Está en la página 1de 10

Conciencia: Conocimiento que el hombre tiene de sí mismo y de los objetos de su mundo, tanto

externos (por ejemplo, cosas que lo rodean) como internos (sus propios pensamientos,
sentimientos, imágenes, etc.).

Contenido de la conciencia. Totalidad de las experiencias de un individuo en un momento


determinado. Las vivencias que componen su estado psíquico advertido por el mismo. Constituyen
el campo de la conciencia.

Foco de la conciencia: Se distingue dentro del campo de la conciencia con más claridad atencional.
Está en el centro de la consciencia y contenidos de los que tenemos menos advertencia. La
claridad disminuye al alejarnos del foco. Cuanto más cerca del foco este un objeto (contenido)
mayor es la claridad y nitidez con que lo percibimos.

Lucidez: La conciencia puede tener diversos grados de claridad (lucidez). Es estar despiertos y
sanos. Disminuye por muchos factores (fatiga, sueño, intoxicaciones, enfermedades, etc). Un
paciente puede tener síntomas graves (delirios persecutorios, paranoicos y sin embargo estar
lucido desde el punto de vista de la conciencia.).

Se evalua por medio de SIGNOS indirectos:

 Dificultad para captar el sentido de los estímulos y comprenderlos.


 Respuestas y actos menos coordinados (cuesta responder a ordenes simples)
 Tarda en contestar preguntas.
 Capta menos estímulos.
 Le cuesta fijar los estímulos conservarlos o evocarlos (acordarse de ellos)
 La facies o gestos revelan sopor, estupor, extrañeza, perplejidad, asombro (en función a la
perturbación especifica de la conciencia que lo aqueje.
 Torpeza psicomotriz
 Dificultades para orientarse en tiempo y lugar.
 Tarda más tiempo o que el normal para responder a los estímulos.
 Para que haya respuesta, debe darse un estímulo más intenso que el normal o este debe
repetirse más veces (elevar el umbral de excitación para estímulos externos).

Trastornos de la conciencia.

1. Trastornos deficitarios de la conciencia: Son alteraciones cuantitativas de la conciencia


que implican la incapacidad del sujeto:
a. para responder a la estimulación sensorial,
b. para orientarse apropiadamente en tiempo y espacio y /o
c. para despertarse de su sueño.
Aparecen principalmente en cuadros cerebrales.
a. Letargia, somnolencia, sopor: Dificultad para mantener la alerta y la atención, a
pesar del esfuerzo sostenido por el sujeto
b. Obnubilacion: Alteración más profunda en la que es difícil extraer al individuo de
ese estado, y cuando se logra, éste se muestra confuso y desorientado.
c. Estupor: el sujeto permanece ajeno o distante del entorno, no reacciona,
permanece inmóvil e incluso mutista. Para alcanzar un ligero estado de alerta es
necesaria una potente estimulación. El estupor, en términos neurológicos, es el
antecedente inmediato al coma.
d. Coma: Es un estado de conciencia como el sueño. El paciente no responde o no
puede ser despertado mediante ningún estímulo, como la voz, un toque ligero o el
dolor.

2. Trastornos productivos de la conciencia:


2.1 Alteraciones globales: (abarcan todo el campo de la conciencia.)
Caracteristicas: ❑Siempre tienen un carácter patológico. ❑Inicio súbito. ❑Corta
duración, con posibilidad de retorno al estado previo de normalidad. ❑Repercusión global
en el funcionamiento. ❑No confundir con la presencia de un cuadro delirante.
a. Onirismo o delirio del sueño: Conducta automática con presencia de fenómenos
parecidos a los sueños y actividad alucinatoria principalmente visual y de
características escenográficas (escenas dramáticas y fantásticas). Normalmente
comienzan con una alteración del sueño que se altera por la presencia de
pesadillas.
b. Estado asténico o apático: Fatigabilidad-astenia-apatía, labilidad afectiva,
irritabilidad, fluctuaciones de la atención, concentración y memoria, sensibilidad a
la luz y el sonido e insomnio.
c. Estado confusional. Pérdida de coherencia (apraxia ideacional), alteraciones de
memoria, jerga ocupacional, digrafía, desinhibición y amnesia de lo ocurrido
durante el estado confusional. Suele representar el paso desde el estadio
asténico-apático hasta el delirium.
d. Delirium: Una total desintegración de la conciencia en la que se da una
fragmentación del pensamiento conceptual, alteraciones perceptivas
(alucinaciones visuales) Delirios caóticos, alteraciones mnésicas y agitación
psicomotriz. Aparece de forma brusca tras una duración variable de los estadios
anteriores. Suele durar entre una y dos semanas. Compromete la vida del sujeto.
Predominio en varones. Diferenciarlo de las demencias.
2.2 Alteraciones circunscritas: Alteraciones de alguna propiedad concreta de la conciencia,
son poco frecuentes y suelen darse asociadas a otros síntomas de enfermedades
psiquiátricas o neurológicas.

a. Despersonalización: Vivencia de extrañeza o de cambio del Yo, en la que el sujeto


se percibe como si no fuera real, caracterizada por pérdida de espontaneidad de
los actos, del pensamiento y de los sentimientos, así como vivencia de conducta
automática. Desrealizacion: Vivencia de cambio del ambiente externo. Frecuente
en los estados disociativos.
b. Alteraciones de la conciencia corporal: (Se deben normalmente a alteraciones
cerebrales.)
a. Anosognosia. Indiferencia que muestra el sujeto hacia la zona del cuerpo
lesionada.
b. Prosopagnosia. Incapacidad para el reconocimiento de caras familiares.
c. Miembro Fantasma. Percepción de un miembro amputado, normalmente
asociado a dolor intenso (dolor fantasma) El fenómeno guarda más
relación con la representación en el córtex (homúnculo de Penfield), que
con la imagen real del miembro.

3. Trastornos del estrechamiento del campo de la conciencia: Ruptura de la continuidad del


flujo normal de ideas, pensamientos, percepciones, etc., junto con un comportamiento en
apariencia normal. Suponen una disociación entre lo cognitivoperceptivo y lo conductual,
apareciendo la conducta como automática. Caracteristicas. ❑Disminución del nivel de
alerta o atención. ❑Desorientación alopsíquica (con o sin falsa orientación). ❑
Automatismos conductuales. ❑Reactividad a los estímulos parcialmente conservada. ❑
Amnesia del episodio. ❑Ausencia de delirium.
a. Estados crepusculares:
Caractersiticas: ❑ Inicio y fin brusco. ❑ Duración variable: horas o días. ❑
Intensidad variable: la alteración de la conciencia en este trastorno es
heterogénea. ❑ Amnesia tras el episodio.
Sintomas: Confuso, perseverativo, lento, perplejo, desorientado. Parecen
funcionar con normalidad debido a la presencia de automatismos

b. Disociación hipnotica: Restricción de la conciencia cuyo elemento central es la


sugestión.
Caracteristicas: ❑ El sujeto no planifica actividades, se convierte en pasivo. ❑
Puede centrar y enfocar la atención de acuerdo a las instrucciones del
hipnotizador. ❑ Acepta las distorsiones de la realidad sugeridas. ❑ Amnesia para
el estado hipnótico.
c. Identidad múltiple o personalidad doble: Presencia de dos o más personalidades,
las cuales se alternan en el control de la conducta, con amnesia localizada.
Caracteristicas: Reacciones emocionales caracterológicas (secundarias a
acontecimientos traumáticos) o de situaciones de simulación. El DSM-V lo clasifica
como Trastorno de la identidad disociativo

4. Alteraciones positivas de la conciencia.


Hipervigilancia: Elevación patológica del nivel de conciencia como resultado de la
excitación de los sistemas neurobiológicos que controlan la atención y la alerta.
Caracteristicas:
❑ Sensación subjetiva de claridad mental. ❑ Aumento de actividad motora (y a menudo
también verbal), pero no necesariamente se ve acompañado de un mejor rendimiento
(elevada distraibilidad). ❑ Hiperfrenia: Cuando grado de vigilancia es máximo.

CAUSAS:
Traumatismos (craneoencefálicos)
Consumo de medicamentos, sustancias, drogas.
Otras padecimientos, trastornos y enfermedades.
Aporte de oxigeno disminuido al cerebro.

Casos:

Caso 1:

La paciente es una mujer de 75 años. Es viuda y vive sola. Ingresó a un servicio de traumatología
después de quebrarse una pierna.

Motivo de Consulta: La paciente estaba tan confusa e inquieta que merodeaba por la sala de
traumatología durante la noche, molestando a los otros pacientes. Se la derivó para una
evaluación psiquiátrica debido a que presentaba obnubilación de conciencia y comportamiento
hiperactivo. Dos días antes se había caído en el baño y fracturado el femur. Se la internó y se le
practicó una operación de osteosíntesis. Después de la operación comenzó su confusión. Su
conciencia se obnubiló y redujo su capacidad de atención y notación. No recordaba qué le había
sucedido o por qué estaba internada. Durante el día mostraba una leve agitación sin objetivo. No
podía leer ni mirar televisión y no siempre reconocía a los parientes que la visitaban. Sacaba al
personal del hospital a empujones cuando querían lavarla o cuidarla. Se la vió conversando con
personas imaginarias y mirar fijamente a un punto en el techo. Se mostraba irritable y solía tener
explosiones de enojo. Entre estas crisis, la paciente se calmaba y podía dormir durante media
hora, pero de noche parecía no poder hacerlo y su agitación aumentaba. Cuando los otros
pacientes se dormían, vagaba por la sala y los despertaba. Iba a las habitaciones de otros
pacientes y trataba de meterse en sus camas. Varias veces intentó salir del hospital en camisón
pero fue detenida y traída nuevamente a su habitación. Antes de la operación, la paciente se había
comportado normalmente y sus hijos no habían notado deterioro en su memoria o en su
concentración.
Antecedentes: La paciente había vivido sola durante 20 años después de la muerte de su esposo,
quien había sido contador en una compañía de publicidad. Tenía dos hijas mayores de edad que
vivían en el mismo distrito. Habitaba un departamento alquilado y había podido vivir sola sin
ayuda hasta este episodio . Siempre había sido una mujer callada e introvertida, pero aparte de
eso, no había habido nunca nada inusual con respecto a su persona. Aparte de una diabetes no
insulino dependiente durante los últimos cinco años , había estado bien desde el punto de vista
somático. Nunca había estado internada antes de este incidente. No había recibido ninguna
medicación regularmente y no tomaba alcohol.

Datos actuales: Durante el examen, la paciente se mostraba perpleja y no prestaba atención.


Estaba totalmente desorientada y no cooperaba. Se encontraba sentada, musitando, y casi no
percibía la presencia del examinador. No se la notaba deprimida ni ansiosa. Tampoco podía
cooperar en ninguna prueba mental. El examen físico, que incluyó la evaluación neurológica, no
detectó anormalidades aunque fue incompleto por la falta de cooperación de la paciente. Las
pruebas de laboratorio dieron una moderada desviación en los electrolitos del suero el primer día
después de la operación, pero al momento de realizarle la evaluación psiquiátrica se habían
normalizado. El hemograma y los parametros hepáticos eran normales. El electrocardiograma
mostró un infarto menor antigüo y su presión arterial era normal en límites inferiores.

Discusión: La paciente presenta un caso típico de delirium (F05). Debido al estado confusional
constante, no fue posible determinar si mostraba signos aparentes de demencia incipiente, pero
de acuerdo a los informes de sus parientes, no era factible sospechar eso. El estado confusional
comenzó luego de una operación con anestesia de la cual se despertó en un medio extraño. Puede
haber sucedido que hayan contribuido a su estado, la alteración de los electrolitos del suero. No
hay evidencia de otra etiología orgánica o de uso de drogas o alcohol. No es raro observar
confusión mental en gente de edad, luego de una operación mayor con anestesia. La causa del
delirium puede ser una combinación de reacciones hormonales a la cirugía con anestesia general,
a la eliminación de los anestésicos y a una alteración en el medio interno. Por consiguiente, el
delirium de la paciente muy probablemente sea un caso de F05.8 otro delirium, que incluye los
casos de origen mixto.

Caso 2:

Historia clínica Se trata de una paciente de 19 años, soltera, reside con su familia en un ámbito
rural, acude a urgencias para valoración por psiquiatría por cuadro de baja conciencia, mutismo y
trastornos del comportamiento, después de haber sido descartada patología orgánica, siendo
ingresada de forma involuntaria y urgente.

El episodio comienza cuando la paciente se dispone a ir a hacer un tramite con su hermano.


Después toman un autobús que les lleva al centro donde un policía llama a la familia para que los
recoja, ya que la paciente presenta trastornos de conducta sospechosos. La familia recoge a los
dos hermanos y, después de llevarla al hospital para hacerle un reconocimiento médico, los vuelve
a llevar a casa. A partir de entonces, comienza con un cuadro de progresivo aislamiento y mutismo
que motiva varias consultas hospitalarias, hasta que, es valorada por Neurología y Psiquiatría,
donde ingresa presentando igual sintomatología, asociándose un cuadro de disminución de
conciencia.

Cuenta la familia, que unos días antes del cuadro, la paciente venía presentando trastornos del
comportamiento, tales como bañar a los hermanos junto con los animales. Además, decía que veía
como los cuadros se movían y una muñeca hablaba.

Exploración psicopatológica: alerta, sin respuesta a estímulos verbales ni nociceptivos. No obedece


órdenes sencillas. Mirada perdida. Rigidez espástica en cuello. Imposibilidad a la deglución y la
deambulación. Solo consigue emitir unos sonidos, que parecen preguntar si está embarazada.

Durante el ingreso, la paciente presenta una actitud mutista, sin realizar movimientos
espontáneos ni responder a órdenes verbales sencillas. Como consecuencia de la inmovilización
presenta espasticidad de los 4 miembros y del cuello, así como retención de secreciones
respiratorias, por lo que se solicita rehabilitación motora y respiratoria. Permanece en este estado
aproximadamente una semana. A pesar de que ya había sido valorada por neurología se solicita
nueva valoración, confirmándose nuevamente el origen psicógeno del cuadro. Dada la ausencia de
mejoría, se retira toda la medicación psiquiátrica (ansiolíticos y neurolépticos).

Poco a poco, después de utilizar una técnica de prescripción paradójica, la paciente empieza a
hablar y responder órdenes sencillas. La paciente comienza a salir lentamente de su estado,
primero consigue verbalizar de modo coherente alguna de las cosas que recuerda.
Progresivamente comienza a mejorar también a nivel motor. La deambulación se va normalizando,
va desapareciendo la rigidez, y el discurso se va haciendo más fluido y coherente. Aunque la
capacidad de insight (endospección) de la paciente es mínima, se comienza a trabajar con la
paciente hasta que recupera su estado físico y psíquico normal, aunque queda una amnesia del
episodio y de las circunstancias que llevaron al desarrollo del cuadro. A partir de aquí se inicia una
rápida mejoría, encontrándose la paciente en el momento de su alta, completamente restablecida,
persistiendo tan solo cierta amnesia de lo ocurrido.

Diagnóstico: Amnesia, fuga y estupor disociativo (F44. 0/1/2)

Caso 3:

MARY REYNOLDS

El primer caso de personalidad múltiple que se conoce fue descrito en 1816 y es el de Mary
Reynolds. Esta mujer vivía en los Estados Unidos y se la describe como una mujer solitaria,
introvertida y con tendencia a los estados depresivos. Se conoce que pasó casi dos meses
afirmando que tenía ceguera y sordera hasta que un día despertó con los sentidos totalmente
"reparados" pero sin saber leer, escribir ni expresarse correctamente, como una niña pequeña.
Poco tiempo después, Mary Reynolds volvió al estado de personalidad triste y melancólico,
afirmando que no recordaba nada de lo que había ocurrido durante los últimos meses. Este
trastorno le acompañó durante los siguientes 15 años de su vida hasta que, finalmente, la
personalidad de "la niña" aprendió todo lo necesario y se convirtió en su identidad predominante.

CHRIS COSTNER SIZEMORE

Esta mujer fue la inspiración de la película estrenada en 1957 "Las Tres caras de Eva" y es que la
historia de Chris Costner Sizemore tiene muchos elementos que despiertan la curiosidad y el
interés por la identidad disociativa.
Uno de los episodios más llamativos que se relatan fue cuando dio luz a su hija y una de sus
personalidades (Eve Black) intentó matarla mediante la estrangulación pero otra personalidad (Eve
White) consiguió pararla a tiempo.

Tras 25 años de tratamiento y 8 psiquiatras distintos, se terminó afirmando que Chris poseía 22
personalidades distintas.

BILLY MILLIGAN

Probablemente, uno de los casos reales más escalofriantes sobre el trastorno de identidad
disociativo. Billy Milligan cometió varios crímenes entre los que destacamos robos a mano armada
y el secuestro de tres jóvenes en la Universidad de Ohio las cuales fueron violadas. Sin embargo, el
propio Billy Negó todo lo ocurrido y afirma que no recuerda haberlo hecho.

Otro elemento curioso en esta historia son los testimonios de las chicas secuestradas. Mientras
que una lo describía con acento alemán y de personalidad ruda, otra chica afirmaba que era un
chico agradable y simpático. A pesar de que la descripción física era la misma, las personalidades
parecían no encajar.

Con la ayuda del propio Billy Milligan y la comunidad de expertos que estudiaron su caso, se
definieron 24 personalidades en su mente. Entre ellas, destacamos "los indeseables" (13
personalidades agresivas), "los diez" (10 personalidades amigables) y "el maestro" (el recuerdo de
todo lo que hacen las demás personalidades)

El caso de Billy Milligan también sentó un precedente en la historia del derecho penal en Estados
Unidos pues fue el primer hombre declarado "no culpable" debido a su trastorno de la
personalidad.
JUDY CASTELLI

Judy es una reconocida artista que lucha por la visibilización de este trastorno disociativo y ha
conseguido salir adelante a pesar de compartir su cuerpo con 44 personalidades distintas.

Judy vivió una infancia dura marcada por abusos físicos y sexuales, su situación no mejoró con el
paso de los años pues tuvo que ser hospitalizada por un intento de suicidio. A pesar de vivir con un
trastorno de identidad disociativo, una de las personalidades de Judy se hizo un hueco
como cantante mientras que otra de ellas se dedicó a la pintura.

Hoy en día, las personalidades de Judy se dedican a la pintura, la escultura, canto, composición
musical y a la escritura. En definitiva, este caso es un claro ejemplo de que un diagnóstico no tiene
por qué sentenciar un estilo de vida delictivo y negativo.

Kim Noble

Si queremos analizar la personalidad múltiple y los casos reales, es imprescindible hablar de Kim
Noble, este es el caso que registra más personalidades en un solo individuo y es que se han
encontrado hasta 100 personalidades conviviendo con Kim. Esta mujer es una reconocida pintora
que dedica gran parte de su carrera a intentar expresar a través de sus cuadros cómo se vive con
este trastorno.

Mientras que algunas de sus personalidades intentan mantenerla estable y feliz, como Patricia o
Judy. Otras han intentado quitarle la vida estrellándola contra una furgoneta como hizo Julie. Hoy
en día, la personalidad que predomina es Patricia y esta afirma que "Kim Noble ya no existe, su
mente se ha roto en pedazos".
Hoy en día, sigue pintando y sus cuadros son admirados por la enorme carga emocional y
simbolismo que contienen.