Está en la página 1de 10

5/9/2014 TSJ Regiones - Decisión

PONENTE: MARÍA EUGENIA MATA 
EXPEDIENTE N° AP42­R­2009­000043 

En  fecha  9  de  enero  de  2009,  se  recibió  en  la  Unidad  de  Recepción  y  Distribución  de
Documentos  (U.R.D.D.)  de  las  Cortes  Primera  y  Segunda  de  lo  Contencioso  Administrativo,
Oficio N° 08­1839 de fecha 17 de diciembre de 2008, emanado del Juzgado Superior Sexto de lo
Contencioso  Administrativo  de  la  Región  Capital,  anexo  al  cual  remitió  expediente  contentivo
del recurso por abstención o carencia ejercido por los Abogados Tulio Colmenares Rodríguez y
Juan Francisco Colmenares Torrealba, inscritos en el Instituto de Previsión Social del Abogado
bajo  los  Números  896  y  74.693,  respectivamente,  actuando  con  el  carácter  de  Apoderados
Judiciales  del  ciudadano  HÉCTOR  PARILLI  PÉREZ,  titular  de  la  cédula  de  identidad  Nº
3.100.165,  contra  la  ALCALDÍA  DEL  MUNICIPIO  URDANETA  DEL  ESTADO
BOLIVARIANO DE MIRANDA. 

Tal remisión se efectuó en virtud de la apelación ejercida en fecha 15 de diciembre de 2008, por
la  representación  judicial  de  la  parte  recurrente  contra  la  sentencia  dictada  por  el  referido
Juzgado en fecha 26 de noviembre de 2008, que declaró Inadmisible el presente recurso. 

En fecha 26 de enero de 2009, se dio cuenta a la Corte, se fijó el décimo (10º) día de despacho
siguiente para que las partes presentaran sus escritos de informes de conformidad con el artículo
516  del  Código  de  Procedimiento  Civil  y  se  designó  ponente  a  la  Juez  MARÍA  EUGENIA
MATA. 

En fecha 17 de febrero de 2009, la parte recurrente consignó escrito de informes. 

En  fecha  18  de  febrero  de  2009,  se  fijó  el  lapso  de  ocho  (8)  días  de  despacho  para  las
observaciones  al  referido  escrito  de  informes,  en  atención  al  artículo  519  del  Código  de
Procedimiento Civil. 

http://jca.tsj.gov.ve/DECISIONES/2010/OCTUBRE/1477-13-AP42-R-2009-000043-2010-910.HTML 1/10
5/9/2014 TSJ Regiones - Decisión

En fecha 11 de marzo de 2009, se ordenó pasar el presente expediente a la Juez Ponente, el cual
fue pasado el 12 de marzo de 2009. 

En fecha 4 de junio de 2009, la parte recurrente requirió “abocamiento en la presente causa”. 

En  fecha  16  de  septiembre  de  2009,  esta  Corte  dictó  sentencia  mediante  la  cual  declaró  su
competencia  para  conocer  el  recurso  de  apelación  ejercido  contra  la  sentencia  dictada  por  el
Juzgado Superior Sexto de lo Contencioso Administrativo de la Región Capital en fecha 26 de
noviembre  de  2008,  que  declaró  Inadmisible  el  recurso  interpuesto;  declaró  Sin  Lugar  la
apelación ejercida y Confirmó el fallo apelado. 

En fecha 29 de septiembre de 2009, se libró boleta dirigida al ciudadano Héctor Parilli Pérez y
oficios  dirigidos  al  Alcalde  del  Municipio  Urdaneta  del  Estado  Bolivariano  de  Miranda  y  al
Síndico  Procurador  del  Municipio  Urdaneta  del  Estado  Bolivariano  de  Miranda,  a  los  fines  de
notificarles de la decisión antes referida. 

En  fecha  26  de  octubre  de  2009,  el  Abogado  Juan  Francisco  Colmenares  Torrealba,  actuando
con  el  carácter  de  Apoderado  Judicial  del  ciudadano  Héctor  Parilli  Pérez,  consignó  escrito
solicitando la ampliación y la aclaratoria de la sentencia dictada por esta Corte. 

En fecha 16 de noviembre de 2009, se agregó a los autos del expediente los oficios dirigidos al
Alcalde del Municipio Urdaneta del Estado Bolivariano de Miranda y al Síndico Procurador del
Municipio Urdaneta del Estado Bolivariano de Miranda, debidamente notificados. 

En  fecha  24  de  noviembre  de  2009,  se  agregó  a  los  autos  del  expediente  la  boleta  dirigida  al
ciudadano Héctor Parilli Pérez, debidamente notificado. 

En  fecha  20  de  enero  de  2010,  en  virtud  de  la  incorporación  a  este  Órgano  Jurisdiccional  del
ciudadano  EFRÉN  NAVARRO,  fue  reconstituida  la  Corte  Primera  de  lo  Contencioso
Administrativo  quedando  integrada  su  nueva  Junta  Directiva,  por  los  ciudadanos:  ENRIQUE
SÁNCHEZ,  Juez  Presidente;  EFRÉN  NAVARRO,  Juez  Vicepresidente  y  MARÍA  EUGENIA
MATA, Juez. 

En fecha 6 de mayo de 2010, el Abogado Juan Francisco Colmenares Torrealba, actuando con el
carácter de Apoderado Judicial del ciudadano Héctor Parilli Pérez, consignó escrito ratificando
la aclaratoria solicitada. 

Por auto de fecha 10 de mayo de 2010, se abocó la Corte al conocimiento de la causa. 

En fecha 17 de mayo de 2010, se ordenó pasar el presente expediente a la Juez Ponente. 

En  fecha  17  de  junio  de  2010,  la  parte  recurrente  consignó  escrito  ratificando  la  aclaratoria
solicitada. 

Realizado  el  estudio  individual  de  las  actas  procesales  que  conforman  el  presente  expediente,
esta Corte pasa a decidir, previas las siguientes consideraciones: 
http://jca.tsj.gov.ve/DECISIONES/2010/OCTUBRE/1477-13-AP42-R-2009-000043-2010-910.HTML 2/10
5/9/2014 TSJ Regiones - Decisión


DE LA SOLICITUD DE ACLARATORIA 

En  fecha  26  de  octubre  de  2009,  el  Abogado  Juan  Francisco  Colmenares  Torrealba,  actuando
con  el  carácter  de  Apoderado  Judicial  del  ciudadano  Héctor  Parilli  Pérez,  consignó  escrito
solicitando la ampliación y la aclaratoria de la sentencia dictada por esta Corte en fecha 16 de
septiembre de 2009, en los siguientes términos: 

Que,  “…atendemos  el  emplazamiento,  vía  ‘notifíquese’.  Contenido  entre  las  disposiciones
finales de la sentencia proferida por esta Corte en fecha 16 de septiembre de 2009, por medio de
la  cual  confirmó  la  decisión  emanada  del  Juzgado  Superior  Sexto  de  lo  Contencioso
Administrativo de la Región Capital, que había inadmitido, por caduco, el recurso de carencia,
admiculado  a  la  petición  de  información  legítima  y  debida  que  intentamos  oportunamente,  a
nombre del Ing. HÉCTOR PARILLI PÉREZ, contra las negativas del Ingeniero Municipal del
Municipio Urdaneta del Estado Miranda, Ing. Carlos Téllez, a expedir Permiso de Construcción
Mayor a (sic) informar sobre la autorización reglamentaria exigida para protocolizar documento
de  integración  de  parcela,  recursos  que  propusimos  acumulativamente.  Contra  esa  petición  de
acumulación  debida,  el  Juez  recurrido  se  abstuvo  de  pronunciarse;  esto  es,  respecto  de  la
negativa  del  Ingeniero  Municipal  de  expedir  la  autorización  necesaria  requerida  por  el
Registrador Inmobiliario de la zona para protocolizar el documento de integración de parcelas y
que  también  había  exigido  el  Ingeniero  Municipal  que  se  menciona,  como  un  requisito  más,
injustificado,  para  expedir  el  permiso  de  Construcción  Mayor  solicitado…”.  (Mayúsculas  y
negrillas de la cita). 

Que, “…la respuesta omitida a nuestra solicitud de autorización que dirigimos el 15 de enero de
2008 a la Ingeniería Municipal del Municipio Urdaneta del Estado Miranda, sustenta el ejercicio
de petición constitucionalmente establecido en el artículo 51 de la Suprema Ley, amen (sic) de
que dicha autorización fue requerida por el mismo Ingeniero Municipal y es parte ­se repite­ de
los  requisitos  de  ley  necesarios  para  inscribir  el  documento  de  integración  de  parcelas  que  el
Permiso solicitado igualmente precisa. Se concluye, pues, que habiendo promovido conjunta y
acumulativamente recurso de abstención con derecho de petición a respuesta debida, la apelada
sólo resolvió el primero…”. 

Que,  “…en  la  oportunidad  de  sustentar  la  apelación,  expresamente  alegamos:  ‘se  dedujo
simultáneamente  petición  acumulada  de  libramiento  de  la  autorización  respectiva  para
protocolizar  documento  público,  con  recurso  de  abstención  o  carencia  para  emitir  Permiso  de
Construcción Mayor. La petición de libramiento formulada el 15 de enero de 2008 se apoya en
el  artículo  51  de  la  Constitución  de  la  República  Bolivariana  de  Venezuela  y  el  recurso  de
abstención  o  carencia,  en  la  previsión  contenida  en  el  artículo  83  de  la  Ley  Orgánica  de
Ordenación Urbanística (…). La acumulación así prevista se da porque hay conexidad de causas,
en virtud de la identidad de título y objeto, aunque las personas sean diferentes…”. 

De seguidas se expone que “…El planteamiento reformatorio libelar –se repite­ es inequívoco,
pues  se  concretó  a  desincorporar  la  pretensión  resarcitoria,  propuesta,  contra  los  agentes  de  la
omisión; vale decir, no se ejerció acumulativamente la reclamación patrimonial contra el Alcalde
http://jca.tsj.gov.ve/DECISIONES/2010/OCTUBRE/1477-13-AP42-R-2009-000043-2010-910.HTML 3/10
5/9/2014 TSJ Regiones - Decisión

Castro y el Ingeniero Municipal Carlos Téllez en su condición de agentes provocadores del daño
resarcible,  reclamación  que  se  reservó  nuestro  poderdante  promover  por  acto  separado  y
concretamos el pedimento de la reforma a los hechos propios que constituyen la sustentación del
recurso  de  Abstención  o  carencia  y  el  de  petición  legítima  acumulados.  Esto  es,  el  libelo  y  la
reforma  se  fundamentan  en  los  mismos  hechos  comprobados  instrumentalmente,  cuya
valoración  permitió  al  sustanciador,  in  prima  faciae  (sic),  apreciarlos  afirmativamente  y,
consecuencialmente admitir originalmente el recurso propuesto, decisión que inexplicablemente
revocó cuando se avocó a la evaluación de la reforma intentada, declarando caduco un recurso y
omitiendo  pronunciamiento  respecto  del  otro.  En  el  caso,  libelo  y  reforma  constituyen  una
unidad procesal conceptual que se fundamenta y sustenta la misma pretensión; que está sujeta a
la  misma  instrucción  contencioso­administrativa  y  que  debe  recibir,  por  ende,  la  misma
valoración procesal. Cualquier decisión que no consulte estos supuestos, deviene incongruente,
insubsistente y contradictoria, tal es el caso de la decisión apelada…”. 
Que,  “…en  orden  de  robustecer  la  fundamentación  argumentativa,  bueno  es  repetir  que  el
pedimento  en  cuestión  de  libramiento  de  la  autorización  requerida,  constituye  parte  de  la
pretensión  deducida,  comprendida  en  la  acumulación  propuesta  con  el  concurso  de  acciones
sucesivas  planteadas  como  fundamento  de  la  pretensión  intentada.  Ese  punto,  que  es  parte  del
tema,  ni  tan  siquiera  fue  abordado  ni  examinado  y,  por  supuesto,  se  omitió  la  decisión
respectiva…”. 

Que, “…en virtud de que la norma invocada (art. 252 c.p.c. (sic)), permite que el Tribunal que
decide  amplíe  los  términos  de  la  decisión  en  que  se  ha  producido  la  omisión  comentada  y
también  que  aclare  si  el  punto  está  o  no  contemplado  en  la  sentencia  proferida,  promovemos
ahora y por este medio el recurso correspondiente…”. 

II 
CONSIDERACIONES PARA DECIDIR 

Corresponde  a  esta  Corte  pronunciarse  sobre  la  solicitud  de  aclaratoria  propuesta  y,  al  efecto
observa: 

El artículo 252 del Código de Procedimiento Civil, aplicable a supuestos como el presente, por
remisión expresa del artículo 19, aparte 1 de la Ley Orgánica del Tribunal Supremo de Justicia
de la República Bolivariana de Venezuela, vigente rationae temporis al presente caso, establece
lo siguiente: 

“Después de pronunciada la sentencia definitiva o la interlocutoria sujeta a apelación, no podrá
revocarla ni reformarla el Tribunal que la haya pronunciado. Sin embargo, el Tribunal podrá, a
solicitud de parte, aclarar los puntos dudosos, salvar omisiones y rectificar los errores de copia,
de referencias o de cálculos numéricos, que aparecieren de manifiesto en la misma sentencia, o
dictar ampliaciones, dentro de los tres días, después de dictada la sentencia, con tal de que dichas
aclaraciones y ampliaciones las solicite alguna de las partes en el día de la publicación o en el
siguiente”. 

Ahora bien, la Sala Político Administrativa del Tribunal Supremo de Justicia, mediante fallo N°
02302  de  fecha  19  de  octubre  de  2006,  interpretó  el  contenido  de  la  norma  en  comento  en  lo
http://jca.tsj.gov.ve/DECISIONES/2010/OCTUBRE/1477-13-AP42-R-2009-000043-2010-910.HTML 4/10
5/9/2014 TSJ Regiones - Decisión

referente al lapso para solicitar la aclaratoria de la sentencia, señalando al respecto lo siguiente: 

“…en lo que atañe al lapso procesal del cual disponen las partes para solicitar la corrección de la
sentencia  por  los  medios  previstos  en  el  artículo  252  del  Código  de  Procedimiento  Civil,  esta
Sala  se  ha  pronunciado  en  anteriores  oportunidades  a  fin  de  preservar  el  derecho  al  debido
proceso  consagrado  en  la  Constitución  de  la  República  Bolivariana  de  Venezuela,  en  los
siguientes  términos:  (…)  Examinada  la  norma  bajo  análisis  se  observa  que  en  un  sistema
fundamentalmente  escrito  como  el  nuestro,  y  limitadas  las  presentes  consideraciones  a  los
procesos  seguidos  ante  esta  Sala,  y  a  los  supuestos  contenidos  en  la  norma  considerada,  la
misma carece de racionalidad en virtud de que no encontramos elemento de tal naturaleza que
justificando la extrema brevedad del lapso, no implique un menoscabo del contenido esencial a
solicitar  el  derecho  a  una  justicia  transparente,  en  comparación  con  supuestos  de  gravedad
similares como es el caso de la apelación y, siendo así esta Sala, en el presente caso, considera
necesario  aplicar  con  preferencia  la  vigencia  de  las  normas  constitucionales  sobre  el  debido
proceso  relativas  a  la  razonabilidad  de  los  lapsos  con  relación  a  la  norma  del  artículo  252  del
Código  de  Procedimiento  Civil  y,  en  ejecución  de  lo  dispuesto  en  el  artículo  334  de  la
Constitución,  dispone  en  forma  conducente,  con  efectos  ex  nunc,  que  el  lapso  para  oír  la
solicitud de aclaratoria formulada es igual al lapso de apelación del artículo 298 del Código de
Procedimiento Civil, salvo que la ley establezca un lapso especial para la misma en los supuestos
de  los  actos  a  que  se  refiere  el  artículo  252  eiusdem'  (Destacado  de  la  Sala).  (Sentencia  Nro.
00124  del  13  de  febrero  de  2001,  caso:  Olimpia  Tours  and  Travel  C.A.).  Aplicando  el
precedente  criterio  jurisprudencial  al  presente  caso,  el  lapso  para  oír  la  solicitud  de  aclaratoria
que nos ocupa es, entonces, de cinco (5) días de despacho de conformidad con lo previsto en el
artículo 298 del Código de Procedimiento Civil…”. 

Conforme a lo señalado por la Sala Político Administrativa del Máximo Tribunal en la decisión
parcialmente  transcrita,  concluye  esta  Corte,  que  la  oportunidad  para  formular  la  solicitud  de
aclaratoria del fallo a que se contrae el artículo 252 del Código de Procedimiento Civil, es dentro
de los cinco (5) días de despacho contados desde la publicación de la sentencia, equiparándolo al
lapso  de  ejercicio  del  recurso  de  apelación,  establecido  en  el  artículo  298  del  Código  de
Procedimiento  Civil,  teniendo  en  consideración  que  si  la  sentencia  fue  dictada  fuera  del  lapso
legalmente establecido para ello, dicho lapso deberá computarse desde su notificación. 

Asimismo,  la  Sala  Político  Administrativa  del  Tribunal  Supremo  de  Justicia  en  diversas
decisiones, entre las cuales vale destacar la sentencia dictada en fecha 9 de marzo de 2001 (caso:
Luis Morales Bance), se ha pronunciado respecto al alcance del referido artículo 252 del Código
de Procedimiento civil, en la cual se sostuvo lo siguiente: 

“De  la  transcrita  norma  procesal  se  extrae,  en  primer  lugar,  la  imposibilidad  del  tribunal  de
revocar o reformar su propia decisión ­sea definitiva o interlocutoria sujeta a apelación­, lo cual
responde a los principios de seguridad jurídica y de estabilidad e inmutabilidad de las decisiones.
Sin embargo, valoró el legislador que ciertas correcciones en relación con el fallo dictado sí le
son permitidas al tribunal, por cuanto no vulneran los principios antes mencionados, sino, por el
contrario, permiten una efectiva ejecución de lo decidido. Estas correcciones al fallo, conforme
al único aparte del citado artículo 252 del Código de Procedimiento Civil, se circunscriben a: i)
aclarar puntos dudosos; ii) salvar omisiones; iii) rectificar errores de copia, de referencias o de
http://jca.tsj.gov.ve/DECISIONES/2010/OCTUBRE/1477-13-AP42-R-2009-000043-2010-910.HTML 5/10
5/9/2014 TSJ Regiones - Decisión

cálculos  numéricos,  que  aparecieren  de  manifiesto  en  la  misma  sentencia;  iv)  dictar
ampliaciones. 
Además, la posibilidad de salvar omisiones, rectificar errores manifiestos o dictar ampliaciones,
no corresponde de oficio al tribunal que dictó el fallo sino que debe operar a solicitud de parte,
en el breve lapso previsto en el transcrito artículo 252: el día en que se publica el fallo o al día
siguiente. 
De lo anterior se colige que la solicitud de rectificación del fallo, en los términos previstos en el
único aparte del artículo 252 del Código de Procedimiento Civil, es un medio otorgado por dicha
ley procesal a las partes en juicio cuyo fin no es otro que lograr que el tribunal aclare los puntos
dudosos,  salve  las  omisiones  y  rectifique  los  errores  manifiestos  de  copia,  de  referencia  o  de
cálculo numérico o dicte ampliaciones. 
...Omissis... 
Por lo que respecta al caso concreto de la solicitud de ampliación de sentencia, se puede señalar
que  la  misma  se  trata  ­como  ya  se  dijo­  de  un  medio  dado  a  las  partes  en  juicio  para  que
expresen  al  tribunal  las  razones  que  consideren  pertinentes  en  relación  con  algún  pedimento  o
asunto no resuelto por el sentenciador, pero sin que ello implique alterar la sentencia ya dictada,
pretendiendo la revocatoria o modificación del fallo, por diferir del criterio allí expuesto por el
tribunal.  Es  decir,  subsiste  la  prohibición  contenida  en  el  encabezamiento  del  artículo  252  del
Código de Procedimiento Civil, mediante la cual se imposibilita al tribunal revocar o modificar
la sentencia pronunciada. 
En  tal  sentido,  la  solicitud  de  ampliación  de  sentencia,  tiene  una  doble  función:  correctiva  y
preventiva,  toda  vez  que  mediante  la  misma  se  corrige  la  falta  de  congruencia  de  la  sentencia
con lo pretendido por la parte actora y lo alegado por el legitimado pasivo en su defensa, en el
punto o cuestión objeto de la ampliación, y previene la declaratoria de nulidad de la sentencia,
por  haber  solucionado  la  decisión  ampliatoria  ­la  cual  forma  parte  integrante  de  la  sentencia
definitiva o de la interlocutoria sujeta a apelación­ el requisito intrínseco de forma cuya omisión
afecta de nulidad la sentencia...”. (Negrillas de la cita). 

De la simple lectura de la sentencia parcialmente transcrita ut supra, se evidencia que la solicitud
de aclaratoria o ampliación del fallo constituye un mecanismo o herramienta procesal en virtud
del cual las partes de un juicio, pueden solicitar el esclarecimiento de “puntos dudosos, salvar las
omisiones  y  rectificar  los  errores  de  copia,  de  referencias  o  de  cálculos  numéricos,  que
aparecieren de manifiesto en la misma sentencia”. Asimismo, se insiste en que la aclaratoria o
ampliación  debe  ser  solicitada  en  el  “día  de  la  publicación  o  en  el  siguiente”  del  fallo  en
cuestión, sin que a través de ésta se pretenda modificar el sentido de la decisión. 

ELLO ASÍ, SE OBSERVA QUE EL FALLO DICTADO POR ESTA CORTE EN FECHA 16
DE  SEPTIEMBRE  DE  2009  ­RESPECTO  AL  CUAL  SE  FORMULÓ  LA  PRESENTE
SOLICITUD  DE  AMPLIACIÓN  Y  ACLARATORIA­,  DEBÍA  SER  NOTIFICADO  A  LAS
PARTES,  TAL  COMO  SE  ORDENÓ  EN  SU  DISPOSITIVA.  ASÍ,  EN  FECHA  29  DE
SEPTIEMBRE DE 2009, SE LIBRARON LAS NOTIFICACIONES CORRESPONDIENTES. 

En efecto, en fecha 16 de noviembre de 2009, se acreditó en autos la notificación del Alcalde del
Municipio Urdaneta del Estado Bolivariano de Miranda y al Síndico Procurador del Municipio
Urdaneta del Estado Bolivariano de Miranda. 

http://jca.tsj.gov.ve/DECISIONES/2010/OCTUBRE/1477-13-AP42-R-2009-000043-2010-910.HTML 6/10
5/9/2014 TSJ Regiones - Decisión

AHORA  BIEN,  COMO  PUEDE  ADVERTIRSE,  PARA  EL  16  DE  OCTUBRE  DE  2009,
OPORTUNIDAD  EN  QUE  LA  PARTE  RECURRENTE  PLANTEÓ  LA  REFERIDA
SOLICITUD, AÚN NO SE HABÍAN PRACTICADO LAS REFERIDAS NOTIFICACIONES,
POR  LO  QUE  LA  ACLARATORIA  FUE  REQUERIDA  INCLUSO  ANTES  DE  QUE  LAS
PARTES  SE  ENCONTRASEN  A  DERECHO,  LO  QUE  DA  LUGAR  A  SU
TEMPESTIVIDAD. ASÍ SE DECLARA. 

Determinado lo anterior, pasa esta Corte a pronunciarse en relación al contenido de la “solicitud
de ampliación y aclaratoria” de la sentencia dictada por esta Corte en fecha 16 de septiembre de
2009, presentada por la parte recurrente conforme a lo establecido en el artículo 252 del Código
de Procedimiento Civil y, al respecto observa: 

Expone el accionante que en el escrito de reforma que consignó ante el Juzgado Superior Sexto
de  lo  Contencioso  Administrativo  de  la  Región  Capital  en  fecha  13  de  noviembre  de  2008,
ejerció  “…conjunta  y  acumulativamente  recurso  de  abstención  con  derecho  de  petición  a
respuesta debida…”, siendo que tanto la sentencia del A quo, como la dictada por esta Instancia,
sólo  se  circunscribe  al  análisis  del  primero,  omitiendo  pronunciamiento  respecto  a  “…nuestra
solicitud  de  autorización  que  dirigimos  el  15  de  enero  de  2008  a  la  Ingeniería  Municipal  del
Municipio Urdaneta del Estado Miranda…”. 

Ello  así,  afirma  el  recurrente  que  “…En  el  caso,  libelo  y  reforma  constituyen  una  unidad
procesal  conceptual  que  se  fundamenta  y  sustenta  la  misma  pretensión;  que  está  sujeta  a  la
misma instrucción contencioso­administrativa y que debe recibir, por ende, la misma valoración
procesal.  Cualquier  decisión  que  no  consulte  estos  supuestos,  deviene  incongruente,
insubsistente y contradictoria, tal es el caso de la decisión apelada…”. (Resaltado de esta Corte). 

De  la  anterior  transcripción  se  evidencia  que  el  ciudadano  Héctor  Parilli  Pérez  se  encuentra
disconforme  respecto  al  fallo  dictado  por  el  Juzgado  Superior  Sexto  de  lo  Contencioso
Administrativo  de  la  Región  Capital  en  fecha  26  de  noviembre  de  2008,  en  torno  al  cual  se
pronunció  esta  Corte  en  la  sentencia  cuya  ampliación  y  aclaratoria  se  requiere,  de  la  forma
siguiente: 

“…en el caso de autos, el A quo estableció: i) fecha de solicitud del permiso para la construcción
de las 160 viviendas multifamiliares, esto fue, el 14 de julio de 2005; ii) lapso con el que contaba
la  Alcaldía  del  Municipio  Urdaneta  del  estado  Bolivariano  de  Miranda  para  constatar
únicamente  que  el  proyecto  presentado  se  ajustaba  a  las  variables  urbanas  fundamentales
establecidas,  el  cual  es  de  noventa  (90)  días  continuos  en  el  caso  de  urbanizaciones  de
conformidad con el artículo 85 de la Ley Orgánica de Ordenación Urbanística; iii) oportunidad
en que la Administración Municipal incurrió en mora, específicamente el 13 de octubre de 2005;
y, iv) fecha de interposición del presente recurso, a saber, 7 de julio de 2008. Así, en virtud de
las  anteriores  circunstancias,  acertadamente  concluyó  el  A  quo  que  había  ‘…transcurrido  con
creces  un  lapso  mayor  de  seis  (06)  meses,  según  lo  establece  la  Ley  Orgánica  del  Tribunal
Supremo  de  Justicia  y  de  conformidad  con  el  artículo  19  aparte  5  de  la  Ley  Orgánica  del
Tribunal Supremo de Justicia y la Jurisprudencia parcialmente transcrita de fecha 13 de junio de
1991…’, por lo que declaró ‘…INADMISIBLE, el recurso por haber operado la CADUCIDAD
DE LA ACCIÓN…’. 
http://jca.tsj.gov.ve/DECISIONES/2010/OCTUBRE/1477-13-AP42-R-2009-000043-2010-910.HTML 7/10
5/9/2014 TSJ Regiones - Decisión

(…) Omissis (…) 
En  virtud  de  las  consideraciones  precedentemente  expuestas,  esta  Corte  declara  Sin  Lugar  la
apelación  interpuesta  y,  en  consecuencia,  Confirma  el  fallo  apelado.  Así  se  decide…”..
(Mayúsculas del texto). 

En atención a los términos en que fue dictada la referida sentencia, debe esta Corte concluir que
el ciudadano Héctor Parilli Pérez manifiesta en el escrito de solicitud de aclaratoria y ampliación
su disconformidad con la sentencia apelada y, en consecuencia, con la sentencia dictada ante esta
Alzada  que  la  confirma,  por  lo  que  lejos  de  requerir  su  aclaratoria  y  ampliación,  pretende  su
modificación. 

Asimismo, esta Corte estima que no existe la incertidumbre alegada por el solicitante, pues tal
como se desprende de la sentencia en comento, la pretensión valorada judicialmente, tanto por el
Juzgado Superior Sexto de lo Contencioso Administrativo de la Región Capital, como por este
Órgano Jurisdiccional, responde al siguiente petitorio señalado en el escrito de reforma: 

“…demandamos  en  proceso  contradictorio,  a  la  Municipalidad  del  Municipio  Urdaneta  del
estado Miranda, (…) para que convenga en emitir al Ing. HÉCTOR PARILLI PÉREZ el Permiso
de  Construcción  Mayor  el  permiso  que  éste  le  solicitara  oportuna  y  fundadamente  para  el
desarrollo  y  edificación  del  Complejo  Multihabitacional  ‘Lomas  de  Cúa’,  cuya  ubicación  y
linderos,  además  de  las  características  propias  de  dicho  Proyecto,  fueron  acreditadas
oportunamente y en forma auténtica ante dicha entidad. Caso de que el Municipio demandado no
se  avenga  a  librar  el  Permiso  requerido,  y,  en  consecuencia,  acuerde  en  forma  expresa  que  la
referida decisión suya sustituya la carencia que el requerido Municipio asumió (sic) la cual debe
ser tenida como el Permiso de Construcción Mayor que el precepto municipal y legal exigen al
respecto…”. (Mayúsculas y negrillas del texto). 

En  virtud  de  lo  anterior,  debe  este  Órgano  Jurisdiccional  insistir  en  que  las  aclaratorias  y
ampliaciones  de  las  decisiones  acordadas  no  constituyen  de  manera  alguna  un  medio  procesal
destinado a la modificatoria sustancial de lo decidido, ni implica una revisión de los argumentos
ya  expuestos  o  posibles  a  exponer  por  la  parte.  Es  sencillamente  un  mecanismo  que  permite
determinar  el  alcance  exacto  de  la  voluntad  del  órgano  decisor,  a  los  fines  de  su  correcta
comprensión y ejecución, o para salvar omisiones, hacer rectificaciones de errores de copia, de
referencias o de cálculos numéricos que aparecieren de manifiesto en la sentencia. 

Con  fundamento  en  los  argumentos  antes  señalados,  considera  esta  Corte  que  la  solicitud  de
aclaratoria  y  ampliación  presentada  en  los  términos  antes  expuestos,  no  aspira  resolver  puntos
dudosos o no resueltos por la decisión dictada por esta Corte en fecha 16 de septiembre de 2009,
sino que pretende obtener un pronunciamiento distinto, debido a la disconformidad de la parte
recurrente, razón por la cual, resulta forzoso declarar SIN LUGAR la solicitud planteada. Así se
declara. 

III 
DECISIÓN 

Por  las  razones  antes  expuestas,  esta  Corte  Primera  de  lo  Contencioso  Administrativo,
http://jca.tsj.gov.ve/DECISIONES/2010/OCTUBRE/1477-13-AP42-R-2009-000043-2010-910.HTML 8/10
5/9/2014 TSJ Regiones - Decisión

administrando justicia en nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por autoridad de
la Ley, declara SIN LUGAR la solicitud de ampliación y la aclaratoria propuesta en fecha 26 de
octubre de 2009, por el Abogado Juan Francisco Colmenares Torrealba, actuando con el carácter
de  Apoderado  Judicial  del  ciudadano  HÉCTOR  PARILLI  PÉREZ,  de  la  sentencia  dictada  por
esta Corte el 16 de septiembre de 2009, que confirmó el fallo dictado por el Juzgado Superior
Sexto de lo Contencioso Administrativo de la Región Capital en fecha 26 de noviembre de 2008,
que  declaró  Inadmisible  el  recurso  por  abstención  o  carencia  que  interpusiera  el  mencionado
ciudadano  contra  la  ALCALDÍA  DEL  MUNICIPIO  URDANETA  DEL  ESTADO
BOLIVARIANO DE MIRANDA. 

Publíquese, regístrese y notifíquese. Remítase el expediente al Tribunal de origen. Déjese copia
de la presente decisión. 

Dada,  firmada  y  sellada  en  la  Sala  de  Sesiones  de  la  Corte  Primera  de  lo  Contencioso
Administrativo  en  Caracas,  a  los  ______________________  (___)  días  del  mes  de
____________ de dos mil diez (2010). Años 200° de la Independencia y 151° de la Federación. 

El Juez Presidente, 

ENRIQUE SÁNCHEZ 
El Juez Vicepresidente 

EFRÉN NAVARRO 

La Juez, 

MARÍA EUGENIA MATA 
Ponente 

La Secretaria 

MARJORIE CABALLERO 

Exp. N° AP42­R­2009­000043 
MEM 

En fecha ___________________ ( ) de _________________________ 
de dos mil diez (2010), siendo la (s) ______________ de la ___________, 
se publicó y registró la anterior decisión bajo el N° __________________. 

La Secretaria, 

http://jca.tsj.gov.ve/DECISIONES/2010/OCTUBRE/1477-13-AP42-R-2009-000043-2010-910.HTML 9/10
5/9/2014 TSJ Regiones - Decisión

http://jca.tsj.gov.ve/DECISIONES/2010/OCTUBRE/1477-13-AP42-R-2009-000043-2010-910.HTML 10/10