Está en la página 1de 16

ESIA

TECAMACHALCO
MECÁNICA DE SUELOS

Posadas Morales Claudia


Pedroza Olvera Jesús Iván Pérez
De Luis Armando Saúl

[A D E M E S]
Definición, Características, Usos, Materiales etc.
1

ÍNDICE

1. Definición
2. Ejemplo de envolvente práctica d epresión

Bibliografía
2

Definición
Los Ademes son métodos de defensa y sostenimiento de
excavaciones utilizados para sostener o detener provisionalmente las paredes
de una excavación que a de alojar una cimentación o bien obras de drenaje,
instalaciones de ductos, tuberías, gasoductos, etc., se les llama ataguías o
ademes. Como tal, la entibación es un tipo de estructura de contención
provisional, empleada habitualmente en construcción e ingeniería civil.

En obras de ademado provisional se ejecutan excavaciones para garantizar la


estabilidad de las paredes durante el tiempo necesario para la construcción.
Por lo general, estos ademes son de madera o de una combinación de
elementos de madera y elementos de acero y solamente en casos hasta cierto
puno excepcionales se justifica construirlos totalmente de acero.

La disposición de los elementos de soporte suele ser parecida a la que se


describe a continuación:

-En primer lugar se hinca verticalmente una serie de postes o viguetas de acero
de sección H siguiendo el contorno de la excavación a efectuar y hasta una
profundidad mayor que el fondo de la misma. En seguida, el espacio entres
esos elementos se reviste con tablas horizontales que se van añadiendo a
medida que las excavaciones a efectuar y hasta una profundidad mayor que el
fondo de la misma.
3

-En seguida, el espacio entre estos elementos se reviste con tablas


horizontales que se van añadiendo a medida que la excavación progresa;
también, según la profundidad aumenta, deberán afirmarse los elementos
verticales hincados con puntales de acero o de madera, colocados
transversalmente a la excavación, apoyados en
largueros longitudinales.

En general, los puntales son los elementos de los que más necesita
preocuparse el ingeniero proyectista, para lo cual será preciso conocer la
magnitud y la distribución del empuje del suelo sobre el ademe. Esta magnitud
y distribución, como ya se dicho, depende no solo de las propiedades del suelo,
sino también de las restricciones que el elemento de soporte imponga a la
deformación del propio suelo y de la flexibilidad de toda la estructura de
soporte en general.

Según la excavación prosigue la rigidez de los puntales ya colocados impide el


desplazamiento del suelo en la zonas próximas a los apoyos de estos puntales.
Por otra parte, bajo el efecto del empuje, el ademe en la zonas inferiores gira
hacia adentro de la excavación, de manera que la colocación de los puntales
en esas zonas va precedida de un desplazamiento del suelo que será mayor,
en general, cuanto mayor sea la profundidad de la zona considerada.
4

Éste tipo de deformación que sufre el suelo durante el proceso de excavación


y colocación del ademe es equivalente, desde el punto de vista de la
distribución de presiones, a un giro del elemento de soporte alrededor de su
extremo superior. En estas condiciones de deformación las teorías clásicas de
Rankine y Coulomb no son aplicables y, por lo tanto, para calcular el empuje
sobre el ademe es preciso recurrir a otros métodos.

Otra diferencia importante entre el comportamiento de los muros de


retención y los Ademes estriba en que los muros constituyen verdaderas
unidades estructurales, que fallan como un conjunto, por lo que las
irregularidades locales en la distribución de presiones tras el muro tiene
relativamente poca importancia, los Ademes, por el contrario, pueden
fácilmente fallar en forma local, rompiéndose un puntal en alguna zona en que
la concentración de presiones sea importante, lo cual pone en peores
condiciones los restantes puntales y puede conducir al desarrollo de un
mecanismo de falla progresiva.

No hay actualmente ningún modo para saber si el proceso de excavación y


construcción de la de me producirá la suficiente tendencia en el suelo como
para que se desarrolle en este toda la resistencia al esfuerzo cortante y el
empuje llegue el valor correspondiente al Estado activo. De hecho, los puntales
suponen una restricción para la deformación de la de M que permite pensar
que, por lo menos en la zonas próximas a ellos, la presión se concentrará
fuertemente. Ello dependerá de un acuñamiento y del tiempo transcurrido
entre la excavación y su colocación, principalmente.

Todo lo anterior justifica la afirmación ya hecha de que las teorías clásicas


empuje de tierras no ofrecen suficiente confiabilidad en este tipo de
estructuras, por lo que o bien es preciso recurrir a otros métodos de cálculo, o
a mediciones efectuadas sobre modelos a escala natural o el hogar reales. A
este respecto, Terzaghi presenta los resultados de medición efectuada durante
la construcción de obras en Arenas compactas y en arcilla de origen glaciar
blandas y mediante mente firmes.
5
Ejemplo:
6
7
CONSIDERACIONES PRÁCTICAS PARA EL DISEÑO DE ADEMES

Cuando se observa el diseño de sistemas de soporte es necesario considerar un


sin número de factores, estos incluyen: o La calidad y propiedades (resistencia,
deformación, dependencia del tiempo, meteorización) de la roca encajante o
circundante. o Uniones, planos de corte y diaclasas. o Condiciones hidrogeológicas.
o Campo de esfuerzos o Esfuerzos totales alrededor de la cavidad sin soporte. o
Deformaciones dependientes del tiempo. o Puntos de vista buenos técnica y
económicamente. Etapas para el cálculo del diseño de ademes:

ETAPAS PARA EL DISEÑO DE ADEMES


8
ETAPAS PARA EL DISEÑO DE ADEMES

La forma más representativa de la fortificación de madera en las excavaciones


horizontales es la de cuadro o portada. El cuadro o portada consta de un sombrero
o Capiz y de los peones o apoyos también conocidos como palancas, algunas veces
cuando se presenta afloramientos por el piso como consecuencia de presiones
laterales, se colocan soleras, esto únicamente cuando se presentan presiones
mineras en este tipo de dirección.
9
La fortificación de madera se usa mucho en secciones rectangulares y
trapezoidales, aunque puede usarse también en secciones de forma poligonal y de
formas irregulares. Los elementos de fortificación de madera habitualmente tienen
forma circular con diámetros variables que pueden ir de 10 hasta 40 cm. Los
cuadros de fortificación pueden colocarse uno al lado del otro (fortificación continua)
o a una cierta distancia unos de otros (fortificación espaciada).

Esta distancia entre cuadros según documentos encontrados oscila entre 0.5 y 1.2
m; esta distancia depende de los esfuerzos locales, cuando los empujes son muy
fuertes se pueden colocar poco espaciados (las distancia es entonces del orden de
0.35 m, en casos más favorables, no se debe sobrepasar nunca de 1.50 m). Cuando
empleamos la fortificación espaciada, por lo general, el techo y las partes superiores
de los lados, se encaman, es decir, se revisten con tablas, después se rellenan con
pedazos de roca los espacios que queden entre la roca y el encamado, lo cual,
garantiza una distribución más uniforme de la presión minera y por ende un mejor
trabajo de la fortificación. Cabezal = Capiz =Sombrero Postes laterales = Palancas
= Peones Solera La fortificación de madera habitualmente es rígida produciéndose
solo una pequeña flexibilidad a causa de las deformaciones que experimenta la
madera, pero hay ocasiones que se hace útil el empleo de cuadros que posean una
cierta flexibilidad constructiva; en tales casos esto se puede obtener por una de las
variantes siguientes:

• Colocar entre el sombrero y los peones algunos elementos flexibles.

• Afinar el extremo inferior de los peones para facilitar su penetración en el piso, la


cual puede llegar a 10-12 cm si la roca es blanda.

La fortificación de madera con cuadros normales se emplea habitualmente en los


casos en que la presión minera actúa relativamente simétrica y no es muy grande,
mientras que en aquellos casos en que la presión sea muy grande y el cuadro de
fortificación no sea lo suficientemente resistente se hace necesario usar los cuadros
reforzados. Una de la formas de refuerzo que se emplea cuando la presión por el
techo es grande es la que consiste en colocar un apoyo intermedio que se denomina
mainel.

Con esto la capacidad portadora de la fortificación se eleva 3 o 4 veces, el problema


con este elemento (el mainel), es que estorba mucho en la sección de la excavación.

Otras formas de refuerzos que se utilizan, cuando actúa presión minera con el techo
y los lados, son aquellos que emplean las vigas de refuerzo por el techo y los lados.

En la figura siguiente a, b, c, d, e, f podemos observar los diferentes tipos de refuerzo


que se emplean en las puertas de madera.
10

TIPOS DE REFUERZO PARA PUERTAS DE MADERA.

Las desventajas de la fortificación reforzada de madera son las siguientes: o Alto


consumo de madera. o Disminución significativa del área útil de la excavación. o
Aumento de la resistencia al paso del aire. Por estas desventajas es que en la
mayoría de los casos en que el cuadro normal no sea capaz de resistir la presión
minera no se utiliza el cuadro reforzado de madera, sino que se pasa a fortificar con
otro material más resistente.

DISEÑO DE LOS ADEMES DE MADERA.


El diseño de los sistemas de ademes de madera sigue ciertos pasos: primero, se
hacen esquemas del sistema, después se evalúa la presión por diferentes fórmulas,
11
después se calculan los momentos, esfuerzos y las secciones que están sometidas
a estos momentos y a estos esfuerzos.

MARCOS DE MADERA EN LOS TUNELES. El diseño de los marcos en los túneles


consiste en encontrar el tamaño o diámetro apropiado para los capiz, palancas y
revestimientos. Se hallan cargas aproximadas que actúan sobre el ademe, se hallan
momentos flectores o de flexión, después se calculan diámetros aproximados, y se
obtiene también resistencias a compresión, después se analizan de acuerdo a la
carga diámetros aproximados de encamado o revestimiento (forro).

PARA EL MARCO DE MADERA. El marco de madera trabaja como una viga simple
que se apoya en ambos extremos con carga uniformemente distribuida.

PARA EL DISEÑO DEL CAPIZ DE MADERA. La principal consideración es que el


cabezal está sujeto a flexión, el momento y esfuerzo se calculan.

DISEÑO DE LAS PALANCAS. Los postes laterales de los ademes de madera están
sometidos a presiones de los lados y a las reacciones en sus extremos. Por lo tanto
para su diseño se deberá evaluar los esfuerzos a flexión y compresión.

Generalmente en la práctica, para los postes se utilizan los mismos diámetros que
del cabezal, pero sin embargo, se verifican con otros cálculos. También se tienen
algunas teorías como las siguientes: Postulado de M.M Protodiakonov: sobre el
avance horizontal, en su techo se forma una bóveda parabólica de destrozamiento,
el peso de las rocas contenidas dentro de esta bóveda es numéricamente igual a la
magnitud de la presión subterránea sobre la entibación. Algunas consideraciones:

• Esta teoría da resultados muy aproximados para rocas mullidas y sueltas, pero
para rocas compactas por lo general los resultados son inferiores al valor real, pero
ha tenido gran acogida en la práctica.

• No tiene en cuenta los cambios de presión al crecer la profundidad del avance.

• El carácter muy condicional del coeficiente f que participa en la formula y la


carencia de métodos confiables para su determinación.
12
ADEMES EN ARENA.

Durante la construcción del ferrocarril subterráneo de Berlín, Alemania, se desarrolló


un método semiempírico, para aproximarse a los valores que se obtuvieron
midiendo los empujes de la tierra contra las entibaciones de excavaciones en arena
compacta. Un diagrama trapecial de la presión (a) representa muy aproxima-
damente el verdadero empuje de la tierra y es compatible con la teoría. El empuje
resultante del trapecio supuesto es 28 por ciento mayor que el del empuje activo.
Para arena suelta se ha sugerido un diagrama de empuje similar (b). El empuje
resultante es, en este caso, 44 por ciento mayor que el que corresponde al estado
activo.
Se han propuesto otros diagramas simplificados de empujes, que incluyen
rectángulos y triángulos. Las diferencias entre estos diagramas dan idea de la
amplitud de la variabilidad de las presiones reales.
Para el proyecto de la entibación se supone que la presión trapecial actúa en cada
sección vertical de la entibación. La carga en los codales se puede calcular
suponiendo que los miembros verticales están articulados en cada codal excepto
en el superior y soportados por una fuerza concentrada en el fondo de la
excavación. Los momentos en los miembros verticales se pueden calcular
suponiendo que actúan como vigas simplemente apoyadas en las supuestas
articulaciones. Los miembros sometidos a momento flexionante solamente, se
proyectan, corrientemente, aumentando el coeficiente de trabajo en un 25 por
ciento, ya que la entibación es una estructura temporal y que una flexión excesiva
se puede corregir, por lo general, mucho antes de que ocurra una falla. Por el
contrario, se debe usar un alto factor de seguridad con respecto al pandeo de los
puntales, ya que éstos se dañan ocasionalmente debido a una instalación
descuidada o a su uso continuado y porque el pandeo, al revés de la flexión, ocurre
bruscamente y puede precipitar una reacción en cadena, de fallas por pandeo. En
el proyecto de codales de acero se emplea el esfuerzo a compresión permisible que
se acostumbra a usar en las fórmulas de columnas y en las de madera dos tercios
del esfuerzo de compresión usual. Los puntales deben arriostrarse cuidadosamente
para evitar los daños que puedan producirse por los impactos de los equipos de
construcción. En su proyecto debe incluirse el momento flexionante producido por
13
su propio peso. Todas las uniones deben reforzarse para evitar fallas locales.
Los empujes para el proyecto de una entibación de arena. Para calcular la carga
en los puntales se supone que los miembros verticales estén articulados en cada
codal, excepto el superior.

a b

a. Arena mediana y compacta


b. Arena suelta

ADEMES EN ARCILLA.

Durante la construcción del ferrocarril subterráneo de Chicago, U.S.A., se hicieron


mediciones de las presiones de la arcilla en las entibaciones de las excavaciones y
basándose en esas mediciones se hizo un diagrama empírico de las mismas (figura
)para proyectar las entibaciones. Es similar al diagrama para la arena compacta. El
empuje resultante es 55 por ciento mayor que el que se produciría en el estado
activo. Este diagrama de presiones se aplica a las arcillas inorgánicas de plasticidad
media como son las que se encuentran en el área de Chicago y pudiera aplicarse a
otros casos, pero con precaución. Para arcillas blandas se debe aplicar el empuje
en reposo con un Ko de 0.6 a 0.8. Los codales y los otros miembros se proyectan
de la misma manera que para las entibaciones de arenas.
14
Presiones de proyecto de un ademe en arcilla de blanda a firme. Para
calcular la carga en los codales se supone que los miembros verticales
están articulados en cada codal, excepto el superior.

ADEMES EN ARCÍLLA PARCIALMENTE SATURADA.

En las arcillas parcialmente saturadas y en otros suelos similares que tienen alguna
cohesión, el cálculo de las presiones en la entibación es dificultoso. Los valores
máximos serían los del estado de reposo y los mínimos los del estado activo. Como
es dudoso que la totalidad de la cohesión actúe por un largo periodo de tiempo, la
resultante del empuje activo debiera calcularse despreciando la zona de tracción.
La fuerza resultante cae entre las resultantes de los estados activo y de reposo.
Para el proyecto la presión se distribuye en forma trapecial, similar al de la figura de
manera que la resultante es igual al promedio de las resultantes correspondientes
al estado activo y al estado de reposo.
15

Bibliografía

Mecánica de Suelos – Toma II Juárez Badillo

http://documents.mx/documents/ademes-definicion-y-uso.html#