Está en la página 1de 2

APRENDER A APRENDER

Aprender a aprender supone disponer de habilidades para iniciarse en el


aprendizaje y ser capaz de continuar aprendiendo de manera cada vez más eficaz
y autónoma de acuerdo a los propios objetivos y necesidades. Esta competencia
tiene dos dimensiones fundamentales. Por un lado, la adquisición de la conciencia
de las propias capacidades (intelectuales, emocionales, físicas), del proceso y las
estrategias necesarias para desarrollarlas, así como de lo que se puede hacer por
uno mismo y de lo que se puede hacer con ayuda de otras personas o recursos

Dentro de los que se conoce como la capacidad de «saber aprender» se


incluyen habilidades tan diversas como:
Tomar conciencia de las necesidades y procesos del propio aprendizaje y saber
identificar las oportunidades disponibles.
Habilidad para superar los obstáculos con el fin de aprender con éxito.
Incluye obtener, procesar y asimilar nuevos conocimientos y habilidades de
aprendizaje.
Buscar una guía metodológica y práctica en los procesos de enseñanza-
aprendizaje.
Adquirir un compromiso por parte de los estudiantes de construir su conocimiento
a partir de sus aprendizajes y experiencias vitales anteriores con el fin reutilizar y
aplicar el conocimiento y las habilidades en una variedad de contextos: en casa,
en el trabajo, en la educación y la instrucción.
Potenciar la motivación y la confianza.
Adquirir competencias metacognitivas, es decir, capacidades que permiten al
estudiante conocer y regular sus propios procesos de aprendizaje.
Trabajar la autoestima y la capacidad de aceptar el rechazo que provoca el error,
así como la tensión que implica mantener el esfuerzo.
Intentar que los alumnos y alumnas de cualquier edad experimenten el placer que
produce entender algo que antes no comprendían y resolver problemas que no
eran capaces de solucionar.
Potenciar las capacidades metalingüísticas y la adopción de distintos roles.
APRENDER A HACER
permite recordar que aprendemos manipulando, actuando, ya que al hacer una
observación o manipulación nuestros órganos sensores (los sentidos) mandan los
impulsos originados al córtex cerebral, a partir de lo cual se crea nuestra imagen
del mundo y se hacen las predicciones sobre su funcionamiento. Los niños y las
niñas aprenden jugando, aprenden creando, aprenden en grupo. Y por medio de
estas actividades pueden poner en práctica “el aprender a hacer”.
APRENDER A CONOCER
Este primer pilar de la educación hace referencia a que cada persona aprende a
comprender el mundo que le rodea para vivir con dignidad y desarrollando todas
sus capacidades

como, por ejemplo:

 Estimular el sentido crítico: con ello niños y niñas podrán cuestionar y dar
su opinión según su propio criterio.
 Despertar la curiosidad intelectual: la curiosidad es una característica del
desarrollo infantil, en este sentido se busca que en niños y niñas nazcan las
ganas de investigar y que encuentren placer en ello.
 Ejercitar la memoria: niños y niñas deben nutrirse con todo tipo de
experiencias que les permitan desarrollar su pensamiento.

Autonomía en la toma de decisiones: niños y niñas deben tener experiencias y


actividades donde puedan ejercitar su autonomía.

APRENDER A DESAPRENDER

Para aprender a desaprender según Tiburcio Moreno Olivos, investigador de


Ciencias de la Educación de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo,
México, La persona debe analizar que las experiencias negativas ya no tienen
utilidad en la actualidad. Este es un paso muy importante, pues es cuando la
persona comienza el proceso de verdadero cambio

Además, desaprender nos funcionara bastante a largo plazo porque cada que la
tecnología avanza es más posible que conceptos antiguos usados comúnmente
puedan estar incompletos e incluso equivocados, es necesario aprender a
desaprender porque cuando sabes que algo no te ayudara para nada en la vida
cotidiana puedes afirmar que es un conocimiento sobrante, no inútil