Está en la página 1de 3

Areas Comprometidas y Areas Disponible.

Szentágothai (1975), basándose en extensos estudios microestructurales, ha


desarrolado la idea según la cual, tanto en la estructura como en la función de
todas las áreas de la corteza cerebral, la columna, módulo o engrama,
constituye la unidad básica, está dispuesta verticalmente respecto a la
superficie, se compone de unas 10.000 neuronas de diferentes tipos,
especialmente excitadoras e inhibidoras, y toda la maquinaria neuronal de la
corteza cerebral humana posee de uno a dos millones de módulos o engramas.

Penfield (1966) llama áreas comprometidas a aquellas áreas del córtex que
desempeñan funciones específicas; así, las áreas sensoriales y motoras están
comprometidas desde el nacimiento con esas funciones, mientras que las áreas
dedicadas a los procesos mentales superiores son áreas no comprometidas, en
el sentido de que no tienen localización espacial concreta, y su función no está
determinada genéticamente. Penfield hace ver que mientras la mayor parte de la
corteza cerebral de los animales está comprometida con las funciones
sensoriales y motoras, en el hombre sucede lo contrario: la mayor parte de su
cerebro no está comprometida, sino que está disponible para la realización de
un futuro no programado.

Entre las muchas realidades importantes en el funcionamiento del cerebro, hay


un hecho sumamente relevante que conviene subrayar: las vías de los órganos
receptores que van al cerebro nunca son directas, sino que siempre hay
conexiones sinápticas de una neurona a otra en las estaciones de relé. Una
neurona sólo lleva el "mensaje" de un extremo al otro de su axón. Por lo tanto,
cada uno de estos estadios da cierta oportunidad de modificar la codificación del
"mensaje" procedente de los receptores sensoriales. Esta situación llevó a
Mountcastle (1975) a afirmar:

"Todos creemos vivir directamente inmersos en el mundo que nos rodea, sentir
sus objetos y acontecimientos con precision y vivir en el mundo real y ordinario.
Afirmo que todo eso no es más que una ilusión perceptiva, dado que todos
nosotros nos enfrentamos al mundo desde un cerebro que se halla conectado
con lo que está 'ahí fuera' a través de unos cuantos millones de frágiles fibras
nerviosas sensoriales. Esos son nuestros únicos canales de información,
nuestras líneas vitales con la realidad. Estas fibras nerviosas sensoriales no son
registradores de alta fidelidad, dado que acentúan ciertas características del
estímulo, mientras que desprecian otras. La neurona central es un contador de
historias, por lo que respecta a las fibras nerviosas aferentes, y nunca resulta
completamente fiable, permitiendo distorsiones de cualidad y de medida en una
relación espacial forzada aunque isomórfica entre 'fuera' y 'dentro'. La sensación
es una abstracción, no una réplica, del mundo real".

Conclusion:
Del presente trabajo expuesto anteriormente,se realizaron diversas
investigaciones sobre la neurociencia, del cual pude comprender y aprender
gran parte de lo que sucede en mi cerebro, donde puedo decir con seguridas
que el cerebro es una pieza indispensable en la naturaleza que rodea.

El campo de la neurociencia si bien abarca toda la complejida de nuestro


cerebro donde al investigar supe segun Roger Sperry que cada uno de los dos
hemisferios cerebrales parece tener sus propias sensaciones, percepciones,
pensamientos, sensibilidad y memoria, el hemisferio izquiendo por asi decirce
recibe la informacion paso a paso y posee un pequeño control de habla,
escritura, aritmetica, mientra que el derecho es el inconsiente ,se orientarse en
el espacio, el reconocimiento de rostros, formas visuales e imágenes táctiles.

Yo como estudiante de fisioterapia este tema me sirve para herramientas


futuras, donde trabajare en algunos caso como la atrofia congénita de un
hemisferio, que trata sobre un hemisferio que realiza el trabajo que corresponde
para ambos puesto que cada uno trabaja de manera independiente, por tal
razon puedo concluir sobre esta investigacion que cerebro humano es la
realidad más compleja del universo que habitamos.

Mariangelys
Rojas

CI:30.103.4
29