Competitividad y Crecimiento Máster en Relaciones Internacionales 08/09 Trabajo fin de asignatura – 30/01/09 Lluís Torrent i Bescós

ANÁLISIS DE LOS FACTORES MACROECONÓMICOS CONDUCTORES DEL CRECIMIENTO DE LAS EMISIONES DE GASES DE EFECTO INVERNADERO
Análisis de los 20 principales países emisores de GEI a nivel internacional INTRODUCCIÓN La emisión de gases de efecto invernadero (GEI) es una de las principales y más preocupantes externalidades negativas del crecimiento económico mundial. A través del siguiente documento se va a analizar cuáles son principales factores conductores del crecimiento de los GEI de los 20 principales países emisores a nivel internacional (Tabla 1)1, responsables del 75,5% de las emisiones globales (Netherlands Environmental Assessment Agency, 2007). Para ello, se va a realizar una caracterización macroeconómica básica con el fin de determinar si existe alguna relación, y en caso afirmativo cuál, entre el PIB, el crecimiento del PIB, la composición sectorial del PIB, el nivel de competitividad o la población de dichos países en relación a su volumen de emisiones de GEI. Para este fin, se realizará un análisis comparativo de datos procedentes de los años 1990 (año fijado como base para el cálculo de los objetivos de reducción de emisiones de GEI del Protocolo de Kyoto) y el 2006. Caracterización de los países Existe una diversidad significativa entre los 20 principales países emisores, tal y como se demuestra analizando su membresía en organizaciones y acuerdos internacionales: ⋅ 8 países desarrollados (pertenecientes al Anexo I del CMNUCC)2, 6 de los cuales son miembros de la OCDE, uno está en proceso de acceso (Rusia) y 5 que poseen relaciones especiales (Brasil, China, India, Indonesia y Sudáfrica)

1 Se consideran las emisiones procedentes de la quema de combustibles, gestión de residuos y obtención de energía. Se excluyen de las emisiones GEI las procedentes del uso del suelo, cambio de uso del suelo o del sector forestal (Land Use, Land Use Change and Forestry – LULUCF). 2 Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC)

1

⋅ ⋅ ⋅

11 países en desarrollo (no pertenecientes al Anexo I del CMNUCC) 1 Organismo regional (UE-27) 2 países de la OCDE no presentes en el Anexo I del CMNUCC (Corea del Sur y México)

⋅ ⋅ ⋅

3 economías en transición (China, Rusia y Ucrania) 2 miembros de la OPEP3 (Irán y Arabia Saudita) 4 partes no ratificantes del Protocolo de Kyoto (Estados Unidos, Australia, Turquía e Irán)

La mayor parte de los grandes emisores son grandes economías, grandes poblaciones, o ambos (Tabla 1). En este sentido, buena parte de ellos pertenecen a la lista de mayores poblaciones del mundo, encabezadas por China e India, aunque en el otro extremo encontramos a Australia y Canadá como los países con menor población. En relación al volumen de riqueza también se observa que en la categoría de mayores países emisores se encuentran buena parte de los países más ricos del mundo (con la excepción de Suiza y Noruega que no constan entre los mayores emisores de GEI). El conjunto de los 20 principales países emisores supusieron en 2006 el 75,5% de las emisiones de GEI, el 70,1% de la población mundial y el 89,9% del PIB mundial. En el año 1990 las mismas variables tomaron los valores de 66,2% de las emisiones de GEI, 73,5% de la población y 91,8% del PIB mundial. Tal y como se puede observar, la evolución de las emisiones crece en el período 1990-2006 un 35,9%, mientras que la población lo hace en un 19,7% y el PIB en un 117,7%. Partiendo de dicha información, ¿es posible afirmar que existe una relación entre el crecimiento de las emisiones y el crecimiento poblacional? ¿Y en relación al crecimiento del PIB? ¿Juega algún papel el nivel de competitividad de un país en relación a su volumen de emisiones de GEI?

3 Organización

de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

2

PAÍS

Emisiones GEI (millones tn) 1990 2006
7.480 7.240 5.180 2.380 2.130 1.860 1.360 870 750 680 600 540 530 430 420 410 370 340 332 330

Población (millones) 1990
1.135 250 452 850 148 149 124 178 28 83 54 43 17 35 52 16 55 108 56 33

PIB (Miles mill. $) 1990
355 5.757 7.271 317 517 462 3.018 114 574 263 116 264 319 112 81 117 85 40 151 141

2006
1.314 298 479 1095 143 188 128 246 33 108 69 49 20 44 47 27 65 166 71 40

2006
2.668 13.201 14.505 906 987 1.068 4.340 365 1.251 839 223 888 768 255 106 382 206 129 403 214

China Estados Unidos Unión Europea (27) India Rusia Brasil Japón Indonesia Canadá México Irán Corea del Sur Australia Sudáfrica Ucrania Arabia Saudí Tailandia Pakistán Turquía Argentina

2.545 6.135 5.743 988 3.326 593 1.272 267 592 425 385* 289 416 347 922 165 224 161* 170 232

TOTAL MUNDO
*Valores

25.197 38.077

34.232 45.324

3.866 5.261

4.627 6.538

20.074 21.877

43.704 48.627

correspondientes al año 1994.

Tabla 1. Características básicas (emisiones de GEI, población y PIB) de los 20 principales países emisores de GEI Fuente: Netherlands Environmental Assessment Agency (2007), United Nations Framework on Climate Change Convention (2006), CIA World Factbook (2006), World Bank (2006).

FACTORES CONDUCTORES DEL CRECIMIENTO DE LAS EMISIONES DE GEI El crecimiento demográfico Un mayor crecimiento demográfico de un país provoca el aumento del consumo, y por tanto la necesidad de incrementar la producción que satisfaga dicho consumo, y con ello, la necesidad de un mayor consumo energético y de recursos materiales. En resumen, el crecimiento demográfico implica un aumento de las emisiones de GEI, a menos que dicho crecimiento sea compensado por medio de una mejora de la eficiencia energética o de consumo de materiales. 3

Para el caso que nos ocupa, y tal y como se puede observar en la Tabla 2 la relación entre las emisiones de GEI y la población presenta un grado de correlación bajo, aunque ésta aumenta de forma importante en 2006. Considerando el crecimiento demográfico y el de emisiones observamos que existe una correlación, aunque ésta no es muy fuerte (Figura 1). Analizando la Tabla 3 observamos como algunos países como Sudáfrica y Estados Unidos mantienen un crecimiento de GEI muy similar a su crecimiento demográfico. Por otro lado, países como China y Rusia mantienen una evolución de ambas variables muy distinta.
Variable\Año
GEI - población
*Si

1990 (R2)
0,155

2006 (R2)
0,489*

se extrae Estados Unidos, India y la UE la correlación sube hasta 0,9315.

Tabla 2. Grado de correlación (R2) entre las variables emisiones de GEI y población Fuente: Netherlands Environmental Assessment Agency (2007), United Nations Framework on Climate Change Convention (2006), CIA World Factbook (2006), World Bank (2006).

Crecimiento emisiones GEI vs cre cimie nto población (1990 - 2006)
R2 = 0.4033 Crecimiento emisiones GEI (% ) 250%

170%

90%

10% -40% -70% Crecimiento población (%) 0% 40% 80%

Figura 1. Relación entre el crecimiento de emisiones de GEI y el crecimiento demográfico (1990-2006) Fuente: Netherlands Environmental Assessment Agency (2007), United Nations Framework on Climate Change Convention (2006), CIA World Factbook (2006), World Bank (2006).

4

Países
Arabia Saudí Pakistán Indonesia México India Irán Brasil Sudáfrica Turquía Argentina Estados Unidos Canadá Australia Tailandia China Corea del Sur Unión Europea (27) Japón Rusia Ucrania

Crecimiento demográfico (% 1990 – 2006)
64,6 53,7 37,8 29,2 28,9 26,3 25,9 25,6 25,3 22,4 19,6 19,1 18,7 18,3 15,8 13,8 5,8 3,2 -3,6 -10,0

Crecimiento GEI (% 1990 – 2006)
148,5 111,2 225,8 60,0 140,9 55,8 213,7 23,9 95,3 42,2 18,0 26,7 27,4 65,2 193,9 86,9 -9,8 6,9 -36,0 -54,4

Crecimiento GEI/Crecimiento demográfico
2,30 2,07 5,97 2,05 4,88 2,12 8,25 0,93 3,77 1,88 0,92 1,40 1,47 3,56 12,27 6,30 -1,69 2,16 10,00 5,44

TOTAL

19.7

35.9

1,82

Tabla 3. Clasificación de los principales países emisores de GEI según su crecimiento demográfico Fuente: Netherlands Environmental Assessment Agency (2007), United Nations Framework on Climate Change Convention (2006), CIA World Factbook (2006), World Bank (2006).

El crecimiento económico El aumento de la actividad económica de un país, atendiendo al grado de desarrollo del mismo, en función de su infraestructura tecnológica y mix energético, provoca un comportamiento u otro en relación al nivel de aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero. Ello se halla asociado con el concepto de la curva de Kuznets ambiental, según el cual el crecimiento económico precede a la mejora ambiental (Hayward, 2005). Analizamos, seguidamente si existe algún tipo de relación entre la variable emisiones GEI y la variable PIB y las mismas variables en relación a la población. Tal y como muestran los resultados de la Tabla 3 existe una relación notable entre el volumen de emisiones de GEI y el PIB en el año 1990, aunque ésta disminuye de forma remarcable en el año 2006 (Extrayendo a China del análisis el grado de correlación sube hasta 0.843). Por el contrario, 5

la correlación entre ambas variables en relación a la población aumenta en 2006 respecto a 1990, aunque mantiene valores inferiores a las variables no vinculadas a la población. Como tendencia, y bajo el supuesto establecido en * (Tabla 4), se puede observar que a lo largo del tiempo aumenta el grado de relación entre las emisiones de GEI y el PIB por habitante, aunque sucede lo contrario en los valores absolutos de GEI y PIB.
Variable\Año
GEI – PIB (v. absoluto) GEI/hab – PIB/hab
*Si

1990 (R2)
0,761 0,454

2006 (R2)
0,560* 0,692

se extrae China del análisis el grado de correlación sube hasta 0,843.

Tabla 4. Grado de correlación (R2) entre las variables emisiones de GEI y PIB en términos absolutos y en relación a la población Fuente: Elaboración propia utilizando datos procedentes de: Netherlands Environmental Assessment Agency (2007), United Nations Framework on Climate Change Convention (2006), CIA World Factbook (2006), World Bank (2006).

En la Figura 2 se observa como existe una cierta relación, aunque baja, entre el crecimiento de emisiones de GEI y el crecimiento económico. Ello se puede observar numéricamente en la Tabla 5, donde se puede comprobar como la mayoría de países, aunque por diferentes motivos, poseen un crecimiento de emisiones menor al crecimiento económico (destacan Ucrania, Rusia, la Unión Europea, Estados Unidos, Japón, Sudáfrica, Canadá y China), mientras que en el lado opuesto se sitúan los países menos eficientes, los cuales poseen un crecimiento de emisiones superior a su crecimiento económico (Brasil e Indonesia4). Así, la mayoría de los países analizados han sido capaces de romper el vínculo entre el crecimiento del PIB y la contaminación en muchas áreas, pero no en la misma medida en los GEI, donde las ganancias en el último decenio se han debido principalmente a la reestructuración de las industrias y los cambios en el uso de combustible. Donde haya una tecnología disponible que permita que las emisiones se controlen con una razonable proporción coste-beneficio y sin cambios fundamentales en las pautas de consumo y producción, entonces las técnicas serán adoptadas, aunque no siempre en la forma más rentable (Herd, 2003).

4

Eliminando estos dos países de la Figura 3 la correlación de la función sube hasta R2:0,606 (desde un valor inicial de R2:0,380).

6

Crecimiento emisiones GEI vs crecimiento PIB (1990 - 2006)
Crecimiento emisiones GEI (% ) 250%

170%

90%

10% 0% -70% Crecimiento PIB (%) 100% 200% 300% 400% 500%

R2 = 0.38 600% 700%

Figura 2. Relación entre el crecimiento de emisiones de GEI y el crecimiento del PIB (1990-2006) Fuente: Netherlands Environmental Assessment Agency (2007), United Nations Framework on Climate Change Convention (2006), CIA World Factbook (2006), World Bank (2006).

Países
China Corea del Sur Arabia Saudí Pakistán Indonesia México India Turquía Tailandia Australia Brasil Estados Unidos Suráfrica Canadá Unión Europea (27) Irán Rusia Argentina Japón Ucrania

Crecimiento PIB (% 1990 – 2006)
651,5 236,4 226,5 222,5 220,2 219,0 185,8 166,9 142,4 140,8 131,2 129,3 127,7 117,9 99,5 92,2 90,9 51,8 43,8 30,9

Crecimiento GEI (% 1990 – 2006)
193,9 86,9 148,5 111,2 225,8 60,0 140,9 95,3 65,2 27,4 213,7 18 23,9 26,7 -9,8 55,8 -36 42,2 6,9 -54,4

Crecimiento GEI/Crecimiento PIB
0,30 0,37 0,66 0,50 1,03 0,27 0,76 0,57 0,46 0,19 1,63 0,14 0,19 0,23 -0,10 0,61 -0,40 0,81 0,16 -1,76

TOTAL

117,7

35,9

O,31

Tabla 5. Clasificación de los principales países emisores de GEI según su crecimiento económico Fuente: Elaboración propia utilizando datos procedentes de: Netherlands Environmental Assessment Agency (2007), United Nations Framework on Climate Change Convention (2006), CIA World Factbook (2006), World Bank (2006).

7

La composición sectorial del PIB Según establece Theodore Panayotou (2003), el desacoplamiento entre el crecimiento de las emisiones de GEI y el crecimiento económico se produce, en las economías de mercado desarrolladas, como resultado de los cambios estructurales hacia una economía de servicios, los cambios tecnológicos para la reducción del uso de recursos materiales y la producción más intensiva de energía, así como de la adopción de políticas económicas y ambientales para internalizar las externalidades ambientales. En las economías en transición, en cambio, la disociación tiene lugar, en gran parte, como resultado de la reestructuración industrial y de las reformas del mercado para que los precios de la energía, materiales y otros recursos se aproximen más a sus costes económicos e internacionales (Panayotou, 2003). Para ello, analizaremos hasta qué punto la composición sectorial del PIB de los principales países emisores del mundo puede contribuir a la explicación de su volumen emisor, analizando pues, de forma aislada a otras variables, si aquellas economías más terciarizadas, tienden a ser menos emisoras que las economías de carácter industrial. Para ello, resulta necesario observar la Tabla 6 para determinar que aunque existe una tendencia a cumplir esta norma, no sucede de un modo estricto5.

5

Países terciarizados como Estados Unidos poseen altas emisiones de GEI por habitante, aunque bajas en relación al PIB, mientras que, en un grado de terciarización parecido, la UE presenta valores muy inferiores.

8

Países
Estados Unidos Unión Europea (27)6 México Australia Canadá Japón Suráfrica Turquía Rusia Corea del Sur Ucrania Argentina India Brasil Pakistán Tailandia Irán Indonesia China Arabia Saudí

Composición sectorial del PIB (%, 2005) S. Primario
1 2 4 3 2 2 3 12 6 3 11 9 18 8 22 10 10 13 13 4

S. Secundario
22 27 26 27 29 30 30 24 38 40 34 36 27 38 25 44 45 46 48 59

S. Terciario
77 71 70 70 69 68 67 65 56 56 55 55 54 54 53 46 45 41 40 37

GEI/hab (tn/hab, 06) 24,3 10,8 6,3 26,1 22,7 10,7 9,7 4,7 14,9 11,1 9,0 8,3 2,2 9,9 2,1 5,7 8,7 3,5 5,7 15,2

GEI/$ (g/$, 06) 548,4 357,1 810,5 690,1 599,5 313,4 1.686,3 823,8 2.158,1 608,1 3.962,3 1.542,1 2.626,9 1.741,6 2.635,7 1.796,1 2.690,6 2.383,6 2.803,6 1.073,3

TOTAL

8

35

57

10,6

1.592,5

Tabla 6. Clasificación de los principales países emisores de GEI según su composición sectorial del PIB Fuente: Elaboración propia utilizando datos procedentes de: Netherlands Environmental Assessment Agency (2007), United Nations Framework on Climate Change Convention (2006), CIA World Factbook (2006), World Resources Institute (2008).

En general, se observa una mayor relación entre el grado de terciarización de un país y sus emisiones por unidad de PIB producido que en relación a las emisiones por habitante (Tablas 6 y 7), mientras que el sector primario parece ser el sector que mejor explica el nivel de emisiones del país (aunque con una correlación media-baja).
Variable\Sector
Emisiones de GEI/hab Emisiones de GEI/$

Sector Primario (R2)
0,533 0,533

Sector Secundario (R2)
0,023 0,095

Sector Terciario (R2)
0,239 0,384

Tabla 7. Grado de correlación (R2) entre las variables composición sectorial del PIB, GEI/hab y GEI/$ Fuente: Elaboración propia utilizando datos procedentes de: Netherlands Environmental Assessment Agency (2007), United Nations Framework on Climate Change Convention (2006), CIA World Factbook (2006), World Bank (2006).
6

Malta no está incluida dentro de la UE-27.

9

La intensidad de emisiones de GEI Se define la intensidad de emisiones de GEI como el cociente entre el conjunto de emisiones de GEI de un país y su PIB. Con ello, es posible conocer cuantas emisiones de GEI se generan por unidad de PIB producida. Aquellos países con una menor intensidad de emisiones son aquéllos con una mayor intensidad energética (cantidad de energía utilizada para producir una unidad de PIB) o bien con un mix energético más eficiente (con menor emisión de GEI por unidad de combustible consumido). Según se observa en la Tabla 8, existe una mejora importante en cuanto a la intensidad de emisiones en el período 1990 y 2006 por parte de la mayoría de países. Los países más eficientes en términos de intensidad de emisiones son Japón, la UE y Estados Unidos, mientras que los menos eficientes son Ucrania, China e Irán. Resulta interesante observar como China e Irán son, precisamente, los dos países que más han mejorado más la intensidad de emisiones de GEI en el período 1990 y 2006 (con una reducción de más del 60% de las emisiones de GEI por unidad de PIB producida). En el caso chino esta mejora de la intensidad de emisiones queda contrarestada por el importante aumento del PIB en el mismo período (+651,5%), lo que lleva al país a un saldo emisor positivo, factor que explica el importante aumento absoluto de emisiones de GEI, situándolo como principal país contribuyente al cambio climático. En este sentido, si analizamos la relación entre el crecimiento del PIB y la mejora de la intensidad de emisiones, cabe destacar como Ucrania ha mejorado su intensidad de emisiones en mayor proporción que ha aumentado su PIB. En una situación opuesta se encuentra Indonesia quién ha aumentado de forma espectacular su PIB (+220,2%), mientras que es el único país que no ha mejorado su intensidad de emisiones en el período 1990-2006 (+1,8%).

10

Países
Japón Unión Europea (27) Estados Unidos Canadá Corea del Sur Australia México Turquía Arabia Saudí Argentina Suráfrica Brasil Tailandia Rusia Indonesia India Pakistán Irán China Ucrania

Intensidad de emisiones GEI (g GEI/$, 90)
421,5 789,9 1.065,7 1.031,4 1.094,7 1.304,1 1.616,0 1.125,8 1.410,3 1.645,4 3.098,2 1.283,5 2.635,3 6.433,3 2.342,1 3.116,7 4.025,0 3.319,0 7.169,0 11.382,7

Intensidad de emisiones GEI (g GEI/$, 06)
313,4 357,1 548,4 599,5 608,1 690,1 810,5 823,8 1.073,3 1.542,1 1.686,3 1.741,6 1.796,1 2.158,1 2.383,6 2.626,9 2.635,7 2.690,6 2.803,6 3.962,3

Intensidad GEI 1990 – 2006 (%)
-25,7 -54,8 -48,5 -41,9 -44,5 -47,1 -49,9 -26,8 -23,9 -6,3 -45,6 35,7 -31,8 -66,5 1,8 -15,7 -34,5 -18,9 -60,9 -65,2

∆% PIB 9006/∆ % Intens. GEI 90-06
1,71 1,82 2,66 2,82 5,32 2,99 4,39 6,22 9,48 8,24 2,80 3,68 4,47 1,37 124,39 11,82 6,45 4,87 10,70 0,47

TOTAL

2.815,5

1.592,5

-43,4

10,8

Tabla 8. Clasificación de los principales países emisores de GEI según su intensidad de emisiones Fuente: Elaboración propia utilizando datos procedentes de: Netherlands Environmental Assessment Agency (2007), United Nations Framework on Climate Change Convention (2006), CIA World Factbook (2006), World Bank (2006).

El nivel de competititividad Existen un conjunto de elementos medidores de la competitividad que favorecen, al mismo tiempo, una mejora del comportamiento ambiental. La innovación, la eficiencia y el uso de tecnología avanzada, son conceptos que suelen ir ligados a una mejor eficiencia ambiental7, y con ello a una reducción de la contaminación. Aunque un exceso de regulación ambiental, con unos estándares sobreelevados pueden elevar de forma importante los costes y convertirse en un factor en contra de la competitividad de un país, obviar la realidad de la gravedad climática puede suponer aún más riesgos y un mayor coste económico en el futuro (Stern, 2006), con lo que hay que buscar un equilibrio adecuado entre unas mayores
7

La UE ha desarrollado fondos para la investigación en el ámbito de la energía y la promoción de su ahorro dentro del Programa de competitividad e innovación de la UE, que incluye el programa denominado “Energía inteligente –Europa” (European Comission, 2007).

11

exigencias legislativas para la mejora ambiental y su coste, con el fin de garantizar que el crecimiento económico y las mejoras ambientales avancen simultáneamente (Requena, 2002). En este sentido, el IMD World Competitiveness Yearbook 2007 menciona entre las cuestiones relevantes a tener en consideración entre los años 2007 y 2050 algunos aspectos de índole ambiental y climática. Las cuestiones ambientales aunque no se evalúan de forma directa dentro de los índices de competitividad sí poseen una cierta vinculación (Edwards, 2000; Santamarta, 2005). Es por ello que se procede, seguidamente, a evaluar empíricamente hasta qué punto el nivel de competitividad de un país implica una mayor eficiencia en cuanto a sus niveles de emisiones. Atendiendo a los resultados observados en la Tabla 10 se puede observar como existe una tendencia, moderada, entre el valor de competitividad de los países analizados y sus emisiones de GEI por habitante y por unidad de PIB. A pesar de ello, si analizamos los dos países más competitivos de nuestro estudio (Estados Unidos y Japón8) observamos que con tan sólo una décima de diferencia entre sus valores de competitividad existen unas diferencias remarcables en su comportamiento de emisiones (tanto nivel de emisiones por habitante como en intensidad de emisiones, Tabla 9). Lo mismo ocurre si analizamos los dos países con valores de competitividad más bajos de nuestro estudio (Pakistán y Ucrania9), donde los valores de emisiones distan considerablemente el uno del otro10. Si realizamos el mismo ejercicio pero para los países miembros de la UE-27, observamos unos resultados parecidos a los indicados más arriba, aunque con un grado de correlación aún menor que con el estudio de los 20 principales países emisores (Tabla 10). Aunque en este caso se observa que es la intensidad de emisiones la que posee una mayor relación con el nivel de competitividad.

8 Ambos países están clasificados en el 6º y 7º lugar respectivamente en el Global Competitiveness Index (GCI) del World Economic Forum. 9 Clasificados en el 78º y 91º lugar respectivamente en el GCI. 10 Además ambos países se encuentran con signos opuestos en cuanto a su variación de emisiones, mientras Ucrania es el país que más disminuye las emisiones de GEI en el período analizado, Pakistán es uno de los que más las aumenta.

12

Países
Estados Unidos Japón Canadá Australia Corea del Sur Unión Europea (27)* Tailandia India Suráfrica Indonesia China México Turquía Rusia Brasil Argentina Ucrania Pakistán Irán Arabia Saudí

Valor de GCI (2006 – 2007)
5,61 5,60 5,37 5,29 5,13 4,89 4,58 4,44 4,36 4,26 4,24 4,18 4,14 4,08 4,03 4,01 3,89 3,66 n.d. n.d.

Emisiones GEI/hab (Tn GEI/hab 06)
24,3 10,7 22,7 26,1 11,1 10,8 5,7 2,2 9,7 3,5 5,7 6,3 4,7 14,9 9,9 8,3 9,0 2,1 8,7 15,2

Intensidad emisiones GEI (g GEI/$ 06)
548,4 313,4 599,5 690,1 608,1 357,1 1.796,1 2.626,9 1.686,3 2.383,6 2.803,6 810,5 823,8 2.158,1 1.741,6 1.542,1 3.962,3 2.635,7 2.690,6 1.073,3

TOTAL
* El

-

10,6

1.592,5

GCI de la UE es un valor promedio de los valores obtenidos por sus estados miembros. Para la UE-15 el valor es de 5,22.

Tabla 9. Clasificación de los principales países emisores de GEI según su intensidad de emisiones Fuente: Elaboración propia utilizando datos procedentes de: Netherlands Environmental Assessment Agency (2007), United Nations Framework on Climate Change Convention (2006), CIA World Factbook (2006), Global Competitiveness Index 06/07.

Índice\Variables
GCI (06-07) Top 20 GCI (06-07) UE – 27 *
*Dentro de

Emisiones de GEI/hab (R2)
0,488 0,121

Intensidad de emisiones de GEI (R 2)
0,520 0,469

los datos de la UE-27 no se incluye a Chipre.

Tabla 10. Grado de correlación (R2) entre el índice GCI (2006/2007) y las variables de emisiones GEI/hab e intensidad de emisiones GEI Fuente: Elaboración propia utilizando datos procedentes de: Netherlands Environmental Assessment Agency (2007), United Nations Framework on Climate Change Convention (2006), CIA World Factbook (2006), Global Competitiveness Index 06/07.

Si realizamos una clasificación de los países analizados según su nivel de competitividad y su nivel de emisiones de GEI por habitante obtenemos la Tabla 11. En ella se puede observar

13

claramente, por un lado, una concentración de países altamente emisores de GEI/hab y con un alto nivel de competitividad (concentran el 46,8% del total de emisiones del grupo de países analizado), mientras que por el otro, hay un conjunto de 11 países que se sitúan en la franja de menor competitividad y menor volumen de emisiones de GEI/hab, el cual coincide con las economías emergentes y en desarrollo (concentran el 45,9% del total de emisiones del grupo de países analizado).
- EMISIONES GEI + COMPETITIVIDAD +

Rusia

Australia, Estados Unidos, Canadá, Arabia Saudí?, Corea del Sur, Unión Europea (27), Japón

India, Suráfrica, Indonesia, China, México, Turquía, Brasil, Argentina, Ucrania, Pakistán, Irán?

Tailandia

*Las

emisiones de GEI son por habitante. El límite entre alta y baja competitividad se sitúa en 4,5 (valor promedio de los 20 países) mientras que el límite entre países con altas emisiones por habitante se sitúa en las 10,6 toneladas de GEI/hab (valor promedio de los 20 países).

Tabla 11. Clasificación de los países más emisores de GEI en función de su nivel de competitividad y emisiones de GEI por habitante Fuente: Elaboración propia utilizando datos procedentes de: Netherlands Environmental Assessment Agency (2007), United Nations Framework on Climate Change Convention (2006), CIA World Factbook (2006), Global Competitiveness Index 06/07.

A pesar de los importantes progresos hacia un desarrollo más sostenible, los países desarrollados aún mantienen patrones de consumo insostenibles, tal y como viene demostrado por el continuo crecimiento de sus emisiones de GEI. Por su lado, las economías en desarrollo comienzan a recuperar su crecimiento y con ello el de sus emisiones y el uso de los recursos. Su intensidad energética del PIB, aunque en descenso, sigue siendo varias veces mayor que la de los países desarrollados, mientras que sus patrones de consumo están siguiendo al de las economías más desarrolladas (Panayotou, 2003). DISCUSIÓN Y ANÁLISIS Tal y como se ha podido observar a lo largo del documento no existe una explicación aislada al factor del crecimiento de emisiones de GEI de un país. Buscando respuesta a un posible qué podríamos responder que es el crecimiento económico el factor principal que provoca el

14

aumento de las emisiones de un país. Abordando el cómo podríamos indicar que dicho crecimiento no necesariamente siempre implica un aumento de emisiones (tal y como sucede en el caso de la UE-27) y ello depende principalmente de la intensidad de emisiones, la cual al mismo tiempo viene caracterizada por la intensidad energética y el mix energético que utiliza el país.
Relación entre el PIB y la intensidad de emisiones de GEI con el volumen total de emisiones de GEI (2006)
R2 = 0.5614

Intensidad de emisiones (g GEI/$)

5000 4000 3000 2000 1000 0 0 10000 20000 30000 40000

50000

PIB/hab (Miles $/hab)

Emisiones de GEI (Mill tn)

Figura 3. Relación entre el volumen de emisiones de GEI, el PIB y la intensidad de emisiones de GEI (2006) Fuente: Netherlands Environmental Assessment Agency (2007), United Nations Framework on Climate Change Convention (2006), CIA World Factbook (2006), World Bank (2006).

Así, en la mayoría de países, el crecimiento económico (medido como el aumento del PIB por habitante) es la variable que tiene mayores niveles de influencia sobre el volumen de emisiones (con la excepción de China, ver Figura 3), por lo general poniendo presión al alza sobre las emisiones. Este es el caso en países tan diversos como los Estados Unidos, India, Indonesia, Australia, e Irán. En Rusia y Ucrania, la contracción económica ha contribuido a una disminución de sus emisiones. Sorprendentemente, pero, el declive económico no es el mayor factor contribuyente a la caída de las emisiones de Rusia sino, más bien, los cambios estructurales en su economía – evidenciado por la disminución de su intensidad energética- fue el mayor factor explicativo. El descenso de la población y los cambios en el mix energético también han contribuido. En algunos países, grandes movimientos en uno de los factores han sido sustancialmente

15

contrarrestados por otros factores. China, por ejemplo, experimentó una gran disminución de la intensidad energética, poniendo presión a la baja en sus emisiones de GEI. Sin embargo, esta presión fue más que contrarrestada por el espectacular crecimiento del PIB, lo que lleva a un aumento global de las emisiones durante el período de tiempo 1990-2006. En este sentido, el mix energético también juega un papel relevante, considerando que en el caso de China éste está compuesto principalmente por combustibles altamente emisores de GEI, como son el carbón y el petróleo11, lo que acaba configurando un valor de intensidad de emisiones elevado. Por todo ello, se explica el porqué China ocupa actualmente el puesto número uno en el ranking de países más emisores de GEI en el mundo. CONCLUSIONES Debido a que las emisiones mundiales se concentran en un pequeño número de entidades políticas, éstas son, por definición, esenciales para lograr el objetivo de reducción de la Convención del Clima. Un régimen que no establece incentivos adecuados de mitigación de GEI y/o obligaciones dentro de estas entidades políticas -a través de iniciativas nacionales, acuerdos internacionales, o ambas- fracasará inevitablemente. Dada la diversidad de los grandes países emisores, simplemente no es posible abordar adecuadamente el problema del cambio climático sin la participación tanto de los países desarrollados como de los países en desarrollo. Sin embargo, los incentivos y las obligaciones dentro de un acuerdo es probable que varíen según los países, debido a factores tales como la estructura económica y el nivel de desarrollo. En este sentido, Estados Unidos mantiene una posición de rechazo a un compromiso de reducción de emisiones de GEI, por factores económicos, a menos que existan compromisos similares por parte de China e India. Según establece el Comité de Energía y Comercio del Congreso de los Estados Unidos:
“Ello responde a los conceptos de “fugas” y ventaja competitiva. La fijación de un límite nacional o mundial sobre las emisiones de GEI de los productos y servicios generados por la industria estadounidense puede producir su encarecimiento y puede favorecer que los productos de países sin regulación climática se sitúen en una posición de ventaja.

11

En el caso de China cerca de un 80% del total de su consumo energético procede de dichas fuentes mientras que en India es aproximadamente de un 55% más un 40% de biomasa (WRI, 2002).

16

Esto podría obligar a una migración de puestos de trabajo y de industrias de los Estados Unidos a países que no tienen limitaciones de carbono, donde los costes de las emisiones se pueden evitar. Como resultado de ello, los Estados Unidos perderían puestos de trabajo, todo ello junto a una baja reducción neta en las emisiones globales de GEI “.

A menudo se suele indicar que el éxito de los acuerdos del clima deben ser "globales”. Para conseguir unos acuerdos de mitigación satisfactorios no necesariamente éstos deben ser globales, en el sentido de contar con todos los países. Los países menos desarrollados y los pequeños estados insulares en desarrollo, las emisiones de los cuales son insignificantes, no son críticos para los esfuerzos de mitigación de GEI. La fuerte concentración de las emisiones entre un número relativamente pequeño de países permite sugerir posibles cambios en la estructura internacional de las negociaciones sobre el cambio climático con respecto a las acciones de mitigación. Por ello, es necesario explorar modelos institucionales alternativos en los que participen los principales países emisores, como grupo, tanto, dentro como fuera de la Convención del Clima de las Naciones Unidas y evaluar compromisos de reducción para todos sus integrantes. Para ello, resulta importante, tal y como se deriva del presente trabajo, romper el vínculo entre el crecimiento económico y el de emisiones, tarea que sin ser fácil necesita ser abordada para evitar un futuro mucho menos sostenible en todas sus dimensiones, incluida la económica. BIBLIOGRAFÍA Baumert, K., Herzog, T. y Pershing, J. (2005). “Navigating the numbers: greenhouse gas data and international climate policy”. World Resources Institute. Consultado el día 21 de enero de 2009 en: http://pdf.wri.org/navigating_numbers.pdf Central Intelligence Agency (2008). “The world factbook: guide to country profiles”. Consultado el día 23 de enero de 2009 en: https://www.cia.gov/library/publications/the-world-factbook/

17

Edwards, G. (2000). “The UK Climate Change Programme and examples of best practice”. Workshop on Best Practices in Policies and Measures, 11 – 13 April 2000, Copenhagen. Consultado el día 22 de enero de 2009 en: http://unfccc.int/files/meetings/workshops/other_meetings/application/pdf/ukge.pdf Santamarta, J. (2005). “Las emisiones de gases de invernadero en España”. Consultado el día 25 de enero de 2009 en: http://www.verdes.es/imagenes/Santamarta-GasesInvernadero.pdf European Comission (2007). “Combating climate change: the EU leads the way”. DirectorateGeneral for Communication. Consultado el día 22 de enero de 2009 en: http://ec.europa.eu/publications/booklets/move/70/en.pdf Fondo Monetario Internacional. (2008). “Economías en transición: Análisis del FMI sobre los avances y las perspectivas”. Consultado el día 22 de enero de 2009 en: http://www.imf.org/external/np/exr/ib/2000/esl/110300s.htm Hayward, E. (2005). “The China Syndrome and the Environmental Kuznets Curve”, American Enterprise Institute for Public Policy Research. Consultado el día 23 de enero de 2009 en: http://www.perc.org/pdf/china_enviro_kuznets.pdf Netherlands Environmental Assessment Agency. (2007). “Top-20 countries of greenhouse emissions in 2005 and their per capita emissions”. Dossier Climate Change: FAQs. Consultado el día 22 de enero de 2009 en: http://www.mnp.nl/images/Top20-CO2andGHG-countries-in2006-2005(GB)_tcm6136276.xls Population Reference Bureau (2006). “Cuadro de la población Mundial 2006”. Consultado el día 22 de enero de 2009 en: http://www.prb.org/pdf06/2006WPDS-SP.pdf Panayotou, T. (2003). “Economic growth and the environment”. Economic Survey of Europe nº2. Consultado el día 23 de enero de 2009 en:

18

http://unece.org/ead/pub/032/032_c2.pdf Requena, F. (2002). “La competitividad de la Unión Europea en la era de la nueva economía”. Revista valenciana de economía y hacienda, Nº 6 – III. Consultado el día 22 de enero de 2009 en: http://www.gva.es/c_economia/web/rveh/pdfs/n6/168-195.pdf Stern, N. et al. (2006). “Stern review on the economics of climate change”. HM Treasury, United Kingdom Government. Consultado el día 21 de enero de 2009 en: http://www.hmtreasury.gov.uk/independent_reviews/stern_review_economics_climate_change/stern_revie w_report.cfm United Nations Framework on Climate Change Convention (2008). “GHG emissions profiles”. Consultado el día 21 de enero de 2009 en: http://unfccc.int/ghg_data/ghg_data_unfccc/ghg_profiles/items/3954.php US Congress. (2008). “Competitiveness Concerns/Engaging Developing Countries”. Commite on Energy and Commerce. Consultado el día 25 de enero de 2009 en: http://energycommerce.house.gov/images/stories/Documents/PDF/selected_legislation/W hite_Paper.Competitiveness.013108.pdf World Bank. (2006). “Key development data & statistics”. Consultado el día 24 de enero de 2009 en: http://web.worldbank.org/WBSITE/EXTERNAL/DATASTATISTICS/0,,contentMDK:205352 85~menuPK:1192694~pagePK:64133150~piPK:64133175~theSitePK:239419,00.html Lopez-Claros, A. et al. (2007). “Global Competitiveness Report 2006-2007”. World Economic Forum. Consultado el día 20 de enero de 2009 en: http://www.weforum.org/en/fp/gcr_2006-07_highlights/index.htm

19

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful