Está en la página 1de 15

www.monografías.

com

Aspectos sociales y criminologicos de las desviaciones parafilicas:


pedofilia y proxenetismo

1. Introduccion
2. La sexualidad humana
Las disfunciones sexuales
Las desviaciones o parafilias:
La pedofilia
El proxenetismo o prostitución de menores
3. Aspecto legal existente sobre la pedofilia y el proxenetismo
El aparato judicial
4. Estadisticas
5. Casos
6. Conclusiones y recomendaciones
7. Bibliografia
Anexos

INTRODUCCION
“La disciplina moral de la comunidad es eminentemente
un factor importante de la cultura general”
Harmodio Arias, fundador de la Universidad de Panamá

1
En nuestra sociedad de hoy, uno de los problemas que se está convirtiendo en objeto de análisis
para las autoridades se encuentra en el campo de la sexología, que va íntimamente ligada al
campo de la salud mental, llevándonos a preguntas como ¿Qué es lo normal en el
comportamiento sexual y qué es lo anormal?, ¿Hasta qué punto se torna peligroso el
comportamiento sexual en un individuo, que lo lleve a alterar el orden establecido e ir en contra
de los preceptos morales?
Hay en el mundo muchas personas acostumbradas a estigmatizar cualquier actividad sexual que
se desvía de su propio método, ¿será aberrante o pervertido?, no obstante, en el curso de la
historia humana, las prácticas sexuales y la ética concerniente a las mismas han variado
ampliamente en las diferentes culturas. Así vemos que lo que es normal en una cultura puede
ser anormal en otra, aunque el comportamiento sexual raro no es equivalente a perversión
simplemente debido a que está fuera de lo ordinario para una cultura determinada.
Entonces, ¿cuál es la línea que separa el campo de lo legal de lo ilegal?
Muchos términos son empleados para describir el comportamiento sexual que difiere de lo
normal y altera el orden legal establecido, convirtiéndose en objeto de estudio del derecho penal
en conjunto con la criminología, entre las que encontramos a LAS DESVIACIONES O
PARAFILIAS, que se caracterizan por una activación sexual ante objetos o situaciones que no
forman parte de las pautas habituales de los demás y que puede interferir con la capacidad para
una actividad sexual recíproca y afectiva.
Entre las Desviaciones o Parafilias encontramos muchas variaciones, entre las que tenemos
Exhibicionismo, Fetichismo, Frottreurismo, Masoquismo Sexual, Sadismo Sexual, Fetichismo
Transvestista, Voyeurismo, pero para el desarrollo de nuestro trabajo afianzaremos con mayor
detalle los temas de la Pedofilia o Pederastía y el Proxenetismo, analizaremos sus implicaciones
sociales y legales y esbozaremos algunos casos que se han presentado en nuestro país, los
cuales ha sido debidamente penados por la ley.
A- LA SEXUALIDAD HUMANA

En nuestra cultura, un factor determinante entre lo sano y lo malsano en comportamiento sexual,


lo constituye el hecho de si dicha conducta fue motivada por sentimientos de amor o si sólo fue
vehículo para la liberación de ansiedad, hostilidad o culpa.
La sexualidad sana busca el placer erótico, en el contexto de la ternura y el afecto; la sexualidad
patológica está motivada por las necesidades de confianza o de alivio de fuentes no sexuales de
tensión.
La sexualidad sana busca dar y recibir placer; las formas neuróticas están desequilibradas hacia
dar en exceso o tomar en abundancia. La sexualidad sana discrimina al compañero sexual; los
patrones neuróticos a menudo tienden a ser no discriminantes. La periodicidad de la sexualidad
sana está primordialmente determinada por tensiones recurrentes eróticas en el contexto de la
afectación. Por otra parte, los apetitos sexuales neuróticos son desencadenados por
necesidades no eróticas en su mayoría, siendo las necesidades eróticas la minoría, más aptas
de ser compulsivas en sus patrones de ocurrencia.
Por supuesto, como lo señala Judd Marmor (1971) “nuestras actitudes concernientes a la
desnudez, virginidad, fidelidad, amor, matrimonio y comportamiento sexual adecuado sólo son
significativas dentro del contexto de nuestras tradiciones culturales y religiosas”.
Excluídos los problemas que atañen exclusivamente a la función reproductora, el trastorno
sexual puede definirse como un estado funcional que interfiere en variable grado el ejercicio de
la función erótica. De acuerdo con ello, los trastornos sexuales pueden dividirse en dos grandes
grupos: las disfunciones y desviaciones sexuales.

B- LAS DISFUNCIONES SEXUALES

Se consideran como disfunciones sexuales a la existencia de inhibición de los deseos sexuales o


de los cambios psicofisiológicos que caracterizan al ciclo completo de la respuesta sexual. El
ciclo completo de la respuesta sexual se divide en cuatro fases:
1. Deseo: Incluye fantasías y ganas de tener actividad sexual.
2. Excitación: consiste en la sensación subjetiva de placer que va acompañada de cambios
fisiológicos. (Erección, lubrificación vaginal, etc.)
3. Orgasmo: Es el punto culminante del placer sexual con la eliminación de la tensión y la
concentración rítmica de los músculos del perineo y de los órganos reproductivos
pélvicos. En el hombre existe la sensación de inminencia eyaculatoria, seguida de la
emisión del semen. En la mujer existen contracciones de la pared del tercio externo de la
vagina. En ambos sexos existe a menudo tensiones o contracciones musculares
generalizadas.
Hablamos de disfunciones sexuales cuando una o más de estas fases sufre alteraciones,
pudiendo hablar por tanto de: Trastornos del deseo sexual, Trastornos de la excitación sexual,
Trastornos del orgasmo y Trastornos sexuales por dolor.

C- LAS DESVIACIONES O PARAFILIAS:

Las Parafilias se caracterizan por una activación sexual ante objetos o situaciones que no forman
parte de las pautas habituales de los demás y que puede interferir con la capacidad para una
actividad sexual recíproca y afectiva.
Esencialmente consisten en que el individuo tiene unas necesidades y fantasías sexuales
intensas y recurrentes que generalmente suponen objetos no humanos, sufrimiento o humillación
propia o del compañero, niños o personas que no consienten.
Hay que tener muy en cuenta que las imágenes o fantasías parafílicas pueden ser estímulo de
excitación sexual para una persona sin ello llegar a ser una parafilia. Por ejemplo, la ropa interior
femenina suele ser excitante para muchos hombres. Será parafilia sólo cuando el individuo
actúe sobre ellas o cuando le afecten en exceso.
C.1- ALGUNAS CLASES DE PARAFILIAS
El Exhibicionismo
Este trastorno consiste en intensas necesidades sexuales recurrentes y en fantasías sexuales
excitantes de por lo menos seis meses de duración, ligadas a la exposición de los propios
genitales a una persona extraña. En ocasiones el individuo se masturba al exponerse o al tener
estas fantasías.
El Fetichismo
La sintomatología esencial de este trastorno consiste en intensas necesidades sexuales
recurrentes y en fantasías sexuales excitantes de por lo menos seis meses de duración, que
implican el uso de objetos inanimados (fetiches). Ropa interior, zapatos, botas, son fetiches
comunes. El individuo se masturba mientras sostiene, acaricia, etc., el fetiche o le pide al
compañero que se lo ponga. El objeto ha de ser marcadamente preferido para lograr la
excitación sexual. La persona ha actuado de acuerdo con estas necesidades o se encuentra
marcadamente perturbada ellas.
El Frotteurismo
La sintomatología esencial de este trastorno consiste en intensas necesidades sexuales
recurrentes y en fantasías sexuales excitantes de por lo menos seis meses de duración, que
implican el contacto y el roce con una persona que no consiente. Teniendo presente que lo
excitante es el contacto pero no necesariamente la naturaleza coercitiva del acto. La persona ha
actuado de acuerdo con estas necesidades o se encuentra marcadamente perturbada ellas.
El Masoquismo Sexual
La sintomatología esencial de este trastorno consiste en intensas necesidades sexuales
recurrentes y en fantasías sexuales excitantes de por lo menos seis meses de duración, que
implica el acto (real o simulado) de ser humillado, golpeado, atado o cualquier tipo de
sufrimiento. La persona ha actuado de acuerdo con estas necesidades o se encuentra
marcadamente perturbada ellas.
El Sadismo Sexual
La sintomatología esencial de este trastorno consiste en intensas necesidades sexuales
recurrentes y en fantasías sexuales excitantes de por lo menos seis meses de duración, que
implican actos (reales, no simulados) en los que el sufrimiento físico o psicológico de la víctima
es sexualmente excitante. La persona ha actuado de acuerdo con estas necesidades o se
encuentra marcadamente perturbada ellas.
El Fetichismo Transvestista
La sintomatología esencial de este trastorno consiste en intensas necesidades sexuales
recurrentes y en fantasías sexuales excitantes de por lo menos seis meses de duración, que
implican vestirse con ropas del sexo contrario. La persona ha actuado de acuerdo con estas
necesidades o se encuentra marcadamente perturbada ellas. Generalmente guarda una
importante colección de ropa para transvestirse cuando está sólo, luego se masturba imaginando
que otros hombres se sienten atraídos por él como si fuera una mujer.
El Voyeurismo
La sintomatología esencial de este trastorno consiste en intensas necesidades sexuales
recurrentes y en fantasías sexuales excitantes de por lo menos seis meses de duración, que
implica el hecho de observar ocultamente a otras personas cuando están desnudas o en
actividad sexual. La persona ha actuado de acuerdo con estas necesidades o se encuentra
marcadamente perturbada ellas.
En este trabajo afianzaremos con mayor detalle los temas de la pedofilia o pederastía y el
proxenetismo.

D- LA PEDOFILIA

La sintomatología esencial de este trastorno se define como fantasías sexuales recurrentes y


altamente excitantes, impulsos sexuales o comportamientos que implican actividad sexual con
niños (13 años o menos) durante un período no inferior a los seis meses.
Los niños suelen ser menores de 12-13 años y el individuo ha de tener por lo menos cinco años
más que el niño para que sea considerado el trastorno. La persona ha actuado de acuerdo con
estas necesidades o se encuentra marcadamente perturbada ellas.
Según el manual de diagnóstico de los trastornos mentales (DSM-IV) la pedofilia se encuentra
dentro de la categoría de parafílias, ubicada dentro de la categorización mayor de “Trastornos
sexuales y de la identidad sexual”.
El manual indica que estas fantasías e impulsos sexuales provocan un malestar clínicamente
significativo o un deterioro social, laboral o de otras áreas de la actividad del individuo. El manual
indica distinguir a su vez en el diagnóstico cuando se trata de una situación incestuosa, si es
exclusivo (solo atracción con niños), si es hacia varones, mujeres o por ambos sexos.
La definición del DSM-IV lleva implícita la concepción clásica, pero otras lecturas permiten
pensar que esa definición resulta bastante acotada. Es posible ver conductas pedofílicas menos
marcadas, y de otras personas que no sufren de un malestar significativo al respecto. Incluso se
parte de esta situación para pensar otros aspectos relevantes, tal como puede ser la pregunta si
es que se trata de cuestiones médicos biológicas o no.
Por otra parte cabe la pregunta si es que este fenómeno se da principalmente en personas que
está a cargo del cuidado de niños por lo que cabría la hipótesis según la cual el contacto
permanente con niños favorecería la manifestación paidofílica.
Puede darse de diferentes formas: en relación a la orientación, puede ser de tipo heterosexual,
homosexual o ambas; en relación a objeto, éste puede ser exclusivamente pedofílico o no.
Las conductas de la pedofilia van del simple exhibicionismo hasta la penetración. El adulto suele
ganarse la confianza y el cariño del niño para luego llevar a cabo sus objetivos.
Hay dos tipos de conducta que se presentan en el pedófilo, está la conducta sentimental
homoerótica y la conducta agresiva heterosexual.
Los sentimentales homoeróticos tienen poco interés por las mujeres, toda su capacidad sexual
se concentra en los niños, concretándose bajo la forma de caricias que le provocan el orgasmo.
Los agresivos heterosexuales intentan satisfacer sus impulsos con niñas, con métodos que van
desde la seducción a la violencia.

a- ASPECTO CRIMINOGENO
CARACTERÍSTICAS PERSONALES Y SOCIALES DE LOS SUJETOS ACTIVO Y PASIVO
EL SUJETO ACTIVO-EL PEDOFILO
Aunque no existe un perfil exacto del pedófilo ni del pederasta, sí podemos establecer un retrato
robot a partir del estudio de los que ya han sido detenidos. Es el siguiente:
1º. En más el 90% de los casos se trata de varones.
2º. En el 70% de los casos superan los 35 años de edad.
3º. Suele tratarse de profesionales cualificados.
4º. Con frecuencia buscan trabajos o actividades que les permitan estar cerca de los niños.
5º. Su nivel social es medio o medio-alto.
6º. En el 75% de los casos no tienen antecedentes penales.
7º. Su nivel de reincidencia es altísimo, aun después de ser descubiertos y condenados.
8º. No suelen ser conflictivos en la cárcel y muestran buen comportamiento (en la cárcel no hay
niños).
9º. No reconocen los hechos ni asumen su responsabilidad.
10º. Normalmente tienen una familia a su cargo, y con frecuencia hijos pequeños.
11º. En más del 30% de los casos se trata del padre, el tío o el abuelo de la víctima.
12º. Generalmente tienen fuertes convicciones religiosas
La personalidad del agresor de mediana o mayor edad es de un individuo solitario y con
dificultad para establecer relaciones heterosexuales normales, suele tener baja autoestima, con
pocos recursos para enfrentar situaciones de stress y frecuentemente abusa del alcohol y/o
sustancias. Por lo general, no presenta trastorno psicopatológico. Sin embargo, se ha visto que
dos tercios de los reclusos pedofílicos maduros llevaron a cabo esta conducta en momentos que
sufrían de situaciones estresantes.
El pedofílico no se acerca a los adultos debido a que teme ser castrado por ellos, que son
representantes de sus padres, hacia los que dirige sus impulsos incestuosos.
Se identifica con su madre y se relaciona con los niños de la misma manera como añora que
debiera ser su relación con ella, por ese motivo es que elige a niños que puedan representarlo a
él mismo. El temor a la castración intensifica su narcisismo, por la necesidad de protegerse a sí
mismo.
Hay pedófilos de todas las clases sociales. Los más peligrosos sin, ciertamente aquellos en los
que el niño confía por naturaleza, como un criado, un amigo de la familia, o aquellos que el niño
idealiza por sus funciones, como un sacerdote, un profesor, un bombero e un policía. El acto
perverso de estas personas insospechadas deja cicatrices profundas en el alma del niño bajo la
forma de culpa y de angustia.
Los pedófilos menos peligrosos, desde el punto de vista psicológico, son los marginales, los
exhibicionistas de la calle. Estos actúan desde fuera, compulsivamente como un relámpago, y
después son castigados y encarcelados, con gran alivio reparador para el menor. La imagen del
"bestia" es irreversible, pero los efectos brutales de su acto acaban por diluirse poco a poco con
el tiempo.
Desde el punto de vista moral el pedófilo no es un deficiente mental exento de
responsabilidades, ni un delincuente al margen de las leyes de la vida social y familiar (puede ser
un buen profesional, un buen padre de familia y como últimamente ha salido a la luz, puede ser
un sacerdote-veremos casos más adelante), sino un hombre o una mujer diferentes en la
manera de vivir la sexualidad, condicionados en la libertad por la estructura de su personalidad,
aunque responsables por el mal que introducen en el mundo, cuando actúan pedofílicamente.

b- COMO ACTUA EL SUJETO ACTIVO-EL PEDOFILO


Los pedófilos actúan de diversas maneras para conseguir niños y niñas, con la finalidad de
abusar de ellos, integrarlos en una red de prostitución infantil o para elaborar pornografía.
Conocer su forma de actuar es fundamental para mejorar la seguridad de los menores. Tanto los
padres y educadores como los niños deben conocerlas.
Su acercamiento a los niños suele ser físico. Tras un primer contacto cuidadoso, para no asustar
ni levantar sospechas, comienzan a coger al menor, abrazarlo y "mimarlo". Les invitan e incluso
les colman de atenciones y regalos para generar en ellos un sentimiento de deuda. A los niños
se les enseña que deben ser agradecidos y corresponder a los adultos (por educación) y los
pedófilos se sirven de esta circunstancia. Buscan estar a solas de alguna manera con el niños o
la niña para ir a más. Los violadores de niños siempre quieren más. Muchos de ellos tienen un
nivel bajo de autoestima y se sienten mucho más seguros con los menores. Otros, en un
porcentaje elevado, han sufrido abusos de pequeños. Un tercer grupo lo que busca es
humillarlos y doblegarlos, posiblemente por haber sufrido antes desprecio de otros niños o niñas
durante la infancia.
Los lugares más comunes:
1º. En las salas de juegos recreativos. Algunos pederastas frecuentan estas salas para,
después de seleccionar a un menor, ofrecerse a pagarle algunas partidas o retarle a jugar contra
él. Los abusos no se producen en el primer encuentro, ya que los pederastas normalmente
intentan ganarse primero su confianza. Otros prefieren invitar al menor a una hamburguesa o se
ofrecen a llevarle al cine.
2º. Las zonas marginales. Algunos pederastas prefieren frecuentar zonas deprimidas para
buscar niños o adolescentes desatendidos o con muchas carencias. Les ofrecen entonces algún
tipo de trabajo y les aseguran dinero fácil.
3º. Salidas de colegios y parques. Otro tipo de pederastas que suelen actuar en redes optan
por el secuestro. Este puede realizarse a la salida de un colegio, haciéndose pasar por un
conocido de la familia que viene a recoger al menor porque la madre no va a llegar a tiempo; o
en el entorno de los parques infantiles o incluso desde un coche: pidiendo al menor que se
acerque al vehículo para indicarles, plano en mano, donde está una calle.
4º. Discotecas. Algunas redes de tráfico de menores captan menores utilizando a otros que
actúan de ganchos. Normalmente se trata de un "guaperas" que intenta seducir a una
adolescente para después llevarla engañada hacia un coche o piso donde espera el proxeneta.
También pueden utilizar a otra menor amenazándola de muerte o violación.
5º. A través de Internet. Se trata del último sistema que están utilizando muchos pederastas y
que trae locas a las policías de otros países. Estos pederastas se introducen en los canales de
conversación escrita de Internet, o "chats", haciéndose pasar por niños o niñas en busca de
nuevos amigos. Intentan así conocer la situación de algunos menores, sus gustos y aficiones,
hasta que llega el momento de concertar una cita en un cine o hamburguesería para conocerse
mejor.
6º. A través de las revistas para niños y adolescentes en las que se publican secciones en las
que los menores se ofrecen para intercambiar correspondencia incluyendo datos personales
(dirección...) e incluso una foto.
7º. Utilizando a animales exóticos para atraer a los niños en ferias y demás lugares. Les suben
a los mismos y les sacan fotografías para después ofrecérselas a sus padres. Muchos padres
dan sus datos para que les envíen la foto o se la acerquen a casa. El pedófilo puede tener así un
banco de datos de niños/as con sus direcciones, teléfonos y fotografías.
8º. En el interior de las grandes superficies comerciales. Algunas redes de pederastas actúan
preferentemente en grandes superficies comerciales donde la concentración de gente es alta y
los padres están pendientes de encontrar los productos que necesitan. La forma de operar
consiste en coger de la mano a un niño/a pequeño que se haya despistado (o que se hayan
despistado sus padres) y alejarlo del lugar. Normalmente no lo sacan inmediatamente sino que
se lo llevan a los servicios. Allí le cambian rápidamente la vestimenta y le afeitan el pelo, le
ponen una peluca o una gorra, le sedan si es necesario y salen por la puerta con toda
naturalidad y tranquilidad.
9º. En casa. Al menos uno de cada tres abusos sexuales sobre menores se cometen en el
entorno familiar, por parte del padre, un tío o un abuelo.
10º. En los centros religiosos, donde los sacerdotes abusan de los niños que asisten a sus
iglesias (presentaremos algunos casos concretos y la posición de la Iglesia Católica).

c- CARACTERÍSTICAS DEL SUJETO PASIVO


Para definir al sujeto pasivo, debemos enfocar el análisis a la relación de los adultos con los
menores, pues consideramos que para que el menor sea víctima del pedófilo, deben darse
ciertas circunstancias en el ámbito familiar que los convierten en víctimas potenciales:
EL MENOR COMO SUJETO
El menor es suficientemente apto desde el nacimiento, para dar un sentido a su vida. El acto de
mamar, jugar, dar los primeros pasos, etc., son maneras del niño de afirmarse como sujeto
autónomo de deseos, frente a los adultos.
La prueba de esta autonomía está en el hecho de que las palabras y gestos de los padres sólo
tienen sentido para el niño cuando son percibidos e interpretados por él, a su manera.
El bebé sólo aprehende lo que puede asumir, personalmente, dándole un significado propio. En
la edad escolar, el menor se distancia más de los adultos al adquirir una cierta manera de saber,
de sentir y de ver las cosas.
Su filosofía del mundo y de la vida se convierte en "escuela propia" diferente de la de los adultos.
En la adolescencia la autonomía toma mayor dimensión con la capacidad de estar solo, de crear
un proyecto de vida y de sentir su propio mundo interior.
El hilo conductor de este proceso interior hacia la autonomía es la sexualidad con la crotización
del cuerpo, las nuevas posibilidades de relacionarse, la curiosidad persistente y la fuerza del
deseo.
Cuando la sexualidad se altera, es toda la personalidad la que entra en crisis, con pérdida del
gusto por vivir. Por eso, cualquier interferencia sexual por parte de los adultos, a nivel del cuerpo
o de los deseos del menor, como acontece en la pedofilia, compromete gravemente su felicidad.
El adulto que respeta la dinámica propia de la autonomía infantil está atento a sus
manifestaciones sexuales y, lejos de interferir, procura vivir con el menor, aprendiendo con él.
EL MENOR COMO OBJETO
El menor es un objeto para el adulto, cuando éste, incapaz de contener sus impulsos, los
proyecta inconscientemente en la persona del menor, volviéndose ésta una ocasión de placer,
una compensación afectiva, una oportunidad para tenderse a sí mismo en el futuro un
subterfugio ante el miedo a la muerte. Esta actitud perversa del adulto puede comprometer
seriamente la relación del menor consigo mismo, con el mundo y con los demás.
El hecho de que el menor no se mueva no significa que no tenga un espacio propio de
proporciones ilimitadas. El hecho de no hablar no significa que no tenga deseos de comunicarse.
El hecho de ser biológicamente inmaduro no significa que no tenga una vida sexual propia que
respetar.

d- LAS CAUSAS DE LA PEDOFILIA


Poco se sabe de las causas, pero se dice que una de ellas es el aprendizaje de actitudes
negativas hacia el sexo, como experiencias de abuso sexual durante la niñez, sentimientos de
inseguridad y autoestima baja, con dificultad en relaciones personales; lo que facilita la relación
adulto-niño.
En algunos casos de pedofilia resulta beneficiosa la técnica de la desensibilización encubierta,
en la que se asocian los factores estimulantes para el sujeto con situaciones aversivas que
resultarían de la expresión de sus impulsos; al avanzar el tratamiento se entrena a los pacientes
para que imaginen la atracción por mujeres adultas.
Frecuentemente se observa una disminución de la atracción hacia las niñas y una disminución
aún mayor en la ansiedad producida por las mujeres.
La mayor parte de los menores víctimas de abuso sexual urbano o suburbano son aprehendidos
en jardines públicos, a la salida de las escuelas, en los predios en ruinas o en descampados. La
taza relativamente baja de adolescentes-víctimas se explica, en parte, por el porcentaje de
uniones contraidas circunstancialmente para ocultar la violación. El menor curioso y sin
experiencia del mundo es fácilmente sugestionable por las propuestas y actitudes de un adulto
diferente, aparentemente simpático. A veces, las malas condiciones de vida familiar llevan al
menor desamparado a vagar por las calles, en busca de un padre o de una madre imaginarios,
que acaban por encontrar, dramáticamente, en la persona del pedófilo.

E- El PROXENETISMO O PROSTITUCIÓN DE MENORES

La prostitución infantil es una práctica sexual realizada con fines de lucro o mediante el pago de
un precio. A los que se encargan de vender los favores sexuales de los niños se les denomina
Proxenetas.
En las sociedades contemporáneas, se genera la prostitución infantil, en la que los niños son
desposeídos de su infancia, pierden la confianza en los demás, particularmente en los adultos, y
se quedan a merced de otros tipos de explotación y pueden desarrollar toda una gama de
síntomas de tensiones postraumáticas tales como la depresión, la agresión y la violencia,
pérdida de autocontrol e inclinación a la automutilación. Frecuentemente sus vidas terminan en
suicidio.
Cuando un individuo busca mantener relaciones sexuales con niños o niñas y no quiere correr el
riesgo de ser denunciado, tiene una segunda opción: acudir a la prostitución de menores. Si es
que dispone de dinero suficiente como para permitírselo. Por otro lado, se encontrará con la
dificultad de encontrar un individuo o club que se lo facilite, pues la prostitución infantil se
esconde mucho más que la prostitución de adultos. Pero una vez salvados estos dos obstáculos,
cualquier individuo puede convertir en realidad sus fantasías con una niña o un niño, esclavizado
y obligado a ser un objeto para el uso sexual.
Dicha prostitución nunca es voluntaria y va acompañada del miedo, al hambre, las drogas y
multitud de circunstancias más, que pueden convertir la existencia tanto de un menor como de
un adulto en un auténtico infierno que siempre sobrepasará nuestra imaginación.
En el mundo hay redes de corrupción de menores todos los años, a quienes además se les
incautan miles de fotografías y vídeos de menores, que serán vendidas de particular a particular
o mediante catálogo y casi siempre en países distintos al de procedencia para evitar su posible
identificación.
a- ASPECTOS CRIMINOGENOS
CARACTERÍSTICAS PERSONALES Y SOCIALES DE LOS SUJETOS ACTIVO Y PASIVO
Los Proxenetas obtienen a los menores de edad (niños o niñas), para ser explotados en la
prostitución los cinturones periféricos y las zonas marginales de las grandes ciudades; o de los
menores escapados de sus casas.
En los cinturones industriales de las grandes ciudades es donde suelen trabajar las personas
encargadas de localizar posibles víctimas. Normalmente se trata de prostitutas o exprostitutas
que con frecuencia dependen de una dosis de heroína. Se aprovechan de las privaciones
económicas de las menores y les ofrecen algún trabajo o ayuda económica, normalmente a
través de un bar, un espectáculo o un grupo de baile. Una vez que logran ganarse su confianza,
les llevan a un establecimiento de la red donde caen en manos del proxeneta.
Las organizaciones de prostitución utilizan pisos y clubes de alterne para retener a los menores,
una vez que han caído en uno de ellos comienza el verdadero calvario. Las niñas son
encerradas, golpeadas y violadas por sus proxenetas durante varios días. De esta forma ninguna
de ellas será virgen y habrá tenido varias experiencias antes de recibir a su primer cliente, a no
ser que alguno de éstos esté interesado en una niña virgen.
Por otro lado las palizas y amenazas aseguran el silencio de las menores, muchas veces aun
después de ser detenidos sus proxenetas. En ningún momento dejan de ser vigiladas y no
pueden salir a la calle. Normalmente son obligadas a drogarse con cocaína para aumentar su
rendimiento o con heroína para doblegarlas, convertirlas en drogadictas y hacerlas así
dependientes del proxeneta-camello.
Estos menores que caen en manos de estas redes tienen pocas posibilidades de escapar. Si no
son liberados por la policía pueden terminar siendo vendidos en el extranjero y no regresar
jamás. Pueden ser asesinados cuando ya no sirvan o caer por una sobredosis. Pueden
convertirse en drogadictos o simplemente no volver a recuperar su estado emocional normal. Un
adolescente de 15 años que ha pasado por esto tiene muchas probabilidades de no recuperarse
nunca totalmente de los traumas psíquicos y físicos sufridos a una edad en la que el ser humano
es tremendamente vulnerable mientras intenta moldear su personalidad.

F- ASPECTO LEGAL EXISTENTE SOBRE LA PEDOFILIA Y EL PROXENETISMO

La perversión sexual con menores comienza ya a pagarse caro, el I Congreso Mundial contra la
exploración de los menores, realizado en Estocolmo del 27 al 31 de agosto de 1996, estableció
un plano de acción coordinador entre los diferentes Estados y los Servicios policiales
internacionales.
A través de tres perspectivas, social (1), psicológica (2) y ética (3), daremos una visión de
conjunto sobre la exploraciónsexual de los menores en la sociedad y presentaremos una nueva
comprensión del menor "víctima-sexual", con las posibles implicaciones preventivas y
terapéuticas. En este caso, solamente nos limitaremos al plano social:
La Perspectiva Social
El abuso sexual de los menores puede acontecer dentro del cuadro familiar (incesto), en el
ámbito comunitario (pederastia) o a nivel internacional (prostitución infantil).
1- Nivel Internacional - Prostitución Infantil
En el Congreso de Estocolmo se reclamó la atención para los dos millones de menores
explotados sexualmente en todo el mundo y para las nuevas y sofisticadas formas de esta
industria criminal contra la humanidad que mueve, anualmente, muchos millones. Asia es el
continente más afectado, con cerca del 600 mil criaturas prostituídas en Filipinas, 300 mil en la
India, , 250 mil en China y 30 mil en Sri Lanka y Nepal.
Los tentáculos de esta red ignominiosa internacional se extienden desde Brasil, con 500 mil
menores prostituídos, y los Estados Unidos, con 300 mil, hasta los países de Europa, como
Bélgica, donde el nefasto pedófilo Marc Dutroux, con sus sótanos de tortura y aberraciones
sexuales con menores, conmovió recientemente al mundo.
En Portugal no hay estadísticas publicadas, pero se calcula que cerca de 900 menores en
ambientes y grupos marginados, se prostituyen en la periferia y centro de las grandes ciudades,
o están implicados en la red internacional del prostitución.
En la mayor parte de los países del Este de Europa no existe legislación alguna contra la
prostitución infantil. En Bucarest, hay cerca de 2 mil niños en la calle, que se venden por un dólar
o tres hamburguesas. En Hungría, las adolescentes de 13 o 14 años maquilladas, venden su
cuerpo en las autopistas a los automovilistas extranjeros de países occidentales.
Alemania es el país con mayor número de turistas sexuales y de mayor demanda de material
pornográfico. Le siguen Estados Unidos, Australia, Francia y Nueva Zelanda. Más del 60% de las
jóvenes prostituídas de Berlín provienende los países del Este y, muchas veces, se contentan
con la remuneración de una cama limpia, un poco de comida y una ducha caliente.
Los Pedófilos de todo el mundo se comunican entre sí a través de imágenes servidas por medio
de técnicas sofisticadas, como internet. Entre las causas de pedofilia mencionadas en el
Congreso de Estocolmo, está la pobreza, que induce a muchos padres a prostituir a los hijos
para sobrevivir, la urbanización no planificada, las migraciones, la desintegración familiar y el
miedo al contagio de sida.

2- Nivel Familiar - Incesto


- La sexualidad de los hijos es motivo de conflicto para los padres.
- Las manifestaciones púberes de los adolescentes vienen a despertar en los padres problemas
no resueltos de su propia Adolescencia
Todo lo que acontece en la adolescencia en relación con la sexualidad, acontece del mismo
modo en la crisis de mediana edad de los padres, pero en sentido inverso.
Al canto del cuco en la primavera corresponde el canto del cisne en el otoño, La melodía es la
misma. El deseo es el que es diferente. Es en este contexto familiar conflictivo, agravado por la
desintegración de la vida familiar, por la precocidad sexual de los niños, por el abuso de poder
de los adultos y por las perturbaciones de comportamiento de los padres, que se infiltra el acto
incestuoso. El incesto es una violencia sexual que transgrede las leyes de la vida familiar y
perturba la armonía entre padres e hijos. El paso al acto incestuoso es siempre desestabilizador
del orden afectivo y sexual de la víctima e del agresor.
El incesto compromete a los miembros de la familia a guardar silencio, bajo amenaza de ruptura
y de desintegración familiar. Se calcula que el 65% de las mujeres fueron víctimas alguna vez,
durante la infancia, de un acto de abuso sexual Incestuoso.
El incesto padre-hija es el más frecuente y sus consecuencias perniciosas se hacen sentir.
En la infancia, como fracaso escolar, como perturbaciones de comportamiento, fobias en relación
a la sexualidad, sexualización de las relaciones (perversiones, precocidad sexual), etc.
En la adolescencia, como dificultades en la identidad femenina, rechazo de la imagen corporal,
estados depresivos graves, perturbaciones alimentarias (anorexia) y otras, delincuencia y
prostitución, etc.
En la madures, con crisis afectivas frecuentes, depresiones, disfunciones sexuales en la relación
conyugal (frigidez, vaginismo, etc) y proyección de las propias fantasías incestuosas en la
sexualidad de los hijos.
En la vejez, con brotes de angustia y depresión suicidaria, sobre todo al comienzo de la
menopausia.
En una muestra de 95 casos de relación incestuosa (Estados Unidos, 1989), 42 casos tuvieron
lugar entre padre e hija, 26 entre hermanos, 17 entre abuelo y nieta, y 10 entre primos y otros.

3- Nivel comunitario - Pederastia


El abuso sexual por pederastas de la calle es traumático pero ocasional y, raras veces, está
preparado, como en el incesto, y organizado, como en las redes de prostitución infantil.
En este tipo de violencia sexual, las circunstancias, la personalidad del agresor u el aparato
judicial ocupan un lugar destacado.
G- EL APARATO JUDICIAL
La intervención de la justicia es indispensable para la seguridad y reparación de los individuos.
Con todo, la manera cómo se actúa judicialmente resulta, la mayor parte de las veces,
traumática, por falta de preparación psicológica de los agentes. El simple hecho de tener que
reconstruir los hechos al detalle y de tener que someterse a exámenes médicos y psicológicos
es, en sí, un segundo trauma.
El menor-víctima es obligado a revivir lo que para él fue motivo de gran sufrimiento. En tanto que
el psicólogo es un profesional comprensivo que tiende a desdramatizar la situación, el juez es un
profesional obsesivo que dramatiza aún más los acontecimientos en nombre de la justicia.
La pedofilia transgrede la ley de las diferencias sexuales y se convierte en violación del derecho
a ser uno mismo, sin que medie la interferencia brutal de un extraño.
¿Cómo conciliar estas dos situaciones, aparentemente contradictorias, una de carácter
culpabilizante (la judicial) y la otra de carácter sublimatorio (la psicológica) en bien del niño?
Es realmente difícil lograr una aplicación efectiva de las leyes contra una actividad encubierta.
Pero las leyes deben ser aplicadas. Son la protección final de los niños y hasta ahora no se ha
hecho lo suficiente para promulgar leyes realmente eficaces o para aplicarlas cuando ya están
en vigor.
En la mayoría de las legislaciones el proxenetismo es considerado delito, en nuestra legislación,
el Proxenetismo se considera delito agravado y está estipulado en nuestro Código Penal en el
Libro II, Título VI, DELITOS CONTRA EL PUDOR Y LA LIBERTAD SEXUAL, Capítulo III,
CORRUPCION, PROXENETISMO Y RUFIANISMO, de los Artículos 226 al 231.
Art. 226 “El que corrompa o facilite la corrupción de una persona
menor de 18 años, practicando con ella un acto impúdico o
induciéndola a practicarlo o presenciarlo, será sancionado con
prisión de 2 a 4 años”
Art. 227 “En los casos del artículo anterior, la sanción será elevada
de un tercio a la mitad cuando:
1. La víctima fuere menor de 12 años;
2. El hecho fuere ejecutado con propósitos de lucro:
3. El hecho fuere ejecutado por medio de engaño, violencia,
abuso de autoridad, o cualquier otro medio de intimidación o
coersión.
Art, 230: El que hiciere mantener, aunque sea parcialmente, con
una persona que ejerza la prostitución, será sancionado con
prisión de 2 a 4 años

H- ESTADISTICAS

PROXENETISMO
Las cifras siempre son frías e impersonales, pero nos permiten hacernos una idea global sobre
aquello a lo que nos estamos enfrentando.
Sólo en la India entre 270.000 y 400.000 menores están siendo prostituidos en estos momentos
y cada año 3.000 niñas indias son obligadas a prostituirse por primera vez.
En Tailandia la situación afecta a 80.000 menores, de las cuales 60.000 no alcanzan los 13 años
de edad. En Indonesia el 20% de las mujeres explotadas sexualmente son menores de edad.
La realidad es que la mayoría de los niños y niñas explotados termina muriendo de SIDA,
tuberculosis u otras enfermedades como consecuencia de las relaciones que son obligadas a
mantener. Se calcula que en el año 2000 más de 50.000 menores por el SIDA.
En las grandes potencias mundiales como Estados Unidos y Canadá se prostituye en la
actualidad a cerca de 100.000 menores (20.000 en la ciudad de Nueva York). Al menos otros
100.000 son explotados en la "industria" de la pornografía infantil.
En el caso de la Prostitución infantil en nuestro país, tenemos el caso de Madame Thonya,
quien cuenta con casi 50 mujeres trabajando para su negocio. Muchas de ellas son las llamadas
peladitas, niñas de 13, 14 y 15 años, presas fáciles para explotarlas en la prostitución. En
Panamá, Thonya es quien lidera el mercado, tiene los clientes más influyentes y su nombre es
respetado por todos.

I- CASOS
PEDOFILIA Y PROXENETISMO
♦ Pedofilia: La Palma, Provincia de Veraguas, año de 1995, Luis Villegas, Sacerdote,
condenado a 9 años y 3 meses de prisión por violación y abuso de menores, se dio
juzgamiento en ausencia ya que se encuentra prófugo de la justicia, probablemente se
encuentra el Colombia.
♦ Proxenetismo: Honduras, 9 de Agosto 1999-Ciudadano norteamericano arrestado, acusado
de proxenetismo, de nombre Robert Andrew Hayslip (69 años) fue arrestado el 30 de Julio
de 1999 en San Pedro Sula, Honduras acusado de proxenetismo de mujeres menores de
edad y de falsificación de documentos. Estaba en posesión de fotos pornográficas y vídeos.
Su cámara, computadora y dos vehículos fueron requisados por la policía. También se
encontraron tres armas de fuego y algo de marihuana. Hayslip fue enviado al Juzgado
Tercero de Letras después de ser capturado en la colonia Jardines del Valle, barrio de la
principal ciudad industral del país. Se informa que Hayslip también enfrenta cargos en Dade
County, Florida ,USA, por fraude fiscal y robo a una compañía de seguros. El
norteamericano fue retenido en custodia policial en lugar de en una cárcel de adultos, que es
lo usual. El norteamericano también ha sido acusado por una mujer joven, ahora de 20 años,
alegando que Hayslip la llevó a los Estados Unidos cuando ella tenía 14 años, en donde
supuestamente fue abusada sexualmente por él. Los informes de la prensa hondureña
declaran que Hayslip es también sospechoso de producir pornografía infantil, pero esto no
ha sido confirmado.
♦ Pedofilia: Estados Unidos, 21 de Abril de 2002, Padre Paul Shanley, de 71 años, reconoce
en público haber sostenido relaciones sexuales con niños durante 30 años, los responsables
eclesiásticos ignoran sus actividades pedófilas y fue ascendido, las víctimas que lo acusan
de abusos suman más de 40, entre sus antecedentes se encuentra que en 1978, Shanley
asistió a la ceremonia inaugural de la Asociación Estadounidense de Amor entre Hombres y
Niños, aparecieron citas de sus ideas en una revista neoyorquina “GaysWeek”, en las que
cuestionaba la moralidad de las leyes contra la pedofilia y describía el “amor profundo” que
se puede dar en la relación entre un adulto y un niño”.
♦ Pedofilia: El Padre Rudy Kos, condenado a una triple cadena perpetua por abusos sexuales,
una de sus víctmas Jay Lemberg, de tan solo 12 años, se suicidó cuando tenía 21.
♦ Proxenetismo: En Panamá, la conocida Madame Thonya, acusada de proxeneta, fue
descubierta gracias a una investigación realizada en nuestro país por la Cadena de
Televisión Española Antena 3, en la que se descubrió una red en la que utilizaba niñas para
los propósitos de la prostitución.
♦ NOTICIAS MÁS ACTUALES SOBRE LA PEDERASTÍA
Juan Pablo II y Bush hablan de pederastia
Mayo 29, 2002.
EL VATICANO (EFE). -El Papa y el presidente de EU, George W. Bush, analizaron ayer en
el Vaticano la situación en Oriente Medio y las “dificultades” que atraviesa la Iglesia católica
en su país, en clara referencia a los casos de pederastia en los que están implicados
numerosos eclesiásticos estadounidenses.
El portavoz vaticano, Joaquín Navarro, informó de que Bush ilustró al pontífice de los
resultados de la reunión de la OTAN y Rusia de hoy en Pratica de Mare, en las afueras de
Roma, y de que Juan Pablo II expresó su confianza en la Iglesia católica de EU, en el ojo del
huracán por las numerosas denuncias de abusos sexuales y pederastia por parte de obispos
y sacerdotes.
“Su santidad ha expresado, a pesar de las dificultades del momento, su confianza en las
reservas espirituales de los católicos norteamericanos comprometidos a testimoniar los
valores evangélicos en la sociedad”, afirmó Navarro, en clara referencia a que el Papa y
Bush trataron el tema de los escándalos sexuales.
Estos escándalos, en los que se han visto implicados más de un centenar de sacerdotes,
obligaron al Vaticano a llamar a Roma el pasado mes de abril a los cardenales de EU y a la
cúpula de la Conferencia Episcopal para buscar una salida.
Otros temas analizados durante la audiencia, según precisó Navarro, fueron la situación en
Oriente Medio, “tomando en consideración la dimensión humanitaria de la dramática
situación vivida por los dos pueblos israelí y palestino”.

CONCLUSIONES Y RECOMENDACIONES

Al llegar a la culminación de nuestra pequeña investigación, nos enfocamos en las posibles


causas del comportamiento sexual degenerado como lo es la pederastía y el proxenetismo o
corrupción con menores.
El trabajo competitivo y excesivamente prolongado de los padres fuera de casa están alterando
las relaciones de la vida familiar. Con menos tiempo para los hijos, y sobre todo, con menos
disponibilidad para escucharlos, los padres se sienten culpables. Es rara la familia donde los
padres y los hijos consiguen reunirse para reír, llorar, cantar o simplemente estar juntos, por
causa de la interferencia de la televisión.
Las nuevas familias de hecho, o reajustadas después del divorcio, raramente consiguen sanar
las heridas dolorosas de los hijos, provocadas por la separación de los padres.
¿Se puede decir entonces que la desintegración familiar constituye un elemento que alimenta el
comportamiento sexual negativo y desviado?
El resultado de esta situación, es que muchos padres, consciente o inconscientemente, rechazan
a los hijos, sobre todo cuando éstos presentan señales de inconformidad o de sufrimiento. En la
comunicación padres-hijos, se pasa fácilmente a los hechos, con malos tratos por parte de los
padres o con violencia psicológica por parte de los hijos.
Muchas veces, los padres, agotados todos los recursos interiores por falta de tiempo para ellos
mismos, buscan en los hijos e hijas la satisfacción sexual que no encuentran el la pareja o como
compensación a las carencias profundas de su propia infancia, nunca satisfechas.
En este mundo en transformación, ¿será todavía el menor, con su mundo personal, una de
nuestras mayores prioridades?
Siendo este comportamiento desviado de carácter muy privado y difícil de detectar pensamos
que así como hay una Acción Contra la Pornografía Infantil solicitamos que se elabore un
registro de delincuentes sexuales para asegurar un control tras su excarcelación, debido a su
elevado índice de reincidencia. Pedimos que una de las finalidades de este registro sea la de
informar de la presencia de un pederasta a los vecinos de la zona en la que éste decida
establecerse. Todos los padres tienen derecho a saber si un pederasta se ha establecido en su
barrio, ya que pensamos que el derecho a la vida y a la integridad física de los menores prima
sobre cualquier otro. En otros países ya se emplean sistemas parecidos, como en Estados
Unidos donde ya existe la llamada "Ley Megan" (en memoria de una niña violada y asesinada
por un individuo con doce antecedentes por abusos sexuales). En España también han muerto
niñas en las mismas circunstancias que Megan, y así seguirá siendo mientras no se controle a
estos individuos.

Finalmente, en las redes de la prostitución infantil, la agresión viene de la industria sexual


organizada, que, bajo pretexto de turismo, actúa sobre millares de criaturas del mundo de la
miseria y del hambre, ante la pasividad complaciente de Estados y Gobiernos del mundo entero.
Es cada vez mayor el número de individuos, de grupos y de familias que, inmersos en la
promiscuidad de costumbres, son incapaces de distinguir la proximidad afectiva dentro de la
distancia, la temporalidad del amor dentro de la intemporalidad, lo limitado del corazón humano
dentro de los límites del espacio y del tiempo.
Es entonces cuando la vida comienza a perder sentido y seguir viviendo se vuelve un absurdo,
en vez de una aventura maravillosa.
BIBLIOGRAFIA

http://www.stop-pedofilia.net/pedofilia.htm
http://www.prensa.com
http://www.pedofilia-no.org/
Trabajo sobre la Prostitución presentado por Oliver Paredes, de la Facultad de Medicina de la
Universidad Latina
Revista Time, El Panamá América, publicada el 31 de marzo de 2002 y el 21 de Abril de 2002
Sexualidad Humana de McCary, James Leslie McCary y Stephen P. McCary, Cuarta Edición,
Editorial Manual Moderno.
Psiquiatría, Vidal Alarcón, Editorial Médica Panamericana
Sexualidad Humana, Sentimientos y Funciones, Leonore Tiefer, Editorial Harla.

ANEXOS

COMO SE DA EL ABUSO SEXUAL A MENORES?


La mayoría de los abusos sexuales ocurren en el propio hogar de las/os menores, y el agresor
es generalmente el padre, el padrastro, el hermano o cualquier pariente cercano que tiene fácil
acceso a la víctima. En estas circunstancias el abuso sexual se le llama incesto.
Los abusos sexuales no son sucesos aislados. Generalmente ocurren a lo largo de mucho
tiempo, meses o años. Además, al contrario de lo que puedes suponer, se producen en todas las
clases sociales y son muchas las niñas y niños afectados. Entre el 20 % y el 30% de las mujeres
han sido abusadas sexualmente en su infancia o adolescencia. Alrededor del 15 % de niños
también lo han sufrido. Sin embargo, el silencio y el secreto que rodea a estas experiencias, y
que permite que se sigan repitiendo, nos hace pensar que son casos raros. Por eso es tan
importante que hablemos de la existencia de los abusos sexuales y los reconozcamos como un
problema social que hay que abordar.

¿CÓMO SE SABE QUE UNA NIÑA O NIÑO ESTÁ SIENDO ABUSADA/O SEXUALMENTE?
La mayoría de las niñas y niños que están siendo víctimas no se lo cuentan a nadie porque
creen que la gente va a pensar que no es verdad. A veces desconocen incluso el vocabulario
necesario para hablar sobre el tema y por lo tanto no pueden adecuadamente. Aunque
generalmente lo expresan verbalmente, sí lo hacen mediante algunos cambios en su
comportamiento.Debemos ponernos alerta cuando de pronto una niña o niño comienza a
manifestar simultáneamente varios de lo siguientes comportamientos:
Se resiste a ir a cierto lugar o a quedarse con cierta persona.
Aparecen trastornos en su forma de dormir (tiene pesadillas, se orina en lacama, temedormir
sola, necesita una luz encendida durante toda la noche, etc)
Aparecen trastornos en la alimentación (no tiene apetito otiene mucho apetito de pronto)
Siente nuevos temores y necesita que se le tranquilice mucho más que antes.
Retorna a un comportamiento inmaduro, como de bebé.
De repente rechaza al padre o a la madre de forma repentina.
A veces se automutila o intenta siucidarse.
Puede fugarsedecasa para evitar que continúen los abusos.
Baja su rendimiento escolar y cambia su comportamiento social.
Si una niña o niño de repente cambia y manifiesta varios de estos síntomas, hay muchas
posibilidades de que haya o esté sufriendo un abuso sexual.

¿QUÉ EFECTOS PRODUCEN EN LAS VÍCTIMAS LOS ABUSOS SEXUALES Y EL INCESTO?


Las personas jóvenes y adultas que han sido abusadas sexualmente durante su niñez o
adolescencia arrastran problemas a lo largo de sus vidas y suelen necesitar un apoyo o terapia
psicológica especializada para superarlos. Los efectos más comunes como consecuencia de los
abusos sexuales son:
Odio al propio cuerpo, sentirse sucia.
Desvalorización personal, pobre autoestima.
Depresión, fobias, ansiedad y problemas psicosomáticos.
Problemas de relación con otras personas, social y sexualmente.
Miedo a la intimidad e incapacidad para poner límites y autoafirmarse.
Comportamientos autoagresivos, mutilándose con cortaduras, quemaduras o golpes y realizando
intentos de suicidio.
Establecer muchas relaciones de abuso, incluso de maltrato, los varones victimizados tienden a
ser abusadores y maltratadores, mientras que las mujeres victimizadas tienden a ser maltratadas
y nuevamente abusadas.
Si tu has sido abusada sexualmente, quizás ahora puedas entender muchos problemas que tu
tienes y trabajar para superarlos con el apoyo adecuado.

¿QUÉ HACER SI UNA NIÑA, NIÑO O ADOLESCENTE TE CUENTA QUE ESTÁ SIENDO
ABUSADA/O SEXUALMENTE?
El descubrir que han abusado de una niña o niño, puede resultar algo demasiado angustiante
para cualquier persona. Sin embargo, nuestra primera reacción es muy importante par l víctima
ya que muchas veces no lo cuentan porque piensan que la gente no les va a creer. Por eso:
Créele, da fiabilidad a sus palabras.
Hazle saber que no tiene la culpa de lo que le ha ocurrido. El adulto es el responsable.
Dile que te alegras de que te lo haya contado.
Transmítele que sientes que le haya pasado esa experiencia y que a otras niñas y niños también
le ha ocurrido. Dile que vas a ayudarle y protegerle. Anímale de forma tranquila a que hable de
ello y no te muestres enfurecida porque podría sentirse culpable de haberlo contado.
Si no eres su madre, pídele permiso para hablarlo con ella o para pedir ayuda profesional
especializada.
Es especialmente doloroso para una madre saber que el abuso fue cometido por su esposo. En
este caso, también ella es otra víctima. Además tendrá que decidir si es necesario hacer un
reconocimiento médico a su hija o hijo, si presentará una denuncia y si demandará judicialmente
al agresor. Todas estas decisiones que debe tomar después de un caso de abuso sexual son
muy difíciles. Para asumir este terrible hecho y tomar las medidas oportunas, ella también
necesitará apoyo.

Karen y Karina
KYau@pioneer-pan.com