. De esta forma, se aproximarán de
manera paulatina a la forma más usual de hacer la resta llevando.

- Realizar con el material un ejemplo de paso de decenas a unidades y pedir a los


alumnos que realicen otros por sí mismos. Después, mostrar cómo realizar una resta
llevando con el material y proponer algunas restas a la clase. Se pueden realizar las
mismas actividades con un ábaco.

- Pedir a varios alumnos que salgan a la pizarra y calculen restas llevando (puede
proponerlas el profesor o sus compañeros). Al resolverla, cada alumno deberá ir
expresando oralmente lo que va haciendo. El resto de la clase comprobará si el
procedimiento es o no correcto y señalará los errores si los hubiere.

- Preparar varias tarjetas escribiendo en todas un número hasta el 99 sin repetir


ninguno. Pedir a un alumno que salga, coja dos tarjetas, escriba en la pizarra la resta
con los números de las tarjetas (hacerles ver que deben restar el mayor menos el
menor) y diga si es una resta sin llevar o es una resta llevando. Hacer de forma
colectiva la resta.

33
- Proponer a los alumnos distintas restas en las que el minuendo o el sustraendo sean
el mismo número (por ejemplo, 72  25, 72  38, 46  24, 61  24) y pedirles que las
calculen y comenten después libremente qué ocurre con los resultados.

- Plantear las siguientes restas para que los alumnos las realicen en el cuaderno.
Pedirles que señalen si son o no llevando.

48 31 39 52
23 26 13 16

- Proponer actividades sencillas de comparación en las que los alumnos tengan que
utilizar las expresiones “más que” y “menos que”. Por ejemplo, decir: “Juan tiene 7
chapas y Pedro 5”. Los alumnos deberán decir: “Juan tiene más chapas que Pedro” y
“Pedro tiene menos chapas que Juan”.

- Señalar la importancia, a la hora de resolver estos problemas de las páginas 48 y


49, de determinar qué dato es el mayor y cuál el menor, y de elegir la operación
correcta para resolverlo. Aunque estos problemas siempre se resuelven con una resta,
es mejor que los alumnos no hagan una asociación automática y que reflexionen sobre
la operación que deben hacer. Al realizar la actividad 1 y la 2 de la página 48, mostrar
las dos formas en las que podemos encontrar planteada la pregunta de estos
problemas de comparación (los datos de los que partimos son los mismos). Señalar
que siempre pueden hacerse dos preguntas: una empezando con “cuántos más” y otra
con “cuántos menos”. Hacerles ver que la resta que se realiza para resolver ambas
preguntas es la misma: el número mayor menos el número menor. No olvidar
comentarles que, aunque la operación realizada es igual, la expresión escrita de la
solución es diferente para cada una de ellas y deben expresarla correctamente.

- Realizar una puesta en común en la que los alumnos aporten situaciones donde sea
necesario realizar una resta para resolverlas, y en las que aparezcan “cuántos más” o
“cuántos menos”. Tratar de que se centren más en encontrar situaciones de
comparación que en los datos numéricos.
- La médico atendió ayer a 15 personas y hoy a 8. Si quiero saber cuántas personas
atendió ayer más que hoy, tengo que calcular una resta.
- Mi prima y yo coleccionamos cromos. Yo tengo muchos y ella tiene pocos. Si quiero
saber cuántos cromos menos que yo tiene, tengo que hacer una resta.

34
- Enunciar dos números de dos cifras en voz alta y pedir a los alumnos que inventen
el enunciado de un problema en el que aparezca la expresión “cuántos más” (y que se
resolver con la resta de esos dos números), y otro problema en el que aparezca
“cuántos menos” y que se resolver con esa misma resta. Para ayudarles, el profesor
puede inventar primero con ellos algún ejemplo para servirles de referencia. Los
distintos problemas que vayan aportando los alumnos se irán resolviendo en común en
la pizarra, dejando claro el proceso que se sigue y la diferente forma de escribir la
solución según la expresión usada en la pregunta.

- Se pueden plantear problemas del tipo tiene más/menos (vistos en la unidad 3) y


resolverlos en común, mostrando las similitudes y diferencias con los vistos en esta
doble página.

- Conseguir, preguntando a los alumnos, distintos conjuntos de datos para


expresarlos en forma de tabla: qué han desayunado, cuántos hermanos tienen, cuál es
su color favorito... Repasar así la recogida de datos ya vista en la unidad 2. Pedirles
también que busquen tablas de doble entrada en periódicos u otras fuentes para
comentarlas después.

- Señalar la utilidad de las tablas para organizar datos de una forma clara y ordenada.
Comentar el significado del número de cada celda, y de las filas y columnas. Resolver
en común las actividades planteadas en la página 50. Señalar que para contestar a
algunas preguntas tenemos que sumar los números de todas las celdas de una fila o
columna concretas.

- Practicar actividades similares a las anteriores con los datos y las tablas aportados
por los alumnos. Trabajar la interpretación de las tablas mediante preguntas y también
la construcción de tablas, dedicando especial atención al planteamiento y resolución
(tanto individual como colectivamente) de preguntas que impliquen el manejo de la
información de toda una fila o columna. El trabajo con los datos propios, o con tablas
encontradas por ellos, les motiva y les ayuda a apreciar mejor la utilidad de las tablas
en la vida cotidiana.

- Entregar una copia a los alumnos de la siguiente sopa numérica. Explicarles que
deben encontrar los números 133, 56, 98, 103, 169 y 196 y que los pueden encontrar
de arriba abajo o de izquierda a derecha.

2351334212
2587963699
1565581323
6898512985
9741698635
7710364713

35
- Decir en voz alta el número 7 y pedir a un alumno que siga la serie sumando 7
unidades más. Cuando decir 14, será el compañero de al lado el que sume 7 más para
continuar la serie, y así consecutivamente.
También se puede ir cambiando el criterio con cada alumno, enunciándolo el profesor
en voz alta. Por ejemplo: 18, más 3.... , menos 7 ..., más 4...
Una variante de esta actividad puede ser que un alumno diga un número y el de al lado
diga el criterio (suma 3) para que el compañero siguiente diga el resultado, el de al lado
el nuevo criterio, el de al lado el resultado, y así sucesivamente.

- La realización de restas llevando pasando una decena a unidades suele plantear


dificultades a los alumnos. Además de realizar en clase las actividades propuestas en
la página 52, puede ser conveniente la utilización de materiales de Santillana
Cuadernos para tratar esas dificultades, así como los Cuadernos trimestrales de
práctica.

- Se puede complementar la actividad propuesta de composición y descomposición


de números (actividad 2) pidiendo a los alumnos que, una vez realizada, digan en voz
alta cómo se lee cada uno de los números que aparecen en ella.

- Como punto de partida, se puede proponer a las familias una especie de “mercadillo
casero” en el que tengan que realizar situaciones de compra muy sencillas, similares a
las vistas en la unidad. También pueden los alumnos ayudar a sus padres a realizar la
lista de la compra, y con el catálogo de algún supermercado estimar la cantidad de
dinero que van a necesitar. Sugerirles también a los padres que les permitan realizar
alguna vez el pago de compras sencillas, siempre con su ayuda y supervisión.

Actividades específicas para desarrollar otras competencias básicas:

Competencia social y ciudadana


- Al realizar las actividades con monedas y billetes, mostrar a los alumnos la
importancia de utilizar el dinero de manera responsable y de consumir de forma crítica
y razonada.

- Pedir a los alumnos que expongan siempre sus opiniones de manera ordenada,
solicitando el turno de palabra y de forma educada.

Interacción con el mundo físico


- Indicar a los alumnos la importancia del sistema monetario común de la Unión
Europea. Señalar sus ventajas; por ejemplo, no tener que cambiar moneda al viajar a
esos países.

Tratamiento de la información

36
- Mostrar a los alumnos cómo una cantidad se puede expresar de diferentes maneras
según las monedas y billetes que utilicemos. Señalar que en todos los casos la
cantidad total es la misma.

- Comentar con los alumnos que podemos representar un número de muy diferentes
maneras y que todas ellas expresan lo mismo.
Pedirles que inventen otras formas de representar números.

- Mostrar a los alumnos de cuántas formas podemos transmitir la información y la


necesidad y utilidad de organizarla (por ejemplo, en forma de tablas).

- Mostrar a los alumnos la utilidad de conocer bien el valor y las equivalencias de


monedas y billetes, así como la importancia de saber manejarlas en situaciones de
compra cotidianas.

Aprender a aprender
- La comprensión de la estructura de los números de tres cifras puede originar
dificultades. Motivar a los alumnos y señalar que con esfuerzo y perseverancia lograrán
entenderlo.
Señalar las similitudes con los números de dos cifras.

- La verbalización por parte de los alumnos del proceso que siguen al restar llevando
les ayuda a comprender mejor el algoritmo y les hace ser conscientes de su
aprendizaje.

Autonomía e iniciativa personal


- Dialogar con los alumnos sobre la importancia que tiene la elección de la operación
correcta al resolver problemas. Fomentar en ellos la perseverancia y el esfuerzo a la
hora de trabajar.

- La resolución de problemas lógicos y series potencia la iniciativa del alumno y la


creación de métodos y estrategias de razonamiento personal.

- La resolución de problemas permite al alumno enfrentarse a retos y progresar en su


desarrollo personal. Señalar la importancia de seguir las fases de resolución y de
reflexionar a la hora de elegir la operación adecuada.

Competencia lingüística
- Mostrar la existencia de diferentes expresiones matemáticas que pueden aparecer
habitualmente en los enunciados de los problemas. Señalar la importancia de evitar las
asociaciones automáticas entre palabras y operación a realizar.

37
CRITERIOS DE EVALUACIÓN

 Reconoce las monedas y los billetes de 5, 10 y 20 €.


 Descompone números del 100 al 199 en centenas, decenas y unidades.
 Lee, escribe y representa números del 100 al 199.
 Convierte una decena en unidades en un número de dos cifras.
 Calcula restas llevando de números de hasta 2 cifras pasando una decena a unidades.
 Resuelve problemas del tipo cuántos más/menos.
 Obtiene información a partir de una tabla de doble entrada.
 Representa informaciones en forma de tabla de doble entrada.

38
MATEMÁTICAS 2.º CURSO
UNIDAD 5: ¡QUE TE MOJAS!

OBJETIVOS

 Identificar los polígonos, sus lados y sus vértices.


 Reconocer los cuadriláteros más comunes: cuadrado, rectángulo y rombo.
 Descomponer números hasta el 299 en centenas, decenas y unidades.
 Leer, escribir y representar números hasta el 299.
 Calcular sumas y restas sin llevar con números de hasta 3 cifras.
 Calcular restas llevando con números de hasta 2 cifras.
 Resolver problemas de suma o resta.

CONTENIDOS

 Polígono, lados y vértices.


 Identificación de polígonos.
 Reconocimiento de los lados y vértices de un polígono.
 Identificación de los cuadrados, rectángulos y rombos.
 Descomposición, lectura y escritura de números hasta el 299.
 Cálculo de sumas y restas sin llevar con números de hasta 3 cifras.
 Cálculo de restas llevando con números de hasta 2 cifras.
 Resolución de problemas de suma o resta.
 Curiosidad e interés por reconocer polígonos en objetos del entorno.
 Interés por la resolución de problemas utilizando la suma o la resta.

COMPETENCIAS BÁSICAS

Además de desarrollar la Competencia matemática, en esta unidad se contribuye al


desarrollo de las siguientes competencias:
- Competencia lingüística.
- Competencia cultural y artística.
- Tratamiento de la información.
- Competencia social y ciudadana.
- Interacción con el mundo físico.
- Aprender a aprender.
- Autonomía e iniciativa personal.

39
METODOLOGÍA

Proceso de enseñanza y aprendizaje:

El proceso de enseñanza-aprendizaje en Matemáticas se construye a partir situaciones de


la vida real, muchas de ellas en forma de problema, a las que sigue un conjunto de
actividades donde se aplican los contenidos que se acaban de estudiar.

Este proceso comienza en la unidad 5 –como en el resto de las unidades– con el


programa Lectura de la imagen. En la doble página inicial de la unidad 5 se incluye una
fotografía en la que se pueden apreciar niños pasando bajo unos chorros de agua con
forma de parábola. Esta fotografía inicial, y las preguntas que se formulan en la sección
Lectura de la imagen, permiten al alumno aproximarse al tema objeto de estudio y activar
conocimientos previos. A partir del texto del cuadro informativo inicial se desarrollan una
serie de actividades de expresión oral y escrita.

Después se presentan las diversas tareas de la unidad: ¡Cuántos globos!, La colección


del museo y La regata. Mediante un trabajo secuenciado se pretende conseguir que los
alumnos comprendan los conceptos y procedimientos tratados en cada tarea y los
apliquen en situaciones reales y cotidianas para ellos. El trabajo secuencial comienza con
una lectura del apartado Lee y comprende, donde se plantean los nuevos conceptos a
través de un problema resuelto; seguida de una serie de actividades secuenciadas por
grado de dificultad en el apartado Practica para que el alumno aplique lo aprendido. Al
final de cada una de estas dobles páginas se incluye un apartado de Cálculo mental, en el
que se trabaja esta capacidad, o un apartado de Dictado de números, con números hasta
el 299.

El trabajo de la unidad 5 se completa con el programa Solución de problemas, donde se


enseñan los pasos a seguir para resolver problemas de sumas y restas. Para trabajarlos
se proponen varias actividades guiadas para los alumnos.

Como cierre, a partir de la resolución individual de una serie de actividades de síntesis


basadas en los contenidos fundamentales de toda la unidad y del programa Soy capaz
de…, el alumno recuerda y practica dichos contenidos y el profesor puede verificar si los
alumnos los han comprendido y asimilado adecuadamente.

Tras finalizar la unidad se propone una doble página de repaso trimestral.

Sugerencia de temporalización:

1.ª quincena de diciembre.

40
Recursos:

- Matemáticas 2.
- Guía didáctica de Matemáticas 2.
- Fichas 16, 17, 18, 19 y 20 de refuerzo.
- Ficha 5 de ampliación.
- Ficha 5 de control.
- Números a la carta. Fichas 9, 10, 11 y 12.
- Cuaderno de práctica primer trimestre.
- Santillana Cuadernos.

ACTIVIDADES Y SUGERENCIAS DIDÁCTICAS

- Dibujar en la pizarra distintos tipos de líneas y pedir a los alumnos que las
clasifiquen e indiquen las diferencias entre unas y otras.

- Pedir a los alumnos que busquen en la fotografía diferentes tipos de líneas y las
señalen. Comentar en común las preguntas propuestas y realizar otras cuyas
respuestas sirvan para repasar y fijar conceptos: tipos de líneas, definición de polígono,
tipos de polígonos que conocen... Guiar la observación de los alumnos hacia los
polígonos que se aprecian en la fotografía de la página 54 e ir identificándolos
conjuntamente con ellos.

- Hacer hincapié en la diferencia entre línea poligonal cerrada y polígono. Dibujar en


la pizarra varias líneas poligonales cerradas y colorear el interior de alguna de ellas
para hacer notar la diferencia. Indicar que en todo polígono podemos ver lados y
vértices, y que tiene el mismo número de ambos elementos. Comentar la definición de
triángulo y cuadrilátero y los principales tipos de cuadriláteros. Señalar que el círculo no
es un polígono, ya que no está limitado por una línea poligonal cerrada. Mostrar que
está formado por una línea curva cerrada y su interior, y no solo por la circunferencia.

- Preparar cuadrados, rectángulos, triángulos y círculos de cartulina de varios


tamaños, o bien llevar a clase figuras de un juego de bloques lógicos. Pedir a los
alumnos que los clasifiquen según su forma y digan semejanzas y diferencias entre
unas y otras figuras. Hacer preguntas del tipo: “¿Cuáles de las figuras son polígonos?
¿Cuáles tienen 4 lados? ¿Cuáles tienen 3 vértices? ¿Cuáles son cuadrados?”.

- Dibujar en la pizarra distintos cuadrados, rectángulos y rombos y pedir a los alumnos


que los clasifiquen. Después, hacer un debate comentando similitudes y diferencias
entre esos cuadriláteros.

41
- Entregar a los niños una hoja cuadriculada para que dibujen a mano diferentes
polígonos en ella. Realizar primero algún ejemplo en la cuadrícula del material de aula
(cuadrados, rectángulos, triángulos…), y después pedirles que hagan algunos similares
ellos mismos. Comprobar que realizan bien las figuras.

- Proponerles que dibujen libremente figuras utilizando varios tipos de polígonos. Por
ejemplo, una casa (con un triángulo, un rectángulo y varios cuadrados), una estrella, un
robot.... Realizar una puesta en común con algunos de los dibujos y pedirles que digan
en voz alta qué polígonos han utilizado.

- Dibujar en la pizarra líneas de varios tipos: poligonales, curvas, abiertas, cerradas…


Pedir a un alumno que salga a la pizarra y rodee las poligonales, después las curvas…
La clase irá comprobando si la clasificación es correcta.

- Utilizar las centenas, decenas y unidades del material del alumno para:
- Mostrar un determinado número de centenas, decenas y unidades (números hasta
el 199) y preguntar a los alumnos qué número está representado.
- Decir el nombre de un número hasta el 199 para que ellos lo representen.

- Mostrar el cambio de centena al pasar de 199 a 200. Utilizar el material para ello,
señalando cómo al añadir 1 a 199 pasamos a una nueva centena. Insistir en la correcta
lectura y escritura de números con ceros intermedios. Para ello, escribir en la pizarra
varios números de este tipo y pedir a los alumnos que digan en voz alta cómo se lee
cada uno. Hacer también la actividad inversa, es decir, nombrar varios números para
que ellos los escriban con cifras o letras o los representen con su material o en un
ábaco.

- Realizar actividades donde se trabajen las distintas expresiones de un número: con


centenas, decenas y unidades; con un ábaco, con cifras, con letras... Expresar un
número en una de ellas y pedir a los alumnos que lo expresen en las restantes formas.

- Organizar la clase en grupos de cuatro alumnos. Cada miembro del grupo pensará
un número del 200 al 299 y los demás tendrán que adivinarlo, preguntando por turnos
qué número de unidades tiene, cuántas decenas, centenas... Al averiguarlo,
representarán el número en la mesa con su material. Una vez conseguido, cada uno
dirá en voz alta el número que ha representado y entre todos se comprobará si hay
algún error.

42
- Preparar seis tarjetas de cartulina donde aparezcan seis números distintos de tres
cifras hasta el 299. Luego, preparar otras seis tarjetas donde estén sus expresiones
escritas, otras seis con su descomposición y, por último, otras seis con su expresión en
forma de suma. Repartir todas las tarjetas. Cada alumno debe pasear por la clase sin
hablar, solo observando las tarjetas de sus compañeros, y localizar aquellas tarjetas
cuyas expresiones correspondan al mismo número expresado en la suya (al
localizarlas, se quedarán con los alumnos que las tienen). El juego termina cuando
todos los alumnos se han agrupado por la correspondencia de sus tarjetas (deberían
ser grupos de cuatro, aunque darles libertad para hacerlo como piensen). Luego, hacer
una comprobación en común.

- Pedir a los alumnos que escriban los números del 200 al 299 contando de 5 en 5, de
10 en 10... El profesor puede sugerirles que hagan también el ejercicio inverso, es
decir, del 299 al 200.

- Al estudiar las páginas 58 y 59, plantear a los alumnos sumas y restas sin llevar con
números de 2 cifras (y mezclando números de 1 y 2 cifras). Verificar si llevan a cabo de
manera correcta los cálculos y subsane los posibles errores.

- Leer conjuntamente con los alumnos los problemas planteados y escribir en la


pizarra, en horizontal y en vertical, la suma y la resta que los resuelven. Ir explicando
en cada una el modo de resolverlas paso a paso, colocando primero los términos y
sumando o restando las unidades, luego las decenas y por último las centenas.
Plantear después algunas operaciones similares y pedir a algún alumno que salga a
resolverlas, explicando qué va haciendo en cada momento. Vigilar la posible aparición
de alguno de los errores más comunes y subsánelo, mostrando a la clase dicho error e
indicando el método correcto.

- Escribir en la pizarra operaciones de suma o resta sin llevar, de forma que haya
números con diferente número de cifras (números de 3 y 1 cifras, por ejemplo) y
colocados en distinto orden (en el caso de la suma). Pedir a los alumnos que expliquen
cómo las resolverían y hacer que alguno las realizar en la pizarra. También se puede
realizar la actividad dictando la operación (dando los números con palabras) y haciendo
que algún alumno la escriba y la resuelva.

- Pedir a un alumno que represente con las centenas, decenas y unidades los
números 122 y 134. Después, mostrar cómo uniendo las fichas de cada orden
obtenemos la representación de la suma de ambos números, 256. Indicar también
cómo obtener la resta, quitando en cada orden de la representación del mayor el
número de fichas de cada orden del menor. Plantear después algunas sumas y restas
para que los alumnos las resuelvan por sí mismos.

- Realizar una actividad análoga a la anterior utilizando un ábaco.

43
- Escribir en la pizarra estos cuatro números: 285, 162, 41 y 30. Pedir a los alumnos
que escriban todas las restas que puedan utilizando los cuatro números dados.
Después, pedir a varios alumnos que escriban las restas que han obtenido en la
pizarra. Comprobar en común si las restas son correctas y si se han escrito todas las
posibles.

- Escribir varias sumas en la pizarra, de forma que cada pareja tener los mismos
sumandos cambiados de orden. Pedirles que las calculen y comparen los resultados de
cada pareja. Recordar con ellos la propiedad conmutativa de la suma.

- Proponer a los alumnos que realicen las siguientes operaciones:


- 145 + 112
- 136 + 123
- 197  176
- 265  122

- Es muy probable que al aparecer restas sin llevar y restas llevando, los alumnos
pregunten cómo saber si una resta es llevando o sin llevar, o directamente calculen una
resta sin llevar como si fuera una resta llevando o viceversa. Al comenzar a estudiar las
páginas 59 y 60, hacer hincapié en que antes de calcular, deben observar la cifra de las
unidades de minuendo y sustraendo. Indicar que si la cifra del minuendo es mayor que
la del sustraendo, es una resta sin llevar, y si es menor, es una resta llevando.

- Comentar con los alumnos que ya sabíamos cómo hacer restas llevando pasando 1
decena a unidades, pero que en la práctica hay una forma más rápida de realizarlas.
Para ello resolver una misma resta en la pizarra (56  39) de las dos formas y
establecer las comparaciones necesarias.

- Se pueden plantear en la pizarra algunas restas y escribir a su lado otras en las que
sume al minuendo y al sustraendo una misma cantidad (+3, +5, +10). Calcular (o pedir
a los alumnos que lo hagan) todas ellas y mostrar a los alumnos que si sumamos un
mismo número al minuendo y al sustraendo, el resultado que se obtiene no varía (es el
fundamento del algoritmo usual de la resta, la razón por la que se suma 1 a la cifra de
las decenas del sustraendo).

- Escribir en la pizarra cuatro números de dos cifras. Por ejemplo: 81, 78, 62 y 45.
Pedir a los alumnos que escriban y calculen todas las restas posibles con ellos (81 
78; 81  62; 81  45; 78  62; 78  45; 62  45). Hacer que determinen primero, sin
calcular, cuáles son restas sin llevar y cuáles son restas llevando. Recordarles la
prueba de la resta y pedirles que la apliquen en algún caso.

- Plantear problemas que se resuelvan con una resta llevando. Después, resolverlos
en común, pidiendo a los alumnos que verbalicen el proceso y subsanando los posibles
errores en el cálculo.

44
- Pedirles que copien y resuelvan en sus cuadernos distintas sumas llevando con
números de dos cifras:
- 43 + 18 - 57 + 36
- 85 + 29 - 98 + 46

- Al estudiar las páginas 62 y 63, recordar a los alumnos la importancia de seguir un


proceso ordenado al resolver problemas, evitando la tentación de resolverlos
apresuradamente, sin pararse a pensar, y sin comprobar el proceso ni el resultado.

- En las páginas 62 y 63 repasamos los tipos de problemas de suma y resta más


comunes: tanto enunciados sin palabras clave como los problemas de los tipos tiene
más y cuántos más. Resolver conjuntamente el primer problema, recordando las fases
a seguir y la importancia de leer cuidadosamente el enunciado, determinar los datos y
elegir la operación adecuada al problema. Evitar la asociación entre palabras y
operaciones (por ejemplo, pensar que cualquier problema con la palabra más se
resolverá con una suma). Explicar que a veces es de gran ayuda realizar un dibujo
sobre el enunciado para comprenderlo mejor. Corregir los resultados en común,
dejando claro qué operación hay que utilizar para resolver cada uno de los problemas.

- Proponer otros problemas variando ligeramente los enunciados de los problemas


propuestos en las páginas62 y 63 y cambiando también las preguntas para que la
operación necesaria para resolverlos no sea la misma.

- Proponer a los alumnos otros tipos de problemas de suma o de resta. Por ejemplo:
- En el colegio hay 296 alumnos: 145 son niñas y el resto niños. ¿Cuántos niños hay
en el colegio?
- Pablo tenía en su quiosco 265 libros. Ha vendido varios y le quedan 123. ¿Cuántos
libros ha vendido?
- Al comienzo de un viaje un tren lleva 145 pasajeros. En la primera parada suben 23
pasajeros más. ¿Cuántos pasajeros lleva ahora el tren?
- En un museo hay 176 esculturas. También tiene 34 pinturas menos que esculturas.
¿Cuántas pinturas tiene el museo?

- Entregar a los alumnos una fotocopia en la que aparezca un problema resuelto


siguiendo todos los pasos estudiados pero colocados de forma desordenada. Pedirles
que los observen y los ordenen del modo adecuado.

- Plantear a los alumnos varios problemas donde los datos numéricos sean los
mismos, pero que se resuelvan en unos casos con una suma y en otros con una resta.
De esta forma, evitarán la asociación irreflexiva entre ciertas palabras o datos del
enunciado y la operación que se debe realizar para resolver el problema. Hacer
hincapié en la importancia de revisar siempre si hemos elegido bien la operación.

- Proponer a los niños que resuelvan distintas sumas llevando y restas llevando con
números de dos cifras.

45
- En las actividades de la página 64 trabajamos los conceptos más importantes de la
unidad y repasamos algunas operaciones vistas en unidades anteriores para que los
alumnos las recuerden y practiquen.
La resolución de problemas es un aspecto que suele plantear dificultades a los
alumnos. Si el profesor lo estima conveniente, puede proponer el uso de los materiales
de Santillana Cuadernos en su serie Problemas de matemáticas para practicar y
afianzar este aspecto.

- El estudio de los polígonos es un buen elemento motivador para el trabajo con


formas geométricas básicas, mediante la observación de las relaciones entre los
distintos tipos y sus elementos. Sería una buena ocasión para recuperar el tradicional
juego de construcciones, o para realizar composiciones geométricas con un tangram,
tanto libres como dirigidas, prestándoles ayuda siempre que la pidan o la necesiten.

Actividades específicas para desarrollar otras competencias básicas:

Competencia lingüística
- Al contestar a las preguntas que realice el profesor al trabajar las páginas 54 y 55 y
a todas aquellas que pueden surgir en la conversación, ayudar a los alumnos a que se
expresen oralmente de forma libre. Trabajar la ampliación del vocabulario y la
corrección en la expresión.

- Trabajar con los alumnos la importancia de utilizar las palabras adecuadas para
nombrar los términos de las sumas y restas y para explicar los procesos seguidos en
los cálculos.

- Es importante mostrar a los alumnos la necesidad de utilizar los términos del


vocabulario matemático que conocen y de describir correctamente los pasos que
realizan en cada momento. Esto cobra especial importancia en el caso de algoritmos
que son complicados para ellos, como la resta llevando.

Competencia cultural y artística


- El conocimiento de las distintas formas geométricas y de sus elementos permite al
alumno aumentar su capacidad estética y aplicarla a una mejor comprensión de los
contextos artísticos.

Tratamiento de la información
- Hacer hincapié en que los números podemos expresarlos de formas muy distintas.
Señalar que al pasar de unas a otras estamos convirtiendo un tipo de información en
otro.

- Dialogue con los alumnos sobre la importancia de analizar cuidadosamente la


información que se nos ofrece y de seguir un orden en la resolución de la situación.

46
Competencia social y ciudadana
- Cuando se organicen los grupos de trabajo, dialogar con los alumnos sobre la
necesidad de expresar con respeto las propias ideas y señalar también la importancia
de escuchar las de los demás. Animarlos a tomar decisiones con seguridad razonando
sus respuestas.

Interacción con el mundo físico


- Comentar a los alumnos la importancia de los museos como vehículo de transmisión
cultural y científica, y preguntarles por sus experiencias al respecto.

Aprender a aprender
- Comentar con los alumnos que verbalizar el proceso seguido al realizar el cálculo de
restas llevando, es una forma de comprobar si están realizando bien el cálculo y
autoevaluar su propio aprendizaje.

- Trabajar con los alumnos la resolución de problemas de manera que poco a poco
sistematicen el modo de solucionarlos siguiendo los pasos indicados.

Autonomía e iniciativa personal


- Animar a los alumnos en todo momento a que resuelvan los problemas por sí
mismos, ayudándolos a ganar confianza en sus posibilidades basándose en sus
aciertos, y a no desanimarse con los posibles errores.

- Hacer ver a los alumnos la importancia de la toma de decisiones en la vida


cotidiana, incluida la resolución de problemas. Señalar que deben elegir
cuidadosamente la operación a realizar y ser capaces de explicar por qué han elegido
esa operación y no otra.

CRITERIOS DE EVALUACIÓN

 Identifica polígonos y reconoce sus lados y sus vértices.


 Distingue los cuadrados, rectángulos y rombos.
 Descompone números hasta el 299 en centenas, decenas y unidades.
 Lee y escribe correctamente números hasta el 299.
 Calcula sumas y restas sin llevar con números de hasta 3 cifras.
 Calcula restas llevando con números de hasta 2 cifras.
 Conoce y aplica los pasos a seguir para resolver problemas de suma o resta, eligiendo
la operación adecuada.

47
MATEMÁTICAS 2.º CURSO
UNIDAD 6: LA MAÑANA DE SARA

OBJETIVOS

 Objetivos
 Leer y representar en un reloj de agujas y en un reloj digital
 las horas “en punto” e “y media”.
 Representar horas a partir de una hora dada y del tiempo transcurrido desde entonces
o hasta entonces.
 Descomponer números del 300 al 399.
 Leer y escribir números del 300 al 399.
 Reconocer el centímetro como unidad de longitud.
 Medir longitudes y expresar el resultado en centímetros.
 Calcular sumas llevando decenas y/o centenas con números
 de hasta tres cifras.
 Resolver problemas buscando datos en un dibujo.

CONTENIDOS

 El centímetro.

 Lectura y escritura de las horas “en punto” e “y media”.


 Descomposición de un número hasta el 399 en centenas, decenas y unidades.
 Lectura, escritura y representación de números hasta el 399.
 Reconocimiento del centímetro como medida de longitud y de su abreviatura.
 Utilización de la regla para medir y expresión de las longitudes en centímetros.
 Cálculo de sumas llevando con números de tres cifras.
 Resolución de problemas obteniendo datos en un dibujo.

 Interés por medir y comparar longitudes.


 Aprecio por la utilidad del cálculo matemático en la vida diaria.

COMPETENCIAS BÁSICAS

Además de desarrollar la Competencia matemática, en esta unidad se contribuye al


desarrollo de las siguientes competencias:
- Competencia social y ciudadana.
- Tratamiento de la información.
- Aprender a aprender.
- Interacción con el mundo físico.
- Competencia cultural y artística.
- Competencia lingüística.
- Autonomía e iniciativa personal.

48
METODOLOGÍA

Proceso de enseñanza y aprendizaje:

El proceso de enseñanza-aprendizaje en Matemáticas se construye a partir situaciones de


la vida real, muchas de ellas en forma de problema, a las que sigue un conjunto de
actividades donde se aplican los contenidos que se acaban de estudiar.

Este proceso comienza en la unidad 6 –como en el resto de las unidades– con el


programa Lectura de la imagen. En la doble página inicial de la unidad 6 se incluye una
fotografía en la que se puede apreciar a una niña desayunando, con un reloj visible. Esta
fotografía inicial, y las preguntas que se formulan en la sección Lectura de la imagen,
permiten al alumno aproximarse al tema objeto de estudio y activar conocimientos
previos. A partir del texto del cuadro informativo inicial se desarrollan una serie de
actividades de expresión oral y escrita.

Después se presentan las diversas tareas de la unidad: En el planetario, ¿Cuánto mide? y


¡Cuánta nieve! Mediante un trabajo secuenciado se pretende conseguir que los alumnos
comprendan los conceptos y procedimientos tratados en cada tarea y los apliquen en
situaciones reales y cotidianas para ellos. El trabajo secuencial comienza con una lectura
del apartado Lee y comprende, donde se plantean los nuevos conceptos a través de un
problema resuelto; seguida de una serie de actividades secuenciadas por grado de
dificultad en el apartado Practica para que el alumno aplique lo aprendido. Al final de cada
una de estas dobles páginas se incluye un apartado de Cálculo mental, en el que se
trabaja esta capacidad, o un apartado de Dictado de números, con números hasta el 399.

El trabajo de la unidad 6 se completa con el programa Solución de problemas, donde se


enseñan los pasos a seguir para resolver un problema a partir de los datos incluidos en un
dibujo. Para trabajarlos se proponen varias actividades guiadas para los alumnos.

Como cierre, a partir de la resolución individual de una serie de actividades de síntesis


basadas en los contenidos fundamentales de toda la unidad y del programa Soy capaz
de…, el alumno recuerda y practica dichos contenidos y el profesor puede verificar si los
alumnos los han comprendido y asimilado adecuadamente.

Sugerencia de temporalización:

2.ª y 3.ª semanas de enero.

49
Recursos:

- Matemáticas 2.
- Guía didáctica de Matemáticas 2.
- Fichas 21, 22 y 23 de refuerzo.
- Ficha 6 de ampliación.
- Ficha 6 de control.
- Números a la carta. Fichas 16, 18, 19 y 21.
- Cuaderno de práctica segundo trimestre.
- Santillana Cuadernos.

ACTIVIDADES Y SUGERENCIAS DIDÁCTICAS

- Dibujar en la pizarra un reloj analógico sin agujas (o use el del material de aula) y
preguntar a los alumnos sobre la forma de presentar en él las horas “en punto”.
Dejarles que aporten sus ideas para descubrir sus conocimientos previos sobre el
tema.

- Comentar con los alumnos la presencia y utilidad del reloj en las distintas
actividades cotidianas. Dialogar con ellos sobre sus horarios en las diferentes partes
del día a partir de las preguntas propuestas y de otras que el profesor estime
oportunas.

- Utilizar los relojes del material en todo momento. Dejar claro el sentido de giro de las
agujas en los relojes analógicos y señalar en qué posiciones están colocadas en las
horas “en punto” e “y media”.
- Hacer hincapié en un hecho que los alumnos suelen olvidar muy a menudo: en las
horas “y media” la aguja horaria debe representarse a mitad de camino entre la cifra
que indica dicha hora y la siguiente. Señalar que la aguja horaria no está quieta, que
también se mueve, aunque mucho más lentamente que la minutero. Mostrar que el
número a la izquierda de los dos puntos en los relojes digitales indica las horas y el de
la derecha los minutos. Señalar que el número de los minutos es 00 en las horas “en
punto” y 30 en las horas “y media”.

- Enunciar distintas horas “en punto” e “y media” y pedir a varios alumnos que salgan
y las representen en los dos relojes del material. Sus compañeros indicarán si están
bien representadas o no. Hacer hincapié en la necesidad de situar correctamente las
agujas en los relojes analógicos y de que los números en los relojes digitales sean los
adecuados.

- Representar en el reloj analógico del material de aula distintas horas “en punto” e “y
media”. Los alumnos deberán decir en voz alta la hora representada en el reloj, y uno
de ellos saldrá después a representarla en el reloj digital.

50
- Mostrar en el reloj digital una hora u hora “y media”. Recordarles que las horas “y
media” se expresan escribiendo 30 para expresar los minutos. Pedir a los alumnos que
digan cuál es la hora representada y después hacer que uno de ellos salga a
representarla en el reloj analógico.

- Representar una cierta hora en un tipo de reloj (analógico o digital). Preguntar a los
alumnos qué hora marcaba el reloj 1 hora antes, 2 horas antes, 1 hora después, 2
horas después... Una vez consensuada la hora en cada caso propuesto, uno de ellos
saldrá a representarla en el reloj o relojes.

- Para empezar a estudiar las páginas 70 y 71, mostrar un determinado número de


centenas, decenas y unidades del material (números hasta el 299) y preguntar a los
alumnos qué número representa. Hacer lo mismo con el 299 y pedirles que digan cuál
creen que será el número siguiente.

- Utilizando el material (centenas, decenas y unidades) trabajar el cambio de centena,


expresándolo también de forma numérica. Señalar cómo ahora el número de centenas
de los números que se van a trabajar es 3. Mostrar cómo la lectura, descomposición y
representación de los números se realiza de manera similar a lo ya visto en las
centenas anteriores. Trabajar varios casos en común con toda la clase, prestando
especial atención a aquellos números que no tienen decenas o unidades, y también a
aquellas parejas de números que tienen las mismas cifras de las decenas y unidades
cambiadas de orden (suelen presentar mayores dificultades).

- Nombrar distintos números y pedir a los alumnos que los representen con el
material, los escriban con cifras y con letras, las descompongan... Trabajar el paso de
unas expresiones a otras señalando en todo momento que todas ellas son maneras
distintas de expresar un mismo número.

- Escribir varios números en la pizarra (o decirlos en voz alta) y pedir a los alumnos
que los representen en un ábaco. Después hacer también que los escriban con letras
en sus cuadernos. Trabajar también otras actividades similares, como, por ejemplo,
representar un número en el ábaco y pedir a los alumnos que lo escriban con cifras y
letras y lo descompongan en suma de centenas, decenas y unidades. Es importante
que manejen con soltura el paso de unas expresiones a otras, ya que desarrolla en
gran medida su sentido numérico, la comprensión del sistema decimal y del valor
posicional de las cifras.

- Pedir a los alumnos que escriban números que conozcan que correspondan a una
descripción dada (por el profesor o por ellos), o bien solicitarles que describan un
número dado. Por ejemplo:
- Escribe tres números cuya cifra de las centenas es 3.
- 381  Tiene 3 centenas, 8 decenas y 1 unidad.
- Escribe tres números que tengan igual la cifra de las decenas y la cifra de las
unidades.

51
- 333  Sus tres cifras son 3.
Hacer después una puesta en común para verificar la corrección de los números y
descripciones aportadas.

- Proponer a los alumnos sumas sin llevar de números de hasta 3 cifras.

- Para empezar a estudiar las páginas 72 y 73, plantear actividades de medición con
unidades naturales: pie, palmo, paso... Señalar que al usarlas no obtenemos resultados
comunes y que eso dificulta el entendimiento. Mostrar la necesidad de establecer una
unidad de medida común.

- Dibujar en la pizarra un segmento. Mostrar la regla de madera y explicar el concepto


de centímetro. Realizar la medición del segmento indicando el proceso a seguir: hacer
coincidir el 0 de la regla con el comienzo del segmento, alinear ambos y mirar qué
número de la regla (ese número es la medida en centímetros) coincide con el final del
segmento.

- Recordar a los alumnos el concepto de largo y ancho de un rectángulo y llevar a


cabo actividades de medición de ambas magnitudes. Indicar que en el caso de que la
longitud medida no coincida exactamente con ninguna raya de centímetro de la regla,
se expresa la medida diciendo “Mide entre ... y ... cm” o bien “Mide más de ... cm y
menos de ... cm”.

- Pedir a los alumnos que tracen segmentos distintos que tengan una misma longitud.
Solicitarles también que tracen segmentos cualesquiera, los midan y expresen su
longitud con las expresiones de aproximación vistas antes.

- Dibujar en un folio cinco líneas poligonales formadas por segmentos cuyas


longitudes sean centímetros exactos. Hacer grupos de pocos alumnos y repartir a cada
grupo una fotocopia. Pedirles que coloreen cada camino de un color y después utilicen
la regla y averigüen cuál es la longitud total en centímetros de cada camino.

- Dibujar en la pizarra un cuadrado de 15 cm de lado y un rectángulo de 10 cm de


base y 7 cm de altura. Pedir a un alumno que mida cada lado del cuadrado y escribir su
longitud en centímetros. Comentar con todos cómo se llama la figura y cómo son sus
lados. Hacer lo mismo con el rectángulo.

- Escribir en la pizarra los siguientes datos: 1 línea de 10 cm, 3 líneas de 8 cm y 4


líneas de 5 cm. Pedir a los alumnos que en su cuaderno, y utilizando la regla y los
datos aportados, realicen una composición plástica libre. También se les puede dar
libertad para que sean ellos los que elijan las medidas de los segmentos que formen la
composición, siempre que sean centímetros exactos. En este caso, realizar después
una exposición para mostrar distintas contribuciones que hayan aportado los alumnos.

52
- Hacer que los alumnos busquen en clase objetos de más de 10 cm, menos de 20
cm...

- Proponerles que midan algunos objetos y copien en su cuaderno los resultados,


expresándolos de la manera adecuada.

- Para empezar a estudiar las páginas 74 y 75, recordar a los alumnos el cálculo de
sumas llevando con números de dos cifras, y cómo la agrupación de 10 unidades forma
1 decena y la de 10 decenas forma 1 centena. Proponerles distintas sumas para que
recuerden el proceso utilizado.

- Mostrar a los alumnos cómo realizar la suma resuelta utilizando el material


manipulable. Hacer especial hincapié en el paso de 11 unidades y 15 decenas a las
decenas y centenas correspondientes. Después, realizar en la pizarra la suma
numérica explicando el proceso a seguir. Dejar claro cuál es la cifra que nos llevamos
en cada caso (como máximo es un 1 cuando se trata de dos sumandos). A veces los
alumnos se confunden y no se llevan 1, sino la cifra adyacente a él (la cifra de las
unidades o de las decenas). También tienden a olvidarse de sumar la cifra que se han
llevado con las de su orden. Hacerles ver la necesidad de tener cuidado al operar para
evitar estos errores. Mostrar que en el caso de tres sumandos podemos llevarnos hasta
2.

- Proponer a los alumnos sumas de dos números cambiados de orden para recordar
la propiedad conmutativa. Trabajar también las sumas de tres números (los mismos)
dados en órdenes distintos, para mostrar intuitivamente la propiedad asociativa.

- Presentar a los alumnos un ejemplo de cálculo de sumas llevando con un ábaco.


Pedir después a uno de ellos que salga y realice otra suma, explicando en cada
momento el proceso que va siguiendo. Un compañero irá realizando simultáneamente
en la pizarra el proceso numérico equivalente.

- Dibujar en la pizarra una diana de la siguiente forma: zona roja 153 puntos, zona
azul 129 puntos y zona verde 97 puntos. Hacer que observen la diana y proponer
preguntas similares a la siguiente: “Luisa ha tirado 2 dardos; uno ha caído en la zona
roja y el otro en la zona azul. ¿Cuántos puntos ha obtenido Luisa?”.

- Formar grupos de tres alumnos. Representar en un ábaco un número de tres cifras.


Mostrarlo a los alumnos y hacer que lo escriban en sus cuadernos con cifras y con
letras. Hacer lo mismo con otro número. Pedir a cada grupo que calcule la suma de los
dos números representados. El grupo que primero termine levantará la mano. Uno de
sus miembros saldrá a la pizarra y calculará la suma correspondiente, corrigiéndose en
común. Puede hacer la actividad representando tres números en lugar de dos, y
también pidiendo que sean alumnos de distintos grupos los que representen los
diferentes sumandos.

53
- Escribir en la pizarra sumas para que los alumnos las copien, coloquen los
sumandos correctamente y calculen el resultado.
- 123 + 145
- 95 + 227
- 151 + 32 + 97

- Para empezar a estudiar las páginas 76 y 77, comentar con los alumnos la
presencia de la información gráfica en la vida cotidiana y las distintas formas de
presentar los datos. Señalar que van a resolver problemas cuya fuente de información
es el dibujo presentado y que es en él donde se encuentran los datos que necesitarán.

- Resolver en común con los alumnos el primer problema planteado en la página 76.
Dejarles que localicen por sí mismos los datos en el dibujo y ayudarles si tienen alguna
dificultad. Hacer hincapié en la importancia de obtener correctamente los datos y de
seguir los pasos que ya conocen a la hora de resolver un problema. Dejarles que
resuelvan por sí mismos el resto de problemas. Antes de que afronten el último
problema, comentarles que en ocasiones hay que realizar, además de las operaciones
usuales, algún otro proceso.

- Proponer a los alumnos otros problemas diferentes a los planteados cuyos datos
estén en el dibujo de la página 76:
- ¿Cuántos coches tiene Leonor en total?
- ¿Cuántos peluches rosas más que morados tiene?
- ¿Cuántos peluches morados menos que rosas tiene?
- Un cliente quiere 350 raquetas. ¿Tiene suficientes raquetas Leonor?

- Formar grupos con los alumnos, e indicarles que cada grupo deberá realizar un
dibujo en el que incluyan varios datos. A partir del dibujo, plantearán en una hoja
distintos problemas de suma o resta (ayudarles con pequeñas pistas o escribir alguno
en la pizarra). Después, los grupos se intercambiarán los dibujos y problemas
propuestos, y resolverán estos últimos. Finalmente, realizar una puesta en común
comprobando la corrección de los dibujos y los datos, las operaciones calculadas y las
soluciones a los problemas.

- Pedir a los alumnos que busquen en periódicos, revistas, folletos... imágenes en las
que existan datos suficientes para plantear un problema sencillo, similar a los que se
han trabajado en esta doble página. Una vez recopiladas, cada alumno las pegará en
un folio y planteará un problema (ayúdeles con pequeñas pistas). Recoger todos los
folios, mezclarlos y entregar un folio (que no sea el suyo) a cada alumno. Cada uno
deberá resolver el problema que le corresponda obteniendo los datos de los dibujos o
imágenes. Para terminar, corregir en común algunos de los problemas que se hayan
planteado, señalando las características de las imágenes, el tipo de problema, las
operaciones que han tenido que utilizar...

54
- Proponer a los alumnos que realicen sumas y restas sin llevar de números de hasta
3 cifras.

- En las actividades de la página 78 trabajamos los conceptos más importantes: horas


y duraciones, números hasta el 399, medidas en centímetros y cálculo de sumas
llevando (y repasamos también sumas sin llevar).
El cálculo de sumas llevando con números de tres cifras suele suponer dificultades
para los alumnos. Además de las actividades que se proponen, le sugerimos la
utilización de materiales de Santillana Cuadernos, así como los cuadernos trimestrales
de práctica.

- La utilización del reloj y la lectura de las horas es un contenido muy adecuado para
proponer actividades de trabajo en familia: leer horas, escribir los horarios que marcan
la vida diaria, destacar la importancia de la puntualidad como una muestra de respeto
hacia los demás...
Proponer también la práctica en casa de las operaciones vistas hasta el momento, en
especial la resta llevando con números de dos cifras y las sumas llevando con números
de hasta tres cifras.

Actividades específicas para desarrollar otras competencias básicas:

Competencia social y ciudadana


- Ser puntual es un hábito valorado como una forma de respeto hacia los demás.
Comentar con los alumnos que retrasarse es no respetar a quienes nos esperan. Hacer
un coloquio sobre situaciones concretas en las que tenemos que esforzarnos porque
nos cuesta ser puntuales: madrugar, entrar en clase, volver de jugar...

Tratamiento de la información
- Indicar a los alumnos la importancia de un sistema horario común (a pesar del
cambio de hora según el lugar del planeta) y la relevancia del mismo en la
comunicación. Hacer ver también cómo la información horaria se nos puede presentar
de distintas maneras.

- Comentar con los alumnos las diferentes formas de expresión de los números y
cómo estas expresiones se utilizan según diferentes situaciones.

Aprender a aprender
- Mostrar a los alumnos cómo progresivamente han ido avanzando en la magnitud de
los números que conocen, y señalar la importancia del esfuerzo a la hora de aplicar lo
ya aprendido para seguir avanzando hacia números mayores.

- Hacer ver a los alumnos cómo los aprendizajes anteriores nos ayudan a seguir
avanzando. Animarlos a afianzar sus habilidades e indicar la necesidad de un esfuerzo
continuo.

55
Interacción con el mundo físico
- Dialogar con los alumnos sobre la importancia de la medida en situaciones diarias, y
cómo nos ofrece una información que podemos expresar numéricamente y que nos
permite comprender y resolver problemas.

- Mostrar a los alumnos la importancia de conocer bien los diferentes tipos de relojes
y leer y escribir correctamente las horas, así como su utilidad en situaciones cotidianas.

Competencia cultural y artística


- La medida de longitudes es un paso previo y necesario para una mejor comprensión
de las manifestaciones artísticas. Mostrar a los alumnos diferentes imágenes donde se
aprecie la importancia estética de las líneas y sus proporciones.

Competencia lingüística
- Señalar la importancia de expresarse claramente al verbalizar cálculos matemáticos
para que todos comprendan lo que queremos transmitir. Hacerles ver también la
necesidad de saber escuchar para aprender.

Autonomía e iniciativa personal


- Hacer ver a los alumnos la importancia de una correcta elección de la operación
necesaria para resolver un problema. Animarles a tomar sus propias decisiones de
forma razonada.

CRITERIOS DE EVALUACIÓN

 Lee y representa en relojes analógicos y digitales las horas “en punto” e “y media”.
 Representa horas a partir de una hora dada y del tiempo transcurrido desde entonces o
a partir de ahora.
 Lee, escribe y descompone números hasta el 399.
 Reconoce y utiliza el centímetro como unidad de longitud.
 Mide longitudes usando la regla.
 Realiza sumas llevando con números de tres cifras.
 Resuelve problemas buscando datos en un dibujo.

56
MATEMÁTICAS 2.º CURSO
UNIDAD 7: ¿CUÁNTAS ESTRELLAS HAY?

OBJETIVOS

 Reconocer la multiplicación como una suma de sumandos iguales y expresar sumas


como multiplicaciones.
 Reconocer los prismas y pirámides.
 Identificar el cubo como un tipo de prisma.
 Leer y escribir números del 400 al 499.
 Descomponer un número del 400 al 499 en centenas, decenas y unidades.
 Comparar números de tres cifras.
 Calcular restas llevando decenas o centenas.
 Interpretar gráficos de barras.

CONTENIDOS

 La multiplicación.
 Prismas y pirámides.
 El cubo.

 Reconocimiento de la multiplicación como suma de sumandos iguales.


 Expresión de sumas como multiplicaciones.
 Reconocimiento de prismas, cubos y pirámides.
 Lectura, escritura y descomposición de números del 400 al 499.
 Comparación de números.
 Cálculo de restas llevando decenas o centenas.
 Interpretación de gráficos de barras.

 Valoración de la importancia de poder expresar sumas de sumandos iguales como


multiplicaciones.
 Curiosidad e interés por reconocer prismas y pirámides en la realidad.

COMPETENCIAS BÁSICAS

Además de desarrollar la Competencia matemática, en esta unidad se contribuye al


desarrollo de las siguientes competencias:
- Competencia lingüística.
- Aprender a aprender.
- Competencia cultural y artística.
- Interacción con el mundo físico.
- Tratamiento de la información.
- Autonomía e iniciativa personal.
- Competencia social y ciudadana.

57
METODOLOGÍA

Proceso de enseñanza y aprendizaje:

El proceso de enseñanza-aprendizaje en Matemáticas se construye a partir situaciones de


la vida real, muchas de ellas en forma de problema, a las que sigue un conjunto de
actividades donde se aplican los contenidos que se acaban de estudiar.

Este proceso comienza en la unidad 7 –como en el resto de las unidades– con el


programa Lectura de la imagen. En la doble página inicial de la unidad 7 se incluye una
fotografía en la que se pueden apreciar dos niños junto a estrellas colocadas sobre una
mesa. Esta fotografía inicial, y las preguntas que se formulan en la sección Lectura de la
imagen, permiten al alumno aproximarse al tema objeto de estudio y activar
conocimientos previos. A partir del texto del cuadro informativo inicial se desarrollan una
serie de actividades de expresión oral y escrita.

Después se presentan las diversas tareas de la unidad: Unos cuerpos curiosos, En la


ferretería y En la biblioteca. Mediante un trabajo secuenciado se pretende conseguir que
los alumnos comprendan los conceptos y procedimientos tratados en cada tarea y los
apliquen en situaciones reales y cotidianas para ellos. El trabajo secuencial comienza con
una lectura del apartado Lee y comprende, donde se plantean los nuevos conceptos a
través de un problema resuelto; seguida de una serie de actividades secuenciadas por
grado de dificultad en el apartado Practica para que el alumno aplique lo aprendido. Al
final de cada una de estas dobles páginas se incluye un apartado de Cálculo mental, en el
que se trabaja esta capacidad, o un apartado de Dictado de números, con números hasta
el 499.

El trabajo de la unidad 7 se completa con el programa Interpretamos gráficos de barras y


Razonamiento, donde se enseña a interpretar gráficos de barras y a completar series.
Para trabajarlos se proponen varias actividades guiadas para los alumnos.

Como cierre, a partir de la resolución individual de una serie de actividades de síntesis


basadas en los contenidos fundamentales de toda la unidad y del programa Soy capaz
de…, el alumno recuerda y practica dichos contenidos y el profesor puede verificar si los
alumnos los han comprendido y asimilado adecuadamente.

Sugerencia de temporalización:

Última semana de enero y 1.ª semana de febrero.

58
Recursos:

- Matemáticas 2.
- Guía didáctica de Matemáticas 2.
- Fichas 24, 25 y 26 de refuerzo.
- Ficha 7 de ampliación.
- Ficha 7 de control.
- Números a la carta. Ficha 13, 14, 15 y 17.
- Cuaderno de práctica segundo trimestre.
- Santillana Cuadernos.

ACTIVIDADES Y SUGERENCIAS DIDÁCTICAS

- Dibujar en la pizarra distintos grupos de elementos iguales formando una cuadrícula


y hacer a los alumnos preguntas del tipo: “¿Cuántos elementos hay en cada fila?
¿Cuántas filas hay? ¿Cuántos elementos hay en cada columna? ¿Cuántas hay?
¿Cuántos elementos hay en total?”.

- Dejar que los alumnos respondan libremente las preguntas de la página 80. Ir
orientándoles para que se den cuenta de que aparecen grupos iguales de elementos
que se repiten un cierto número de veces.

- Señalar que la multiplicación nos permite expresar de forma rápida sumas de


sumandos iguales. Dejar claro que colocamos en primer lugar el número de elementos
de cada grupo y después el número de grupos. Escribir varias multiplicaciones en la
pizarra y pedir a los alumnos que digan cómo se leen.

- Plantear actividades similares a la actividad 2 de la página 81 para reforzar la


comprensión de la relación entre suma y multiplicación. Escribir una operación de las
dos en la pizarra y pedirles que obtengan la otra operación asociada. Proponer también
casos en los que no sea posible expresar la suma como multiplicación (por ejemplo,
sumas en las que todos los sumandos no sean iguales).

- Escribir una suma de sumandos iguales en la pizarra. Un alumno saldrá, la


expresará como multiplicación y dirá cómo se lee. Después, escribirá otra suma cuyos
sumandos sean todos iguales y otro alumno saldrá a repetir el proceso.

- Enunciar en voz alta una multiplicación (por ejemplo, 6 por 3 es igual a 18). Pedir a
un alumno que salga y la escriba con números en la pizarra. Otro alumno después
escribirá la suma asociada. Si el profesor lo cree conveniente, en los primeros casos,
puede hacer una representación gráfica en la pizarra para aquellos alumnos con
dificultades de comprensión.

59
- Preguntar a los alumnos cómo hallar el número total de elementos teniendo en
cuenta el número de filas (5 x 3, 5 elementos en cada una de las 3 filas) o el número de
columnas (3 x 5, 3 elementos en cada una de las 5 columnas). Mostrar que el número
de elementos total es el mismo sea cual sea la forma que elijamos para calcularlo.

- Para empezar a estudiar las páginas 82 y 83, conseguir objetos con forma de
cuerpos geométricos (prismas, cubos y pirámides) y llevarlos a clase. También se
pueden construir a partir de sus desarrollos (Santillana Cuadernos). Hacer que los
alumnos los observen y expresen libremente cómo son, los polígonos forman sus
caras...

- La visión espacial es algo complicado para los alumnos. Es importante, durante toda
la explicación, apoyarse en material manipulable para facilitar la comprensión y el
desarrollo de esa cualidad. Colocarlos siempre apoyados sobre una base para facilitar
la clasificación por parte de los alumnos. Hacerles observar la parte de arriba de
prismas y pirámides, y llamar su atención sobre el polígono que se ve en los prismas y
“la punta” de las pirámides. Caracterizar al cubo como un prisma delimitado por seis
cuadrados. Explicar que al representar cuerpos en el plano usamos líneas punteadas
para representar las líneas que no se ven.

- Pedir a los alumnos que traigan objetos de uso cotidiano (o que los mencionen) con
formas geométricas iguales a las vistas: cajas de zapatos, envases de alimentos,
dados... También se puede pedir a los alumnos que moldeen con plastilina distintos
cuerpos geométricos y los clasifiquen después.

- Dibujar en la pizarra el desarrollo de un cubo, colorear sus caras y entregar a cada


alumno un folio con el mismo desarrollo dibujado en la pizarra.
Pedirles que construyan el cubo doblando y pegando por las solapas. Pedir a un
alumno que lance el cubo sobre la mesa. Mirando las caras visibles y el dibujo del cubo
en la pizarra, tendrá que decir el color de la cara que está apoyada sobre la mesa.
Mostrar que la cara de arriba y la que no se ve están enfrentadas en el cubo.

- Pedir a los alumnos que traigan dados. Preguntarles cuánto suman los puntos de
cada pareja de caras enfrentadas. Señalar que el resultado, 7, es el mismo en todos los
dados. Practicar actividades similares a la propuesta con el cubo.

- Para empezar a estudiar las páginas 84 y 85, escribir en la pizarra varios números
menores que 400. Pedir a algunos alumnos que salgan a la pizarra y que los
descompongan y lean cómo se escriben. Realizar también actividades de comparación
de números de dos cifras, dejando claro el proceso que se sigue al comparar.

60
- Señalar el paralelismo a la hora de representar, leer y descomponer números con
los números de las centenas ya vistas. Escribir un número en la pizarra y pedir a los
alumnos que lo nombren en voz alta. Después, en común, escribir su descomposición
en centenas, decenas y unidades. Solicitar a los alumnos que lo representen con su
material o con un ábaco. Al realizar la actividad 4 de la página 85, mostrar el proceso a
seguir al comparar dos números de tres cifras: comparar primero las cifras de las
centenas; si son iguales, las de las decenas, y si también son iguales, las de las
unidades. Proponer y resolver con la clase otras actividades similares. Mostrar el
paralelismo existente con el método seguido al comparar números de dos cifras.

- Practicar las actividades propuestas en el apartado anterior con números que tengan
ceros intermedios, y dentro de estos trabajar aquellas parejas con las cifras de las
decenas y unidades cambiadas.

- Animar a los alumnos a que busquen en periódicos, revistas, etc., números menores
que 499. Pedirles que recorten los que encuentren y luego los representen utilizando
su material. También pueden representarlos utilizando un ábaco.

- Organizar la clase por parejas y pedirles que un miembro de la pareja decir en voz
alta (o escribir con letras) un número hasta el 499 y el otro lo represente en un ábaco o
con su material. Su compañero comprobará la corrección de la representación
realizada. Después, intercambiarán los papeles.

- Pedir a los alumnos que escriban series numéricas en el cuaderno a partir de la


descripción de su regla de formación. Enunciar, por ejemplo, “Los números del 350 al
400 de tres en tres”. Escribir en la pizarra los primeros términos en común con los
alumnos y pedirles que la continúen ellos después.

- Escribir en la pizarra varios números de tres cifras menores que 499. Luego, pedir a
algunos de los alumnos que salgan a señalar el número que corresponda a la
descripción que el profesor, o uno de sus compañeros, les dé. Por ejemplo: “Señala el
número que tiene 4 centenas y 3 decenas”.

- Decir en voz alta tres cifras (todas menores o iguales que 4) y pedir a los alumnos
que escriban en sus cuadernos todos los números de tres cifras que se puedan formar
con ellas.

- Para empezar a estudiar las páginas 86 y 87, proponer a los alumnos distintas
restas llevando con números de dos cifras. Pedir a alguno de ellos que salga a la
pizarra y las resuelva, explicando lo que hace en cada momento. Recordar a los
alumnos el proceso de llevar 1 a la columna de las decenas.

61
- Insistir a los alumnos en la importancia de realizar los cálculos cuidadosamente.
Señalar que a cada cifra del minuendo hay que restarle la del sustraendo (a la que se
debe añadir la decena o centena si nos hemos llevado). En esta doble página,
trabajamos solamente restas en las que se llevan una sola vez (decenas o centenas)
para que los alumnos fijen mejor el proceso a seguir. Aunque al principio pueden
ayudarse escribiendo la que se llevan, es conveniente que realicen los cálculos
mentalmente lo antes posible.

- Intentar evitar que los alumnos cometan errores comunes como: restar la cifra del
minuendo a la del sustraendo, no tener en cuenta la que nos hemos llevado, escribir la
cifra de las decenas en lugar de la de las unidades... Plantear restas en la pizarra y
pedir a los alumnos que expliquen el proceso seguido al resolverlas. Proponerles
actividades en las que se mezclen restas sin llevar y restas llevando para que realicen
una resolución reflexiva.

- Escribir en la pizarra una resta, por ejemplo 456 2 129. Mostrar a los alumnos
cómo calcularla usando su material. Dejar claro el proceso de convertir una decena en
unidades. Realizar con ellos otro caso, por ejemplo 375  281, en el que haya que
convertir 1 centena a decenas. Proponerles después que ellos mismos realicen algunos
ejemplos y corregirlos en común para comprobar que han entendido el procedimiento.

- Escribir en la pizarra distintas restas en horizontal y pedir a los alumnos que las
escriban en vertical en sus cuadernos para calcularlas después.

- Escribir en la pizarra una resta de números de hasta tres cifras. Pedir a un alumno
que determine, calculando mentalmente, si la resta es sin llevar, llevando decenas o
llevando centenas. Señalar que para determinarlo hay que ir comparando las cifras de
los distintos órdenes. Resolver algún ejemplo en común antes de plantearlos a los
alumnos.

- Proponer algún problema similar a la actividad número 4 de la página 87, en el que


para resolverlo haya que realizar una resta llevando solamente decenas. Por ejemplo:
“Laura tenía en su tienda 455 bolsas de pipas. Hoy ha vendido 29. ¿Cuántas bolsas le
quedan a Laura?”.

- Dibujar en la pizarra un gráfico de barras esquemático sin ningún dato escrito en los
ejes y con barras de distintos colores. Hacer a los alumnos preguntas como: “¿Qué
barra es la más alta? ¿Y la más baja? ¿Cuál es más alta, la barra roja o la verde? ”. De
este modo los alumnos practicarán de forma intuitiva la interpretación cualitativa de los
gráficos de barras.

62
- Presente a los alumnos gráficos de barras extraídos de distintas fuentes (libros,
revistas...) para su análisis. También se puede realizar con ellos una encuesta sobre lo
que desayunan y dibujar los resultados en la pizarra en forma de gráfico de barras,
después de haberlos recontado y expresado en una tabla (como ya se vio en la unidad
2). Más tarde se puede practicar la interpretación mediante diferentes preguntas, tanto
cualitativas como cuantitativas, y plantearles incluso problemas sencillos de suma o
resta cuyos datos tengan que extraerse del gráfico. Resolver alguno en común con
ellos.

- Si el profesor lo estima pertinente, puede representar en la pizarra cualquiera de los


dos gráficos ofrecidos en la página 88 colocando las barras en horizontal. Mostrar que
la información ofrecida es la misma y plantear y resolver en común preguntas similares
a las ya trabajadas en esta página.

- Pedir a los alumnos que planteen por sí mismos (ayudarles si tienen dificultades)
ejercicios similares a los trabajados en Razonamiento (página 89), tanto de
descubrimiento de números a partir de su descripción, como de series numéricas
(ascendentes y descendentes) y lógicas (con secuencias de letras o figuras
geométricas). Indicarles que pueden fijarse en los ofrecidos en la página y variarlos
ligeramente como paso inicial.

- A la hora de expresar en forma de tabla los resultados de la encuesta hecha en


clase, puede repasar la técnica de recogida y recuento de datos vista en la unidad 2.

- Proponer a las familias que colaboren en la búsqueda de artículos o noticias donde


aparezcan números hasta el 499 o de elementos de la vida real donde se reconozcan
los cuerpos geométricos trabajados.
- También pueden realizar en casa una encuesta similar a la que han realizado en
clase (por ejemplo, preguntar el color favorito de cada miembro de la familia, amigos,
vecinos...), elaborar una tabla con los resultados obtenidos y representarlos en forma
de gráfico de barras. Luego, pueden llevarlos al colegio, enseñarlos a los compañeros,
y explicar cómo lo han hecho.

Actividades específicas para desarrollar otras competencias básicas:

Competencia lingüística
- Aprovechar el momento de realizar las preguntas de Lectura de la imagen de la
página 80 para incidir sobre la importancia de la comunicación y del intercambio de
impresiones. Valorar con ellos la riqueza del lenguaje para expresar lo mismo de
modos diferentes, y hacerles ver cómo cada uno tiene su propia forma de expresarse
distinta de la de los demás.

63
- Trabajar con los alumnos la lectura y escritura correcta de los números. Insistir en
que deben pronunciar con claridad el nombre de los números y animarlos a poner
cuidado a la hora de expresarlos por escrito.

- Mostrar a los alumnos la necesidad e importancia de expresarse con claridad para


ser comprendidos por los demás.

Aprender a aprender
- Pedir a los alumnos que expliquen verbalmente cómo expresan distintas sumas
como multiplicaciones. Mostrar la importancia de esta nueva operación que están
aprendiendo.

- Comentar con los alumnos que verbalizar el proceso seguido al realizar el cálculo de
restas llevando es una forma de comprobar si lo han comprendido y de que ellos
mismos evalúen su propio aprendizaje.

Competencia cultural y artística


- Dialogar con los alumnos sobre la forma de los objetos que nos rodean y señalar la
presencia de los cuerpos geométricos en muchas manifestaciones artísticas (por
ejemplo, el cubismo).

- Dialogar con los alumnos sobre la importancia de la Geometría en el arte a la hora


de mostrar todo lo que nos rodea y de comprender las diferentes maneras de
representar la realidad.

Interacción con el mundo físico


- La Geometría, y las representaciones utilizadas en ella, son un instrumento esencial
para la comprensión de informaciones y para el desarrollo de la visión espacial.

Tratamiento de la información
- Dialogar con los alumnos sobre las distintas ocasiones en las que usamos los
números en la vida cotidiana. Ayudarles a que tomen conciencia de que lo que
aprenden les es útil. Mostrar cómo podemos representar los números, de diferentes
formas.

Autonomía e iniciativa personal


- Animar a los alumnos a afrontar con confianza la búsqueda de información y datos,
haciéndoles entender que ellos son los principales protagonistas de su aprendizaje.

- Hacer ver a los alumnos la importancia de confiar en sus posibilidades y ser


conscientes también de sus limitaciones. Explicarles que el esfuerzo se traduce en
resultados positivos.

64
Competencia social y ciudadana
- Mostrar la importancia de la práctica deportiva para la salud y la necesidad de
realizarla de manera adecuada a la edad y la condición física de cada uno.

CRITERIOS DE EVALUACIÓN

 Escribe una suma de sumandos iguales en forma de multiplicación.


 Asocia una suma de sumandos iguales con su multiplicación.
 Reconoce prismas y pirámides.
 Identifica el cubo como un tipo de prisma.
 Lee, escribe y descompone números del 400 al 499.
 Compara números de tres cifras.
 Calcula restas llevando decenas o centenas.
 Interpreta gráficos de barras.

65
MATEMÁTICAS 2.º CURSO
UNIDAD 8: ¡CÓMO RUEDA LA PELOTA!

OBJETIVOS

 Identificar cilindros, conos y esferas.


 Leer, escribir, representar y descomponer números del 500 al 599.
 Ordenar números hasta el 599.
 Calcular restas llevando decenas y centenas de números de hasta tres cifras.
 Resolver problemas de resta llevando.
 Construir las tablas del 2 y del 5 como sumas de sumandos iguales.
 Memorizar y utilizar las tablas del 2 y del 5.
 Resolver problemas buscando datos en un texto.

CONTENIDOS

 Cilindro, cono y esfera.

 Identificación y diferenciación de cilindros, conos y esferas.


 Lectura, escritura y descomposición de números del 500 al 599.
 Ordenación de números hasta el 599.
 Cálculo de restas llevando decenas y centenas.
 Construcción y memorización de las tablas del 2 y del 5.
 Resolución de problemas mediante la búsqueda de datos en un texto.

 Interés y disfrute por identificar cilindros, conos y esferas en objetos del entorno más
cercano.
 Presentación clara y ordenada de los cálculos.

COMPETENCIAS BÁSICAS

Además de desarrollar la Competencia matemática, en esta unidad se contribuye al


desarrollo de las siguientes competencias:
- Competencia lingüística.
- Competencia cultural y artística.
- Competencia social y ciudadana.
- Aprender a aprender.
- Tratamiento de la información.
- Autonomía e iniciativa personal.
- Competencia cultural y artística.

66
METODOLOGÍA

Proceso de enseñanza y aprendizaje:

El proceso de enseñanza-aprendizaje en Matemáticas se construye a partir situaciones de


la vida real, muchas de ellas en forma de problema, a las que sigue un conjunto de
actividades donde se aplican los contenidos que se acaban de estudiar.

Este proceso comienza en la unidad 8 –como en el resto de las unidades– con el


programa Lectura de la imagen. En la doble página inicial de la unidad 8 se incluye una
fotografía en la que se puede apreciar un perro corriendo tras una pelota que rueda en el
césped junto a unas latas de refresco y otro objeto con forma de prisma . Esta fotografía
inicial, y las preguntas que se formulan en la sección Lectura de la imagen, permiten al
alumno aproximarse al tema objeto de estudio y activar conocimientos previos. A partir del
texto del cuadro informativo inicial se desarrollan una serie de actividades de expresión
oral y escrita.

Después se presentan las diversas tareas de la unidad: En el zoo, ¿Cuántas piezas


faltan? y De 2 en 2. Mediante un trabajo secuenciado se pretende conseguir que los
alumnos comprendan los conceptos y procedimientos tratados en cada tarea y los
apliquen en situaciones reales y cotidianas para ellos. El trabajo secuencial comienza con
una lectura del apartado Lee y comprende, donde se plantean los nuevos conceptos a
través de un problema resuelto; seguida de una serie de actividades secuenciadas por
grado de dificultad en el apartado Practica para que el alumno aplique lo aprendido. Al
final de cada una de estas dobles páginas se incluye un apartado de Cálculo mental, en el
que se trabaja esta capacidad, o un apartado de Dictado de números, con números hasta
el 599.

El trabajo de la unidad 8 se completa con el programa Solución de problemas, donde se


enseñan los pasos a seguir para resolver un problema buscando datos en un texto. Para
trabajarlos se proponen varias actividades guiadas para los alumnos.

Como cierre, a partir de la resolución individual de una serie de actividades de síntesis


basadas en los contenidos fundamentales de toda la unidad y del programa Soy capaz
de…, el alumno recuerda y practica dichos contenidos y el profesor puede verificar si los
alumnos los han comprendido y asimilado adecuadamente.

Sugerencia de temporalización:

2.ª y 3.ª semanas de febrero.

67
Recursos:

- Matemáticas 2.
- Guía didáctica de Matemáticas 2.
- Fichas 27, 28 y 29 de refuerzo.
- Ficha 8 de ampliación.
- Ficha 8 de control.
- Números a la carta. Ficha 20, 21 y 22.
- Cuaderno de práctica segundo trimestre.
- Santillana Cuadernos.

ACTIVIDADES Y SUGERENCIAS DIDÁCTICAS

- Presentar a los alumnos un cilindro, un cono y una esfera de la caja de los cuerpos
geométricos (si no se tiene como material de clase, construirlos en cartulina). Pedir a
los alumnos que digan libremente las características de cada cuerpo.

- Responder a las preguntas de la página 92 mediante una puesta en común. Dejar


primero que los alumnos elaboren sus hipótesis sobre las posiciones en las que rodará
cada objeto y después comprobarlas con los cuerpos geométricos. Señalar que la
esfera rueda siempre y que el cilindro y el cono deben estar tumbados para poder
rodar.

- Dibujar en la pizarra una esfera, un cono y un cilindro y escribir debajo de cada uno
su nombre. Pedir a los alumnos que digan objetos que tengan esas formas y escribirlos
debajo de cada uno formando una lista.

- Pedir a los alumnos que realicen con plastilina un cilindro, un cono y una esfera.
Luego, hacer que digan en voz alta semejanzas y diferencias entre ellos. El profesor
puede orientarles dirigiendo su atención hacia las superficies curvas que tienen.
También puede animarles a establecer relaciones entre cilindros y prismas y entre
conos y pirámides.

- Escribir en la pizarra o copiar en un folio la siguiente sopa de letras. Pedir a los


alumnos que busquen el nombre de los tres cuerpos vistos.

UP L I S M A C
CI L I N D R O
MX V O T J U N
T E S F E R A O

68
- Pedir a los alumnos que traigan el cartón interior de un rollo de papel higiénico.
Cada alumno lo superpondrá sobre una hoja de papel y trazará dos circunferencias
iguales a las bases del cartón. Después, recortará los círculos y los pegará en los
extremos del cartón. Preguntarles cómo se llama el cuerpo que han construido.

- Solicitar a los alumnos que creen composiciones formadas por cilindros, conos y
esferas de plastilina. Hacer después una puesta en común, preguntando a algunos
alumnos qué figuras forman sus composiciones. Indicar que el cilindro y el cono
pueden tener diferentes formas (al variar su radio y su altura).
- Para empezar a estudiar las páginas 94 y 95, plantear a los alumnos algunas
actividades de repaso de la lectura, escritura y descomposición de números hasta el
499. Preguntarles qué número sigue al 499 y cómo creen que se escribirá.

- Representar con el material de aula el número 534, trabajado en Lee y comprende


de la página 94, y señalar su descomposición, lectura y escritura. Enunciar otros
números distintos en voz alta y pedir a los alumnos que los representen mediante las
centenas, decenas y unidades de su material. Dedicar especial atención al trabajo con
números que tengan ceros y a los cambios de centena (499 a 500) y de decena (por
ejemplo, 539 a 540). Recordar a los alumnos el mecanismo para comparar números de
tres cifras y vigilar que lo aplican correctamente. Mostrar que todo número de tres cifras
es mayor que cualquier número de dos cifras.

- Las actividades de averiguar números a partir de su descripción, similares a la 6 de


la página 95, consolidan la comprensión del valor posicional. Proponer algunas de este
tipo. De igual forma, la realización de dictados de números permite un aprendizaje
efectivo de la lectura y escritura. Como sugerencia, el profesor puede dictarles números
de todo el campo numérico que conocen hasta este momento, es decir, números
menores o iguales que 599.

- Formar grupos de cuatro alumnos. Uno se encargará de la escritura con palabras,


otro con cifras, otro de la representación con el material (cuadro y barras) y otro de la
descomposición. Decir al oído a uno de los cuatro un número del 500 al 599. El alumno
lo expresará de la forma que tiene asignada (palabras, cifras, con el material o
descomponiéndolo), y sus compañeros tendrán que interpretarla y expresar el número
en la forma que les ha tocado. Después, el alumno dirá el número asignado por el
profesor y los cuatro comprobarán la corrección de las expresiones propias y de sus
compañeros.

69
- Se trata de trabajar con los números mediante un contexto lúdico de sorteo.
Preparar tres bolsas: en la de las centenas poner tarjetas numeradas del 1 al 5, en las
bolsas de decenas y unidades poner tarjetas del 0 al 9. Un alumno sacará por sorteo
tres tarjetas, una de cada bolsa, y toda la clase escribirá con cifras y palabras el
número que forman esas tres cifras. Uno de ellos saldrá a representarlo con el material
de aula, y otro lo escribirá como suma de centenas, decenas y unidades. Llamar su
atención sobre la importancia de tener muy en cuenta la cifra que sale y a qué orden
(centenas, decenas o unidades) corresponde.

- Realizar ejercicios orales similares a los siguientes:


- Empezar en 400 y contar de 2 en 2 hasta el 450.
- Empezar en 400 y contar de 5 en 5 hasta el 440.

- Para empezar a trabajar las páginas 96 y 97, proponer a los alumnos restas sin
llevar, y llevando una sola vez, de números de hasta tres cifras. Recordar la
importancia de llevarse la cifra adecuada (la de las decenas, no la de las unidades) y
de sumarla a las de las decenas. Si el profesor aprecia dificultades, realizar actividades
de repaso suficientes antes de afrontar el proceso de llevarse dos veces.

- Realizar paso a paso en la pizarra la resta planteada en la página 96. Señalar que
nos llevamos en las decenas (pasamos 1 decena a unidades) y en las centenas
(pasamos 1 centena a decenas) y que tenemos que sumar las llevadas con las cifras
del orden correspondiente. Puede ser interesante realizar una resta en común
utilizando el cuadro de unidades del material de aula, poniendo de manifiesto el
paralelismo existente con el proceso numérico.

- El proceso de llevarse dos veces suscita ciertas dificultades a los alumnos.


Conviene realizar una práctica intensiva, con muchas actividades, y a la vez meditada,
reflexionando sobre el proceso que siguen para adquirirlo de forma efectiva. Realizar
en común distintos ejemplos, pidiendo a algún alumno que salga a la pizarra a resolver
la resta y que explique qué hace en cada momento.

- Pedir a cada alumno que escriba en una tarjeta un número menor o igual que 599.
Recoger todas y meterlas en una bolsa. Extraer dos de ellas y mostrarlas a los
alumnos. Pedirles que digan cuál de los dos números es mayor. Después escribir en la
pizarra, en vertical, la resta de ambos números (o pedirles que digan qué resta se
puede realizar con ambos números). Solicitar a los alumnos que la resuelvan en su
cuaderno, y que indiquen, una vez hecha, si es una resta sin llevar, llevando decenas,
llevando centenas o llevando decenas y centenas. Después, uno de ellos saldrá a la
pizarra a resolverla y otro comprobará si está bien aplicando la prueba de la resta.

- Para desarrollar en los alumnos la capacidad de comprobar aproximadamente los


resultados de las restas, escribir en la pizarra algunas como las siguientes. Pedirles
que determinen cuáles están mal hechas sin calcularlas, simplemente considerando las
“centenas” de los términos.

70
290 450 250
 280  200  221
110 650 129

- Escribir estas sumas llevando en la pizarra y pedir a los alumnos que las copien en
su cuaderno y las calculen:
- 345 + 187 - 176 + 362
- 235 + 226 - 202 + 298

- Para empezar a estudiar las páginas 98 y 99, escribir en la pizarra distintas sumas
de sumandos iguales y pedir a los alumnos que las expresen en forma de
multiplicación. Recordarles el signo y la forma de leer las multiplicaciones.

- Hacer grupos de pocos alumnos y repartir a cada grupo veinte palillos. Pedirles que
vayan formando grupos de palillos y anotando la multiplicación que obtienen en cada
caso, para construir de esta manera la tabla del 2. Por ejemplo:
- 1 grupo de 2 palillos  2 x 1 = 2
- 2 grupos de 2 palillos  2 x 2 = 4
- 3 grupos de 2 palillos  2 x 3 = 6
El proceso puede realizarse de igual manera con la tabla del 5. Mostrar a los alumnos,
utilizando casos concretos y material manipulable, que el producto de dos números no
depende del orden de los factores e indicar cómo podemos aplicar esa propiedad para
hallar otras multiplicaciones, como se ve en la actividad 3 de la página 99.

- Comentar con los alumnos los casos especiales de las multiplicaciones por 0 y 1.
Señalar el resultado de cada uno de ellos en los casos del 2 y el 5 e indicar que el
producto de cualquier número por 0 es 0 y el producto de un número por 1 es ese
número.

- Hacer parejas de alumnos y pedirles que cojan la tabla del 2 (o del 5) de su material.
Cada alumno, por turno, preguntará una multiplicación al compañero (que hará el
cálculo mentalmente), y le dirá si la ha resuelto bien o mal. Después este hará lo mismo
con él, turnándose en las preguntas y respuestas.

- Pedir a los alumnos que cuenten de 2 en 2 (y después de 5 en 5), a partir del 0.


Hacerles ver que los números que van diciendo (hasta llegar al 20 y el 50,
respectivamente) coinciden con los resultados de las multiplicaciones que forman las
tablas del 2 y del 5.

- Preguntar a los alumnos qué objetos se venden por pares, y con ayuda de todos,
escribir una relación en la pizarra (calcetines, guantes, zapatos…). Plantear problemas
como: “¿Cuántos calcetines hay en 3 pares? ¿Cuántos guantes hay en 8 pares?”.

71
- Preparar unas tarjetas rotuladas con las multiplicaciones de las tablas del 2 y del 5 y
otras con sus resultados. Ponerlas boca abajo. Cada alumno descubrirá dos tarjetas,
una del grupo de las multiplicaciones y otra de los resultados. Si se corresponden, las
dejará levantadas. Si no, las volverá a voltear. Así, los alumnos practicarán las tablas y
la memoria.

- Escribir multiplicaciones en la pizarra y pedir a los alumnos que las copien y calculen
en sus cuadernos.
- 2x7= -2x5=
- 2x3= -2x9=
- 5x4= -5x2=
- 5x5= -5x1=

- Para empezar a trabajar las páginas 100 y 101, dialogar con los alumnos sobre la
importancia que tiene comprender con claridad el enunciado de los problemas para
poder resolverlos. Hacerles ver que es necesario leerlo despacio, con atención, y si es
necesario, preguntar el significado de aquellas palabras que no entiendan.

- Indicar que, en la mayoría de las ocasiones, los datos para resolver un problema
están indicados en el enunciado de este o en un texto. Leer los problemas
conjuntamente con los alumnos y hacerles preguntas para comprobar si los han
comprendido. Resolver en común el primer problema de la página 100 y dejares que
resuelvan los otros dos ellos mismos. Señalar que en el tercer problema los datos
vienen indicados en el texto inicial y también en el propio enunciado del problema.
Indicar que los datos que nos interesan para resolver los problemas son, en este caso,
el número de animales de cada tipo. Comentar que las descripciones de los animales
que aparecen en el texto (rechonchos, ponedoras…) forman parte de él, pero no son
útiles a efectos matemáticos para resolver los problemas, aunque estén presentes.

- Plantear problemas en los que aparezcan datos numéricos (tanto necesarios como
innecesarios) y otro tipo de datos. Proponer en la pizarra, por ejemplo, los siguientes
problemas.
- En la frutería de Luisa, todos los días abren a las 10 de la mañana menos los lunes.
Hoy han vendido una caja con 54 kilos de naranjas y otra con 27 kilos. ¿Cuántos
kilos de naranjas han vendido en total?
- En un camping hay 125 adultos y 210 niños. Tienen para jugar 6 pistas de tenis.
¿Cuántas personas hay en el camping?

- Pedir a los alumnos que traigan recortes de periódicos, revistas… en los que
aparezcan números que ellos conozcan. A partir de esos recortes, plantearles
problemas sencillos y resuélvalos en común, después de que ellos hayan tratado de
hacerlos por sí mismos. Se trata de que vayan realizando, de manera paulatina a lo
largo del curso, actividades en las que tengan que obtener información de distintas
fuentes y que esta venga expresada en distintas formas (catálogos de venta; folletos de
parques temáticos o zoológicos, textos literarios, anuncios de televisión…).

72
- Escribir en la pizarra algún problema que se resolver con los datos del texto de las
páginas 100 y 101. Pedir a los alumnos que lo resuelvan. Por ejemplo: ¿Cuántos
conejos más que gallinas hay en la granja?

- En la página 102 se ofrecen actividades de trabajo con números, se practica la resta


llevando y algún caso de las tablas del 2 y del 5. Tanto las tablas como la resta llevando
son contenidos que ofrecen a los alumnos a menudo cierta dificultad. Para una práctica
más intensiva y reforzar el aprendizaje, puede ser interesante el trabajo con los
Cuadernos trimestrales y la utilización de los numerosos materiales de la serie
Santillana Cuadernos.

- Solicitar a las familias que ayuden a los niños a buscar en revistas, periódicos, etc.,
objetos que tengan forma de cilindro, cono o esfera para que los recorten y lleven a
clase. Con las aportaciones de todos se puede construir un gran mural.

- La práctica de las tablas de multiplicar en situaciones lúdicas familiares, o mientras


realizan actividades cotidianas en casa, es una posibilidad interesante. También
pueden realizar en familia actividades de práctica de la resta llevando.

Actividades específicas para desarrollar otras competencias básicas:

Competencia lingüística
- Llamar la atención de los alumnos sobre la importancia de expresarse
correctamente y de utilizar los términos matemáticos que sean oportunos en cada
situación. Recordarles que todos podemos expresarnos con libertad, pero respetando
las normas necesarias para que exista un diálogo correcto.

- Insistir con los alumnos en la necesidad de expresarse claramente. Pedirles que


digan cómo hacen las restas llevando. Puede permitirle detectar errores de concepto y
procedimiento.

- La comprensión lectora es fundamental a la hora de enfrentarse con éxito a la


resolución de problemas. Señalar la necesidad de leer con cuidado y atención, y de
distinguir los datos del resto de información del enunciado.

- Hacer que los alumnos valoren la importancia de utilizar un lenguaje preciso en las
descripciones para poder transmitir con corrección las informaciones.

Competencia cultural y artística


- Mostrar a los alumnos algunas obras artísticas, en las que se aprecie algún cuerpo
redondo y pedirles que los identifiquen. Por ejemplo, puede emplear el dibujo de un
bodegón donde aparezcan frutas redondas, vasos..., para señalar cómo el autor de la
obra consigue dar volumen a una representación que es plana.

73
Competencia social y ciudadana
- Dialogar con los alumnos y hacerles ver la importancia de respetar el medio
ambiente y de comportarse correctamente en todo momento y lugar.

Aprender a aprender
- Comentar a los alumnos sus progresos con la numeración. Indicarles que ya saben
cada vez más números y que trabajan con ellos de forma más rápida y correcta.
Fomentar su autoestima, su deseo de aprender y su valoración de todo lo que la
escuela les ofrece.

- Comentar con los alumnos la importancia de seguir un proceso ordenado a la hora


de hacer las operaciones. Explicar que es preciso que seamos responsables al realizar
nuestro trabajo diario.

- La memorización de las tablas supone un esfuerzo considerable para los alumnos.


Señalar que para progresar es necesario esforzarse y animarlos cuando tengan
dificultades u olviden algún producto.

Tratamiento de la información
- Comentar a los alumnos que la multiplicación es una forma más eficiente de
representar las sumas de sumandos iguales. Señalar la utilidad de las tablas para
resolver de manera rápida operaciones complicadas.

Autonomía e iniciativa personal


- Animar a los alumnos a ser autónomos en la búsqueda de datos y de estrategias
para resolver los problemas. Hacerles ver que ellos son los principales protagonistas de
su aprendizaje.

- Refuerce positivamente los logros conseguidos por los alumnos en la solución de


problemas para que poco a poco tengan seguridad y pierdan el miedo al fracaso.

Competencia cultural y artística


- Comentar con los alumnos la presencia de los cuerpos geométricos en múltiples
manifestaciones artísticas.

74
CRITERIOS DE EVALUACIÓN

 Reconoce cilindros, conos y esferas.


 Lee, escribe, representa y descompone números del 500 al 599.
 Ordena números hasta el 599.
 Calcula restas llevando decenas y centenas de números de hasta tres cifras.
 Resuelve problemas de resta llevando decenas y centenas.
 Conoce y utiliza las tablas del 2 y del 5.
 Resuelve problemas buscando datos en un texto.

75
MATEMÁTICAS 2.º CURSO
UNIDAD 9: EL VUELO DE LAS GAVIOTAS

OBJETIVOS

 Construir la tabla del 3 como suma de sumandos iguales.


 Memorizar y utilizar la tabla del 3.
 Leer, escribir, representar y descomponer números del 600 al 699.
 Trabajar las formas de expresar una cantidad de dinero.
 Resolver problemas utilizando operaciones de suma o resta en situaciones de compra.
 Leer y representar en un reloj de agujas y en un reloj digital las horas “y cuarto” y
“menos cuarto”.
 Representar horas a partir de una hora dada en un reloj y del tiempo transcurrido desde
entonces o hasta entonces.
 Representar datos en gráficos de barras.

CONTENIDOS

 Construcción y memorización de la tabla del 3.

 Descomposición de un número del 600 al 699 en centenas, decenas y unidades.


 Lectura, escritura y representación de números del 600 al 699.
 Expresión de una cantidad de dinero en diferentes formas.
 Resolver situaciones de compra.
 Lectura y representación de las horas “y cuarto”, y “menos cuarto”.
 Representación de gráficos de barras.

 Interés por conocer y aprender las tablas de multiplicar.


 Valoración de la utilidad de saber resolver situaciones de compra.
 Curiosidad e interés por los gráficos de barras.

COMPETENCIAS BÁSICAS

Además de desarrollar la Competencia matemática, en esta unidad se contribuye al


desarrollo de las siguientes competencias:
- Competencia lingüística.
- Aprender a aprender.
- Tratamiento de la información.
- Competencia social y ciudadana.
- Interacción con el mundo físico.
- Autonomía e iniciativa personal.

76
METODOLOGÍA

Proceso de enseñanza y aprendizaje:

El proceso de enseñanza-aprendizaje en Matemáticas se construye a partir situaciones de


la vida real, muchas de ellas en forma de problema, a las que sigue un conjunto de
actividades donde se aplican los contenidos que se acaban de estudiar.

Este proceso comienza en la unidad 9 –como en el resto de las unidades– con el


programa Lectura de la imagen. En la doble página inicial de la unidad 9 se incluye una
fotografía en la que se pueden apreciar dos gaviotas volando sobre la playa. Esta
fotografía inicial, y las preguntas que se formulan en la sección Lectura de la imagen,
permiten al alumno aproximarse al tema objeto de estudio y activar conocimientos
previos. A partir del texto del cuadro informativo inicial se desarrollan una serie de
actividades de expresión oral y escrita.

Después se presentan las diversas tareas de la unidad: Contamos para reciclar, Vamos
de compras y Cuarto y menos cuarto. Mediante un trabajo secuenciado se pretende
conseguir que los alumnos comprendan los conceptos y procedimientos tratados en cada
tarea y los apliquen en situaciones reales y cotidianas para ellos. El trabajo secuencial
comienza con una lectura del apartado Lee y comprende, donde se plantean los nuevos
conceptos a través de un problema resuelto; seguida de una serie de actividades
secuenciadas por grado de dificultad en el apartado Practica para que el alumno aplique
lo aprendido. Al final de cada una de estas dobles páginas se incluye un apartado de
Cálculo mental, en el que se trabaja esta capacidad, o un apartado de Dictado de
números, con números hasta el 699.

El trabajo de la unidad 9 se completa con el programa Representamos gráficos de barras


y Razonamiento, donde se enseñan los pasos a seguir para representar un gráfico de
barras y completar series. Para trabajarlos se proponen varias actividades guiadas para
los alumnos.

Como cierre, a partir de la resolución individual de una serie de actividades de síntesis


basadas en los contenidos fundamentales de toda la unidad y del programa Soy capaz
de…, el alumno recuerda y practica dichos contenidos y el profesor puede verificar si los
alumnos los han comprendido y asimilado adecuadamente.

Sugerencia de temporalización:

Última semana de febrero y 1.ª semana de marzo.

77
Recursos:

- Matemáticas 2.
- Guía didáctica de Matemáticas 2.
- Fichas 31 y 32 de refuerzo.
- Ficha 9 de ampliación.
- Ficha 9 de control.
- Números a la carta. Ficha 23.
- Cuaderno de práctica segundo trimestre.
- Santillana Cuadernos.

ACTIVIDADES Y SUGERENCIAS DIDÁCTICAS

- Para comenzar la unidad, escribir en la pizarra varias sumas de sumandos repetidos


y pedir a los alumnos que las expresen en forma de multiplicación.

- Invitar a los alumnos a observar la imagen de la página 104 y a que expresen qué
ven en ella. Pedirles que digan situaciones en las que podemos encontrar grupos
iguales de elementos que se repiten. Establecer un diálogo sobre este tema, utilizando
tanto las preguntas propuestas como otras.

- Es interesante que los alumnos construyan de manera manipulativa la tabla del 3.


Formar grupos de pocos alumnos y repartir a cada uno treinta palillos. Pedirles que
hagan uno, dos, tres… montones de tres palillos y que escriban las multiplicaciones
correspondientes (3 x 1 = 3, 3 x 2 = 6…). Después, hacer una puesta en común para
comprobar los resultados y pedir a los alumnos que lean las multiplicaciones en voz
alta (“Tres por uno es igual a tres”, “Tres por dos es igual a seis”…).

- Escribir en columna en la pizarra las multiplicaciones de la tabla del 3 desordenadas


(3 x 5 = , 3 x 8 = ) y en otra columna enfrentada a ella los resultados de las
multiplicaciones desordenados. Pedir a distintos alumnos que salgan a relacionar cada
multiplicación con su resultado.

- Es importante que los alumnos, a partir de la práctica, memoricen las tablas. Formar
grupos de alumnos y pedir que cada uno preguntar una multiplicación al compañero
que tiene a su derecha. Este la responderá y entre todos verificarán la corrección.
Después, el alumno preguntado será el que preguntar, repitiéndose el proceso
sucesivamente.

- Escribir en la pizarra multiplicaciones en las que aparezca el 2, el 5 o el 3 como


primer factor y falte el segundo. Ejemplo: 3 x __ = 21. Señalar a un alumno para que
diga qué número falta buscándolo en las tablas. Una vez encontrado dirá en voz alta
“Tres por siete es igual a veintiuno”. Se trata de ofrecer a los alumnos contextos en los
que manejen las tablas con asiduidad para facilitar su aprendizaje.

78
- Escribir en la pizarra multiplicaciones de las tablas del 2, del 5 y del 3. Pedir a un
alumno que salga y escribir el resultado de cada una de ellas. Después, escribir al lado
de cada multiplicación la que se obtiene cambiando de lugar los factores, y pedir a otro
alumno que salga a escribir los resultados de las nuevas multiplicaciones fijándose en
las que ya están resueltas. Recordarles la propiedad conmutativa de la multiplicación.

- Pedir a los alumnos que copien de forma clara y ordenada la tabla del 3.

- Recordar con los alumnos, con algún ejemplo concreto de número menor que 600,
la descomposición, lectura y escritura de números. Preguntarles qué número creen que
seguirá al 599 y cómo se escribirá y descompondrá.

- Representar con el material de aula el número 623. Decir en voz alta cómo se lee y
escribirlo en la pizarra. Nombrar después sucesivos números, y pedir a los alumnos
que los representen con su material. Después de representados, un alumno saldrá a la
pizarra a escribir su descomposición y su lectura. Las actividades de determinación de
un número a partir de su descripción, como las actividades 4 y 5 de la página 107, son
especialmente interesantes, ya que potencian en los alumnos la comprensión del valor
posicional y la expresión, tanto lingüística como matemática. Señalar que en algunos
casos la respuesta es única (es un único número el que cumple esa descripción),
mientras que en otros, como en el primer caso de la actividad 5 de la página 107, existe
más de una respuesta posible.

- Pedir a un alumno que piense un número y lo describa. Sus compañeros tendrán


que adivinar de qué número se trata. El alumno escribirá su descomposición en la
pizarra. Repetir el proceso varias veces.

- Representar con el material de aula un número hasta el 699. Pedir a un alumno que
lo diga en voz alta. Otro saldrá a la pizarra a escribir su descomposición y los demás lo
escribirán con cifras en sus cuadernos.

- Practicar con frecuencia el paso de unas expresiones a otras para consolidar el


sentido numérico en los alumnos. Partir de una cualquiera de ellas (cifras, letras,
descomposición, representación con el material o con un ábaco) y pedir a los alumnos
que, de manera individual o colectiva, obtengan las otras expresiones que tiene ese
número.

79
- Formar grupos de cuatro alumnos. A cada uno adscribir una forma de expresión
numérica (cifras, letras, descomposición, representación). El alumno que tiene
asociadas las cifras escribirá en una hoja un número menor que 699. Lo mostrará al
compañero a su derecha (sin que los otros lo vean). Este lo expresará en su forma. Su
compañero a la derecha verá su expresión, adivinará el número representado y lo
expresará en su forma. Así sucesivamente lo harán todos. Una vez completado el ciclo,
todos los alumnos del grupo comprobarán en común si todas las representaciones
corresponden al mismo número.

- Proponer a los alumnos que realicen en su cuaderno o en la pizarra algunas sumas


y restas llevando. Por ejemplo:
- 375 + 186 =
- 409  291 =
- 576  238 =
- 412  189 =

- Para empezar a estudiar las páginas 108 y 109, recordar con los alumnos las
diferentes monedas y billetes que conocen. Proponer actividades de trabajo sobre la
equivalencia entre euro y céntimo. Enunciar en voz alta un número de céntimos y pedir
que digan cuántos euros y céntimos son, y a la inversa.

- Coger distintas monedas del material y mostrarlas. Preguntar a los alumnos cuánto
dinero hay en total. Después, escribir en la pizarra las tres expresiones posibles.
Señalar que la coma separa el número de euros del número de céntimos. Trabajar el
paso de unas expresiones a otras, escribiendo en la pizarra una de ellas y pidiendo a
algún alumno que complete las otras dos. Repetir el proceso hasta comprobar que
todos manejan dichas expresiones y comprenden que la cantidad expresada es la
misma.

- Llevar a clase distintos catálogos comerciales. Varios alumnos elegirán un precio


marcado, saldrán a la pizarra y lo escribirán y leerán de las tres formas vistas. Los
demás comprobarán sus respuestas.

- Comentar las situaciones de compra planteadas en las páginas 108 y 109. Hacer ver
la necesidad de pasar 1 euro a céntimos para restar. Mostrar la importancia de calcular
correctamente el dinero que nos falta (o el cambio que nos deben dar en otras
situaciones).

80
- Proponer a los alumnos que jueguen a las compras, con el fin de que se enfrenten a
situaciones prácticas de manejo de dinero. Pedirles que traigan envases de diferentes
productos y márquelos con un precio. Dividir la clase en grupos y que cada equipo
organice una tienda con unos cuantos artículos y monedas de su material. La mitad de
los alumnos de cada grupo hará de vendedores y la otra mitad de compradores. Luego,
se intercambiarán los papeles. Después pedir a varias parejas que representen para
los demás alumnos un ejemplo de situación de compra, verbalizando el proceso. El
alumno que compra dirá qué artículo quiere comprar, cuánto cuesta, qué monedas va a
entregar y qué cambio deben devolverle en cada caso. El alumno vendedor dirá cómo
calcula el cambio y qué monedas entrega para darlo. En un primer momento los
precios pueden ser sencillos (en céntimos), para que tanto comprador como vendedor
puedan hacer las operaciones utilizando el cálculo mental. Después, si los cálculos son
más difíciles, puede ser conveniente la realización de las operaciones en la pizarra.

- Pedir a los alumnos que completen series numéricas en las que aparezcan cambios
de centenas, como las siguientes.
- 493 - 498 - ___ - ___ - ___
- 278 - 288 - ___ - ___ - ___

- Al estudiar las páginas 110 y 111, con los relojes del material de aula recordar a los
alumnos la representación y lectura de las horas “en punto” e “y media”. Mostrar
algunos ejemplos y pedir a algún alumno que salga a representar otros que el profesor
diga en voz alta. Hacer hincapié en que en los relojes digitales la cifra de los minutos
en las horas “en punto” es 00 y en las horas “y media” es 30, señalando su relación con
que una hora son 60 minutos.

- Comentar con los alumnos cómo van moviéndose las agujas para pasar de una hora
a otra a lo largo del día. Con los relojes del material de aula ir representando las horas
de cuarto en cuarto, diciendo en voz alta cómo se lee cada hora. Caracterizar la
representación de las horas “y cuarto” y “menos cuarto” en los dos tipos de relojes.
Como regla mnemotécnica comentar a los alumnos que “menos cuarto” es equivalente
a “y tres cuartos”, y dejar claro que un cuarto de hora son 15 minutos y tres cuartos son
45 minutos.

- Es importante realizar actividades con tiempos transcurridos, como la actividad 4 de


la página 111. Mostrar que se trata de sumar (o restar) el tiempo transcurrido a la hora
dada como dato.

- Enunciar una hora en voz alta y pedir a los alumnos que la representen utilizando el
reloj analógico de su material. Corregir la representación y después pedir a un alumno
que salga a representarla en el reloj digital del material de aula.

- Dibujar en el reloj digital del material de aula una hora. Pedir a un alumno que la lea
en voz alta. Sus compañeros deberán representar dicha hora con el reloj analógico de
su material.

81
- Dibujar en el reloj analógico del material de aula una hora. Un alumno la leerá en
voz alta y saldrá a escribirla en el reloj digital de la misma lámina.

- Representar una hora en el reloj analógico o digital del material de aula. Preguntar a
los alumnos qué hora marcaba el reloj 1 hora antes, 2 horas antes, 1 hora después, 2
horas después… Una vez consensuada la hora en cada caso propuesto, uno de ellos
saldrá a representarla en el otro reloj.

- Agrupar a los alumnos por parejas. Uno de ellos representará una hora en el reloj de
su material (o bien la enunciará en voz alta) y dirá un tiempo (3 horas antes, 2 horas
después…). Su compañero tendrá que representar, usando su material, la hora que
marcaba (o marcará) el reloj en ese momento.

- Proponer a los alumnos la realización de distintas sumas y restas llevando y sin


llevar.

- Para empezar a estudiar las páginas 112 y 113, representar en la pizarra un gráfico
de barras sencillo y recordar a los alumnos cómo se interpreta. Hacerles preguntas
para comprobar que comprenden esta representación gráfica. Señalar que la altura de
cada barra es igual al número de veces que se repite cada dato.

- Analizar con los alumnos la primera situación planteada en la página 112. Señalar
que debemos levantar una barra para cada tipo de animal, y que la altura de dicha
barra debe ser igual al número de veces que aparece cada uno. Comentar la
importancia de ser cuidadosos en la representación, para que la información que ofrece
el gráfico sea correcta. Realizar otras preguntas, aparte de las que se proponen, para
fomentar la comprensión de este tipo de representaciones. Por ejemplo: “¿Qué animal
ha visto menos veces? ¿Qué animal ha visto 4 veces? ¿De qué colores vendió más de
5 camisetas?”.

- Puede ser interesante realizar una encuesta en clase (preguntando a cada alumno
su color favorito, comida preferida, número de piezas de fruta que come al día…), y
pedir después a los alumnos que agrupen y recuenten los datos obtenidos (técnica
vista en la unidad 2), los expresen en forma de tabla y realicen el gráfico de barras.

- Pedir a los alumnos que busquen gráficos de barras en distintas fuentes (o


aportarlos). Trabajar con ellos la interpretación, y obtener en común una tabla donde
aparezcan los datos numéricos. Después, proporcionarles hojas cuadriculadas donde
el profesor haya dibujado y graduado los ejes de coordenadas y pedirles que
representen el gráfico de barras asociado a los datos. Trabajar con distintas escalas del
eje vertical para un mismo gráfico, y llevar a cabo una puesta en común en la que los
alumnos comenten las similitudes y diferencias entre los distintos gráficos.

82
- Pedir a los alumnos que planteen actividades de razonamiento lógico similares a las
de la página 113. Decirles que pueden usar como modelos las trabajadas variando
ligeramente los datos ofrecidos. Cada alumno planteará una actividad y la resolverá,
para comprobar que está bien planteada. Después, el profesor puede pedir a algunos
que salgan a la pizarra y la planteen para que la clase la resolver, o bien agruparlos en
parejas y que los componentes de cada pareja se intercambien sus actividades y las
resuelvan. Cada uno comprobará si el otro la ha resuelto bien.

- Repasar las tablas del 2, del 3 y del 5, preguntando distintas multiplicaciones a los
alumnos. Si tienen dificultades, pueden ayudarse de las tablas.

- En la página 114 se trabajan los contenidos más relevantes de la unidad. Cuando el


profesor aprecie especiales dificultades por parte de los alumnos, o estime necesaria
más práctica, puede utilizar los Cuadernos de práctica o los materiales de Santillana
Cuadernos.

- Las situaciones de compra y el trabajo con el reloj pueden convertirse en excelentes


situaciones para trabajar en grupo, compartiendo y aprendiendo juntos. Invitar a los
alumnos a ayudarse en la realización de determinadas tareas, sin dejar por ello de
señalar también la importancia del trabajo individual para ir avanzando en el
conocimiento.

- Algunos de los aspectos trabajados durante el desarrollo de la unidad se prestan


especialmente a la colaboración con las familias. Son excelentes oportunidades para
trabajar en casa las situaciones de compraventa y las horas. Proponer a las familias
que los niños colaboren en las compras reales, en los cálculos de cambios…

- También pueden elaborar en una cartulina grande un horario de las actividades que
realizan los diferentes miembros de la familia, representando al lado, en relojes
analógicos y digitales, cada una de las horas.

Actividades específicas para desarrollar otras competencias básicas:

Competencia lingüística
- Al realizar la Lectura de la imagen de la página 104, procurar que todos los alumnos
expresen oralmente sus ideas de forma libre y con corrección, insistiendo en que
debemos dirigirnos a los demás de forma que nos entiendan, y respetar las ideas y
opiniones de los otros compañeros.

Aprender a aprender
- Hacer ver a los alumnos cómo, una vez más, los conocimientos adquiridos con
anterioridad (expresión de suma como multiplicación) se aplican en situaciones
posteriores. Señalar la utilidad de la memorización y su necesidad en algunos
aprendizajes.

83
Tratamiento de la información
- Insistir con los alumnos en las diferentes formas de expresión y representación de
un número. Comentar que podemos expresar una misma información de muy
diferentes maneras.

- Señalar que una misma cantidad de dinero total podemos expresarla con monedas
de muy distintas maneras. Realizar actividades de ese tipo.

- Comentar a los alumnos la presencia de los gráficos en la vida diaria y el hecho de


que podemos expresar una misma información o conjunto de datos de múltiples
maneras: sin agrupar, como tabla, como gráfico…

Competencia social y ciudadana


- Hacer ver la importancia del reciclaje para la conservación del medio ambiente.
Llevar a cabo, si es posible, iniciativas de este tipo en clase para fomentar la
concienciación de los alumnos.

- Al realizar actividades de compraventa, insistir con los alumnos en la importancia de


un manejo responsable del dinero y en la necesidad de calcular correctamente el
cambio en esas situaciones.

- Insistir una vez más, y siempre que sea necesario, en la necesidad del hábito de la
puntualidad, como muestra de respeto a los demás.

Interacción con el mundo físico


- Comentar con los alumnos la importancia de la medida del tiempo, y cómo la lectura
y representación de las horas es esencial para el desarrollo de nuestras actividades
diarias y para la organización de la sociedad.

- Mostrar a los alumnos la importancia de la medida del tiempo y de la interpretación


de las horas de los relojes en situaciones de la vida cotidiana.

Autonomía e iniciativa personal


- La resolución de actividades de razonamiento lógico representa un reto y un
contexto lúdico para los alumnos. Con ellos crean y practican estrategias propias de
razonamiento y resolución.

- La solución de problemas reales sencillos utilizando la suma o la resta facilita la


autonomía e iniciativa del alumno y su confianza en los avances alcanzados. Pedirles
de vez en cuando que expliquen el proceso que siguen para que sean conscientes de
su proceso de razonamiento y aprendizaje.

84
CRITERIOS DE EVALUACIÓN

 Construye, conoce y utiliza la tabla del 3.


 Descompone números del 600 al 699 en centenas, decenas y unidades.
 Lee, escribe y representa números del 600 al 699.
 Expresa una cantidad de dinero de distintas formas, pasando de unas a otras.
 Aplica la suma o la resta en situaciones de compra.
 Lee y representa en relojes analógicos y digitales horas “y cuarto”, y horas “menos
cuarto”.
 Representa datos en gráficos de barras.

85
MATEMÁTICAS 2.º CURSO
UNIDAD 10: UN MELÓN MUY PESADO

OBJETIVOS

 Reconocer el kilogramo como unidad de medida de masa.


 Conocer y utilizar la abreviatura del kilogramo.
 Estimar pesos de objetos.
 Leer, escribir, representar y descomponer números del 700 al 799.
 Completar series numéricas y escribir números a partir de su descripción.
 Construir y memorizar la tabla del 4.
 Calcular multiplicaciones sin llevar por una cifra (de números de dos cifras y de tres
cifras).
 Inventar la pregunta para que un problema se resolver realizando una operación dada.

CONTENIDOS

 El kilogramo.

 Estimación de pesos.
 Lectura, escritura, representación y descomposición de números del 700 al 799.
 Construcción y memorización de la tabla del 4.
 Cálculo de multiplicaciones sin llevar.
 Invención de la pregunta para que un problema se resolver con una operación dada.

 Gusto e interés por la presentación clara y limpia de las operaciones.


 Valoración de la utilidad de las multiplicaciones y la medida de pesos en la vida
cotidiana.

COMPETENCIAS BÁSICAS

Además de desarrollar la Competencia matemática, en esta unidad se contribuye al


desarrollo de las siguientes competencias:
- Competencia lingüística.
- Aprender a aprender.
- Tratamiento de la información.
- Competencia cultural y artística
- Competencia social y ciudadana.
- Autonomía e iniciativa personal.

86
METODOLOGÍA

Proceso de enseñanza y aprendizaje:

El proceso de enseñanza-aprendizaje en Matemáticas se construye a partir situaciones de


la vida real, muchas de ellas en forma de problema, a las que sigue un conjunto de
actividades donde se aplican los contenidos que se acaban de estudiar.

Este proceso comienza en la unidad 10 –como en el resto de las unidades– con el


programa Lectura de la imagen. En la doble página inicial de la unidad 10 se incluye una
fotografía en la que se puede apreciar una escena de compra en una frutería. Esta
fotografía inicial, y las preguntas que se formulan en la sección Lectura de la imagen,
permiten al alumno aproximarse al tema objeto de estudio y activar conocimientos
previos. A partir del texto del cuadro informativo inicial se desarrollan una serie de
actividades de expresión oral y escrita.

Después se presentan las diversas tareas de la unidad: Contamos tulipanes, Contamos


de 4 en 4 y Unas ricas manzanas. Mediante un trabajo secuenciado se pretende
conseguir que los alumnos comprendan los conceptos y procedimientos tratados en cada
tarea y los apliquen en situaciones reales y cotidianas para ellos. El trabajo secuencial
comienza con una lectura del apartado Lee y comprende, donde se plantean los nuevos
conceptos a través de un problema resuelto; seguida de una serie de actividades
secuenciadas por grado de dificultad en el apartado Practica para que el alumno aplique
lo aprendido. Al final de cada una de estas dobles páginas se incluye un apartado de
Cálculo mental, en el que se trabaja esta capacidad, o un apartado de Dictado de
números, con números hasta el 799.

El trabajo de la unidad 10 se completa con el programa Solución de problemas, donde se


enseñan los pasos a seguir para inventar una pregunta de modo que un problema se
resuelva haciendo una operación dada. Para trabajarlos se proponen varias actividades
guiadas para los alumnos.

Como cierre, a partir de la resolución individual de una serie de actividades de síntesis


basadas en los contenidos fundamentales de toda la unidad y del programa Soy capaz
de…, el alumno recuerda y practica dichos contenidos y el profesor puede verificar si los
alumnos los han comprendido y asimilado adecuadamente.

Tras finalizar la unidad se propone una doble página de repaso trimestral.

Sugerencia de temporalización:

2.ª y 3.ª semanas de marzo.

87
Recursos:

- Matemáticas 2.
- Guía didáctica de Matemáticas 2.
- Fichas 33, 34, 35 y 39 de refuerzo.
- Ficha 10 de ampliación.
- Ficha 10 de control.
- Números a la carta. Fichas 23 y 24.
- Cuaderno de práctica segundo trimestre.
- Santillana Cuadernos.

ACTIVIDADES Y SUGERENCIAS DIDÁCTICAS

- Para empezar la unidad, pedir a los alumnos que comenten sus experiencias con el
peso y los instrumentos de medida: “¿Cuánto pesas? ¿Pesas más o menos que tu
hermano? ¿Con qué aparatos podemos saber el peso de una persona? ¿Has usado
alguno?”.

- Solicitar a los alumnos que observen la imagen de la página 116 y comenten


libremente lo que ven en ella. Centrar su atención en la etiqueta donde aparece el peso
de la fruta expresado en kilos y su precio, y también en la balanza. Preguntarles qué
significan las letras kg. Hacer a los alumnos las preguntas propuestas y otras que
estime oportunas.

- Hacer una puesta en común en la que los alumnos indiquen situaciones en las que
es necesario conocer el peso de las cosas, o contextos donde aparezcan pesos:
ascensores, vehículos de carga… Para conseguir que los alumnos interioricen el kilo,
es fundamental que lleven a clase objetos y los manipulen, tanto de ese peso (kilo de
azúcar, botella de agua de 1 litro…) como de mayor y de menor peso. Explicarles cómo
funciona la balanza (si es posible, llevar una a clase) y señalar la utilidad del medio kilo
y del cuarto de kilo para expresar la masa de objetos menos pesados que un
kilogramo.

- Organizar la clase en grupos de pocos alumnos y entregar a cada uno revistas y/o
folletos de publicidad de supermercados y una cartulina dividida en tres partes iguales.
Explicar que cada grupo debe elegir, recortar y pegar en la cartulina artículos o
productos una vez que los hayan clasificado según su peso: mayor, menor o igual a un
kilo. Luego, realizar una puesta en común con los alumnos en la que cada uno de los
grupos exprese cómo ha efectuado el trabajo. Exponga las cartulinas que han realizado
en las paredes de la clase para que todos las puedan ver y les sirvan para fijar
conceptos.

88
- Preparar distintos objetos y una báscula. Pedir a un alumno que salga y escoja un
objeto, y que lo sopese diciendo si pesa un kilo, más de un kilo o menos de un kilo.
Después, se valorará su estimación obteniendo el peso real con la báscula.

- Si es posible, resulta de gran interés mostrar a los alumnos distintos instrumentos de


medida de masa: balanza, báscula, romana… Mostrarles cómo funciona cada uno.
Señalar la importancia de contar con una unidad de medida común para todos. El
profesor puede comentar, si lo estima conveniente, alguna unidad de medida antigua o
de su Comunidad Autónoma.

- Pedir a los alumnos que escriban en sus cuadernos una lista con nombres de
objetos que pesen más de 1 kg, 1 kg y menos de 1 kg.

- Para empezar a estudiar las páginas 118 y 119, escribir en la pizarra los números
156, 516 y 615. Pedir a los alumnos que los digan en voz alta y solicitar a uno de ellos
que salga y escriba la descomposición de los tres. Señalar que las cifras son las
mismas, pero que son números diferentes. Hacer ver la importancia del valor
posicional.

- Utilizando el material de aula, realizar la representación del número 746. Decir cómo
se lee y se escribe. Enunciar otro número y pedir a los alumnos que lo representen con
su material. Después, pedir a alguno de ellos que lo diga en voz alta, otro saldrá a la
pizarra a escribirlo y un tercero escribirá su descomposición. Se puede realizar la
misma actividad con la ayuda de un ábaco. Al trabajar las series indicar la importancia
de analizar la relación entre los primeros términos para poder continuarla. Señalar que
deben restar el menor al mayor para encontrar el patrón de formación.

- Para reforzar la comprensión del valor posicional de las cifras, hacer preguntas
similares a las siguientes: “Si al número 473 le quitamos 2 decenas, ¿qué número
queda? ¿Y si al número 678 le sumamos una centena? ¿Qué número obtengo si al
307 le cambio la cifra de las decenas por la de las unidades y viceversa?”.

- Formar grupos de cuatro alumnos y asignar a cada uno una forma de expresión
numérica: cifras, letras, descomposición y representación con su material. Por turno
irán eligiendo y expresando un número en la forma que les corresponde (sin expresarlo
oralmente) y sus tres compañeros lo expresarán de las suyas. Los cuatro irán
determinando la corrección de todas las expresiones. Una variante posible es que
usted expresar un número en voz alta o con un ábaco y cada alumno lo exprese de la
forma que tiene asignada.

89
- Escribir en la pizarra estos números: 324, 780, 626, 547, 419 y hacer preguntas
como estas:
- ¿En qué número la cifra de las centenas es 7?
- ¿En cuál la cifra 5 es igual a 500 unidades?
- ¿En qué número no necesitas las unidades al representarlo con el material?
- ¿Cuál es el número siguiente a 419?
- ¿Cuál es el número anterior a 780?

- Pedir a los alumnos que vayan haciendo distintas preguntas similares a las
anteriores. De esta manera, potencian en gran medida su comprensión numérica.

- Proponer a los alumnos que realicen en su cuaderno o en la pizarra algunas restas


llevando. Por ejemplo:
- 735  297 =
- 596  189 =

- Para empezar a trabajar con las páginas 120 y 121, escribir en la pizarra varias
sumas de sumandos iguales (utilizando también el 4) para que los alumnos las
expresen como multiplicaciones.

- Proceder de forma análoga a como se hizo con las tablas anteriores para construir la
tabla del 4. Formar grupos de alumnos y pedirles que hagan 40 bolitas de plastilina.
Pedirles que hagan 1, 2, 3, … 10 grupos de 4 bolitas y que escriban en un folio la suma
y la multiplicación correspondiente a cada agrupación (4 + 4 = 8 ; 4 x 2 = 8 ). Repasar
con los alumnos las tablas que ya conocen y la tabla del 4. Para ello, escribir en la
pizarra varias multiplicaciones y pedir a los alumnos que digan oralmente el resultado
de cada una. Si no lo recuerdan, pueden consultar las tablas de su material. Mostrar, al
realizar la actividad 4 de la página 121, la utilidad de la multiplicación en situaciones
cotidianas.

- Escribir en la pizarra multiplicaciones con su resultado en las que falte el factor que
multiplica al 4 (4 x ___ = 20) y preguntar a los alumnos qué número es el que falta.
Dejarles usar las tablas primero, y después, cuando hayan alcanzado un nivel de
interiorización suficiente, pedirles que lo hagan sin utilizarlas. Proponer también
problemas sencillos similares al propuesto en la actividad 4 de la página 121.

- Dibujar en la pizarra el siguiente cuadro con el resultado de varias multiplicaciones.

10 21 24
15 18 16
14 27 25

- Escribir multiplicaciones (3 x 5) cuyo resultado sea un número del cuadro. Los


alumnos deberán decir cuál de ellos es. Mostrar que distintas multiplicaciones dan igual
resultado (2 x 6 y 3 x 4). Recordarles también la propiedad conmutativa (3 x 4 = 4 x 3).

90
- Preparar tarjetas rotuladas con las multiplicaciones de las tablas conocidas por los
alumnos y otras con sus resultados (el profesor puede prepararlas todas e ir utilizando
en cada momento del curso las tarjetas de las tablas que quiera trabajar). Colocar las
tarjetas de las multiplicaciones desordenadas en una fila y sus productos en otra,
también desordenados. Los alumnos irán levantando por turno una tarjeta de cada fila.
Si el producto levantado corresponde a la multiplicación levantada, el alumno deberá
decirlo y se retirarán (o dejarán boca arriba) ambas tarjetas. Si no se corresponden, se
dejarán como estaban en su sitio.

- Hacer que los alumnos copien en el cuaderno la tabla del 4 y la tabla del 10.

- Para empezar a trabajar con las páginas 122 y 123, repasar con los alumnos las
tablas que conocen hasta el momento. Hacerles ver la importancia de su memorización
para poder realizar correctamente y con agilidad los cálculos.

- Leer en común el problema propuesto en la página 122 y pedir a los alumnos que
razonen cómo podría hallarse el número total de manzanas. Mostrar que podría
hacerse sumando 4 doce veces, o bien de otra forma, multiplicando 4 x 12 o 12 x 4
(recordarles la propiedad conmutativa). Dejar muy claro el orden en que deben
multiplicarse las cifras: primero 4 por la cifra de las unidades, y después por la cifra de
las decenas. Cuando el profesor resuelva con la clase las actividades de las páginas
122 y 123, pedir siempre a algún alumno que diga en voz alta el proceso que se debe
seguir al hacer la multiplicación. De esta forma, se puede detectar si siguen el orden
correcto. En las multiplicaciones sin llevar el resultado final es el mismo, pero si no se
habitúan a seguir un orden correcto pueden tener muchos problemas a la hora de
hacer las multiplicaciones llevando. Señalar que en algunos casos al multiplicar un
número de dos cifras por otro de una cifra obtenemos como resultado un número de
tres cifras. Resolver el problema en común y proponer a los alumnos actividades
similares.

- Escribir la siguiente tabla en la pizarra y pedir a los alumnos que la copien en su


cuaderno.

10 20 70 90 100 120
x2
x3
x4

Pedir a distintos alumnos que salgan a la pizarra, calculen una de las multiplicaciones
(diciendo en voz alta lo que hacen en cada momento) y escriban el resultado en la
tabla.

- Proponer a los alumnos sumas llevando y sin llevar para que las realicen en la
pizarra o en su cuaderno.

91
- Para empezar a estudiar las páginas 124 y 125, recordar los pasos a seguir a la
hora de resolver un problema. Hacer hincapié en que los datos (ya sean extraídos de
un texto o un dibujo) y la pregunta son las claves para decidir qué tipo de operación hay
que realizar para resolver el problema. Plantear problemas muy sencillos y pedirles que
digan qué operación hay que realizar para resolverlos.

- Realizar en común con los alumnos la primera situación propuesta en la página 124.
Es importante que reconozcan y separen los datos, y que entiendan cómo, a partir de
ellos y de la pregunta que elaboremos, tendremos que aplicar diferentes operaciones.
Señalar que una vez hayan inventado la pregunta, deberán resolver el problema para
comprobar si al hacerlo utilizan la operación que se les pide. Es aconsejable, al realizar
en común el primer problema, que los alumnos aporten libremente sus preguntas e ir
comprobando con toda la clase si con cada pregunta el problema se resuelve con la
operación pedida (una suma) o no.

- Pedir a la clase que, usando el enunciado del primer problema de la página 124
(señalar que los datos no varían), planteen una pregunta para que dicho problema se
resuelva con una resta. Por ejemplo: “¿Cuántas piezas ha colocado Luis más que
María?”.

- Escribir en la pizarra varios problemas y pedir a los alumnos que los copien en sus
cuadernos. A continuación decirles que tienen que inventar una pregunta, que
consideren adecuada a los datos de cada problema, y resolverlo. Por ejemplo:
- Los alumnos del colegio se van de excursión mañana. Viajarán en 2 autocares y en
cada autocar irán 52 niños.
- Para el comedor del colegio trajeron 40 cajas con botellas de agua y ya se han
gastado 27.
- María tenía 98 cromos de superhéroes y le han regalado otros 35.
Señalar a los alumnos que en este caso no se les indica la operación, pero que deben
deducirla a partir de la situación. Hacer una puesta en común una vez que los hayan
intentado resolver por sí mismos.

- Dividir la clase en parejas. Cada alumno escribirá en un papel el enunciado de un


problema que se resuelva con la operación que el profesor previamente haya indicado.
Después se intercambiarán los problemas, cada uno escribirá la pregunta adecuada y
lo resolverá. Su compañero corregirá a continuación el problema. Hacer una puesta en
común con algunos ejemplos realizados por los alumnos.

- Plantear a los alumnos sumas y restas llevando.

- En la página 126 se trabajan los contenidos clave de la unidad: estimación de pesos,


escritura, descomposición y ordenación de números, la tabla del 4 y la multiplicación
sin llevar. Además, volvemos a repasar la suma y la resta llevando para que los
alumnos recuerden esos procedimientos.

92
Para reforzar aquellos aspectos en los que considere necesaria una práctica más
intensa, sugerimos los Cuadernos de práctica y los materiales de Santillana
Cuadernos.

- Los momentos de compra pueden resultar muy adecuados para que las familias
trabajen la interiorización del kilo y las medidas de masa. En el supermercado pueden
estimar distintos pesos de envases, comprobar sus estimaciones, sopesar dos envases
diferentes y hacer hipótesis sobre cuál pesa más…

- Por otra parte, la práctica de las tablas de multiplicar en contextos lúdicos familiares
es un factor motivador muy importante para conseguir un manejo fluido de ellas (juegos
con premios, juegos de memoria con tarjetas…).

Actividades específicas para desarrollar otras competencias básicas:

Competencia lingüística
- Aprovechar la realización de Lectura de la Imagen de la página 116 para ampliar el
vocabulario de los alumnos. Explicarles el significado del término “abreviatura” y
señalar el ejemplo de kg y kilogramo.

- Insistir a los alumnos en la necesidad de una correcta comunicación verbal y escrita


a la hora de aportar nuestras propias ideas y estructurar el pensamiento, tanto a nivel
matemático como en cualquiera de las situaciones diarias.

Aprender a aprender
- Dialogar con los alumnos sobre la importancia de la observación en contextos
cotidianos para potenciar el aprendizaje de las matemáticas. Hacerles conscientes de
que sus actitudes son decisivas a la hora de adquirir nuevos conceptos y afianzar los
ya conocidos.

- Hacer ver a los alumnos cómo, poco a poco, van avanzando en el trabajo con
números mayores y cómo lo que ya aprendieron les hace avanzar más deprisa en el
conocimiento.

- El cálculo de multiplicaciones más complejas, como las de esta doble página, puede
servir para que los alumnos valoren la utilidad de lo que habían aprendido hasta el
momento sobre esta operación y para que vean que su esfuerzo les ayuda a progresar.

Tratamiento de la información
- Hacer que los alumnos tomen conciencia de las distintas formas en las que puede
venir expresada una misma información: texto, gráfico, medios audiovisuales… Indicar
que los números también los podemos expresar de maneras diferentes.

93
- Hacer ver a los alumnos cómo poco a poco van desarrollando la habilidad de
analizar la información para elaborar respuestas a situaciones problemáticas.

Competencia cultural y artística


- En la actividad 4 de la página121 se menciona un mural que los niños han realizado
con hojas secas. Comentar la importancia del arte como forma de expresión personal.
El profesor puede proponerles actividades similares en las que practiquen también las
tablas de multiplicar.

Autonomía e iniciativa personal


- La memorización de las tablas y la resolución de problemas sencillos utilizando la
multiplicación fomenta la perseverancia de los alumnos y les hace ver la utilidad de lo
que aprenden.

- Comentar con los alumnos cómo la creatividad también puede ser desarrollada en
las Matemáticas a la hora de inventar preguntas.

- Ayudar a que los alumnos se impliquen en la realización de los procesos


matemáticos que se utilizan en la resolución de problemas. Comentarles que debemos
aprender de nuestros errores para progresar.

Competencia social y ciudadana


- Al presentar la situación de Lee y comprende de la página 122 comentar a los
alumnos la importancia de una dieta sana y variada para un correcto desarrollo físico y
psíquico.

CRITERIOS DE EVALUACIÓN

 Conoce la unidad de masa: el kilogramo, y usa su abreviatura.


 Realiza estimaciones de pesos.
 Lee, escribe, representa y descompone números el 700 al 799.
 Averigua un número a partir de su descripción.
 Conoce y utiliza la tabla del 4.
 Calcula multiplicaciones sin llevar por una cifra.
 Inventa la pregunta correspondiente para que un problema se resolver utilizando una
operación dada.

94
MATEMÁTICAS 2.º CURSO
UNIDAD 11: VAMOS DE EXCURSIÓN

OBJETIVOS

 Reconocer el metro como unidad principal de longitud y usar su abreviatura (m).


 Aplicar la equivalencia entre el metro y el centímetro.
 Estimar longitudes de objetos.
 Utilizar la unidad de medida adecuada a cada contexto.
 Leer, escribir, descomponer y representar números del 800 al 899.
 Escribir números a partir de su descripción y ordenarlos.
 Resolver problemas de dos operaciones (suma y resta).
 Construir y utilizar la tabla del 6.
 Resolver problemas en los que hay que descubrir e inventar el dato que falta.

CONTENIDOS

 El metro.

 Utilización de la equivalencia entre metro y centímetro.


 Estimación de longitudes.
 Descomposición de un número del 800 al 899 en centenas, decenas y unidades.
 Lectura, escritura y representación de números del 800 al 899.
 Construcción de la tabla del 6.
 Multiplicación por 6.
 Problemas de dos operaciones (suma y resta).
 Descubrimiento e invención de datos en un problema.

 Presentación clara y ordenada de los cálculos.


 Interés por avanzar en la lectura y escritura de números cada vez mayores.
 Disfrute al resolver correctamente problemas.

COMPETENCIAS BÁSICAS

Además de desarrollar la Competencia matemática, en esta unidad se contribuye al


desarrollo de las siguientes competencias:
- Interacción con el mundo físico.
- Competencia lingüística.
- Tratamiento de la información.
- Competencia social y ciudadana.
- Competencia cultural y artística.
- Aprender a aprender.
- Autonomía e iniciativa personal.

95
METODOLOGÍA

Proceso de enseñanza y aprendizaje:

El proceso de enseñanza-aprendizaje en Matemáticas se construye a partir situaciones de


la vida real, muchas de ellas en forma de problema, a las que sigue un conjunto de
actividades donde se aplican los contenidos que se acaban de estudiar.

Este proceso comienza en la unidad 11 –como en el resto de las unidades– con el


programa Lectura de la imagen. En la doble página inicial de la unidad 11 se incluye una
fotografía en la que se pueden apreciar varias personas en el campo junto a una tienda de
campaña y un árbol. Al fondo se ve una montaña. Esta fotografía inicial, y las preguntas
que se formulan en la sección Lectura de la imagen, permiten al alumno aproximarse al
tema objeto de estudio y activar conocimientos previos. A partir del texto del cuadro
informativo inicial se desarrollan una serie de actividades de expresión oral y escrita.

Después se presentan las diversas tareas de la unidad: ¡Hagamos deporte!, ¡Feliz


cumpleaños! y Navegamos de 6 en 6. Mediante un trabajo secuenciado se pretende
conseguir que los alumnos comprendan los conceptos y procedimientos tratados en cada
tarea y los apliquen en situaciones reales y cotidianas para ellos. El trabajo secuencial
comienza con una lectura del apartado Lee y comprende, donde se plantean los nuevos
conceptos a través de un problema resuelto; seguida de una serie de actividades
secuenciadas por grado de dificultad en el apartado Practica para que el alumno aplique
lo aprendido. Al final de cada una de estas dobles páginas se incluye un apartado de
Cálculo mental, en el que se trabaja esta capacidad, o un apartado de Dictado de
números, con números hasta el 899.

El trabajo de la unidad 11 se completa con el programa Solución de problemas, donde se


enseñan los cuatro pasos a seguir para resolver un problema descubriendo e inventando
el dato que falta. Para trabajarlos se proponen varias actividades guiadas para los
alumnos.

Como cierre, a partir de la resolución individual de una serie de actividades de síntesis


basadas en los contenidos fundamentales de toda la unidad y del programa Soy capaz
de…, el alumno recuerda y practica dichos contenidos y el profesor puede verificar si los
alumnos los han comprendido y asimilado adecuadamente.

Sugerencia de temporalización:

1.ª quincena de abril.

96
Recursos:

- Matemáticas 2.
- Guía didáctica de Matemáticas 2.
- Fichas 30, 36, 37 y 38 de refuerzo.
- Ficha 11 de ampliación.
- Ficha 11 de control.
- Números a la carta. Ficha 25.
- Cuaderno de práctica tercer trimestre.
- Santillana Cuadernos.

ACTIVIDADES Y SUGERENCIAS DIDÁCTICAS

- Para empezar, pedir a los alumnos que digan situaciones en las que sea importante
conocer la longitud de un objeto y que digan cómo se expresa esa longitud. Comentar
que se usa un número y una unidad de medida (a veces suelen omitir la unidad).

- Pedir a los alumnos que observen la imagen de la página 130 y comenten


libremente qué les parece. Dirigir los comentarios hacia las alturas de los objetos que
aparecen en ella y aprovechar para detectar sus conocimientos previos y percepciones
sobre la longitud y su medida. Realizar después en común las preguntas propuestas.

- Mostrar a los alumnos una cinta métrica, un metro de carpintero, una regla…
Señalar cómo se usan, y que todos ellos están graduados de la misma forma. Indicar
que cada unidad (metro, centímetro) se utiliza en contextos diferentes, y escribir en la
pizarra la equivalencia. Hacer ver la importancia de contar con una unidad de medida
común para todos y comentar, si se considera oportuno, alguna unidad de medida de
longitud antigua o propia de su Comunidad Autónoma. Pedir a los alumnos que estimen
longitudes de objetos de clase y que las comprueben después midiendo.

- Dividir la clase en grupos y proporcionar a cada uno un cordel de 1 m y una regla.


Indicar a cada grupo que mida distintas cosas (largo y ancho del aula, largo de la
pizarra...). Hacerles ver que necesitamos el centímetro para medir longitudes
pequeñas, y comentar que, en las longitudes mayores de 1 metro, primero deben medir
los metros “completos” y luego, en centímetros, la parte que falta. Hacer después una
puesta en común con los resultados de todos los grupos. Practicar con los alumnos la
interpretación y elaboración de croquis sencillos con medidas tomadas por ellos
mismos (croquis de la clase, del comedor, del colegio…).

97
- La construcción de un metro por parte de los alumnos les ayuda a interiorizar la
longitud de esta unidad y les sirve como referencia para poder realizar estimaciones
mediante comparación con ella. Proporcionarles dos tiras largas de cartulina y pedirles
que las unan. Después, con la ayuda de la regla irán haciendo las marcas de los
centímetros y numerándolas consecutivamente. Hacerles ver que deben llegar hasta
100, ya que un metro son cien centímetros. Más tarde, pueden usar ese metro para
hacer estimaciones y mediciones en clase o en casa. Dejar clara la diferencia entre la
estimación y la medida real.

- Pedir a los alumnos que escriban en su cuaderno algunos ejemplos de situaciones


en las que utilizarían el centímetro o el metro para medir. Hacer después una puesta en
común en la pizarra.

- Para empezar a estudiar las páginas 132 y 133, pedir a los alumnos que digan cuál
será el número siguiente a 799. Dejarles que expresen sus ideas. Después, mostrar
que ya lo conocen de cuando estudiaron las centenas: es el número 800.

- Utilizando el material de aula, mostrar cómo se representa el número 836.


Representar algún otro número y pedir a los alumnos que digan en voz alta cuál es ese
número representado. Alguno de ellos saldrá a escribirlo con letras en la pizarra y a
descomponerlo. Especial interés tiene el trabajo con números que tengan la cifra 0 en
alguno de sus órdenes, y con números que tengan cifras repetidas cambiadas de lugar.
Con ellos se refuerza en gran manera la comprensión del valor posicional. A la hora de
trabajar con las series, mostrar la importancia de determinar el patrón de formación
(hacer en común la primera y dejar que ellos mismos completen la segunda). Mostrar
que en la actividad 5 de la página 133 hay varias soluciones posibles. Verificar que
recuerdan cómo ordenar números.

- Escribir en un papel un número de tres cifras y pedir a los alumnos que lo adivinen
haciendo preguntas que se contesten con sí o no. Por ejemplo: “El número de
centenas, ¿es mayor que 5? El de las decenas, ¿es menor que 9?”…

- Agrupar a los alumnos por parejas. Uno de ellos representará con su material un
número del 800 al 899, y el otro, viendo la representación, lo escribirá con letras. La
actividad puede variarse, de manera que el primer alumno escribir un tipo de expresión
y su compañero otro, para que ambos trabajen todas las expresiones posibles.
Otra variante es que el primer alumno represente un número con su material dejando
sin representar las decenas o/y las unidades. Después, dirá a su compañero cuál es el
número anterior (o posterior) al que ha representado. El segundo alumno dirá cuál es el
número buscado y completará la representación.

98
- Escribir en la pizarra un número. Los alumnos deberán decir descripciones distintas
de ese número (“Es el siguiente a 875”, “Su cifra de las decenas es 4 y …”). En cada
caso, señalar a los alumnos (o preguntarles) si esas descripciones determinan
exactamente a ese número, o bien son descripciones que cumplen también otros
números además de él. El profesor puede pedirles que todas las descripciones sean
exactas o no, según lo estime oportuno.

- Proponer a los alumnos que realicen en su cuaderno o en la pizarra multiplicaciones


sin llevar.
- 122 x 4 =
- 301 x 2 =
- 41 x 5 =

- Para empezar a trabajar con las páginas 134 y 135, proponer a los alumnos una
sencilla situación que puedan resolver de forma manipulativa. Pedirles que hagan tres
grupos de distinto número de barras de su material y que calculen cuántas barras hay
en total. Solicitar a algunos de ellos que digan cómo han hecho el cálculo paso a paso.
Señalar que hay que hacer dos sumas consecutivas.

- Leer la situación del problema de la página 134. Preguntar a los alumnos cómo
creen que podría resolverse. Dejarles que aporten libremente sus ideas y que razonen
el proceso que seguirían. Señalar que primero debemos hallar cuántos pasteles había
mediante una suma, y después, en el siguiente paso, obtener los que quedan mediante
una resta. Si se estima necesario, en los primeros casos se les puede plantear como
ayuda una pregunta intermedia (¿cuántos pasteles había en total?). Esto les puede
ayudar a diferenciar mejor las dos operaciones que deben realizar. Algunos de los
problemas planteados pueden resolverse de más de una manera; por ello es
importante dejar a los alumnos libertad para que piensen y aporten las formas de
resolución que estimen adecuadas. Si todos los han resuelto de una misma manera,
pedirles que los resuelvan de otra forma alternativa dándoles alguna pequeña
indicación.

- Enunciar una situación en la que haya que hacer dos operaciones para resolverla y
pedir a los alumnos que verbalicen los procesos y cálculos a realizar. Después, hacer
que sean ellos quienes inventen otras posibles situaciones problemáticas diciendo qué
operaciones habría que hacer.
- Quiero mandar una carta a todos mis amigos. Ayer envié unas cuantas y hoy, otras
pocas. Necesito saber cuántas me faltan por enviar.
- Tenía dinero en la hucha. Mi madre me dio un poco más y mi padre también. Quiero
saber cuánto dinero tengo ahora.
- Copiar en la pizarra el siguiente problema y las supuestas operaciones que lo
solucionan:
Un agricultor cosechó en un día 345 kg de naranjas y otros 123 kg al día siguiente. Se
estropearon 27 kg. ¿Cuántos kilos podrá vender el agricultor?
345  123 = 222 222 + 27 = 249

99
Solución: Podrá vender 249 kilogramos.
Pedir a los alumnos que localicen y razonen los errores cometidos en la resolución.
Después, pedir a alguno de ellos que salga a la pizarra y lo resolver correctamente,
verbalizando en cada momento lo que está haciendo.

- Proponer a los alumnos distintas sumas y restas llevando para que las realicen en
sus cuadernos.
- 127 + 689 =
- 709  612 =
- 875  486 =

- Para empezar a estudiar las páginas 136 y 137, repasar con los alumnos las tablas
de multiplicar trabajadas hasta este momento. Escribir en la pizarra sumas de
sumandos iguales con el 6 como sumando, y pedir a los alumnos que las expresen en
forma de multiplicación.

- Hacer que los alumnos construyan de manera manipulativa la tabla del 6. Formar
grupos pequeños y repartir a cada uno 60 garbanzos, clips... Pedirles que vayan
haciendo 1, 2, 3, 4… grupos de 6 elementos y anoten las multiplicaciones obtenidas y
sus resultados (iguales al número total de elementos que tienen en cada caso):
6 x 1 = 6, 6 x 2 = 12…

- Escribir en la pizarra las siguientes multiplicaciones: 2 x 6 = , 3 x 6 =, 4 x 6 =, 5 x 6


= . Pedir a los alumnos que digan sus resultados y escribirlos a continuación de cada
una de ellas. Después, recordarles la propiedad conmutativa de la multiplicación y pedir
a un alumno que salga y escriba, bajo cada multiplicación de las anteriores, la que se
obtiene cambiando de orden sus factores (el 6 quedará en primer lugar). Señalar que el
resultado de ambas es el mismo. Mostrar a los alumnos cómo, al sabernos algunas
tablas, podemos calcular multiplicaciones de otras tablas, que todavía no conocemos,
aplicando esta propiedad.

- Escribir en tarjetas iguales las multiplicaciones de la tabla del 6, y en otras tarjetas


los resultados de dichas multiplicaciones. Colocar en una fila las tarjetas de las
multiplicaciones descolocadas y boca abajo, y en otra fila las tarjetas de los productos
también descolocadas. Cada alumno volteará una tarjeta de cada fila, y dirá si el
producto se corresponde con la multiplicación. Si se corresponden, se retirarán, y si no,
se volverán a colocar donde estaban. El profesor puede añadir las tarjetas de algunas
de las tablas ya vistas anteriormente si lo cree conveniente. De esta forma, los alumnos
practican las tablas y la memoria.

100
- Entregar a los alumnos una hoja fotocopiada en la que aparezca un recorrido
dividido en casillas en blanco (20 por ejemplo). Decir una multiplicación de las tablas
conocidas por los alumnos. Los alumnos escribirán en la primera casilla el resultado
que corresponde a esa multiplicación. Decir en voz alta el resultado correcto. Los
alumnos que hayan acertado saltarán a la casilla siguiente, y escribirán en ella el
resultado de la próxima multiplicación. Si han fallado, borrarán la respuesta errónea y
deberán rellenar de nuevo esa casilla con el siguiente resultado. Repetir el proceso
hasta completar el recorrido.

- Pedir a los alumnos que escriban en su cuaderno con claridad y limpieza la tabla del
6.

- Para empezar a estudiar las páginas 138 y 139, repasar con los alumnos las partes
de un problema y las fases de su resolución. Plantear problemas muy sencillos en los
que sea evidente que falta un dato. Por ejemplo: “Luis tiene 5 chicles rojos y algunos
verdes. ¿Cuántos chicles tiene en total Luis?”. Pedir a los alumnos que expliquen cómo
lo resolverían y dejarles que comenten sus opiniones.

- Realizar con los alumnos paso a paso el primer problema de la página 138. Señalar
que nos falta conocer el número de alumnos del segundo grupo. Comentar que el valor
que podemos dar a ese número es el que nosotros deseemos y que, por tanto, el
resultado variará según ese valor, aunque el proceso de resolución será el mismo
siempre sea cual sea el número que elijamos. Pedirles que sigan ellos mismos
resolviendo el problema. Corregir en común el segundo problema después de que los
alumnos hayan intentado resolverlo ellos solos. Señalar que, en este caso, el valor que
podemos dar a los zumos bebidos no es cualquier número, sino que debe ser menor o
igual que 124, el número de zumos inicial (no pueden beberse más zumos de los que
había al principio). Hacer ver que para resolver este problema hay que realizar una
resta, sea cual sea el valor que demos al dato que falta.

- Escribir en la pizarra varios enunciados de problemas en los que falte un dato. Por
ejemplo:
- Pablo y su hermana Lucía tienen dinero ahorrado. Pablo tiene 12 euros. ¿Cuánto
dinero tienen entre los dos?
- Un repartidor de periódicos lleva un total de 45 paquetes. En el primer quiosco ha
dejado unos pocos paquetes y en el segundo, el resto. ¿Cuántos paquetes ha
dejado en el segundo quiosco?
Darles un tiempo para que los resuelvan en sus cuadernos, y después hacer una
puesta en común en la pizarra.

101
- Aunque suponga una mayor dificultad para los alumnos, el profesor puede formar
parejas y pedir que cada alumno de la pareja invente el enunciado de un problema en
el que falte un dato. Ayudarles con las dudas que vayan teniendo o facilitar, si se estima
necesario, algún tipo de pista (pueden tomar como modelos los ya trabajados en
clase). Pedirles que los intercambien e intenten resolverlos. Después, el profesor puede
proponer a algunos alumnos que salgan a la pizarra, lean el problema que les han
planteado y expliquen oralmente el proceso que han seguido para resolverlo. La clase
determinará si lo han hecho bien o no.

- Animar a las familias a que realicen con sus hijos diferentes medidas de objetos
cotidianos de la casa, usando la regla y la cinta métrica, así como estimaciones de
longitudes usando expresiones como “es más largo que”, “mide más de”...

- También es importante que las familias se impliquen para ayudar a los niños en la
memorización de las tablas y la resolución de problemas de dos operaciones. En el
primer caso, son aconsejables actividades de tipo lúdico, y en el segundo son
momentos adecuados las situaciones de compra y otros contextos en los que aprecien
la utilidad de lo que han aprendido.

Actividades específicas para desarrollar otras competencias básicas:

Interacción con el mundo físico


- Comentar con los alumnos la importancia de la medida para la comprensión del
mundo que les rodea y la comunicación con los demás. Señalar la necesidad de
expresar las medidas con corrección, tanto en su valor numérico como en su unidad
pertinente.

- Hacer ver a los alumnos cómo el conocimiento de las medidas de longitud posibilita
una mejor comprensión de situaciones cotidianas y hace posible la resolución de
problemas.

Competencia lingüística
- Al llevar a cabo la Lectura de la imagen de la página 130 procurar que todos los
alumnos expresen libremente, en orden y con claridad, sus opiniones y vivencias.

- Hacer ver a los alumnos la importancia de leer con mucha atención los enunciados
de los problemas, prestando atención a los datos que nos ofrecen y al proceso que
tiene lugar en ellos, ya que nos indicará las operaciones a realizar.

- Hacer ver a los alumnos las características del lenguaje matemático y poner algunos
ejemplos de su notación (signos de las operaciones, nombres de los términos). Señalar
la importancia de usarlo correctamente.

102
Tratamiento de la información
- Insistir con los alumnos en la importancia de comprender las distintas maneras en
que se puede presentar la información para así poder adquirir conocimiento. Mostrar el
ejemplo de las representaciones diferentes de un número.

Competencia social y ciudadana


- Al presentar la situación de partida de la página 132, comentar la importancia de la
práctica deportiva para un buen estado de salud. Señalar que debe realizarse siempre
de forma adecuada a nuestra edad y nuestro estado físico.

Competencia cultural y artística


- Al realizar la actividad 1 de la página 134, mostrar la importancia de las expresiones
artísticas como forma de desarrollo personal. Animarlos a expresarse artísticamente de
forma libre y sin miedos.

Aprender a aprender
- La utilización práctica de las tablas en la resolución de problemas y en situaciones
reales permite a los alumnos darse cuenta de la utilidad de lo aprendido y les estimula
en su proceso de conocimiento. Animarlos a seguir avanzando y aprendiendo.

- Dialogar con los alumnos y señalar que poco a poco van conociendo mejor las
formas de resolver problemas, y que eso les sirve para poder resolver situaciones que
se les presenten.

Autonomía e iniciativa personal


- Comentar con los alumnos la importancia de analizar las relaciones entre los datos
que nos proporciona el enunciado, para poder determinar tanto la operación a realizar
como la posible ausencia de algún dato necesario. Animarlos a ser autónomos y a
crear sus propias estrategias de análisis y resolución.

- Animar a los alumnos en su desempeño para que perciban sus avances como un
hecho positivo que les permite tomar decisiones, actuar y mejorar.

CRITERIOS DE EVALUACIÓN

 Identifica el metro como unidad principal de longitud.


 Utiliza la equivalencia entre metro y centímetro.
 Estima longitudes de objetos comparándolas con el metro.
 Descompone números del 800 al 899 en centenas, decenas y unidades.
 Lee, escribe y representa números del 800 al 899.
 Resuelve problemas aplicando dos operaciones (suma y resta).
 Conoce y utiliza la tabla del 6.
 Resuelve problemas en los que hay que descubrir e inventar el dato que falta.

103
MATEMÁTICAS 2.º CURSO
UNIDAD 12: EL CALENDARIO

OBJETIVOS

 Conocer los meses del año y el número de días de cada uno.


 Utilizar el calendario para situar sucesos.
 Leer, escribir, descomponer y representar números del 900 al 999.
 Construir la tabla del 7 a partir de sumas de sumandos iguales.
 Memorizar y aplicar la tabla del 7.
 Resolver problemas de dos operaciones (suma o resta y multiplicación).
 Interpretar gráficos de barras de dos características.

CONTENIDOS

 Contenidos
 El calendario.
 Los meses del año.

 Manejo del calendario.


 Descomposición de números hasta el 999 en centenas, decenas y unidades.
 Lectura, escritura y representación de números hasta el 999.
 Construcción de la tabla del 7.
 Multiplicación por 7.
 Resolución de problemas de dos operaciones (suma o resta y multiplicación).
 Interpretación de gráficos de barras de dos características.

 Valoración de la utilidad del calendario en la vida cotidiana.


 Interés por aprender y utilizar las tablas de multiplicar.

COMPETENCIAS BÁSICAS

Además de desarrollar la Competencia matemática, en esta unidad se contribuye al


desarrollo de las siguientes competencias:
- Competencia lingüística.
- Competencia social y ciudadana.
- Aprender a aprender.
- Competencia cultural y artística.
- Autonomía e iniciativa personal.
- Tratamiento de la información.

104
METODOLOGÍA

Proceso de enseñanza y aprendizaje:

El proceso de enseñanza-aprendizaje en Matemáticas se construye a partir situaciones de


la vida real, muchas de ellas en forma de problema, a las que sigue un conjunto de
actividades donde se aplican los contenidos que se acaban de estudiar.

Este proceso comienza en la unidad 12 –como en el resto de las unidades– con el


programa Lectura de la imagen. En la doble página inicial de la unidad 12 se incluye una
fotografía en la que se pueden apreciar dos personas mirando un calendario. Esta
fotografía inicial, y las preguntas que se formulan en la sección Lectura de la imagen,
permiten al alumno aproximarse al tema objeto de estudio y activar conocimientos
previos. A partir del texto del cuadro informativo inicial se desarrollan una serie de
actividades de expresión oral y escrita.

Después se presentan las diversas tareas de la unidad: ¡Cuántos alumnos!, De 7 en 7 y


La colección de cuentos. Mediante un trabajo secuenciado se pretende conseguir que los
alumnos comprendan los conceptos y procedimientos tratados en cada tarea y los
apliquen en situaciones reales y cotidianas para ellos. El trabajo secuencial comienza con
una lectura del apartado Lee y comprende, donde se plantean los nuevos conceptos a
través de un problema resuelto; seguida de una serie de actividades secuenciadas por
grado de dificultad en el apartado Practica para que el alumno aplique lo aprendido. Al
final de cada una de estas dobles páginas se incluye un apartado de Cálculo mental, en el
que se trabaja esta capacidad, o un apartado de Dictado de números, con números hasta
el 999.

El trabajo de la unidad 12 se completa con el programa Interpretamos gráficos de barras y


Razonamiento, donde se enseñan los pasos a seguir para interpretar un gráfico de barras
de dos características y para completar series lógicas. Para trabajarlos se proponen
varias actividades guiadas para los alumnos.

Como cierre, a partir de la resolución individual de una serie de actividades de síntesis


basadas en los contenidos fundamentales de toda la unidad y del programa Soy capaz
de…, el alumno recuerda y practica dichos contenidos y el profesor puede verificar si los
alumnos los han comprendido y asimilado adecuadamente.

Sugerencia de temporalización:

2.ª quincena de abril.

105
Recursos:

- Matemáticas 2.
- Guía didáctica de Matemáticas 2.
- Fichas 36, 40, 41 y 42 de refuerzo.
- Ficha 12 de ampliación.
- Ficha 12 de control.
- Números a la carta. Ficha 25, 26 y 27.
- Cuaderno de práctica tercer trimestre.
- Santillana Cuadernos.

ACTIVIDADES Y SUGERENCIAS DIDÁCTICAS

- Para empezar la unidad, pedir a los alumnos que digan en voz alta fechas
significativas para ellos: el día y mes de su cumpleaños, el de los miembros de su
familia, los meses de las vacaciones… Preguntarles también en qué día y mes están y
cómo lo saben.

- Hacer que los alumnos observen la fotografía de la página 142 y comentar


brevemente la estructura del calendario (semanas, meses) y su interpretación
(nombres de los meses, abreviaturas de los días de la semana, colores rojo y negro de
los días). Después, plantear las preguntas propuestas aprovechando para despejar
posibles ideas erróneas.

- Enseñar a los niños un truco fácil para recordar cuántos días tiene cada mes del
año. Consiste en unir los dos puños y al primer nudillo de la mano izquierda asignarle
enero; al primer hueco entre nudillos, febrero; al siguiente nudillo de la mano izquierda,
marzo, y así correlativamente. Los meses que caen en nudillos tienen 31 días, el resto
tiene 30, excepto febrero. Realizar las actividades con ellos y plantear otras similares.
Pedirles, por ejemplo, que busquen en el calendario y digan el día y mes de fechas
concretas: el primer día del año, el día de Navidad, el cuarto jueves de julio, el segundo
sábado de noviembre...

- Escribir en el calendario del material de aula un mes, y en otro color, los últimos días
del mes anterior y los primeros del posterior. Mostrarlo y hacer distintas preguntas. Por
ejemplo:
- ¿Qué día de la semana es el día 4?
- ¿Qué día es el tercer viernes del mes?
- ¿Qué día de la semana fue el penúltimo día del mes pasado?
- ¿Qué día será el primer día del mes que viene?
- Hoy es día 21 y el médico me ha dado cita para dentro de tres días. ¿Qué día de la
semana tengo que ir al médico?
- Hace cuatro días fui al cine con mis amigos. Hoy es día 9. ¿Qué día de la semana
fui al cine?

106
- Utilizar el calendario de clase para llevar un registro diario de actividades o sucesos:
la asignatura que trabajan a primera hora, el tiempo que ha hecho, el número de
alumnos que ha faltado… De esta forma, toman conciencia del paso del tiempo y de la
duración de un mes. También se pueden representar más tarde los datos anotados (por
ejemplo, días soleados y nublados en cada semana) en un gráfico de barras de dos
características y trabajar la interpretación de ese gráfico al final de la unidad.

- Pedir a los alumnos que escriban en su cuaderno los meses del año y a su lado el
número de días que tienen.

- Para empezar a estudiar las páginas 144 y 145, comentar con los alumnos que con
el estudio de estos números, del 900 al 999, han completado el estudio de los números
en este curso, ya que los de cuatro cifras se verán el año siguiente.

- Decir en voz alta un número de tres cifras comprendido entre 900 y 999. Pedir a los
alumnos que lo representen con su material. Representarlo después con el material de
aula y escribirlo con letras en la pizarra. Señalar la similitud en las representaciones
con todos los números trabajados anteriormente. Recordar a los alumnos la técnica de
comparación de números de tres cifras (primero comparar las cifras de las centenas,
después las de las decenas y luego las de las unidades). Es interesante que realicen
por sí mismos la actividad 5 de la página 145 para determinar el mayor número de tres
cifras, e incluso, si lo estima oportuno, el profesor puede plantearles que piensen cuál
será el número siguiente al 999.

- Realizar otro dictado de números para que los alumnos lo realicen en sus
cuadernos. En él, además de escribir cada número con cifras, pedirles que escriban
también la expresión que usted les señalar para cada uno (“915, escribirlo también con
letras”, “904, expresarlo en forma de suma de centenas, decenas y unidades”).

- Escribir con cifras o letras varios números en la pizarra y pedir a los alumnos que los
representen con su material. Volver a insistir en el paso de unas expresiones a otras,
de manera que los alumnos trabajen todas ellas: cifras, letras, descomposición y
representación. También se puede decir en voz alta la descripción de un número
(“Tiene 9 centenas y 2 decenas”) y pedir a los alumnos que digan en voz alta qué
número es. Después, solicitarles que lo expresen en algunas de las otras formas ya
mencionadas.

- Agrupar a los alumnos en pequeños grupos y pedirles que cada uno escriba en una
tarjeta un número de tres cifras. El objetivo es ordenar los números de las tarjetas de
menor a mayor (o viceversa). Para ello, los alumnos, por turno, irán colocando sus
números, situando su tarjeta en la posición que le corresponda respecto a las otras ya
colocadas. Preguntarles qué pasaría con el orden final de los números de las tarjetas si
el orden de los alumnos al colocarlas hubiera sido diferente. Hacerles ver que el orden
final solo depende de los números colocados.

107
- Proponer a los alumnos que realicen en su cuaderno o en la pizarra las siguientes
multiplicaciones:
- 3x5= -6x4=
- 2x8= -4x4=
- 5x9= -3x6=
- 4x5= -5x7=

- Para empezar a estudiar las páginas 146 y 147, repasar con los alumnos las tablas
ya aprendidas en unidades anteriores. Trabajar también la expresión de sumas, con el
7 como sumando repetido, en forma de multiplicación.

- Pedir a los alumnos que construyan la tabla del 7 con material manipulativo de forma
análoga a como hicieron en unidades anteriores. Trabajar con ellos el problema
propuesto, señalando la utilidad de la multiplicación para hacer cálculos de manera
rápida y sencilla. Recordarles la propiedad conmutativa antes de realizar la última
actividad y mostrar, apoyándose en los ejemplos del cartel, cómo podemos averiguar
multiplicaciones de tablas que no conocemos a partir de otras ya conocidas aplicando
esta propiedad. Pedir a los alumnos que la resuelvan por sí mismos y corregirla en
común.

- Recordar a los alumnos que 1 semana son 7 días y plantearles preguntas similares
a
- las siguientes: “¿Cuántos días hay en 3 semanas? ¿Y en 4 semanas? ¿Y en 8
semanas?”. Pedirles que digan el resultado en voz alta, indicando también la operación
que han efectuado para calcularlo, y que después escriban en su cuaderno esa
operación y su resultado. De esta forma, trabajan la tabla del 7 y el tiempo.

- Escribir en unas tarjetas las multiplicaciones de la tabla del 7 y en otras, los


resultados. Colocar cada tipo de tarjetas en una fila desordenándolas. Después, los
alumnos irán levantando una tarjeta de cada fila y determinando si la multiplicación y el
producto se corresponden. Si es así, se retiran. Si no, se dejan donde estaban. El
profesor puede añadir las tarjetas de algunas de las tablas ya trabajadas hasta ahora.
Para trabajar la propiedad conmutativa, se puede indicar a los alumnos que al levantar
una pareja correcta digan en voz alta la multiplicación que se obtiene al cambiar los
factores de orden y su resultado.

- Formar pequeños grupos de alumnos y pedir a cada grupo que hagan 7 tarjetas
rojas con los números del 1 al 7 y 11 tarjetas azules con los números del 0 al 10. Cada
alumno, por turno, tomará una tarjeta roja y otra tarjeta azul, multiplicará el primer
número por el segundo y dirá el resultado. El resto del grupo comprobará si es correcto
o no.

108
- Escribir en la pizarra multiplicaciones en las que falte un factor, por ejemplo
7 x ___ = 28. Los alumnos deberán decir cuál es el número que falta. Pueden ayudarse
de las tablas al principio, para intentar adivinarlo sin ellas después.

- Pedir a los alumnos que escriban en sus cuadernos de forma clara y limpia la tabla
del 7.

- Para empezar a estudiar las páginas 148 y 149, trabajar con materiales
manipulables problemas muy sencillos. Formar pequeños grupos y entregar a cada uno
tres parejas de fichas (por ejemplo, de su material) y un grupo aparte de cuatro fichas.
Pedirles que digan cuántas fichas tienen en total y que digan paso a paso cómo han
calculado ese resultado. Hacer ver cómo primero hay que calcular una multiplicación y
después una suma.

- Trabajar a fondo con los alumnos el problema resuelto de la página 148. Señalar
que se realizan dos operaciones y que en este caso una de ellas es una multiplicación.
Mostrar la importancia de analizar cuidadosamente qué es lo que nos cuenta el
enunciado, y señalar la utilidad de plantearse preguntas intermedias en estas primeras
aproximaciones a los problemas de dos operaciones; por ejemplo: “¿Cuántos cuentos
tiene la colección?”. Estrategias posibles que pueden seguir son la división del
problema en dos partes, así como la verbalización del proceso que van a realizar sin
mencionar los números concretos ni hacer operaciones (suelen tener tendencia a
centrarse en las operaciones concretas y empezar a calcular rápidamente, en lugar de
pensar qué deben hacer). Pedirles que resuelvan el resto de los problemas y luego
corregirlos en la pizarra y comprobar los resultados.

- Plantear a los alumnos distintos problemas sin indicarles cuántas operaciones tienen
que hacer para resolverlos. El profesor puede proponerles también, si lo estima
pertinente, algunos en los que no se trabajar con todos los datos. Por ejemplo:
- En la frutería de mi barrio se venden al día 6 cajas de manzanas, 2 cajas de peras, 3
cajas de naranjas y 4 melones. ¿Cuántas cajas de fruta se venden en total?
- Juan compró 4 sobres de 5 cromos cada uno y 3 regalices. Después, regaló 6
cromos a María. ¿Cuántos cromos le quedaron?

- Escribir los signos + ,  y x en tres tarjetas y guardarlos en una bolsa. Pedir a un


alumno que saque dos tarjetas. Anotar en la pizarra los signos en el orden en que han
salido. Proponer a la clase construir entre todos un problema que se resolver haciendo
esas operaciones y en ese orden. Pedirles que primero construyan una situación en la
que haya que hacer la primera operación para resolverla, y después que la modifiquen
para que tengan que hacer la segunda de las operaciones extraídas. Ayudarles con
pequeñas pistas, o pedirles que tomen como modelos los problemas que se han
trabajado en esta doble página.

109
- Para empezar a trabajar en las páginas 150 y 151, recordar con los alumnos todo lo
que ya han aprendido anteriormente sobre los gráficos de barras de una característica.
Representar en la pizarra un gráfico sencillo, y recordar cómo se interpretaba
cualitativamente, mirando la altura de las barras, y cuantitativamente, mediante la
escala del eje vertical. Hacerles distintas preguntas: “¿Cuál es el valor que más se da?
¿Y el que menos?”.

- Centrar la atención de los alumnos sobre el gráfico de la página 150, y pedirles que
observen que en cada curso aparecen dos barras de colores diferentes. Explicarles que
cada color se corresponde con una actividad (natación o inglés). Pedirles que se fijen a
qué altura llega cada una de las barras y con qué número se corresponde en el eje,
para ir completando conjuntamente la tabla de datos que aparece en la página. Señalar
que, comparando en cada curso la altura de las dos barras, podemos saber qué
actividad se hace más, y que, comparando todas las barras del gráfico que tienen un
mismo color (tantas como cursos), sabemos en cuál de los cursos se hace más esa
actividad. Animar a los alumnos a contestar de forma individual las preguntas
propuestas. Después, realizar una puesta en común y pedir a algún alumno que
explique sus respuestas.

- Pedir a los alumnos que busquen en periódicos, u otras fuentes, gráficos de barras
de dos características (o dibujarlos mismo en la pizarra). Trabajar su interpretación con
preguntas realizadas por el profesor en primer lugar, y luego pedir a los alumnos que
planteen también preguntas ellos mismos. Pueden tomar como modelos las preguntas
realizadas en la página 150. También puede resultar interesante dibujar en la pizarra un
gráfico de barras colocado de forma horizontal y plantear a los alumnos distintas
preguntas. Señalar que el proceso de interpretación que se aplica a este gráfico es el
mismo que el seguido antes.

- Pedir a los alumnos que modifiquen ligeramente las actividades de la página de


Razonamiento (página 151), y creen algunas actividades similares ellos mismos.
Después, las propondrán a sus compañeros. También se les puede proponer que las
hagan sin imitar las ya trabajadas, a partir de algunas indicaciones, por ejemplo: “Iniciar
una serie en la que se gire una figura”, “Escribir los primeros números de una serie en
la que haya en cada hueco un número y un polígono”. Es muy interesante ver hasta
dónde puede llegar su creatividad. Resolver en una puesta en común en clase algunas
de las series planteadas.

- Proponer actividades de repaso de las tablas ya conocidas.


Las respuestas pueden ser orales o por escrito, según lo estime más oportuno el
profesor.

- Solicitar la colaboración familiar para la memorización de las tablas de multiplicar. Es


muy oportuno y conveniente que los alumnos observen la implicación de sus familiares
en su aprendizaje, ya que constituye un gran elemento motivador para ellos.

110
- El profesor puede sugerir también a las familias que faciliten a sus hijos algunos
pasatiempos como minisudokus (apropiados a su edad), sopas de letras (numéricas o
de otro tipo), búsqueda de diferencias entre dos imágenes aparentemente idénticas,
etc., para potenciar el desarrollo de su razonamiento lógico.

Actividades específicas para desarrollar otras competencias básicas:

Competencia lingüística
- Aprovechar la realización de la Lectura de la imagen de la página 142 para animar a
los alumnos a que expresen con claridad y corrección, tanto a nivel oral como escrito,
días del año significativos para ellos. Explicarles la importancia del orden cronológico al
relatar procesos.

- El trabajo con los números ordinales y la realización de actividades de razonamiento


lógico potencian la comprensión de enunciados escritos y la adquisición y uso de
vocabulario matemático.

Competencia social y ciudadana


- Comentar con los alumnos la utilidad del calendario y la medida del tiempo en la
vida cotidiana (fechas de cumpleaños, citas del médico, salida de un viaje). Señalar la
importancia de saber usar el calendario.

- Señalar que el colegio es un lugar en el que conviven muchas personas. Mostrar la


necesidad de respetar a los demás y usar adecuadamente los espacios comunes.

- Hablar con los alumnos sobre la importancia del tiempo en la organización de la


sociedad y cómo es necesario el uso del calendario para organizar nuestra vida.
Hacerles comprender que el aprendizaje realizado les será de gran utilidad.

Aprender a aprender
- Felicitar a los alumnos por los logros obtenidos en su aprendizaje al finalizar el
estudio de los números de tres cifras. Hacerles valorar que su esfuerzo se traduce en
resultados y que poco a poco van ampliando sus conocimientos matemáticos.

- Animar a los alumnos a explicar a sus compañeros sus razonamientos al resolver


los ejercicios, e insistir en la necesidad de expresarse con claridad para ser
comprendidos por los demás.

Competencia cultural y artística


- En las páginas146 y 147 aparecen dibujos de actividades artísticas. Comentar a los
alumnos la importancia de la expresión personal a través del arte para fomentar el
desarrollo de la creatividad.

Autonomía e iniciativa personal

111
- La memorización de las tablas requiere una implicación personal importante. Premie
el esfuerzo de los alumnos y los progresos que vayan consiguiendo para que no se
desalienten en su empeño.

- Potenciar en los alumnos la actitud de superación ante las dificultades que puedan
encontrar a la hora de solucionar problemas. Dialogar con ellos sobre la importancia de
buscar estrategias y de seguir las fases de resolución que ya conocen.

- Motivar a los alumnos para aplicar todos los conocimientos adquiridos en la


resolución de problemas. Guiarles en la aplicación de las fases de resolución e ir poco
a poco disminuyendo su intervención para ayudarles a ganar autonomía en su trabajo y
autoestima por los logros obtenidos.

Tratamiento de la información
- Mostrar a los alumnos la importancia de analizar cuidadosamente qué datos nos
ofrece el enunciado, qué relaciones existen entre ellos y cómo podemos aplicarlas para
resolver el problema.

CRITERIOS DE EVALUACIÓN

 Conoce el nombre de los meses del año y su número de días.


 Utiliza el calendario en situaciones cotidianas.
 Descompone números hasta el 999 en centenas, decenas y unidades.
 Lee, escribe y representa números del 900 hasta el 999.
 Conoce y utiliza la tabla del 7.
 Resuelve problemas de dos operaciones (suma o resta y multiplicación).
 Interpreta gráficos de barras de dos características.

112
MATEMÁTICAS 2.º CURSO
UNIDAD 13: ¡MIRA EL AVIÓN!

OBJETIVOS

 Construir figuras simétricas mediante doblado y recorte.


 Reconocer si una línea divide a una figura en dos partes simétricas.
 Completar una figura simétrica en una cuadrícula.
 Construir la tabla del 8 a partir de sumas de sumandos iguales.
 Memorizar y aplicar la tabla del 8.
 Reconocer el litro como medida de capacidad y su abreviatura.
 Estimar capacidades.
 Repartir en partes iguales los elementos de un grupo.
 Identificar la división como reparto en partes iguales.
 Resolver problemas por ensayo y error.

CONTENIDOS

 La simetría.
 El litro.

 Construcción de figuras simétricas.


 Reconocimiento de las líneas que dividen a una figura en dos partes simétricas.
 Construcción de la tabla del 8.
 Multiplicación por 8.
 Estimación de capacidades.
 Repartos en partes iguales.
 Resolución de problemas por ensayo y error.

 Disfrute al reconocer simetrías en la realidad y el arte.


 Presentación clara y ordenada de la tabla del 8.
 Curiosidad por estimar la capacidad de recipientes cotidianos.
 Valoración de la importancia de la división como forma de reparto en partes iguales.

COMPETENCIAS BÁSICAS

Además de desarrollar la Competencia matemática, en esta unidad se contribuye al


desarrollo de las siguientes competencias:
- Competencia cultural y artística.
- Competencia lingüística.
- Tratamiento de la información.
- Aprender a aprender.
- Interacción con el mundo físico.
- Autonomía e iniciativa personal.
- Competencia social y ciudadana.

113
METODOLOGÍA

Proceso de enseñanza y aprendizaje:

El proceso de enseñanza-aprendizaje en Matemáticas se construye a partir situaciones de


la vida real, muchas de ellas en forma de problema, a las que sigue un conjunto de
actividades donde se aplican los contenidos que se acaban de estudiar.

Este proceso comienza en la unidad 13 –como en el resto de las unidades– con el


programa Lectura de la imagen. En la doble página inicial de la unidad 13 se incluye una
fotografía en la que se puede apreciar un avión en vuelo visto desde abajo. Esta fotografía
inicial, y las preguntas que se formulan en la sección Lectura de la imagen, permiten al
alumno aproximarse al tema objeto de estudio y activar conocimientos previos. A partir del
texto del cuadro informativo inicial se desarrollan una serie de actividades de expresión
oral y escrita.

Después se presentan las diversas tareas de la unidad: De 8 en 8, Medimos en litros yen


partes iguales. Mediante un trabajo secuenciado se pretende conseguir que los alumnos
comprendan los conceptos y procedimientos tratados en cada tarea y los apliquen en
situaciones reales y cotidianas para ellos. El trabajo secuencial comienza con una lectura
del apartado Lee y comprende, donde se plantean los nuevos conceptos a través de un
problema resuelto; seguida de una serie de actividades secuenciadas por grado de
dificultad en el apartado Practica para que el alumno aplique lo aprendido. Al final de cada
una de estas dobles páginas se incluye un apartado de Cálculo mental, en el que se
trabaja esta capacidad, o un apartado de Dictado de números, con números hasta el 999.

El trabajo de la unidad 13 se completa con el programa Solución de problemas, donde se


enseñan los pasos a seguir para resolver un problema aplicando el método de ensayo y
error. Para trabajarlos se proponen varias actividades guiadas para los alumnos.

Como cierre, a partir de la resolución individual de una serie de actividades de síntesis


basadas en los contenidos fundamentales de toda la unidad y del programa Soy capaz
de…, el alumno recuerda y practica dichos contenidos y el profesor puede verificar si los
alumnos los han comprendido y asimilado adecuadamente.

Sugerencia de temporalización:

1.ª quincena de mayo.

114
Recursos:

- Matemáticas 2.
- Guía didáctica de Matemáticas 2.
- Fichas 43, 44 y 45 de refuerzo.
- Ficha 13 de ampliación.
- Ficha 13 de control.
- Números a la carta. Fichas 28 y 30.
- Cuaderno de práctica tercer trimestre.
- Santillana Cuadernos.

ACTIVIDADES Y SUGERENCIAS DIDÁCTICAS

- Para empezar, llevar a clase distintas fotografías de seres vivos u obras de arte en
las que haya trazado un eje de simetría. Pedir a los alumnos que las comenten
libremente.

- Establezca un diálogo con los alumnos para contestar las preguntas propuestas en
la página 154. Señalar la simetría del avión respecto a su eje vertical y pedir a los
alumnos que digan otros objetos simétricos.

- Es conveniente la construcción, por parte de los alumnos, de figuras simétricas


mediante doblado y recorte. Pedirles que creen sus propias figuras e indiquen, una vez
construidas, cuál es la línea que las divide en dos partes simétricas (coincide con la
línea de plegado). Eso les permite interiorizar el concepto y reconocer los ejes en otras
figuras. Señalar que el eje de simetría puede ser vertical, horizontal o inclinado. Al
realizar la actividad 1 de la página 155, pedirles que digan primero mentalmente qué
líneas son ejes; luego, en los casos en los que aprecie una mayor dificultad,
proporcióneles una figura real doblada para que comprueben la respuesta por sí
mismos. En la actividad 2, señalar la importancia de seguir un proceso ordenado: el
primer vértice dado está tres cuadrados a la izquierda del eje, luego su simétrico estará
tres cuadrados a la derecha…

- Pedir a los alumnos que dibujen en su cuaderno un polígono y que marquen en rojo
uno de sus lados. Después, deberán construir su simétrico respecto a ese lado.
Mostrarles un ejemplo utilizando la cuadrícula del material de aula.

- Para empezar a estudiar las páginas 156 y 157, repasar con los alumnos las tablas
trabajadas. Hacer especial hincapié en aquellas multiplicaciones cuyo segundo factor
es 8.

115
- Preguntar a los alumnos cómo piensan que podrían construir la tabla del 8 usando
materiales manipulables. Recordarles el proceso seguido en otras tablas y entrégueles
80 garbanzos, clips… Pedirles que vayan agrupando los elementos de 8 en 8, y
anotando en sus cuadernos las sucesivas multiplicaciones y sus resultados. Con la
cuadrícula del material de aula, recordarles cómo se colocaban los números para
multiplicar sin llevar. Trabajar el problema en común con toda la clase, de manera que
los alumnos aporten sus ideas para resolverlo. Señalar que debemos multiplicar y
después comparar para poder resolverlo.

- Al hacer la actividad 4 de la página 157, señalar que diferentes multiplicaciones (con


distintos factores o con los mismos factores cambiados de lugar) pueden tener el
mismo resultado. Recordarles la propiedad conmutativa de la multiplicación y pedirles
que digan, aplicando esta propiedad y sus conocimientos de las tablas ya vistas, cuáles
serán los resultados de las siguientes multiplicaciones: 8 x 2 =, 8 x 5 =, 8 x 3 =, 8 x 4 =,
8 x 6 =, 8 x 7 =.

- Practicar con los alumnos la tabla del 8 (y otras ya conocidas que el profesor estime
pertinentes), con el juego de memoria con tarjetas visto en unidades anteriores.

- Dibujar en la pizarra un cuadro con números que sean resultado de las


multiplicaciones de las tablas ya conocidas. Después, enunciar en voz alta una
multiplicación. Los alumnos deberán decir el resultado de la misma, y si el número está
escrito en el cuadro se tachará. Mostrar que distintas multiplicaciones pueden dar el
mismo resultado, y recordarles la propiedad conmutativa diciendo una misma
multiplicación con los factores cambiados.

- Pedir a los alumnos que inventen problemas reales que se puedan resolver con
multiplicaciones de las tablas vistas. Por ejemplo, para 8 x 2, “María compra 2 cajas de
bollos. Cada caja tiene 8 bollos. ¿Cuántos bollos compra en total?”.

- Proponer una “cadena de multiplicaciones”. Un alumno dirá una multiplicación en


voz alta y luego señalará a un compañero para que decir el resultado. Este lo dirá y
entre todos se comprobará su respuesta y se escribirá en la pizarra la multiplicación
con su resultado. Después, el segundo alumno dirá otra multiplicación y señalará a otro
compañero.

- Proponer a los alumnos actividades de repaso de lectura, escritura y


descomposición de números hasta el 999.

- Mostrarles distintos recipientes cotidianos (vaso de agua, botella de 1 litro, una


cuchara, una garrafa de 5 litros…) y presente el concepto de capacidad preguntando:
- ¿En qué recipiente cabe más agua?
- ¿En qué recipiente cabe menos agua?

116
Expresar que del recipiente en el que cabe más líquido decimos que tiene más
capacidad, y del recipiente en el que cabe menos líquido decimos que tiene menos
capacidad. Pedirles que ordenen los recipientes mostrados de menor a mayor
capacidad, y señalar la utilidad de tener una unidad de medida de capacidad.

- Caracterizar el litro como unidad principal de capacidad, y mostrar distintos envases


cuya capacidad sea 1 litro. Es conveniente que los alumnos manipulen los envases
mostrados, e incluso trasvasen líquidos de unos a otros, para interiorizar el concepto de
litro. Hacerles ver (para deshacer un error común) que envases de distintas formas
pueden tener la misma capacidad. Realizar en común las actividades, dejando siempre
a los alumnos que las respondan por sí mismos primero. En la actividad 5 de la página
159 señalar que a igual altura de líquido en todos los envases, hay más líquido cuanto
más ancho es el envase.

- Dividir la clase en tres grupos. Entregar a cada uno de ellos una cartulina grande y
varias revistas o folletos publicitarios (también puede pedir que los traigan de casa).
Cada uno de los equipos se encargará de dividir la cartulina en tres zonas y después,
buscar, recortar y pegar recipientes cuya capacidad estimen que es mayor, igual o
menor que un litro, respectivamente. Lo harán de forma intuitiva (ya que no conocen
otras unidades diferentes al litro), practicando así la estimación. También se les puede
dar los recortes seleccionándolos previamente, y pedirles que los clasifiquen en uno de
los tres grupos.

- Pedir a los alumnos que traigan (o llevarlos) distintos recipientes. Después, ir


preguntándoles y anotando en la pizarra si ellos creen que su capacidad es mayor,
menor o igual que un litro. Para comprobar las respuestas puede hacer incluso
trasvases de líquidos de unos a otros. La estimación de la capacidad es un proceso
complicado, y resulta muy importante la manipulación de recipientes, tanto de formas
similares (para trabajar su relación con la anchura y altura) como diferentes (para evitar
una asociación irreflexiva entre forma y capacidad).

- Pedir a los alumnos que realicen dos listas: en una de ellas que escriban el nombre
de recipientes cuya capacidad sea mayor de un litro, y otra para una capacidad menor
que un litro. Hacer una puesta en común con las respuestas obtenidas.

- Para empezar a estudiar las páginas 160 y 161, proponer a los alumnos actividades
de reparto con material manipulable (por ejemplo, las barras, monedas o billetes de su
material). Decirles que repartan 8 elementos en 4 grupos iguales, 8 elementos en 2
grupos iguales… Pedir a un alumno que explique cómo ha hecho el reparto y cuántos
elementos tiene cada uno de los grupos obtenidos.

117
- Dividir la clase en parejas y entregar a cada una 12 palillos y 4 bolsas. Pedirles que
hagan un reparto en partes iguales. Darles un tiempo y hacer que verbalicen el reparto
obtenido: “Se han repartido 12 palillos entre 4 bolsas. En cada bolsa hay 3 palillos”.
Escribir en la pizarra ese reparto en forma de división, y decir cómo se lee esa
expresión matemática. Después, pedirles que repartan los 12 palillos entre 2, 3 o 6
bolsas y que verbalicen cada reparto realizado. Pedir a varios alumnos que salgan a la
pizarra a escribir cada uno de los repartos en forma de división y que digan cómo se
lee. Más tarde, realizar con los alumnos la actividad 1 mostrando cómo hacer los
repartos con apoyo gráfico (sin utilizar material manipulable) y dejar que ellos mismos
realicen las demás. En la última, comentarles que ellos mismos pueden elegir el motivo
gráfico para hacer el dibujo y resolver el problema.

- Hacer grupos de dos o tres alumnos y darles a cada grupo 24 garbanzos.


Proponerles que los repartan en partes iguales en 2, 3 y 4 grupos. Para cada reparto
escribirán en una hoja la expresión en forma de división y la frase “En cada grupo hay
… garbanzos”. Hacer una puesta en común para comprobar que todos han realizado
bien los repartos. Más tarde, pedirles que hagan otros repartos de forma gráfica, con
motivos elegidos por ellos. Para cada reparto, escribirán también la división y la frase.
El profesor puede proponer también a los alumnos, si lo estima oportuno, que intenten
realizar repartos en los que sobre algún elemento.

- Proponer a los alumnos distintas sumas y restas llevando.

- Para empezar a trabajar con las páginas 162 y 163, plantear a los alumnos
situaciones en las que existan diferentes posibilidades, de forma que encuentren todas.
Por ejemplo: “Hemos sumado dos números y la suma que ha salido es 6. ¿Qué
números hemos sumado?”.

- Explicar a los alumnos que la técnica de ensayo y error consiste en hallar todas las
posibilidades e ir analizándolas una por una hasta encontrar la solución (o soluciones).
Mostrar la importancia de determinar todas las posibilidades sin olvidar ninguna y de
analizar todas ellas, aunque ya hayamos encontrado una solución. Enseñarles a seguir
un proceso ordenado para escribir las posibilidades: primer elemento con segundo,
primero con tercero, …, segundo con tercero, segundo con cuarto, …, penúltimo con
último. Realizar en común con ellos el primer problema, señalando la existencia de
varias soluciones posibles y déjeles que realicen ellos solos (o en parejas) el segundo.
Después, hacer una puesta en común para verificar si los alumnos han seguido
correctamente la estrategia. Aunque en el segundo ejercicio de la página 163 es
posible hallar la solución con una resta, señalar la importancia de seguir el proceso de
ensayo y error, y mostrar la versatilidad de esta estrategia para abordar situaciones
variadas.

118
- Proponer a los alumnos situaciones similares a las trabajadas en las páginas 162 y
163 para que apliquen esta técnica. Si el profesor lo estima oportuno, puede decirles
que las aporten ellos mismos modificando ligeramente los problemas trabajados
(variando el valor de los datos o el número de regalos). Por ejemplo:
- Celia tiene 25 euros ahorrados. Quiere comprar un regalo para cada una de sus tres
tías y no sabe cuáles puede comprar. Observa los cinco regalos que le gustan y
ayúdala.
1.º Pendientes: 12 € ; 2.º Collar: 15 €;
3.º Reloj: 8 €; 4.º Anillo: 7 €; 5.º Pañuelo: 3 €
Comprobar que los alumnos calculan todos los posibles tríos de regalos (ayudarles
comenzando el proceso de forma oral: “el primero con el segundo y el tercero, el
primero con el segundo y el cuarto…”) y determinan todas las soluciones.

- Proponer problemas como el siguiente para que los alumnos apliquen el ensayo y
error: “Si tengo una botella de 1 litro y otra de 2 litros, ¿cómo puedo llenar una garrafa
de 7 litros usando menos de dos veces la botella de 1 litro?”. Ayudar a los alumnos a
encontrar todas las posibilidades (sugerirles hacer un esquema gráfico) y determinar
cuáles son correctas.

- Escribir en la pizarra un menú con dos primeros platos, dos segundos y los precios
de todos. Pedir a los alumnos que escriban las cuatro comidas posibles y el precio de
cada una. Después, plantearles preguntas, por ejemplo: “¿Qué menú cuesta más de 10
euros?”.

- La familia es un contexto ideal para el trabajo con las unidades de medida, y en


concreto con el litro. Proponerles que realicen actividades de estimación de
capacidades, de trasvase de líquidos de unos recipientes a otros…

- Por otra parte, el estudio y la memorización de las tablas, así como su aplicación en
la resolución de problemas, pueden verse beneficiados si las familias colaboran con los
niños. La realización de juegos de memoria con tarjetas, o de adivinación del factor que
falta (en multiplicaciones del tipo 7 3 5 35), son actividades que el profesor puede
recomendarles para hacer en casa.

Actividades específicas para desarrollar otras competencias básicas:

Competencia cultural y artística


- Hablar con los alumnos acerca de la presencia de la simetría en la naturaleza y en el
arte. Proponerles actividades de construcción y trazado de figuras simétricas donde
desarrollen su creatividad.

119
Competencia lingüística
- Al realizar la Lectura de la imagen de la página 154 insistir en la participación de
todos los alumnos, y hacer que se expresen de un modo claro y correcto. Mostrar que
han incorporado un nuevo término matemático a su vocabulario y que deben utilizarlo
con propiedad.

Tratamiento de la información
- Mostrar cómo podemos expresar una misma información numérica de diferentes
maneras, bien en forma de suma repetida o como multiplicación.

Aprender a aprender
- Insistir con los alumnos en la conveniencia y utilidad de aplicar en la práctica los
conocimientos ya adquiridos, y mostrar cómo la multiplicación nos facilita en gran
manera los cálculos.

- Dialogar con los alumnos sobre la importancia de verbalizar de modo preciso el


proceso seguido a la hora de realizar un reparto en partes iguales, para afianzar el
aprendizaje y conseguir un mayor grado de comprensión.

- Dialogar con los alumnos y hacerles comprender que de los errores también se
aprende, y que no deben dejar que el miedo al fracaso les bloquee. Señalar que el
método de ensayo y error es una forma más de resolver múltiples situaciones.

Interacción con el mundo físico


- Indicar a los alumnos la importancia de la medida en multitud de situaciones
cotidianas y pedirles que aporten algunos ejemplos propios. Comentar alguna unidad
de medida de su Comunidad.

- Insistir con los alumnos en la necesidad de conocer las unidades de medida y de


utilizarlas adecuadamente en situaciones reales.

Autonomía e iniciativa personal


- Animar a los alumnos a que realicen diferentes medidas y estimaciones de
capacidad con recipientes de uso cotidiano, y a que valoren el sentido práctico de los
aprendizajes adquiridos.

- Señalar que las estrategias de resolución que van aprendiendo les permiten
enfrentarse a muchos problemas y resolverlos. Fomentar su autoestima, y felicíteles
por sus logros.

- Intentar que los alumnos se den cuenta de cómo los conocimientos aprendidos
tienen utilidad en situaciones reales, y animarlos a enfrentarse a ellas con confianza.

120
Competencia social y ciudadana
- Comentar con los alumnos la necesidad de realizar repartos equitativos (en partes
iguales) en diferentes situaciones cotidianas, como, por ejemplo, a la hora de formar
equipos para jugar, repartir comida...

CRITERIOS DE EVALUACIÓN

 Construye y reconoce figuras simétricas.


 Conoce y utiliza la tabla del 8.
 Resuelve problemas sencillos de multiplicación.
 Identifica el litro como unidad principal de capacidad.
 Estima la capacidad de diferentes recipientes.
 Reparte elementos en partes iguales apoyándose en dibujos.
 Reconoce la división como un reparto en partes iguales.
 Resuelve problemas mediante ensayo y error.

121
MATEMÁTICAS 2.º CURSO
UNIDAD 14: TARDE DE CINE

OBJETIVOS

 Calcular el tiempo transcurrido entre dos horas expresadas con relojes analógicos y
digitales.
 Construir la tabla del 9 a partir de sumas de sumandos iguales.
 Memorizar y aplicar la tabla del 9.
 Resolver problemas de multiplicación.
 Calcular el doble de un número.
 Hallar la mitad de un número.
 Resolver problemas de doble y mitad.
 Interpretar pictogramas.

CONTENIDOS

 Doble y mitad de un número.

 Cálculo del tiempo transcurrido entre dos horas dadas.


 Construcción de la tabla del 9 a partir de sumas de sumandos iguales.
 Multiplicación por 9.
 Cálculo del doble de un número.
 Cálculo de la mitad de un número.
 Resolución de problemas aplicando los conceptos de doble o mitad.
 Interpretación de pictogramas.

 Presentación clara y ordenada de la tabla del 9.


 Interés por calcular el doble o la mitad de un número.
 Curiosidad por obtener información de un pictograma.

COMPETENCIAS BÁSICAS

Además de desarrollar la Competencia matemática, en esta unidad se contribuye al


desarrollo de las siguientes competencias:
- Competencia cultural y artística.
- Competencia lingüística.
- Aprender a aprender.
- Competencia social y ciudadana.
- Autonomía e iniciativa personal.
- Tratamiento de la información.
- Interacción con el mundo físico.

122
METODOLOGÍA

Proceso de enseñanza y aprendizaje:

El proceso de enseñanza-aprendizaje en Matemáticas se construye a partir situaciones de


la vida real, muchas de ellas en forma de problema, a las que sigue un conjunto de
actividades donde se aplican los contenidos que se acaban de estudiar.

Este proceso comienza en la unidad 14 –como en el resto de las unidades– con el


programa Lectura de la imagen. En la doble página inicial de la unidad 14 se incluyen dos
fotografías en la que se pueden apreciar niños entrando y saliendo del cine, con dos
relojes visibles que marcan la hora de entrada y la hora de salida. Esta fotografía inicial, y
las preguntas que se formulan en la sección Lectura de la imagen, permiten al alumno
aproximarse al tema objeto de estudio y activar conocimientos previos. A partir del texto
del cuadro informativo inicial se desarrollan una serie de actividades de expresión oral y
escrita.

Después se presentan las diversas tareas de la unidad: De 9 en 9, ¿Doble o mitad? y


Problemas. Mediante un trabajo secuenciado se pretende conseguir que los alumnos
comprendan los conceptos y procedimientos tratados en cada tarea y los apliquen en
situaciones reales y cotidianas para ellos. El trabajo secuencial comienza con una lectura
del apartado Lee y comprende, donde se plantean los nuevos conceptos a través de un
problema resuelto; seguida de una serie de actividades secuenciadas por grado de
dificultad en el apartado Practica para que el alumno aplique lo aprendido. Al final de cada
una de estas dobles páginas se incluye un apartado de Cálculo mental, en el que se
trabaja esta capacidad, o un apartado de Dictado de números, con números hasta el 999.

El trabajo de la unidad 14 se completa con el programa Interpretamos pictogramas y


Razonamiento, donde se enseñan los pasos a seguir para interpretar un pictograma y
para completar series lógicas con figuras coloreadas. Para trabajarlos se proponen varias
actividades guiadas para los alumnos.

Como cierre, a partir de la resolución individual de una serie de actividades de síntesis


basadas en los contenidos fundamentales de toda la unidad y del programa Soy capaz
de…, el alumno recuerda y practica dichos contenidos y el profesor puede verificar si los
alumnos los han comprendido y asimilado adecuadamente.

Sugerencia de temporalización:

2.ª quincena de mayo.

123
Recursos:

- Matemáticas 2.
- Guía didáctica de Matemáticas 2.
- Fichas 46 y 47 de refuerzo.
- Ficha 14 de ampliación.
- Ficha 14 de control.
- Números a la carta. Fichas 28 y 29.
- Cuaderno de práctica tercer trimestre.
- Santillana Cuadernos.

ACTIVIDADES Y SUGERENCIAS DIDÁCTICAS

- Para empezar la unidad, dibujar en el material de aula distintas horas en los relojes
(primero la misma en los dos, y luego horas diferentes) y preguntar a los alumnos qué
hora marca cada uno.

- Pedir a los alumnos que comenten libremente qué ocurre en cada una de las dos
fotografías de la página 166. Preguntarles si alguna vez se han fijado en cuánto tiempo
dura una película. Realizar después una puesta en común para contestar las preguntas
propuestas. Verificar que reconocen las horas de ambos relojes y pedirles que
expliquen razonadamente cómo calcularían el tiempo transcurrido entre una hora y la
otra.

- Es útil apoyarse en el material, tanto el de aula como el de los alumnos, para


trabajar este contenido. Representar la hora inicial y mostrar cómo las agujas se
mueven. Hacer notar el número de horas que pasan (de 8 a 9, una hora, de 9 a 10, otra
hora, de 10 a 10 y media, media hora…) hasta llegar a la hora final. Señalar que es
necesario determinar primero el número de horas transcurridas y luego el de minutos.
En las páginas 166 y 167 trabajamos fundamentalmente el paso de horas completas y
horas y media (con un caso de horas y cuarto). Si se estima pertinente, se puede
trabajar con otras duraciones más complejas.

- Pedir a los alumnos que expresen una hora dada en sus relojes (dibujarla después
en la lámina de aula). Solicitarles que expresen la hora que será dentro de 1 hora, 2
horas…; hace 1 hora, 1 hora y media… Pedirles que expliquen cómo la han
representado. Representar en el reloj analógico del material de aula una hora.
Después, pedir a los alumnos que expresen en el reloj de su material otra hora (u hora
y media). Distintos alumnos saldrán a la pizarra, enseñarán la hora de sus relojes a sus
compañeros y estos dirán el tiempo transcurrido entre la hora del reloj de aula y la del
reloj del alumno.

124
- Dibujar “cadenas de relojes” (analógicos, digitales o incluso de ambos tipos). Se
trata de dibujar varios relojes consecutivos y entre ellos delimitar recuadros para los
tiempos. Se pueden dibujar, por ejemplo, dos relojes consecutivos completos y que los
alumnos rellenen, en el recuadro vacío entre ambos, el tiempo que ha transcurrido
entre las horas que marcan uno y otro; o bien dibujar un reloj completo y al lado uno sin
agujas o sin números, escribir un cierto tiempo transcurrido en el recuadro en medio de
ambos y que los alumnos completen el segundo reloj. Pedir a los alumnos que rellenen
toda la cadena.

- Pedir a los alumnos que escriban en su cuaderno los siguientes números y realicen
su descomposición en centenas, decenas y unidades: 829, 373, 402, 916, 541.

- Para empezar a estudiar las páginas 168 y 169, repasar con los alumnos las tablas
que ya conocen. Proponer especialmente aquellas multiplicaciones cuyo segundo
factor es 9, como preparación a las actividades de la página. Recordarles también la
propiedad conmutativa de la multiplicación.

- El profesor puede proponer la construcción de la tabla del 9 a partir de material


manipulativo, como ya se ha hecho con las otras tablas. Otra aproximación diferente es
obtenerla a partir de las tablas ya conocidas y de la propiedad conmutativa de la
multiplicación, como se muestra en la actividad 2 de la página 168, en la que se
obtienen algunos productos de la tabla del 9 (pueden obtenerse todos salvo 9 x 9).
Señalar la utilidad de la multiplicación para enfrentarse a situaciones reales y
resolverlas. Trabajar en común algunos ejemplos y dejar que los alumnos resuelvan por
sí mismos el resto.

- Decir en voz alta un número del 2 al 10 (por ejemplo, el 7). Un alumno dirá una
multiplicación de esa tabla (por ejemplo, 7 x 5). Su compañero de al lado dirá el
resultado (35). Después, enunciará otra multiplicación de esa tabla (por ejemplo, 7 x 8)
y el siguiente alumno la resolverá y dirá otra multiplicación. El profesor puede, en
cualquier momento, decir otro número en voz alta para cambiar de tabla.

- Enseñar a los alumnos este sencillo truco para repasar la tabla del 9. Hacerles que
extiendan las dos manos. Explicar que para calcular una multiplicación (por ejemplo,
9 x 7), basta con contar, desde el dedo meñique de la mano izquierda inclusive, tantos
dedos como indica el número que multiplica a 9 (en este caso 7) y doblar el dedo al que
llegamos (índice de la mano derecha). Contando primero los dedos que hay a la
izquierda del dedo doblado (6) y después los que hay a su derecha (3), obtenemos las
dos cifras que tiene el resultado de la multiplicación que estaba planteada (63).

- Plantear en la pizarra problemas sencillos de multiplicación. Dibujar un racimo con 9


uvas y una flor de 9 pétalos. Luego, pedirles que contesten a las siguientes preguntas.
- ¿Cuántas uvas hay en 5 racimos? ¿Y en 8 racimos? ¿Y en 6 racimos?
- ¿Cuántos pétalos hay en 3 flores? ¿Y en 6 flores?

125
Más tarde, el profesor puede proponer actividades similares para practicar todas las
tablas, con grupos de frutas de distinto número de elementos o flores que tengan
diferentes números de pétalos.

- Ir enunciando en voz alta multiplicaciones y pedir a los alumnos que las escriban y
resuelvan en sus cuadernos.
- 3x5 -4x6 -5x7
- 7x9 -8x9 -9x9

- Para empezar a estudiar las páginas 170 y 171, repasar con los alumnos la tabla del
2 y también las multiplicaciones de las tablas que tienen como segundo factor 2.
Realizar preguntas a los alumnos para averiguar lo que saben acerca de las palabras
doble y mitad.

- El uso de material manipulable es conveniente en la primera aproximación a este


contenido. Pedir a cada niño que coja 3 barras de su material. Después, decirles que
para tener el doble deben coger tantas como ya tienen. Señalar que el doble de 3 es 6,
3 x 2 = 6. Seguir un proceso similar con la mitad. Señalar que en ese caso deben
hacer, a partir de las 6 barras, dos grupos iguales, es decir, la mitad de 6 es 3, 6 : 2 = 3.
Proponerles, para que las realicen por sí mismos, otras actividades similares de cálculo
de doble y mitad de un número dado con material manipulable. Después, realizar en
común algunas actividades en las que se utilice un apoyo gráfico en el cálculo.
Finalmente, señalar que para calcular el doble multiplicamos el número por 2 y para
hallar la mitad lo dividimos entre 2.

- Realizar en común la actividad 4 de la página 171. Dejar que los alumnos vayan
haciendo pruebas hasta llegar a la solución. Señalar el caso especial del 0, en el que
su doble y mitad coinciden con él mismo.

- Escribir en la pizarra las siguientes frases y números y pedir que los niños las
relacionen con flechas. Se les puede dejar un tiempo para que hagan los cálculos
usando material manipulativo o apoyo gráfico.

El doble de 4 10 La mitad de 8
El doble de 2 4 La mitad de 20
El doble de 3 6 La mitad de 12
El doble de 5 8 La mitad de 16

- Pedir a los alumnos que calculen el doble de un número. Después, hacer que
calculen la mitad del número que han obtenido. Repetir el proceso con varios números
y hacer ver a los alumnos que el resultado final es siempre el número de partida.

126
- Recordar a los alumnos la definición de números pares e impares. Pedirles que
intenten obtener, con material manipulativo, la mitad de un número par (e impar) de
objetos, haciendo un reparto en partes iguales. Señalar después que solo es posible
obtener la mitad cuando el número es par; si es impar, nos sobra siempre un objeto.

- Proponer los siguientes ejercicios para que los alumnos los realicen en su cuaderno.
- Calcula el doble de cada número: 4, 6, 9, 10.
- Calcula la mitad de cada número: 4, 6, 8, 12.

- Preguntar a los alumnos situaciones de la vida cotidiana en las que es preciso


calcular el doble o la mitad de un número. Por ejemplo: si queremos hacer 2 equipos
iguales con un grupo de niños, el precio de 2 abrigos iguales… Proponer también a los
alumnos algunos problemas sencillos de dos operaciones para que recuerden el
procedimiento que seguían para resolverlos.

- Realizar en común con los alumnos el primer problema de la página 172. Pedirles
que expliquen la situación, y que comenten qué operación hay que realizar en cada
uno de los pasos. Recordarles que el cálculo del doble de un número es una operación
equivalente a multiplicar dicho número por 2 y que hallar la mitad equivale a dividirlo
entre 2. Formar pequeños grupos y pedirles que resuelvan por sí mismos los restantes
problemas. Pueden ayudarse de material manipulable o utilizar apoyos gráficos si usted
lo estima necesario. Después, hacer una puesta en común comentando cada uno de
los problemas, y solicitar a algún alumno que verbalice el proceso que ha seguido su
grupo para resolverlo. En la actividad 4 de la página 173, señalar que aunque uno de
los datos (4) es el doble de otro (8), el proceso de resolución más usual se lleva a cabo
sin calcular el doble o la mitad, simplemente con una suma y una multiplicación.

- Plantear problemas de una operación para que también trabajen solo el concepto de
doble o el de mitad.
- Alberto tiene 5 € y quiere comprar un libro que cuesta el doble. ¿Cuánto cuesta el
libro?
- Mónica ha entrado en una tienda de ropa. Había un gran cartel que ponía “Todo a
mitad de precio”. ¿Cuánto pagará Mónica por una camiseta que costaba 18 €? ¿Y
por un pañuelo que costaba 6 €?
- Sara fue a la playa 10 días el año pasado y este año irá el doble de tiempo.
¿Cuántos días irá a la playa Sara este año?

- Trabajar con los alumnos la invención de problemas de dos operaciones en los que
una sea el doble o la mitad. Por ejemplo, pedirles que digan una situación en la que
haya que hacer una suma (“Juan ha comprado 3 manzanas rojas y 4 verdes”.)
Después, sugerir que la modifiquen o añadan algo para que haya que calcular el doble
del resultado de la operación anterior (“María ha comprado el doble de manzanas que
Juan. ¿Cuántas manzanas ha comprado María?”). Ir guiándoles con pequeñas pistas.
Una vez planteado el problema, pedirles que lo resuelvan en sus cuadernos.

127
- Pedir a los alumnos que escriban en sus cuadernos la descomposición de los
números que profesor haya dictado en el Dictado de números.

- Para empezar a trabajar con las páginas 174 y 175, señalar que en ocasiones
representamos informaciones mediante símbolos (signos matemáticos de operaciones,
de comparación, símbolo del euro, señales de tráfico…). Representar en la pizarra un
gráfico de barras horizontal y recordar a los alumnos cómo se interpretaba.

- Comentar las similitudes entre gráficos de barras y pictograma, así como la


necesidad de elegir un símbolo o motivo adecuado a los datos representados. Señalar
que la interpretación cualitativa de ambos gráficos se hace de igual manera. Obtener
en común varios ejemplos del valor numérico de cada tipo de libro y hacer ver cómo
podemos responder preguntas, tanto cualitativas, a partir de las distintas longitudes de
las filas o columnas del pictograma, como cuantitativas, a partir de los valores
numéricos que podemos obtener.

- Plantear otras preguntas además de las propuestas para trabajar la interpretación


más en profundidad. También se pueden proponer actividades similares a las
trabajadas cambiando el valor del símbolo del pictograma. Por ejemplo, decir a los
alumnos que cada dibujo del libro equivale a 5 libros, o que cada carita de niño
representa 3 niños. Es interesante también trabajar algún pictograma de los vistos (u
otro diferente) colocando los símbolos en vertical, en columnas.

- Pedir a los alumnos que elijan un postre entre cuatro posibilidades (fruta, flan, tarta y
yogur). Recontar los datos y representarlos en un pictograma y mostrarlo a los
alumnos. Trabajar con ellos la interpretación, tanto cualitativa como cuantitativa, y pedir
a los alumnos que planteen a sus compañeros preguntas que puedan resolverse a
partir del pictograma. Hacer ver que, aunque variemos el valor numérico que se da al
símbolo del pictograma, las preguntas tienen siempre la misma respuesta, tanto las
cualitativas como las cuantitativas (los datos siguen siendo los mismos).

- Dibujar en la pizarra distintos polígonos divididos en partes iguales (los polígonos


regulares son fáciles de dividir uniendo su centro con cada uno de los vértices). Pedir a
distintos alumnos que salgan a la pizarra y pinten de blanco la mitad de una figura.
Mostrar que en algunos casos las soluciones posibles son varias (las partes pintadas
pueden estar alternadas con las no pintadas). Solicitar a otro alumno que pinte figuras
(por ejemplo, dibujar en la pizarra un hexágono dividido en triángulos equiláteros
iguales) de manera que la parte pintada sea el doble que la parte que está sin pintar.

- Repasar con los alumnos todas las tablas de multiplicar y asegurarse de que las
manejan con soltura, haciendo hincapié en que para ello es necesario estudiarlas y
practicar con ellas diariamente.

128
- La implicación de las familias en el proceso de aprendizaje de los alumnos es un
extraordinario recurso que siempre debe ser tenido en cuenta. Proponer a las familias
que trabajen con sus hijos la noción de tiempo: que les hagan ver a qué hora salen de
casa, a qué hora llegan, cuánto ha durado un programa de televisión…

- La práctica de las tablas, para lograr soltura con su manejo, es también un contenido
propicio para el trabajo en familia, mediante actividades de tipo lúdico y motivador
(juegos de memoria con tarjetas de multiplicaciones y sus productos, lucha de tablas –
dos jugadores diciendo sucesivamente multiplicaciones y productos a ver quién falla
primero–…).

Actividades específicas para desarrollar otras competencias básicas:

Competencia cultural y artística


- Dialogar con los alumnos y contribuya a despertar en ellos el sentido crítico hacia las
distintas manifestaciones culturales. Pedirles que valoren distintas películas que hayan
visto.

- Una vez realizadas las actividades de Razonamiento de la página 175, se puede


proponer a los alumnos que dibujen otras figuras, las dividan en partes iguales y
coloreen la mitad de un color y la otra mitad de otro.

Competencia lingüística
- Una vez más, es importante aprovechar el momento de Lectura de la imagen de la
página 166 para trabajar con los alumnos la expresión oral, las normas de
comportamiento en una conversación o un diálogo, la libertad de expresarse y la
necesidad de respetar la opinión y la intervención de los demás.

- Comentar cómo algunos términos matemáticos, como doble y mitad, se utilizan


también en expresiones cotidianas. Señalar la importancia de usar correctamente los
términos del lenguaje matemático.

Aprender a aprender
- Dialogar con los alumnos sobre cómo, a partir de la suma, han ido construyendo y
aprendiendo las tablas de multiplicar. Ayudarles a tomar conciencia de que el
aprendizaje es un proceso en el que construimos unos conocimientos a partir de otros.
Señalar la importancia de las tablas para la vida diaria y para posteriores aprendizajes
en matemáticas.

- Mostrar a los alumnos la relación entre el concepto de doble y la tabla del 2, y entre
el de mitad y los repartos entre 2. Señalar que el aprendizaje es un proceso continuo
en el que vamos construyendo conocimientos sobre los saberes que ya tenemos.
Hacer ver la importancia del esfuerzo para construir un conocimiento sólido.

129
- Una finalidad de cualquier aprendizaje es poder aplicarlo en cualquier momento.
Procurar que los alumnos se sientan motivados para aprender mostrando el sentido
práctico y la utilidad de los contenidos que estudian.

Competencia social y ciudadana


- Hacer ver a los alumnos la importancia de los medios de comunicación en nuestra
sociedad y la necesidad de saber utilizar y comprender convenientemente las
informaciones que nos ofrecen.

- Señalar la importancia de la incorporación de la mujer en todos los ámbitos de la


vida laboral. Trabajar con los alumnos para evitar conductas o actitudes sexistas.

Autonomía e iniciativa personal


- Comentar con los alumnos cómo a principio de curso no habrían sido capaces de
resolver los problemas de esta página. Hacerles ver lo que han mejorado, y todo lo que
han logrado con esfuerzo, fomentando su autoestima para que afronten con confianza
los retos que se les presenten.

Tratamiento de la información
- Hablar con los alumnos sobre la presencia de los símbolos en nuestra sociedad y
los distintos mensajes que pueden transmitir. Señalar cómo la información puede
llegarnos por distintos medios y formatos, y la importancia que tiene saber
comprenderla y analizarla.

Interacción con el mundo físico


- Señalar que para cualquier actividad de la vida cotidiana necesitamos tener un
control del tiempo, ya que existen horarios que debemos seguir y tener en cuenta.
Explicar a los alumnos la importancia de ser diestros en el cálculo de períodos de
tiempo.

CRITERIOS DE EVALUACIÓN

 Calcula el período de tiempo transcurrido entre dos horas dadas.


 Construye y memoriza la tabla del 9.
 Utiliza las tablas de multiplicar.
 Halla el doble de un número.
 Calcula la mitad de un número.
 Resuelve problemas sencillos aplicando los conceptos doble y mitad.
 Interpreta pictogramas y responde preguntas a partir de la información obtenida.

130
MATEMÁTICAS 2.º CURSO
UNIDAD 15: LA CALCULADORA

OBJETIVOS

 Manejar la calculadora para realizar sumas y restas sencillas.


 Generar series numéricas ascendentes y descendentes con la calculadora.
 Utilizar la calculadora para comprobar resultados.
 Repasar las operaciones dadas durante el curso.
 Reconocer y utilizar los términos del lenguaje del azar: imposible, seguro, posible.
 Repasar los tipos de problemas dados en el curso.
 Inventar problemas que se resuelvan con una operación dada a partir de los datos en
una imagen.

CONTENIDOS

 La calculadora.

 Cálculo de sumas y restas con calculadora.


 Generación de series con la calculadora.
 Utilización de la calculadora para comprobar resultados.
 Cálculo de sumas, restas y multiplicaciones.
 Términos del lenguaje del azar: imposible, seguro, posible.
 Utilización de los términos del lenguaje del azar para calificar un suceso.
 Resolución de problemas de una y dos operaciones.
 Invención de enunciados de problemas a partir de una imagen, que se resuelvan con
una operación dada.

 Valoración de la utilidad de la calculadora.


 Interés por utilizar adecuadamente los términos del lenguaje del azar.

COMPETENCIAS BÁSICAS

Además de desarrollar la Competencia matemática, en esta unidad se contribuye al


desarrollo de las siguientes competencias:
- Tratamiento de la información.
- Competencia lingüística.
- Aprender a aprender.
- Competencia cultural y artística.
- Autonomía e iniciativa personal.
- Interacción con el mundo físico.

131
METODOLOGÍA

Proceso de enseñanza y aprendizaje:

El proceso de enseñanza-aprendizaje en Matemáticas se construye a partir situaciones de


la vida real, muchas de ellas en forma de problema, a las que sigue un conjunto de
actividades donde se aplican los contenidos que se acaban de estudiar.

Este proceso comienza en la unidad 15 –como en el resto de las unidades– con el


programa Lectura de la imagen. En la doble página inicial de la unidad 15 se incluye una
fotografía en la que se puede aprecia a un niño empleando una calculadora junto a un
ábaco en una mesa. Esta fotografía inicial, y las preguntas que se formulan en la sección
Lectura de la imagen, permiten al alumno aproximarse al tema objeto de estudio y activar
conocimientos previos. A partir del texto del cuadro informativo inicial se desarrollan una
serie de actividades de expresión oral y escrita.

Después se presentan las diversas tareas de la unidad: Repasamos las operaciones,


¿Qué color será? y Repasamos los problemas. Mediante un trabajo secuenciado se
pretende conseguir que los alumnos comprendan los conceptos y procedimientos tratados
en cada tarea y los apliquen en situaciones reales y cotidianas para ellos. El trabajo
secuencial comienza con una lectura del apartado Lee y comprende, donde se plantean
los nuevos conceptos a través de un problema resuelto; seguida de una serie de
actividades secuenciadas por grado de dificultad en el apartado Practica para que el
alumno aplique lo aprendido. Al final de cada una de estas dobles páginas se incluye un
apartado de Cálculo mental, en el que se trabaja esta capacidad, o un apartado de
Dictado de números, con números hasta el 999.

El trabajo de la unidad 15 se completa con el programa Solución de problemas, donde se


enseñan los cuatro pasos a seguir para inventar un problema a partir de un dibujo que se
resuelva con una operación dada. Para trabajarlos se proponen varias actividades
guiadas para los alumnos.

Como cierre, a partir de la resolución individual de una serie de actividades de síntesis


basadas en los contenidos fundamentales de toda la unidad y del programa Soy capaz
de…, el alumno recuerda y practica dichos contenidos y el profesor puede verificar si los
alumnos los han comprendido y asimilado adecuadamente.

Tras finalizar la unidad se propone una doble página de repaso trimestral.

Sugerencia de temporalización:

1.ª quincena de junio.

132
Recursos:

- Matemáticas 2.
- Guía didáctica de Matemáticas 2.
- Fichas 23, 28 y 36 de refuerzo.
- Ficha 15 de ampliación.
- Ficha 15 de control.
- Números a la carta. Fichas 19 y 20.
- Cuaderno de práctica tercer trimestre.
- Santillana Cuadernos.

ACTIVIDADES Y SUGERENCIAS DIDÁCTICAS

- Para empezar la unidad, pedir a los alumnos que comenten libremente sus
experiencias con la calculadora, qué opinión tienen de ella, para qué sirve, cómo creen
que debe utilizarse…

- Hacer una puesta en común para responder a las preguntas de la página 178.
Señalar la función de las teclas más comunes, indicando cómo el símbolo de la
operación dibujado en ellas nos puede ayudar a recordarla. Comentar también el uso
del ábaco como máquina de calcular y la importancia de utilizar de manera adecuada la
calculadora. Mostrar que no podemos depender de ella exclusivamente (“¿Qué
ocurriría si de repente se estropea?”) y que es necesario conocer y utilizar
correctamente los algoritmos de las operaciones.

- Dejar clara la forma de introducir y borrar números en la calculadora. Hacer hincapié


en que tenemos que seguir un orden determinado al introducir los datos para operar
(término, tecla de operación y término) y pulsar después la tecla = para obtener el
resultado. Mostrar la importancia de introducir los términos con mucho cuidado (a
veces confunden el orden de las cifras al teclear) para estar seguros de obtener un
resultado correcto. Proponer más actividades de suma, resta y generación de series
numéricas.

- Procurar que todos los alumnos tengan disponible una calculadora, bien
individualmente o por grupos. Comenzar con el dictado de un número, por ejemplo el 6,
y a partir de ahí ir dando órdenes orales para que sumen o resten números y digan los
resultados parciales que vayan obteniendo: 6 + 3  4 + 7…

- Pedir a un alumno que diga dos números de dos cifras. Después, partiendo del
primero y usando el segundo como sumando constante, sus compañeros irán
obteniendo los sucesivos números de la serie y él los escribirá en la pizarra.

133
- Preguntar a los alumnos cómo creen que se haría con la calculadora una suma de
tres sumandos, por ejemplo 12 + 15 + 38. Una vez hayan descubierto el método,
plantearles distintas sumas de tres sumandos.

- Escribir en la pizarra grupos de tres números. Pedir a los alumnos que calculen,
ayudándose de la calculadora, todas las sumas de dos números posibles. Después,
que hagan lo mismo con las restas, y por último, que hallen la suma de los tres
números. El profesor puede aumentar la cantidad de números inicial, y en lugar de tres
que sean cuatro, cinco o más.

- Escribir las siguientes operaciones en la pizarra y pedir que los alumnos las realicen
en sus cuadernos. Después, pedirles que comprueben los resultados con la
calculadora.
- 78 + 134 =
- 148 + 625 =
- 583  125 =
- 256  87 =

- Al estudiar las páginas 180 y 181, recordar con los alumnos la función de las teclas
de la calculadora, sobre todo las utilizadas para introducir, borrar, sumar y restar
números, y para obtener el resultado final. Comprobar que no quedan dudas al
respecto.

- Realizar en común el primer ejemplo de suma y resta propuesto en la página 180,


para recordar el procedimiento que se debe seguir. Dejarles un tiempo para que
calculen por escrito las operaciones de suma y resta, y después pedir que las
comprueben utilizando la calculadora. También es muy interesante pedir a algunos
alumnos que verbalicen los procesos seguidos al hacer las operaciones con papel y
lápiz, y también al comprobar los resultados con la calculadora. Señalar que la
calculadora debe usarse como instrumento de comprobación, ya que es primordial
manejar correctamente los algoritmos de las operaciones que han aprendido. A la hora
de realizar la actividad 3 de la página 181, hacer ver a los alumnos la importancia de
manejar con cuidado la calculadora, ya que la pulsación de una tecla errónea altera
totalmente el resultado final. Señalar también la conveniencia de pensar un poco si ese
resultado tiene sentido o no, como mecanismo de comprobación rápida de nuestro
cálculo con la máquina.

- Proponer a los alumnos distintas restas para que las resuelvan. Después, pedirles
que comprueben sus resultados haciendo la prueba de la resta utilizando la
calculadora. Recordarles que se trata de sumar sustraendo y diferencia para ver si el
resultado es igual al minuendo.

134
- Organizar un “taller de calculadoras”. Pedir a los alumnos que preparen varias
tarjetas con operaciones (sumas y restas) escritas en ellas, y otras con los resultados
de estas. Después, por parejas, cada uno las entregarán a su compañero para que
este las asocie, utilizando la calculadora para operar.

- El profesor puede también, si lo estima conveniente, utilizar la calculadora como


forma de repasar las tablas de multiplicar. Mostrar cómo multiplicar dos números.
Después, preguntar distintas multiplicaciones a los alumnos. Uno de ellos irá
comprobando las respuestas de sus compañeros con la calculadora.

- La posibilidad de hacer cálculos de manera rápida puede ser utilizada para volver a
comprobar la propiedad conmutativa de la suma. También puede escribir una misma
suma de tres sumandos con estos colocados de varias formas posibles y pedirles que
calculen todas ellas (trabajo con la propiedad asociativa).

- Escribir en la pizarra varias multiplicaciones y pedir a los alumnos que las copien y
resuelvan en su cuaderno.

- Para empezar a estudiar las páginas 182 y 183, proponer a los alumnos distintas
situaciones y hacerles preguntas para que reflexionen sobre el azar y trabajen,
intuitivamente, la idea de probabilidad. Por ejemplo: “Si lanzamos un dado, ¿es posible
que salga un 5? ¿Y que salga un 8?”.

- Entablar un diálogo con los alumnos sobre el significado de expresiones del lenguaje
usual: siempre, a veces, nunca y del lenguaje del azar: posible, imposible, seguro.
Pedirles que digan frases en las que aparezcan cada una de ellas para comprobar que
comprenden su significado. Presentar las situaciones de las actividades y trabajar
ambos tipos de expresiones con ellas. Señalar las equivalencias imposible-nunca,
posible –a veces y seguro–siempre. Trabajar en común la actividad 3 de la página 183.
Dejar que los alumnos enuncien libremente sus hipótesis, colorear las bolas según
estas y preguntarles si la situación creada se corresponde con la descripción de cada
niño.

- Cambiar las descripciones de la actividad 3 de la página 183 y preguntar a los


alumnos de qué color tienen que colorear las bolas para que se cumplan las nuevas
descripciones. Por ejemplo: “Al sacar una bola es posible que sea verde” (en la
primera), “Al sacar una bola es imposible que sea roja (en la segunda)”.

135
- En un gran trozo de papel continuo, elaborar con los alumnos un “mural de la
probabilidad”. Escribir una tabla de doble entrada, en las columnas escribir “seguro”,
“posible” e “imposible” y en cada una de las filas una situación (lanzar un dado, lanzar
una moneda, elegir al azar una tarjeta de una bolsa con tarjetas rojas, verdes y
azules…). Hacer una puesta en común y pedir a los alumnos que digan, para cada
situación y cada término del azar, un acontecimiento apropiado. Ir escribiendo en la
tabla las aportaciones de los alumnos, previa verificación de su corrección por parte de
toda la clase.

- Elaborar una “quiniela de la probabilidad”. Escribir 15 sucesos (sacar cara al lanzar


una moneda, sacar un 5 o un 6 al lanzar un dado…) en un papel (se le puede dar una
disposición estética similar a las quinielas) y entregar una copia a cada alumno. Ellos
deberán indicar para cada suceso la palabra seguro, posible o imposible (o marcar una
x en la casilla asociada a ellos en la “quiniela”). Al final del todo recoger las hojas y
escribir en la pizarra, con la colaboración de toda la clase, la solución correcta.
Después, repartir las hojas al azar de manera que cada alumno corrija los resultados
de otro compañero y determine su número de aciertos.

- Para repasar, escribir en la pizarra distintos números y pedir a los alumnos que los
escriban con letras y obtengan su descomposición. Después, hacer que los ordenen de
menor a mayor.

- Para empezar a estudiar las páginas 184 y 185, recordar a los alumnos cómo
interpretar un pictograma. Si es necesario, elaborar uno muy sencillo en la pizarra y
trabajarlo con ellos. Plantear también problemas muy sencillos de dos operaciones.
Pedir a los alumnos que digan verbalmente cómo los resolverían.

- Comentar con los alumnos el proceso de resolución seguido en el problema resuelto


de la página 184, mostrando cómo obtener información a partir del pictograma y las dos
operaciones que se realizan. Pedirles que resuelvan por sí mismos el primer problema,
ayudándolos si se aprecian especiales dificultades. Después, hacer una puesta en
común en la que se resolver el problema. Mostrar la importancia de seguir siempre un
proceso de resolución ordenado, pensando qué pasos vamos a seguir antes de
ponernos a calcular.

- La resolución de las otras dos actividades de la página 185 puede plantearse de


forma individual o en parejas, para que los alumnos con dificultades encuentren el
apoyo de su compañero. Guiarles si no saben dónde encontrar los datos en el dibujo.
Es importante que, a la hora de resolverlos en común, alguno de los alumnos realice
una verbalización del proceso seguido, para despejar errores y fijar el procedimiento.

- Dibujar en la pizarra una entrada de cine, otra de fútbol y otra de un concierto y


poner los precios de cada una de ellas, por ejemplo 7 euros, 21 euros y 12 euros,
respectivamente. Plantear a los alumnos varios problemas de una y dos operaciones
para trabajar los distintos tipos de problemas que se han visto a lo largo del curso.

136
- ¿Cuánto cuesta comprar una entrada para el cine y otra para el fútbol?
- ¿Cuántos euros más cuesta una entrada para el fútbol que una para el cine?
¿Cuánto menos cuesta una entrada de cine que una de fútbol?
- Un grupo de 5 amigos va al cine. ¿Cuánto les cuestan todas las entradas?
- Sara y sus dos hijos van al fútbol. ¿Cuánto pagan por las entradas?
- Luisa y Pedro son socios del equipo de fútbol y cada entrada les cuesta 7 euros
menos del precio normal. ¿Cuánto pagan por sus dos entradas?
- Un grupo de 4 amigos van al fútbol y luego al cine. ¿Cuánto les cuestan las
entradas del fútbol? ¿Y las del cine? ¿Cuánto pagan en total?
- María y Juan no saben si ir al fútbol o al concierto. ¿Cuánto ahorran en total si van
al concierto?

- Proponer nuevas preguntas usando los dibujos de la página 185 y pedirles que las
resuelvan en su cuaderno.
- “Si tengo 20 †, ¿puedo comprarme un cuento y un DVD?”.
- “¿Cuánto dinero necesito para comprarme las tres cosas?”.

- Para empezar a estudiar las páginas 186 y 187, señalar a los alumnos que la
información para resolver un problema puede venir expresada en forma de texto,
gráfico, dibujo… Comentar que en la vida diaria nos encontramos con tipos de
informaciones muy diferentes.

- Animar a los alumnos a perder el miedo a inventar problemas. Hacerles ver que ya
han resuelto muchos a lo largo del curso, y señalar que la práctica es necesaria para
progresar. Ir ayudándolos, con pequeñas pistas, a inventar y resolver el primero de los
problemas en común. Dejar que todos se expresen con libertad e ir valorando en
común todos los problemas que inventen, viendo si se resuelven con una suma o no.
Proponerles después que realicen por sí mismos el segundo problema, ya sea de
manera individual o en parejas (para favorecer la mutua ayuda). Corregir en común los
distintos problemas planteados por los alumnos, señalando si los datos están bien
extraídos de la figura, si la pregunta es adecuada y si la resolución y comprobación se
hacen de manera correcta.

- El profesor puede variar ligeramente los datos de los problemas propuestos o


proponer otros muy similares, para que los alumnos practiquen e interioricen el proceso
de creación del problema.

137
- Proponer a los alumnos realizar “El libro de problemas de la clase”. En un folio, cada
alumno inventará el enunciado de un problema (primero de suma, luego de resta,
multiplicación, dos operaciones, problema del tipo más / menos que, del tipo cuántos
más / menos…). También puede pedirles que expresen parte de la información usando
dibujos o gráficos. Señalar la importancia de que la expresión de cada problema, y la
información proporcionada, sean correctas y suficientes para su resolución. Una buena
manera de que los alumnos comprueben la idoneidad de sus problemas, es
pidiéndoles que los resuelvan ellos mismos antes de entregarlos. Una vez que los
alumnos hayan escrito sus problemas, recogerlos todos, revisar su idoneidad y
preparar, junto con ellos, una portada para el libro. Más tarde, hacer una fotocopia para
cada uno de los alumnos y entregárselo. Pueden ir resolviendo los problemas en clase
en días sucesivos, en casa con la ayuda de sus familias… Otra posibilidad interesante
es realizar el libro de los problemas en las distintas clases de 2.º de Primaria, y
después intercambiar los libros. Esto suele ser muy motivador para los alumnos y
suscita gran interés en ellos el hecho de resolver los problemas de sus compañeros.

- Preguntar oralmente, y de forma salteada, las tablas de multiplicar a los alumnos y


comprobar que han conseguido memorizar su aprendizaje.

- La práctica con la calculadora puede realizarse de manera sencilla en el contexto


familiar. Pueden repasarse todas las operaciones dadas durante el curso y comprobar
sus resultados con ella.

- Los términos del lenguaje del azar también se pueden trabajar en familia, mediante
la expresión de frases en situaciones usuales. Por ejemplo: “Es domingo, es imposible
que el colegio esté abierto”. De igual manera, la práctica de la resolución de problemas
puede tener lugar mediante la proposición de problemas por escrito o la resolución de
situaciones reales sencillas.

Actividades específicas para desarrollar otras competencias básicas:

Tratamiento de la información
- Mostrar cómo la tecnología, y en concreto la calculadora, nos permite trabajar con
informaciones de distintos tipos, agilizando nuestro trabajo y permitiéndonos un
desempeño mejor, siempre que la usemos adecuadamente.

- Insistir en la utilidad de la calculadora como un medio que nos facilita los cálculos,
pero que no se debe utilizar sin más, ya que lo importante es reconocer los procesos
matemáticos.

Competencia lingüística
- Es interesante que los niños verbalicen los procesos seguidos en la utilización de la
calculadora, tanto al introducir los datos, como al operar e interpretar el resultado.
Insistir en la importancia de expresarse con claridad y corrección.

138
- La utilización de términos relativos al azar supone un aumento de vocabulario para
los alumnos. Comprobar que todos los comprenden y utilizan de modo oral y escrito
con claridad y exactitud.

- La invención de enunciados de problemas implica la utilización del lenguaje


partiendo de una organización previa del pensamiento. Insistir en la necesidad de una
correcta exposición y transmisión de las ideas.

Aprender a aprender
- El uso de la calculadora es un excelente punto de partida para hablar con los
alumnos sobre la necesidad constante de aprender y de adaptarse a un mundo
cambiante y con múltiples avances tecnológicos. Animarlos a aprender y a tener interés
por crecer en su conocimiento.

- Mostrar cómo el aprendizaje es un proceso continuo, y cómo la probabilidad es otro


mecanismo útil para resolver situaciones cotidianas.

Competencia cultural y artística


- Pedir a los alumnos que elaboren tarjetas u otros motivos de distintos colores.
Después, hacer que escriban algunas frases (que usen los términos del lenguaje del
azar) sobre los posibles colores resultantes al elegir al azar una tarjeta de las
construidas.

Autonomía e iniciativa personal


- En este momento del curso, comentar con los alumnos la importancia de la
perseverancia y todo lo que han conseguido aprender con su esfuerzo. Animarlos a que
utilicen todo lo que han aprendido en cualquier situación y contexto.

- Comentar con los alumnos la importancia de ser creativos y de tener confianza en


las propias capacidades. Animarlos a trabajar con constancia y mostrar todo lo que han
avanzado en la resolución de problemas durante el curso.

- Animar a los alumnos a esforzarse en la resolución de problemas y en su aplicación


a situaciones reales.

Interacción con el mundo físico


- Señalar a los niños la utilidad de las Matemáticas en múltiples situaciones cotidianas
y la importancia que tienen para nuestra vida diaria. Motívelos para que las vean como
una materia amiga e interesante.

CRITERIOS DE EVALUACIÓN

 Utiliza las teclas más comunes de la calculadora.

139
 Resuelve sumas y restas con la calculadora.
 Completa series numéricas ascendentes y descendentes con la calculadora.
 Comprueba resultados de operaciones con la calculadora.
 Realiza correctamente sumas, restas y multiplicaciones.
 Describe situaciones de azar utilizando los términos adecuados.
 Resuelve problemas de una y dos operaciones.
 Inventa enunciados de problemas que se resuelvan con una operación dada a partir de
una imagen.

140