Está en la página 1de 5

Ética y moral

Revisado por Ever Arrieta


Filósofo, historiador y traductor

La diferencia entre ética y moral es que la moral se refiere al conjunto de normas y principios que
se basan en la cultura y las costumbres de determinado grupo social. Por otro lado, la ética es el
estudio y reflexión sobre la moral, lo que permite que un individuo pueda discernir entre lo que
está bien y lo que está mal.

Una manera fácil de recordar la diferencia entre moral y ética es que la moral se aplica a un grupo,
como aquellas costumbres que se deben obedecer para el buen actuar, mientras que la ética
proviene de la reflexión del individuo sobre cuáles acciones son morales y cuáles no.

Ambos conceptos han sido interpretados de diferentes formas históricamente, por diversas
corrientes de pensamiento, e incluso varían según el campo en el que sean empleados (moral en
religión, ética en negocios). En todo caso, esta interpretación de ética y moral es muy común en
la actualidad.

Ética Moral

Es el estudio y la reflexión sobre la


moral, de las reglas de conducta Se refiere a las reglas de conducta que se aplican a
Definición aplicadas a alguna organización o un grupo determinado y sus acciones, relativas a lo
sociedad. bueno, lo malo, lo aceptable o lo correcto.
La ética suele ser consistente, aunque La moral tiende a ser consistente dentro de un
puede cambiar si las creencias de un determinado contexto, siendo entendida de la
individuo cambian o en función de misma forma por todos. Sin embargo, cada cultura o
Flexibilidad determinada situación. grupo humano tiene morales diferentes.
Una persona que sigue rigurosamente los principios
morales de una sociedad puede no tener ninguna
Una persona puede ir contra su ética ética. De la misma forma, para mantener su
para ajustarse a un determinado integridad ética, esta persona puede violar los
principio moral, como, por ejemplo, el principios morales dentro de un determinado
Excepciones código de conducta de su profesión. sistema de reglas.
Ética viene de la palabra
griega ethos que significa 'conducta', Moral viene de la palabra latina moralis que significa
Significado 'modo de ser'. 'costumbre'.
Origen Universal. Cultural.
Tiempo Permanente. Temporal.
Teórico: ¿Por qué hay o cuáles
principios o acciones son morales? - Práctico: Una persona actúa de acuerdo a aquello
¿Cuáles son los parámetros mediante que se supone que es "bueno", según el propio
Uso los cuales un individuo rige su vida? individuo, un grupo o la sociedad.
Ética Moral

Se analizan las razones que justifican si


es un comportamiento moral que en En México es inmoral tener más de una esposa,
una sociedad se deba tener una sola mientras que en algunos países como Nigeria es
Ejemplo pareja. moralmente aceptado.

Referencia linkografica:

https://www.diferenciador.com/etica-y-moral/

EL CRISTIANO, LA ÉTICA Y EL VOCABULARIO


El Señor Jesucristo dijo: "De la abundancia del corazón habla la boca" Lucas 6:43-45. El habla es
una facultad de nuestro espíritu. Con ella expresamos nuestras relaciones, sentimientos, ideas,
deseos, pensamientos, etc. Aún más, el modo y el tono con que hablamos normalmente reflejan
nuestro estado de ánimo, el estado interior, (decimos normalmente, porque a veces solemos
hablar fingidamente.)
Ya que le habla es nuestra expresión más esencial, la mayoría de los pecados los cometemos por
la boca. Y muchos otros son acompañados por una expresión verbal.
UN SÍNTOMA DE DECAIMIENTO
El decaimiento moral y espiritual de la presente generación se hace muy evidente por la corriente
forma de hablar. El vocabulario utilizado hoy en día, tanto por hombres como por mujeres, ya
sea niños o ancianos, es un síntoma inconfundible del deterioro de las buenas costumbres y de
la pureza de espíritu.
Al mismo tiempo es un testimonio elocuente de lo que impera en el interior de los hombres: la
insolencia, la irreverencia, la agresividad, el pesimismo, la derrota, la liviandad, la ironía, la
vanidad, la vacuidad, la morbosidad, etc.

EL VIEJO HOMBRE QUE HEMOS DESECHADO


Colosenses 3:8-9
Consideremos algunos de los pecados más comunes que cometemos con la boca, y de los cuales
debemos arrepentirnos, desechándolos definitivamente de nuestro vocabulario.
a. Blasfemias, insultos, malas palabras, groserías, Colosenses 3:8, ya sea contra Dios, contra
nuestro prójimo o simplemente proferirla sin dirigirla sin a alguien en particular. San Pablo
dice en 1 de Corintios 5:11 que el maldiciente debe ser cortado de la comunión de la Iglesia.
b. Conversaciones, cuentos y chistes obscenos; palabras deshonestas. Efesios 5:3-4 "Ni aún se
nombre entre vosotros, como conviene a los santos". Ver Filipenses 4:8.
c. Ofensas, expresiones hirientes, palabras ásperas, griteríos. Santiago 3:2-12; Mateo 5:22;
Colosenses 3:8. "Si alguno no ofende en palabras, este es varón perfecto".
d. Cargadas, cachadas, burlas, escarnio, sarcasmos. Salmos 1:1. La "cargada" es una expresión
muy generalizada en nuestro medio; son pocos los que tienen conocimiento de que debe
ser desechada del pueblo de Dios. La cargada es dañina, no fluye del Espíritu Santo, sino
que es obra de la carne, pues no brota del amor para con la persona que estoy cargando.
Alguien dijo: "Ríete de ti mismo, ríete con otros, pero nunca te rías de otros."

APRENDIENDO A HABLAR DE UNA MANERA NUEVA


Si de la abundancia del corazón habla la boca, tener un nuevo corazón significa también tener un
nuevo vocabulario. " El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno" Lucas 6:45.
Al convertirnos Cristo no solo cambia el con tenido de nuestras conversaciones, sino el modo de
conversar: el espíritu de nuestras conversaciones, su intención, su acento, su tono, etc.
Hay cuatro principios ético-cristianos que deben regir en todas nuestras conversaciones:
1. "Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria
edificación, a fin de dar gracia a los oyentes". Efesios 4:29.
2. TODO LO QUE DIGAMOS DEBE SER PARA EDIFICACIÓN.

"Y todo lo que hacéis, sea de palabra o, de hecho, hacedlo, en el nombre del Señor Jesús,
dando gracias a Dios Padre por medio de Él". Colosenses 3:17.
3. TODA CONVERSACIÓN DEBE SER HECHA EN EL NOMBRE DEL SEÑOR JESÚS.

"Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis como responder
a cada uno". Colosenses 4:16.
4. TODO LO QUE DIGAMOS DEBE SER CON GRACIA.
5. LA NOTA DOMINANTE DE NUESTRAS CONVERSACIONES HA DE SER SIEMPRE LA FE.

"Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón, OH Jehová, roca mía, y redentor
mío. Salmos 19:14.

EL AFÁN Y LA ANSIEDAD
Uno de los grandes problemas de la humanidad, es el miedo al porvenir; por eso se preocupan
por reservas de todo tipo:
 Monetarias.
 Petroleras.
 Ganaderas.
 Forestales.
 Ecológicas. Etc.

Todo esto es una utopía, ya que el hombre no conoce a Dios y solo Él puede preservar su vida de
cualquier desastre o perdida de algún beneficio que pudiera recibir por mérito o trabajo propio.
En le caso del creyente, la Fe es la única reserva importante que debemos cuidar. Si creemos que
todo viene di Dios, Lucas 12:17-18, solo nos resta cumplir con nuestras tareas y servicios para con
El.
Si esto no se hace carne en nosotros, nos puede suceder lo que dice Lucas 8:14, una lamentable
consecuencia de no haber comprendido la realidad de tener un Dios tan grande.
Puede suceder, también, que nuestra débil Fe nos lleve a ver lo que Job en su prueba uso como
argumento de defensa Job 21:7-14. Pero esta no es una visión digna de un creyente fiel. Claro
que para el que pasa dificultades económicas no es lago simple esperar en Dios; y menos cuando
uno hace todo lo posible por ganar ese dinero que necesita. Pero solo esperando en El logramos
la victoria.
El mismo caso para el sostenimiento se da para las enfermedades, la pareja y aun las cosas
espirituales. Muchas veces queremos acelerar el tiempo de Dios, sin comprender que el reloj de
Dios no se atrasa ni se adelanta. La ansiedad y el afán por conseguir aquello que buscamos no
lleva a actuar por nuestra cuenta y con nuestra fuerza; cayendo casi siempre en la desesperanza
y la frustración. Por eso Jesús decía en Lucas 12:31, que buscando el reino de Dios es como
alcanzamos los objetivos más profundos en la vida.
LA SOCIEDAD
Todo ser humano debe desarrollar su vida dentro de la sociedad, esta tiene sus propios códigos
de acuerdo a las regiones, sus costumbres, y sus autoridades. Dios también se ocupa que estas
autoridades sean respetadas por los creyentes, Romanos 13:1-7, deja perfectamente claro que
es Dios quien le permite llegar a gobernar.
El hombre es el menor componente de la sociedad. Menor, pero el más importante, pues toda la
vida social es producida por El y para El y gira alrededor de Él. Este concepto presenta al hombre
como "un ser esencialmente social y político".
La sociedad posee una estructura muy compleja. A parte de la base física (el territorio) ella
necesita para existir, de los seres humanos. Es de fundamental importancia que estos seres
humanos estén identificados entre sí, a través de una serie de factores. Por ejemplo: idioma
y religión son los factores más importantes en el proceso de interacción mutua. Aunque existan
variedades de religiones, es importante que exista un denominador común, que caracterice los
llamados "ideales simbólicos de una sociedad".
Las normas y valores éticos y morales, son otros componentes de la estructura de una sociedad
que tiene la misión de garantizar la sobre vivencia física y psíquica de los miembros de la sociedad.
Podemos resumir este concepto diciendo que: "Sociedad es un conjunto de seres humanos,
organizados en grupos sociales, que viven en un proceso de interrelación e independencia y que
presentan características particulares diversas, que son reconocidas por un todo general que las
identifica.
Referencia linkografica:

https://www.monografias.com/trabajos40/etica-cristiana/etica-cristiana3.shtml#cristianoetica

PSICOLOGÍA Y ÉTICA

La relación entre psicología y ética puede considerarse desde diversos puntos de vista.
La psicología puede ayudar al estudioso de la ética a conocer de qué manera se
sedimentan en la intimidad de la persona las convicciones morales, como
conocimientos y como praxis, hasta qué punto la ética sigue estando condicionada por
la sociedad o por la cultura en que vive o cómo la cercanía de los demás puede influir
en el comportamiento del individuo.

Desde este punto de vista la psicología permite conocer una de aquellas realidades a
las que se refiere el lenguaje moral cuando utiliza el término conciencia. Entre las
diversas funciones que se atribuyen a la conciencia o entre las funciones semánticas
que posee este término en el contexto filosófico o en el literario, así como en el
teológico, siempre es posible encontrarse con afirmaciones que remiten a
concepciones sólo psicológicas de la conciencia.

Psicológicamente considerada, la conciencia puede también representarse en


términos de súper-ego freudiano.

El planteamiento psicológico no sólo no constituye problema si se le considera como -


relectura de una de las diversos res a las que remite el término, sino que era conocido
igualmente por la teología moral tradicional. El superego freudiano juega
efectivamente un papel muy decisivo en la actuación de la vida moral, ya que vivir
moralmente presupone siempre la adquisición por el sujeto de una madurez plena
precisamente en la esfera psicológica, emotiva y volitiva, es decir, en aquellas esferas
que constituyen también el ámbito operativo de la psicología.

En este sentido, por ejemplo, resulta a menudo difícil al sujeto moral realizar el examen
de conciencia, y sobre todo conocer y valorar la propia actitud, más que el propio
comportamiento. En efecto, hay que tener presente que la asunción del punto de vista
moral o de su opuesto (egoísmo-altruismo) no necesariamente determina variaciones
radicales en la estructura epistémica de la ética y en los resultados normativos, y, por
consiguiente, siempre resulta difícil, incluso para el propio sujeto moral, leer en el
propio yo volitivo.

El problema puede plantearse también como problema de libertad, del uso que se ha
hecho de ella y de la conciencia que se tiene de la misma. Precisamente dentro de esta
perspectiva es donde debe colocarse la relación que la ética tendrá que establecer con
la psicología.

S. Privitera

Bibl.: A. Plé, Freud y la moral. Studium, Madrid 1974; F, Villamarzo, Psicoanálisis de la


experiencia ético-religiosa, Marova, Madrid 1979; Y Frankl. El hombre en busca de
sentido, Barcelona 1980; J De Finance, ENsayo sobre el obrar humano, Gredos, Madrid
1966.

Referencia linkografica:

https://mercaba.org/VocTEO/P/psicologia_y_etica.htm