Está en la página 1de 1

EL DISEÑO Y LA PRODUCCIÓN EN COLOMBIA.

Las empresas colombianas en su mayoría pequeñas y medianas, se enfrentan al reto de la


competencia global buscando ser más eficientes en torno al desarrollo de nuevos productos,
pero actualmente, están atravesando una etapa de estancamiento y bajos niveles en términos
de productividad frente a otros países más consolidados; esto se debe a las fallas en la
aplicación de procesos de gestión y también de direccionamiento estratégico, ya que la mayoría
de estas empresas no cuentan con una estructura productiva sólida, que les permita tener un
mayor control sobre los diferentes procesos que llevan a cabo. Esto se debe a que la
incorporación del diseño se ha ido dando de manera muy lenta dentro las estructuras
organizacionales de las empresas.
Una de las principales razones por las cuales ha sucedido esto, es que la mayoría de
empresarios no tienen el conocimiento o la claridad de lo qué es y hace el diseño, o simplemente
no se lo toman en serio, lo cual se ve reflejado de manera significativa en la tasa de
productividad de la empresa; ya que, al no contar con la intervención del diseño dentro de la
misma, se ven forzados a copiar productos existentes, creando así más de lo mismo y no
terminan cumpliendo con los requerimientos que exige el mercado con el producto. De esta
manera, se hace necesario comprender que las diferentes problemáticas que afrontan las
empresas para generar valor a sus productos y servicios están directamente relacionadas con
el proceso de diseño; entendiendo el diseño –ya sea industrial, gráfico, de servicios, entre otros–
como una actividad creativa o herramienta que brinda recursos para la solución de problemas,
ayudando a desarrollar productos innovadores a través de la identificación de las necesidades
del mercado y el establecimiento de planes detallados de trabajo a largo plazo.

Por otra parte, el diseño no solo actúa como una herramienta para generar soluciones de
carácter formal-estético, sino que además es una herramienta que busca el mejoramiento
empresarial generando valores agregados como cualquier otro ente que participa en el proceso
productivo. Asimismo, el diseño puede ayudar a mejorar la producción teniendo siempre
presente aspectos como los requerimientos establecidos entre el cliente y la empresa, los
limitantes de las tecnologías/maquinarias disponibles, también la optimización de recursos a
través de la reducción de fases durante el proceso o ya sea por la reducción del consumo de
materias primas o la implementación de uso de nuevos materiales; en pocas palabras, el diseño
al participar en este tipo de procesos debe contribuir al aumento de la productividad de la
empresa y de igual manera a aumentar la calidad del producto.

En conclusión, se hace necesario implementar y consolidar una cultura de diseño al interior de


las empresas colombianas, ya que el diseño puede generar grandes aportes a las
organizaciones de múltiples maneras, ya sea optimizando los procesos productivos para
incrementar la calidad de los productos que ofrece, así como mejorar las estrategias de
distribución y venta.