Está en la página 1de 37

“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”

FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y


TURISMO

INTRODUCCIÓN

Los contratos asociativos surgen como una respuesta dentro del ámbito de los
negocios, como una consecuencia de la tendencia de integración por parte de las
empresas. Entre sus beneficios podemos señalar los siguientes: dividir la
responsabilidad en un determinado negocio, aumentar la capacidad de producción y
acceder a nuevas fuentes de financiamiento provenientes del sistema financiero.

Lo antes mencionado alude al contrato de Joint Venture, el cual será tratado en el


presente informe, procurando revisar su tratamiento tributario con respecto al Impuesto
a la Renta, al igual que el Impuesto General a las Ventas.

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 1


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

CONTRATOS ASOCIATIVOS
DEFINICION
Se considera contrato asociativo aquel que crea y regula relaciones de participación e
integración en negocios o empresas determinadas, en interés común en los
intervinientes. El contrato asociativo no genera una persona jurídica, debe contar por
escrito y no está sujeto a inscripción en el registro.
Las partes están obligadas a efectuar, las contribuciones en dinero, bienes o servicios
establecidos en el contrato. Si no se hubiera indicado el monto de las contribuciones,
las partes se encuentran obligadas a efectuar las que sean necesarias para la
realización del negocio o empresa, en proporción a su participación en las utilidades La
entrega de dinero, bienes o la prestación de servicio, se harán en la oportunidad, el
lugar y la forma establecida en el contrato. A falta de estipulación, rigen las normas
para los aportes establecidas en la ley, en cuanto le sean aplicables.

LOS CONTRATOS ASOCIATIVOS EN LA NUEVA LEY GENERAL DE


SOCIEDADES

Consideramos que el solo hecho de haber incluido en la ley societaria este tipo de
contratos. En efecto, el Libro Quinto que se ocupa de los contratos asociativos se
divide en tres partes:

 La primera compuesta por los artículos 438 y 439; trata de los aspectos
generales de los contratos asociativos.

 La segunda del artículo 440 al 444 norma el contrato de asociación en


participación

 La tercera se legisla sobre el contrato de consorcio del artículo 445 al 448.

Quedan de esta manera tipificados en nuestra legislación los contratos de asociación


en participación y de consorcio; no obstante, al amparo de los dos primeros artículos
de esta parte de la ley, estos no son los únicos contratos asociativos, quedando
abierta la posibilidad de que se celebren otros, con las características allí anotadas

LAS CONTRIBUCIONES EN DINERO, BIENES O SERVICIOS

En este punto es un aspecto material de bienes, dinero o servicios que la ley nos la

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 2


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

menciona en su artículo 439 como una regla general para los contratos asociativos
En el segundo párrafo de la norma mencionada nos dice que si no hubiera indicado
el monto de las contribuciones las partes se encuentran obligadas a efectuar las que
sean necesarias para la realización del negocio o empresa materia del contrato en la
misma proporción que cada parte tenga en las utilidades, de acuerdo al convenio.
Las contribuciones y no aportes, que menciona el articulo 439 debido a que no hay
transferencia de propiedad sobre que los contratantes se obligan a asignar o entregar
para el negocio o empresa. Ahora bien en la asociación en participación no es
obligatorio que los bienes que proporcionan los asociados pasen a la propiedad del
asociante, conforme al artículo 443.
En cambio en el consorcio, cada contratante conserva la propiedad de los bienes
asignados al negocio o empresa, de acuerdo al artículo 446.
También las contribuciones pueden versar sobre dinero y toda clase de bienes o
servicios. Elías Larosa, Enrique nos menciona que normalmente, el contrato
debe especificar claramente las contribuciones de las partes. Pero si se guarda
silencio al respecto, las partes están obligadas a realizar todas las que sean
necesarias para llevar adelante el negocio o empresas, en las mismas proporciones
que hayan pactado para la distribución de las utilidades del negocio.
Para que las contribuciones se formalicen es necesario formalización de las
contribuciones. Es decir la entrega del dinero y demás bienes y la presentación de los
servicios deben realizarse en la oportunidad, lugar y forma establecidos en el contrato.
LOS CONTRATOS ASOCIATIVOS REGULADOS EN LA LEY GENERAL DE
SOCIEDADES – LEY Nº 26887
ELIAS LAROZA indica que “los contratos de asociación y de consorcio son clasificados
por la Ley en el rubro de contratos asociativos que (…) son aquellos en que la
colaboración empresarial se expresa con una característica especial: la existencia de
una finalidad común, que es primordial para todos los contratantes”
El marco normativo de los contratos asociativos se encuentra contemplado en los
artículos 438° al 448° de la Ley General de Sociedades. Asimismo, son de aplicación
las disposiciones generales en materia de obligaciones y contratos contenidas en el
Libro VI y VII del Código Civil.
Al efectuar una revisión de la Ley General de Sociedades, la cual fue aprobada por la
Ley Nº 26887, se aprecia en el libro quinto la regulación de los Contratos Asociativos,

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 3


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

precisando en su artículo 438º los alcances de los mismos. Allí se indica que se
considera contrato asociativo a aquel que crea y regula relaciones de participación e
integración en negocios o empresa determinados, en interés común de sus
intervinientes
También se advierte que el contrato asociativo no genera una persona jurídica, debe
constar por escrito y no está sujeto a inscripción en el Registro
Su objeto es crear y regular una relación contractual entre dos o más personas,
natural o jurídica, cuyo contenido es la realización de una actividad empresarial en
forma conjunta

En el artículo 439º de la misma norma se precisa que las partes están obligadas a
efectuar, las contribuciones en dinero, bienes o servicios establecidos en el contrato.
Si no se hubiera indicado el monto de las contribuciones, las partes se encuentran
obligadas a efectuar las que sean necesarias para la realización del negocio o
empresa, en proporción a su participación en las utilidades.
La entrega de dinero, bienes o la prestación de servicios, se harán en la oportunidad,
el lugar y la forma establecida en el contrato. A falta de estipulación, rigen las normas
para los aportes establecidas en la presente ley, en cuanto le sean aplicables.

ASOCIACION EN PARTICIPACION

Es un contrato asociativo en virtud del cual una persona denominada asociante


conveniente con otra llamada asociado en que esta participe, en la proporción que
ambas acuerden, en las utilidades o en las perdidas de una empresa o de uno o
varios negocios del asociante

Como puede apreciarse, se trat6a de una fr5poma asociativa que persigue una
finalidad semejante al de la sociedad, pero que no confundirse con esta.

Las notas esenciales de la asociación en participación, que la configuran y la


diferencian de las sociedades son:

a) No se revela a los terceros, pues es un pacto oculto entre los asociados

b) No está sujeta a formalidades de publicidad

c) El asociado contrata con los terceros en nombre personal

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 4


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

d) No origina una persona jurídica

e) La colaboración económica o capitalista no da lugar a la formación de un


f0ondo patrimonial común y;

f) Falta una razón comercial común, pues el negocio continuo perteneciendo al


gestor.

La existencia del elemento efectivo y el carácter personal del contrato originan que
el asociante no puede, sin el consentimiento del asociado, atribuir participación para
la misma empresa o para el mismo negocio a otras personas.

Par tal celebración del contrato se exige la forma escrita, pudiendo ser escritura
pública o documento privado, pero no obliga la inscripción en el registro mercantil

La exigencia de la forma escrita evita las dificultades de la prueba


Características
1. El asociante actúa en nombre propio y la asociación en
participación no tiene razón social ni denominación.
2. La gestión del negocio o empresa corresponde única y exclusivamente al
asociante y no existe relación jurídica entre los terceros y los asociados.
3. Los terceros no adquieren derechos ni asumen obligaciones frente a los
asociados, ni éstos ante aquéllos.

4. El contrato puede determinar la forma de fiscalización o control a ejercerse


por los asociados sobre los negocios o empresas del asociante que son objeto
del contrato.
5. Los asociados tienen derecho a la rendición de cuentas al término del negocio
realizado y al término de cada ejercicio."
 Partes que intervienen
a) Asociado.- La persona que aporta bienes o capital en busca de un rendimiento
económico.
b) Asociante.- La persona que recibe la aportación y la des-tina al objeto
pactado.
 Derechos y obligaciones del asociado
a) Efectuar la aportación convenida.

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 5


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

b) Exigir la ejecución de las operaciones pactadas.


c) e. No inmiscuirse en la gestión del negocio.
d) Percibir las ganancias y retirar el capital al cumplimiento del contrato.
e) En caso de pérdidas, soportar la parte que le corresponde.
 Derechos y obligaciones del asociante
a) Disponer del aporte del asociado en la forma convenida.
b) Dirigir el negocio objeto del contrato.
c) e. Hacer la liquidación de beneficios en su oportunidad.
d) Percibir las ganancias en la forma convenida.
e) Cargar las pérdidas según lo pactado.
 Limitación de asociar
El asociante puede atribuir participación en el mismo negocio o empresa a otras
personas sin el consentimiento expreso de los asociados.
 Presunción de propiedad de los bienes contribuidos
Respecto de terceros, los bienes contribuidos por los asociados se presumen de
propiedad del asociante, salvo aquellos que se encuentren inscritos en el registro a
nombre del asociado.
 Participaciones y casos especiales
Salvo pacto en contrario, los asociados participan en las pérdidas en la misma
Medida en que participan en las utilidades, y las pérdidas que los afecten no exceden
el importe de su contribución. Se puede convenir en el contrato, que una persona
participe en las utilidades sin participación en las pérdidas, así como que se le atribuya
participación en las utilidades o en las pérdidas sin que exista una determinada
contribución.
EFECTOS DEL CONTRATO

Del carácter oculto de la asociación en participación derivan varias consecuencias,


a las que ya se ha hecho mención, siendo la principal que el asociante que contrata
con los terceros lo hace siempre en su propio nombre, en forma personal, como si el
negocio o la empresa fuera solo de él, sin que los terceros tengan que conocer a los
participantes. Por esto, los terceros no adquieren derechos ni asumen obligaciones
frente al asociado, ni este respecto a aquellos

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 6


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

Como la asociación en participación no es una persona jurídica distinta de la persona


de lo0s participantes, no tienen patrimonio propio, ni capital social, ni razón o
denominación social, ni sede social atribuida de jurisdicción, ni puede ser declarada
en quiebra, ni puede emitir títulos cesibles o negociables representativos de la
participación de sus miembros.

Finalmente, como carece de personalidad jurídica, no podrá transformarse ni


fusionarse con otras sociedades.

PARTICIPACION DE LAS PARTES

Si en el pacto no se hubiese señalado la proporción que corresponde a las partes, la


participación en las perdidas será en la misma medida en que se participa en las
utilidades, pero en ningún caso las pérdidas que afectan al asociado podrán superar
el valor de su parte. El valor de su aporte. La libertad para determinar en el pacto la
participación que puede corresponder a las partes, no pude llegar al extremo de librar
a alguna de ellas de todo riesgo, porque se estaría en presencia de un pacto leonino,
que la ley repudia.

Además, de lo que resulta expresado en relación con la administración en cuanto


afecta a los socios desde el aspecto interno, cabe señalar otras obligaciones que se
generan entre ellos. La primera sería la de entregar por parte del asociado el capital
convenido

Como la asociación en participación carece de la personalidad jurídica, es necesario


determinar las consecuencias respecto a los bines aportados y establecer si quedan
de propiedad del que los aporto o si, respecto a terceros, se reputan del asociante.

Si se trata de parte de cosas fungibles o de dinero, el participante no conserva sino


un simple derecho de crédito contra el asociante en caso de quiebras de este en la
misma medida que cualquier acreedor quirografario.

TERMINACION DEL CONTRATO

La asociación en participación termina en la fecha establecida en el contrato, o al


terminarse la operación u operaciones que le dieron origen. Como todos los
contratos, puede ser objeto de nulidad cuando se producen las causales previstas
en la ley. También puede terminar por acuerdo unánime de las partes

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 7


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

La liquidación y participación se resuelven mediante una simple rendición de las


cuentas en la forma estipulada en el contrato, no aceptándose, por lo general, que
se apliquen las reglas establecidas para las sociedades.

Como la asociación en participación no es persona jurídica, se reputa que si se


designa liquidar, este sería un mandatario de los asociados, pero no de la asociación.

En cuanto a la participación, a falta de previsiones contractuales se aplican las reglas


del derecho común. Corresponde a los asociados reclamar del asociante la
justificación de las operaciones.

A falta de pacto en contrario, las perdidas deben repartirse en la misma proporción


que los beneficios. En cuanto a la entrega de los bienes que corresponden a los
partícipes, se hará de acuerdo a su naturaleza, procediéndose a la venta o la
participación, según los casos
LA ASOCIACION EN PARTICIPACIÓN COMO CONTRATO ASOCIATIVO

REGULADO EN LA LEY GENERAL DE SOCIEDADES

La regulación de este contrato se encuentra recogida en los artículos 440º al 444º


de la Ley General de Sociedades.
El artículo 440º define al Contrato de asociación en participación como aquel contrato
por el cual una persona, denominada asociante concede a otra u otras personas
denominadas asociados, una participación en el resultado o en las utilidades de uno
o de varios negocios o empresas del asociante, a cambio de determinada
contribución.
En lo que respecta a las características que debe reunir este contrato se puede
consultar el texto del artículo 441º de la Ley General de Sociedades, el cual las
menciona a continuación:

• El asociante actúa en nombre propio y la asociación en participación no


tiene razón social ni denominación. En este sentido no se crea una persona
jurídica y el fisco tampoco le otorga un tratamiento para ser considerado como tal, a
diferencia de los consorcios en donde si es posible considerarlo para efectos del
Impuesto a la Renta como una persona jurídica, a tal punto que se le puede otorgar
un número de RUC independiente.

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 8


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

• La gestión del negocio o empresa corresponde única y exclusivamente al


asociante y no existe relación jurídica entre los terceros y los asociados. Ello
determina que frente a terceras personas el asociado no tiene presencia ni
visibilidad, toda vez que sería una especie de socio oculto.

En este punto coincidimos con ROMAN TELLO cuando precisa que “El asociante
debe encargarse de la gestión de su empresa con la diligencia respectiva, no siendo
válidamente que delegue el cumplimiento de esta obligación a un tercero. Asimismo,
debemos señalar que el asociante no puede renunciar a la gestión del negocio, salvo
que celebre un contrato de cesión de posición contractual”

• Los terceros no adquieren derechos ni asumen obligaciones frente a los


asociados, ni estos ante aquellos. Ello es una consecuencia de lo indicado en el
punto anterior, toda vez que no tienen ninguna representatividad, además
recordemos que el asociante es la parte activa del contrato. “Se desprende esta
característica de la actuación del asociante en nombre propio en el desarrollo
del negocio o empresa. Él es el sujeto de los derechos y obligaciones que la
actividad empresarial materia del contrato genere frente a terceros. Lo cual no
impide que el asociado pueda generar dichos vínculos, sobre todo
obligaciones, en determinadas situaciones”

• El contrato puede determinar la forma de fiscalización o control a ejercerse


por los asociados sobre los negocios o empresas del asociante que son objeto
del contrato. Ello determina que en el caso del asociado, puede establecer mediante
contrato algún tipo de control, debiendo éste vigilar las actividades llevadas a cabo
por el asociante

• Los asociados tienen derecho a la rendición de cuentas al término del


negocio realizado y al término de cada ejercicio. Ello dentro de un programa
propio de transparencia llevada a cabo en la gestión.

Sobre la libertad de asociar, observamos que el artículo 442º de la Ley General de


Sociedades precisa que el asociante no puede atribuir participación en el mismo

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 9


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

negocio o empresa a otras personas sin el consentimiento expreso de los


asociados, ello por un tema de exclusividad

El artículo 443º de la Ley General de Sociedades regula la presunción de propiedad


de los bienes contribuidos. Allí se indica que respecto de terceros, los bienes
contribuidos por los asociados se presumen de propiedad del asociante, salvo
aquellos que se encuentren inscritos en el Registro a nombre del asociado.

Finalmente, el de la norma materia del presente comentario regula el tema de las


Participaciones y casos especiales

Salvo pacto en contrario, los asociados participan en las perdidas en la misma


medida en que participan en las utilidades y las pérdidas que los afecten no exceden
el importe de su contribución. Se puede convenir en el contrato que una persona
participe en las utilidades sin participación en las perdidas así como que se le
atribuya participación en las utilidades o en las perdidas sin que exista una
determinada contribución.

Sobre el tema tributario indicamos que en el caso del contrato de asociación en


participación como se ha indicado anteriormente, no se crea una persona jurídica ni
tampoco ambas partes tienen control directo en el negocio, sino que solo el asociante
es quien tiene la dirección del negocio. Ello por el hecho que dicho contrato no está
recogido en el artículo 65º de la Ley del Impuesto a la Renta, como si sucede con
los contratos de consorcio y joint venture. En esta parte coincidimos con
VILLANUEVA GUTIERREZ cuando precisa lo siguiente

“Por esta razón, entendemos que el Reglamento de la Ley del IGV ha señalado que el
contrato de asociación en participación no es considerado para sus efectos como un
contrato de colaboración empresarial. Y es que respecto de esta modalidad contractual,
no es necesario acudir a la ficción legal de que el contrato en sí mismo sea un ente
distinto a las partes, pues tanto el asociado como el asociante tienen existencia jurídica
propia y distinta”

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 10


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

CONTRATO DE CONSORCIO

CONCEPTO

El contrato de consorcio es un contrato de naturaleza asociativa y por definición no


constitutivo de una sociedad; la intención de las partes en este contrato es participar
en un det6erminado negocio, obtener un beneficio por esa actividad en conjunta en
la cual participan, asumiendo cada parte las actividades propias que se le encargan
en la cual el mismo contrato y responder por los compromisos asumidos
contractualmente. En esta modalidad contractual las partes deben fijar los
mecanismos de coordinación para el desarrollo del objeto que lleva a esta unión
transitoria.

En el contrato de consorcio convergen las voluntades de dos o más partes que


mediante su participación convienen en aportar bienes, servicios y derechos con el
propósito de desarrollar una actividad en común y repartirse los beneficios en la forma
convenida.

En el contexto de los contratos asociativos regulados por la Ley General de


Sociedades, el consorcio crea y regula relaciones de participación e integración en
negocios o empresas determinadas, en interés común de los intervinientes; no genera
una persona jurídica, debe constar por escrito y no está sujeto a inscripción en el
registro. No generando persona jurídica, cae por su propio peso que no tenga los
atributos de la persona y en consecuencia tampoco tendrá un nombre o una
denominación.

El comportami8ento de la par5te del consorcio está regulado en la ley, pero se deja


un amplio margen de libertad para que aquellas sean las que fijen las condiciones y
determinen sus derechos y obligaciones

FUNCION ECONOMICA

El adelanto de la ciencia motivado por la necesidad de las satisfacciones de la


necesidad de los hombres, requieren en muchas oportunidades el desarrollo de
grandes proyectos, los cuales serán posibles en la medida que contemos con los
elementos necesarios para desarrollarlos, y ello estará en función del recurso
económico, material, humano y técnico. Por lo general hemos venido concibiendo

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 11


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

como denominadores comunes para el desarrollo de todo proyecto la necesidad del


dinero, el acceso a los recursos materiales, entendiéndose este en muchos casos
como la materia prima, y el recurso humano, del cual no podemos prescindir a pesar
que en algunos países los robots han comenzado a disminuir su incidencia en la
producción. Adicionalmente, el tecnicismo se ha hecho presente, precisamente para
rebajar costos de producción o desarrollar actividades que sin el desarrollo de la
técnica sería imposible. La tecnología ha dejado de ser algo sostificado para
convertirse en un elemento necesario en el desarrollo de los proyectos de gran
envergadura. El conocimiento técnico tiene un valor muy importante y se aplica a las
fases de la extracción, producción y comercialización.

Retrospectivamente podríamos afirmar que así como la maquina permite la


producción en masa de bienes a un menor costo para la satisfacción de las
necesidades de la población, contratos como el joint venture y el consorcio, satisfacen
a las empresas en general en general y a las corporaciones en particular, para lograr
mediante la técnica, los recursos económicos y materiales la explotación de recursos
naturales, siempre con el ánimo de satisfacer el interés de la colectividad.

El desarrollo del conocimiento y denla ciencia absorbido por consorcios empresariales


hace que el celo en su difusión no sea irrestricto sino tan solo en su aplicación final a
través de los productos o de los servicios que se prestan. Está situación anima a los
empresarios a conservar formulas o claves, que so9lo están dispuestos a aportar
temporalmente para el desarrollo especifico de un negocio en particular, valiéndose
para el efecto de otro socio o contratante quien aportara bienes o actividades
complementarias.

La función económica del consorcio la encontramos en la facilidad que ofrece este


contrato para que los inversionistas puedan desarrollar actividades en campos en
donde se requiere de recursos y de tecnología avanzada. El consorcio constituye el
molde más adecuado para desarrollar este tipo de activi9dades, sin embargo nada
impide que aceptado como es, pueda ser utilizado en actividades empresariales que
requieran de la simple colaboración, y es un este sentido que la doctrina clasifica al
contrato de consorcio como uno de colaboración.

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 12


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

LA PARTICIPACION

La participación está dada a través de las contribuciones en dinero, bienes o servicios


establecidos en el contrato. La participación vendría a constituir el aporte que cada
uno de miembros de este contrato asociativo se compromete a realizar para la
consecución del objeto del contrato. En este sentido habrá que tener presente que el
objeto del contrato debe estar relacionado con el objeto de cada una de las empresas
que integran el consorcio y además debe tenerse presente que las partes se asocian
para participar en forma activa y directa en un determinado negocio o empresa. En
buena medida el consorcio tiene un objeto determinado, sea por razón del negocio o
por razón de la actividad emprendida. Sobre la participación en actividad
empresarial. Habrá que adoptar un razonamiento extenso y uno limitativo. En el lato,
será posible que el consorcio, pudiendo llegarse al caso de constituir sociedades
merced al pacto o al contrato asociativo de consorcio en cuyo caso nos enc0ontramos
en lo que la doctrina reconoce como joint venture corporación; y en el caso que los
acuerdos consorciales no generen una persona jurídica o tengan por objeto
desarrollar el acuerdo a través de ella, estaríamos ante los jointb venture agreement.

Las participaciones se materializan mediante el aporte de dinero, bienes o servicios;


las partes consorciadas se obligan a realizar dichas contribuciones con el propósito
de cumplir el objeto del contrato. Dicha obligación persigue a los socios hasta el
extremo de que, en caso no se hubiese indicado el monto de la contribución, las partes
se encuentran obligadas a efectuar las que sean necesarias para la realizar para la
realización del negocio. Dado que el supuesto del art. 439° está referido a montos y
cantidades, se obliga a que los mayores aportes se realicen en proporción a su
participación en las utilidades.

La modalidad oportunidad y lugar de las contribuciones están determinadas en el


respectivo contrato de consorcio, sin embargo a falta de estipulación se aplicaran las
normas que rigen para los aportes para las sociedades, en cuanto sean aplicables.es
decir, se estará a lo señalado en las reglas básicas de la ley general de sociedades y
en especial a lo señalado en las reglas básicas de la general de sociedades y en
especial a las normas relativas a los aportes dinerarios, no dinerarios, ala oportunidad
de la entrega y al riesgo del bien aportado.

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 13


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

Del tenor del artículo 439°, regla aplicable a los contratos asociativos, se tiene que
los aportes o contribuciones consistentes en bienes dinerarios y no dinerarios,
resultan transferidos a un fondo común, cuyos propietarios son los consorciados,
pero dichos bienes se encuentran afectados a la realización del negocio o empresa,
sea para su transferencia al tercero contratante o para el uso del servicio contratado.

La norma especial aplicable al consorcio señala que los bienes que los miembros
del consorcio afecten al cumplimiento de la actividad a quien se han comprometido,
continúan siendo de propiedad exclusiva de estos. Lo cual descarta la afectación de
los bienes a un fondo común independiente o a un patrimonio autónomo, puesto que
la ley sigue atribuyendo la propiedad de los bienes a casa uno de los consorciados,
según su contribución lo que sucede es que su uso se encuentra afectado al negocio
o empresa del objeto del contrato de consorcio. El artículo 446° establece que la
adquisición conjunta de determinados bienes se regula por las reglas de la
copropiedad.

LA ADMINMISTRACION

La administración de los negocios consorciados estará determinada en el contrato,


debiendo en todo caso precisarse las facultades y responsabilidades que cada parte
señale como propias o en conjunto, dejándose para tal efecto amplia libertad. A
diferencia del contrato de asociación en participación, en el contrato de consorcio no
existe el socio oculto, ambos asociados se dan a conocer frente al tercero, y es más
asumen una responsabilidad por el cumplimiento del contrato

El artículo 447° precisa que cada miembro del consorcio se vincula individualmente
con terceros en el desempeño de la actividad que le corresponde en el consorcio,
adquiriendo derechos y asumiendo obligaciones y responsabilidades a título
particular. En este sentido se debe prever que el contrato de consorcio contenga
normas que permitan establecer la forma de fijar compromisos con terceros y nada
impide que las facultades se precisen y se inscriban en la partida de la sociedad en
el registro, a efecto que los terceros que contraen con las empresas consorciadas
tengan la seguridad respecto a las facultades de los representantes.

Por un lado se tiene que cada parte del consorcio puede asumir obligaciones y
responsabilidades en mérito al contrato y se obliga frente al tercero por dichos

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 14


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

compromisos, sin embargo, el mismo artículo 447° precisa que cunado el consorcio
contrae con terceros, la responsabilidad será solidaria entre los miembros del
consorcio solo si así se pacta en el contrato o lo dispone la ley

El problema de la responsabilidad debe ser cuidadosamente tratado en el contrato


consorcial y en la relación con los terceros, pues la responsabilidad con el tercero
será solidaria si así ha sido efectivamente pactada, o lo dispone la ley. La ley ha
dejado en libertad a las partes para fijar la responsabilidad solidaria, de acuerdo a lo
que estas convengan. De no convenirse habrá que concluir que la responsabilidad
no se puede presumir solidaria y que cada parte responde por lo que se obligó frente
al tercero. Correrá el tercero con la diligencia necesaria para precisar si el objeto del
contrato es una que implica una obligación indivisible a fin de tomar debido cuidado
en señalar el tipo de responsabilidad. Si la obligación es indivisible, lo más probable
es que no se pueda exigir su cumplimiento a aquel consorciado que no reúne los
requisitos de idoneidad o técnicos para cumplir con la parte que no le corresponde
del contrato. En todo caso habrá que recurrirá la resolución del contrato y a la fijación
de los daños para que se impute una responsabilidad de los consorciados, a pagarse
en forma mancomunada, si es que no se ha pactado la solidaridad para el
cumplimiento de la obligación que nace

frente al tercero, de forma tal que se cubra la r4esponsabilidad por los daños y
perjuicios al no cumplir con el objeto del contrato

UTILIDADES

Cada consorciado tiene derecho al reparto de las utilidades del negocio o de la


empresa. Es un contrato que conlleva un carácter lucrativo, por ello el artículo 448°
hace alusión al régimen y sistemas de participación en los resultados del consorcio,
presumiendo la ley que en caso que este régimen no este determinado en el contrato,
la participación se hará en partes iguales

Celebrado el convenio concursal, el insolvente entregara al administrador especial


la posesión sobre los bienes que forman parte de la masa concursal constituyéndolo
en depositario de los mismos y asimismo se le encargara la administración y
representación legal de la masa concursal para todos los efectos de la liquidación.

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 15


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

¿CUÁL ES LA AFECTACIÓN TRIBUTARIA DEL CONTRATO DE JOINT VENTURE?

A continuación, efectuaremos una revisión de la afectación tributaria del contrato de


Joint Venture, prestado especial énfasis en el Impuesto a la Renta al igual que el
Impuesto General a las Ventas.

 CON RESPECTO AL CÓDIGO TRIBUTARIO

Con relación al Código Tributario, debemos precisar que existe el texto del artículo 21,
el cual regula la capacidad tributaria. Allí se determina que tienen capacidad las
personas naturales o jurídicas, comunidades de bienes, patrimonios, sucesiones
indivisas, fideicomisos, sociedades de hecho, sociedades conyugales u otros entes
colectivos, aunque estén limitados o carezcan de capacidad o personalidad jurídica
según el derecho privado o público, siempre que la Ley le atribuya la calidad de sujetos
de derechos y obligaciones tributarias.

En este mecanismo de argumentación, SVARCIC DE KOCH precisa con respecto a la


capacidad tributaria de los contratos asociativos lo siguiente “Así las cosas, el
Derecho Tributario puede designar como contribuyentes a entes o patrimonios a
los cuales no se considera capaces de adquirir derechos y asumir obligaciones,
o negar dicha calidad a determinados entes o patrimonios del derecho común
con capacidad jurídica. Y ello, principalmente, porque el Derecho Común no
reconoce las manifestaciones de una aptitud o capacidad económica primordial
en el derecho tributario: la capacidad contributiva del contribuyente,
reconocimiento que el legislador tributario realiza a través del hecho imponible”.

 CON RESPECTO AL IMPUESTO A LA RENTA

Existen dos escenarios posibles en donde el contrato de Joint Venture tiene un


tratamiento distinto.

a) PRIMER ESCENARIO: El contrato de joint venture tiene contabilidad


independiente a las partes que lo conforman

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 16


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

El primer dispositivo que corresponde revisar es el texto del artículo 14 de la Ley del
Impuesto a la Renta, el cual considera a los contribuyentes para efectos de la aplicación
de dicho tributo a las personas naturales, las sucesiones indivisas, las asociaciones de
hecho de profesionales y similares y las personas jurídicas. También se consideran
contribuyentes a las sociedades conyugales que ejercieran la opción prevista en el
artículo 16 de la misma Ley.

El segundo párrafo del artículo 14° señala que, si existe un acuerdo de joint venture y
las partes contratantes optan por llevar una contabilidad independiente a ellas,
entonces para efectos del Impuesto a la Renta se creará una ficción de tipo legal, y se
le considerará solo para dicho tributo como una persona jurídica.

En esta misma línea de argumentación, apreciamos que esta situación se ve reflejada


en el texto del cuarto párrafo del artículo 65 de la Ley del Impuesto a la Renta, el cual
indica que las sociedades irregulares previstas en el artículo 423 de la Ley General de
Sociedades; comunidad de bienes; Joint Ventures, consorcios y demás contratos de
colaboración empresarial, perceptores de rentas de tercera categoría, deberán llevar
contabilidad independiente de las de sus socios o partes contratantes.

Ello implica que, en el caso que dos o más integrantes de un Joint Venture celebren
este tipo de contrato, el negocio en marcha deberá cumplir con llevar una contabilidad
independiente a los integrantes, al igual que todas las obligaciones tributarias a cargo
de una persona jurídica, incluyendo el pago del Impuesto a la Renta como generador
de rentas de tercera categoría.

b) SEGUNDO ESCENARIO: El contrato de Joint Venture no tiene contabilidad


independiente a las partes que lo conforman.

Un segundo escenario aplicable al caso del contrato joint venture, es que las partes
que lo integran, toman la decisión de no llevar una contabilidad independiente, con lo
que no debería obtener un número de RUC ante el fisco.

En este punto resultaría de aplicación lo dispuesto en el quinto párrafo del artículo 65°
de la Ley del Impuesto a la Renta, el cual indica que tratándose de contratos en los que
por la modalidad de la operación no fuera posible llevar la contabilidad en forma

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 17


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

independiente, cada parte contratante podrá contabilizar sus operaciones, o de ser el


caso, una de ellas podrá llevar la contabilidad del contrato, debiendo en ambos casos,
solicitar autorización a la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria –
SUNAT, quien la aprobará o denegará en un plazo no mayor a quince días. De no
mediar resolución expresa, al cabo de dicho plazo, se dará por aprobada la solicitud.
Quien realice la función de operador y sea designado para llevar la contabilidad del
contrato, deberá tener participación en el contrato como parte del mismo.

Si una de las partes integrantes del contrato Joint Venture opta por llevar la
contabilidad, ello determinaría que se considere para efectos tributarios como operador
y resultaría de aplicación lo regulado por la Resolución de Superintendencia N° 022-
98/SUNAT, que aprueba las normas sobre documentos que contribuyentes utilicen
para atribución del crédito fiscal y/o del gasto o costo para efecto tributario.

Al revisar la citada norma, apreciamos que en el artículo 2 se regula el


denominado “Documento de Atribución”, precisando que “es aquél que emite el
operador para que los demás partícipes de una sociedad de hecho, consorcio,
joint venture u otras formas de contratos de colaboración empresarial que no
llevan contabilidad independiente a la de sus socios, puedan sustentar el
porcentaje de crédito fiscal, gasto o costo para efecto tributario que les
corresponda, de los documentos anotados en el Registro Auxiliar señalado en el
artículo 8°”.

En el Texto Único de Procedimientos Administrativos de la SUNAT[18] existe el


procedimiento N° 48, el cual regula el trámite para otorgar la autorización a llevar la
contabilidad independiente de las partes contratantes. Dicho trámite es gratuito y se
presenta una solicitud en formato libre, la cual será atendida en un plazo de quince (15)
días hábiles, con aplicación del silencio administrativo positivo. La solicitud se presenta
en cualquier centro de servicios al contribuyente a nivel nacional.

Si se presenta el caso que el contrato de joint venture es menor a los tres años, resulta
de aplicación lo señalado en el último párrafo del artículo 65 de la Ley del Impuesto a
la Renta, el cual menciona lo siguiente:

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 18


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

“Tratándose de contratos con vencimiento a plazos menores a tres (3) años, cada
parte contratante podrá contabilizar sus operaciones o, de ser el caso, una de
ellas podrá llevar la contabilidad del contrato, debiendo a tal efecto, comunicarlo
a la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria – SUNAT dentro de
los cinco (5) días siguientes a la fecha de celebración del contrato”.

 CON RESPECTO AL IMPUESTO GENERAL A LAS VENTAS

A efectos de poder estudiar la afectación tributaria del contrato de Joint Venture con el
Impuesto General a las Ventas, es pertinente indicar que ello dependerá de la forma
en la cual las partes contratantes hayan decidido si el referido contrato lleva o no
contabilidad independiente a las partes.

a) PRIMER ESCENARIO: el contrato de joint venture tiene contabilidad


independiente a las partes que lo conforman.

El primer dispositivo que corresponde verificar es el texto del artículo 9 de la Ley del
Impuesto General a las Ventas, el cual considera a los sujetos del impuesto en calidad
de contribuyentes.

Nos interesa revisar de manera precisa el numeral 9.3 del citado artículo 9 de la Ley
del Impuesto General a las Ventas, el cual indica que también son contribuyentes del
Impuesto la comunidad de bienes, los consorcios, joint ventures u otras formas de
contratos de colaboración empresarial, que lleven contabilidad independiente, de
acuerdo con las normas que señale el Reglamento; así como las sucursales, agencias
o cualquier otro establecimiento permanente en el país de empresas unipersonales,
sociedades y entidades de cualquier naturaleza constituidas en el exterior,
considerados como tales de acuerdo con las normas del Impuesto a la Renta[21].

Lo antes mencionado permite inferir que en el caso del contrato de joint venture que
lleva contabilidad independiente a las partes que la conforman, si existen operaciones
entre las partes y el joint venture, se reputarán como operaciones afectas al pago del
IGV.

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 19


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

Este tema lo explica con mayor detalle VILLANUEVA GUTIERREZ cuando menciona
que “el joint venture obligado a llevar contabilidad independiente es una entidad
autónoma y distinta a sus integrantes, de manera que a efectos de la Ley del IGV,
las operaciones entre el contrato y sus integrantes se reputan como operaciones
entre entidades distintas y, por lo tanto, la asignación o destinación de bienes
y/o servicios se reputan como ventas de bienes muebles o servicios gravados
con el IGV”.

Lo señalado en las líneas que preceden identifican que el contrato de joint venture que
lleva contabilidad independiente de las partes que lo conforman, toman como referencia
la figura del ente contable, denominado también como unidad contable.

Para mayor información apreciamos lo que señala SVARCIC al precisar que “… una
entidad contable es una organización que se distingue de otras como una unidad
económica por separado, con límites bien definidos que impidan confundir sus
asuntos con los de otras entidades. En este sentido, el joint venture constituye
una entidad contable distinta de los venturers”.

Lo que se puede deducir de lo mencionado en los párrafos anteriores, es que si existen


operaciones entre el contrato de joint venture y las partes que lo conforman, ello implica
que existirá afectación al Impuesto General a las Ventas, siempre que se presenten las
operaciones señaladas en el artículo 1° de la Ley del IGV.

Por ejemplo, si se prestan servicios entre ellas, habrá afectación tributaria con el IGV,
al igual que si se produjera una venta de bienes, lo que implica que también se afectará
con el IGV.

Por su parte, VILLANUEVA GUTIERREZ precisa que “los contratos de colaboración


empresarial obligados a llevar contabilidad independiente son una entidad
autónoma y distinta a sus integrantes, de modo que, a efectos de la Ley del IGV,
las operaciones entre el contrato y sus integrantes se reputan como operaciones
entre entidades distintas. Los bienes muebles o servicios destinados a la
ejecución del contrato de colaboración empresarial, controlados en la
contabilidad del contrato califican como operaciones con terceros, se reputan

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 20


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

como aportes mercantiles gravados con el IGV, siempre que el sujeto que las
realice ejerza actividad empresarial o que no ejerciéndola sea habitual en cuanto
a los aportes realizados”.

En la doctrina nacional TALLEDO MAZÚ indica con respecto al joint venture que lleva
contabilidad independiente lo siguiente “… al dárseles la condición de
contribuyentes el consorcio y el joint venture devienen en un centro de cálculo
del IGV y de exigibilidad de pago del mismo por las operaciones gravadas
realizadas como tal. Esto hace que las operaciones (transferencias, servicios,
contratos de construcción) que los miembros del consorcio o joint venture
realicen con aquél, sean consideradas como “operaciones con tercero” en el
lenguaje del Reglamento (art. 5, num. 10.1, literal a). Y es esa calificación la
decisiva para efecto del impuesto. Así, aun cuando desde el punto de vista
extratributario sea jurídicamente imposible que una de las partes pueda transferir
en venta la totalidad de sus derechos de propiedad sobre un bien al consorcio o
joint venture, para fines del IGV existir “venta” como operación gravada por el
íntegro del precio por el solo hecho de que una operación, facturada como venta
y ejecutada con entrega de la cosa y pago de su precio, ha sido realizada con un
centro de relaciones jurídico tributarias al que la normativa del impuesto
considera un “tercero”, esto es, otro contribuyente. Lo mismo cabría decir si la
operación realizada fuera la prestación de un servicio o la ejecución de una obra
(construcción). Y lo que se acaba de decir respecto de las operaciones gravadas
que realicen terceros o las partes del consorcio o joint venture con éstos,
también es predicable respecto de las operaciones que el consorcio o el joint
venture realicen a favor de aquéllos”.

De manera correlativa, si se afectan las operaciones con el IGV, ello implica que exista
un débito fiscal. Pero ¿existirá la posibilidad que se puede utilizar el IGV contenido en
las facturas que fueron emitidas entre las partes antes mencionadas?

Del mismo modo que se afecta con el Impuesto General a las Ventas las operaciones
llevadas a cabo entre las partes que integran el contrato de joint venture y este ente,
siempre que se hubiera considerado la contabilidad independiente de las partes que
la integran. También resultaría válido considerar la posibilidad de poder aplicar el IGV

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 21


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

como crédito fiscal, siempre que se cumplan con los requisitos señalados en los
artículos 18 y 19 de la Ley del Impuesto General a las Ventas.

b) SEGUNDO ESCENARIO: EL CONTRATO DE JOINT VENTURE NO TIENE


CONTABILIDAD INDEPENDIENTE A LAS PARTES QUE LO CONFORMAN

En este supuesto, las partes que conforman el contrato de joint venture han tomado la
decisión de no llevar la contabilidad independiente a las partes, con lo cual no se les
considerará como un contribuyente distinto a éstas.

Sin embargo, ¿cómo se deben afectar las operaciones que se realicen entre las partes
que conforman un contrato de joint venture?

El dispositivo que corresponde verificar en este punto es el texto del artículo 2 de la


Ley del Impuesto General a las Ventas, el cual considera a los conceptos no gravados.
Ello en la doctrina recibe la calificación de inafectación legal

Por su parte, CORDOVA ARCE indica que “tratándose de entes asociativos que no
cuentan con contabilidad independiente, las partes contratantes o, en su caso, el
socio, son los que adquieren la condición de contribuyentes del impuesto por las
operaciones afectas que éstos realicen para la ejecución del contrato de joint
venture”.

Al efectuar una lectura del artículo 2° de la Ley del Impuesto General a las Ventas, se
consideran como conceptos no gravados tres supuestos ligados a las operaciones
llevadas a cabo entre las partes que conforman un contrato de joint venture. Nos
referimos a lo dispuesto por los literales m), n) y o) del artículo 2 de la Ley del Impuesto
General a las Ventas, los cuales se transcriben a continuación:

 El literal m) del artículo 2 de la Ley del Impuesto General a las Ventas

Según lo indica el literal m del artículo 2 de la Ley del Impuesto General a las Ventas,
la adjudicación a título exclusivo a cada parte contratante, de bienes obtenidos por la
ejecución de los contratos de colaboración empresarial que no lleven contabilidad
independiente, en base a la proporción contractual, siempre que cumplan con entregar

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 22


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

a la Superintendencia Nacional de Administración Tributaria – SUNAT la información


que, para tal efecto, ésta establezca.

La concordancia reglamentaria la encontramos en el texto del numeral 11.1 del artículo


2 del Reglamento de la Ley del IGV y que trata sobre la adjudicación de bienes en
contratos de colaboración empresarial que no lleven contabilidad independiente.

Dicho dispositivo indica que lo dispuesto en el inciso m) del artículo 2° de la Ley del
IGV, será aplicable a los contratos de colaboración empresarial que no lleven
contabilidad independiente cuyo objeto sea la obtención o producción común de bienes
que serán repartidos entre las partes, de acuerdo a lo que establezca el contrato.

Dicha norma no resultará de aplicación a aquellos contratos en los cuales las partes
sólo intercambien prestaciones, como es el caso de la permuta y otros similares

 El literal n) del artículo 2 de la Ley del Impuesto General a las Ventas

Según lo indica el literal n del artículo 2 de la Ley del Impuesto General a las Ventas,
la asignación de recursos, bienes, servicios y contratos de construcción que efectúen
las partes contratantes de sociedades de hecho, consorcios, joint ventures u otras
formas de contratos de colaboración empresarial, que no lleven contabilidad
independiente, para la ejecución del negocio u obra en común, derivada de una
obligación expresa en el contrato, siempre que cumpla con los requisitos y condiciones
que establezca la SUNAT.

 El literal o) del artículo 2 de la Ley del Impuesto General a las Ventas

Según lo indica el literal o del artículo 2 de la Ley del Impuesto General a las Ventas,
la atribución, que realice el operador de aquellos contratos de colaboración empresarial
que no lleven contabilidad independiente, de los bienes comunes tangibles e
intangibles, servicios y contratos de construcción adquiridos para la ejecución del
negocio u obra en común, objeto del contrato, en la proporción que corresponda a cada
parte contratante, de acuerdo a lo que establezca el Reglamento.

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 23


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

La concordancia reglamentaria la encontramos en el texto del numeral 11.3 del artículo


2 del Reglamento de la Ley del IGV y que trata sobre las adquisiciones en contratos de
colaboración empresarial que no lleven contabilidad independiente.

Dicho dispositivo indica que lo dispuesto en el inciso o) del artículo 2° de la Ley del IGV,
será de aplicación a la atribución que realice el operador del contrato, respecto de las
adquisiciones comunes. Para tal efecto, en el contrato de colaboración deberá constar
expresamente la proporción de los gastos que cada parte asumirá, o el pacto expreso
mediante el cual las partes acuerden que la atribución de las adquisiciones comunes y
del respectivo Impuesto y gasto tributario se efectuará en función a la participación de
cada parte establecida en el contrato, debiendo ser puesto en conocimiento de la
SUNAT al momento de la comunicación o solicitud para no llevar contabilidad
independiente. Si con posterioridad se modifica el contrato en la parte relativa a la
participación en los gastos que cada parte asumirá, se deberá comunicar a la SUNAT
dentro de los cinco (5) días hábiles siguientes de efectuada la modificación.

El operador que efectúe las adquisiciones atribuirá a los otros contratantes la


proporción de los bienes, servicios o contratos de construcción para la realización del
objeto del contrato.

Existe adicionalmente una concordancia necesaria que se debe realizar con respecto
a la operación del literal o) del artículo 2 de la Ley del IGV. Nos referimos al primer
párrafo del artículo 5 del Reglamento de la Ley del IGV, el cual indica que el Impuesto
a pagar se determina mensualmente deduciendo del Impuesto Bruto de cada período
el crédito fiscal correspondiente; salvo los casos de la utilización de servicios en el país
prestados por sujetos no domiciliados y de la importación de bienes, en los cuales el
Impuesto a pagar es el Impuesto Bruto.

Adicionalmente, también debemos relacionar el numeral 10.2 del citado artículo 5°


donde precisa que está gravada con el Impuesto, la atribución total de los bienes
indicados en el inciso o) del Artículo 2° de la Ley del IGV que se efectúe a una de las
empresas contratantes, siendo la base imponible el valor de mercado deducida la
proporción correspondiente a dicha parte contratante.

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 24


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

Considerando lo antes mostrado en los párrafos precedentes CORDOVA ARCE indica


lo siguiente “Conviene señalar que en los incisos m), n) y o) del artículo 2° de la
Ley del Impuesto General a las Ventas han establecido que, en los casos de
contratos de joint venture y demás contratos de colaboración empresarial que no
lleven contabilidad independiente, no están gravadas con el impuesto la
adjudicación a título exclusivo de bienes obtenidos por la ejecución de los
contratos de colaboración empresarial, a cada parte contratante; la asignación
de recursos, bienes, servicios, y contratos de construcción que efectúen las
partes para la ejecución del negocio común, derivada de una obligación expresa
en el contrato; así como la atribución que realice el operador de los bienes
comunes tangibles e intangibles, servicios y contratos de construcción
adquiridos para la ejecución del negocio u obra en común. En este último
supuesto se precipitará el Impuesto General a las Ventas, si la atribución que
efectúa el operador incluye la totalidad de los bienes adquiridos para la ejecución
del negocio común.

Ventajas y Desventajas de estos contratos asociativos

De estos dos tipos de contratos cada uno de ellos tiene sus ventajas y desventajas
y dependerá de cada negocio en concreto cuál de dichos contratos elegiremos con
la finalidad de desarrollar un proyecto determinado.
Existen además aspectos tributarios que se deberán de analizar cuidadosamente
para evitar cualquier incidencia tributaria excesiva en el negocio.

SEMEJANZAS Y DIFERENCIAS ENTRE EL JOINT VENTURE Y EL CONTRATO DE


CONSORCIO

SEMEJANZAS

 En el Joint Venture al igual que en el consorcio es relevante la coparticipación


de las partes, toda vez que se orientan los esfuerzos al desarrollo de un proyecto
determinado, claramente identificable y específico.
 En ambas figuras contractuales existe una administración de tipo centralizada,
con la intervención de las partes que lo conforman.

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 25


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

 No se llega a crear una persona jurídica distinta a las de las partes que la
conforman.
 Los bienes adquiridos a nombre del joint venture son a título de copropiedad.

DIFERENCIAS

 El proyecto que se planifica llevar a cabo, no necesariamente estará relacionado


con la explotación de un negocio o empresa.
 La participación de una o más partes integrantes del contrato puede no ser de
tipo activa ni tampoco directa.
 En el joint venture quien ejerce la representación es el operador y por intermedio
de él es que se relaciona con los terceros ajenos al contrato.
 En el joint venture el rubro donde se desarrollará la actividad involucra una
inversión muy importante.

TRATAMIENTO CONTABLE DE LOS ACUERDOS

CONSORCIOS

Conforme con el párrafo 14 de la NIIF 11, existen dos tipos de acuerdo conjunto:

 OPERACIÓN CONJUNTA
SEGÚN EL PÁRRAFO 15 DE LA NIIF 11:

Son aquellos contratos por lo que los operadores conjuntos tienen derecho a los activos
y obligaciones (pasivos), en este caso cada operador conjunto contabilizara los activos,
pasivos, ingresos de actividades ordinarias y gastos. Un operador conjunto en una
venta o aportación de activos reconocerá ganancias y pérdidas procedentes de esta
transacción solo en la medida de las participaciones de las otras partes en la operación
conjunta.

En el Plan Contable General Empresarial no han previsto una cuenta especial, sin
embargo, los operadores pueden crear sub-divisionarias especiales para controlar los
ingresos y gastos provenientes del acuerdo.

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 26


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

Venta de bienes Empresa “D”

VENTA A
CONSORCIO UN
TERCERO

Prestación de
Empresa “J”
servicios

 NEGOCIO CONJUNTO
SEGÚN EL PÁRRAFO 16 DE LA NIIF 11: Es aquel contrato por lo que los participantes
en un negocio conjunto tienen control conjunto del acuerdo y derecho a los activos
netos del acuerdo. Un participante en un negocio conjunto reconocerá su participación
en este como una inversión y contabilizará esa inversión utilizando el método de la
participación de acuerdo con la NIC 28 Inversiones en Asociadas y Negocios Conjuntos
a menos que la entidad esté exonerada de aplicar el método de la participación.

En el Plan Contable General Empresarial ha dispuesto que la inversión se registre en


la Cuenta 3027 denominada Participaciones en asociaciones en participación y
consorcios.

COSNORCIOS

Conforme al párrafo 14 de la NIIF 11

a) Operación conjunta: según el párrafo 15 de la NIIF.

Son aquellos contratos por lo que los operadores conjuntos tienen derecho a los activos
y obligaciones (pasivos), en este caso cada operador conjunto contabilizara los activos,
pasivos, ingresos de actividades ordinarias y gastos. Un operador conjunto en una
venta o aportación de activos reconocerá ganancias y pérdidas procedentes de esta
transacción solo en la medida de las participaciones de las otras partes en la operación
conjunta.

En el Plan Contable General Empresarial no han previsto una cuenta especial, sin
embargo, los operadores pueden crear sub-divisionarias especiales para controlar los
ingresos y gastos provenientes del acuerdo.

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 27


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

b) Negocio conjunto: según el párrafo 16 de la NIIF 11.

Es aquel contrato por lo que los participantes en un negocio conjunto tienen control
conjunto del acuerdo y derecho a los activos netos del acuerdo. Un participante en un
negocio conjunto reconocerá su participación en este como una inversión y
contabilizará esa inversión utilizando el método de la participación de acuerdo con la
NIC 28 Inversiones en Asociadas y Negocios Conjuntos a menos que la entidad esté
exonerada de aplicar el método de la participación.

En el Plan Contable General Empresarial ha dispuesto que la inversión se registre en


la Cuenta 3027 denominada Participaciones en asociaciones en participación y
consorcios.

CASO PRÁCTICO

Consorcio sin contabilidad independiente

La empresa “D” S.A. y la empresa “J” S.A. se juntan a efectos de celebrar un contrato de
consorcio, con la finalidad de seguir realizando sus actividades –venta de productos para
el sector agrario (pesticidas, semillas, abonos, etc.)– pero esta vez de manera conjunta, es
decir, la comercialización en forma común. A este fin, estas han acordaron designar como
operador/administrador del consorcio a la empresa “D” S.A., la cual representará al
consorcio en las operaciones de venta y compra con los clientes y proveedores,
respectivamente.

Datos adicionales:

• Se solicitó la autorización a la Administración Tributaria, la cual aprobó esta.


• Los operadores obtendrán ingresos según la proporción de su participación, la
cual estará en función de los bienes entregados para la comercialización.
• Asimismo, en el caso de que existan pérdidas, se entiende que cada consorciado
afrontará las pérdidas de la misma forma como disfrutaron de las ganancias. A
continuación, veamos las distintas operaciones realiza- das por el consorcio sin
contabilidad independiente:
1. Se efectúan aportes iniciales para la obtención de fon- dos, tal como a
continuación se muestra:

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 28


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

• La empresa “D” S.A. aporta S/. 100,000


• La empresa “J” S.A. aporta S/. 100,000
2. Se contratan los servicios de un transportista para trasladar los bienes vendidos
a los clientes por el importe de S/. 3,000 más IGV.

3. Se realiza una venta de pesticidas, semillas y abonos, respecto de las cuales la


atribución a cada consorciado será la que se muestra:

Pesticidas Semillas Abonos


Empresas Total
Cantidad S/. Cantida S/. Cantidad S/.
d

“D” S.A. 150 135,000 40 108,00 100 sacos 45,000 288,000


galones bolsas 0 (500 kg)
(400 kg)

“J” S.A. 50 galones 45,000 10 27,000 200 sacos 90,000 162,000


bolsas (1,000 kg)
(100 kg)

180,000 135,000 135,000 450,000

Se solicita el tratamiento contable del consorcio para el operador y para la empresa


“J” S.A.

Solución:

De acuerdo con los datos del caso práctico, el consorcio ha designado como
operador a la empresa “D” S.A., por tanto, le corresponde realizar las transacciones
de compra y venta emitiendo los correspondientes documentos de atribución a la
empresa “J” S.A. por las operaciones de gasto e ingresos que correspondan de
acuerdo con la participación del consorcio.

En este orden de ideas, a continuación, mostramos la contabilización tanto por parte


del operador como por parte del otro consorciado:

Contabilización del operador/administrador (empresa “D” S.A.)

• Por el ingreso del efectivo (aportes) para ser utilizados como fondo del consorcio

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 29


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

ASIENTO CONTABLE

-------------------------------- x ------------------------------
10 Efectivo y equivalentes de efectivo 200,000
104 Cuentas corrientes en instituciones financieras
1041 Cuentas corrientes operativas
10411 Cuentas del consorcio
10 Efectivo y equivalentes de efectivo 100,000
104 Cuentas corrientes en instituciones
financieras
1041 Cuentas corrientes operativas
47 Cuentas por pagar diversas - Relacionadas 100,000
479 Otras cuentas por pagar diversas
4791 Otras cuentas por pagar diversas
47915 Otras
x/x Por aportes al consorcio.
-------------------------------- x ------------------------------
 Por el servicio de transporte contratado para el reparto a los clientes de los
bienes vendidos, por la cancelación al proveedor y cobro a la empresa “J” S.A.

ASIENTO CONTABLE

-------------------------------- x ------------------------------
63 Gastos de servicios prestados por terceros 1,500
631 Transporte, correos y gastos de viaje
6311 Transporte
63111 De carga
17 Cuentas por cobrar diversas - Relacionadas 1,770
178 Otras cuentas por cobrar diversas
1781 Consorcio empresa “J” S.A.
40 Tributos, contraprestaciones y aportes al sistema
de pensiones y de salud por pagar 270
401 Gobierno central

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 30


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

4011 Impuesto general a las ventas


40111 IGV - Cuenta propia
42 Cuentas por pagar comerciales - Terceros 3,540
421 Facturas, boletas y otros comprobantes por pagar
4212 Emitidas
x/x Por el servicio de transporte.
-------------------------------- x ------------------------------

42 Cuentas por pagar comerciales - Terceros 3,540


421 Facturas, boletas y otros comprobantes
por pagar
4212 Emitidas
10 Efectivo y equivalentes de efectivo 3,540
104 Cuentas corrientes en instituciones financieras
1041 Cuentas corrientes operativas
10411 Cuentas del consorcio
x/x Por la cancelación del servicio de transporte.
-------------------------------- x ------------------------------
47 Cuentas por pagar diversas - Relacionadas 1,770
479 Otras cuentas por pagar diversas
4791 Otras cuentas por pagar diversas
47915 Otras
17 Cuentas por cobrar diversas - Relacionadas 1,770
178 Otras cuentas por cobrar diversas
1781 Consorcio empresa “J” S.A.
x/x Por la aplicación del flete que le corresponde al con-
sorciado “J”.
-------------------------------- x ------------------------------

 El operador deberá de emitir el comprobante de atribución a la empresa “J”


S.A. por el siguiente importe:

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 31


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

Documento de atribución
Descripción: Servicio de transporte
Base Imponible 1,500
IGV 18% 270
Total S/. 1,770
• Por la venta realizada por el consorcio

ASIENTO CONTABLE

-------------------------------- x ------------------------------
12 Cuentas por cobrar comerciales - Terceros 531,000
121 Facturas, boletas otros comprobantes por cobrar
1212 Emitidas en cartera
40 Tributos, contraprestaciones y aportes al sistema
de pensiones y de salud por pagar 51,840
401 Gobierno central
4011 Impuesto general a las ventas
40111 IGV - Cuenta propia
47 Cuentas por pagar diversas - Relacionadas 191,160
479 Otras cuentas por pagar diversas
4791 Otras cuentas por pagar diversas
47915 Otras
70 Ventas 288,000
701 Mercaderías
7011 Mercaderías manufacturadas
70111 Terceros
x/x Por la venta de bienes.
-------------------------------- x ------------------------------
10 Efectivo y equivalentes de efectivo 531,000
104 Cuentas corrientes en instituciones financieras
1041 Cuentas corrientes operativas
12 Cuentas por cobrar comerciales - Terceros 531,000

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 32


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

121 Facturas, boletas otros comprobantes por cobrar


1212 Emitidas en cartera
x/x Por el cobro de la venta realizada por el consorcio.
-------------------------------- x ------------------------------
47 Cuentas por pagar diversas - Relacionadas 191,160
479 Otras cuentas por pagar diversas
47915 Otras
479151 Empresa “J” S.A.
10 Efectivo y equivalentes de efectivo 191,160
104 Cuentas corrientes en instituciones financieras
1041 Cuentas corrientes operativas
x/x Por la cancelación del comprobante de atribución.
-------------------------------- x ------------------------------

 El operador deberá de emitir el comprobante de atribución a la empresa “J”


S.A. por el siguiente importe:

Documento de atribución
Descripción: Venta de Pesticidas, semillas y abono
Base Imponible 162,000
IGV 18% 29,160
Total S/. 191,160

Contabilización del Consorciado no operador (empresa “J” S.A.)

 Por el depósito de los fondos dinerarios en la cuenta del operador

ASIENTO CONTABLE

-------------------------------- x ------------------------------
17 Cuentas por cobrar diversas - Relacionadas 100,000
178 Otras cuentas por cobrar diversas
1781 Empresa “D” S.A.

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 33


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

10 Efectivo y equivalentes de efectivo 100,000


104 Cuentas corrientes en instituciones financieras
1041 Cuentas corrientes operativas
x/x Por el aporte entregado al operador/administrador.
-------------------------------- x ------------------------------

 Por recepción y cancelación del documento de atribución por el servicio de


transporte para el consorcio

ASIENTO CONTABLE

-------------------------------- x ------------------------------
63 Gastos de servicios prestados por terceros 1,500
631 Transporte, correos y gastos de viaje
6311 Transporte
63111 De carga
40 Tributos, contraprestaciones y aportes al Sistema
de pensiones y de salud por pagar 270
401 Gobierno central
4011 Impuesto general a las ventas
40111 IGV - Cuenta propia
47 Cuentas por pagar diversas - Relacionadas 1,770
479 Otras cuentas por pagar diversas
47915 Otras
479151 Empresa “D” S.A.
x/x Por el servicio de transporte según comprobante de
atribución.
-------------------------------- x ------------------------------
47 Cuentas por pagar diversas - Relacionadas 1,770
479 Otras cuentas por pagar diversas
47915 Otras
479151 Empresa “D” S.A.
17 Cuentas por cobrar diversas - Relacionadas 1,770
178 Otras cuentas por cobrar diversas

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 34


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

1781 Empresa “D” S.A.


x/x Por la cancelación del comprobante de atribución.
-------------------------------- x ------------------------------

• Por recepción y cobro del documento de atribución por la venta realizada por el
consorcio

ASIENTO CONTABLE

-------------------------------- x ------------------------------
17 Cuentas por cobrar diversas - Relacionadas 191,160
178 Otras cuentas por cobrar diversas
1781 Empresa “D” S.A.
40 Tributos, contraprestaciones y aportes al sistema
de pensiones y de salud por pagar 29,160
401 Gobierno central
4011 Impuesto general a las ventas
40111 IGV - Cuenta propia
70 Ventas 162,000
701 Mercaderías
7011 Mercaderías manufacturadas
70111 Terceros
x/x Por la venta de bienes.
-------------------------------- x ------------------------------
10 Efectivo y equivalentes de efectivo 191,160
104 Cuentas corrientes en instituciones
financieras
1041 Cuentas corrientes operativas
17 Cuentas por cobrar diversas - Relacionadas 191,160
178 Otras cuentas por cobrar diversas
1781 Empresa “D” S.A.
x/x Por el cobro de la venta realizada por el consorcio.
-------------------------------- x ------------------------------

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 35


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

CONCLUCION

Los contratos asociativos representan una nueva forma de hacer negocios, a través de
los cuales inversionistas locales y extranjeros colaboran entre sí para alcanzar un
beneficio económico común, pero sin perder su autonomía. Asimismo, los contratos
asociativos permiten la obtención de recursos económicos sin tener que recurrir al
sistema financiero, el aprendizaje de nuevas tecnologías y “know how”, el acceso a
nuevos modelos de negocios, así como la reducción de las barreras de ingreso a
nuevos mercados.

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 36


“UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN ANTONIO ABAD DEL CUSCO”
FACULTAD DE CIENCIAS ADMINISTRATIVAS, CONTABLES, ECONOMICAS Y
TURISMO

BIBLIOGRAFÍA

Alva Matteuci, M. (s.f.). Implicacias tributarias en un contrato de Joint Venture. Obtenido de


http://blog.pucp.edu.pe/blog/blogdemarioalva/2018/11/14/cuales-son-las-implicancias-
tributarias-de-un-contrato-de-joint-venture/

Araoz Villena, L. A., & Gastón Seminario, A. R. (s.f.). Los Contratos de Colaboración Empresarial y de
asociación en participación. Obtenido de Derecho y Sociedades.

Espinoza Fritas, R. M. (2016). Contratos asociativos en el Peru. Obtenido de Slideshare:


https://es.slideshare.net/RaphaelMartinEspinoz/contratosasociativos-en-el-peru

Renato, B. A. (s.f.). El contrato en colaboración. Obtenido de Universidad Latinoamericana Cima:


http://repositorio.ulc.edu.pe/bitstream/handle/ULC/118/T134_MO_ULC_04.pdf?sequence=1
&isAllowed=y

Acuerdos Conjuntos. (2018). Obtenido de MEF:


https://www.mef.gob.pe/contenidos/conta_publ/con_nor_co/vigentes/niif/RedBV2018_IFRS
11_GVT.pdf

CONTABILIDAD DE SOCIEDADES pág. 37