Está en la página 1de 21

UNIVERSIDAD NACIONAL DE CAJAMARCA

HIPOXIA, APNEA Y HOMBRE DE


ALTURA
Introducción:

Más de 40 millones de personas de todo el mundo viven en lugares por encima de


los 3000 m.s.n.m. Encima de esos niveles la salud humana ,productividad y
supervivencia están en sus límites por la escasa presión de oxígeno. La reducida
presión parcial de oxígeno, característica de las alturas, produce un estado de
hipoxia con mucha influencia en todo el organismo humano. El ambiente de altura
es un complejo ecológico multifactorial cuyo fenómeno natural determinante es la
disminución de la presión barométrica (PB). Pero a éste efecto físico directo se
suma otros factores como la sequedad del aire, el frío, los cambios en la
alimentación, en el hábitat y las costumbres los cuales, de una u otra manera,
intervienen en el contexto de aclimatación y las molestias o síntomas de un estado
de malestar debido a la altura.

Los efectos de la altura se deben a la baja presión barométrica y, por lo tanto, a una
reducción en la presión parcial de oxígeno en el aire inspirado. Esta condición de
hipoxia hipobárica es la causa de la hipoxia alveolar e hipoxemia en los seres
humanos que habitan o ascienden a la altura. Múltiples son las respuestas al
estímulo hipóxico, así como los mecanismos adaptativos. En ocasiones, hay mala
adaptación en quien asciende a la altura. En otras, hay pérdida de la adaptación en
el nativo de altura. En este artículo editorial se revisan resumidamente los efectos
de la altura en la circulación pulmonar en tres situaciones: hipoxia crónica, hipoxia
aguda e hipoxia subaguda.
HOMBRE DE ALTURA:

El principal problema de desarrollar cualquier actividad a grandes alturas es, sin


lugar a dudas, la falta de aporte de oxígeno suficiente para el correcto
funcionamiento del organismo.
Para delimitar el rango de alturas a las que nos referimos en este caso, que
consideraremos fuera de lo “normal”, utilizaremos datos que nos indican que a partir
de 3000m el aporte de oxígeno desciende bruscamente según se va ascendiendo.
A partir de 3700m se pueden empezar a dar síntomas de especial gravedad, hasta
llegar a alturas cercanas a los 9000m, donde se hace imposible sobrevivir sin un
aporte artificial de O2.
De aquí podemos deducir que actividades tales como el alpinismo o establecimiento
de poblaciones a alturas superiores a 3000m (se estima que unos 25 millones de
personas viven en alturas superiores), conllevarán su correspondiente adaptación
fisiológica de manera muy notable, aunque
estas adaptaciones se puedan reflejar en poblaciones a menor altura de forma
menos evidente.

Otro ejemplo típico es el de los aviones comerciales. Para evitar la privación de O 2


los aviones comerciales, que suelen viajar a una altura crucero de 11000m, llevan
la cabina presurizada a una altura de 2440m, ya que como se ha señalado antes,
en tan solo unos pocos metros más arriba se pueden empezar a apreciar efectos
indeseados sobre la salud.
Características fisiológicas viviendo en altura:
 Fisiología Respiratoria:
Incremento de la frecuencia respiratoria (Hiperventilación)
La hiperventilación consiste en una respiración que es más profunda y más
rápida de lo normal. Provoca una disminución de dióxido de Esta disminución
podría hacerle sentir aturdimiento, tener latidos cardíacos rápidos y causarle
falta de aire.
 Fisiología Cardiovascular:
Incremento de la frecuencia cardiaca para distribuir la sangre por el cuerpo
a mayor velocidad. Posteriormente, se elevan los niveles de hemoglobina (el
incremento del número de eritrocitos puede producirse dentro de las 48 horas
siguientes a la exposición a la altura), proteína encargada de transportar el
oxígeno dentro de la sangre.
Los ruidos cardiacos en la altura, son diferentes a los escuchados a nivel del
mar. Como ejemplo musical, los ruidos cardiacos en el foco pulmonar a nivel
del mar tienen la siguiente tonalidad "ton-tan". En contraste, en la altura, la
auscultación en el mismo foco tiene la tonalidad "ton-tín" y son
normofonéticos. El tono agudo "tín" se debe a que existe un aumento de la
presión arterial pulmonar (PAP) que cambia el tono de cierre de la válvula
pulmonar. Tambien se puede observar una hipertrofia ventricular derecha en
la altura, observada por radiografía o electrocardiografía, es un fenómeno de
adaptación normal, debido a una hipertensión pulmonar sostenida. Las
enfermedades cardiacas en la altura son las mismas que a nivel del mar,
agravadas por la hipoxia crónica.

 Fisiología Digestiva:
La hipoxia crónica es un factor que incrementa la acidez gástrica
experimentalmente. Así mismo en la altura ante un estímulo hay una
respuesta disminuida de secreción de ácido gástrico comparado con sujetos
de nivel del mar, donde la respuesta es notable. La excreción promedio de
uropepsina a nivel del mar y en la altura no es diferente, pero al
correlacionarla con la edad se encuentra una pendiente negativa. En otras
palabras la excreción de uropepsina disminuye conforme avanza la edad en
la altura. Se ha planteado que a partir dela tercera década de la vida,
disminuye en la altura la secreción ácida y la excreción de uropepsina,
aspectos que podrían estar relacionados a un incremento de los fenómenos
de "atrofia" gástrica o a un "envejecimiento" prematuro de la mucosa gástrica.
Un hallazgo trascendental en la fisiología gástrica de altura es el hecho que
la secreción basal y posprandial de gastrina son significativamente mayor
que a nivel del mar. Uno de los síntomas del Mal de Montaña Crónico y agudo
es la distensión abdominal acompañado de meteorismo. Esto se debe a que
a mayor altura corresponde una menor presión barométrica, por consiguiente
la expansión de los gases intestinales es mayor.
El tiempo de tránsito intestinal en la altura es menor que a nivel del mar. El
nativo de altura, debido a la dieta y quizá posiblemente a la hipoxia y factores
hereditarios tiene el intestino delgado y grueso de mayor longitud que los de
la Costa (dolicoenteron y dolicomegacolon). Debido a esta particularidad
anatómica la primera causa de obstrucción intestinal en la altura son los
vólvulos intestinales (siendo el vólvulo de sigmoide de mayor presentación).

 Fisiología Reproductiva:

La placenta de la altura tiene un mayor peso que a nivel del mar, igualmente
posee un mayor tejido de intercambio y mayor lecho capilar, a lo cual hay
que añadir una mayor superficie total de las vellosidades.
Bioquímicamente en la sangre del cordón de los recién nacidos de altura, el
hematocrito es mayor en la altura que a nivel del mar, aunque otros
investigadores han encontrado que la diferencia es mínima. Se ha observado
una menor excreción de estriol en el embarazo normal de altura, que guarda
una correlación positiva con el bajo peso de los recién nacidos. La excreción
urinaria de estriol de la gestante de altura está relacionado con el peso
placentario.
Estudios sobre el desarrollo gestacional y la reproducción en nativas de
grandes altitudes han establecido que la producción de estrógenos y
progesterona por parte del organismo materno, es significativamente menor
en nativas de gran altitud que en las e nivel del mar.
Se ha reportado que durante el parto, el feto de altura sufre un grado
considerable de hipocapnia y acidosis metabólica.
La mujer de la altura tiene una mayor eficiencia reproductiva a pesar de que
su organismo está diseñado para tener una menor paridad; esto es, edad de
menarquía más tardía, edad de menopausia más temprana, y más
prolongada duración de la lactancia materna exclusiva.

HIPOXIA

Se define como la disminución en la liberación de O2 en los tejidos. Dado que


el metabolismo aerobio depende del suministro de O2 en los tejidos para ser
utilizado en la mitocondria, enunciaremos cómo llega hasta ella.

En el ser humano este transporte puede ser dividido en cuatro etapas:


 Ventilación alveolar.
 Difusión a la sangre.
 Transporte unido a la hemoglobina.
 Liberación en los tejidos.
En última instancia, esta liberación es producto del gasto cardiaco y del contenido
de O2 en sangre, por lo tanto, causas evidentes de hipoxia son una disminución en
el gasto cardiaco y en el flujo sanguíneo regional.
La principal forma de transporte de O2 en sangre es el complejo O2-hemoglobina.
Una disminución de la cantidad del complejo O2-hemoglobina se traduce en una
disminución del contenido total de O2 en sangre.

En relación con la hipoxemia, se puede concluir que esta es una causa principal
de hipoxia, ya que una disminución en la presión parcial de O2 arterial (PAO2)
conlleva
una reducción en el porcentaje de saturación de la hemoglobina. Entre los efectos
agudos de la hipoxia y en términos de fisiopatología, se puede definir el llamado
“mal de altura” que puede llegar a derivar en crónico si se está expuesto a la hipoxia
el tiempo suficiente. Se conocen síntomas tales como: cefalea, fatiga, mareo,
náuseas, palpitaciones e insomnio; en algunos casos se puede experimentar euforia
y siempre va acompañado de una disminución del rendimiento mental, llegando a
comprometer el juicio, la memoria y la realización de movimientos definidos.
Además, suelen ir acompañados de una capacidad de
trabajo reducido, tanto de músculo esquelético como cardiaco. En casos extremos
se pueden manifestar edema cerebral y/o pulmonar, desembocando en la muerte
del individuo.

Adaptaciones fisiológicas a la hipoxia aguda.

Son las adaptaciones que se dan en individuos que han permanecido a gran altitud
desde unos minutos hasta horas. Tras estar expuestos a los efectos agudos del
“mal de altura”, al principio benignos, la persona comienza a sufrir una serie de
adaptaciones que pasaremos a describir a continuación:

La más inmediata es la hiperventilación, es decir, un aumento de la frecuencia y


profundidad de la respiración y por consiguiente un aumento del volumen minuto
respiratorio. Ya en los primeros segundos puede llegar a aumentar 1,65 veces con
respecto a lo normal. La regulación del proceso anterior está determinada por la
estimulación de quimiorreceptores periféricos en los cuerpos carotídeos y aórtico.
Se activan por la disminución de la PAO2 cuando baja de valores normales (70
mmHg); y éstos a su vez, informan al centro respiratorio bulbar para que aumente
la frecuencia respiratoria.

Una consecuencia directa de la hiperventilación es la espiración de más CO2


que, en condiciones normales, lo que produce un aumento del pH del plasma y por
lo tanto una alcalosis respiratoria. Cabe señalar que la alcalosis respiratoria al
principio
se compensa debido a que el aumento de pH inhibirá los quimiorreceptores
centrales y periféricos, previa detección de los quimiorreceptores del líquido
cefalorraquídeo (LCR); sin embargo, el pH sanguíneo seguirá siendo demasiado
básico.
El cuerpo compensa este efecto eliminando HCO3 a través de los mecanismos de
secreción del riñón. Cuando el nivel de pH es normal, de nuevo se volverá a dar
hiperventilación y los efectos de la hipoxia se harán presentes en este equilibrio
químico continuando así el ciclo si se sigue expuesto a los efectos de la hipoxemia.
Durante la hipoxia también se da una vasoconstricción refleja en los vasos de
la circulación cutánea y esplácnica, desencadenada por los cuerpos carotídeos.
Este
proceso desvía parte de la sangre a tejidos cerebrales y músculos en actividad para
un mayor aporte de O2. En los primeros estadios también podemos observar un
aumento de la frecuencia cardiaca, que se mantendrá durante la aclimatación
aumentando así el gasto
cardiaco. Esto aumentará el flujo sanguíneo y por lo tanto la oxigenación.

TIPOS DE HIPOXIA

A. Hipoxia Hipóxica

Este tipo de hipoxia se debe a una alteración de las fases de ventilación alveolar
y/o difusión alvéolocapilar de la respiración, que produce una deficiente entrega de
oxígeno atmosférico a la sangre de los capilares pulmonares.

Las causas de Hipoxia Hipóxica son:

· Exposición a altitud.
· Pérdida de la presurización de cabina.
· Mal funcionamiento del equipo de oxígeno.
· Afecciones del pulmón (neumonia, enfisema, etc.).
B. Hipoxia Hipémica

La hipoxia hipémica se debe a una alteración de la fase de transporte de la


respiración. Consiste fundamentalmente en una reducción de la capacidad de
transporte de oxígeno de la sangre. Ciertas drogas o productos químicos, tales
como nitritos y monóxido de carbono, pueden alterar las características de la
hemoglobina contenida en los glóbulos rojos o bien, combinarse directamente con
ella, reduciendo su capacidad de transporte de Oxígeno. El monóxido de carbono
es de importancia para el piloto porque está presente en los gases producto de la
combustión, tanto en aviones convencionales como en aviones a reacción, y en el
humo de cigarrillo. La hemoglobina posee una afinidad por el monóxido de carbono
250 veces mayor que por el oxígeno, por lo que no es fácil eliminar este elemento
de la circulación sanguínea.

Las causas más frecuentes de hipoxia hipémica son:

· Intoxicación por Monóxido de Carbono.


· Pérdida de sangre (hemorragia, donación sangre).
· Tabaquismo.

C. Hipoxia por Estancamiento

Este tipo de hipoxia se debe también a una alteración de la fase de transporte de


la respiración. Consiste en la reducción del flujo de sangre a través de un sector
del organismo o en su totalidad. Esta condición puede deberse a una falla de la
capacidad de la bomba cardíaca o a condiciones de flujo local (Fuerzas G).
Las causas más frecuentes de hipoxia por estanacamiento son:

· Insuficiencia cardíaca.
· Shock.
· Respiración a presión positiva continuada.
· Frío extremo.
· Aplicación de fuerzas Gz positivas.

D. Hipoxia Histotóxica

Este tipo de hipoxia se debe a una alteración de la fase de utilización de la


respiración y consiste en la incapacidad de las células para utilizar el oxígeno en
forma adecuada. Se produce por la acción de ciertas substancias sobre el
metabolismo celular.

Las causas más frecuentes de hipoxia histotóxica son:

· Intoxicación por cianatos (combustión de ciertos plásticos).


· Intoxicación por alcohol.

CARACTERISTICAS DE LA HIPOXIA

A. Comienzo insidioso: Esta es la característica más peligrosa de la hipoxia, junto


a su gran variación individual y a la diferente tolerancia que muestran distintas
personas, agregado al hecho de que la presencia de hipoxia no produce dolor
o malestar significativo, su presencia es a veces tan impereceptible, que puede
progresar en el tiempo hasta la total incapacitación del sujeto. Bajo 10.000 pies,
la disminución de la visión nocturna es el único signo que puede señalar la
presencia de hipoxia, lo que habitualmente ocurre desde los 5.000 pies.

B. Severidad de los síntomas: El comienzo y la severidad de los síntomas de la


hipoxia varía de forma individual y de acuerdo a la deficiencia de oxígeno,
incluso la misma susceptibilidad a la hipoxia se ve afectada por factores tales
como altitud, cantidad de glóbulos rojos, estado físico, etc.

C. Compromiso mental: El compromiso de las funciones intelectuales es un signo


precoz de la presencia de hipoxia, que compromete lógicamente la capacidad
del piloto para darse cuenta de su propia incapacitación. Existe compromiso
del pensamiento, que se hace lento, el cálculo es impreciso, el juicio pobre, la
memoria incierta y el tiempo de reacción se retarda considerablemente.

D. Tiempo útil de conciencia: El tiempo útil de conciencia (TUC) es el intervalo


entre la interrupción del aporte o exposición a un ambiente pobre en oxígeno,
hasta el momento en que el piloto pierde la capacidad de tomar acciones
protectoras y correctivas. El TUC no se considera hasta la pérdida total de
conciencia. En Tabla Nº 1 se ilustran los tiempos promedios de los TUC a
diferentes alturas según publicaciones de la Fuerza Aérea de EE.UU.
TIEMPO UTIL DE CONCIENCIA A DIFERENTES
TABLA Nº 1ALTITUDES

Altitud Tiempo útil de conciencia

18-000 pies 20 - 30 minutos

22.000 pies 10 minutos

25.000 pies 03 - 05 minutos

30.000 pies 01 - 02 minutos

35.000 pies 30 - 60 segundos

40.000 pies 15 - 20 segundos

50.000 pies 09 - 12 segundos

Estos tiempos son promedios en individuos sanos y en reposo. Cualquier ejercicio


reduce de inmediato el TUC. Por ejemplo, un piloto que tiene un TUC de 3 - 5
minutos a 25.000 pies, al efectuar diez flexiones completas de rodillas, ve reducido
su TUC a 1 - 1 1/2 minutos. Por otra parte, la descompresión explosiva puede
reducir el TUC hasta un 50%, debido a la espiración forzada desde el pulmón.

FACTORES QUE INFLUYEN EN LA HIPOXIA

A. Altitud

La altura afecta directamente la presión parcial de oxígeno del aire inspirado y


disminuye la presión parcial alveolar de oxígeno. A altitudes de 40.000 pies o más,
la presión parcial de oxígeno está tan reducida que el tiempo útil de conciencia es
de sólo algunos segundos.
B. Razón de ascenso

La razón de ascenso de los aviones modernos impide una adaptación a la altitud.


La descompresión rápida, que es un ascenso muy rápido, puede reducir el TUC
hasta un 50%.

C. Tiempo de exposición

Los efectos de la hipoxia aumentan a medida que esta condición se prolonga en el


tiempo.

D. Tolerancia individual

Existen variaciones individuales que afectan la tolerancia a la hipoxia. Las razones


no están totalmente claras, pero hay factores que deben ser considerados, tales
como el metabolismo propio del sujeto, dieta y nutrición.

E. Estado físico

Un estado físico adecuado proporciona una mayor eficiencia del uso del oxígeno
y por lo tanto, una mayor tolerancia a la hipoxia, mientras que la obesidad y la falta
de entrenamiento físico disminuyen la tolerancia a esta condición.

F. Actividad física
El TUC se reduce con la presencia de actividad física, debido a que los
requerimientos metabólicos de oxígeno aumentan en gran medida con la actividad
física y se necesita el aporte de oxígeno adicional para mantener las funciones
normales. Este factor afecta notablemente a las tripulaciones de aviones de carga
que deben realizar esfuerzos o movimientos continuados durante el vuelo.

G. Factores Psicológicos

Las personas con rasgos neuróticos presentan habitualmente una menor


tolerancia a la hipoxia. Estudios realizados en vuelo han demostrado que las
personas con trastornos psicológicos presentan un mayor consumo de oxígeno
que las personas normales en situaciones de estrés. Aquellos pilotos con
problemas emocionales o que con facilidad se afectan psicológicamente por
problemas ambientales, son más susceptibles a la hipoxia.

H. Temperatura ambiente

Las temperaturas extremas de frío o calor, presuponen la puesta en marcha de


mecanismos de ajuste del organismo, que en el fondo significan aumento del
consumo de oxígeno, disminuyendo de esta manera la tolerancia a la condición de
hipoxia y requiriendo oxígeno adicional para el mantenimiento de la función
normal. Esta es una de las justificaciones del oxígeno de emergencia de los
equipos para escape y caída libre desde grandes altitudes con bajas temperaturas.
PREVENCION DE LA HIPOXIA

La hipoxia se previene aportando oxígeno para mantener una presión parcial de


oxígeno alveolar de 60 a 100 mmHg. Esto se logra por medio de los diferentes
equipos de oxígeno disponibles y con la práctica de disciplina en el uso de estos
equipos. La prevención y corrección de la hipoxia hipóxica es sin duda de gran
importancia y básico para la supervivencia del piloto, pero de ninguna manera debe
descuidarse la presencia y acción de otros factores capaces de causar otro tipo de
hipoxia, tales como el alcohol, la fatiga, el tabaco, la automedicación, el miedo, el
stress y la ansiedad o alteraciones emocionales

TRATAMIENTO DE LA HIPOXIA

La presencia de síntomas de hipoxia o la exposición a una descompresión de


acbina, significan la puesta en marcha inmediata de una serie de procedimientos
para su corrección. Sin duda que lo más importante es la provisión inmediata de
oxígeno 100%, pero es necesario tener en cuenta otros factores que deben ser
analizados en forma secuencial.

LA APNEA DEL SUEÑO

La apnea del sueño es un trastorno del sueño potencialmente grave en que la


respiración se detiene y recomienza repetidas veces. Si roncas sonoramente y sientes
cansancio incluso después de una noche completa de sueño, puede que tengas apnea
del sueño.

Los principales tipos de apnea del sueño son:

Apnea obstructiva del sueño, la forma más común, que ocurre cuando los
músculos de la garganta se relajan.
Apnea central del sueño, que ocurre cuando el cerebro no envía señales
correctas a los músculos que controlan la respiración.
Síndrome de apnea del sueño compleja, también denominado apnea central
del sueño emergente del tratamiento, que ocurre cuando alguien padece apnea
obstructiva del sueño y apnea central del sueño.

SÍNTOMAS

Los signos y síntomas de la apnea obstructiva y la apnea central del sueño coinciden,
por lo que a veces es más difícil determinar el tipo de apnea. Los signos y síntomas
más comunes de la apnea obstructiva y la apnea central del sueño incluyen los
siguientes:

 Ronquidos fuertes.
 Episodios en los que dejas de respirar durante el sueño (lo cual señala otra
persona).
 Jadeos al respirar durante el sueño.
 Despertarse con la boca seca.
 Dolor de cabeza por la mañana.
 Problemas para mantenerse dormido (insomnio).
 Sensación de sueño excesiva durante el día (hipersomnia).
 Dificultad para prestar atención mientras estás despierto.
 Irritabilidad.
CAUSAS

APNEA OBSTRUCTIVA DEL SUEÑO

Esto ocurre cuando los músculos en la parte posterior de la garganta se relajan. Estos
músculos sostienen el paladar blando, la porción triangular de tejido que cuelga del
paladar blando (úvula), las amígdalas, las paredes laterales de la garganta y la lengua.

Cuando los músculos se relajan, las vías aéreas se estrechan o se cierran cuando
respiras. No puedes recibir suficiente aire, lo que puede bajar el nivel de oxígeno en la
sangre. El cerebro detecta que no puedes respirar y te despierta brevemente para que
puedas volver a abrir las vías aéreas. Este despertar generalmente resulta tan breve
que no lo recuerdas.

Podrías resoplar, ahogarte o jadear. Este patrón se puede repetir de 5 a 30 veces o


más cada hora, durante toda la noche, lo que dificulta tu capacidad de alcanzar las
etapas profundas y reparadoras del sueño.

APNEA CENTRAL DEL SUEÑO

Este tipo menos frecuente de apnea del sueño ocurre cuando el cerebro deja de
transmitir señales a los músculos de la respiración. Esto significa que no haces
esfuerzo para respirar durante un período breve de tiempo. Es posible que te
despiertes con dificultad para respirar o que te cueste volver a dormir o seguir
durmiendo.

FACTORES DE RIESGO

La apnea del sueño puede afectar a cualquiera, incluso a los niños. Sin embargo,
determinados factores incrementan el riesgo.

APNEA OBSTRUCTIVA DEL SUEÑO

Estos son algunos de los factores que pueden aumentar el riesgo de desarrollar este
tipo de apnea del sueño:

Exceso de peso. La obesidad aumenta significativamente el riesgo de sufrir


apnea del sueño. Los depósitos de grasa alrededor de las vías respiratorias
superiores pueden obstruir la respiración.
Circunferencia del cuello. Las personas con cuellos más gruesos podrían
tener vías respiratorias más estrechas.
Vías respiratorias estrechas. Puedes haber heredado una garganta estrecha.
Las amígdalas o adenoides también pueden agrandarse y obstruir las vías
respiratorias, especialmente en los niños.
Ser hombre. Los hombres son entre dos y tres veces más propensos a tener
apnea del sueño que las mujeres. Sin embargo, el riesgo aumenta en las
mujeres con sobrepeso, y pareciera que el riesgo también aumenta después de
la menopausia.
Ser mayor. La apnea del sueño ocurre con mucha más frecuencia en adultos
mayores.
Antecedentes familiares. Si tienes familiares que padecen apnea del sueño,
puedes tener un mayor riesgo.
Consumo de alcohol, sedantes o tranquilizantes. Estas sustancias relajan
los músculos de la garganta, lo que puede empeorar la apnea obstructiva del
sueño.
Tabaquismo. Los fumadores tienen tres veces más posibilidades de padecer
apnea obstructiva del sueño que las personas que nunca fumaron. El
tabaquismo puede aumentar la inflamación y la retención de líquidos en las vías
respiratorias superiores.
Congestión nasal. Si tienes dificultad para respirar a través de la nariz, ya sea
a causa de un problema anatómico o por alergias, eres más propenso a padecer
apnea obstructiva del sueño.

APNEA CENTRAL DEL SUEÑO

Los factores de riesgo de este tipo de apnea del sueño incluyen los siguientes:

Ser mayor. Las personas de mediana edad y mayores tienen un riesgo más
alto de padecer apnea central del sueño.
Ser hombre. La apnea central del sueño es más frecuente en hombres que en
mujeres.
Trastornos cardíacos. Tener insuficiencia cardíaca congestiva aumenta el
riesgo.
Usar analgésicos narcóticos. Los medicamentos opioides, especialmente
aquellos de acción prolongada, como la metadona, aumentan el riesgo de
padecer apnea central del sueño.
Accidente cerebrovascular. Haber tenido un accidente cerebrovascular
aumenta el riesgo de padecer apnea central del sueño o apnea central del
sueño durante el tratamiento.

COMPLICACIONES

La apnea del sueño es una enfermedad grave. Las complicaciones pueden incluir las
siguientes:

Fatiga durante el día. El sueño normal y reparador se hace imposible a causa


de los despertares repetidos vinculados con la apnea del sueño, lo que
probablemente provoque síntomas intensos de sensación de sueño durante el
día, fatiga e irritabilidad.
Quizás tengas dificultades para concentrarte y te duermas en el trabajo, mientras
ves televisión o incluso al conducir un vehículo. Las personas con apnea del sueño
presentan mayor riesgo de sufrir accidentes automovilísticos o en el lugar de
trabajo.

También pueden sentirse irascibles, malhumoradas o deprimidas. Los niños y


adolescentes con apnea del sueño posiblemente tengan un desempeño escolar
deficiente o problemas de conducta.

Presión arterial alta o problemas cardíacos. El súbito descenso de los


niveles de oxígeno en sangre que ocurre durante la apnea del sueño aumenta
la presión arterial y sobrecarga el sistema cardiovascular. Si tienes apnea
obstructiva del sueño, tu riesgo de presión arterial alta (hipertensión) es mayor.

La apnea obstructiva del sueño puede aumentar el riesgo de ataque cardíaco


recurrente, accidente cerebrovascular y latidos anormales del corazón, por
ejemplo, fibrilación auricular. Si tienes una cardiopatía, los episodios múltiples de
nivel de oxígeno bajo en sangre (hipoxia o hipoxemia) pueden provocar la muerte
súbita a causa de los latidos irregulares del corazón.

Diabetes tipo 2. Si padeces apnea del sueño, eres más propenso a desarrollar
resistencia a la insulina y diabetes tipo 2.
Síndrome metabólico. Este trastorno, que incluye síntomas como presión
arterial alta, niveles anormales de colesterol, nivel alto de azúcar en sangre y
aumento de la circunferencia de la cintura, está vinculado con un mayor riesgo
de cardiopatías.
Complicaciones con medicamentos y cirugías. La apnea obstructiva del
sueño también genera problemas con algunos medicamentos y la anestesia
general. Las personas con apnea del sueño tienen más probabilidades de sufrir
complicaciones después de una cirugía mayor porque son propensas a los
problemas respiratorios, especialmente cuando están sedadas y acostadas
boca arriba.

Antes de una cirugía, dile a tu médico que padeces apnea del sueño y cómo la tratas.
Problemas hepáticos. Las personas que padecen apnea del sueño son más
propensas a obtener resultados anormales en los exámenes de función
hepática; además, el hígado de estas personas tiende a mostrar señales de
cirrosis (enfermedad por hígado graso no alcohólico).
Privación del sueño en los compañeros de cama. Los ronquidos fuertes
pueden impedir que las personas que duermen cerca de ti descansen bien. Con
frecuencia, las parejas de las personas que roncan se van a otra habitación o
incluso a otro piso de la casa para poder dormir.

REFERENCIAS:

 Hein L. Hipoxia. Fuerza aérea de Chile – Centro de medicina aeroespacial.


 Ivan Aldavero Muñoz. Fisiología a grandes alturas. 2017
 Dr. Gustavo Zubieta Calleja. El corazón y la altura. 1999