Está en la página 1de 1

Biopolímeros basados en desechos agrícolas

“El plástico es un polímero al que se le ha dado variados usos en la industria, la farmacéutica y el


transporte entre otros, convirtiéndose en la base de la mayoría de los productos de consumo
habituales” (Grados et al, 2008, p.2) sin embargo, su poca biodegradabilidad hace que se
desarrollen otro tipo de plásticos capaces de producir agua y dióxido de carbono en pro de acabar
con las problemáticas medio ambientales del sector industrial.
Según lo mencionado anteriormente y sabiendo que la producción de bioplasticos representa una
suma significativa de dinero que está por encima del costo de producción de los convencionales nos
daremos cuentas de que si bien posicionar los bioplasticos como plásticos avanzados es una
necesidad es también un desafío social, pues no todos tienen la capacidad de pagar más por bolsas y
alimentos que requieran de un envoltorio; a raíz de esta problemática surge la idea de comenzar a
fabricarlos a través de los desechos que deja la agricultura.
“En América Latina se puede identificar una amplia variedad de recursos biológicos con potencial
para el desarrollo de bioeconomías nacionales y regionales. Desde el punto de vista de la agricultura
al menos tres son fundamentales: Recursos de la biodiversidad en general y de la agrobiodiversidad
en particular, biomasa cultivada para usos múltiples, y biomasa de desecho” (Rodríguez, A,
Mondaini, A y Hitschfeld, M, 2017, p.40), si referenciamos los anterior en función a la industria
del plástico nos daremos cuenta que los principales desechos agrícolas que se usan en América
Latina para la producción de bioplasticos son los provenientes de cebada, avena, trigo, soya, alfa,
quinua y cascarilla de arroz; estos desechos crean biopolímeros con altos grado de PHA es decir que
son mejores para la producción de los plásticos por su capacidad de reservar carbono que es
posteriormente extraído en el proceso de materia prima-plástico. Es por eso que este tipo de
biopolímeros son los más usados tanto en investigaciones como en prácticas para crear plástico
biodegrables debido a su bajo costo y su alta rentabilidad.
En Bolivia se han realizados estudios que muestran la producción de PHA (molécula fundamental
para la producción de bioplasticos) que tiene cada uno de los desechos de los productos agrícolas
anteriormente mencionados con el fin de determinar cuál es el mejor y cuáles son las diferencias
según los consorcios que se usan para su degradación. Así: