Está en la página 1de 13

CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD

REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A.


Página No. 1
Expediente 696-2017

APELACIÓN DE SENTENCIA DE AMPARO

EXPEDIENTE 696-2017

CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD: Guatemala, diez de julio de dos mil

diecisiete.

En apelación y con sus antecedentes, se examina la sentencia de

veintiséis de julio de dos mil dieciséis, dictada por la Sala Primera de la Corte de

Apelaciones del ramo Civil y Mercantil, constituida en Tribunal de Amparo, en la

acción constitucional de amparo promovida por Karl Peter Blank contra el Juez

Octavo de Primera Instancia Civil del departamento de Guatemala. El postulante

actuó con el patrocinio del abogado Jorge Estuardo Ceballos Morales. Es

ponente en el presente caso la Magistrada Vocal III, Gloria Patricia Porras

Escobar, quien expresa el parecer de este Tribunal.

ANTECEDENTES

I. EL AMPARO

A) Interposición y autoridad: presentado en el Centro de Servicios Auxiliares de

la Administración de Justicia del Organismo Judicial y, posteriormente, remitido a

la Sala Primera de la Corte de Apelaciones del ramo Civil y Mercantil, del

departamento de Guatemala. B) Acto reclamado: resolución de catorce de

marzo de dos mil dieciséis, mediante la cual la autoridad reprochada resuelve

que vuelvan las actuaciones al Juzgado Cuarto de Primera Instancia Civil del

departamento de Guatemala, a efecto de que resuelva las impugnaciones

planteadas por el ahora postulante, en virtud de que el expediente ya había sido

remitido a dicho juzgado. C) Violaciones que denuncia: a los derechos de

defensa, debido proceso, tutela judicial efectiva, seguridad y certeza jurídica e


CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD
REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A.
Página No. 2
Expediente 696-2017

igualdad procesal. D) Hechos que fundamentan la acción de amparo: de los

hechos expuestos por el postulante, del análisis del antecedente y de lo que se

describe en la sentencia apelada, se resume: D.1) Producción del acto

reclamado: a) ante el Juez Octavo de Primera Instancia Civil del departamento

de Guatemala, Jorge Eduardo Springmühl Samayoa, Rodrigo José Castillo del

Carmen, Edgar Rolando Contreras Molina y Teresa de Jesús Zarco Bolaños de

Castillo promovieron contra Karl Peter Blank -postulante- juicio sumario de

nulidad de los acuerdos del Consejo de Administración de la entidad Diarios

Modernos, Sociedad Anónima; b) en el desarrollo de la secuela procesal

respectiva, Teresa de Jesús Zarco Bolaños de Castillo, demandante, promovió

ante el Juez Cuarto de Primera Instancia del ramo Civil del departamento de

Guatemala, providencias cautelares con el objeto de: i) mantener en el cargo de

Gerente General y Representante Legal de la entidad Diarios Modernos,

Sociedad Anónima a Jorge Eduardo Springmühl Samayoa; ii) dejar en suspenso

la inscripción del nombramiento de Mario Alejandro Sandoval Ruíz como Gerente

General de dicha entidad, el cual ya se encuentra inscrito en el Registro Mercantil

General de la República al número, folio y libro de Auxiliares de Comercio

respectivo, y iii) dejar en suspenso el Consejo de Administración de dicha entidad

pues sigue actuando en contra de las decisiones asumidas en Asamblea por la

totalidad de de los socios de la entidad Diarios Modernos, Sociedad Anónima; c)

las medidas aludidas fueron otorgadas mediante resolución de veintitrés de julio

de dos mil diez; d) Karl Peter Blank -postulante- solicitó al Juez Octavo de

Primera Instancia Civil del departamento de Guatemala, la acumulación de las

providencias cautelares relacionadas en las literales anteriores, solicitud que fue

declarado no ha lugar por el Juez reclamado en resolución de treinta de


CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD
REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A.
Página No. 3
Expediente 696-2017

septiembre de dos mil quince; e) posteriormente el nueve de octubre del mismo

año, el postulante solicitó al juez cuestionado, la revocatoria de las medidas

cautelares multicitadas, a lo que resolvió, estese a lo resuelto en la decisión

asumida en la literal anterior; e) el dos de diciembre de dos mil quince el Juez

Cuarto de Primera Instancia Civil de este departamento recibió los antecedentes

de las providencias de urgencia relacionadas; f) Karl Peter Blank –postulante–

fue notificado el veintiuno de enero de dos mil dieciséis de las resoluciones

emitidas el treinta de septiembre y nueve de octubre ambas de dos mil quince,

por medio de las cuales no se aceptó la acumulación de procesos solicitada por

el accionante y se le indicó que se estuviera a lo resuelto por ese juzgado en la

resolución anterior; g) el veintiséis de enero de dos mil dieciséis, el ahora

postulante promovió sendas nulidad por violación de ley contra la resolución de

treinta de septiembre de dos mil quince, por la que no se aceptó la acumulación

de procesos solicitada, y contra el decreto de nueve de octubre de dos mil quince

por el que se resolvió que se estuviera a lo resuelto, las cuales fueron declaradas

sin lugar por el juez reprochado, decisiones contra las cuales presentó apelación;

h) el Juez reclamado, el catorce de marzo de dos mil dieciséis -acto reclamado-,

dispuso no entrar a conocer la apelación, ordenando que dichos escritos fueran

enviados al Juzgado Cuarto de Primera Instancia Civil, argumentando que, si

bien los escritos pendientes de resolver contenían medios de impugnación

instados contra resoluciones emitidas por su judicatura, al momento de su

recepción las actuaciones ya se encontraban físicamente en aquel juzgado, por lo

que el hecho de haber recibido los escritos relacionados no lo obliga a tener que

resolverlos, cuando el asunto se ventila ante el Juez Cuarto de Primera Instancia

Civil de este departamento, quien tiene la jurisdicción y competencia para


CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD
REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A.
Página No. 4
Expediente 696-2017

resolverlos. D.2) Agravios que se reprochan al acto reclamado: El accionante

considera que la autoridad cuestionada violó sus derechos fundamentales

enunciados, ya que si bien es cierto resolvió no decretar la acumulación,

habiéndose solicitado la remisión de las medidas cautelares y no la acumulación

de procesos, dicha resolución no estaba firme en virtud de las impugnaciones

planteadas dentro del plazo legal que la ley ordena, por lo que, incurrió en error al

haber remitido al Juzgado Cuarto de Primera Instancia Civil del departamento de

Guatemala para que conozca y resuelva los recursos promovidos, en virtud que,

el expediente no se encontraba en su juzgado. D.3) Pretensión: solicitó que se

otorgue el amparo y, como consecuencia, se deje en suspenso en forma

definitiva el acto reclamado. E) Uso de recursos: ninguno. F) Casos de

procedencia: no invocó. G) Leyes que estima violadas: citó los artículos 16 de

la Ley del Organismo Judicial; 4, 12 y 203 de la Constitución Política de la

República de Guatemala.

II. TRÁMITE DEL AMPARO

A) Amparo provisional: no se otorgó. B) Terceros interesados: a) Jorge

Eduardo Springmühl Samayoa en quien se unificó personería; b) Mario Antonio

Sandoval Samayoa; c) María Mercedes Girón Mendoza de Blank; d) María Inés

Sandoval Samayoa de Tabarini; e) Jorge Estuardo Colindres Palacios. C)

Remisión de antecedentes: copia certificada del expediente formado con

ocasión de Providencias de Urgencia 1044-2008-5011 del Juzgado Octavo de

Primera Instancia Civil del departamento de Guatemala. D) Medios de

comprobación: los ofrecidos y diligenciados en la primera instancia

constitucional. E) Sentencia de primer grado: la Sala Primera de la Corte de

Apelaciones del ramo Civil y Mercantil, constituida en Tribunal de Amparo,


CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD
REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A.
Página No. 5
Expediente 696-2017

consideró: “…En el caso que analiza, el solicitante de amparo pretende que por

medio de la defensa constitucional instaurada, se revise lo decidido por la

autoridad impugnada, específicamente la resolución de catorce de marzo del año

en curso, dictada dentro del expediente que subyace estimando que conlleva

implícita una violación flagrante de los derechos de defensa, a la tutela judicial

eficaz, al derecho de seguridad y certeza jurídica e igualdad procesal y al debido

proceso, no obstante que si bien es cierto resolvió no decretar la acumulación,

habiéndose solicitado la remisión de las medidas cautelares y no la acumulación

de procesos, ya que conforme el artículo 539 del Código Procesal Civil y

Mercantil la misma no procede, dicha resolución no estaba firme en virtud de los

recursos planteados dentro del plazo legal que la ley confiere, por lo que erró y

causo agravio al presentado, al haber remitido el expediente al Juzgado Cuarto

de Primera Instancia del Ramo Civil y ordenar que sea dicho juzgador el que

conozca y resuelva los recursos promovidos, en virtud de que, el expediente no

se encontraba en esa judicatura. Quienes juzgamos observamos que en la

resolución señalada como agraviante por el solicitante de amparo, el juez de los

autos refiere que no podía imponerse en ese momento de las pretensiones

contenidas en los memoriales recibidos en su judicatura y registrados

internamente con números (…), en virtud que en esa fecha el expediente ya

había sido remitido al Juzgado Cuarto de Primera Instancia del Ramo Civil y que

si bien es cierto, los mismos fueron recibidos por el juzgado, ello no lo obligaba a

resolver, toda vez que el expediente ya no se encontraba en el juzgado a su

cargo y era la jueza del Juzgado Cuarto de Primera Instancia del Ramo Civil

quien en ese momento tenía la jurisdicción competencia para resolverlos. Lo

anterior se corrobora del examen de las actuaciones, ya que los memoriales en


CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD
REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A.
Página No. 6
Expediente 696-2017

cuestión fueron recibidos en el Juzgado Octavo de Primera Instancia del Ramo

Civil, el dos de marzo del año en curso y entregados al Juzgado Cuarto de

Primera Instancia del Ramo Civil al siguiente día, es decir el día tres de marzo, en

cuya oportunidad el expediente de marras se encontraba en dicho órgano

jurisdiccional por haberlo tenido por recibido el día uno del mismo mes en seis

piezas y ordenado hacer del conocimiento de las partes que el mismo se

encontraba en esa judicatura y decido (sic) -reenviar- el expediente al juzgado de

origen para que conociera las peticiones planteadas en virtud de estar

interpuestas en contra de resoluciones dictadas por dicho juzgado, lo que el juez

ahora reprochado estimó innecesario por los motivos que señaló en la resolución

señalada de agravio, lo que este Tribunal considera adecuado porque los

memoriales indicados se referían a impugnaciones que ya la juez del Juzgado

Cuarto de Primera Instancia podía iniciar a conocer, admitiéndolos o

denegándolos, según la calificación que efectuaría, ya que en ese momento

poseía jurisdicción y competencia para conocer de todo el procedimiento, por lo

que concluimos que la autoridad denunciada al emitir la resolución motivo de

reproche, actuó dentro del marco de las facultades jurisdiccionales y de

competencia que la ley le confiere, y por lo tanto, no corresponde a través del

amparo revisar las actuaciones procesales de la jurisdicción ordinaria, cuando

ello no conlleva violación constitucional a derecho alguno, no correspondiendo a

tal garantía, convertirse en una tercera instancia como se pretende en el presente

caso. Al respecto, la Corte de Constitucionalidad como ente contralor del orden

constitucional ha resuelto…;”. Y resolvió: “…I) Deniega por notoriamente

improcedente la acción constitucional de amparo promovida por el señor Karl

Peter Blank contra el juez del Juzgado Octavo de Primera Instancia del Ramo
CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD
REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A.
Página No. 7
Expediente 696-2017

Civil de este departamento. II) Condena al solicitante al pago de costas

procesales; III) Impone la multa de un mil quetzales al abogado patrocinante,

licenciado Jorge Estuardo Ceballos Morales, colegiado número cuatro mil

doscientos ochenta y uno (4,573) (sic), que deberá hacer efectivo dentro del

quinto día…; IV) Notifíquese…”.

III. APELACIÓN

Karl Peter Blank –postulante- apeló el fallo proferido por el Tribunal a quo,

reiterando los argumentos esgrimidos en su escrito inicial de amparo y agregó: a)

resulta contrario a la ley que la autoridad reclamada remitiera el expediente de

marras al Juzgado Cuarto de Primera Instancia Civil, cuando la resolución que

ordenó su traslado no estaba firme, toda vez que se habían interpuesto algunos

remedios procesales en su contra, estando pendiente de resolverse al momento

de remitir el expediente al Juzgado referido; b) el A quo incurre en error al no

tomar en cuenta que la autoridad reclamada omitió resolver dentro del plazo

legal, las impugnaciones planteadas contra las resoluciones dictadas, producto

de ello, existe violación a la normativa legal atinente, toda vez que no es

admisible que la autoridad reprochada, mediante una resolución, decida delegar

a otro órgano jurisdiccional para que conozca de las impugnaciones planteadas

ante su judicatura; c) resulta ilógico que el juez reprochado haya ordenado que

fuera otro juzgador el que debiera conocer acerca de los medios de impugnación

planteadas contra la resolución emitida por su judicatura, pues la Juez Cuarto de

Primera Instancia Civil, no estaría en la capacidad de resolver remedios

procesales que no fueron planteados en su judicatura; d) el juez reclamado

insiste en invocar una norma jurídica que no ha sido utilizada por las partes en el

juicio sub litis como fundamento de sus aseveraciones, con lo que se configura la
CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD
REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A.
Página No. 8
Expediente 696-2017

violación al principio de congruencia procesal que le asiste, pues el juez

reclamado funda su resolución en una norma de la Ley de Arbitraje que nada

tiene que ver con el asunto que en se ventila en el juicio subyacente; e) el

Tribunal a quo no advierte que la demandante Teresa de Jesús Zarco Bolaños de

Castillo consintió las resoluciones que ordenaban que la Juez Cuarto de Primera

Instancia Civil le remitiera las actuaciones a la autoridad reprochada como juez

principal, por lo que resulta improcedente que el juez reclamado ordenara remitir

las actuaciones a la Juez Cuarto y más aún, tomando en cuenta que la resolución

por medo de la cual ordena la remisión de actuaciones, no se encontraba firme

por la interposición de remedios procesales en su contra.

IV. ALEGATOS EN EL DÍA DE LA VISTA

A) Karl Peter Blank –postulante- reiteró los argumentos vertidos en sus escritos

iniciales de amparo y de apelación y agrego que se vio compelida a plantear la

presente acción constitucional de amparo, pues se le veda el acceso a la justicia,

mediante la violación a su derecho a una tutela judicial efectiva, pues la autoridad

reclamada se niega a resolver los remedios procesales planteados antes su

judicatura con la excusa que el expediente ha había sido remitido a otro órgano

jurisdiccional. Solicitó que se revoque el fallo impugnado y, como consecuencia,

se otorgue la protección constitucional instada. B) Jorge Eduardo Springmühl

Samayoa en quien se unificó personería –tercero interesado-, al evacuar la

audiencia que le fuera conferida manifestó: a) el postulante solicitó la protección

constitucional contra el Juez Octavo de Primera Instancia Civil, en virtud de haber

emitido una resolución, según el postulante, violatoria de sus derechos, pues a su

parecer, la autoridad reclamada debió conocer sobre la admisión a trámite de la

apelación planteada contra la resolución de veintisiete de enero de dos mil


CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD
REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A.
Página No. 9
Expediente 696-2017

dieciséis que a su vez rechazó de plano la nulidad interpuesta contra dos

resoluciones anteriores y no remitirlos a otro juzgado; b) en el caso de la

resolución de treinta de septiembre de dos mil quince, mediante la cual se

declaró sin lugar la acumulación de las providencias de urgencia promovidas por

Teresa de Jesús Zarco Bolaños de Castillo al juicio sumario subyacente, el

recurso idóneo a presentar era el de apelación de conformidad con lo que regula

el artículo 543 del Código Procesal Civil y Mercantil, sin embargo, el hoy

postulante planteó nulidad por lo que incurrió en la utilización de un recurso

inidóneo, y c) al haber incurrido en una inadecuada utilización de la materia

recursiva, se advierte que no existe agravio de trascendencia constitucional que

merezca ser reparado por esta vía, puesto que aún y cuando se le ordenara a la

autoridad reclamada emitir nueva resolución en sustitución de la que se señala

como acto reclamado, tal extremo no podría cambiar el sentido de los fallos

interlocutorios anteriores a fin de revertir el sentido de la resolución que declaró

sin lugar la petición de acumulación, que es al final de cuentas, lo pretendido por

el postulante. Solicitó que en su momento procesal se declare sin lugar la

apelación planteada y como consecuencia se confirme la sentencia venida en

grado. C) El Ministerio Público manifestó que comparte el criterio sustentado

por el Tribunal a quo con base en las siguientes consideraciones: a) desde la

perspectiva del derecho constitucional, es necesario indicar que para la

procedencia del amparo, resulta obligatorio el cumplimiento de determinados

requisitos esenciales, dentro de los cuales se puede mencionar que el acto

reclamado produzca agravio personal y directo a los derechos que le asisten a

quien insta la protección constitucional; b) en la acción de amparo que se analiza,

el accionante pretende que la autoridad constitucional revise el criterio valorativo


CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD
REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A.
Página No. 10
Expediente 696-2017

plasmado en la resolución que se configura como el acto reclamado, mediante la

cual el juez reprochado determina que en el expediente en el cual interponen

ciertos remedios procesales impugnando resoluciones dictadas dentro del

expediente de mérito se remitan al Juzgado Cuarto de Primera Instancia Civil

para que sea el titular de esa judicatura quien conozca y resuelva de los medios

de impugnación planteados, argumentando que, al momento de recibirse los

escritos contentivos de los recursos interpuestos, ya había sido remitido el

expediente de marras, atendiendo a lo resuelto el treinta de septiembre de dos

mil quince en la cual se declaró la improcedencia de acumulación de las

providencias remitidas en su oportunidad a ese juzgado, al juicio sumario de

nulidad de los acuerdos tomados por el Consejo de Administración de la entidad

Diarios Modernos, Sociedad Anónima de la sesión celebrada el veintinueve de

abril de dos mil ocho, tomando como base lo regulado en el artículo 12 de la Ley

de Arbitraje y 536 del Código Procesal Civil y Mercantil; c) ante tal circunstancia,

se advierte la imposibilidad de resolver del juez reclamado al respecto de los

remedios procesales planteados, pues en la fecha en que fueron presentados al

Juez Octavo de Primera Instancia Civil, no se encontraba en ese juzgado el

expediente de mérito, y d) en ese sentido, no se advierte agravio que merezca

ser reparado por la vía constitucional, pues la resolución señalada de acto

reclamado, cuenta con una debida motivación fáctica y jurídica, por la que explica

la imposibilidad material de resolver los escritos presentados, toda vez que el

expediente ya no obraba en esa judicatura. Citó jurisprudencia emanada de esta

Corte, y solicitó que el recurso de apelación interpuesto sea declarado sin lugar y

como consecuencia se confirme la decisión emanada por el A quo. D) Los

demás terceros interesados, no presentaron alegatos.


CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD
REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A.
Página No. 11
Expediente 696-2017

CONSIDERANDO

-I-

No procede el otorgamiento del amparo cuando el postulante previamente

a su interposición, no agotó el presupuesto procesal de la definitividad, requisito

sine qua non, exigido por el artículo 19 de la Ley de Amparo, Exhibición Personal

y de Constitucionalidad, tomando en cuenta que lo que se está denunciando

mediante esta instancia constitucional es que la autoridad reclamada al momento

de resolver las peticiones planteadas lo hizo utilizando argumentos, que a decir

del postulante, infringen mandatos constitucionales y, por ende inválidos y

carentes de la fundamentación legal que contempla el Código Procesal Civil y

Mercantil. De ahí que, previo a instar la vía constitucional del amparo para

denunciar un vicio procesal, debió agotar la vía específica contemplada en el

artículo 613 de la ley adjetiva civil.

-II-

En anteriores oportunidades esta Corte ha estimado que el principio de

definitividad enunciado como presupuesto procesal implica la obligación que tiene

el postulante de que, previamente a pedir amparo en los asuntos judiciales y

administrativos que tengan un procedimiento establecido en la ley, haga uso de

los recursos ordinarios contemplados por la legislación que norma el acto

reclamado. Esto obedece a razones de seguridad y certeza jurídicas, porque el

amparo, por su propia naturaleza subsidiaria y extraordinaria, no puede sustituir

una vía procesal contemplada en la jurisdicción ordinaria.

-III-

Al hacer el análisis de los antecedentes, esta Tribunal advierte dos

aspectos que son importantes de resaltar: i) el postulante acudió directamente al


CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD
REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A.
Página No. 12
Expediente 696-2017

amparo para impugnar el hecho de que el Juez Octavo de Primera Instancia del

ramo Civil del departamento de Guatemala, resolvió no conocer los remedios

procesales planteados contra las resoluciones dictadas por la judicatura a su

cargo con fechas treinta de septiembre y nueve de octubre, ambas, de dos mil

quince, aduciendo que el expediente ya no estaba físicamente en su judicatura,

pues había sido remitido al Juzgado Cuarto de Primera Instancia Civil para que

siguiera conociendo; ii) en la misma resolución, el juez de primer grado no

accedió a la acumulación de procesos solicitada indicando que, por tratarse de

procesos de distinta naturaleza, no procedía su acumulación, ello sin hacer uso

previamente de la nulidad contra la resolución que se constituye como el acto

reclamado. Tal extremo hace advertir a esta Corte que el postulante incurre en

desatino legal, pues no cumple con agotar el principio de definitividad del artículo

19 de la Ley de Amparo, Exhibición Personal y de Constitucionalidad, pues en

todo caso, si el postulante consideraba que esa decisión judicial -resolución de

catorce de marzo de dos mil dieciséis- infringía la ley, debió, previo a acudir en

amparo, agotar la nulidad contemplada en el artículo 613 del Código Procesal

Civil y Mercantil, que en su parte conducente preceptúa: “Podrá interponerse

nulidad contra las resoluciones y procedimientos en que se infrinja la ley, cuando

no sean procedentes los recursos de apelación y casación…;”.

La exigencia del agotamiento previo del citado recurso se justifica por el

hecho que el amparo, por su naturaleza subsidiaria y extraordinaria, no puede

interferir en aquellos asuntos en los que la corrección a la inconformidad

planteada por esta vía se puede lograr en la jurisdicción ordinaria. Por lo anterior,

el amparo deviene notoriamente improcedente y, siendo que el Tribunal a quo

resolvió en ese mismo sentido, procede confirmar la sentencia apelada, por los
CORTE DE CONSTITUCIONALIDAD
REPÚBLICA DE GUATEMALA, C.A.
Página No. 13
Expediente 696-2017

motivos aquí expuestos.

LEYES APLICABLES

Artículos citados y 265, 268 y 272, inciso c), de la Constitución Política de

la República de Guatemala; 1º, 4º, 5º, 6º, 8º, 10, 42, 47, 57, 60, 61, 66, 67, 149,

163, inciso c), 185 y 186 de la Ley de Amparo, Exhibición Personal y de

Constitucionalidad; 29, 35 y 36 del Acuerdo 1-2013 de la Corte de

Constitucionalidad.

POR TANTO

La Corte de Constitucionalidad, con base en lo considerado y leyes

citadas, resuelve: I. Sin lugar el recurso de apelación interpuesto por Karl Peter

Blank -postulante- contra la sentencia de veintiséis de julio de dos mil dieciséis,

dictada por la Sala Primera de la Corte de Apelaciones del ramo Civil y Mercantil

del departamento de Guatemala, constituida en Tribunal de Amparo y, como

consecuencia, se confirma la sentencia apelada. II. Notifíquese y, con

certificación de lo resuelto, devuélvase la pieza de amparo.

JOSE FRANCISCO DE MATA VELA


PRESIDENTE

BONERGE AMILCAR MEJIA ORELLANA NEFTALY ALDANA HERRERA


MAGISTRADO MAGISTRADO

GLORIA PATRICIA PORRAS ESCOBAR DINA JOSEFINA OCHOA ESCRIBÁ


MAGISTRADA MAGISTRADA

MARTÍN RAMÓN GUZMÁN HERNÁNDEZ


SECRETARIO GENERAL