Está en la página 1de 11

UNIVERSIDAD JOSE CARLOS MARIATEGUI

Facultad de Ciencias Jurídicas, Empresariales y Pedagógicas

DERECHO CONSTITUCIONAL II

ARTICULO 6
de la Constitución Política del Perú

IV CICLO

Abog. Enzo Buendía Díaz

16 de septiembre del 2019


Contenido
Politica Nacional de Poblacion ......................................................................................... 3
Paternidad y maternidad responsables igualdad de los hijos............................................ 3
Análisis ......................................................................................................................... 3
Derecho y Deberes.................................................................................................... 7
Antecedentes a nivel internacional ............................................................................... 9
Referencias ..................................................................................................................... 11
Politica Nacional de Poblacion

Paternidad y maternidad responsables igualdad de los hijos

Artículo 8

Política Nacional de población. Paternidad y maternidad responsables. Igualdad

de los hijos 5 La Constitución La política nacional de población tiene como objetivo

difundir y promover la paternidad y maternidad responsables. Reconoce el derecho de

las familias y de las personas a decidir. En tal sentido, el Estado asegura los programas

de educación y la información adecuados y el acceso a los medios, que no afecten la vida

o la salud. Es deber y derecho de los padres alimentar, educar y dar seguridad a sus

hijos. Los hijos tienen el deber de respetar y asistir a sus padres. Todos los hijos tienen

iguales derechos y deberes. Está prohibida toda mención sobre el estado civil de los

padres y sobre la naturaleza de la filiación en los registros civiles y en cualquier otro

documento de identidad.

Análisis

Nuestra Constitución Política reconoce los derechos fundamentales

inherentes a la persona humana, derechos que tienen una eficacia no sólo frente al

Estado (eficacia vertical), sino también frente a los particulares (eficacia


horizontal) (TC. Sen. 5215- 2007-PA/TC; fund. 7). Dos de estos derechos son,

precisamente, el derecho a la igualdad ante la Ley (art. 2°, inc.2)1 y el derecho a

la promoción de una paternidad y maternidad responsables (art. 6)2 .

Así pues, como parte del desarrollo del último de estos derechos, en el año

1999 se promulgó la Ley N° 27240, con el nomen iuris de“Ley que Otorga

Permiso por Lactancia Materna”, y luego, en el año 2006, la Ley N° 28731,

denominada “Ley que Amplía la Duración del Permiso por Lactancia Materna”.

Sin embargo, de la lectura de ambas normas se tiene que están dirigidas

únicamente a la madre, a quien —al término del período postnatal— se le otorga

una hora diaria de permiso por lactancia materna, hasta que su hijo tenga un año

de edad.

La paternidad y maternidad responsable es “el vínculo permanente de

sangre o relación, entre el padre y la madre con sus hijos e hijas, con

reconocimiento social, que entraña sentimientos, derechos y obligaciones,

ejercidos con responsabilidad para el desarrollo integral de la familia” (MSPAS,

2008, p. 4).

La paternidad y maternidad, ejercidas de una manera responsable, es una

experiencia que deberá estar presente a lo largo de la vida del individuo y que

inicia en el momento en que se toma la decisión de tener un hijo, que implica

preparación y madurez (Bandaña, G., Palacios, M. y Lacayo, M. , 2003, p. 95). La

responsabilidad en la paternidad y maternidad requiere de la aceptación y

cumplimiento del compromiso de formar una familia saludable, tanto física como

socialmente, que le permita tener todas las posibilidades de desarrollo y bienestar,


con todo lo que implica a nivel económico, social, ético, educativo y en salud

(Cuauhctémoc, R., 2000, p. 127).

Hoy en día, personas de sexo femenino y masculino incursionan en el

mercado laboral. Los trabajadores o empleados que tienen hijos no se encuentran

en la mismas condiciones que quienes no los tienen, ya que las responsabilidades

familiares demandan acciones y tareas específicas que deben cumplirse. El trabajo

no debe convertirse en una forma de evadir o impedir la asunción de esta

prioritaria responsabilidad. Los niños son hijos tanto de sus madres como de sus

padres y, por ello, ambos merecen contar con prerrogativas definidas según la

necesidad del infante.

Que los padres tengan conciencia que el procrear un ser humano implica

no sólo un compromiso y deber reciproco entre la pareja, sino también ante el

hijo, la familia y la sociedad. No sólo es la decisión de dos para sí; sino que

afectará a la totalidad de la familia, influirá en forma acertada o no en la sociedad,

ya que la familia no es una isla en la sociedad, sino que es la célula básica de la

sociedad, los padres no deben procurar solamente brindar adecuada vivienda,

alimentación, educación, salud y vestimenta a sus hijos, sino, además, tienen la

responsabilidad de brindarles amor, amistad, tiempo y protección. Esto último

representa el aspecto más importante de la PR, sobre todo en nuestro país, donde

la mayoría de la población vive en la pobreza y todo su tiempo esta orientado a

conseguir recursos económicos para alimentación, vivienda, educación...; "no hay

tiempo" para estar con los hijos y, por lo tanto, no hay oportunidad de brindarles

amor, amistad y protección. Al final, son hijos de nadie.


De ahí surge el cuestionamiento: ¿Por qué dicho beneficio no es aplicable

también para el padre, teniendo en cuenta que la Constitución promueve una

maternidad y paternidad responsables, subrayando que es deber y derecho de

ambos alimentar, educar y dar seguridad a sus hijos (art. 6°)? ¿Acaso un

tratamiento igualitario ante la ley (art. 2, inc. 2) sería también brindarle al padre

trabajador los mismos beneficios reconocidos a la madre trabajadora para ejercer

la lactancia? Lo primero que debemos tener en cuenta es que el concepto de

lactancia se encuentra femenizado, pues los estudiosos, tratados internacionales y

leyes nacionales que tratan el tema, restringen la lactancia al hecho biológico de

amamantar al hijo recién nacido, como si éste sólo se alimentase de leche materna

y no necesitase de otro tipo de atenciones que pueda ser brindada también por el

padre, que tiene los mismos deberes y derechos (como lo establece la Carta Magna

en su art. 6°).

En este contexto, aunque relacionado con el ejercicio del derecho al

descanso por el nacimiento de los hijos de los trabajadores, es necesario citar la

diferenciación hecha por las leyes N° 26644, “Ley que Precisa el Goce del

Derecho de Descanso Pre-natal y Post-natal de la Trabajadora Gestante”, y N°

29409, “Ley que Concede el Derecho de Licencia por Paternidad a los

Trabajadores de la Actividad Pública y Privada”. Mientras la primera establece

que “La trabajadora gestante tiene derecho a gozar de 45 días de descanso prenatal

y 45 días de descanso postnatal y en el caso de partos múltiples se incrementa en

30 días” (art. 1); la segunda ley indica que, “en caso de alumbramiento de su

cónyuge o conviviente” (art. 1), el trabajador podrá solicitar a su empleador

“cuatro (4) días hábiles consecutivos” (art. 2) para que pueda prepararse y
participar del nacimiento de sus hijos.

El 22 de marzo de 2015 se publicó en El Peruano, la Resolución

Legislativa N° 30312 a través de la cual el Congreso de la República aprobó el

Convenio 183 de la Organización Internacional de Trabajo (OIT). Este convenio

dispone “el otorgamiento de la licencia por maternidad de al menos 14 semanas”

(98 días), para todas las trabajadoras gestantes del país que suscriba el Convenio1

. Con esto, la licencia por maternidad, que actualmente es de 90 días, se extenderá

a 98, siempre a favor de la madre trabajadora. En este caso, como en el problema

objeto de nuestra indagación, se aprecia un trato desigual al padre respecto de la

madre. Así pues, las leyes sobre permiso por lactancia por materna únicamente

benefician a la madre trabajadora, habiendo un silencio respecto de si también

debe beneficiarle al varón. Por ello resulta pertinente realizar una investigación

que permita conocer las razones de este trato desigual entre el padre y la madre

trabajadores.

Derecho y Deberes

Los hijos, por su propia condición, al nacer son incapaces de sobrevivir

por sí solos. Necesariamente deben tener los cuidados necesarios para su

desarrollo, y los padres los primeros están obligados frente a ello, pues más que

un imperativo legal, lo que impele a socorrer a sus hijos es un imperativo moral,

que se traduce en el derecho de los hijos al sustento, educación, seguridad,

recreación, etc.

1
El Convenio 183, ratificado por nuestro país y de obligatorio cumplimiento, fue adoptado en la octogésima
octava reunión la Conferencia Internacional que se celebró en Ginebra, Suiza, el 30 de mayo de 2000.
Todos los hijos tienen iguales derechos y deberes. Está prohibida toda

mención sobre el estado civil de los padres y sobre la naturaleza de la filiación en

los registros civiles y en cualquier otro documento de identidad. 98 Conforme se

aprecia, el art. 6 se refiere a tres elementos distintos entre sí: (i) a la política

nacional de población, (ii) a los deberes y derechos de los padres e hijos, y (iii) a

la igualdad de derechos de los hijos. Por el objeto de la presente investigación,

nos interesa destacar los elementos (i) y (ii), pues están referidos a que es tarea

del Estado promover una paternidad y maternidad responsables y, en ese contexto,

ambos padres tienen derechos y deberes frente a sus hijos. Esto último, desde

luego, se relaciona con el permiso por lactancia como deber-derecho.

Así, podemos decir que paternidad responsablees aquella relación normal

entre un progenitor (padre o madre) y su descendiente que está influenciada por

una compleja relación que comprende el desarrollo individual, las relaciones

matrimoniales, el estatus de trabajo y las características de la familia (Bermúdez

Tapia 2005, p. 544). En términos sencillos, la paternidad supone una relación

padre-hijo, donde se establecen de obligaciones de una parte y de otra: la parte

paterna tiene ciertas obligaciones para con su hijo, pero también ciertos derechos,

y a la inversa, la parte hijo tiene ciertas obligaciones como hijo para con su padre,

y también ciertos derechos. Por consiguiente, desde la paternidad se asumen

deberes como: proteger al hijo, a asegurar su supervivencia y sostenimiento

económico desde su nacimiento (al menos hasta los dieciocho años, conforme lo

establece la ley), orientarlo adecuadamente, asegurar su asistencia a la escuela y

al colegio, proteger su salud, no exponerlo a actos de violencia en cualquiera de

sus formas, etc.


Derechos-deberes de los padres para con los hijos. Hablamos de

“Derechos- Deberes”, pues el cuidar, criar y educar a los hijos, no es sólo un

derecho o prerrogativa de los padres, sino, y muy fundamentalmente, el

cumplimiento de una obligación que les impone su condición de progenitores.

Dentro de este rubro, analizaremos los siguientes aspectos:

a) derecho-deber de cuidado;

b) deber de crianza y educación;

c) derecho de visita;

d) gastos de crianza y educación.

Antecedentes a nivel internacional

En Francia, ahora responden los padres en forma solidaria, mientras

ejercen la guarda, y por los hijos menores que habiten con ellos". Alemania:

responden los que tienen obligación de vigilancia de personas que necesitan

asistencia. España: ahora son responsables ambos progenitores en forma solidaria,

y tienen acción de regreso contra el hijo. Italia: el padre y la madre que ejercen la

patria potestad, responden por el hecho del hijo menor no emancipado son

solidarios. En casi todos los casos el fundamento está dado por la falta de

vigilancia.

El concepto de actividad riesgosa ha sido desarrollado por la doctrina

extranjera más avanzada, y receptado en los Códigos más recientes: Código Civil
italiano de 1942, artículo 2050; Código Civil de Portugal de 1967, artículo 493,

2a. parte. En América Latina siguen esta moderna tendencia el Código Civil

boliviano de 1975, artículo 998; Código Civil de Perú de 1984, artículo 1970;

Código Civil paraguayo de 1987, artículo 1846.


Referencias

 Alcalde Huamán, A. (2011). «La desnaturalización jurídica de la cláusula

de lo derechos no enumerados en las sentencias del Tribunal

Constitucional». (Tes. para obtener el título profesional de abogado,

inédita) Universidad Nacional de Cajamarca, Perú.

 Bermúdez Tapia, M. (2005). «Artículo 6. Paternidad responsable,

derechos y deberesde padres e hijos. Igualdad de los hijos», en La

Constitución comentada, Análisis artículo por artículo(t. 1): 537-558.

Lima, Perú: Gaceta Jurídica.

También podría gustarte