Está en la página 1de 4

Consolidación de estados financieros

La consolidación de estados financieros es una técnica contable para elaborar


unas cuentas anuales únicas que engloban los datos de un grupo de sociedades,
sintetizando en una visión única la situación patrimonial, económica y financiera
correspondiente a las cuentas de diferentes empresas que están interrelacionadas
y constituyen un grupo empresarial.

Los estados financieros individuales de una sociedad pierden significación, cuando


esta entidad se encuentra incluida en un conjunto que forma una unidad
supraempresarial, en el que cada empresa mantiene su propia personalidad, y
donde existe una sociedad que ejerce un control efectivo, que toma las decisiones
de forma directa o indirecta sobre las demás. Esto ocurre porque las cuentas de
cada unidad por separado no dan una imagen completa de las actividades de la
misma y omiten informaciones relevantes como créditos y débitos recíprocos,
pudiendo existir resultados recíprocos que no son reales o que no han sido
realizados. En estos casos la información consolidada (balance y cuenta de
pérdidas y ganancias consolidadas) del grupo de sociedades suministran mejor la
información patrimonial y económica que se esconde detrás de la pluralidad
jurídica que forma el grupo.

La sociedad que posee el control sobre el resto de sociedades se suele denominar


dominante o compañía controladora y las sociedades controladas por aquella se
denominan dependientes, dominadas, o bien subsidiaria . La normativa mercantil y
fiscal suele recoger la existencia de los grupos de sociedades, estableciendo la
obligación de formular estados financieros consolidados porque la información
contable individual de las sociedades integrantes del grupo es insuficiente para
mostrar la realidad económica y financiera del mismo. Desde el punto de vista
fiscal, las legislaciones normalmente permiten tributar al grupo en el Impuesto
sobre sociedades como sujeto pasivo para que la tributación se ajuste a la
capacidad económica del grupo.

Conceptos básicos

 Compañía tenedora: Es aquella que tiene inversiones permanentes en


otras compañías.
 Compañía controladora: Es aquella que controla a una o más
subsidiarias, es decir, que posee más del 50% de las acciones comunes en
circulación de otras compañías.
 Compañía subsidiaria: Es la empresa que es controlada por otra conocida
como controladora, es decir, que es poseída por del 50% de las acciones
comunes en circulación.
 Compañía afiliada: Son aquellas compañías que tienen accionistas
comunes o administración común significativa, es decir, que tienen
inversión de otra compañía entre el 25% y el 50% de sus acciones
comunes en circulación.
 Compañía asociada: Es una compañía en la cual una compañía llamada
tenedora tiene influencia significativa en su administración, pero sin llegar a
tener el control de la misma.
 Control: Es el poder de gobernar las políticas de operación y financieras de
una empresa a fin de tener beneficio de sus actividades.
 Influencia significativa: Es el poder para participar en decidir las políticas
de operación y financieras de la empresa en la cual se tienen inversión,
pero sin tener el poder de gobierno sobre dichas compañías y políticas.
 Interés minoritario: Es la porción de la utilidad o pérdida neta del ejercicio
y del resto del capital contable de las subsidiarias consolidadas que es
atribuible a accionistas ajenos a la compañía controladora.
 Inversiones permanentes en acciones: Son aquellas efectuadas en
títulos representativos del capital social de otras empresas (acciones,
partes sociales o certificados de aportación) con la intención de
mantenerlas por un plazo indefinido (largo plazo). Generalmente estas
inversiones se realizan para ejercer control o tener injerencia sobre otras
empresas.

Requisitos para la consolidación

 Efectuar un estudio preliminar de las subsidiarias cuyos estados financieros


habrán de consolidarse con el propósito de conocer la naturaleza de las
mismas.
 De ser posible unificar los catálogos de cuentas de la controladora y sus
subsidiarias para facilitar el proceso de consolidación.
 Es importante que los estados financieros individuales se encuentren
dictaminados con el objeto de tener una mayor seguridad sobre las cifras
que se está presentado en los estados financieros.
 Es necesario que exista conciliación entre las cuentas corrientes y/o
recíprocas entre las diversas empresas del grupo.
 Casos en los que no deben de incluirse las subsidiarias en la consolidación
 Cuando el control sólo sea temporal, debido a que su inclusión en la
consolidación distorsionaría las cifras de un periodo a otro.
 Cuando no se tenga el control administrativo por encontrarse en quiebra o
liquidación.
 Las que se encuentran en alguna situación especial como periodo de
reorganización o inicio de operaciones.
 Las domiciliadas en el extranjero en donde existan restricciones para
remisión de utilidades.
 Cuando la actividad sea muy diferente a la de la controladora que no
permita una interpretación correcta de los estados financieros consolidados.

Fases de la elaboración de cuentas consolidadas

Las cuentas consolidadas muestran la información como si el grupo fuese una


sola sociedad y como si todas las sociedades que lo constituyen se hubiesen
fusionado en una única entidad. Las fases que comprende la consolidación son:

1. Homogeneización

Se produce una doble homogeneización, de carácter temporal y valorativo.

Homogeneización temporal: Partiendo de las cuentas anuales de las distintas


sociedades que intervienen en la consolidación, el primer aspecto es que deben
referirse a la misma fecha de cierre y al mismo período que las cuentas anuales
de la sociedad dominante o controladora. Las normas de la Normas de
Formulación de Cuentas Anuales Consolidadas españolas disponen que, si una
sociedad dependiente cierra su ejercicio en una fecha que no difiera en más de
tres meses, anteriores o posteriores, a la fecha de cierre de las cuentas
consolidadas, puede incluirse en la consolidación por los valores contables
correspondientes a las mencionadas cuentas anuales, siempre que la duración de
su ejercicio coincida con el de las consolidadas.

Homogeneización valorativa: Con el fin de lograr una uniformidad dentro del grupo
es necesario que las cuentas anuales de las sociedades que intervienen en la
consolidación empleen los mismos criterios de valoración. Para ello se establece
una regla general consistente en que los elementos del activo, pasivo, ingresos y
gastos comprendidos en la consolidación deben ser valorados siguiendo métodos
uniformes.

2. Agregación

La agregación consiste en la suma de los saldos de las distintas sociedades. En la


agregación de las cuentas anuales consolidadas se utilizan distintas técnicas. La
elección de una u otra depende del tipo de relación que se tenga con respecto a la
sociedad que se incluye en la consolidación:

El método de integración global se aplica a las sociedades del grupo.

El método de integración proporcional se aplica opcionalmente a las sociedades


multigrupo, es voluntario pues se puede optar por el procedimiento de puesta en
equivalencia, debiendo aplicarse la opción de manera uniforme respecto a todas
las sociedades que se encuentren en dicha situación.

El procedimiento de puesta en equivalencia que se aplica a las sociedades


asociadas, así como a las sociedades multigrupo a las que no se les aplica el
método de integración proporcional.

3. Eliminación

Uno de los aspectos más importantes en los estados financieros consolidados, es


la eliminación de las partidas recíprocas de operaciones que provienen entre
compañías que forman el grupo. Las diferentes operaciones que afectan a las
empresas serán eliminadas al efectuarse la consolidación de estados financieros y
a continuación se mencionan las eliminaciones más comunes e importantes que
suelen presentarse en la consolidación de empresas:

Beneficiarios de la consolidación

La presentación de las cuentas consolidadas contribuye a suministrar información


más válida a:

 El Estado como instrumentador del control y fiscalidad.


 La gerencia de la sociedad dominante o controladora.
 Los accionistas de las empresas para un mejor conocimiento de la forma en
que se gestionan sus intereses patrimoniales.
 Los futuros inversores.
 Los clientes, proveedores y prestamistas.
 Los empleados.

Consolidación fiscal

En casi todos los países existe también un régimen de consolidación contable y un


régimen de consolidación fiscal para los grupos de sociedades, como régimen
especial del Impuesto sobre sociedades, al que tienen acceso de forma voluntaria,
los grupos que cumplan determinados requisitos. La aplicación del régimen de
consolidación fiscal implica la ausencia de tributación individual del Impuesto
sobre sociedades de las entidades incluidas en ese grupo.

También podría gustarte