Está en la página 1de 6

Universidad Central de Nicaragua.

Materia. Legislación Bancaria.

Trabajo - Cuentas de Ahorro en Nicaragua.

Docente. Msc. Douglas Flores Lacayo.

Alumnos.

Pedro Arauz Rojas.

Erick zapata flores

05/10/2019
Cuentas de ahorro.

La Cuenta Corriente Bancaria


Podemos decir que la cuenta corriente bancaria un contrato mediante la cual
una persona deposita en un banco cantidades en metálico, que puede ir retirando en
cualquier momento por medio de cheques, mientras que el banco utiliza dichas cantidades
en sus demás operaciones bancarias.
-
La cuenta corriente bancaria es regulada en El Código de Comercio, en el Libro II, Título 12,
Cap. 2, sin dar un concepto o definición de la misma.
El contrato de cuenta corriente bancaria, entiende que es autónomo, bilateral, consensual,
normalmente oneroso y de ejecución continuada.
1. Es autónomo, consiste en una combinación de prestaciones que el banco realiza por
cuenta y en interés del cliente, verbigracia, el servicio de caja que presta el banco integrando
en este elementos del mandato y del depósito.
2. Es bilateral porque engendra obligaciones para ambas partes, de ejecución continuada o
sucesiva.
3. Es consensual, ya que se origina por voluntad de las partes; siendo condición de
"habilitación", la provisión de fondos, o autorización para girar en descubierto.-
4. Es oneroso, ya que los bancos suelen cobrar intereses y gastos por las gestiones, o
intereses del descubierto.
5. Es nominado o típico ya que está expresamente regulado en el Código de Comercio en
los arts. 791 a 797 Cód. Comercio.
Las cuentas de ahorro o caja de ahorro son utilizadas principalmente por los particulares y entidades
civiles.
Sirven para tres cosas:

 Para ganar un interés durante el tiempo que estos fondos no se usan.

 Los fondos pueden extraerse en cualquier momento mediante un comprobante llamado “nota
de débito”

 Los fondos depositados ganan un interés moderado. También debe tenerse en cuenta que se
suman al capital cada 6 meses o anualmente.
El porcentaje que el banco aporta a una cuenta de ahorro varía entre el 3%.
Libreta de ahorros
Una libreta de ahorros es un documento en forma de cuadernillo expedido por una entidad
de crédito (banco o caja de ahorros) en el que se anotan los movimientos de capital
efectuados en la cuenta a la que está asociada. Los apuntes no se hacen a mano
(antiguamente se realizaba de esa manera), sino que son efectuados por las impresoras
propias de la entidad que la ha emitido o de un cajero automático. Existen máquinas tipo
cajero que pueden actualizar una libreta e imprimir su saldo.
En cada línea de detalle se suele anotar la fecha de la operación, el concepto, la cantidad
cargada o abonada, el saldo de la cuenta una vez efectuada la operación y el terminal
operante (el que realiza o dónde se realiza la operación).
Algunas veces se pueden usar para sacar dinero de un cajero automático de la misma forma
que con una tarjeta de débito, pero necesita estar habilitada la libreta y tener contratado ese
tipo de servicio para poder operar con un PIN (número de identificación personal) en los
cajeros automáticos. Normalmente el PIN de la libreta no es el mismo que el de la tarjeta de
débito a no ser que se efectúe previamente el cambio.

Cuentas corrientes
Las cuentas corrientes son las cuentas más habituales entre cliente y banco. A través
de este tipo de cuentas realizaremos las acciones más cotidianas como puede ser la
domiciliación de pagos, la realización de cobros, etc.

A diferencia de otras cuentas, las cuentas corrientes no ofrecen remuneración alguna a


sus clientes y su contratación suele incluir comisiones por mantenimiento o
administración entre otras. Además te permiten la posibilidad de disponer de una tarjeta
de crédito o débito.

Son cuentas sencillas, muy útiles para las operaciones más rutinarias. Sin embargo,
no son las más idóneas si estás buscando ahorrar cada mes

. Cuentas nómina
Para contratar una cuenta nómina, es completamente indispensable que domicilies tu
nómina mensual, en caso contrario no podrás abrir este tipo de cuenta.

Las cuentas nómina pueden considerarse como una modalidad dentro de las cuentas
corrientes, ya que su operativa es muy similar, pero ofrecen una serie de ventajas por la
domiciliación de la nómina (regalos, devolución de un porcentaje sobre los recibos
domiciliados…).

Aunque pueden llevar asociadas comisiones, normalmente no es lo habitual. También


puede darse el caso de que nos ofrezcan alguna remuneración, pero siempre será inferior
a la que ofrecen las cuentas remuneradas.

4. Cuentas de valores
Si lo que pretendemos es invertir, este tipo de cuenta es la que más nos conviene.

Son similares a las cuentas corrientes pero van a servirnos para depositar títulos
(acciones, bonos…). A menudo están asociadas a una cuenta corriente y permiten que
realicemos operaciones como compras, ventas, cobro de dividendos, custodia de títulos y
similares.

5. Cuentas bancarias para empresas y negocios


Orientadas claramente a empresas, al igual que las cuentas para particulares también
pueden ser de ahorro, cuentas corrientes, remuneradas, etc.

En este aspecto surge la Cuenta Facto para empresas, una cuenta remunerada
exclusivamente para negocios a través de la cual se puede acceder al Depósito Facto
para empresas disponible desde un mínimo de 10.000 dólares hasta un máximo de
10.000.000 dolores, donde la empresa será la encargada de elegir el vencimiento de la
imposición (3-36 meses). La TAE del Depósito Facto para empresas se configurará en
función de las características de plazo y capital que seleccionemos.
Esperamos que esta información sirva para ayudarte a la hora de decidir qué es lo que
quieres hacer con tu dinero. Ya sabes que en función de lo que necesites, puedes elegir
entre diferentes opciones. ¿Sabes ya cuál es la tuya?

Este artículo se elaboró con fecha 22 enero, 2016, por lo que es posible que alguna
información no esté actualizada. Te recomendamos que siempre revises la fecha de
publicación del artículo. Consulta aquí las condiciones vigentes del Depósito Facto

La cuenta corriente (cta. cte.) es un contrato bancario donde el titular deposita fondos con el fin de
acceder a ellos posteriormente. Con una cuenta corriente se puede disponer de los depósitos
ingresados de forma inmediata a través de cajeros automáticos, la ventanilla de la caja o banco o
talonarios. Otra forma de disponer del dinero depositado en la cuenta es a través de los pagos con
tarjeta. Una cuenta corriente puede generar intereses a favor del titular.
La cuenta corriente permite a los clientes realizar la siguiente operativa:
Se pueden domiciliar pagos a través de ella.
Domiciliar ingresos.
Ingresar dinero.
Retirar dinero.
Emitir o ingresar cheques.
Asociar tarjetas de débito o crédito.
Contratar otros productos (préstamos, hipotecas, depósitos bancarios...)
Es una cuenta que se usa principalmente para ingresos del titular. Los medios de pago que se
pueden utilizar asociados a las cuentas corrientes pueden ser:
Tarjeta de débito.
Tarjeta de crédito.
Monedero electrónico.
Pago mediante móvil.
Talonario de cheques.
Al abrir una cuenta corriente se deben consignar los siguientes datos:
Documento de identificación.
En el caso de ser una empresa: escritura de constitución.
Informes bancarios actualizados de la persona que pretende abrirla – Información de Crédito
Registro en el banco de la firma que será utilizada para girar cheques
Suscripción con el interesado de un documento que contenga las condiciones generales relativas a la
cuenta corriente que se abre
Verificar la capacidad de contratación y quienes pueden obligarse por la empresa.
Verificar el origen de los ingresos.
El saldo de la cuenta puede ser comprobado por el titular en cualquier momento. El banco tiene la
obligación de enviar al cliente, al menos semestralmente, el extracto de su cuenta.
En España, las cuentas corrientes pueden contratarse a través de distintos canales:
Desde la oficina
Por teléfono
A través de la web de la entidad
A través de la App bancaria
En función del tipo de entidad, será posible realizar la apertura y llevar a cabo la operativa más
común desde uno o más canales. Existen bancos tradicionales que solo permiten contratar la cuenta
desde la oficina, mientras que los bancos puramente digitales solo ofrecen la contratación y operativa
a través de la web o app. Por lo general, la documentación que suelen pedir los bancos para abrir
una nueva cuenta corriente 1 es el DNI, el pasaporte o el certificado de no residente en vigor. En
algunos casos, también pueden solicitar la presentación de la Declaración de Actividades
Económicas (DAE)

Cuentas Bancarias
Una cuenta bancaria es un contrato que realizamos con una entidad bancaria en virtud del cual
depositaremos en ella una cantidad de dinero. Podemos disponer del dinero de forma inmediata y
por eso se llaman «depósitos a la vista.

Cuentas Corrientes
El depositante tiene libertad para retirar en cualquier momento el importe del depósito (dinero).
Se pueden domiciliar en ellas el pago de recibos, pago de cheques, ordenar transferencias…
Se dispone de un talonario de cheques.

Libretas de Ahorro
Suele ser una libreta en la que se registran todos los movimientos.
No permite cheques.
La diferencia entre ambas es que con la cuenta corriente nos envían una relación de los
movimientos que hemos realizado y se puede utilizar cheques y en la libreta.

Se puede manifestar que cada banco tiene diferentes cuentas de ahorro para la diversidad de sus
clientes, por ejemplo las cuentas de ahorro que el BAC, ofrece son las siguientes.

Cuenta Club del Ahorro


Es una cuenta de ahorro creada en alianza con el blog de Educación Financiera Dele peso a sus
pesos. Consiste en micro ahorros quincenales que se ajustan a un plan de ahorro establecido tanto
en Dólares o Córdobas.

¿Para quién es?


Clientes que deseen abrir una cuenta y unirse al Club del Ahorro para alcanzar sus metas.

¿Cómo lo obtengo?
Llenando el formulario web. Una vez recibido el código de confirmación deberás presentarte en
cualquier sucursal de BAC Credomatic con tu cédula de identidad y una referencia personal

Cuenta Objetivos
Es una cuenta de ahorro cuyo propósito es provisionar periódicamente una cantidad de dinero en
concepto de ahorro para un objetivo específico y determinado, en los plazos, términos y condiciones
definido por el cliente.

¿Para quién es?


Disponible para clientes existentes naturales de BAC CREDOMATIC y que tengan habilitado su
usuario de banca en línea

¿Cómo lo obtengo?
Puedes abrir tu objetivo de ahorro desde tu banca en línea. Ingresa en el menú izquierdo a "Solicitar
productos", y luego "Solicitar BAC Objetivos
Cuenta Digital
La Cuenta Digital es una segunda cuenta de ahorro que los clientes pueden abrir desde su Banca en
Línea sin tener que visitar una sucursal física.

¿Para quién es?


Para los clientes interesados en tener una cuenta de ahorros la cual pueden abrir desde su Banca en
Línea.

¿Cómo lo obtengo?
Puedes abrir tu cuenta digital desde el botón de abrir cuenta en la pantalla de consulta consolidada
de tu Banca en Línea. Luego selecciona la moneda en la que deseas abrir tu cuenta, selecciona el
saldo proyectado que mantendrás.
Cuenta electrónica de inversión (CEI)
Haga crecer más rápido sus ahorros con una cuenta que le brinda atractivos rendimientos, intereses
capitalizables y protección contra la devaluación de la moneda. Además sus fondos están siempre
disponibles
¿Para quién es?
Clientes que deseen ahorrar su dinero y, a la vez, tener disponibilidad inmediata de este
¿Cómo lo obtengo?
Se puede abrir la cuenta electrónica de inversión en todas nuestras sucursales
Cuenta Juvenil
Incentive a sus hijos jóvenes a que ahorren y administren su propio dinero con una tarjeta juvenil,
que tiene beneficios especiales para ellos.
¿Para quién es?
Padres quieren incentivar el hábito del ahorro en sus hijos menores de 16 años