Está en la página 1de 2

IMPLEMENTACION DEL CONTROL TELEMATICO

El Control Telemático se refiere a la implementación de un sistema de rastreo del imputado


o condenado en el proceso penal guatemalteco como medio alternativo eficaz a la prisión,
cuando este goza de alguna medida sustitutiva, tiene impuesto el arresto domiciliario o
residencial, al igual que es aplicable a quienes tienen interpuesto en su contra alguna medida
de seguridad, según sea el caso y decisión del Juez competente, con el fin de asegurar la
presencia del sindicado en el proceso penal y evitar la obstaculización a la averiguación de
la verdad. Este sistema es considerado como un medio de vigilancia del sindicado o
sentenciado con arresto domiciliar que permite visualizar y localizar al mismo por medio de
sistemas electrónicos que asocian la ubicación e información referente con el fin de
mantenerlo bajo vigilancia y de esta manera asegurar bienestar y seguridad de la víctima.
El sistema penitenciario guatemalteco tiene como objetivo fundamental el velar por la
seguridad de los propios reos, porque cada uno de sus derechos sean garantizados a pesar de
encontrarse cumpliendo una condena, ya que todo ser humano tienen los mimos derechos y
bajo ninguna circunstancia los mismos deben ser violentados, por lo cual el sistema
penitenciario guatemalteco tiene el deber de brindar a cada recluso, condiciones favorables
para su educación y readaptación a la sociedad al finalizar el tiempo de su condena de prisión.
Por el alto índice de procesos penales que en la actualidad se llevan a cabo en los diversos
órganos de administración de justicia, existe un amplio número sindicados a los que se les
otorga medidas sustitutivas favoreciendo su libertad, a otros se les impone medidas de
seguridad y a otros procesados se les interpone arresto domiciliar, dependiendo del delito que
se trate, debido a que existe un alto número de reclusos en los diversos centros carcelarios en
el país, resulta la necesidad de encontrar una salida alterna que permita que los sindicados de
alguna forma cumplan con la justicia, evitando que los mismos sean sometidos a prisión
preventiva en lo que dura su proceso de investigación y sobrepasar sus límites de capacidad
se tuvo la necesidad de buscar un medio de solución alterna que garantice las resultas del
proceso penal y obligar al sindicado el cumplimiento de la pena, pero que durante el
transcurso de investigación se le pueda dar libertad al sindicado bajo un control de rastreo
para seguir su rastro y evitar la obstaculización a la averiguación de la verdad o el peligro de
fuga, por ello se estableció el Sistema de Control Telemático con el fin de que el Estado tenga
la accesibilidad de controlar procesado o condenado sin necesidad de privarlo de su libertad.
Este sistema le ha dado legalidad en el sistema penal guatemalteco por medio de la Ley de
Implementación del Control Telemático en el Proceso Penal, Decreto número 49-2019, y del
Acuerdo para la Implementación del Control Telemático en el Proceso Penal de fecha veinte
de febrero de dos mil diecisiete, pero que a la presente fecha no se ha implementado el uso
del mismo en el sistema debido al alto costo que genera, ya que no se cuenta con el
financiamiento adecuado y no se ha establecido el numero límite de cuantas personas pueden
utilizar este tipo de medida.
La Ley de Implementación de Control Telemático da la aptitud al sistema penal guatemalteco
para vigilar al sindicado o condenado, sin necesidad de encontrarse privado de libertad, por
medio de la implementación de restricciones de movimiento que se estimen convenientes en
cada caso y a la vez la prohibición de desplazarse a lugares no autorizados, en el cual, el
sindicado o condenado está obligado a cumplir dichas restricciones.
Este tipo de sistema es posible a través de un monitoreo que puede darse por medio de
dispositivo de localización en pulseras, tobilleras, brazaletes electrónicos, o cualquier
dispositivo electrónico que se encuentre conectado a una red telefónica o vía red conmutada
fija siendo controlada a través de GPS, ya que lo que se pretende es que el sindicado este bajo
vigilancia y a la vez proteger a las víctimas del delito, especialmente a las mujeres,
garantizando una vida libre de violencia, de acuerdo a la normativa nacional e internacional.
El dispositivo que tiene planificado hacer posible este medio de control debe ser financiado
por el sindicado o condenado a disposición del Juez, pero cuando por razones
socioeconómicas el este no cuente con la capacidad de pagarlo el Juez establecerá el medio
correcto, por lo cual este sistema será aplicado con el propio consentimiento de la persona,
salvo en casos de medidas de seguridad que ameriten a criterio de juez competente, teniendo
la tarea al juez de dar una explicación al sujeto del uso del mismo así como las consecuencias
de su violación. Cuando por algún motivo, el sindicado o condenado que esté utilizando este
control incumpla con las obligaciones impuestas para su uso y se comprobara la destrucción
del dispositivo de forma dolosa, se revocarán los beneficios otorgados y de inmediato se
deberá ordenar su aprehensión dictándose prisión preventiva.
Es importante resaltar que cuando este tipo de dispositivo de vigilancia sea destruido u
alterado por el sindicado o condenado que lo utilizare, comete el delito de destrucción de
dispositivos de control telemático y a consecuencia de tal hecho será sancionado con prisión
de cinco a diez años y una multa de veinticinco mil a cincuenta mil Quetzales o cuando un
tercero ayudare a su destrucción o manipulación será sancionado con prisión de tres a seis
años y multa de diez mil a veinte mil quetzales. Otro de los puntos importantes es conocer
que este dispositivo será controlado por medio de un centro especializado denominado
Centro de Control Telemático que deberá crearse cuando se empiece a utilizar esta nueva
medida, teniendo a su cargo el registro de los archivos y los reportes de los incidentes en la
utilización de los dispositivos, así como el almacenamiento y ordenamiento de todos los datos
recibidos, estando a cargo del Ministerio de Gobernación, a través de la Unidad de Control
Telemático. Este sistema, por lo tanto, no será otra forma de privación de libertad, sino una
opción más del mas de medidas para asegurar la presencia del encausado en el proceso penal,
evitando su fuga u obstaculización a la averiguación de la verdad y pretende darse por medio
de criterio del juez en lugar de la prisión; que reivindicará los derechos de las personas ligadas
a proceso penal y atenuará los efectos negativos del encierro, pero que se sigue a la espera
de su aplicación.