Está en la página 1de 5

PRINCIPIOS DEL PODER AÉREO Y ESPACIAL

Son ideas fundamentales que no deben ponerse en práctica de manera independiente, pues
cada uno de los principios necesita, en mayor o menor grado, de la contribución de otros. Este
último concepto y los principios del poder aéreo que aquí se definen, deben regir el
pensamiento y la conducta del integrante de la Fuerza Aérea, que por ser principios,
conducirán al uso efectivo del Poder Aéreo y Espacial.

Control Centralizado - Ejecución Descentralizada

El Poder Aéreo y Espacial debe estar controlado centralizadamente para alcanzar la sinergia,
establecer prioridades, capitalizar flexibilidad en apoyo estratégico, asegurar unidad de
propósito y minimizar la posibilidad de seleccionar objetivos conflictivos. La ejecución de
misiones aéreas debe ser descentralizada para lograr un efectivo control, respuesta y
flexibilidad.

La Fuerza Aérea Colombiana cuenta con un sistema de Comando y Control, que permite
mantener un control centralizado de las operaciones aéreas a la par que facilita la fluida
ejecución descentralizada de dichas operaciones.

Este principio es el más importante, puesto que es posible explotar la velocidad y flexibilidad
de las aeronaves para concentrar fuerzas en ataque o en defensa de una manera oportuna o,
de acuerdo con el planeamiento, determinar y reforzar prioridades en el Teatro de
Operaciones para establecer un balance adecuado y asegurar ataques persistentes.

Flexibilidad y Versatilidad

Este principio permite explotar una de las más grandes fortalezas del poder aéreo y espacial, la
cual es la capacidad de concentrar la fuerza de combate en cualquier lugar y atacar cualquier
faceta del poder enemigo.

El planeamiento de la misión se efectúa sobre supuestos, pero la dinámica de la ejecución del


plan en el campo de batalla, implica que se presenten desviaciones de los planes originales.
Consecuentemente, la flexibilidad se define como la capacidad de adaptarse y permitir al
Comandante modificar los planes de acuerdo con los nuevos escenarios del campo de batalla.

La flexibilidad permite explotar la masa (precisión) y la maniobra, con el fin de cambiar los
objetivos rápidamente, de acuerdo con la información disponible y a los efectos que se
esperan. Lo anterior también necesita del control centralizado, que sugiere al Comandante las
prioridades a cumplir en el campo de batalla.

Como complemento de esta flexibilidad se tiene la versatilidad, la cual busca el empleo de la


fuerza aérea en cualquiera de los tres niveles de la guerra: estratégico, operacional o táctico,
explotando así la capacidad de cambiar misiones rápidamente, a diferencia de las de las
fuerzas de superficie.

Al respecto, el General Bernard L. Montgomery, Comandante del Octavo Ejército Británico,


emitió en enero de 1943 un pequeño folleto titulado "Algunas notas sobre el Alto Mando en la
guerra", donde describió su experiencia en la guerra. Montgomery hizo hincapié en que el
mayor activo de la Fuerza Aérea era su flexibilidad. Sostuvo que ésta solo se puede lograr
cuando la fuerza aérea sea controlada de forma centralizada por un oficial del aire que
mantenga una estrecha asociación con el Comandante de tierra. Montgomery escribió: "Nada
puede ser más fatal para los resultados exitosos, que disipar los recursos del aire en pequeños
paquetes bajo el mando de Comandantes del ejército, cada uno trabajando su propio plan”.

Prioridad

Es el resultado del análisis hecho por los Comandantes para establecer un determinado orden
en el empleo del poder aéreo y espacial, de acuerdo con su resultado o impacto (Efectividad
Operativa) en los diferentes niveles de la guerra: estratégico militar, operacional o táctico,
evitando el empleo sin un planeamiento y favoreciendo, a la vez, la eficacia en la utilización de
los recursos de la Institución y de la Nación.

La primera prioridad deben ser aquellos blancos cuya neutralización tenga el mayor efecto en
la guerra, es decir, los centros de gravedad del enemigo. La segunda prioridad deben ser
aquellos cuya neutralización afecta toda la campaña en un determinado Teatro de
Operaciones. La última prioridad son los blancos encaminados a moldear el comportamiento
del enemigo en el campo de batalla, de tal manera que le permita al Comandante ejecutar su
plan.

La asignación de las prioridades tiene las siguientes características:

El objetivo primario del Comandante Aéreo debe ser alcanzar un grado adecuado de control
del espacio aéreo, que permita ejecutar las prioridades dadas. Es decir, alcanzar la
superioridad aérea.

Las restricciones políticas pueden impedir que se asignen las prioridades mencionadas.

Los resultados de una batalla o de una campaña ayudan a evaluar si la prioridad de selección
de objetivos fue la correcta.

Como conclusión, las prioridades efectivas para el uso de la Fuerza Aérea fluyen en todo el
espectro de la guerra. El Comandante Aéreo debe valorar su uso en relación a su importancia:
primero, la guerra; segundo, la campaña; y tercero, la batalla. Los Comandantes Aéreos deben
estar alertas sobre una desviación del Poder Aéreo y Espacial hacia misiones de poca
importancia para evitar la pérdida de recursos, tiempo e iniciativa en el alcance del objetivo
principal. El poder aéreo y espacial se debe orientar primordialmente hacia el esfuerzo
principal, y en segundo plano, hacia el esfuerzo secundario.

Sinergia

Es la participación activa y complementaria de las partes involucradas en el planeamiento y


desarrollo de una misión para obtener de esta forma un resultado superior a la suma de los
efectos individuales.

Si los linderos y barreras entre las partes comprometidas dejan de ser obstáculo y el respeto e
integración de habilidades y capacidades logran un acople apropiado, se obtendrá, como
reflejo de estos esfuerzos, el más alto logro en el planeamiento y ejecución de operaciones
conjuntas, coordinadas o combinadas.

Cuando la misión aérea facilita o aumenta la capacidad de otras fuerzas para atacar o para
defenderse, se dice que hay sinergia externa. La sinergia externa entre el Poder Aéreo y
Espacial, y los Poderes Terrestre y Naval es la esencia de las operaciones conjuntas.

En adición a lo anterior, los sistemas de armas se han vuelto más complejos y requieren
considerable especialización de los hombres y su organización. Bajo estas condiciones, el
progreso del poder

CARACTERÍSTICAS